Descripción

Relató Abu Al-’Abbas, ’Abdullah Ibn ’Abbas que un día montando detrás del Profeta me dijo: ¡Oh joven!, He de enseñarte unas palabras: Protege a Alá, que él te protegerá. Protege a Alá y lo encontrarás ante ti. Si has de pedir algo, pídeselo a Alá, y si necesitas ayuda, acude a Alá, y sabe que si toda la gente se reuniera para beneficiarte en algo, no te beneficiarían excepto en lo que Alá haya destinado para ti, y si se reunieran para perjudicarte en algo, no te perjudicarían salvo con algo que Alá haya destinado sobre ti. Las plumas (calamos) se han levantado y las hojas se han secado”.
En otro relato dice: “Protege a Alá, lo encontrarás ante ti, acuérdate de Alá en el bienestar que él se acordará de ti cuando estés en dificultades. Y sabe que en lo que has fracasado no podía haberte tocado. Y que lo que te ha tocado no podrías haber fracasado. Y sabe que la victoria llega con la paciencia, que el alivio viene luego del inconveniente y que con la dificultad surge la facilidad”. Transmitido por Tirmidhi, quien dijo que es un Hadiz Hasan-Sahih (aceptable y auténtico)

Retroalimantación