Descripción

Un shi’ah duodecimano me lanzó un argumento capcioso durante una discusión, afirmando que Fátima (que Dios esté complacido con ella) era infalible, basándose en las palabras del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Fátima es parte de mí y quien la ofende, me ofende a mí”. El shi’ah dijo que el enojo de Fátima era parte del enojo del Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), y que el enojo del Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) era parte del enojo de Dios mismo, por lo tanto Fátima no se podía enojar por una razón inválida, y en conclusión, ella era infalible. ¿Cómo puede uno responder a esto?

Retroalimantación