La virtud de ofrecer el desayuno (iftaar) a quien está ayunando

Descripción

¿Cuál es la recompensa por ofrecer la comida del desayuno (iftaar) a quien está ayunando?

Download
Envíe un comentario al Webmaster

Descripción

    La virtud de ofrecer el desayuno (iftaar) a quien está ayunando

    ] Español – Spanish –[ إسباني

    Muhammad Salih Al-Munayyid

    2012 - 1433

    ﴿ فضل تفطير صائم ﴾

    « باللغة الإسبانية »

    محمد صالح المنجد

    2012 - 1433

    La virtud de ofrecer el desayuno (iftaar) a quien está ayunando

    ¿Cuál es la recompensa por ofrecer la comida del desayuno (iftaar) a quien está ayunando?

    Alabado sea Allah.

    Narró Zayd Ibn Jalid al-Yuhani que el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “Todo aquel que dé de desayunar (iftaar) a alguien que esté ayunando tendrá una recompensa como la suya (del ayunante), sin que eso disminuya en absoluto la recompensa del ayunante”.

    Este Hadiz fue narrado por Al-Tirmidhi 807; Ibn Mayah, 1746. Clasificado como Sahih por Ibn Hibaan, 8/216 y por Al-Albani en su libro Sahih al-Yaami, 6415.

    El Sheij al-Islam [Ibn Taimiah] dijo: “Lo que significa darle de desayunar (iftaar) es darle lo suficiente para satisfacer su hambre”. Al-Ijtiaaraat, pág. 194

    Los Salaf ejemplares siempre estaban dispuestos a dar comida a los demás y creían que esta era una de sus mejores buenas acciones.

    Uno de los Salaf dijo: Para mí, invitar a diez de mis compañeros y darles de comer lo que les gusta es más valioso a mis afectos que liberar de la esclavitud a diez árabes.

    Muchos de los Salaf solían dejar de lado su iftaar para darlo a los demás, como ‘Abd-Allaah Ibn ‘Omar (que Allaah esté complacido con él), Dawud At-Taa’i, Maalik Ibn Dinar y Ahmad Ibn Hanbal. Ibn ‘Umar solamente solía romper su ayuno con huérfanos, pobres y necesitados.

    Entre los Salaf había quienes solían ofrecerle comida a sus hermanos mientras ayunaban, y se sentaban y los servían, como es el caso de Al-Hasan e Ibn Al-Mubaarak.

    Abu al-Siwaar al-‘Adawi dijo: Los hombres de la tribu de Banu ‘Adii solían orar en esta mezquita y ni siquiera uno de ellos rompía su ayuno; si encontraban a alguien que quisiera comer con ellos, entonces lo hacían, de lo contrario sacaban la comida de la mezquita y comían con la gente, y la gente comía con ellos.

    Del dar comida a la gente surgen muchos otros actos de adoración como fomentar el amor y la fraternidad con quienes reciben la comida, lo cual constituye un medio de entrar al Paraíso, ya que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “No entrarán al Paraíso hasta que crean de verdad, y no creerán verdaderamente hasta que no se amen unos a otros”. Hadiz narrado por Muslim, 54.

    También fomenta la práctica de sentarse con personas ejemplares y buscar la recompensa ayudándolos a hacer actos de adoración por los cuales ganan fuerza comiendo su comida.

    Islam Q&A

    Retroalimantación