Descripción

Pregunta:
Nos hemos enterado que algunas personas se burlan del Profeta Muhámmad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y lo ridiculizan. ¿Cuál debe ser nuestra actitud al respecto? ¿Cómo debemos defender al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él)?

Descripción

Pregunta:

Nos hemos enterado que algunas personas se burlan del Profeta Muhámmad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y lo ridiculizan. ¿Cuál debe ser nuestra actitud al respecto? ¿Cómo debemos defender al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él)?

Respuesta:

Alabado sea Allah.

Primero:

Todos los musulmanes nos sentimos orgullosos de nuestra religión y nos apena ver lo que algunos necios hacen al burlarse de nuestro Profeta Muhámmad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), quien fue el mejor hombre que haya pisado esta tierra.

La insolencia no es algo extraño, sino que es algo esperable de algunos individuos.

Aún más, este crimen – si bien nos rompe el corazón y nos llena de enojo – es algo que sin embargo nos deja tranquilos, porque es Allah quien finalmente ha de proteger al Profeta. Dice Allah en el Corán:

“Nosotros te protegeremos de quienes se burlan”. [15:95]

Allah ayudará a Su Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) contra los incultos que se burlan de él. Dice Allah en el Corán:

 “Por cierto que a quien te desdeñe y odie le privaremos de todo bien [en esta vida y en la otra]”. [108:3]

Cuando los musulmanes llegan a un lugar, algunos no-musulmanes se burlan del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) pero no pasará mucho tiempo antes de que Allah reivindique a Su Mensajero (la paz y las bendiciones de Allah sean con él).[1]

Existen muchos casos históricos en los que aquellos que se burlaron del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) acabaron humillados.

Nos podríamos preguntar, ¿por qué tienen resentimiento con un ser humano como Muhámmad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él)?

Y nos podemos responder que le tienen resentimiento porque él llamó a las personas a creer en la Unicidad de Dios (Tawhid), pero estas personas no creen que Dios sea solo Uno.

Le tienen resentimiento porque él veneraba a su Señor, alabado y glorificado sea, y Lo honró por encima de todo, mientras que estas personas le atribuyen ídolos y deidades paganas.

Le tienen resentimiento porque él llamó a las personas a seguir la moral más excelsa y a dejar de lado las paciones bajas. Los llamó a seguir la virtud y bloquear todos los medios que llevan a la inmoralidad, pero esas personas ellos prefieren el desorden moral y libertinaje sexual.

Quieren regocijarse en el pantano de los caprichos y los bajos deseos, ¡y tienen lo que quieren!

Le tienen resentimiento porque él es el Mensajero de Allah. Allah, glorificado sea, es Quien lo escogió por encima de todos los hombres para transmitir Su mensaje y recibir Su revelación.

Los signos de que Muhámmad es un Profeta son innumerables. ¿No han oído acaso estas personas acerca de la división de la luna? ¿No han oído acaso que ante la sed de la gente y la necesidad de la ablución salía agua de entre sus dedos?

¿No han oído acaso que su señal más grande, el Sagrado Corán, las palabras del Señor de los Mundos, que Allah ha protegido tanto, no ha sido alterado ni tergiversado? Por otro lado, sus libros, si han sido alterados en gran medida.

“¡Ya verán los que escriben el Libro con sus manos y luego dicen: Esto proviene de Allah, para venderlo a vil precio! ¡Ya verán las consecuencias de lo que escribieron con sus propias manos! ¡Pobre de ellos por lo que cometieron!”. [2:79]

La prueba más grande de la veracidad de nuestro Profeta Muhámmad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) es el hecho de que su religión ha continuado creciendo hasta nuestros días. A lo largo de la vida del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) prevaleció sobre sus enemigos. La sabiduría de Allah dictamina que ningún farsante que miente sobre sí mismo y sobre su religión puede prevalecer durante mucho tiempo. De hecho, en algunos libros apócrifos, que sus religiosos han ocultado y distorsionado, dice que el mentiroso que falsamente diga que es un profeta sólo sobrevivirá durante unos treinta años, y luego su mensaje se desvanecerá.

Fue narrado que un hombre fue traído ante su rey cristiano, por hablar mal del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) a quien acusaba de ser mentiroso. El rey convocó a sus expertos religiosos y les preguntó: ¿Cuánto tiempo dura el llamado de un mentiroso? Ellos le respondieron: Unos treinta años. El rey dijo: La religión de Muhámmad ha durado por más de quinientos o seiscientos años [en los tiempos de ese rey], y aún así prevalece y es aceptada y practicada. ¿Cómo puede ser un mentiroso? Acto seguido, mandó a encarcelar al hombre.[2]

¿No saben acaso que muchos de sus sabios, reyes y estudiosos, al llegarles el puro y claro llamado del Islam, afirmaron la verdad de esta religión, y amaron al Profeta Muhámmad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), y muchos de ellos anunciaron públicamente su entrada al Islam?

El rey de Abisinia, Negus, así lo hizo y se convirtió en musulmán.

Cuando el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) le envió una carta a Heraclio, Rey de Bizancio, convocándolo al Islam, Heraclio afirmó que Muhámmad era un Profeta, que había pensado de anunciar su Islam y que deseaba poder ir donde el Mensajero (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y ser su siervo, pero temía que su pueblo lo matase, por lo que guardó silencio.

Muchos contemporáneos no musulmanes siguen proclamando la grandeza de Muhámmad

1. Michael Hart dijo en su libro “Las cien personas más influyentes de la historia” (pág. 13) que Muhámmad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) estaba a la cabeza de su lista de cien personas, con las siguientes palabras:

“Elijo a Muhámmad para encabezar la lista porque Muhámmad fue el único hombre de la historia que fue extremadamente exitoso tanto en lo religioso como en lo secular”.

2. El escritor inglés George Bernard Shaw escribió un libro llamado “Muhámmad”, que fue quemado por las autoridades británicas. Allí dijo lo siguiente:

“El mundo está en extrema necesidad de un hombre con la mentalidad de Muhámmad.

Los eclesiásticos medievales, ya sea por ignorancia o fanatismo, pintaban al Mahometanismo con los colores más oscuros. En realidad, estaban formados para odiar a Muhámmad, y para ellos, él era el Anticristo. Pero yo he estudiado su vida, y descubrí que fue un hombre extraordinario. He llegado a la conclusión de que nunca fue un enemigo del Cristianismo. Debe ser llamado el Salvador de la Humanidad. Creo que si un hombre como él asumiera el control del mundo moderno, resolvería sus problemas de una manera que traería la tan necesaria paz y felicidad”.

3. Annie Besant dijo:

“Es imposible para cualquiera que estudie la vida y el carácter del gran Profeta de Arabia, que conozca cómo enseñaba y cómo vivía, sentir algo que no sea reverencia para con ese sublime Profeta, uno de los grandes mensajeros de Dios”.

El austriaco Schabrak dijo:

“La humanidad puede estar orgullosa de tener entre sus filas a alguien como Muhámmad, pues a pesar de ser analfabeto, él pudo introducir legislación hace diez siglos que los europeos estaríamos felices de tener si pudiéramos producir algo de igual calidad”.

5. Dr. Zwemer (orientalista canadiense):

“Muhámmad fue un reformista muy capaz, elocuente y bien hablado, valiente y osado, un gran pensador. No podemos atribuirle nada que contradiga esas cualidades. Este Corán que trajo y su historia son testimonios de la verdad de dichas afirmaciones”.

6. El filósofo inglés Thomas Carlyle, ganador del Premio Nobel, dijo en su libro “Héroes”:

“Es una pena que todas las personas de esta era tengan que escuchar que se diga que la religión del Islam es un invento y que Muhámmad era un fabulador mentiroso. A lo largo de su vida, vemos cómo mantuvo firmes creencias, era sincero para resolver, amable y generoso, compasivo, piadoso, virtuoso y muy serio. A pesar de todo ello, era muy sencillo, alegre, amistoso e incluso divertido. Era sincero en sus intenciones, inteligente, caballeroso, y muy astuto, como si llevara en su corazón las lámparas para toda noche oscura, llenas de luz; un hombre naturalmente grande que nunca estudió ni fue a la escuela ni tuvo un maestro, pero que no tenía necesidad de ello”.

7. Goethe, el poeta alemán, dijo:

“Los europeos con todos nuestros conceptos e ideas aún no hemos logrado lo que logró Muhámmad, y creo que nadie lo superará. He buscado en la historia un ejemplo de hombre sublime para seguir, y lo encontré en el Profeta Muhámmad. Por eso, la verdad debe prevalecer y ser suprema, porque Muhámmad logró subyugar al mundo entero por medio del mensaje de la Unicidad Divina”.

Si ese es el caso, entonces el mundo entero debería considerar la grandeza y virtud de Muhámmad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), todos deberían unirse para creer en el mensaje de Muhámmad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), y que él es el último  Profeta de Allah.

Nos gustaría aprovechar al máximo esta oportunidad para convocar a estas personas al Islam, pues lo que sus manos han creado no puede ser borrado excepto por medio del Islam. Pero si son obstinados y persisten en sus actos, entonces recibirán el castigo de Allah en la vida del más allá. Dice en el Corán:

“Son incrédulos quienes dicen: Allah es el Mesías hijo de María. El mismo Mesías dijo: ¡Oh, Hijos de Israel! Adorad a Allah, pues Él es mi Señor y el vuestro. A quien atribuya copartícipes a Allah, Él le vedará el Paraíso y su morada será el Infierno. Los inicuos jamás tendrán auxiliadores.” [5:72]

“Quien siga una religión diferente al Islam [el sometimiento a Allah] no se le aceptará, y en la otra vida se contará entre los perdedores.” [3:85]

El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Por Aquel en Cuya mano está el alma de Muhámmad, quien oiga hablar de mí, sea judío o cristiano, y luego muera sin creer en lo que he sido enviado, será uno de los habitantes del Infierno". Narrado por Muslim (153).

Segundo:

Allah es sabio y no decreta nada que sea completamente maligno y perjudicial; por el contrario, siempre debe haber algo bueno en ello, por más que sus siervos crean que es algo maligno y perjudicial. El Mensajero (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: "Qué maravillosa es la situación del creyente, pues todos sus asuntos son buenos. Si algo bueno le sucede, da gracias por ello y eso es bueno para él; y si algo malo le sucede, lo tolera con paciencia, y eso es bueno para él. Esto no se aplica sino al creyente". Narrado por Muslim (2999).

Respecto al incidente de la difamación de una de las esposas del Profeta (al-ifk), Allah dice en el Corán (interpretación del significado):

“Ciertamente los que vinieron con la calumnia [en contra de ‘Â'ishah] son un grupo de vosotros. No penséis [¡Oh, creyentes!] que esto acarreará un mal para vosotros; por el contrario, es un bien [pues evidenciará la inocencia de ‘Â'ishah]. Cada uno de los que cometieron este pecado recibirá su merecido, y el mayor responsable entre ellos tendrá un severo castigo”. [24:11]

A continuación se enumeran algunas de las cosas positivas que surgieron a la luz como consecuencia de las burlas en contra del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):

1. Ha salido a la luz lo que se hallaba oculto en los corazones de estas personas, como el resentimiento y el odio por los que son diferentes, por más que intenten simular ser pacifistas.

“Ya han manifestado su odio, pero lo que ocultan sus corazones es peor aún. Ya os hemos evidenciado su enemistad, si es que razonáis”. [3:118]

2. Quedó expuesta la doble moral de los medio de comunicación. Por un lado, citan la libertad de opinión, pero toda persona sabia sabe que esta supuesta libertad de opinión no debe violar el honor de las personas ni injuriar su nombre.

3. Quedó en evidencia quién odia a quién, y quién no está respetando el honor del otro, y cómo justifica el colonialismo y la violencia cada vez que tiene la oportunidad.

4. Conocer que no todos los medios de comunicación favorecen un dialogo abierto y respetuoso entre las civilizaciones.

5. Revivir la fe en los corazones musulmanes. Hemos visto la reacción de los musulmanes, lo cual es un indicador de lo firme que se encuentra la fe en sus corazones y hasta dónde llega el amor por el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él); incluso aquellos que dejan de lado algunas obligaciones religiosas saltaron para defender a nuestro noble Mensajero (la paz y las bendiciones de Allah sean con él).

6. Unir a los musulmanes. Hemos visto – alabado sea Allah – solidaridad entre los musulmanes que han adoptado la misma postura a pesar de las diferencias de países e idiomas.

7. Ha quedado en evidencia que algunos medios de comunicación están enfrentados con el Islam. En cuanto ese periódico buscó la ayuda de sus pares, todos se pusieron de pie para apoyarlo se alentaron unos a otros para publicar esos dibujos en sus periódicos.

8. Algunos musulmanes convocaron a estas personas al Islam para mostrarles la verdadera imagen de esta religión. Hemos visto musulmanes que se apresuraron a publicar libros en el idioma de estas personas para que salgan de la ceguera y vean las cosas con claridad.

9. La efectividad de los boicots musulmanes contra los productos de quienes trasgredieron contra el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) ha quedado demostrada. Su nación no respondió a ninguno de los pedidos oficiales o políticos, incluso en los niveles más altos, pero solo unos días después de comenzado el boicot, el periódico y su editor en jefe tuvo que pedir disculpas y cambiar el tono, por lo que los musulmanes también suavizaron su postura.

Esta parece ser la nueva arma pacífica que los musulmanes pueden utilizar para conseguir el respeto que se merecen, sin caer en la violencia y el delito personal.

10. Se envió un claro mensaje a Occidente: Que los musulmanes nunca aceptarán ver a nuestra religión insultada o humillada, ni ninguna trasgresión contra nuestro Mensajero (la paz y las bendiciones de Allah sean con él). Todos lo defenderemos.

Tercero:

En cuanto a nuestro papel en ante los insultos y las burlas al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):

1. Debemos denunciarlo con fuerza, cada uno según sus posibilidades, enviando cartas y artículos, llamando por teléfono, y reclamando ante sus autoridades, departamentos de asuntos externos y ante la prensa.

2. Debemos exigir una disculpa clara y sincera, no un engaño o una justificación del crimen cometido. No queremos una disculpa por mostrar una falta de respeto contra los musulmanes; queremos una admisión del error y una disculpa por ese error.

3. Debemos exigir que se castigue judicialmente por ese crimen de injuria y daño moral.

4. También debemos exigir que los gobiernos detengan las agresiones malintencionadas contra el Islam y los musulmanes.

5. Debemos traducir libros que llamen al Islam.

6. Debemos comprar tiempo en programas de radio y televisión para defender al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), los cuales deben ser conducidos por personas capaces y de conocimiento bien fundado, que sepan cómo hablar de manera convincente, las cuales abundan, alabado sea Allah.

7. Debemos escribir artículos con palabras claras y fuertes para publicar en revistas, periódicos y sitios web en diversos idiomas.

8. Respecto a boicotear sus productos, si el boicot tiene algún efecto en ellos – que es lo que realmente sucede – entonces hay que hacerlo y buscar otras compañías alternativas cuyos dueños sean musulmanes.

9. Debemos resistir este malicioso ataque contra el Islam y su Profeta; destacando la belleza del Islam y su razonamiento sensato.

10. Debemos apegarnos a la Sunnah y la guía del Profeta Muhámmad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) en todas las cosas, y ser pacientes al hacerlo.

“Si sois pacientes y teméis a Allah, sus intrigas no os harán ningún daño. Allah sabe bien lo que hacen”. [3:120]

11. Debemos esforzarnos por llamar a estas personas, pues si bien las vemos a través de un cristal de enojo y disgusto, también debemos verlas con compasión, pues realmente ignoran la realidad del Islam, por lo que debemos llamarlos al Islam por piedad y compasión para con ellos.

Le pedimos a Allah que apoye a Sus amigos cercanos y humille a Sus enemigos.

“Y todos los asuntos son como Allah lo dispone, pero la mayoría de los hombres lo ignoran”. [12:21]

Que Allah envíe sus bendiciones y la paz a nuestro Profeta Muhámmad.

Y Allah sabe mejor.


[1] Ver libro Al-Saarim al-Maslul (p. 116-117)

[2] Libro Sharh al-‘Aqidah al-Asfahaaniyyah del Sheik al-Islam Ibn Taymiyah (que Allah tenga piedad de él).

 
Retroalimantación