Descripción

Descripción resumida: El derecho Islámico (Fiqh) es la ciencia que estudia cada uno de los distintos dictámenes y los deduce de sus fuentes originales: el Corán y la Sunnah para que los musulmanes puedan ponerlos en la practica en todos los aspectos de su vida. Por consiguiente el derecho islámico abarca todos los aspectos de la vida humana para así poder ofrecer un juicio a cada cuestión desde los ritos de adoración a las relaciones sociales y los juicios jurídicos en los campos del derecho familiar, comercial, contractual, político local e internacional, los procedimientos criminales y la administración de justicia.
Capítulo sobre la Peregrinación
I – Definición de "Peregrinación ( Hayy)", su condición en la legislación islámica y sus virtudes
II – Al Mawaqít (Los referentes geográficos)
III – El Ihrám
IV – La ofrenda que se debe realizar para expiar una falta cometida durante el estado de Ihrám (Fidiah)
V – Modalidades de la Peregrinación ( An-Nusuk)
VI – El veredicto legal sobre la ’Umrah
VII – Descripción de la ’Umrah
VIII – Descripción de la Peregrinación
IX – Prescripciones relacionadas con la Peregrinación y la ’Umrah
X – La visita a la mezquita del Profeta ( Al Masyid An Nabawi)
XI – Al Hadi (Ofrenda que sacrifica el peregrino que realiza Hayy Tamattu’ o Qirán), Al-Udhiah (Ofrenda que se sacrifica el día de ’Eid Al-Adha) y Al-’Aqiqah (Ofrenda que se sacrifica en nombre del recién nacido.

Descripción

VI – El veredicto legal sobre la ‘Umrah

La ‘Umrah: Es un acto de adoración a Allah que consiste en hacer el Tawáf (circunvalación) a la Ka‘bah, el Sa‘i entre las colinas de As-Safa y Al-Marwa y recortarse o rasurarse el cabello.

Veredicto legal de la ‘Umrah:

Es obligatorio realizar la ‘Umrah al menos una vez en la vida. Es Sunnah hacerla en cualquier época del año, aunque en los meses de la Peregrinación es mejor que en el resto de los meses. Una ‘Umrah realizada durante el mes de Ramadán tiene la recompensa de realizar la Peregrinación.

El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) realizó cuatro veces ‘Umrah, todas ellas durante los meses de la Peregrinación: la ‘Umrah del acuerdo de Al-Hudaibiiah, la ‘Umrah de compensación, la ‘Umrah de Al-Yi‘ránah y la ‘Umrah que hizo en su peregrinación. Todas fueron en el mes de Dhu Al-Qa‘dah.

Los pilares de la ‘Umrah son: el Ihrám, el Tawáf y el Sa‘i.

Las obligaciones de la ‘Umrah son: el Ihrám desde el Miqát y el corte o rasurado del cabello.

Condiciones para la validez del Tawáf

1- La intención.

2- La ablución mayor.

3- Tener cubierta las partes del cuerpo que conforman el pudor (al-Awrah).

4- Realizar las siete vueltas.

5- Comenzar y terminar donde la piedra negra.

6- Circunvalar toda la Ka’bah.

7- Que la Ka’bah se encuentre sobre el lado izquierdo de la persona.

8- Realizar las vueltas una detrás de la otra, excepto que exista una excusa válida.

VII – Descripción de la ‘Umrah

El musulmán que desee realizar la ‘Umrah deberá adoptar el estado de Ihrám desde el Miqát correspondiente cuando pase por el mismo en su camino a La Meca. Quien viva entre los Miqát y La Meca, adoptará el estado de Ihrám desde donde desee comenzar la ‘Umrah. Quien resida en La Meca deberá salir del área del Haram, como por ejemplo a la mezquita de At-Tan‘im, y adoptar el estado de Ihrám desde allí. Se recomienda entrar a La Meca, de día o de noche, por su parte más alta y salir de ella por su parte más baja, siempre que sea posible. Se debe dejar de pronunciar la Talbiah al ingresar a la zona del recinto sagrado (Haram).

Se debe ingresar a la mezquita del Haram en estado de Tahárah (con la ablución mayor y menor). Luego se se inicia el Tawáf alrededor de la Ka‘bah, circunvalándola desde la piedra negra y dejando el edificio a la izquierda. Es Sunnah descubrir el hombro derecho antes de comenzar el Tawáf, pasando el Ridá' por debajo del brazo derecho y uniendo ambos extremos sobre el hombro izquierdo, y permanecer así durante todas las vueltas. También es recomendable caminar a paso rápido durante las tres primeras vueltas y luego aminorarlo en las últimas cuatro. Esto se recomienda sólo a los hombres y en los Tawáf de la ‘Umrah y el Tawáf de llegada (Qudum).

Cuando se llega a la piedra negra, se recomienda tocarla con la mano y besarla directamente con los labios. Si esto no es posible, la persona podrá tocarla con la mano derecha y luego besar su mano. Si tampoco esto es posible, podrá tocarla con un bastón o lo que lleve en su mano y luego besarlo. Y si ni siquiera esto es posible, entonces apuntará con su mano en su dirección pero no besará su mano. También se recomienda decir: Allahu Akbar una sola vez mientras camina, sin detenerse. Esto lo hará en cada una de las vueltas, además de rogar a Allah con las plegarias que desee y alabarle afirmando Su unicidad y monoteísmo.

Al pasar por la esquina Yemení de la Ka‘bah (Ar-Rukn Al-Iamáni) en cada una de las vueltas, la tocará con su mano sin besarla ni pronunciar el Takbir. Si esto no es posible, entonces seguirá su recorrido sin pronunciar el Takbir ni señalarla con la mano. Entre Ar-Rukn Al-Iamáni y la piedra negra debe decir la siguiente súplica que se encuentra registrada en el Corán:

Rabbaná átina fi ad dunia hasanatan ua fi al ájirati hasanatan ua qiná ‘adhába an nár¡Señor nuestro! Danos bienestar en esta vida y en la otra, y presérvanos del tormento del fuego.” (2:201)

Deberá circunvalar siete vueltas completas fuera del área de la Ka‘bah y el llamado Hiyr Ismá‘il. Cada vez que pase por la piedra negra pronunciará el Takbir y, si es posible  la tocará y besará. Esto no debe hacerse con las otras dos esquinas de la Ka‘bah (Ar-Ruknain Ash-Shámiain). Es lícito también situarse entre la piedra negra y la puerta de la Ka‘bah, apoyando el pecho, los brazos y el rostro en la pared, para hacer súplicas a Allah. Esto luego de los Tawáf de llegada (Qudúm) y el de despedida (Wada’).

Al terminar el Tawáf cubrirá su hombro derecho y se dirigirá a Maqám Ibráhim recitando la aleya Coránica:

Tomad el sitial de Abraham como oratorio [rezad detrás de la piedra sobre la cual se paró el Profeta Abraham mientras construía la Ka‘bah]...” (2:125)

Luego, es Sunnah, rezar dos Raka‘át cortas detrás de Maqám Ibráhim. De lo contrario, lo puede hacer en cualquier otra parte de la mezquita. Es Sunnah recitar en la primera Rak‘ah Surah “Los incrédulos (Surah 109)” y en la segunda Surah “El monoteísmo (Surah 112)”. Realizar súplicas después de esta oración o detrás de Maqám Ibráhim no es algo registrado en la Sunnah, y por lo tanto no es permitido hacerlo.

Una vez terminada la oración volverá a la piedra negra y la tocará, de ser posible.

Luego se dirigirá a la colina de As-Safa, y mientras se acerca a ella recitará la aleya Coránica:

[El recorrido entre las dos colinas de] As-Safa y Al-Marwah es un rito establecido por Allah, así pues, quien haga la peregrinación a La Casa [La Meca] o la ‘Umrah [visita ritual a La Meca] sepa que no incurre en falta por realizar el recorrido ritual entre ambas [a pesar de que los paganos lo realizaban invocando a sus ídolos]. Y quien realice una obra de bien voluntariamente sepa que Allah es Retribuyente, Omnisciente.” (2:158)

Luego dirá: ¡Empiezo por donde empezó Allah! A continuación ascenderá a la cima de la colina y allí dirigirá su rostro hacia la Ka‘bah y pronunciará tres veces el Takbir, elevando sus manos al cielo para invocar a Allah y rogarle, con las palmas hacia arriba, no como cuando realiza el Takbir durante la oración. Le alabará y afirmará Su unicidad y monoteísmo diciendo:

Lá iláha illa Allahu uahdahu lá sharika lahu lahu al mulku ua lahu al hamdu ua hua ‘ala kulli shai'in qadir. Lá iláha illa Allahu uahdahu anyaza ua‘dahu ua nasara ‘abdahu ua hazama al ahzába uahdah (No hay más dios que Allah, Único, sin asociados. A Él pertenecen el reino y las alabanzas, y Él es sobre toda cosa Poderoso. No hay más dios que Allah, Único. Ha cumplido Su promesa, le ha concedido la victoria a Su Siervo y Él solo ha derrotado a los aliados)”.[1]

Luego rogará a Allah y repetirá esta fórmula una segunda vez. Luego rogará a Allah y repetirá esta fórmula una tercera vez, y finalmente rogará a Allah. La fórmula la repetirá en voz audible mientras que sus ruegos los hará en voz baja.

Luego descenderá de As-Safa y se dirigirá a Al-Marwa con devoción y humildad. Caminará hasta llegar a la altura de la primera marca verde, y desde allí trotará hasta la segunda marca verde. Luego continuará su recorrido caminando hasta llegar a Al-Marwua. Durante todo el trayecto pronunciará el testimonio de fe (Shahádah) y engrandecerá a Allah (Takbir) y realizará las súplicas que desee.

Al llegar a Al-Marwa escalará su cima y luego dirigirá su rostro hacia la Ka‘bah, levantando sus manos para invocar a Allah y rogarle. Dirá lo mismo que dijo sobre As-Safa, y lo repetirá también tres veces. Luego descenderá y se dirigirá nuevamente a As-Safa. Caminará donde corresponde hacerlo, y trotará la distancia que indican las dos marcas verdes. Este recorrido se hará siete veces. Cada trayecto entre ambas colinas se contará como un recorrido: la ida como un recorrido y la vuelta como otro recorrido. Empezará por As-Safa y terminará en Al-Marwa. Es Sunnah realizarlo en estado de ablución (Tahárah) y sin interrupciones.

También es Sunnah realizar el Sa’i inmediatamente después de terminar el Tawáf.

Al terminar el Sa‘i podrá rasurarse el cabello o simplemente recortárselo, pero lo mejor es rasurárselo. La mujer, en cambio, sólo recortará su cabello el largo de una uña. Con esto finalizan los ritos de la ‘Umrah y todo lo que estaba vedado por el estado del Ihrám vuelve a ser lícito, como por ejemplo la ropa con costuras, el perfume y el coito.

La mujer realiza los ritos igual que el hombre, excepto que no acelera el paso durante las tres primeras vueltas del Tawáf ni se descubre el hombro derecho, y tampoco trota la distancia delimitada por las marcas verdes en el Sa‘i.

Si el musulmán mantiene relaciones sexuales durante el Ihrám de la ‘Umrah, antes del Tawáf y el Sa‘i, deberá completar sus ritos y luego compensarla haciendo otra ‘Umrah, como penalidad por haberla invalidado al incurrir en una de las prohibiciones del Ihrám. En cambio, si mantiene relaciones sexuales después del Tawáf y el Sa‘i, su ‘Umrah no se invalida pero debe realizar una ofrenda expiatoria menor.

Es recomendable que la persona que está haciendo la Peregrinación bajo la modalidad Tamattu‘, se recorte el cabello al finalizar la ‘Umrah y se rasure en la Peregrinación, si ambos ritos están próximos.

Si se pronuncia el Iqámah para la oración mientras se está en el Tawáf o el Sa‘i, la persona debe detenerse y rezar junto con la congregación. Al terminar la oración continuará con su Tawáf o Sa‘i desde el lugar donde lo interrumpió, sin necesidad de iniciar esa vuelta o ese recorrido desde el principio.

El veredicto legal de besar la piedra negra (Al-Hayar Al-Asuad)

Besar la piedra negra, tocarla o señalarla con la mano y pronunciar el Takbir es parte de la Sunnah y por lo tanto recomendable, pero quien encuentre dificultad en realizarlas debe omitirlas y continuar con el Tawáf.

Besar la piedra negra y tocarla en el Tawáf o entre el Tawáf y el Sa‘i está prescrito sólo cuando no hay inconvenientes para hacerlo. Si para cumplir con esta Sunnah se debe forcejear y empujar a quienes intentan hacer lo mismo, entonces esta acción queda fuera de toda prescripción. Cuando hay mucha gente, es mejor dejar esta Sunnah, especialmente las mujeres, pues si bien besar y tocar la piedra es recomendable, dañar al prójimo no es permitido. Y no se debe incurrir en lo ilícito para cumplir con algo que es sólo recomendable y no obligatorio.

La piedra negra originalmente proviene del Paraíso, y en sus principios era más blanca que la nieve pero los pecados de los hombres la ennegrecieron. Y si no hubiese sido alcanzada por tanta impureza en la época de la ignorancia pre-islámica, todo enfermo que la tocase se sanaría. No hay sobre la tierra ningún otro objeto que provenga del Paraíso fuera de esta piedra. En el Día de la Resurrección, la piedra negra atestiguará a favor de quien la haya tocado con sinceridad. Tocar la piedra negra y el rincón yemenita borra las faltas cometidas.

Virtudes del Tawáf circunvalando la Ka’bah

Es recomendable realizar el Tawáf la mayor cantidad de veces posible.

Se registra que ‘Ubaid ibn Umair escuchó a su padre decir a Abdullah Ibn ‘Umar (Allah se complazca con él): “¿Por qué te veo que tocas la piedra negra y el rincón yemenita?”. Le respondió Ibn ‘Omar: “Lo hago porque escuché al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) decir: “Tocarlas borra las faltas cometidas”.”[2]

Es mejor hacer el Tawáf en estado de purificación (Tahárah), pero si se realiza sin Udu' también es válido. Sin embargo, la purificación de la impureza mayor (Hadaz Akbar), como la Yanábah o la menstruación, es obligatoria para la realización del Tawáf.

 


[1] Bujari 4114. Muslim 1218.

[2] Sahih. Ahmad ibn Hanbal 4462. At-Tirmidhi 959.

Retroalimantación