Descripción

Toda sociedad debe asegurar para sus ciudadanos los derechos que les garantizan las necesidades y la seguridad básicas, y les permitan tener un sentido de pertenencia y apego al grupo social mayor.
En este libro expondremos los derechos humanos a la luz del perfecto equilibrio del sistema de leyes y principios del Islam. Estos derechos se basan en revelaciones del Libro Sagrado de los Musulmanes, el Corán; y de la práctica del Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él), las dos principales fuentes de la vida y el derecho islámico.

Descripción


introduccion

Todas las alabanzas pertenecen a Dios y que Dios exalte la mención de Su Profeta y que haga que él y su hogar, sus compañeros y aquellos que lo siguen tengan un camino seguro y libre de todo mal, y que les conceda la seguridad el Día de la Resurrección.

Toda sociedad debe asegurar para sus ciudadanos los derechos que les garantizan las necesidades y la seguridad básicas, y les permitan tener un sentido de pertenencia y apego al grupo social mayor. Los individuos necesitan sentir seguridad y tener un sentido de pertenencia para así realizar sus tareas y obligaciones de manera satisfactoria.

En este momento, se distinguen tres tendencias diferentes en nuestra sociedad global. La primera tendencia exagera el derecho del individuo sobre la sociedad. Esta tendencia le da al individuo libertad total para hacer lo que le plazca con mínimas restricciones. Lamentablemente, esto lleva a una situación social caótica porque cuando se le da al individuo libertad ilimitada, predominan los deseos egoístas y acarrean resultados conflictivos. Toda la sociedad sufre la avaricia y el egoísmo. Esta tendencia se encuentra en la sociedad democrática liberal y capitalista.

La segunda tendencia, contraria a la anterior, defiende los derechos de la sociedad por sobre los del individuo, donde éste último se ve privado de muchos de sus derechos individuales. Sólo se le otorgan al individuo aquellos derechos que sirven al régimen gobernante, según la ideología dominante de la clase o grupo dirigente. Esta tendencia prevalece en algunas sociedades comunistas, fascistas o totalitarias.

La tercera tendencia, idealmente no enfatiza el derecho de la sociedad por sobre el individuo ni el derecho del individuo por sobre la sociedad. Cada uno recibe su derecho en la vida según la ley divina. Los derechos y obligaciones están regidos y controlados por reglas y condiciones. En esta tendencia, se le da prioridad al interés público por encima del individuo sólo en caso de un conflicto grave.

En este libro veremos los derechos humanos a la luz del perfecto equilibrio del sistema de leyes y principios del Islam. Estos derechos se basan en revelaciones del Libro Sagrado de los Musulmanes, el Corán; y de la práctica del Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él), las dos principales fuentes de la vida y el derecho islámico. Tanto el Sagrado Corán como la tradición del Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) pretenden conducir al individuo a una sociedad ideal: Todos interactúan entre sí para producir la armonía de los individuos con Dios, su Señor y Creador, con ellos mismos, con los demás, con la sociedad en general, y con otras sociedades del mundo.

Creemos firmemente que la aplicación de los principios individuales y sociales de la tercera tendencia, cuando son guiados por la ley revelada por Dios en el Corán y la tradición del Mensajero de Dios, harán del mundo un lugar feliz y próspero. La aplicación de dichos principios le permitirá a la sociedad alcanzar paz y la seguridad. Estos derechos y principios no son el resultado de experiencias anteriores, ideologías sociales, necesidades temporales e inmediatas y/o fuerzas o motivos políticos: Son más bien producto del Benefactor y Omnisciente, para el progreso del hombre hacia la felicidad en esta vida y la salvación en el Más Allá.

Nuestra firme creencia en la verdad y la justicia de los derechos y principios islámicos se debe al hecho de que los ha revelado Dios, el Más Compasivo y único Creador del ser humano. Él sabe bien lo que necesita Su creación en todo momento, lo que beneficia o perjudica al hombre, lo que lo hace feliz o desdichado, lo que le da éxito o le lleva al fracaso. A través de Su conocimiento y beneficencia, Él ha legislado lo que mejor se adecua y satisface las necesidades básicas de todas Sus criaturas en la tierra y hace que sus vidas sean exitosas, seguras y llenas de gozo.

El Sagrado Corán, que fue revelado a Muhámmad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) es el milagro eterno que contiene los puntos básicos de estas reglas esenciales. Las prácticas del Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) que es la segunda fuente de legislación islámica, contiene los detalles de la guía revelada. Estas reglas y principios fueron establecidos por Dios a través del Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) hace aproximadamente mil cuatrocientos años, de la mejor forma y manera y permanecerán relevantes por siempre. Ambos, el Sagrado Corán y la práctica del Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) respetan al hombre y sus derechos individuales y sociales. Estas fuentes de la legislación islámica no dejan de lado las necesidades y derechos de la sociedad y el interés público. De hecho, Dios dice lo siguiente en el Sagrado Corán:

[Por cierto que hemos honrado a los hijos de Adán, y les hemos facilitado los medios para transitar por la tierra y por el mar; les hemos proveído de cosas buenas y los hemos preferido por encima de muchas otras criaturas] (17:70)

El hombre obtendrá este honor y estos privilegios cuando cumpla con sus obligaciones y respete los derechos del prójimo.

Para cumplir ese rol especial en la tierra, es necesario que algunas tareas específicas sean realizadas por los individuos. Este concepto es ilustrado por Dios en el Sagrado Corán:

[Y cuando olvidaron lo que se les había vedado, salvamos a quienes prohibían el mal, y entonces azotamos a los inicuos con un terrible castigo por haber desobedecido.] (7:165)

Algunos países y organizaciones internacionales, como las Naciones Unidas, convocan abiertamente a principios que buscan garantizar los derechos humanos. El Islam reconoció dentro de su ley y jurisprudencia los derechos humanos hace más de mil cuatrocientos años. Los derechos enumerados por las organizaciones internacionales modernas se caracterizan por tener deficiencias de concepto, errores en su formulación e injusticias en la aplicación. Están sujetos a agendas políticas, presiones económicas y puntos de vista con sesgo cultural. Llevan consigo los residuos del colonialismo y el imperialismo. Tales derechos a menudo se enumeran y establecen no por el interés de todos los seres humanos, sino para el beneficio de ciertos gobiernos, organizaciones y poderosos grupos de interés económicos o ideológicos. Esto se hace aún más evidente cuando, tal como vemos en todo el mundo, muchas personas sufren las peores atrocidades, y aún así, no existe ninguna organización que defienda a los pobres y débiles. Las claras inequidades y abusos entre los países e incluso dentro de ellos empeoran cada vez más ante nuestros ojos, y las recetas para la ayuda y el desarrollo no hacen más que sumirlos más profundamente en la miseria como si su misión fuera perpetuar la miseria y la servidumbre.

Puede que algunas de las organizaciones humanitarias no puedan ayudar a los oprimidos por razones políticas y económicas. A algunas organizaciones honestas les han prohibido participar de acciones humanitarias, mientras que a otras se les ha permitido hacerlo puesto que promueven agendas y difunden ideales sectarios, o predican concepciones de la religión y la sociedad más convenientes para los poderes dominantes. Algunas organizaciones esgrimen lemas como “No interfieran en los asuntos internos de otros países” o “Debemos limitarnos a las realidades políticas”, etc. El Islam proclama la protección, la defensa y el apoyo de los pueblos oprimidos del mundo, a través de la eliminación de las causas de la opresión y la explotación. La legislación islámica está estructurada para eliminar toda opresión y explotación según las reglas que ordenan lo beneficioso, prohíben lo perjudicial, y se esfuerzan en el camino de Dios, Alabado sea.

Dios dice en su Sagrado Corán:

[¿Por qué no combatís por la causa de Dios, cuando hay hombres, mujeres y niños oprimidos que dicen: ¡Señor nuestro! Sálvanos de los habitantes opresores que hay en esta ciudad. Envíanos quien nos proteja y socorra?] (4:75)

Es importante destacar aquí que el cumplimiento de las leyes que garantizan los derechos humanos en una sociedad musulmana está unido de manera inseparable al compromiso sincero con los principios islámicos que expresan la voluntad de Dios en letra y espíritu. Los regímenes gobernantes de algunos países musulmanes le dan la espalda totalmente al Islam y sirven a los poderosos de Occidente, mientras que otros sólo toman lo que sirve a sus propios intereses. Otros simplemente hacen de cuenta que implementan algunas enseñanzas y principios islámicos pero, en realidad, intentan destruir, distorsionar, o manipular el Islam desde adentro, e impiden la mera implementación de leyes islámicas. Éstos no son ejemplos de la defensa de los derechos humanos en el Islam. Por lo tanto, destacamos aquí la obligación que deben tener aquellos que desean estudiar el Islam objetivamente, estudiándolo por sus propios méritos, como un sistema totalmente desarrollado y probado a la largo de la historia, y no inclinarse hacia prácticas desviadas. El comportamiento y las acciones desviadas de ciertos individuos, grupos, personas, o gobiernos no deben influir en el juicio final de una persona sobre el Islam como forma de vida. La implementación de principios y derechos islámicos varían según el compromiso con el Islam y la capacidad práctica de aplicarlos a las circunstancias locales de los individuos. Si bien un sistema es bueno, pueden existir falencias y errores en la percepción y la aplicación. Si, por ejemplo, advertimos mentiras, engaños, incumplimiento de contratos, y corrupción en una persona, no debemos culpar de ello al sistema, a menos que el mismo permita esas prácticas y las utilice para su beneficio con doble discurso. Dado que el Islam prohíbe categóricamente estos males, uno debe reprochar a la persona misma por sus delitos, y no al sistema en este caso. Debemos examinar minuciosamente el sistema mismo y considerar sus frutos. El siguiente puede se un ejemplo simple: Si una persona necesita pan, va a la panadería, o al menos al sitio donde venden pan, como el supermercado o la tienda habitual. Si una persona que necesita pan va a la carnicería o a la frutería, probablemente no encuentre pan allí. En el Sagrado Corán hay un pasaje general que explica ese caso.

[Si obedecieras a quienes son mayoría en la Tierra [los incrédulos] te extraviarían del sendero de Dios. Ellos sólo siguen conjeturas, y no hacen más que suponer.] (6:116)

Lamentablemente, observamos que muchos musulmanes en todo el mundo no son verdaderos representantes del Islam puesto que cometen graves errores y tienen serias deficiencias en la práctica y la creencia. Mencionamos esta desafortunada situación para advertir a quienes estudian el Islam de la influencia o el engaño provocados por las actitudes sectarias y vicios de aquellos musulmanes que erróneamente creen que han alcanzado una comprensión absoluta del Islam. Los verdaderos estudiantes no deben dejarse caer sino que deben mirar a aquellos musulmanes sinceros y que se esfuerzan por seguir de verdad las enseñanzas esenciales del Islam. Alentamos a los musulmanes a mantener las prácticas originales y la aplicación de su fe en todos los aspectos de la vida, y convocamos a los no musulmanes a examinar el Islam y entender sus principios.

Existe un famoso relato de un musulmán recién convertido, quien al visitar un país musulmán, se sorprendió al ver la horrible situación de los musulmanes en esa sociedad al advertir lo lejos que estaban de las enseñanzas y principios ideales del Islam. El hombre dijo lo siguiente: ‘Le agradezco a Dios por permitirme aceptar el Islam antes de venir a este país. Si hubiera venido aquí antes de aceptar el Islam, ¡jamás habría considerado convertirme en musulmán!’. El hombre hizo esa declaración porque vio de antemano las terribles prácticas de algunos musulmanes. De hecho, es una situación muy desafortunada que luchamos por corregir. Un primer paso para la corrección es la conciencia y la educación.

Una breve guia ilustrada para entender el Islam
Retroalimantación