Las dos prosternaciones por equivocación u olvido

Autor : Muhammad Al-Salih Al-Uthaimin

Traducción:

Descripción

Las dos prosternaciones por equivocación u olvido

Download

Descripción

 Las dos prosternaciones por equivocación u olvido

***

Escrito por el Sheij

Muhammad ibn Salih al-Uzaimin

Que Al-láh le perdone, a sus padres y a todos los musulmanes

***

En el nombre de Al-láh, el Clemente, el Misericordioso

Alabado sea Al-láh, Señor de los Mundos, y que la paz y las bendiciones sean con nuestro Profeta Muhammad, que transmitió al mensaje revelado, y con su familia, compañeros y seguidores hasta el Día del Juicio final.

...Algunas personas ignoran en qué casos se realiza la prosternación por olvido u omisión en la oración, algunas dejan de realizar la prosternación por olvido en el lugar que corresponde, y otros se postran indebidamente, algunos hacen la prosternación por olvido antes de la salutación final (taslim), aunque deberían hacerla después, mientras que otros la hacen después de la salutación final (taslim) cuando deberían hacerla antes. Saber cuándo hacerla es muy importante, especialmente para los imames que son seguidos por la gente, y asumen la responsabilidad de guiar a los orantes en las oraciones.

Me satisface ofrecer a mis hermanos algunas de las reglamentaciones sobre este tema, pidiéndole a Al-láh que sea de beneficio para todos ellos.

Digo encomendándome en Al-láh y anhelando Su ayuda y dirección:

La prosternación por olvido u omisión: son dos prosternaciones que hace el orante al final de su oración para corregir algún error durante la misma.

Esta se prescribe generalmente por tres razones:

 1- Hacer algo que está de más.

Por ejemplo, hacer una reverencia (ruku’), una prosternación (suyud), erguirse o sentarse más veces de las requeridas, si todo esto lo hace conscientemente, su oración sería inválida. Pero si lo hace por equivocación y no lo recuerda hasta haber terminado su oración, entonces tiene que realizar estas dos prosternaciones y su oración será válida, mientras que si recuerda que ha hecho algo demás durante la oración, debe abandonar lo que estaba haciendo de más, y realizar las dos prosternaciones.

Ejemplo: una persona reza la oración del mediodía de cinco Rak’at pero no se da cuenta de que ha rezado una de más hasta que se encuentra en el tashahud final por lo que completa el tashahud, luego hace la salutación, luego las dos prosternaciones y luego la salutación final. Pero si no recuerda lo que ha hecho de más hasta que ya ha terminado la oración con la salutación, entonces hace las dos prosternaciones y finalmente la salutación final de nuevo. Pero si recuerda que está haciendo algo de más durante la quinta rak’a inmediatamente debe sentarse, hacer el tashahud, hacer la salutación, luego las dos prosternaciones y luego la salutación final.

La prueba de esto es:

el Hadiz de Ibn Mas’ud (que Al-láh esté complacido con él) que narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) los guió en la oración de Duhr y rezó cinco rak’at. Al terminar se le preguntó: ¿Le has agregado algo a la oración? Él dijo: “¿Por qué lo preguntan?” Ellos dijeron: “Has rezado cinco (rak’at).” Entonces se postró dos veces después de que haya realizado el saludo final. En otro relato: él se giró hacia la qiblah y se postró dos veces luego de la salutación.

Registrado por un gran grupo de sabios.

 Realizar la salutación final (taslim) antes de completar la oración:

Quien pronuncie la salutación final antes de haber terminado su oración [1] a propósito, su oración será inválida.

Ya que este saludo realizado antes de terminar la oración es considerado un aumento en las posturas de la oración.

Pero si es por olvido y no lo recuerda hasta después de pasar mucho tiempo entonces debe repetir la oración.

Pero si lo recuerda después de pasar poco tiempo como un minuto o dos, entonces debe completar su oración, hacer la salutación y luego realizar las dos prosternaciones por olvido y finalmente hacer la salutación final.

La prueba de esto es:

El hadiz narrado por Abu Huraira, (que Al-láh este complacido con él): “El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) rezó con nosotros la oración del mediodía o de la tarde e hizo dos rak’aat en vez de cuatro. Algunas personas se apresuraron a salir por la puerta de la mezquita diciendo: “la oración fue recortada”. El Profeta se recostó sobre un madero de la mezquita como si estuviera enojado, entonces un hombre se puso de pie y le dijo al mensajero de Al-láh (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él): “¿Acaso te has olvidado algo de la oración o que la oración ha sido recortada?”. Entonces el Profeta, la paz y las bendiciones de al-lah sean con él, dijo: “no olvidé nada ni fue recortada”. Entonces le dijo el hombre: “sí, te has olvidado de algo”, entonces el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, preguntó si es cierto lo que dice este hombre y le dijeron que sí, entonces el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, se puso de pie y rezó lo que faltaba de su oración e hizo la salutación, luego hizo dos prosternaciones y luego volvió a hacer la salutación”.

Registrado por Bujari y Muslim.

 Si el imám hace la salutación antes de completar la oración y entre los orantes hay quien se pone de pie para completar lo que le falta de la misma y recién entonces el imám se da cuenta y se pone de pie para completarla, entonces quienes se habían puesto de pie para completar su oración tienen dos opciones: continuar completando individualmente lo que les faltaba y hacer las dos prosternaciones de olvido, o tienen la posibilidad de volver con el imám y seguirlo a él, y cuando haga la salutación final hacen las prosternaciones y esto es lo mejor.

 2. Omitir algo:

a. Omitir un pilar:

Si el orante omite un pilar de su oración, como por ejemplo es el takbir para comenzar la oración, su oración es inválida ya sea que lo haya dejado a propósito o por olvido, porque la oración ni siquiera ha comenzado.

Y si es un pilar distinto al takbir inicial para comenzar la oración, y lo hace a propósito, la oración es inválida también.

Pero si lo hace por olvido, cuando llegue a ese lugar en la siguiente rak’at anula la rak’at anterior, pero si no ha llegado a ese lugar en la siguiente rak’at debe volver hasta la parte que omitió y luego continuar, y en ambos casos debe hacer las dos prosternaciones luego de la salutación final.

Ejemplo: una persona olvida hacer la segunda prosternación en la primera rak’a, y lo recuerda cuando está sentado entre las dos prosternaciones en la segunda rak’a. Entonces anula la primera rak’a y la segunda ocupa el lugar de la primera, completa la oración, hace la salutación, luego hace las dos prosternaciones y vuelve a hacer la salutación final de nuevo.

 Otro ejemplo: una persona olvida hacer la segunda prosternación y la sentada anterior en la primera rak’a y se da cuenta de ello luego de qué se puso de pie del ruku’ en la Segunda rak’a, entonces en ese caso debe retroceder, sentarse y hacer la prosternación y luego debe completar su oración, hacer la salutación, luego hacer las dos prosternaciones por olvido y volver a hacer la salutación final.

b. Omitir una obligación:

Quien deje de realizar una obligación de la oración a propósito, su oración no será válida.

Pero si la abandona por olvido y la recuerda antes de abandonar ese movimiento de la oración, cumple con ella y no debe hacer nada más. Pero si la recuerda después de abandonar ese lugar de la oración antes de que termine la rak’a vuelve al movimiento en el cual abandonó la obligación y completa su oración, hace la salutación, luego las dos prosternaciones por equivocación u olvido y luego vuelve a hacer la salutación.

Pero si recuerda lo que olvidó una vez que ya está en la siguiente rak’a debe continuar con la oración y hacer las dos prosternaciones antes de la salutación final.

Ejemplo: Una persona se pone de pie de su segunda prosternación en la segunda rak’a para comenzar la tercera olvidando realizar el primer tashahud, y lo recuerda antes de ponerse de pie por lo que en ese caso se mantiene sentado y realiza el tashahud, completa su oración y no debe hacer nada más.

Pero si lo recuerda mientras se está poniendo de pie entonces debe volver a sentarse y hacer el tashahud, luego completar su oración, hacer la salutación final, luego las dos prosternaciones por olvido y luego la salutación final.

Pero si lo llega a recordar cuando ya está completamente de pie ya no debe volver para hacer el tashahud, sino que debe completar su oración y hacer dos prosternaciones por equivocación u olvido antes de la salutación final.La prueba de esto es el Hadiz narrado por Bujari y otros

 De Abdullah Ibn Buhaynah (que Al-láh esté complacido con él) dijo: “El Mensajero de Al-láh, (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él), dirigió como imam la oración del mediodía (dhuhr) y se levantó después de la segunda postración, sin sentarse (como es norma), entonces la gente se levantó con él. Cuando completó su rezo y mientras los orantes esperaban que concluya la oración (pronunciado el taslim final), él dijo ‘Al-láhu Akbar’ estando sentado y se postró dos veces antes de concluir y después pronunció el taslim final".

3. La duda:

La duda significa dudar entre dos asuntos cuál de ellos es el que sucedió,

y no debe ser tenida en cuenta en los actos de adoración en tres situaciones:

Primero: si es solamente una sensación como en el caso del susurro.

Segundo: si se repiten constantemente las dudas que tiene por lo que en cada acto de oración que realiza le vienen dudas.

Tercero: Si sucede después de haber terminado el acto de la oración, no debe tenerse en cuenta a menos que sea una certeza, entonces en ese caso actúa según la certeza y no lo duda.Ejemplo: Una persona reza la oración del mediodía y cuando termina de realizarla tiene dudas sobre si hizo tres o cuatro rak’aat por lo que en esa situación no debe prestarle atención a sus dudas a menos que esté seguro de que solamente rezó tres, en ese caso debe completar su oración siempre y cuando tiene poco tiempo desde que terminó su oración así que debe hacer la salutación final, luego las dos prosternaciones por equivocación u olvido y luego hace la salutación final de nuevo, pero si lo recuerda cuando ya ha pasado mucho tiempo entonces debe realizar su oración nuevamente desde el principio.

 Pero la duda fuera de estas tres situaciones debe tenerse en cuenta,

porque la duda dentro de la oración puede tener alguno de estos tres escenarios:

Primer escenario: que una de las dos opciones sea la más segura y entonces en ese caso actúa sobre lo que considera que sea la más probable y entonces completa la oración, hace la salutación, luego las dos prosternaciones y luego hace la salutación final.

Ejemplo: una persona reza la oración del mediodía pero tiene dudas si está en la segunda o en la tercera rak’a pero le parece que lo más probable es que está en la tercera y entonces actúa como si estuviera en la tercera y completa solamente una más, luego hace la salutación, luego las dos prosternaciones y luego la última salutación final.La prueba de ello es el Hadiz auténtico registrado en los libros de Bujari y Muslim, entre otros.De Abdulláh bin Mas’ud, (que Al-láh esté complacido con él), que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo: “Si alguno de ustedes tiene una duda en su oración debe basarse sobre lo que está más seguro, completar la oración, luego hacer la salutación y luego hacer las dos prosternaciones por el olvido”.

Esta es la narración que encontramos en Bujari.

Segundo escenario: que la persona no pueda llegar a una conclusión sobre cuál de las dos opciones en duda es más probable, y entonces actúa sobre lo que está seguro que es la opción en la que ha hecho menos, entonces completa su oración, y realiza las dos prosternaciones antes de la salutación final.

Ejemplo: una persona reza la oración de la tarde pero tiene dudas en qué rak’a se encuentra si en la segunda o en la tercera y no puede estar seguro sobre ninguna de las dos opciones, entonces considera seguir sobre la menor de las dos opciones y completa su oración considerando que está en la segunda. Entonces se sienta, hace el tashahud, luego hace las dos rak’as que faltan, luego las dos prosternaciones por la duda y finalmente la salutación.La prueba de esto es el hadiz narrado por Muslim

Narró Abu Said Al Judri (que Al-lah esté complacido con él) que el Profeta (que la paz y las bendiciones sean con él) dijo: "si alguno de ustedes duda acerca de su oración y no recuerda si ha rezado tres o cuatro rakaat, debe dejar de lado la duda y basarse en lo que está seguro, después debe hacer dos postraciones por olvido antes del taslim, si al final reza cinco rakaat hará que su oración sea mayor para él, pero si al final rezo solo cuatro serán (las dos postraciones hachas por olvido) humillación para el shaytan".

Ejemplos de la duda: si una persona llega y el imám ya se encuentra en el ruku’ la persona hace el takbir para ingresar a la oración estando de pie y luego se inclina y en esta situación existen tres posibles escenarios:

El primero: que esté seguro que alcanzó al imám en el ruku’ antes de que se ponga de pie por lo que se considera que alcanzó la rak’a completa y no debe recitar Al-fatiha.

El segundo: que esté seguro que el imám comenzó a levantarse del ruku’ antes de que lo alcance por lo cual se considera que ha perdido esa rak’a.

El tercero: que tenga dudas sobre si alcanzó al imám en el ruku’ o si el imám se levantó antes de que lo alcanzara. Si tiene certeza sobre alguna de las dos opciones entonces debe actuar según ella y en base a eso debe completar su oración, luego hacer la salutación, luego las dos prosternaciones y luego la salutación final, a menos que no haya perdido nada de la oración y entonces en ese caso no debe hacer las dos prosternaciones por equivocación u olvido.

Pero si no puede estar seguro sobre una de las dos opciones de su duda, entonces debe considerar aquellas sobre la que si tiene certeza que es la menor, y en este caso es considerar que ha perdido la rak’a, y en ese caso debe completar la oración, luego hacer las dos prosternaciones por equivocación u olvido y finalmente hacer la salutación.Importante: si tiene una duda durante su oración y actúa según lo que considera más probable según las opciones que he mencionado anteriormente, pero luego se da cuenta que lo que hizo era lo que realmente había sucedido y no había agregado ni quitado nada a su oración, entonces en ese caso no debe hacer las dos prosternaciones, según la opinión más conocida de nuestra escuela (madhab), debido a que desaparece aquello que habría hecho obligatorio las prosternaciones (la duda), aunque algunos sabios afirmaron que es mejor que haga las dos prosternaciones para despreciar al demoniobasado en el dicho del profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Por que si ha rezado cuatro y agregó las dos prosternaciones debido a la duda, dichas postraciones se consideran un desprecio para el demonio”.

Esto debido a que realizó parte de la oración teniendo dudas.

 Ejemplo: una persona se encuentra realizando su oración y tiene una duda sobre si está en la segunda o la tercera rak’a, y ninguna de las dos opciones le da completa certeza, por lo que considera que está en la segunda y completa su oración basado en eso, pero luego se le hace evidente que efectivamente estaba en la segunda por lo que no debe hacer las dos prosternaciones según la primera opinión, pero según la segunda opinión si debería hacerlo antes del saludo final y es lo que considero más apropiado.

Las dos prosternaciones por equivocación u olvido para el orante que reza detrás del imám:Si el imám se equivoca en su oración el orante que reza detrás de él debe seguirlo en sus dos prosternacionesya que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo: “El imám fue puesto para ser seguido por lo que no dejen de seguirlo… si hace una prosternación, prostéernense con él”.

Transmitido por Abu Huraira y registrado en el libro del Bujari y Muslim

Entonces, si el imám hace la prosternación antes o después de la salutación el orante debe seguirlo. Excepto que sea una persona que ha perdido parte de la oración y entonces no realiza la salutación con el imám, sino que se pone de pie y completa su oración luego, hace la salutación, las dos prosternaciones y luego la salutación final.

Ejemplo: una persona comienza la oración siguiendo al imám que está haciendo la última rak’a, pero el imám tiene que hacer dos prosternaciones por equivocación luego de la salutación, entonces cuando el imám hace la salutación este orante debe ponerse de pie y completar lo que le falta de su oración y no hacer las dos prosternaciones con el imám, sino que cuando complete lo que le falta de su oración hace la salutación, luego las dos prosternaciones y luego la salutación final.

Pero si el orante se equivoca en algo pero el imám no lo hace, y no se pierde nada de la oración entonces no debe hacer dos prosternaciones porque en ese caso estaría diferenciándose del imám al cual debería estar siguiendo, porque los compañeros del profeta dejaron de hacer el primer tashahud cuando el profeta se olvidó de hacerlo y se pusieron de pie junto con él y no se quedaron sentados para no diferenciarse de su imám.

Pero si el orante pierde parte de la oración y se olvida junto con el imám o en lo que recupera después de que termine la oración no debe dejar de hacer las dos prosternaciones, por lo que hace las prosternaciones por equivocación u olvido antes de la salutación o después de la salutación según lo hemos explicado anteriormente.

Ejemplo: el orante que reza detrás de un imám se olvida de decir: “Alabado sea Al-láh el grandioso (subhana rabbi al ‘adhim) en el ruku’ pero no pierde ninguna parte de su oración, no debe hacer dos prosternaciones al final. Pero si ha perdido parte como una rak’a o más, debe completarla y luego hacer las dos prosternaciones antes de la salutación.

Otro ejemplo: un orante reza detrás de un imám y cuando el imám se pone de pie para hacer la cuarta rak’a el orante se sienta pensando que está en la última rak’a pero cuando ve que el imám se ha puesto de pie, él también se pone de pie inmediatamente, por lo que si no ha perdido parte de su oración detrás del imám no debe hacer dos prosternaciones por equivocación u olvido, pero si ha perdido parte de la oración debe completarla y hacer la salutación, luego las dos prosternaciones, y luego la salutación final.

Resumen final: A veces la prosternación por equivocación u olvido se hace antes de la salutación y en otras ocasiones se hace después. Se realiza antes de la salutación en dos situaciones:Primero: si se debe a una omisióndebido al hadiz narrado por Abdullah ibn Bujina (que Al-láh esté complacido con él) en el cual narró que el Profeta (que la paz y bendiciones de Al-láh sean con él) hizo la prosternación antes de la salutación cuando había dejado de hacer el primer tashahud.El texto exacto del hadiz ya fue mencionado anteriormente.Segundo: si se debe a una duda en la cual no tiene certeza sobre una de las dos opcionesdebido al hadiz narrado por Abu Said al-Judri en que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo: “Si uno de ustedes no está seguro acerca de su oración y no sabe si ha rezado tres o cuatro rak‘at, que ignore aquello que duda y proceda en base a lo que está seguro. Luego, que haga las dos prosternaciones antes del saludo”.Ya que el Profeta ordena prosternarse antes de la salutación.

 El texto exacto del hadiz ya fue mencionado anteriormente.

La prosternación por equivocación u olvido se hace después de la salutación en dos situaciones:Primero: si se debe a algo que se ha agregadodebido al hadiz el cual el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) rezó la oración del mediodía de cinco raka’at por lo que se lo recordaron después de que hizo la salutación, entonces hizo las dos prosternaciones y luego hizo la salutación final,y aclaró que la prosternación fue después de la salutación, por lo que concluimos que cuando se hace algo demás las prosternaciones deben ser después de la salutación ya sea que esté consciente de lo que ha hecho demás antes de la salutación o después de la misma.Ejemplo: si hace la salutación antes de terminar su oración por olvido, luego lo recuerda, y la completa, por lo que habrá agregado una salutación, por lo que hace las prosternaciones luego de la salutacióndebido al dicho de Abu Huraira (que Al-láh esté complacido con él): “El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, rezó con nosotros la oración del mediodía o de la tarde, hizo dos rak’aat y finalizó con la salutación … entonces le hicieron recordar las dos rak'at que faltó, así que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, se puso de pie y rezó lo que faltaba de su oración e hizo la salutación, luego hizo dos prosternaciones y luego volvió a hacer la salutación”.El Hadiz completo ya fue mencionado anteriormente.Segundo: si se debe a una duda en la cual tiene más certeza sobre una de las dos opcionesdebido al hadiz donde Ibn Mas’ud (que Al-láh esté complacido con él) narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo: “Si uno de ustedes no está seguro acerca de su oración y no sabe si ha rezado tres o cuatro rak‘at, que ignore aquello que duda y proceda en base a lo que está seguro. Luego, que haga las dos prosternaciones antes de la salutación”.

Primero: si se debe a algo que se ha agregado

debido al hadiz el cual el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) rezó la oración del mediodía de cinco raka’at por lo que se lo recordaron después de que hizo la salutación, entonces hizo las dos prosternaciones y luego hizo la salutación final,

y aclaró que la prosternación fue después de la salutación, por lo que concluimos que cuando se hace algo demás las prosternaciones deben ser después de la salutación ya sea que esté consciente de lo que ha hecho demás antes de la salutación o después de la misma.

Ejemplo: si hace la salutación antes de terminar su oración por olvido, luego lo recuerda, y la completa, por lo que habrá agregado una salutación, por lo que hace las prosternaciones luego de la salutación

debido al dicho de Abu Huraira (que Al-láh esté complacido con él): “El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, rezó con nosotros la oración del mediodía o de la tarde, hizo dos rak’aat y finalizó con la salutación … entonces le hicieron recordar las dos rak'at que faltó, así que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, se puso de pie y rezó lo que faltaba de su oración e hizo la salutación, luego hizo dos prosternaciones y luego volvió a hacer la salutación”.

El Hadiz completo ya fue mencionado anteriormente.

Segundo: si se debe a una duda en la cual tiene más certeza sobre una de las dos opciones

debido al hadiz donde Ibn Mas’ud (que Al-láh esté complacido con él) narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo: “Si uno de ustedes no está seguro acerca de su oración y no sabe si ha rezado tres o cuatro rak‘at, que ignore aquello que duda y proceda en base a lo que está seguro. Luego, que haga las dos prosternaciones antes de la salutación”.

El Hadiz completo ya fue mencionado anteriormente.

En el caso de que se sumen dos causas para hacer las prosternaciones, una antes de la salutación y otra después de la salutación, los sabios se han decantado por la opinión de que debe hacerse antes de la salutación.

Ejemplo: una persona reza la oración del mediodía poniéndose de pie para hacer la tercera rak’a y no se sienta para hacer el tashahud, y se sienta en la tercera pensando que es la segunda, pero luego se da cuenta que es la tercera y se pone de pie y completa otra rak’a y luego hace las dos prosternaciones y finalmente la salutación,

por lo que esta persona dejó de realizar el primer tashahud y las prosternaciones antes de la salutación y agregó una sentada en la tercera rak’a por lo que se prioriza hacerlas antes de la salutación final.

Le pido a Al-láh que nos conceda el actuar acorde a su libro y a la tradición de nuestro Profeta y actuar de esta manera en lo aparente y lo culto en nuestra creencia y actos de adoración y comportamientos externos y que nos conceda un buen final de nuestra vida porque Él es bondadoso y generoso.

Y alabado sea Al-láh, Señor del universo, y que la paz y las bendiciones sean con nuestro Profeta Muhammad, con su familia y con todos sus compañeros.

Fue escrito por el necesitado de la Misericordia de Al-láh

Muhammad ibn Salih Al Uzaimin en 4/3/1400 H

Retroalimantación