Descripción

Las estrategias del demonio para confundir y desviar a las personas pueden dividirse en dos categorías. La primera es cambiar las apariencias de la realidad, haciendo parecer lo bueno malo y lo malo bueno, y la segunda es explotar las debilidades propias del ego del ser humano. Este artículo explica en detalle casos puntuales de cada estrategia.

Retroalimantación