<     >  

72 - Los Genios ()

|

(1) [¡Oh, Mujámmad!] Di: "Me ha sido revelado que un grupo de yinnes dijeron al escuchar [la recitación del Corán]: ‘Hemos oído una recitación maravillosa

(2) que guía al sendero recto. Creemos en la recitación y no caeremos en la idolatría adorando a otro que Dios.

(3) Él, exaltada sea Su grandeza, no ha tomado compañera ni hijo.

(4) No obstante, un malvado entre nosotros decía falsedades acerca de Dios.

(5) Nosotros creíamos que ni los seres humanos ni los yinnes dirían mentiras acerca de Dios,

(6) pero había seres humanos que solicitaban protección a los yinnes, siendo que ellos solo acrecentaban su desvío.

(7) Ellos pensaban, como piensan ustedes, que Dios no iba a resucitar a nadie [de su tumba].

(8) Quisimos acceder al cosmos pero lo encontramos lleno de guardianes severos y meteoritos
Para castigar a los yinnes que quisieran robar las revelaciones que Dios hace a los ángeles.

(9) a pesar que buscábamos posiciones apropiadas del cosmos para escuchar [la revelación], pero todo aquel que intenta ahora escuchar encuentra un meteoro que le acecha.

(10) Y [ahora sabemos que los seres creados] no podemos saber si se ha destinado algún mal para quienes están en la Tierra o si su Señor quiere guiarlos.

(11) Entre nosotros hay quienes son virtuosos [creyentes] y quienes no lo son. Seguimos caminos diferentes.

(12) Sabemos que no podremos escapar de Dios en la Tierra ni huir de Él.

(13) Pero cuando oímos la guía creímos, pues quien cree en su Señor no tendrá que temer que le mermen sus méritos ni que lo inculpen injustamente.

(14) Entre nosotros [los yinnes] hay quienes aceptaron el Islam, pero también hay quienes se apartaron del sendero recto. Los que aceptaron el Islam son los que siguen la guía verdadera.

(15) Los que rechazaron el sendero recto, en cambio, serán combustible para el Infierno’".

(16) Pero si hubieran seguido el sendero recto les habría dado de beber de la abundancia,

(17) para probarlos con ella. Porque quien se aparte del recuerdo de su Señor recibirá un castigo penoso.

(18) Los lugares de culto son para adorar solo a Dios, por lo que no deben invocar a nada ni a nadie junto con Dios.
El monoteísmo implica invocar solo a Dios en todos los pedidos y deseos. Siendo idolatría invocar a cualquier otro junto al Dios Creador, ya sea un santo, una virgen, o distintas “manifestaciones” de Dios, como el padre, el hijo o el espíritu santo.

(19) Cuando el siervo de Dios [el Profeta Mujámmad] se levantó para invocarlo, [los yinnes] se agolparon a su alrededor [para oír la recitación].

(20) Diles [oh, Mujámmad]: "Solo invoco a mi Señor y no adoro a otro que Dios".

(21) Diles: "No tengo poder personal para desviarlos ni para guiarlos por el camino recto".

(22) Diles: "Nadie puede protegerme de Dios y no tengo refugio fuera de Él,

(23) solo debo difundir el Mensaje que me ha encargado transmitir". Quien rechace a Dios y a Su Mensajero, sepa que le espera el fuego del Infierno, en el que permanecerá por toda la eternidad.

(24) Y cuando vean lo que se les había prometido sabrán quiénes están realmente desamparados y quiénes son los insignificantes.

(25) Diles: "No sé si está cerca aquello con que se los ha advertido, o si mi Señor le ha fijado un plazo distante.

(26) Él es Quien conoce lo oculto y no permite que nadie acceda a él.

(27) Salvo aquel con quien Él se complace como Mensajero [y le revela asuntos de lo oculto]. Entonces, hace que lo escolten [ángeles] por delante y por detrás

(28) para cerciorarse que ha transmitido los Mensajes de su Señor. Él tiene completo conocimiento de todo cuanto les sucede y lleva la cuenta exacta de todo".

<     >