¡DEJEN HABLAR A LA BIBLIA! ()

 

|

 ¡DEJEN HABLAR A LA BIBLIA!

A los que llevan la verdad en sus corazones y en sus mentes y a los que buscan sinceramente encontrar la verdad, les presento mi libro sobre las Escrituras, un pequeño resumen de mis investigaciones sobre la Biblia.


 Después de haber leído la Biblia...

                Después de haber leído correctamente y completamente la Biblia, he observado que esta contiene lo siguiente:

1.       Textos falsos sobre los Atributos de Dios

2.       Textos falsos sobre los Profetas, quienes son muchas veces acusados de adulterio, fornicación e idolatría

3.       Historias oscuras sobre los detalles físicos de estos

4.       Historias extrañas, como la que habla del árbol que junto a  los otros árboles para elegir un líder entre ellos

Aun así, hay todavía mucha gente que no conoce nada de estos hechos. Los motivos de esta falta de conocimiento son:

·         El gran tamaño de la Biblia, que tiene más de tres mil páginas, lo que hace que para muchas personas sea difícil leerla

·         El hecho de que muchos cristianos nunca han leído la Biblia, pero la revindican por pura tradición

·         La actividad de algunos sacerdotes, que eligen leer a la gente solamente lo que más les conviene

Por eso, antes de empezar a leer este libro, os sugiero:

·         Que os acerquéis al libro con humildad, protegiéndoos de caer en el extremo del fanatismo,  la piedra separadora que Satanás interpone entre la gente y la verdad

·         Que pidáis a Dios que os abra los corazones para que podáis recibir la verdad

·         Que pidamos todos (tanto vosotros, en calidad de lectores, como yo, en calidad de autor) a Dios que nos guie siempre por el Camino Recto de la Verdad...

¡AMÉN!


 EN EL NOMBRE DE ALLAH, EL COMPASIVO, EL MISERICORDIOSO

PRÓLOGO

Todas las alabanzas son para Allah el Grandísimo y que todas las bendiciones de Allah sean sobre Su Profeta, Muhammad, sobre su familia, sus compañeros y sobre toda la gente que sigue Su Camino Recto; que Allah Todopoderoso se apiade de ellos en el Último Día. ¡Amén!

                Te puedes preguntar: ¿Cómo puedo saber si este libro sigue en su totalidad la Palabra de Dios? ¿Cómo puedo saber cuál de los muchos “Libros Santos” es el verdadero? ¿Es el “Libro Santo” en el que yo creo el verdadero o es falso?

                ¿Cómo puedo seguir creyendo en una religión si el “Libro Santo“ que usa es falso?

                ¿Cómo puede ser una fe verdadera cuando la falsedad abunda en su libro, un libro lleno de errores, contradicciones e historias fabricadas, escritas por el hombre?

                Solamente tengo que leer este libro para saber si es o no la Palabra de Dios.

                Pero, ¿cómo podría yo juzgar justamente este libro si no estoy dispuesto a aceptar ninguna crítica sobre él?

                ¿Soy verdaderamente un buscador de la verdad, o soy el enemigo de la verdad?

                Para poder resolver este problema, un buscador de la verdad tiene que tener una vista clara y una mente despejada y tiene que cumplir los siguientes requisitos:

·         Que tenga una actitud inteligente, científica y atenta

·         Que tenga el deseo de encontrar la verdad, sin importar las consecuencias

·         Que tenga una mente abierta, lejos de cualquier prejuicio

Un buscador de la verdad tendría que temer la falsedad, apoyar la verdad y comprometerse a encontrarla. Así que:

1.       Volved sinceramente a Dios y pedidle que nos guie a todos en el Camino Recto, para poder encontrar la verdad.

2.       Pensad lo mucho que necesitamos una firme visión de la verdad y un firme compromiso de encontrarla. También, pensad lo mucho que necesitamos que Dios nos guie en el Camino Recto para poder encontrar la verdad.

Todo esto es muy importante, ya que sin la ayuda de Dios nadie podrá encontrar nunca la verdad.

No hay ninguna duda sobre el hecho de que la verdadera religión de Dios no es difícil de encontrar. Verdaderamente, esta se encuentra justo delante de nosotros. Sino, en el Último Día, la gente gritaría: “Oh, Dios, ¿has mandado tu Libro Santo para que abandonemos la falsa religión?”

Nuestra obligación es hacer todo lo que podamos para asegurarnos el éxito en la otra Vida. Competimos uno con otro, esforzándonos e intentando mejorar nuestra vida terrenal, queriendo vivir al máximo cada momento de nuestra vida aquí en la Tierra. ¿Porque no esforzarnos igual para conseguir el Paraíso? El Paraíso es el sitio en que ningún hombre va a sufrir, donde nadie muere, nadie se cansa y nadie enferma, el sitio cuyas maravillas son desconocidas para los hombres.

¿Qué pasa con la gente que no se esfuerza en conseguir la vida en el Paraíso? ¿No es verdad que en el Último Día la gente va a ser dividida en creyentes e infieles? Unos van a ir hacia el Paraíso y los otros hacia el Infierno. Entonces, ¿porque la gente no se preocupa por la otra Vida, por el descanso eterno? No nos olvidemos que tanto el Paraíso como el Infierno son eternos.

Imaginaos que estáis al borde de la muerte, contando los últimos latidos del corazón, despidiéndoos de vuestra querida vida, sabiendo que no estáis en el Camino Recto que todavía estáis siguiendo una falsa religión, que no contenta a Dios. Pensad en este momento, cuando va a ser demasiado tarde en arrepentirse. No existe salvación para los que no siguen la verdadera religión.

Encontrar la verdadera fe es una gran prueba que hay que pasar. Este tendría que ser el único objetivo de nuestra vida: buscar la verdad y no rendirse frente las pruebas que nos da la vida. Tendríamos que esforzarnos empezando de YA, con gran sinceridad y muy en serio, porque mañana puede ser demasiado tarde.

Para encontrar fácilmente la verdad, hay que seguir las siguientes normas sencillas:

1.       Sed sinceros y correctos, buscando solo la verdad y nada más

2.       Pedidle constantemente a Dios que os abra los corazones a la verdad, y que no se os olvide que vuestros corazones están en manos de Dios y Él puede cambiar lo que hay en ellos y sabe las intenciones de cada uno

Dios sabe cuándo estáis buscando la verdad sinceramente y por eso Él os abre los corazones hacia la Luz. Él sabe cuándo actuáis falsamente, y entonces os abre el camino hacia la oscuridad, cerrando vuestras mentes y vuestros corazones.

Nuestro mayor problema hoy en día no es que no leemos, pero que nos sentimos orgullosos de nosotros mismos sin razón. Nos inclinamos hacia el fanatismo y buscamos escusas con mentiras. Algunos, aunque vean que una cosa es negra, dicen que es blanca. Otros se aferran fuertemente a la religión de sus padres, solamente porque es la religión de su familia. Por eso, la religión ha llegado  a ser un bien heredado, como el dinero, las casas o los muebles.

Algunas veces, la gente lee solo por leer, sin ninguna intención de obtener algún beneficio y aunque saben que tienen que pedir a Dios orientación, no lo hacen. Por eso, cuando leemos tenemos que prepararnos para encontrar la verdad y cambiar nuestras ideas en función de lo que encontramos. Esta es la única modalidad de beneficiarnos de lo que leemos.

La verdad puede chocarte cuando la descubres, puede tener un peso enorme o puede ser muy amarga, pero eso no cambio el hecho de que hay que aceptarla tal como está. Tienes que pensar bien antes de rechazarla y ser consciente de que si no tienes paciencia en afrontar la verdad ahora, tampoco vas a tener paciencia para afrontar el castigo de la otra Vida.

¡Piensa en esto! ¡Mañana vas a lamentar muchísimo tu elección de hoy! ¿Cuál va a ser tu reacción?

No te dejes engañar por las dulces palabras de gente que intenta dominar tu mente, diciéndote: “¡Espera para la recompensa del Último Día, espera la nube que va a llevarte al Paraíso, solamente por haber creído que este hombre es Dios!”

La era del conocimiento no ha logrado destruir el fanatismo...

En el pasado, las ideas eran ligadas a los que las creaban, sobre todo si este era un gran filósofo o pensador. En este caso, sus ideas eran aceptadas, y las nuevas ideas rechazadas, siendo consideradas falsas. Se dice que una persona conocida tiene grandes ideas y una persona insignificante tiene ideas inútiles.

Nos equivocamos si pensamos que el fanatismo ha existido solo en el pasado, que es algo que no existe en nuestra época. Nos equivocamos si pensamos que el fanatismo no tiene lugar en nuestra era moderna y que el modernismo ha hecho que la gente sea razonable y tenga la mente abierta. Nos encontramos en el siglo 21, el siglo de la inteligencia y del intelecto, cuando ya conocemos que volver a la verdad es mejor que quedarse en la mentira. En realidad, el fanatismo está todavía entre nosotros. Hay gente que esconde sus corazones detrás de unas piedras, cierran sus ojos y se tapan las orejas, negando cualquier tipo de conocimiento. Ellos son sordos, mudos y ciegos. Esta gente no quiere escuchar la verdad y tampoco dejan a otros escucharla.

 INICIALES PARA LAS DIFERENTES VERSIONES DE LA BIBLIA

R.S.V.       Versión Estándar Revisada (Engl)

K.J.V.        Versión del Rey James (Engl)

N.I.V.        Nueva Versión Internacional (Engl)

L.B.V.        Versión de la Biblia Viviente (Engl)

G.N.B.       La Biblia de la Buena Nueva (Engl)

 LEYENDA DE COLORES

AZUL – PÁRRAFOS DE LA BIBLIA

GRANATA – PÁRRAFOS DEL CORÁN

VERDE – HADICES (PALABRAS DEL PROFETA MUHAMMAD – LA PAZ Y LAS BENDICIONES DE ALLAH SOBRE ÉL)

 CASOS DE INCESTO

 LOS PROFETAS DESNUDOS

“Y bebió del vino Noé, y se embriagó, y estaba descubierto en medio de su tienda. Y Chan, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre.” (Génesis, 9:21-22).

“... y también vino sobre Samuel el espíritu de Dios, e iba profetizando, hasta que llegó a Najo en Rama. Y él también se desnudó sus vestidos, y profetizó igualmente delante de Samuel...” (I Samuel, 19:23-24)

“...y saliendo Michel a recibir a David, dijo: ¡Cuán honrado ha sido hoy el rey de Israel, desnudándose hoy delante de las criadas de sus siervos, como se desnudara un juglar!” (II Samuel, 6:20)

“Y María la profetisa, hermana de Aarón, tomó un pandero en su mano, y todas las mujeres salieron en pos de ella con panderos y danzas.” (Éxodo, 15:20)

 LOS ESPOSOS ADÚLTEROS

“Y el espíritu de Jehová cayó sobre Sansón, y descendió á Ascalón, e hirió treinta hombres de ellos.” (Jueces, 14:19)

“Después, Sansón encendiendo las teas, echó las zorras en los sembrados de los Filisteos, y quemó hacinas y mieses, y viñas y olivares.” (Jueces, 15:5)

“Y fue Sansón a Gaza, y vio allí una mujer ramera, y entró a ella.” (Jueces, 16:1).

 LAS HIJAS DE LOT COMETEN INCESTO CON ÉL

“Empero Lot subió de Zar, y asentó en el monte, y sus dos hijas con él; porque tuvo miedo de quedar en Zar, y se alojó en una cueva él y sus dos hijas. Entonces la mayor dijo a la menor: Nuestro padre es viejo, y no queda varón en la tierra que entre a nosotras conforme a la costumbre de toda la tierra: Ven, demos a beber vino a nuestro padre, y durmamos con él, y conservaremos de nuestro padre generación. Y dieron a beber vino a su padre aquella noche: y entró la mayor, y durmió con su padre; mas él no sintió cuándo se acostó ella, ni cuándo se levantó. El día siguiente dijo la mayor a la menor: He aquí yo dormí la noche pasada con mi padre; démosle a beber vino también esta noche, y entra y duerme con él, para que conservemos de nuestro padre generación. Y dieron a beber vino a su padre también aquella noche: y se levantó la menor, y durmió con él; pero no echó de ver cuándo se acostó ella, ni cuándo se levantó. Y concibieron las dos hijas de Lot, de su padre.” (Génesis, 19:30-36).

 JUDÁ COMETIÓ INCESTO CON SU NUERA

“Y fue dado aviso a Tamara, diciendo: He aquí tu suegro sube a Timnath a trasquilar sus ovejas. Entonces quitó ella de sobre sí los vestidos de su viudez, y se cubrió con un velo, y se arrebozó, y se puso a la puerta de las aguas que están junto al camino de Timnath; porque veía que había crecido Sela, y ella no era dada a él por mujer. Y la vio Judá, y la tuvo por ramera, porque había ella cubierto su rostro. Y se apartó del camino hacia ella, y le dijo: Eh, pues, ahora entraré a ti; porque no sabía que era su nuera; y ella dijo: ¿Qué me has de dar, si entrares a mí? Él respondió: Yo te enviaré del ganado un cabrito de las cabras. Y ella dijo: Hazme de dar prenda hasta que lo envíes. Entonces él dijo: ¿Qué prenda te daré? Ella respondió: Tu anillo, y tu manto, y tu bordón que tienes en tu mano. Y él se los dio, y entró a ella, la cual concibió de él. Y se levantó, y se fue: y se quitó el velo de sobre sí, y se vistió las ropas de su viudez. Y Judá envió el cabrito de las cabras por mano de su amigo el Adullamita, para que tomase la prenda de mano de la mujer; mas no la halló. Y preguntó a los hombres de aquel lugar, diciendo: ¿Dónde está la ramera de las aguas junto al camino? Y ellos le dijeron: No ha estado aquí ramera. Entonces él se volvió a Judá, y dijo: No la he hallado; y también los hombres del lugar dijeron: Aquí no ha estado ramera. Y Judá dijo: Tómeselo para sí, porque no seamos menospreciados: he aquí yo he enviado este cabrito, y tú no la hallaste. Y acaeció que al cabo de unos tres meses fue dado aviso a Judá, diciendo: Tamara tu nuera ha fornicado, y aun cierto está preñada de las fornicaciones. Y Judá dijo: Sacadla, y sea quemada. Y ella cuando la sacaban, envió a decir a su suegro: Del varón cuyas son estas cosas, estoy preñada: y dijo más: Mira ahora cuyas son estas cosas, el anillo, y el manto, y el bordón.” (Génesis, 38:13-25).

 DAVID MANTUVO RELACIONES INTIMAS CON LA MUJER DE SU VECINO

“Y acaeció que levantándose David de su cama a la hora de la tarde, se paseaba por el terrado de la casa real, cuando vio desde el terrado una mujer que se estaba lavando, la cual era muy hermosa. Y envió David a preguntar por aquella mujer, y le dijeron: Aquella es Bath-sheba hija de Eliam, mujer de Uría Heteo. Y envió David mensajeros, y la tomó: y así que hubo entrado a él, él durmió con ella. Se purificó luego ella de su inmundicia, y se volvió a su casa. Y concibió la mujer, y lo envió a hacer saber a David, diciendo: Yo estoy embarazada. Entonces David envió a decir á Joab: Envíame a Uría Heteo. Y lo envió Joab a David. Y como Uría vino a él, le preguntó David por la salud de Joab, y por la salud del pueblo, y asimismo de la guerra. Después dijo David a Uría: Desciende a tu casa, y lava tus pies. Y saliendo Uría de casa del rey, vino tras de él comida real. Más Uría durmió a la puerta de la casa del rey con todos los siervos de su señor, y no descendió a su casa. E hicieron saber esto a David, diciendo: Uría no ha descendido a su casa. Y dijo David a Uría: ¿No has venido de camino? ¿Por qué pues no descendiste a tu casa? Y Uría respondió a David: El arca, e Israel y Judá, están debajo de tiendas; y mi señor Joab, y los siervos de mi señor sobre el haz del campo: ¿y había yo de entrar en mi casa para comer y beber, y a dormir con mi mujer? Por vida tuya, y por vida de tu alma, que yo no haré tal cosa. Y David dijo a Uría: Estate aquí aún hoy, y mañana te despacharé. Y se quedó Uría en Jerusalén aquel día y el siguiente. Y David lo convidó, y le hizo comer y beber delante de sí, hasta embriagarlo. Y él salió a la tarde a dormir en su cama con los siervos de su señor; mas no descendió a su casa. Venida la mañana, escribió David a Joab una carta, la cual envió por mano de Uría. Y escribió en la carta, diciendo: Poned a Uría delante de la fuerza de la batalla, y desamparadle, para que sea herido y muera. Así fue que cuando Joab cercó la ciudad, puso a Uría en el lugar donde sabía que estaban los hombres más valientes. Y saliendo luego los de la ciudad, pelearon con Joab, y cayeron algunos del pueblo de los siervos de David; y murió también Uría Heteo. Entonces envió Joab, e hizo saber a David todos los negocios de la guerra. Y mandó al mensajero, diciendo: Cuando acabares de contar al rey todos los negocios de la guerra, si el rey comenzare a enojarse, y te dijere: ¿Por qué os acercasteis a la ciudad peleando? ¿No sabíais lo que suelen arrojar del muro?  ¿Quién hirió a Abimelech hijo de Jerobaal? ¿No echó una mujer del muro un pedazo de una rueda de molino, y murió en Tebas? ¿Por qué os llegasteis al muro?: entonces tú le dirás: También tu siervo Uría Heteo es muerto. Y fue el mensajero, y llegando, contó a David todas las cosas a que Joab le había enviado. Y dijo el mensajero a David: Prevalecieron contra nosotros los hombres, que salieron a nosotros al campo, bien que nosotros les hicimos retroceder hasta la entrada de la puerta; Pero los flecheros tiraron contra tus siervos desde el muro, y murieron algunos de los siervos del rey; y murió también tu siervo Uría Heteo. Y David dijo al mensajero: Dirás así a Joab: No tengas pesar de esto, que de igual y semejante manera suele consumir la espada: esfuerza la batalla contra la ciudad, hasta que la rindas. Y tú aliéntale. Y oyendo la mujer de Uría que su marido Uría era muerto, hizo duelo por su marido. Y pasado el luto, envió David y la recogió a su casa: y fue ella su mujer, y le parió un hijo. Mas esto que David había hecho, fue desagradable a los ojos de Jehová.” (II Samuel, 11:2-27)

 DIOS CASTIGA A DAVID

(Dios ha castigado a David por intermedio de su hijo y de su hija, y no de sus mujeres, como veremos en el siguiente párrafo.)      

“¿Por qué pues tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Uría Heteo heriste a cuchillo, y tomaste por tu mujer a su mujer, y a él mataste con el cuchillo de los hijos de Ammón. Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada; por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Uría Heteo para que fuese tu mujer. Así ha dicho Jehová: He aquí yo levantaré sobre ti el mal de tu misma casa, y tomaré tus mujeres delante de tus ojos, y las daré a tu prójimo, el cual yacerá con tus mujeres a la vista de este sol. Porque tú lo hiciste en secreto; mas yo haré esto delante de todo Israel, y delante del sol.” (II Samuel, 12:9-12).

 EL HIJO DE DAVID COMETIÓ INCESTO CON SU HERMANA

“Aconteció después de esto, que teniendo Absalón hijo de David una hermana hermosa que se llamaba Tamara, se enamoró de ella Amón hijo de David. Y estaba Amón angustiado hasta enfermar, por Tamara su hermana: porque por ser ella virgen, parecía a Amón que sería cosa dificultosa hacerle algo. Amón tenía un amigo que se llamaba Jonadab, hijo de Simea, hermano de David: y era Jonadab hombre muy astuto. Y éste le dijo: Hijo del rey, ¿por qué de día en día vas así enflaqueciendo? ¿No me lo descubrirás a mí? Y Amón le respondió: Yo amo a Tamara la hermana de Absalón mi hermano. Y Jonadab le dijo: Acuéstate en tu cama, y finge que estás enfermo; y cuando tu padre viniere a visitarte, dile: te ruego que venga mi hermana Tamara, para que me conforte con alguna comida, y aderece delante de mí alguna vianda, para que viendo yo, la coma de su mano. Se acostó pues Amón, y fingió que estaba enfermo, y vino el rey: a visitarle: y dijo Amón al rey: Yo te ruego que venga mi hermana Tamara, y haga delante de mí dos hojuelas, que coma yo de su mano. Y David envió a Tamara a su casa, diciendo: Ve ahora a casa de Amón tu hermano, y hazle de comer.

Y fue Tamara a casa de su hermano Amón, el cual estaba acostado; y tomó harina, y amasó e hizo hojuelas delante de él, y las aderezó. Tomó luego la sartén, y las sacó delante de él: más él no quiso comer. Y dijo Amón: Echad fuera de aquí a todos. Y todos se salieron de allí. Entonces Amón dijo a Tamara: Trae la comida a la alcoba, para que yo coma de tu mano. Y tomando Tamara las hojuelas que había aderezado, las llevó a su hermano Amón a la alcoba. Y como ella se las puso delante para que comiese, él trabó de ella, diciéndole: Ven, hermana mía acuéstate conmigo. Ella entonces le respondió: No, hermano mío, no me hagas fuerza; porque no se ha de hacer así con Israel. No hagas tal desacierto. Porque, ¿dónde iría yo con mi deshonra? Y aun tú serías estimado como uno de los perversos en Israel.  Te ruego pues ahora que hables al rey, que no me negará a ti. Mas él no la quiso oír; antes pudiendo más que ella la forzó, y se echó con ella.” (II Samuel, 13:1-14).

 ¡TOMA UN RAMERA POR ESPOSA!

“Y dijo Jehová a Oseas: Ve, tómate una mujer fornicaria, e hijos de fornicaciones: porque la tierra se dará a fornicar apartándose de Jehová.” (Oseas, 1:2).

“Y acaeció, morando Israel en aquella tierra, que fue Rubén y durmió con Bilha la concubina de su padre; lo cual llegó a entender Israel.” (Génesis, 35:22).

“Rubén, tú eres mi primogénito, mi fortaleza, y el principio de mi vigor; Principal en dignidad, principal en poder. Corriente como las aguas, no seas el principal; Por cuanto subiste al lecho de tu padre: Entonces te envileciste, subiendo a mi estrado.” (Génesis, 49:3-4).

 PROFETAS PAGANOS

“Y tuvo setecientas mujeres reinas, y trescientas concubinas; y sus mujeres torcieron su corazón. Y ya que Salomón era viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos; y su corazón no era perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de su padre David.” (I Reyes, 11:3-4).

“Y Aarón les dijo: Apartad los zarcillos de oro que están en las orejas de vuestras mujeres, y de vuestros hijos, y de vuestras hijas, y traédmelos. Entonces todo el pueblo apartó los zarcillos de oro que tenían en sus orejas, y se los trajeron a Aarón: El cual los tomó de las manos de ellos, y lo formó con buril, e hizo de ello un becerro de fundición. Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto.” (Éxodo, 32:2-4).

 LITERATURA SEXUAL EN LA BIBLIA

“Vi entre los simples, Consideré entre los jóvenes, Un mancebo falto de entendimiento, El cual pasaba por la calle, junto a la esquina de aquella, e iba camino de su casa, a la tarde del día, ya que oscurecía, en la oscuridad y tiniebla de la noche. Y he aquí, una mujer que le sale al encuentro con atavío de ramera, astuta de corazón, alborotadora y rencillosa, sus pies no pueden estar en casa; unas veces de fuera, o bien por las plazas, acechando por todas las esquinas. Y traba de él, y bésalo; Desvergonzó su rostro, y le dijo: Sacrificios de paz había prometido, Hoy he pagado mis votos; Por tanto he salido a encontrarte, buscando diligentemente tu rostro, y te he hallado. Con paramentos he ataviado mi cama, recamados con cordoncillo de Egipto. He sahumado mi cámara con mirra, áloes, y cinamomo. Ven, embriaguémonos de amores hasta la mañana; Alegrémonos en amores. Porque el marido no está en casa, se ha ido a un largo viaje: El saco de dinero llevó en su mano; El día señalado volverá a su casa. Lo rindió con la mucha suavidad de sus palabras, le obligó con la blandura de sus labios. Se va en pos de ella luego, cómo va el buey al degolladero, y como el loco a las prisiones para ser castigado; Como el ave que se apresura al lazo, y no sabe que es contra su vida, hasta que la saeta traspasó su hígado.” (Proverbios, 7:7-23).

“Mi amado es para mí un manojito de mirra, que reposa entre mis pechos. Racimo de copher en las viñas de Engadi es para mí mi amado. He aquí que tú eres hermosa, amiga mía; He aquí que eres bella: tus ojos de paloma.” (Cantares, 1:13-15).

“Por las noches busqué en mi lecho al que ama mi alma: lo busqué, y no lo hallé. Me levantaré ahora, y rodearé por la ciudad; Por las calles y por las plazas buscaré al que ama mi alma: lo busqué, y no lo hallé. Me hallaron los guardas que rondan la ciudad, y les dije: ¿Habéis visto al que ama mi alma? Pasando de ellos un poco, hallé luego al que mi alma ama: Trabé de él, y no lo dejé, hasta que lo metí en casa de mi madre, y en la cámara de la que me engendró. Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, por las gamas y por las ciervas del campo, que no despertéis ni hagáis velar al amor, hasta que quiera.” (Cantares, 3:1-5).

 CANTARES – EL LIBRO DEL FLIRTEO

“He aquí que tú eres hermosa, amiga mía, he aquí que tú eres hermosa; Tus ojos entre tus guedejas como de paloma; Tus cabellos como manada de cabras, Que se muestran desde el monte de Galaad. Tus dientes, como manadas de trasquiladas ovejas, que suben del lavadero, todas con crías mellizas, y ninguna entre ellas estéril. Tus labios, como un hilo de grana, y tu habla hermosa; tus sienes, como cachos de granada a la parte adentro de tus guedejas. Tu cuello, como la torre de David, edificada para muestra; mil escudos están colgados de ella, todos escudos de valientes. Tus dos pechos, como dos cabritos mellizos de gama, Que son apacentados entre azucenas.” (Cantares, 4:1-5).

“Tenemos una pequeña hermana, Que no tiene pechos: ¿Qué haremos a nuestra hermana cuando de ella se hablare? Si ella es muro, edificaremos sobre él un palacio de plata: y si fuere puerta, la guarneceremos con tablas de cedro. Yo soy muro, y mis pechos como torres, desde que fui en sus ojos como la que haya paz.” (Cantares, 8:8-10)

 ¡DISFRUTEN CON ELLAS!

“Sea bendito tu manantial; y alégrate con la mujer de tu mocedad. Como cierva amada y graciosa corza, sus pechos te satisfagan en todo tiempo; y en su amor recréate siempre.” (Proverbios, 5:18-19).

 EL LENGUAJE OBSCENO DE EZEQUIEL

“Y fue a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo del hombre, notifica a Jerusalén sus abominaciones, y di: así ha dicho el Señor Jehová sobre Jerusalén: tu habitación y tu raza fue de la tierra de Canaán; tu padre Amorreo, y tu madre Hetea. Y cuanto a tu nacimiento, el día que naciste no fue cortado tu ombligo, ni fuiste lavada con aguas para atemperarte, ni salada con sal, ni fuiste envuelta con fajas. No hubo ojo que se compadeciese de ti, para hacerte algo de esto, teniendo de ti misericordia; sino que fuiste echada sobre el haz del campo, con menosprecio de tu vida, en el día que naciste. Y yo pasé junto a ti, y te vi sucia en tus sangres, y te dije: en tus sangres, vive; vive, te dije, en tus sangres. En millares como la hierba del campo te puse, y fuiste aumentada y engrandecida, y viniste a ser adornada grandemente; los pechos te crecieron, y tu pelo brotó; mas tú estabas desnuda y descubierta. Y pasé yo junto a ti, y te miré, y he aquí que tu tiempo era tiempo de amores; y extendí mi manto sobre ti, y cubrí tu desnudez; y te di juramento, y entré en concierto contigo, dice el Señor Jehová, y fuiste mía: Y te lavé con agua, y lavé tus sangres de encima de ti, y te ungí con aceite; Y te vestí de bordado, y te calcé de tejón, y te ceñí de lino, y te vestí de seda. Y te atavíe con ornamentos, y puse ajorcas en tus brazos, y collar a tu cuello; Y puse joyas sobre tus narices, y zarcillos en tus orejas, y diadema de hermosura en tu cabeza. Y fuiste adornada de oro y de plata, y tu vestido fue lino, y seda, y bordado; comiste flor de harina de trigo, y miel, y aceite; y fuiste hermoseada en extremo, y has prosperado hasta reinar. Y te salió nombradía entre las gentes a causa de tu hermosura; porque era perfecta, a causa de mi hermosura que yo puse sobre ti, dice el Señor Jehová. Mas confiaste en tu hermosura, y fornicaste a causa de tu nombradía, y derramaste tus fornicaciones a cuantos pasaron; suya eras. Y tomaste de tus vestidos, y te hiciste diversos altos lugares, y fornicaste en ellos: cosa semejante no vendrá, ni será así. Tomaste asimismo los vasos de tu hermosura de mi oro y de mi plata, que yo te había dado y te hiciste imágenes de hombre, y fornicaste con ellas. Y tomaste tus vestidos de diversos colores, y las cubriste; y mi aceite y mi perfume pusiste delante de ellas. Mi pan también, que yo te había dado, la flor de la harina, y el aceite, y la miel, con que yo te mantuve, pusiste delante de ellas para olor suave; y fue así, dice el Señor Jehová. Además de esto, tomaste tus hijos y tus hijas que me habías engendrado, y los sacrificaste a ellas para consumación. ¿Es poco, esto de tus fornicaciones? Y sacrificaste mis hijos, y dístelos a ellas para que los hiciesen pasar por el fuego. Y con todas tus abominaciones y tus fornicaciones no te has acordado de los días de tu mocedad, cuando estabas desnuda y descubierta, cuando estabas envuelta en tu sangre. Y fue que después de toda tu maldad te edificaste alto, y te hiciste altar en todas las plazas: En toda cabeza de camino edificaste tu altar, y tornaste abominable tu hermosura, y abriste tus piernas a cuantos pasaban, y multiplicaste tus fornicaciones. Y fornicaste con los hijos de Egipto, tus vecinos, de grandes carnes; y aumentaste tus fornicaciones para enojarme. Por tanto, he aquí que yo extendí sobre ti mi mano, y disminuí tu provisión ordinaria, y te entregué a la voluntad de las hijas de los Filisteos que te aborrecen, las cuales se avergüenzan de tu camino deshonesto. Fornicaste también con los hijos de Asur por no haberte hartado; y fornicaste con ellos, y tampoco te hartaste. Multiplicaste asimismo tu fornicación en la tierra de Canaán y de los Caldeos: ni tampoco con esto te hartaste. ¡Cuán inconstante es tu corazón, dice el Señor Jehová, habiendo hecho todas estas cosas, obras de una poderosa ramera, edificando tus altares en cabeza de todo camino, y haciendo tus altares en todas las plazas! Y no fuiste semejante a ramera, menospreciando el salario, sino como mujer adúltera, por cuanto que en lugar de su marido recibe a ajenos. A todas las rameras dan dones; mas tú diste tus dones a todos tus enamorados; y les diste presentes, porque entrasen a ti de todas partes por tus fornicaciones. Y ha sido en ti al contrario de las mujeres en tus fornicaciones, ni nunca después de ti será así fornicado; porque en dar tú dones, y no ser dados dones a ti, ha sido al contrario. Por tanto, ramera, oye palabra de Jehová: Así ha dicho el Señor Jehová: Por cuanto han sido descubiertas tus vergüenzas, y tu confusión ha sido manifestada a tus enamorados en tus fornicaciones; y a los ídolos de tus abominaciones, y en la sangre de tus hijos, los cuales les diste; por tanto, he aquí que yo junto todos tus enamorados con los cuales tomaste placer, y todos los que amaste, con todos los que aborreciste; y los reuniré contra ti alrededor, y les descubriré tu vergüenza, y verán toda tu torpeza. Y yo te juzgaré por las leyes de las adúlteras, y de las que derraman sangre; y te daré en sangre de ira y de celo. Y te entregaré en mano de ellos: y destruirán tu alto, y derribarán tus altares, y te harán desnudar de tus ropas, y se llevarán los vasos de tu gloria, y te dejarán desnuda y descubierta.” (Ezequiel, 16:1-39).

 LA HISTORIA DE LAS DOS HERMANAS RAMERAS

“Hijo del hombre, hubo dos mujeres, hijas de una madre, las cuales fornicaron en Egipto; en sus mocedades fornicaron. Allí fueron apretados sus pechos, y allí fueron estrujados los pechos de su virginidad. Y se llamaban, la mayor, Aholah, y su hermana, Aholibah; las cuales fueron mías, y parieron hijos e hijas. Y se llamaron, Samaria, Aholah; y Jerusalén, Aholibah. Y Aholah cometió fornicación en mi poder: y se prendó de sus amantes, los Asirios sus vecinos, vestidos de cárdeno, capitanes y príncipes, mancebos todos de codiciar, caballeros que andaban a caballo. Y puso sus fornicaciones con ellos, con todos los más escogidos de los hijos de los asirios, y con todos aquellos de quienes se enamoró: se contaminó con todos los ídolos de ellos. Y no dejó sus fornicaciones de Egipto: porque con ella se echaron en su mocedad, y ellos comprimieron los pechos de su virginidad, y derramaron sobre ella su fornicación. Por lo cual la entregué en mano de sus amantes, en mano de los hijos de los asirios, de quienes se había enamorado. Ellos descubrieron sus vergüenzas, tomaron sus hijos y sus hijas, y a ella mataron a cuchillo: y vino a ser de nombre entre las mujeres, pues en ella hicieron juicios. Y lo vio su hermana Aholibah, y estragó su amor más que ella; y sus fornicaciones, más que las fornicaciones de su hermana. Se enamoró de los hijos de los asirios, sus vecinos, capitanes y príncipes, vestidos en perfección, caballeros que andaban a caballo, todos ellos mancebos de codiciar. Y vi que se había contaminado: un camino era el de ambas. Y aumentó sus fornicaciones: pues cuando vio hombres pintados en la pared, imágenes de Caldeos pintadas de color, ceñidos de talabartes por sus lomos, y tiaras pintadas en sus cabezas, teniendo todos ellos parecer de capitanes, a la manera de los hombres de Babilonia, nacidos en tierra de Caldeos, se enamoró de ellos en viéndolos, y les envió mensajeros a la tierra de los Caldeos. Y entraron  a ella los hombres de Babilonia a la cama de los amores, y la contaminaron con su fornicación; y ella también se contaminó con ellos, y su deseo se hartó de ellos. Así hizo patentes sus fornicaciones, y descubrió sus vergüenzas: por lo cual mi alma se hartó de ella, como se había ya hartado mi alma de su hermana. Aun multiplicó sus fornicaciones trayendo en memoria los días de su mocedad, en los cuales había fornicado en la tierra de Egipto. Y se enamoró de sus rufianes, cuya carne es como carne de asnos, y cuyo flujo como flujo de caballos. Así tornaste a la memoria la suciedad de tu mocedad, cuando comprimieron tus pechos en Egipto por los pechos de tu mocedad. Por tanto, Aholibah, así ha dicho el Señor Jehová: He aquí que yo despierto tus amantes contra ti, de los cuales se hartó tu deseo, y yo les haré venir contra ti en derredor; Los de Babilonia, y todos los Caldeos, mayordomos, y príncipes, y capitanes, todos los de Asiria con ellos: mancebos todos ellos de codiciar, capitanes y príncipes, nobles y principales, que montan a caballo todos ellos. Y vendrán sobre ti carros, carretas, y ruedas, y multitud de pueblos. Escudos, y paveses, y capacetes pondrán contra ti en derredor; y yo daré el juicio delante de ellos, y por sus leyes te juzgarán. Y pondré mi celo contra ti, y obrarán contigo con furor; quitarte han tu nariz y tus orejas; y lo que te quedare caerá a cuchillo. Ellos tomarán tus hijos y tus hijas, y tu residuo será consumido por el fuego. Y te desnudarán de tus vestidos, y tomarán los vasos de tu gloria. Y haré cesar de ti tu suciedad, y tu fornicación de la tierra de Egipto: ni más levantarás a ellos tus ojos, ni nunca más te acordarás de Egipto. Porque así ha dicho el Señor Jehová: He aquí, yo te entrego en mano de aquellos que tú aborreciste, en mano de aquellos de los cuales se hartó tu deseo: Los cuales obrarán contigo con odio, y tomarán todo lo que tú trabajaste, y te dejarán desnuda y descubierta: y se descubrirá la torpeza de tus fornicaciones, y tu suciedad, y tus fornicaciones. Estas cosas se harán contigo, porque fornicaste en pos de las gentes, con las cuales te contaminaste en sus ídolos. En el camino de tu hermana anduviste: yo pues pondré su cáliz en tu mano.” (Ezequiel, 23:2-31).

 DIOS OBLIGA A LA GENTE COMETER ADULTERIO

“Ahora pues, oye palabra de Jehová. Tú dices: no profetices contra Israel, ni hables contra la casa de Isaac: por tanto, así ha dicho Jehová: tu mujer fornicará en la ciudad, y tus hijos y tus hijas caerán a cuchillo, y tu tierra será partida por suertes; y tú morirás en tierra inmunda, e Israel será traspasado de su tierra.” (Amós, 7:16-17).

“Los sabios se avergonzaron, se espantaron y fueron presos: he aquí que aborrecieron la palabra de Jehová; ¿y qué sabiduría tienen? Por tanto daré a otros sus mujeres, y sus heredades a quien las posea: porque desde el chico hasta el grande cada uno sigue la avaricia, desde el profeta hasta el sacerdote todos hacen engaño.” (Jeremías, 8:9-10).

“Asimismo dice Jehová: por cuanto las hijas de Sion se ensoberbecen, y andan cuellierguidas y los ojos descompuestos; cuando andan van danzando, y haciendo son con los pies: Por tanto, pelará el Señor la mollera de las hijas de Sion, y Jehová descubrirá sus vergüenzas.” (Isaías, 3:16-17).

“Cuando dijeres en tu corazón: ¿Por qué me ha sobrevenido esto? Por la enormidad de tu maldad fueron descubiertas tus faldas, fueron desnudos tus calcañares.” (Jeremías, 13:22).

“A causa de la multitud de las fornicaciones de la ramera de hermosa gala, maestra de brujerías, que vende las gentes con sus fornicaciones, y los pueblos con sus hechizos. Heme aquí contra ti, dice Jehová de los ejércitos, y descubriré tus faldas en tu cara, y mostraré a las gentes tu desnudez, y a los reinos tu vergüenza.” (Nahúm, 3:4-5).

“Pleitead con vuestra madre, pleitead; porque ella no es mi mujer, ni yo su marido; quite pues sus fornicaciones de su rostro, y sus adulterios de entre sus pechos; No sea que yo la despoje desnuda, y la haga tornar como el día en que nació, y la ponga como un desierto, y la deje como tierra seca, y la mate de sed. Ni tendré misericordia de sus hijos: porque son hijos de fornicaciones. Porque su madre fornicó; la que los engendró fue avergonzada; porque dijo: iré tras mis amantes, que me dan mi pan y mi agua, mi lana y mi lino, mi aceite y mi bebida. Por tanto, he aquí yo cerco tu camino con espinas, y la cercaré con seto, y no hallará sus caminos. Y seguirá sus amantes, y no los alcanzará; los buscará, y no los hallará. Entonces dirá: iré, y me volveré a mi primer marido; porque mejor me iba entonces que ahora. Y ella no reconoció que yo le daba el trigo, y el vino, y el aceite, y que les multipliqué la plata y el oro con que hicieron á Baal. Por tanto yo tornaré, y tomaré mi trigo a su tiempo, y mi vino a su sazón, y quitaré mi lana y mi lino que había dado para cubrir su desnudez. Y ahora descubriré yo su locura delante de los ojos de sus amantes, y nadie la librará de mi mano.” (Oseas, 2:2-10).

EL LENGUAJE BIBLICO

 LA REPUGNANTE ORDEN DADA A EZEQUIEL

“Y comerás pan de cebada cocido debajo de la ceniza; y lo cocerás á vista de ellos con los estiércoles que salen del hombre. Y dijo Jehová: Así comerán los hijos de Israel su pan inmundo, entre las gentes a donde los lanzaré yo. Y dije: ¡ah Señor Jehová! he aquí que mi alma no es inmunda, ni nunca desde mi mocedad hasta este tiempo comí cosa mortecina ni despedazada, ni nunca en mi boca entró carne inmunda. Y me respondió: He aquí te doy estiércoles de bueyes en lugar de los estiércoles de hombre, y dispondrás tu pan con ellos.” (Ezequiel, 4:12-15).

 ELLOS COMEN ESTIÉRCOL Y BEBEN ORINA

“Y Rabsases les dijo: ¿Me ha enviado mi señor a ti y a tu señor para decir estas palabras, y no antes a los hombres que están sobre el muro, para comer su estiércol, y beber el agua de sus pies con vosotros?” (II Reis, 18:27).

 EL TÉRMINO DE “BASTARDO” EN LA BIBLIA

“No entrará bastardo en la congregación de Jehová: ni aun en la décima generación entrará en la congregación de Jehová.” (Deuteronomio, 23:2).

“Más si estáis fuera del castigo, del cual todos han sido hechos participantes, luego sois bastardos, y no hijos.” (Hebreos, 12:8 – K.J.V.)

“Eso significa que no sois hijos, sino bastardos.” (Hebreos, 12:8 – G.N.B)

 ¡COMO RESCATAR A TU ESPOSO!

“Cuando algunos riñeren juntos el uno con el otro, y llegare la mujer del uno para librar a su marido de mano del que le hiere, y metiere su mano y le trabare de sus vergüenzas; la cortarás entonces la mano, no la perdonará tu ojo.” (Deuteronomio, 25:11-12).

 EL MODO DE EXPRESIÓN BÍBLICO

“Para todas las cosas hay sazón, y todo lo que se quiere debajo del cielo, tiene su tiempo: Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; Tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; Tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; Tiempo de esparcir las piedras, y tiempo de allegar las piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de alejarse de abrazar; Tiempo de agenciar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de arrojar; Tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; Tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz.” (Eclesiastés, 3:1-8).

“Mejor es la buena fama que el buen ungüento; y el día de la muerte que el día del nacimiento. Mejor es ir a la casa del luto que a la casa del convite: porque aquello es el fin de todos los hombres; y el que vive parará mientes. Mejor es el enojo que la risa: porque con la tristeza del rostro se enmendará el corazón.”  (Eclesiastés, 7:1-3).

“Y ninguno dice: ¿Dónde está Dios mi Hacedor, Que da canciones en la noche, que nos enseña más que a las bestias de la tierra, y nos hace sabios más que las aves del cielo?” (Job, 35:10-11).

“Y Ana oró y dijo: Mi corazón se regocija en Jehová, mi cuerno es ensalzado en Jehová; Mi boca se ensanchó sobre mis enemigos, por cuanto me alegré en tu salud. No hay santo como Jehová: Porque no hay ninguno fuera de ti; Y no hay refugio como el Dios nuestro.” (I Samuel, 2:1-2).

LAS MUJERES EN LA BIBLIA

 LA MENSTRUACIÓN EN LA BIBLIA

“Y cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su carne, siete días estará apartada; y cualquiera que tocare en ella, será inmundo hasta la tarde. Y todo aquello sobre que ella se acostare mientras su separación, será inmundo: también todo aquello sobre que se sentare, será inmundo. Y cualquiera que tocare a su cama, lavará sus vestidos, y después de lavarse con agua, será inmundo hasta la tarde. También cualquiera que tocare cualquier mueble sobre que ella se hubiere sentado, lavará sus vestidos; se lavará luego a sí mismo con agua, y será inmundo hasta la tarde. Y si estuviere sobre la cama, o sobre la silla en que ella se hubiere sentado, el que tocare en ella será inmundo hasta la tarde. Y si alguno durmiere con ella, y su menstruo fuere sobre él, será inmundo por siete días; y toda cama sobre que durmiere, será inmunda. Y la mujer, cuando siguiere el flujo de su sangre por muchos días fuera del tiempo de su costumbre, o cuando tuviere flujo de sangre más de su costumbre; todo el tiempo del flujo de su inmundicia, será inmunda como en los días de su costumbre. Toda cama en que durmiere todo el tiempo de su flujo, le será como la cama de su costumbre; y todo mueble sobre que se sentare, será inmundo, como la inmundicia de su costumbre. Cualquiera que tocare en esas cosas será inmundo; y lavará sus vestidos, y a sí mismo se lavará con agua, y será inmundo hasta la tarde. Y cuando fuere libre de su flujo, se ha de contar siete días, y después será limpia. Y el octavo día tomará consigo dos tórtolas, o dos palominos, y los traerá al sacerdote, a la puerta del tabernáculo del testimonio: Y el sacerdote hará el uno ofrenda por el pecado, y el otro holocausto; y la purificará el sacerdote delante de Jehová del flujo de su inmundicia.” (Levítico, 15:19-30).

 EL MOTIVO DE LOS DOLORES DEL PARTO

“A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces; con dolor parirás los hijos.” (Génesis, 3:16).

 EL PERIODO POSTPARTO EN LA BIBLIA

“La mujer cuando concibiere y pariere varón, será inmunda siete días; conforme a los días que está separada por su menstruo, será inmunda. Y al octavo día circuncidará la carne de su prepucio. Más ella permanecerá treinta y tres días en la sangre de su purgación: ninguna cosa santa tocará, ni vendrá al santuario, hasta que sean cumplidos los días de su purgación. Y si pariere hembra será inmunda dos semanas, conforme a su separación, y sesenta y seis días estará purificándose de su sangre.” (Levítico, 12:2-5).

 DESPUÉS DE UN CONTACTO SEXUAL

“Y el hombre, cuando de él saliere derramamiento de semen, lavará en aguas toda su carne, y será inmundo hasta la tarde. Y toda vestimenta, o toda piel sobre la cual hubiere el derramamiento del semen, se lavará con agua, y será inmunda hasta la tarde. Y la mujer con quien el varón tuviera ayuntamiento de semen, ambos se lavarán con agua, y serán inmundos hasta la tarde.” (Levítico, 15:16-18).

“Y cuando el sol se pusiere, será limpio.” (Levítico, 22:7).

 EL VELO DE LA MUJER EN LA BIBLIA

“Más toda mujer que ora o profetiza no cubierta su cabeza, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se rayese. Porque si la mujer no se cubre, trasquílese también: y si es deshonesto a la mujer trasquilarse o raerse, cúbrase (Así que cubrirse la cabeza ¡no es una obligación solamente para la mujer musulmana!). Porque el varón no ha de cubrir la cabeza, porque es imagen y gloria de Dios: más la mujer es gloria del varón. Porque el varón no es de la mujer, sino la mujer del varón. Porque tampoco el varón fue criado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. Por lo cual, la mujer debe tener señal de potestad sobre su cabeza, por causa de los ángeles. Más ni el varón sin la mujer, ni la mujer sin el varón, en el Señor. Porque como la mujer es del varón, así también el varón es por la mujer: empero todo de Dios. Juzgad vosotros mismos: ¿es honesto orar la mujer a Dios no cubierta?” (I Corintios, 11:5-13).

“Asimismo también las mujeres, ataviándose en hábito honesto, con vergüenza y modestia; no con cabellos encrespados, u oro, o perlas, o vestidos costosos.” (I Timoteo, 2:9).

 LA MUJER NO ES LA GLORIA DE DIOS

“Porque el varón no ha de cubrir la cabeza, porque es imagen y gloria de Dios: más la mujer es gloria del varón. Porque el varón no es de la mujer, sino la mujer del varón. Porque tampoco el varón fue criado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.” (I Corintios, 11:7-9).

 LA MUJER ES “LA MALDAD”

“Y he aquí, traían un talento de plomo, y una mujer estaba asentada en medio de aquel epha. Y él dijo: Esta es la Maldad; y la echó dentro del epha, y echó la masa de plomo en su boca.” (Zacarías, 5:7-9).

 LA VOZ DE LA MUJER NO TIENE QUE ESCUCHARSE

“Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley dice. Y si quieren aprender alguna cosa, pregunten en casa a sus maridos; porque deshonesta cosa es hablar una mujer en la congregación.” (I Corintios, 14:34-35).

 EL CASAMIENTO FORZADO

“Cuando hermanos estuvieren juntos, y muriere alguno de ellos, y no tuviere hijo, la mujer del muerto no se casará fuera con hombre extraño: su cuñado entrará a ella, y la tomará por su mujer, y hará con ella parentesco.” (Deuteronomio, 25:5).

 ¿QUE PASA SI EL HERMANO DE UN MUERTO RECHAZA LA BODA CON LA MUJER DE ESTE?

“Y si el hombre no quisiere tomar a su cuñada, irá entonces la cuñada suya a la puerta a los ancianos, y dirá: Mi cuñado no quiere suscitar nombre en Israel a su hermano; no quiere emparentar conmigo. Entonces los ancianos de aquella ciudad lo harán venir, y hablarán con él: y si él se levantare, y dijere, no quiero tomarla, se llegará entonces su cuñada a él delante de los ancianos, y le descalzará el zapato de su pie, y le escupirá en el rostro, y hablará y dirá: Así será hecho al varón que no edificare la casa de su hermano. Y su nombre será llamado en Israel: La casa del descalzado.” (Deuteronomio, 25:7-10).

 LAS DUDAS SOBRE EL ÚLTIMO DÍA

“Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?” (Job, 14:14).

“...sobre todas estas cosas te traerá Dios a juicio (El Antiguo Testamento menciona la llegada del Día del Juicio Final solo en un versículo. Dios no amenaza a los creyentes con el Fuego del Infierno, sino que cada vez que no Le obedecen les “confisca” la tierra y se las devuelve cuando se arrepienten, como si la recompensa y el castigo fueran cosas específicas de esta vida.).” (Eclesiastés, 11:9).

LOS FILISTEOS EN LA BIBLIA

“Y fue Sansón y cogió trescientas zorras, y tomando teas, y trabando aquéllas por las colas, puso entre cada dos colas una tea. Después, encendiendo las teas, echó las zorras en los sembrados de los filisteos, y quemó hacinas y mieses, y viñas y olivares.” (Jueces, 15:4-5).

 “Y hallando una quijada de asno fresca, extendió la mano y la tomó, e hirió con ella a mil hombres. Entonces Sansón dijo: con la quijada de un asno, un montón, dos montones; Con la quijada de un asno herí mil hombres.” (Jueces, 15:15-16).

LOS 100 PREPUCIOS: LA DOTE DE DAVID

Cuando David decidió de tomar por esposa a la hija del rey Saúl, este le pidió que le trajera 100 prepucios de filisteos, para que, de este modo, se vengara de sus enemigos.

                “Y Saúl dijo: Decid así a David: No está el contentamiento del rey en el dote, sino en cien prepucios de Filisteos, para que sea tomada venganza de los enemigos del rey. Más Saúl pensaba echar a David en manos de los Filisteos. Y como sus criados declararon a David estas palabras, plugo la cosa en los ojos de David, para ser yerno del rey. Y como el plazo no era aún cumplido, se levantó David, y se partió con su gente, e hirió doscientos hombres de los Filisteos; y trajo David los prepucios de ellos, y los entregaron todos al rey, para que él fuese hecho yerno del rey. Y Saúl le dio a su hija Michel por mujer.” (I Samuel, 18:25-27)

                “Y Abisal, hermano de Joab, era cabeza de los tres, el cual blandió su lanza sobre trescientos, a los cuales hirió; y fue entre los tres nombrado.” (I Crónicas, 11:20).

LA TIERRA PROMETIDA PARA EL PUEBLO ELEGIDO

         “Habita en esta tierra, y seré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu simiente daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que juré a Abraham tu padre.” (Génesis, 26:3).

                “Y se apareció otra vez Dios a Jacob, cuando se había vuelto de Padan-aram, y le bendijo. Y le dijo Dios: Tu nombre es Jacob; no se llamará más tu nombre Jacob, sino Israel será tu nombre: y llamó su nombre Israel. Y le dijo Dios: Yo soy el Dios Omnipotente: crece y multiplícate; una nación y conjunto de naciones procederá de ti, y reyes saldrán de tus lomos: Y la tierra que yo he dado a Abraham y a Isaac, la daré a ti: y a tu simiente después de ti daré la tierra.” (Génesis, 35:9-12).

                “Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac: la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu simiente. Y será tu simiente como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, y al oriente, y al aquilón, y al mediodía; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente.” (Génesis, 28:13-14).

                “Y Jehová dijo a Abraham, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el Aquilón, y al Mediodía, y al Oriente y al Occidente; Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu simiente1 para siempre. Y haré tu simiente como el polvo de la tierra: que si alguno podrá contar el polvo de la tierra, también tu simiente será contada. Levántate, ve por la tierra a lo largo de ella y a su ancho; porque a ti la tengo de dar.” (Génesis, 13:14-17).

                “Sube a este monte de Abarim, al monte Nebo, que está en la tierra de Moab, que está en derecho de Jericó, y mira la tierra de Canaán, que yo doy por heredad a los hijos de Israel.” (Deuteronomio, 32:49).

 EL RACISMO EN LA BIBLIA

                “He aquí ahora conozco que no hay Dios en toda la tierra, sino en Israel.” (II Reis, 5:15).

                “Porque tú eres pueblo santo a Jehová tu Dios: Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la haz de la tierra.” (Deuteronomio, 7:6).

                “Porque en mis ojos fuiste de grande estima, fuiste honorable, y yo te amé: daré pues hombres por ti, y naciones por tu alma.” (Isaías, 43:4).

 EL RACISMO FUE INTRODUCIDO POR NOÉ

                “Y bebió Noé del vino, y se embriagó, y estaba descubierto en medio de su tienda. Y Chan, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y les dijo a sus dos hermanos a la parte de afuera. Entonces Sem y Japhet tomaron la ropa, y la pusieron sobre sus propios hombros, y andando hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre teniendo vueltos sus rostros, y así no vieron la desnudez de su padre. Y despertó Noé de su vino, y supo lo que había hecho con él su hijo el más joven; Y dijo: Maldito sea Canaán; Siervo de siervos será a sus hermanos. Dijo más: Bendito Jehová el Dios de Sem, Y séale Canaán siervo.” (Génesis, 9:21-26).

                 PABLO Y EL RACISMO

                 Pablo dijo: “Nosotros Judíos naturales, y no pecadores de los gentiles.” (Gálatas, 2:15).

                “Porque escrito está que Abraham tuvo dos hijos; uno de la sierva, el otro de la libre. Mas el de la sierva nació según la carne; pero el de la libre nació por la promesa. Las cuales cosas son dichas por alegoría: porque estas mujeres son los dos pactos; el uno ciertamente del monte Sinaí, el cual engendró para servidumbre, que es Agar. Porque Agar o Sinaí es un monte de Arabia, el cual es conjunto a la que ahora es Jerusalén, la cual sirve con sus hijos. Mas la Jerusalén de arriba libre es; la cual es la madre de todos nosotros. Porque está escrito: Alégrate, estéril, que no pares: Prorrumpe y clama, la que no estás de parto; Porque más son los hijos de la dejada, que de la que tiene marido. Así que, hermanos, nosotros como Isaac somos hijos de la promesa. Empero como entonces el que era engendrado según la carne, perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora. Más ¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la sierva y a su hijo; porque no será heredero el hijo de la sierva con el hijo de la libre.” (Gálatas, 4:22-30).

                 LOS PARIENTES EN LA BIBLIA

                 “Así dijo el Señor Jehová: He aquí, yo alzaré mi mano a los parientes, y a los pueblos levantaré mi bandera; y traerán en brazos tus hijos, y tus hijas serán traídas en hombros. Y reyes serán tus ayos, y sus reinas tus amas de leche; el rostro inclinado a tierra te adorarán, y lamerán el polvo de tus pies: y conocerás que yo soy Jehová, que no se avergonzarán los que me esperan.” (Isaías, 49:22-23).

                “Alza tus ojos en derredor, y mira: todos estos se han juntado, vinieron a ti: tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas sobre el lado serán criadas. Entonces verás y resplandecerás; y se maravillará y ensanchará tu corazón, que se haya vuelto a ti la multitud de la mar, y la fortaleza de las gentes haya venido a ti. Multitud de camellos te cubrirá, dromedarios de Madián y de Epha; vendrán todos los de Seba; traerán oro e incienso, y publicarán alabanzas de Jehová. Todo el ganado de Cedar será juntado para ti: carneros de Nejayote te serán servidos: serán ofrecidos con agrado sobre mi altar, y glorificaré la casa de mi gloria. ¿Quiénes son estos que vuelan como nubes, y como palomas a sus ventanas? Ciertamente a mí esperarán las islas, y las naves de Tarsos desde el principio, para traer tus hijos de lejos, su plata y su oro con ellos, al nombre de Jehová tu Dios, y al Santo de Israel, que te ha glorificado. Y los hijos de los extranjeros edificarán tus muros, y sus reyes te servirán; porque en mi ira te herí, más en mi buena voluntad tendré de ti misericordia. Tus puertas estarán de continuo abiertas, no se cerrarán de día ni de noche, para que sea traída a ti fortaleza de gentes, y sus reyes conducidos. Porque la gente (en la Versión K.J.V. – parientes) o el reino que no te sirviere, perecerá; y del todo serán asoladas. La gloria del Líbano vendrá a ti, hayas, pinos, y bojes juntamente, para decorar el lugar de mi santuario; y yo honraré el lugar de mis pies. Y vendrán a ti humillados los hijos de los que te afligieron, y a las pisadas de tus pies se encorvarán todos los que te escarnecían, y llamarte han Ciudad de Jehová, Sion del Santo de Israel. En lugar de que has sido desechada y aborrecida, y que no había quien por ti pasase, ponerte he en gloria perpetua, gozo de generación y generación. Y mamarás la leche de las gentes (en la Versión K.J.V. – parientes), el pecho de los reyes (en la Versión K.J.V. – parientes) mamarás; y conocerás que yo Jehová soy el Salvador tuyo, y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob.” (Isaías, 60:4-16).

                “Y estarán extranjeros, y apacentarán vuestras ovejas, y los extraños serán vuestros labradores y vuestros viñadores. Y vosotros seréis llamados sacerdotes de Jehová, ministros del Dios nuestro seréis dichos: comeréis las riquezas de las gentes (en la Versión K.J.V. – parientes), y con su gloria seréis sublimes.” (Isaías, 61:5-6).

 ¡COJAN PRESTAMOS DE CUALQUIERA, MENOS DE LOS PARIENTES!

                “No tomarás de tu hermano logro de dinero, ni logro de comida, ni logro de cosa alguna que se suele tomar.” (Deuteronomio, 23:19).

                “Y esta es la manera de la remisión: perdonará a su deudor todo aquél que hizo empréstito de su mano, con que obligó a su prójimo: no lo demandará más a su prójimo, o a su hermano; porque la remisión de Jehová es pregonada. Del extranjero demandarás el reintegro: más lo que tu hermano tuviere tuyo, lo perdonará tu mano.” (Deuteronomio, 15:2-3).

 ¿QUIENES SON LOS PERROS Y LOS PUERCOS?

                “Más Jesús le dijo: Deja primero hartarse los hijos, porque no es bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos.” (Marcos, 7:27).

                “No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los puercos; porque no las rehuellen con sus pies, y vuelvan y os despedacen.” (Mateo, 7:6).

 SOLO 144.000 SIONISTAS FUERON RECOMPENSADOS CON EL PARAÍSO

                “Y miré, y he aquí, el Cordero estaba sobre el monte de Sion, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de su Padre escrito en sus frentes. Y oí una voz del cielo como ruido de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno: y oí una voz de tañedores de arpas que tañían con sus arpas: Y cantaban como un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro animales, y de los ancianos: y ninguno podía aprender el cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil, los cuales fueron comprados de entre los de la tierra. Estos son los que con mujeres no fueron contaminados; porque son vírgenes. Estos, los que siguen al Cordero por donde quiera que fuere. Estos fueron comprados de entre los hombres por primicias para Dios y para el Cordero.” (Apocalipsis, 14:1-4).

 ¡MATEN A LAS MUJERES, A LOS NIÑOS, A LOS ANIMALES!

                “Y a los otros dijo a mis oídos: Pasad por la ciudad en pos de él, y herid; no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia. Matad viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno: más a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis; y habéis de comenzar desde mi santuario. Comenzaron pues desde los varones ancianos que estaban delante del templo.” (Ezequiel, 9:5-6).

                “Jehová habló a Moisés, diciendo: Haz la venganza de los hijos de Israel sobre los Madianitas; después serás recogido a tus pueblos. Entonces Moisés habló al pueblo, diciendo: Armaos algunos de vosotros para la guerra, e irán contra Madián, y harán la venganza de Jehová en Madián. Mil de cada tribu de todas las tribus de los hijos de Israel, enviaréis a la guerra. Así fueron dados de los millares de Israel, mil por cada tribu, doce mil a punto de guerra. Y Moisés los envió a la guerra: mil por cada tribu envió: y Pines, hijo de Eleazar sacerdote, fue a la guerra con los santos instrumentos, con las trompetas en su mano para tocar. Y pelearon contra Madián, como Jehová lo mandó a Moisés, y mataron a todo varón. Mataron también, entre los muertos de ellos, a los reyes de Madián: Evi, y Recem, y Zur, y Hur, y Reba, cinco reyes de Madián; a Balaam también, hijo de Beor, mataron a cuchillo. Y llevaron cautivas los hijos de Israel las mujeres de los Madianitas, y sus chiquitos y todas sus bestias, y todos sus ganados; y arrebataron toda su hacienda. Y abrasaron con fuego todas sus ciudades, aldeas y castillos.” (Números, 31:1-10).

Este párrafo contradice la idea del sacrificio de Jesús para la salvación de toda la humanidad, y también saca algunos profetas de entre los que recibieron la salvación, como David, Lot o Noé que en la Biblia son mencionados con sus malas acciones de incesto, de adulterio y de embriaguez, como hemos visto antes.

 “Y les dijo Moisés: ¿Todas las mujeres habéis reservado?... Matad pues ahora todos los varones entre los niños: matad también toda mujer que haya conocido varón carnalmente. Y todas las niñas entre las mujeres, que no hayan conocido ayuntamiento de varón, os reservaréis vivas.” (Números, 31:15-18).

“Y como los sacerdotes hubieron tocado las bocinas la séptima vez, Josué dijo al pueblo: Dad grita, porque Jehová os ha entregado la ciudad. Mas la ciudad será anatema a Jehová, ella con todas las cosas que están en ella: solamente Rayab la ramera vivirá, con todos los que estuvieren en casa con ella, por cuanto escondió los mensajeros que enviamos. Empero guardaos vosotros del anatema, que ni toquéis, ni toméis alguna cosa del anatema, porque no hagáis anatema el campo de Israel, y lo turbéis. Más toda la plata, y el oro, y vasos de metal y de hierro, sea consagrado a Jehová, y venga al tesoro de Jehová. Entonces el pueblo dio grita, y los sacerdotes tocaron las bocinas: y aconteció que como el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, dio el pueblo grita con gran vocerío, y el muro cayó a plomo. El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno en derecho de sí, y la tomaron. Y destruyeron todo lo que en la ciudad había; hombres y mujeres, mozos y viejos, hasta los bueyes, y ovejas, y asnos, a filo de espada.” (Josué, 6:16-21).

 LA MATANZA, EL RAPTO Y LA ESCLAVITUD

“Y no echaron al Cananeo que habitaba en Gezer; antes quedó el Cananeo en medio de Ephraim, hasta hoy, y fue tributario.” (Josué, 16:10). Véanse también Josué 17:13 y Jueces 1:30.

“Entonces la congregación envió allá doce mil hombres de los más valientes, y les mandaron, diciendo: Id y poned a cuchillo a los moradores de Jabes-galaad, y las mujeres y niños. Mas haréis de esta manera: mataréis a todo varón, y a toda mujer que hubiere conocido ayuntamiento de varón. Y hallaron de los moradores de Jabes-galaad cuatrocientas doncellas que no habían conocido hombre en ayuntamiento de varón y las trajeron al campo en Silo, que es en la tierra de Canaán. Toda la congregación envió luego a hablar a los hijos de Benjamín que estaban en la peña de Remón, y los llamaron en paz. Y volvieron entonces los de Benjamín; y les dieron por mujeres las que habían guardado vivas de las mujeres de Jabes-galaad: mas no les bastaron éstas.” (Jueces, 21:10-14).

 EL RAPTO DE LAS MUJERES

“Mandaron a los hijos de Benjamín, diciendo: Id, y poned emboscada en las viñas: Y estad atentos: y cuando viereis salir las hijas de Silo a bailar en corros, vosotros saldréis de las viñas, y arrebataréis cada uno mujer para sí de las hijas de Silo, y os iréis a tierra de Benjamín: Y cuando vinieren los padres de ellas o sus hermanos a demandárnoslo, nosotros les diremos: Tened piedad de nosotros en lugar de ellos: pues que nosotros en la guerra no tomamos mujeres para todos: que vosotros no se las habéis dado, para que ahora seáis culpables. Y los hijos de Benjamín lo hicieron así; pues tomaron mujeres conforme a su número, pillando de las que danzaban; y yéndose luego, se tornaron a su heredad, y reedificaron las ciudades, y habitaron en ellas.” (Jueces, 21:20-23).

 ¡MATENLOS Y COJAN SUS BIENES!

“Cuando te acercares a una ciudad para combatirla, le intimarás la paz. Y será que, si te respondiere, paz, y te abriere, todo el pueblo que en ella fuere hallado te será tributario, y te servirá. Más si no hiciere paz contigo, y emprendiere contigo guerra, y la cercares, luego que Jehová tu Dios la entregare en tu mano, herirás a todo varón suyo a filo de espada. Solamente las mujeres y los niños, y los animales, y todo lo que hubiere en la ciudad, todo su despojo, tomarás para ti: y comerás del despojo de tus enemigos, los cuales Jehová te entregó.” (Deuteronomio, 20:10-14).

 ¡VENGANZA, CUCHILLO, ESPADA Y FUEGO!

“Porque nuestro Dios es fuego consumidor.” (Hebreos, 12:29).

“Jehová, Dios de las venganzas, Dios de las venganzas, muéstrate.” (Salmos, 94:1).

“¿Y por qué no quitas mi rebelión, y perdonas mi iniquidad?” (Job, 7:21).

“Cuchillo habéis temido, y cuchillo traeré sobre vosotros, dice el Señor Jehová.” (Ezequiel, 11:8).

“Vi al Señor que estaba sobre el altar, y dijo: Hiere el umbral, y estremézcanse las puertas: y córtales en piezas la cabeza de todos; y el postrero de ellos mataré a cuchillo: no habrá de ellos quien se fugue, ni quien escape. Aunque cavasen hasta el infierno, de allá los tomará mi mano; y si subieren hasta el cielo, de allá los haré descender. Y si se escondieren en la cumbre del Carmelo, allí los buscaré y los tomaré; y aunque se escondieren de delante de mis ojos en el profundo de la mar, allí mandaré a la culebra, y los morderá. Y si fueren en cautiverio, delante de sus enemigos, allí mandaré al cuchillo, y los matará; y pondré sobre ellos mis ojos para mal, y no para bien.” (Amós, 9:1-4).

“Y haré que Elam se intimide delante de sus enemigos, y delante de los que buscan su alma; y traeré sobre ellos mal, y el furor de mi enojo, dice Jehová; y enviaré en pos de ellos espada hasta que los acabe.” (Jeremías, 49:37).

Para los que dicen que el Islam es la religión de la espada, que sepan que la palabra “espada” no es mencionada en el Corán, mientras que en la Biblia es mencionada varias veces, del modo que vemos aqui.

“Y a todos los que estuvieren alrededor de él para su ayuda, y a todas sus compañías esparciré a todo viento, y desenvainaré espada en pos de ellos. Y sabrán que yo soy Jehová, cuando los esparciere entre las gentes, y los derramare por la tierra. Y haré que de ellos queden pocos en número, del cuchillo, y del hambre, y de la pestilencia, para que cuenten todas sus abominaciones entre las gentes adonde llegaren; y sabrán que yo soy Jehová.” (Ezequiel, 12:14-16).

 LA BIBLIA PRESENTA ERRONEAMENTE LA MISERICORDIA DE DIOS

                 LA MADRE COCINA SUS PROPIOS HIJOS

                “Y les haré comer la carne de sus hijos y la carne de sus hijas; y cada uno comerá la carne de su amigo.” (Jeremías, 19:9).

                “Empero si no me oyereis, ni hiciereis todos estos mis mandamientos, y si abominareis mis decretos, y vuestra alma menospreciare mis derechos, no ejecutando todos mis mandamientos, e invalidando mi pacto; yo también haré con vosotros esto: enviaré sobre vosotros terror, extenuación y calentura, que consuman los ojos y atormenten el alma: y sembraréis en balde vuestra simiente, porque vuestros enemigos la comerán: y pondré mi ira sobre vosotros, y seréis heridos delante de vuestros enemigos; y los que os aborrecen se enseñorearán de vosotros, y huiréis sin que haya quien os persiga. Y si aun con estas cosas no me oyereis, yo tornaré a castigaros siete veces más por vuestros pecados. Y quebrantaré la soberbia de vuestra fortaleza, y tornaré vuestro cielo como hierro, y vuestra tierra como metal: y vuestra fuerza se consumirá en vano; que vuestra tierra no dará su esquilmo, y los árboles de la tierra no darán su fruto. Y si anduviereis conmigo en oposición, y no me quisiereis oír, yo añadiré sobre vosotros siete veces más plagas según vuestros pecados. Enviaré también contra vosotros bestias fieras que os arrebaten los hijos, y destruyan vuestros animales, y os apoquen, y vuestros caminos sean desiertos. Y si con estas cosas no fuereis corregidos, sino que anduviereis conmigo en oposición, yo también procederé con vosotros, en oposición y os heriré aún siete veces por vuestros pecados: y traeré sobre vosotros espada vengadora, en vindicación del pacto; y os recogeréis a vuestras ciudades; mas yo enviaré pestilencia entre vosotros, y seréis entregados en mano del enemigo. Cuando yo os quebrantare el arrimo del pan, cocerán diez mujeres vuestro pan en un horno, y os devolverán vuestro pan por peso; y comeréis, y no os hartaréis. Y si con esto no me oyereis, mas procediereis conmigo en oposición, yo procederé con vosotros en contra y con ira, y os castigaré aún siete veces por vuestros pecados. Y comeréis las carnes de vuestros hijos, y comeréis las carnes de vuestras hijas.” (Levítico, 26:14-29).

                “Mira, oh Jehová, y considera a quién has hecho así. ¿Han de comer las mujeres su fruto, los pequeñitos de sus crías?” (Lamentaciones, 2:20).

                “Las manos de las mujeres piadosas cocieron a sus hijos; les fueron comida en el quebrantamiento de la hija de mi pueblo.” (Lamentaciones, 4:10).

 LA ESPADA Y EL FUEGO EN EL NUEVO TESTAMENTO

                En el Nuevo Testamento, Jesús es citado diciendo:

                “No penséis que he venido para meter paz en la tierra: no he venido para meter paz, sino espada. Porque he venido para hacer disensión del hombre contra su padre, y de la hija contra su madre, y de la nuera contra su suegra.” (Mateo, 10:34-35).

                “Fuego vine a meter en la tierra: ¿y qué quiero, si ya está encendido? Empero de bautismo me es necesario ser bautizado: y ¡cómo me angustio hasta que sea cumplido! ¿Pensáis que he venido a la tierra a dar paz? No, os digo; mas disensión. Porque estarán de aquí adelante cinco en una casa divididos; tres contra dos, y dos contra tres. El padre estará dividido contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra.” (Lucas, 12:49-53).

                “Y también a aquellos mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, traedlos acá, y degolladlos delante de mí.” (Lucas, 19:27).

                “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su vida, no puede ser mi discípulo.” (Lucas, 14:26).

                 JESÚS Y SUS APÓSTOLES

                 “Y luego Jesús, extendiendo la mano, trabó de él, y le dice: Oh hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?” (Mateo, 14:31).

                “Entonces él, volviéndose, dijo a Pedro: Quítate de delante de mí, Satanás; me eres escándalo; porque no entiendes lo que es de Dios sino lo que es de los hombres.” (Mateo, 16:23).

                 JESÚS Y SU MADRE

                 “Y le dice Jesús: ¿Qué tengo yo contigo, mujer?1” (Juan, 2:4). Yo solamente estoy citando un párrafo que personalmente no pienso que describa la verdad, ya que yo creo que Jesús fue un gran profeta de Dios, mucho más respetuoso y bueno con su madre de lo que enseña la Biblia.

                “Y le dijo uno: He aquí tu madre y tus hermanos están fuera, que te quieren hablar. Y respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?” (Mateo, 12:47-48).                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             

 LOS ATRIBUTOS DE DIOS EN LA BIBLIA

JACOB LUCHA CON DIOS (Título cogido de la Nueva Versión Internacional de la Biblia)    

          “Y dijo: Déjame, que raya el alba. Y él dijo: No te dejaré, si no me bendices. Y él le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob. Y él dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel: porque has peleado con Dios y con los hombres, y has vencido. Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y él respondió: ¿Por qué preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí. Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar Peniel: porque vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma.” (Génesis, 36:26-30).

 ¿DIOS NECESITA DESCANSAR?

           “Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó, y reposó.” (Éxodo, 31:17).

 ¡DESPIERTA SEÑOR!

          “Despierta; ¿por qué duermes, Señor?” (Salmos, 44:23).

          “Entonces despertó el Señor a la manera del que ha dormido, como un valiente que grita excitado del vino.” (Salmos, 78:65).

 ¿DIOS OLVIDA?

“¿Hasta cuándo, Jehová, me olvidarás para siempre?” (Salmos, 13:1)

           “¿Por qué te olvidarás para siempre de nosotros, y nos dejarás por largos días?” (Lamentaciones, 5:20).

 ¿DIOS TIENE REMORDIMIENTOS?

           “Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le pesó en su corazón.” (Génesis, 6:6).

          “... porque me arrepiento de haberlos hecho.” (Génesis, 6:7).

 ¿DIOS SE AUTOLESIONA?

          “Porque así ha dicho Jehová: He aquí que esta vez arrojaré con honda los moradores de la tierra, y he de afligirlos, para que lo hallen.” (Jeremías, 10:18).

 ¿DIOS ORDENA A LA GENTE QUE ROBEN?

          “Sino que demandará cada mujer a su vecina y a su huésped vasos de plata, vasos de oro, y vestidos: los cuales pondréis sobre vuestros hijos y vuestras hijas, y despojaréis a Egipto.” (Éxodo, 3:22). Véanse en detalle Éxodo 3:22, 11:1 y 12:35.

 ¿DIOS APLAUDE?

       “Y yo también batiré mi mano con mi mano.” (Ezequiel, 21:17).

       “Y he aquí, que batí mis manos.” (Ezequiel, 22.13). En la versión K.J.V. bate sus manos.

 NEGAR LA COMPASIÓN Y LA MISERICORDIA DEL SEÑOR

           “Oh Jehová de los ejércitos, ¿hasta cuándo no tendrás piedad de Jerusalén, y de las ciudades de Judá?” (Zacarías, 1:12)

          “¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente...?” (Salmos, 82:2).

             “El derrama menosprecio sobre los príncipes, Y enflaquece la fuerza de los esforzados. El descubre las profundidades de las tinieblas, y saca a luz la sombra de muerte. El multiplica las gentes, y él las destruye: El esparce las gentes, y las torna a recoger. El quita el seso de las cabezas del pueblo de la tierra, y les hace que se pierdan vagueando sin camino: Van a tientas como en tinieblas y sin luz, Y los hace errar como borrachos.” (Job, 12:21-25).

 ¿EXISTE EL JUICIO JUSTO?

          “Sabed ahora que Dios me ha trastornado, y traído en derredor su red sobre mí. He aquí yo clamaré agravio, y no seré oído: daré voces, y no habrá juicio. Cercó de vallado mi camino, y no pasaré; Y sobre mis veredas puso tinieblas.” (Job, 19:6-8)

 LAS MADRES COMEN SUS PROPIOS HIJOS

           “Mira, oh Jehová, y considera a quién has hecho así. ¿Han de comer las mujeres su fruto, los pequeñitos de sus crías?” (Lamentaciones, 2:20).

           “Pereció mi fortaleza, y mi esperanza en Dios (conforme G.N.B., conocido en la versión inglesa de hoy en dia).” (Lamentaciones, 3:18).

          “Nosotros nos hemos rebelado, y fuimos desleales; tú no perdonaste. Desplegaste la ira, y nos perseguiste; mataste, no perdonaste. Te cubriste de nube, porque no pasase la oración nuestra.” (Lamentaciones, 3:42-44).

        “La lengua del niño de teta, de sed se pegó a su paladar: Los chiquitos pidieron pan, y no hubo quien se lo partiese. Los que comían delicadamente, asolados fueron en las calles; Los que se criaron en carmesí, abrazaron los estercoleros. Y se aumentó la iniquidad de la hija de mi pueblo más que el pecado de Sodoma, Que fue trastornada en un momento, y no asentaron sobre ella compañías. Sus Nazareos fueron blancos más que la nieve, más lustroso que la leche. Su compostura más rubicunda que los rubíes, más bellos que el zafiro:

Oscura más que la negrura es la forma de ellos; no los conocen por las calles: Su piel está pegada a sus huesos, seca como un palo. Más dichosos fueron los muertos a cuchillo que los muertos del hambre; Porque éstos murieron poco a poco por falta de los frutos de la tierra. Las manos de las mujeres piadosas cocieron a sus hijos; les fueron comida en el quebrantamiento de la hija de mi pueblo. Cumplió Jehová su enojo, derramó el ardor de su ira; Y encendió fuego en Sion, que consumió sus fundamentos.” (Lamentaciones, 4:4-11).

 DAVID FINGE LA LOCURA...

           “Y David puso en su corazón estas palabras, y tuvo gran temor de Achís rey de Gath. Y mudó su habla delante de ellos, y se fingió loco entre sus manos, y escribía en las portadas de las puertas, dejando correr su saliva por su barba.” (I Samuel, 21:12-13).

 ...Y BAILA DESNUDO DELANTE DE DIOS

            “Y David y toda la casa de Israel danzaban delante de Jehová con toda suerte de instrumentos de madera de haya; con arpas, salterios, adufes, flautas y címbalos. Y cuando llegaron a la era de Nachón, Usa extendió la mano al arca de Dios, y la tuvo; porque los bueyes daban sacudidas. Y el furor de Jehová se encendió contra Usa y lo hirió allí Dios por aquella temeridad, y cayó allí muerto junto al arca de Dios. Y se entristeció David por haber herido Jehová a Usa: y fue llamado aquel lugar Pérez-Usa, hasta hoy. Y temiendo David á Jehová aquel día, dijo: ¿Cómo ha de venir a mí el arca de Jehová? No quiso pues David traer a sí el arca de Jehová a la ciudad de David; más la llevó David a casa de Obed-Edam Jeteo. Y estuvo el arca de Jehová en casa de Obed-Edam Jeteo tres meses: y bendijo Jehová a Obed-Edam y a toda su casa. Y fue dado aviso al rey David, diciendo: Jehová ha bendecido la casa de Obed-Edam, y todo lo que tiene, a causa del arca de Dios. Entonces David fue, y trajo el arca de Dios de casa de Obed-Edam a la ciudad de David con alegría. Y como los que llevaban el arca de Dios habían andado seis pasos, sacrificaban un buey y un carnero grueso. Y David saltaba con toda su fuerza delante de Jehová; y tenía vestido David un efod de lino. Así David y toda la casa de Israel llevaban el arca de Jehová con júbilo y sonido de trompeta. Y como el arca de Jehová llegó a la ciudad de David, aconteció que Michel hija de Saúl miró desde una ventana, y vio al rey David que saltaba con toda su fuerza delante de Jehová: y le menospreció en su corazón. Metieron pues el arca de Jehová, y la pusieron en su lugar en medio de una tienda que David le había tendido: y sacrificó David holocaustos y pacíficos delante de Jehová. Y como David hubo acabado de ofrecer los holocaustos y pacíficos, bendijo al pueblo en el nombre de Jehová de los ejércitos. Y repartió a todo el pueblo, y a toda la multitud de Israel, así a hombres como a mujeres, a cada uno una torta de pan, y un pedazo de carne, y un frasco de vino. Y fuese todo el pueblo, cada uno a su casa. Volvió luego David para bendecir su casa: y saliendo Michel a recibir a David, dijo: ¡Cuán honrado ha sido hoy el rey de Israel, desnudándose hoy delante de las criadas de sus siervos, como se desnudara un juglar! Entonces David respondió a Michel: Delante de Jehová, que me eligió más bien que a tu padre y a toda su casa, mandándome que fuese príncipe sobre el pueblo de Jehová, sobre Israel, danzaré delante de Jehová.” (II Samuel, 6:5-21).

 LA HIPOCRESÍA

           “Limpio eres para con el limpio, más con el perverso eres rígido.” (II Samuel, 22:27).

 LA AUTENTICIDAD DE LA BIBLIA

 EL TESTIMONIO DE LA BIBLIA A LOS SABIOS

           “¿Cómo decís: Nosotros somos sabios, y la ley de Jehová es con nosotros? Ciertamente, he aquí que en vano se cortó la pluma, por demás fueron los escribas.” (Jeremías, 8:8).

          “Porque desde el más chico de ellos hasta el más grande de ellos, cada uno sigue la avaricia; y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores.” (Jeremías, 6:13).

         “Me dijo entonces Jehová: Falso profetizan los profetas en mi nombre: no los envié, ni les mandé, ni les hablé: visión mentirosa, y adivinación, y vanidad, y engaño de su corazón os profetizan.” (Jeremías, 14:14).

             “He aquí yo contra los que profetizan sueños mentirosos, dice Jehová y los contaron, e hicieron errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, y yo no los envié, ni les mandé (este párrafo es muy similar a una aleya del Sagrado Corán, donde Allah acusa del mismo modo a los sabios: “Y hay una parte de ellos que tergiversan el Libro con sus lenguas, para que creáis que lo que recitan es parte de Él. Pero no es parte del Libro. Dicen: Esto viene de Allah; pero no es cierto que venga de Allah. Dicen una mentira contra Allah, a sabiendas.” – Sura de Imran, 3:77) ; y ningún provecho hicieron a este pueblo, dice Jehová.” (Jeremías, 23:31).

             “Y nunca más os vendrá a la memoria decir: Carga de Jehová: porque la palabra de cada uno le será por carga; pues pervertisteis las palabras del Dios viviente, de Jehová de los ejércitos, Dios nuestro.” (Jeremías, 23:36).

 EL ANTIGUO Y EL NUEVO TESTAMENTO SON TEMPORALES

           “Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos. Más cuando venga lo que es perfecto, entonces lo que es en parte será quitado.” (I Corintios, 13:9-10). Pablo nos da una profecía que habla de la llegada del que anula su profecía y su conocimiento; en otras palabras: anula el Antiguo y Nuevo Testamento; tenemos que recordar que las letras de Pablo fueron escritas mucho después de que Jesús fue elevado al Cielo, así que no hablaba del Espíritu Santo que tenía que llegar justo después de la partida de Jesús.                                                                     

 LOS LIBROS APÓCRIFOS

El término de “apócrifos” se refiere a los 7 libros católicos, rechazados por los protestantes y negados por la versión K.J.V. El párrafo Juan, 14:25 de la Biblia predice la llegada del Espíritu Santo despues de la partida de Jesús, para enseñar a la gente sobre todas las cosas. Pero los libros apócrifos han estado durante 16 siglos dentro de la Biblia. ¿No ha prevenido el Espíritu Santo a la gente durante este tiempo de que la Biblia contenía 7 libros apócrifos? En 1611, el rey Jacob ha prohibido estos libros. Ahora, ¿a quién creer? ¿A los católicos, cuya Biblia tiene 73 libros, o a los protestantes, cuya Biblia tiene 66 libros? ¿A los que toman por buenos estos libros o a los que los rechazan?

1.       Tobías

2.       Judit

3.       Eclesiástico

4.       Sabiduría

5.       Baruc

6.       Primero de Macabeos

7.       Segundo de Macabeos

 LOS LIBROS APÓCRIFOS EN LA VERSIÓN G.N.B

Existen dos copias diferentes y contradictorias de esta versión: una contiene estos libros, así que el número de los libros bíblicos asciende a 81, y la otra que no los contiene.

1.       Sira

2.       Epístola de Jeremías

3.       Oración y cántico de los tres jóvenes

4.       Susana

5.       Bel y el dragón

6.       Primero de Esdras

7.       Segundo de Esdras

8.       Oración de Manasés

 LOS VERSÍCULOS APÓCRIFOS EN LA VERSIÓN K.J.V

Después del rechazo de los 7 libros apócrifoa, viene la versión K.J.V., la segunda víctima expuesta a la crítica y a la duda. Cada nueva secta de cristianos tiene sus propias dudas sobre esta versión. Fue revisada por 32 de los más importantes eruditos. Todos fueron de acuerdo en el prólogo que “K.J.V. tiene grandes errores, muchos y serios”. Así que, por intermedio de esta declaración, se permitieron sacar varios versículos de ella. Los mormones no confían en esta versión y tienen su propio libro y los testigos de Jehová sostienen en el diario “Awake” del 8 de septiembre 1957 que esta versión contiene 50.000 errores, así que tienen su propia Biblia modificada. En conclusión, preguntamos: ¿Donde está el Espíritu Santo que tenía que aclarar estas confuciones?

 Mateo 17:21

K.J.V

Mas este linaje no sale sino por oración y ayuno.

R.S.V

Omitido

N.I.V

Omitido

G.N.B

Omitido

L.B.V

Omitido

L.B.V. – esta versión de la Biblia se conoce bajo el nombre de “La Biblia Viviente”, publicada anteriormente en 1962. Representa un cambio mayor en sus versículos e párrafos en comparación con otras versiones. Conforme algunas autoridades cristianas, es una Biblia despreciable.

 Marcos 9:44

K.J.V

Donde su gusano no muere, y el fuego nunca se apaga.

R.S.V

Omitido

N.I.V.

Omitido

G.N.B

Omitido

L.B.V

Omitido

 Marcos 9:46

K.J.V

Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.

R.S.V

Omitido

G.N.B

Omitido

N.I.V

Omitido

L.B.V

Omitido

 Marcos 16:9-20

K.J.V

Todos los versículos de 9 hasta 20

R.S.V

Omitido todo el párrafo en la versión de 1952 y repuesto en la versión reciente (los editores de la versión reciente han admitido como nota que estos versículos han sido expuestos a muchas modificaciones, diciendo:

“Los manuscritos más viejos y más fiables no tienen Marcos 16:9-20.”

“Los versículos de 9 hasta 20 no se encuentran en los más antiguos manuscritos, pero se pueden considerar como un añadimiento que nos enseña datos suplementarios.” (L.B.V)

“Algunas autoridades cristianas terminan el párrafo en el versículo 8. Una de estas autoridades pone una letra despues del versículo 8 que nos conduce a una nota de pie de página que dice: «pero han relatado a Pedro y a los que estaban con él que se les ha dicho...» (R.S.V)

 Lucas 9:56

K.J.V

Porque el Hijo del hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas.

R.S.V

Omitido

G.N.B

Omitido

N.I.V

Omitido

L.B.V

Omitido

 Lucas 17:36

K.J.V

Dos estarán en el campo; el uno será tomado, y el otro dejado.

R.S.V

Omitido

G.N.B

Omitido

N.I.V

Omitido

L.B.V

Omitido

 Juan 5:4

KJ.V

Porque un ángel descendía a cierto tiempo al estanque, y revolvía el agua; y el que primero descendía en el estanque después del movimiento del agua, era sano de cualquier enfermedad que tuviese.

R.S.V

Omitido

G.N.B

Omitido

N.I.V

Omitido

L.B.V

Omitido

 I Juan 5:7

K.J.V

Porque tres son los que dan testimonio en el cielo, el Padre, el Verbo, y el Espíritu Santo: y estos tres son uno.

R.S.V

Omitido

G.N.B

Hay tres testigos: el Espíritu, el Agua y la Sangre y los tres dan el mismo testimonio

N.I.V

Porque son tres los que dan testimonio: el Espíritu, el Agua y la Sangre y todos ellos están de acuerdo

L.B.V

Los versículos 6, 7 y 8 han sido quitados

 “Nacido” es omitido en Juan 3:16

K.J.V

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su único Hijo nacido.

R.S.V

Porque de tal manera ama Dios al mundo, que da a su único Hijo.

N.I.V

Porque de tal manera ama Dios al mundo, que da a su primero e único Hijo.

G.N.B

Porque de tal manera ama Dios al mundo, que da a su único Hijo.

L.B.V

Porque de tal manera ama Dios al mundo, que da a su único Hijo.

 Romanos 7:15

K.J.V

Porque lo que hago, no lo entiendo; ni lo que quiero, hago; antes lo que aborrezco, aquello hago.

R.S.V

Omitido

 Marcos 16:9, Lucas 24:15 y Juan 8:1-10

Estos versículos fueron omitidos en la versión revisada, publicada en 1952, y respuestas, después de muchas controversias, en la edición publicada en 1971. Los versículos hablan de la ascensión de Jesús y de las mujeres adulteras. Los editores de la L.B.V. han escrito en una nota a pie de página, en la página 79, que los manuscritos más antiguos no contienen Juan 7:53 – 8:11.

K.J.V

Después que Dios les habló, fue recibido en el Paraíso

R.S.V

Omitido en la versión de 1952 y repuesta en la versión reciente

 LA MODIFICACIÓN DE LOS VERSÍCULOS

 Lucas 22:70

K.J.V

Y dijeron todos: ¿Luego tú eres Hijo de Dios? Y él les dijo: Vosotros decís que yo soy.

N.I.V

Y preguntaron todos: ¿Tú eres Hijo de Dios? Y él les dijo: Vosotros decís la verdad cuando decís que soy.

L.B.V

Y exclamaron todos: ¿Luego tú dices que eres Hijo de Dios? Y él les dijo: Si, lo soy.

 Deuteronomio 23:2

K.J.V

No entrará bastardo en la congregación de Jehová.

N.I.V

El fruto del matrimonio prohibido no entrará en la congregación de Dios.

G.N.B

El concebido fuera de matrimonio no puede estar entre la gente de Dios.

 Hebreos 12:8

K.J.V

... luego sois bastardos, y no hijos.

R.S.V

Pues sois bastardos, no hijos.

G.N.B

Eso significa que no sois hijos, sino bastardos.

L.B.V

Pues no sois hijos de Dios.

 Job 13:15

K.J.V

aunque me matare, en él esperaré

R.S.V

Él me matare, no esperaré

G.N.B

No esperaré, y que si Dios me matará

L.B.V

Dios puede matarme por eso, acepto que lo haga

 Salmos 2:7

K.J.V

Yo publicaré el decreto – dice el Ungido: Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy.

N.I.V

David dice: Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; hoy yo soy tu padre

 Romanos 7:15

R.S.V

Porque lo que hago, no lo entiendo; ni lo que quiero, hago; antes lo que aborrezco, aquello hago.

K.J.V

Porque lo que hago, no lo permito.

N.I.V

Lo que hago, no lo entiendo.

L.B.V

Lo que hago, no entiendo nada.

 Lamentaciones 3:18

K.J.V

Pereció mi fortaleza, y mi esperanza de Jehová.

N.I.V

Pereció mi esplendor y toda mi esperanza en Dios

G.N.B

No me queda mucho de vida, no tengo esperanza en Dios. Perecieron mis alabanzas y mis expectaciones de Dios.

L.B.V

Pereció toda la esperanza, i fortaleza se transformó en agua, porque Dios me ha abandonado.

 Ezequiel 16:25

K.J.V

...y abriste tus piernas a cuantos pasaban

R.S.V

Te ofreciste a cualquiera que pasaba

N.I.V

Ofreciendo tu cuerpo con gran promiscuidad a cualquiera que pasaba

L.B.V

Ofreciste tu belleza a cualquier hombre que venía

D.R.V

(la versión Douay Rheims)

Y te prostituiste con cualquiera que pasaba

 Isaías 49:23

K.J.V

el rostro inclinado a tierra te adorarán, y lamerán el polvo de tus pies

G.N.B

Tendrían que humillarse delante de ti y mostrarte respeto

 Levítico 15:20

K.J.V

Y toda cama sobre que ella se acostare mientras su separación, será inmunda: también todo aquello sobre que se sentare, será inmundo.

R.S.V

Y todo aquello sobre que ella se acostare mientras su impureza, se va a ensuciar

L.B.V

Y todo aquello sobre que ella se acostare o sobre que se sentare en ese tiempo será manseado.

 Entre Hechos 9:3 y Hechos 22:9

El motivo del cambio de estos versículos es la contradicción entre Hecho 9:3 y Hechos 22:9, contradicción que han intentado cubrir. Encontramos esta modificación en la N.I.V.

K.J.V

Ellos vieron la luz, pero no escucharon la voz

N.I.V

Ellos vieron la luz, pero no entendieron la voz

 Otro versículo añadido en G.N.B

G.N.B

La mujer se fue a ver a Pedro y le hizo un resumen de lo que se había dicho

R.S.V

No existe

L.B.V

No existe

N.I.V

No existe

 CAMBIAR LA TINTA ROJA CON TINTA NEGRA

 Juan 17:12

K.J.V

A los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición (rojo)

L.B.V

Los que me diste, ninguno se perdió, sino uno (negro)

 Juan 18:9

K.J.V

De los que me diste, ninguno de ellos perdí. (rojo)

L.B.V

Los que me diste, ninguno se perdió, sino uno (negro)

 La revelación de Juan

¡Casi 79 versículos escritos con tinta roja en el libro de la revelación fueron cambiados en negro!

 ¿PORQUE HA ESCRITO LUCAS SU EVANGELIO?

            “Habiendo muchos tentado a poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron por sus ojos, y fueron ministros de la palabra; Me ha parecido también a mí, después de haber entendido todas las cosas desde el principio con diligencia, escribírtelas por orden, oh muy buen Teófilo (La Iglesia ha intentado averiguar quién es este amigo íntimo de Lucas, Teófilo. Pero hay algunos cristianos que sostienen que este no es el nombre de una persona, sino una palabra griega que significa “hombres”. No entiendo porque han traducido toda la Biblia, excepto esta palabra. Si es así, ¿cuál es el motivo? Quién es “muy bueno” para Lucas? ¿Los hombres o su amigo, Teófilo? De este modo, ellos intentan cubrir un error con otro error, intentando evitar las dificultades que crea este párrafo. La introducción que Lucas hace a su Evangelio se parece más a una carta personal.), Para que conozcas la verdad de las cosas en las cuales has sido enseñado.” (Lucas, 1:1-4).

Este párrafo indica tres cosas esenciales:

-Lucas no fue testigo de Jesús (la paz sea sobre él)

-El no pretende que ha sido inspirado, pero le pareció una buena idea escribir su libro

-Su libro es un mensaje para su amigo y no para la humanidad (para los hombres)

 ¿HA ESCRITO MOISÉS EL DEUTERONOMIO?

           “Y murió allí Moisés siervo de Jehová, en la tierra de Moab, conforme al dicho de Jehová. Y lo enterró en el valle, en tierra de Moab, enfrente de Bethpeor; y ninguno sabe su sepulcro hasta hoy. Y era Moisés de edad de ciento y veinte años cuando murió: sus ojos nunca se oscurecieron, ni perdió su vigor.” (Deuteronomio, 34:5-7).

 ¿HA ESCRITO MATEO SU EVANGELIO?

            “Y pasando Jesús de allí, vio a un hombre que estaba sentado al banco de los públicos tributos, el cual se llamaba Mateo; y le dice: Sígueme. Y se levantó, y le siguió.” (Mateo, 9:9).

 ¿HA ESCRITO JUAN SU EVANGELIO?

           “Este es aquel discípulo que da testimonio de estas cosas, y escribió estas cosas: y sabemos que su testimonio es verdadero.” (Juan, 21:24).

 ¿HABLA DIOS EN ESTOS VERSÍCULOS?

           “¿Por qué estás lejos, oh Jehová, y te escondes en el tiempo de la tribulación?” (Salmos, 10:1).

           “¿Hasta cuándo, oh Jehová? ¿Te esconderás para siempre? ¿Arderá tu ira como el fuego?” (Salmos, 89:46).

           “Y dije: Pereció mi fortaleza, y mi esperanza de Jehová.” (Lamentaciones, 3:18).

           “Clamo a ti, y no me oyes; me presento, y no me atiendes. Te has tornado cruel para mí: con la fortaleza de tu mano me amenazas.” (Job, 30:20-21).

 EL CAPOTE DE PABLO

           Este libro, Timoteo, es de hecho una carta de Pablo para su amigo Timoteo, donde Pablo le dice, por ejemplo: “Procura venir presto a mí: Porque Demás me ha desamparado, amando este siglo, y se ha ido a Tesalónica; Crecente a Galicia, Tito a Dalmacia. Lucas solo está conmigo. Toma a Marcos, y tráele contigo; porque me es útil para el ministerio. A Tychîco envié a Éfeso. Trae, cuando vinieres, el capote que dejé en Taros en casa de Carpo: y los libros, mayormente los pergaminos.” (II Timoteo, 4:9-13).

 ¿LA REVELACIÓN DE DIOS O DE PABLO?

            “He aquí yo Pablo os digo, que si os circuncidareis, Cristo no os aprovechará nada.” (Gálatas, 5:2).

           “Más a los que están juntos en matrimonio, denuncio, no yo, sino el Señor: que la mujer no se aparte del marido; Y si se apartare, que se quede sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no despida a su mujer. Y a los demás yo digo, no el Señor: si algún hermano tiene mujer infiel, y ella consiente en habitar con él, no la despida. Y la mujer que tiene marido infiel, y él consiente en habitar con ella, no lo deje. Porque el marido infiel es santificado en la mujer, y la mujer infiel en el marido: pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos; empero ahora son santos. Pero si el infiel se aparta, apártese: que no es el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso; antes á paz nos llamó Dios. Porque ¿de dónde sabes, oh mujer, si quizá harás salva a tu marido? ¿O de dónde sabes, oh marido, si quizá harás salvo a tu mujer? Empero cada uno como el Señor le repartió, y como Dios llamó a cada uno, así ande: y así enseño en todas las iglesias. ¿Es llamado alguno circuncidado? quédese circunciso. ¿Es llamado alguno incircunciso? que no se circuncide. La circuncisión nada es, y la in-circuncisión nada es; sino la observancia de las mandamientos de Dios. Cada uno en la vocación en que fue llamado, en ella se quede. ¿Eres llamado siendo siervo? no se te dé cuidado; mas también si puedes hacerte libre, procúralo más. Porque el que en el Señor es llamado siendo siervo, liberto es del Señor: asimismo también el que es llamado siendo libre, siervo es de Cristo. Por precio sois comprados; no os hagáis siervos de los hombres. Cada uno, hermanos, en lo que es llamado, en esto se quede para con Dios. Empero de las vírgenes no tengo mandamiento del Señor; mas doy mi parecer, como quien ha alcanzado misericordia del Señor para ser fiel.” (I Corintios, 7:10-25).

 PABLO ES EL RESPONSABLE

           Pablo dijo: “Por lo cual, siendo libre para con todos, me he hecho siervo de todos por ganar a más. Heme hecho a los Judíos como Judío, por ganar a los Judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no sea sujeto a la ley) como sujeto a la ley, por ganar a los que están sujetos a la ley; A los que son sin ley, como si yo fuera sin ley, (no estando yo sin ley de Dios, más en la ley de Cristo) por ganar a los que estaban sin ley.” (I Corintios, 9:19-21).

 LOS APÓSTOLES DE JESÚS ACUSAN A PABLO

            “... le dijeron: Ya ves, hermano, cuántos millares de Judíos hay que han creído; y todos son celadores de la ley: más fueron informados acerca de ti, que enseñas a apartarse de Moisés a todos los Judíos que están entre los Gentiles, diciéndoles que no han de circuncidar a los hijos, ni andar según la costumbre.” (Hechos, 21:20-21).

          Así que Pablo se queja a su amigo Timoteo que todos dudan de él y se han apartado de él, diciéndole:

         “Me han sido contrarios todos los que son en Asia, de los cuales son Fíjelo y Hermógenes.” (II Timoteo, 1:15).

         “Alejandro el calderero me ha causado muchos males: el Señor le pague conforme a sus hechos. Guárdate tú también de él; que en grande manera ha resistido a nuestras palabras. En mi primera defensa ninguno me ayudó, antes me desampararon todos: no les sea imputado.” (II Timoteo, 4:14-16).

 PABLO HABLA MAL DE LA VIEJA LEY

           “Vacíos sois de Cristo los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.” (Gálatas, 5:4).

           “Más ahora estamos libres de la ley, habiendo muerto aquella en la cual estábamos detenidos.” (Romanos, 7:6).

           “Porque todos los que son de las obras de la ley, están bajo de maldición.” (Gálatas, 3:10).

           “Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo.” (Gálatas, 2:16).

Este dicho de Pablo contradice radicalmente el libro de Jacob (1:20) y el libro de Ezequiel (14:14): “... ellos por su justicia librarán su vida, dice el Señor Jehová.” También contradice lo que Pablo mismo dijo en Romanos (2:6): “El (Dios) cual pagará a cada uno conforme a sus obras.”

           “El (Dios) cual asimismo nos hizo ministros suficientes de un nuevo pacto.” (II Corintios, 3:6).

 FINALMENTE, PABLO ANULA LA VIEJA LEY

           Pablo dijo: “Diciendo, Nuevo pacto, dio por viejo al primero; y lo que es dado por viejo y se envejece, cerca está de desvanecerse.” (Hebreos, 8:13).

 ¿HA RESPETADO PABLO A JESÚS?

            Pablo dijo: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición1; (porque está escrito: Maldito cualquiera que es colgado en madero).” (Gálatas, 3:13).

Todos los que aman realmente a Jesucristo que tengan en cuenta que este gran profeta fue maldecido en la Biblia.

 ¿PABLO ES PECADOR O SIN PECADO?

            Pablo dijo: “Nosotros Judíos naturales, y no pecadores de los Gentiles.” (Gálatas, 2:15).

            También dijo: “Porque lo que hago, no lo entiendo; ni lo que quiero, hago; antes lo que aborrezco, aquello hago. Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. De manera que ya no obro aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo sé que en mí (es a saber, en mi carne) no mora el bien: porque tengo el querer, mas efectuar el bien no lo alcanzo. Porque no hago el bien que quiero; mas el mal que no quiero, éste hago. Y si hago lo que no quiero, ya no obro yo, sino el mal que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: Que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios: Mas veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi espíritu, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable hombre de mí! ¿Quién me librará del cuerpo de esta muerte?” (Romanos, 7:15-24).

HISTORIAS BIBLICAS EXTRAORDINARIAS

 UNA DISCUSIÓN ENTRE ARBOLES

           “Fueron los árboles a elegir rey sobre sí, y dijeron a la oliva: Reina sobre nosotros. Mas la oliva respondió: ¿Tengo de dejar mi pingüe jugo, con el que por mi causa Dios y los hombres son honrados, por ir a ser grande sobre los árboles? Y dijeron los árboles a la higuera: Anda tú, reina sobre nosotros. Y respondió la higuera: ¿Tengo de dejar mi dulzura y mi buen fruto, por ir a ser grande sobre los árboles? Dijeron luego los árboles a la vid: Pues ven tú, reina sobre nosotros. Y la vid les respondió: ¿Tengo de dejar mi mosto, que alegra a Dios (¿Por que alegra el mosto a Dios?) y a los hombres, por ir a ser grande sobre los árboles? Dijeron entonces todos los árboles al escaramujo: Anda tú, reina sobre nosotros. Y el escaramujo respondió a los árboles: Si en verdad me elegís por rey sobre vosotros, venid, y aseguraos debajo de mi sombra: y si no, fuego salga del escaramujo que devore los cedros del Líbano.” (Jueces, 9:8-15).

 LA REMARCABLE VISIÓN DE JUAN

            “Y del trono salían relámpagos y truenos y voces: y siete lámparas de fuego estaban ardiendo delante del trono, las cuales son los siete Espíritus de Dios. Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y en medio del trono, y alrededor del trono, cuatro animales llenos de ojos delante y detrás. Y el primer animal era semejante a un león; y el segundo animal, semejante a un becerro; y el tercer animal tenía la cara como de hombre; y el cuarto animal, semejante a un águila volando. Y los cuatro animales tenían cada uno por sí seis alas alrededor, y de dentro estaban llenos de ojos; y no tenían reposo día ni noche, diciendo: Santo, santo, santo el Señor Dios Todopoderoso, que era, y que es, y que ha de venir.” (Apocalipsis, 4:5-8).

           “Y miré; y he aquí en medio del trono y de los cuatro animales, y en medio de los ancianos, estaba un Cordero1 como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados en toda la tierra. Y él vino, y tomó el libro de la mano derecha de aquel que estaba sentado en el trono. Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro animales y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero, teniendo cada uno arpas, y copas de oro llenas de perfumes, que son las oraciones de los santos.” (Apocalipsis, 5:6-8).

           “Decían en alta voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder y riquezas y sabiduría, y fortaleza y honra y gloria y alabanza. Y oí a toda criatura que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y que está en el mar, y todas las cosas que en ellos están, diciendo: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la bendición, y la honra, y la gloria, y el poder, para siempre jamás. Y los cuatro animales decían: Amén. Y los veinticuatro ancianos cayeron sobre sus rostros, y adoraron al que vive para siempre jamás.” (Apocalipsis, 5:12-14).

La palabra “Cordero” es con mayúscula porque se difiere a Jesús; aqui se cre que Jesús es de origen divino y va a tomar la forma de un animal, tal como los hindúd creen que su Dios ha tomado la forma de un animal, de la vaca. Los cristianos usan mayúsculas para referirse a Dios, al Hijo y al Cordero y al Espíritu Santo, minetras que en el Islam en único que se merece la mayúscula es Allah Todopoderoso.

“Y una grande señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, y la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando preñada, clamaba con dolores de parto, y sufría tormento por parir. Y fue vista otra señal en el cielo: y he aquí un grande dragón bermejo, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas. Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las echó en tierra. Y el dragón se paró delante de la mujer que estaba para parir, a fin de devorar a su hijo cuando hubiese parido. Y ella parió un hijo varón, el cual había de regir todas las gentes con vara de hierro: y su hijo fue arrebatado para Dios y a su trono. Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar aparejado de Dios, para que allí la mantengan mil doscientos y sesenta días. Y fue hecha una grande batalla en el cielo:

Miguel y sus ángeles lidiaban contra el dragón; y lidiaba el dragón y sus ángeles. Y no prevalecieron, ni su lugar fue más hallado en el cielo. Y fue lanzado fuera aquel gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo; fue arrojado en tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. Y oí una grande voz en el cielo que decía: Ahora ha venido la salvación, y la virtud, y el reino de nuestro Dios, y el poder de su Cristo; porque el acusador de nuestros hermanos ha sido arrojado, el cual los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. Y ellos le han vencido por la sangre del Cordero, y por la palabra de su testimonio; y no han amado sus vidas hasta la muerte. Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros, teniendo grande ira, sabiendo que tiene poco tiempo. Y cuando vio el dragón que él había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había parido al hijo varón. Y fueron dadas a la mujer dos alas de grande águila, para que de la presencia de la serpiente volase al desierto, a su lugar, donde es mantenida por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo. Y la serpiente echó de su boca tras la mujer agua como un río, a fin de hacer que fuese arrebatada del río. Y la tierra ayudó a la mujer, y la tierra abrió su boca, y sorbió el río que había echado el dragón de su boca.” (Apocalipsis, 12:1-16).

         “Ellos pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque es el Señor de los señores, y el Rey de los reyes” (Apocalipsis, 17:14).


 CONTRADICCIONES

 ¡LA GENEALOGÍA DE JOSÉ, NO DE JESÚS!

MATEO 1

LUCAS 3

1-David

1-David

29-Matatías

2-Solomon

2-Natán

30-Maat

3-Roboam

3-Matata

31-Naggai

4-Abía

4-Mainán

32-Esli

5-Asa

5-Melea

33-Nahúm

6-Josaphat

6-Eliaquim

34-Amós

7-Joram

7-Jonán

35-Matatías

8-Ozías

8-José

36-José

9-Joatam

9-Judá

37-Janna

10-Achaz

10-Simeón

38-Melqui

11-Ezequías

11-Leví

39-Leví

12-Manasés

12-Matat

40-Matat

13-Amón

13-Joreim

41-Elí

14-Josías

14-Eliezer

42-José

15-Jechonías

15-Josué

43-Jesús

16-Salathiel

16-Er

17-Zorobabel

17-Elmodam

18-Abiud

18-Cosam

19-Eliaquim

19-Abdi

20-Azor

20-Melqui

21-Sadoc

21-Neri

22-Aquim

22-Salatiel

23-Eliud

23-Zorobabel

24-Eleazar

24-Resa

25-Matán

25-Joanna

26-Jacob

26-Judá

27-José

27-José

28-Jesús

28-Semei

            En Matías, capítulo 1 la genealogía de Jesús contiene 28 nombres de sus predecesores.

            En Lucas, capítulo 3, la genealogía de Jesús contiene 43 nombres de sus predecesores, diferentes de los nombres que encontramos en Matías. Los cristianos intentan corregir este error diciendo que los otros predecesores son de parte de su madre, eso es un insulto para ella, ya que esta genealogía es de José el carpintero. Podemos ver claramente la contradicción que existe sobre el padre de José. Acorde a Mateo, el padre de José es Jacob e acorde a Lucas, su padre es Elí.

 LOS NOMBRES CONTRADICTORIOS DE LOS APÓSTOLES

Mateo 10 y Marcos 3

Lucas 6

1

Simón, que es dicho Pedro

Simón, que es dicho Pedro

2

Andrés, su hermano

Andrés, su hermano

3

Jacobo, hijo de Zebedeo

Jacobo

4

Juan, su hermano

Juan

5

Felipe

Felipe

6

Bartolomé

Bartolomé

7

Tomás

Tomás

8

Mateo el publicano

Mateo

9

Jacobo, hijo de Alfeo

Jacobo, hijo de Alfeo

10

Leví, por sobrenombre Tadeo

Simón, el que se llama Celador

11

Simón el Cananita

Judas, hermano de Jacobo

12

Judas Iscariote

Judas Iscariote

Mateo y Marcos han añadido a Levi, por sobrenombre Tadeo y a Simón el Cananita y han omitido a Simón, el que se llama Celador y a Judas, hijo de Jacobo, mientras que Lucas ha añadido a Simón, el que se llama Celador y a Judas, hijo de Jacobo y ha omitido a Leví, por sobrenombre Tadeo y a Simón en Cananita.

 OTRAS CONTRADICCIONES

            “Y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, el cual es llamado el Cristo.” (Mateo, 1:16)

            “Y el mismo Jesús comenzaba a ser como de treinta años, hijo de José, como se creía; que fue hijo de Elí.” (Lucas 3:23)

---------------------------------

“Y que apareció a Céfas, y después a los doce.” (I Corintios, 15:5)

           “Más los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado.” (Mateo, 28:16).

          “Y Jesús les dijo: De cierto os digo, que vosotros que me habéis seguido, en la regeneración, cuando se sentará el Hijo del hombre en el trono de su gloria, vosotros también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.” (Mateo, 19:28).

           “Jesús le respondió: ¿No he escogido yo a vosotros doce, y uno de vosotros es diablo?” (Juan, 6:70).

------------------------------

          “Respondió Jesús, y les dijo: Aunque yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio es verdadero, porque sé de dónde he venido y a dónde voy; mas vosotros no sabéis de dónde vengo, y a dónde voy.” (Juan, 8:14)

           “Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es verdadero.” (Juan, 5:31)

---------------------------------

           “Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre; porque yo, lo que a él agrada, hago siempre.” (Juan, 8:29)

           “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mateo, 27:46)

------------------------------------

           La historia de los pescadores tuvo lugar al principio de la misión de Jesús (Lucas, 5:1 – véanse también Mateo 4:18).

           La historia de los pescadores tuvo lugar después de que Jesús fue resucitado (Juan, 21:1).

--------------------------------------

          Jesús limpia el templo de vendedores antes de pasar al lado del árbol que maldijo (Mateo, 21:18).

          Jesús limpia el templo de vendedores después de pasar al lado del árbol que maldijo (Marcos, 11:12).

----------------------------------------

          “Y volvió el furor de Jehová a encenderse contra Israel, é incitó a David contra ellos a que dijese: Ve, cuenta a Israel y a Judá.” (II Samuel, 24:1)

         “Más Satanás se levantó contra Israel, é incitó a David a que contase a Israel.” (I Crónicas, 21:1)

---------------------------------------

          “Más los Siros huyeron delante de Israel: e hirió David de los Siros la gente de setecientos carros, y cuarenta mil hombres de a caballo: hirió también a Sobac general del ejército, y murió allí.” (II Samuel, 10:18)

          “Más el Siro huyó delante de Israel; y mató David de los Siros siete mil hombres de los carros, y cuarenta mil hombres de a pie: asimismo mató a Sobac, general del ejército.” (I Crónicas, 19:18)

 RELATOS CONTRADICTORIOS SOBRE LA CRUCIFIXIÓN

          “Y era la hora de las tres cuando le crucificaron.” (Marcos, 15:25)

          “Y era la víspera de la Pascua, y como la hora de sexta. Entonces dijo a los Judíos: he aquí vuestro Rey.” – Jesús todavía no había sido crucificado (Juan, 19:14)

------------------------------

         “Y saliendo, hallaron a un Cireneo, que se llamaba Simón: a éste cargaron para que llevase su cruz.” (Mateo, 27:32) – véanse también Lucas 23:26 y Marcos 15:21.

        “Y llevando su cruz (Jesús), salió al lugar que se dice de la Calavera, y en hebreo, Gólgota.” (Juan, 19:17)

-------------------------------

        “...a éste cargaron para que llevase su cruz.” (Marcos, 15:21)

        “El cual mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero.” (I Pedro, 2:24) – véanse también Gálatas 3:13

------------------------

      “Y le dieron a beber vino mezclado con mirra.” (Marcos, 15:23)

      “Le dieron a beber vinagre mezclado con hiel.” (Mateo, 27:34)

--------------------------

      “Lo mismo también le zaherían los ladrones que estaban crucificados con él.” (Mateo, 27:44)

      “Y uno de los malhechores que estaban colgados, le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros. Y respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun tú temes a Dios, estando en la misma condenación? Y nosotros, a la verdad, justamente padecemos; porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos: mas éste ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vinieres a tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso.” (Lucas, 23:39-43).

-------------------------------

      “Y arrojando las piezas de plata en el templo (Judas), se partió; y fue, y se ahorcó.” (Mateo, 27:5)

      “Este (Judas), pues, adquirió un campo del salario de su iniquidad, y colgándose, reventó por medio, y todas sus entrañas se derramaron.” (Hechos, 1:18)

-------------------------------

      “Y el primer día de la semana, María Magdalena vino de mañana, siendo aún obscuro, al sepulcro; y vio la piedra quitada del sepulcro.” (Juan, 20:1)

      “Y la víspera de sábado, que amanece para el primer día de la semana, vino María Magdalena, y la otra María, a ver el sepulcro.” (Mateo, 28:1)

      “Y como pasó el sábado, María Magdalena, y María madre de Jacobo, y Salomé, compraron drogas aromáticas, para venir a ungirle (a Jesús).” (Marcos, 16:1)

----------------------------------

      “Y vio dos ángeles en ropas blancas que estaban sentados, el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto.” (Juan, 20:12)

      “Y he aquí, fue hecho un gran terremoto: porque el ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, había revuelto la piedra, y estaba sentado sobre ella.” (Mateo, 28:2)

      “Y entrando, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. Y aconteció, que estando ellas espantadas de esto, he aquí se pararon junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes.” (Lucas, 24:3-4)

      “Y entradas en el sepulcro, vieron un mancebo sentado al lado derecho, cubierto de una larga ropa blanca; y se espantaron.” (Marcos, 16:5)

---------------------------------

      “Y volviendo del sepulcro, dieron nuevas de todas estas cosas a los once, y a todos los demás. Y eran María Magdalena, y Juana, y María madre de Jacobo, y las demás con ellas, las que dijeron estas cosas a los apóstoles.” (Lucas, 24:9-10)

      “Y ellas se fueron huyendo del sepulcro; porque las había tomado temblor y espanto; ni decían nada a nadie, porque tenían miedo.” (Marcos, 16:8)

 DIFERENCIAS ENTRE EL CORÁN Y LA BIBLIA

      “... porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó, y reposó.” (Éxodo, 31:17)

      “Y es cierto que creamos los cielos, la tierra y lo que entre ambos hay, en seis días sin que Nos afectara fatiga alguna.” (Sura de Qaf, 50:38)

--------------------------------

      “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” y después creó la luz del día y la oscuridad de la noche, después las plantas, y al final el sol y la luna (Génesis, 1:1-31)

      “¿Es que no ven los que se niegan a creer que los cielos y la tierra estaban juntos y los separamos? ¿Y que hemos hecho a partir del agua toda cosa viviente? ¿No van a creer?” (Sura de los Profetas, 21:30)

----------------------------------

      “Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza.” (Génesis, 1:26)

      “No hay nada como Él; Él es el que oye y el que ve.” (Sura de la Consulta, 42:9)

      “No ha engendrado ni ha sido engendrado. Y no hay nadie que se Le parezca.” (Sura de la Adoración Pura, 112:3-4)

------------------------------------

      “¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre?” (Salmos, 13:1)

      “... A mi Señor no se Le escapa nada ni olvida.” (Sura Ta, Ha, 20:51)

-------------------------------------

      “Despierta; ¿por qué duermes, Señor? Despierta” (Salmos, 44:23)

     “Entonces despertó el Señor a la manera del que ha dormido, como un valiente que grita excitado del vino.” (Salmos, 78:65)

      “Allah, no hay dios sino Él, el Viviente, el Sustentador. Ni la somnolencia ni el sueño Le afectan” (Sura de la Vaca, 2:254)

-------------------------------------

      “¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás?” (Habacuc, 1:2)

      “¡Señor nuestro! Tú conoces lo que escondemos y lo que manifestamos. No hay nada que pase desapercibido para Allah ni en la tierra ni en el cielo.” (Sura de Abraham, 14:40)

      “Y hables en voz alta (o no), Él conoce lo secreto y aún más que eso.” (Sura Ta, Ha, 20:6)

--------------------------------------

      “Oh Jehová de los ejércitos, ¿hasta cuándo no tendrás piedad de Jerusalén? (Zacarías, 1:12)

      “¿Desechará el Señor para siempre, Y no volverá más a amar? ¿Se ha acabado para siempre su misericordia? ¿Se ha acabado la palabra suya para generación y generación? ¿Ha olvidado Dios el tener misericordia? ¿Ha encerrado con ira sus piedades?” (Salmos, 77:7-9)

      “Pereció mi fortaleza, y mi esperanza de Jehová.” (Lamentaciones, 3:18)

      “¡Siervos Míos que os habéis excedido en contra de vosotros mismos, no desesperéis de la misericordia de Allah, es verdad que Allah perdona todas las faltas, pues Él es el Perdonador, el Compasivo!” (Sura de los Grupos, 39:50)

-----------------------------------------

      “Inclina, oh Jehová, tu oído, y oye; abre, oh Jehová, tus ojos, y mira.” (II Reyes, 19:16)

      “Es verdad que Allah conoce lo desconocido de os cielos y la tierra. Y Allah ve lo que hacéis”. (Sura de los Aposentos Privados, 49:18)

-----------------------------------------

      “Y aun con todo esto, estando ellos en tierra de sus enemigos, yo no los desecharé, ni los abominaré para consumirlos, invalidando mi pacto con ellos: porque yo Jehová soy su Dios.” (Levítico, 26:44)

      “No olvidaré mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios.” (Salmos, 89:34)

      “Más tú desechaste y menospreciaste a tu ungido; Y te has airado con él. Rompiste el pacto de tu siervo; Has profanado su corona hasta la tierra.” (Salmos, 89:38-39)

      “Embotaste asimismo el filo de su espada, y no lo levantaste en la batalla.” (Salmos, 89:43)

      “¿Hasta cuándo, oh Jehová? ¿Te esconderás para siempre? ¿Arderá tu ira como el fuego?” (Salmos, 89:46)

      “Promesa de Allah y Allah no falta a Su promesa; sin embargo, la mayor parte de los hombres no saben.” (Sura de los Romanos, 30:5)

-----------------------------------------

      “Limpio eres para con el limpio, más con el perverso eres rígido.” (II Samuel, 22:27)

      “¡Vosotros que creéis! Sed firmes en establecer la justicia dando testimonio por Allah, aunque vaya en contra de vosotros mismos o de vuestros padres o parientes más próximos, tanto si son ricos como si son pobres...” (Sura de las Mujeres, 4:134)

------------------------------------------

      “Así también Cristo no se glorificó a sí mismo haciéndose Pontífice, más el que le dijo: Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy.” (Hebreos, 5:5)

      “Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy.” (Salmos, 2:7)

      “Di: Él es Allah, Uno. Allah, el Señor Absoluto. No ha engendrado ni ha sido engendrado. Y no hay nadie que se Le parezca.” (Sura de la Adoración Pura, 112:1-4)

      “Allah no ha tomado hijo alguno ni hay con Él ningún dios. Porque si así fuera, cada dios se llevaría lo que hubiera creado y se dominarían unos a otros. ¡Ensalzado sea Allah por encima de los que Le puedan atribuir!” (Sura de los Creyentes, 23:92)

      “Y dicen: el Misericordioso ha tomado un hijo. Ciertamente traéis una calamidad. A punto están los cielos de rasgarse, la tierra de abrirse y las montañas de derrumbarse por su causa. Porque atribuyen un hijo al Misericordioso. Y no es propio del Misericordioso tomar un hijo. Todos los que están en los cielos y en la tierra no se presentan ante el Misericordioso sino como siervos. Y es verdad que Él conoce su número y los tiene bien contados. Todas vendrán a Él por separado el Día del Levantamiento.” (Sura de Maryam, 19:89-96)

--------------------------------------------

      “Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? porque no conozco varón. Y respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te hará sombra; por lo cual también lo Santo que nacerá, será llamado Hijo de Dios.” (Lucas, 1:34-35)

      “Dijo (María): ¿Cómo habría de tener un niño si ningún mortal me ha tocado y no soy una fornicadora? Dijo (el ángel): así lo ha dicho tu Señor: eso es simple para Mí, para hacerlo un signo para los hombres y una misericordia de Nuestra parte. Es un asunto decretado.” (Sura de Maryam, 19:19-20)

-----------------------------------

      Dios dice a los israelitas: “Sino que demandará cada mujer a su vecina y a su huésped vasos de plata, vasos de oro, y vestidos: los cuales pondréis sobre vuestros hijos y vuestras hijas, y despojaréis a Egipto.” (Éxodo, 3:22)

      “Y Jehová dio gracia al pueblo delante de los Egipcios, y les prestaron; y ellos despojaron a los Egipcios.” (Éxodo, 12:36)

      “Pero Allah no ordena la indecencia. ¿O es que diréis sobre Allah lo que no sabéis? (Sura al-‘Araf, 7:27)

--------------------------------------

      “Porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos, y sobre los terceros, y sobre los cuartos, a los que me aborrecen.” (Deuteronomio, 5:9)

      “Lo que cada alma adquiera sólo podrá perjudicarle a ella misma y nadie cargará con la carga de otro.” (Sura de los Rebaños, 6:166)

------------------------------------

      “Pasad por la ciudad en pos de él, y herid; no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia. Matad viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno: más a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis; y habéis de comenzar desde mi santuario. Comenzaron pues desde los varones ancianos que estaban delante del templo.” (Ezequiel, 9:5-6)

      “Y Jehová habló a Moisés, diciendo: haz la venganza de los hijos de Israel sobre los Madianitas; después serás recogido a tus pueblos. Entonces Moisés habló al pueblo, diciendo: Armaos algunos de vosotros para la guerra, e irán contra Madián, y harán la venganza de Jehová en Madián. Mil de cada tribu de todas las tribus de los hijos de Israel, enviaréis a la guerra. Así fueron dados de los millares de Israel, mil por cada tribu, doce mil a punto de guerra. Y Moisés los envió a la guerra: mil por cada tribu envió: y Pines, hijo de Eleazar sacerdote, fue a la guerra con los santos instrumentos, con las trompetas en su mano para tocar. Y pelearon contra Madián, como Jehová lo mandó a Moisés, y mataron a todo varón. Mataron también, entre los muertos de ellos, a los reyes de Madián: Evi, y Recem, y Zur, y Hur, y Reba, cinco reyes de Madián; a Balaam también, hijo de Beor, mataron a cuchillo. Y llevaron cautivas los hijos de Israel las mujeres de los Madianitas, y sus chiquitos y todas sus bestias, y todos sus ganados; y arrebataron toda su hacienda. Y abrasaron con fuego todas sus ciudades, aldeas y castillos. Y tomaron todo el despojo, y toda la presa, así de hombres como de bestias. Y trajeron a Moisés, y a Eleazar el sacerdote, y a la congregación de los hijos de Israel, los cautivos y la presa y los despojos, al campo en los llanos de Moab, que están junto al Jordán de Jericó. Y salieron Moisés y Eleazar el sacerdote, y todos los príncipes de la congregación, a recibirlos fuera del campo. Y se enojó Moisés contra los capitanes del ejército, contra los tribunos y centuriones que volvían de la guerra; Y les dijo Moisés: ¿Todas las mujeres habéis reservado? He aquí ellas fueron a los hijos de Israel, por consejo de Balaam, para causar prevaricación contra Jehová en el negocio de Peor; por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová. Matad pues ahora todos los varones entre los niños: matad también toda mujer que haya conocido varón carnalmente. Y todas las niñas entre las mujeres, que no hayan conocido ayuntamiento de varón, os reservaréis vivas. Y vosotros quedaos fuera del campo siete días: y todos los que hubieren matado persona, y cualquiera que hubiere tocado muerto, os purificaréis al tercero y al séptimo día, vosotros y vuestros cautivos.” (Números, 31:1-19)

      El profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sobre él) decía lo siguiente a su ejército, antes de partir para la batalla: “Luchen en el nombre de Allah y por la causa de Allah; pero no maten a los viejos, ni a los jóvenes; no maten a los niños, ni a las mujeres. Haced cosas buenas, porque Allah ama a los que hacen el bien.” (hadiz)

-------------------------------------

      “Así que, concluimos ser el hombre justificado por fe sin las obras de la ley.” (Romanos, 3:28)

      “¿Es que cuentan los hombres con que se les va a dejar decir: creemos y no van a ser puestos a prueba? Es verdad que ya probamos a los que les precedieron. Para que Allah sepa quiénes son sinceros y quiénes son falsos.” (Sura de la Araña, 29:1-2)

-----------------------------------------

      “Más yo os digo: No resistáis al mal; antes a cualquiera que te hiriere en tu mejilla diestra, vuélvele también la otra; Y al que quisiere ponerte a pleito y tomarte tu ropa, déjale también la capa.” (Mateo, 5:39-40)

      “La recompensa de una maldad es una maldad semejante a ella, pero quien pasa por alto y se reconcilia... su recompensa incumbe a Allah; es cierto que Él no ama a los injustos.” (Sura de la Consulta, 42:37)

      “... sino que perdonen y lo pasen por alto. ¿No os gusta que Allah os perdone a vosotros? Allah es Perdonador y Compasivo.” (Sura de la Luz, 24:22)

       LA MUJER ACUSADA DE ADULTERIO – ¿LA SOLUCIÓN BIBLICA O CORANICA?

      “Y Jehová habló a Moisés, diciendo: Habla a los hijos de Israel, y diles: Cuando la mujer de alguno se desmandare, e hiciere traición contra él, que alguno se hubiere echado con ella en carnal ayuntamiento, y su marido no lo hubiese visto por haberse ella contaminado ocultamente, ni hubiere testigo contra ella, ni ella hubiere sido cogida en el acto; Si viniere sobre él espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer, habiéndose ella contaminado; o viniere sobre él espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer, no habiéndose ella contaminado; Entonces el marido traerá su mujer al sacerdote, y traerá su ofrenda con ella, la décima de un éfa de harina de cebada; no echará sobre ella aceite, ni pondrá sobre ella incienso: porque es presente de celos, presente de recordación, que trae en memoria pecado. Y el sacerdote la hará acercar, y la hará poner delante de Jehová. Luego tomará el sacerdote del agua santa en un vaso de barro: tomará también el sacerdote del polvo que hubiere en el suelo del tabernáculo, y lo echará en el agua. Y hará el sacerdote estar en pie a la mujer delante de Jehová, y descubrirá la cabeza de la mujer, y pondrá sobre sus manos el presente de la recordación, que es el presente de celos: y el sacerdote tendrá en la mano las aguas amargas que acarrean maldición. Y el sacerdote la conjurará, y le dirá: Si ninguno hubiere dormido contigo, y si no te has apartado de tu marido á inmundicia, libre seas de estas aguas amargas que traen maldición: Más si te has descarriado de tu marido, y te has amancillado, y alguno hubiere tenido coito contigo, fuera de tu marido: (El sacerdote conjurará a la mujer con juramento de maldición, y dirá a la mujer): Jehová te dé en maldición y en conjuración en medio de tu pueblo, haciendo Jehová a tu muslo que caiga, y a tu vientre que se te hinche; Y estas aguas que dan maldición entren en tus entrañas, y hagan hinchar tu vientre, y caer tu muslo. Y la mujer dirá: Amén, amén. Y el sacerdote escribirá estas maldiciones en un libro, y las borrará con las aguas amargas: Y dará a beber a la mujer las aguas amargas que traen maldición; y las aguas que obran maldición entrarán en ella por amargas. Después tomará el sacerdote de la mano de la mujer el presente de los celos, y le mecerá delante de Jehová, y lo ofrecerá delante del altar: Y tomará el sacerdote un puñado del presente, en memoria de ella, y lo quemará sobre el altar, y después dará a beber las aguas a la mujer. Le dará pues a beber las aguas; y será, que si fuere inmunda y hubiere hecho traición contra su marido, las aguas que obran maldición entrarán en ella en amargura, y su vientre se hinchará, y caerá su muslo; y la mujer será por maldición en medio de su pueblo. Mas si la mujer no fuere inmunda, sino que estuviere limpia, ella será libre, y será fecunda.” (Números, 5:11-28)

      “Y los que acusen a sus esposas sin tener más testigos que ellos mismos, deberán jurar cuatro veces por Allah que dicen la verdad. Y una quinta pidiendo que caiga la maldición de Allah sobre él si miente. Y ella quedará libre de castigo (con latigazos) si atestigua cuatro veces por Allah que él está mintiendo. Y una quinta pidiendo que la ira (la ira de Allah es mas fuerte que la maldición) de Allah caiga sobre ella si él dice la verdad (después de que el juez toma la decisión de la separación de los conyugues, si la mujer está esperando un hijo, cuando este nacerá va a tomar el nombre de la madre y no del padre).” (Sura de la Luz, 24:6-9)

 JOB MALDICE A DIOS

      “He aquí que en sus siervos no confía, y notó necedad en sus ángeles.” (Job, 4:18)

      “¿Qué es el hombre, para que lo engrandezcas, y que pongas sobre él tu corazón, y lo visites todas las mañanas, y todos los momentos lo pruebes? ¿Hasta cuándo no me dejarás, ni me soltarás hasta que trague mi saliva? Pequé, ¿qué te haré, oh Guarda de los hombres? ¿Por qué me has puesto contrario a ti, y que a mí mismo sea pesado? ¿Y por qué no quitas mi rebelión, y perdonas mi iniquidad? Porque ahora dormiré en el polvo, Y si me buscares de mañana, ya no seré.” (Job, 7:17-21)

      “La tierra es entregada en manos de los impíos, y él cubre el rostro de sus jueces. Si no es él, ¿quién es? ¿Dónde está? Mis días han sido más ligeros que un correo; Huyeron, y no vieron el bien. Pasaron cual navíos veloces: Como el águila que se arroja a la comida. Si digo: olvidaré mi queja, dejaré mi aburrimiento, y me esforzaré: me conturban todos mis trabajos; Sé que no me darás por libre. Yo soy impío, ¿para qué trabajaré en vano? Aunque me lave con aguas de nieve, y limpie mis manos con la misma limpieza, aun me hundirás en el hoyo, y mis propios vestidos me abominarán. Porque no es hombre como yo, para que yo le responda, y vengamos juntamente a juicio. No hay entre nosotros árbitro que ponga su mano sobre nosotros ambos. Quite de sobre mí su vara, y su terror no me espante.” (Job, 9:24-34)

      “Diré a Dios: no me condenes; Hazme entender por qué pleiteas conmigo. ¿Parécete bien que oprimas, que deseches la obra de tus manos, y que resplandezcas sobre el consejo de los impíos?” (Job, 10:2-3)

      “Tus manos me formaron y me compusieron todo en contorno: ¿y así me deshaces? Acuérdate ahora que como a lodo me diste forma: ¿Y en polvo me has de tornar? ¿No me fundiste como leche, y como un queso me cuajaste? Me vestiste de piel y carne, y me cubriste de huesos y nervios. Vida y misericordia me concediste, y tu visitación guardó mi espíritu. Y estas cosas tienes guardadas en tu corazón; Yo sé que esto está cerca de ti. Si pequé, tú me has observado, y no me limpias de mi iniquidad. Si fuere malo, ¡ay de mí! Y si fuere justo, no levantaré mi cabeza, estando harto de deshonra, y de verme afligido. Y subirá de punto, pues me cazas como á león, y tornas a hacer en mí maravillas.” (Job, 10:8-16)

      “Prosperan las tiendas de los ladrones, y los que provocan a Dios viven seguros; En cuyas manos él ha puesto cuanto tienen.” (Job, 12:6)

      “El derrama menosprecio sobre los príncipes, y enflaquece la fuerza de los esforzados. El descubre las profundidades de las tinieblas, y saca a luz la sombra de muerte. Él multiplica la gente, y él les destruye: Él esparce la gente, y les torna s recoger. El quita el seso de las cabezas del pueblo de la tierra, y les hace que se pierdan vagueando sin camino.” (Job, 12:21-24)

      “Más yo hablaría con el Todopoderoso, y querría razonar con Dios.” (Job, 13:3)

      “Escuchadme, y hablaré yo, y véngame después lo que viniere.” (Job, 13:13)

      “Aparta de mí tu mano, y no me asombre tu terror.” (Job, 13:21)

      “Me ha entregado Dios al mentiroso, y en las manos de los impíos me hizo estremecer. Próspero estaba, y me desmenuzó: Y me arrebató por la cerviz, y me despedazó, y me puso por blanco suyo. Me cercaron sus flecheros, partió mis riñones, y no perdonó: Mi hiel derramó por tierra. Me quebrantó de quebranto sobre quebranto; Corrió contra mí como un gigante. Yo cosí saco sobre mi piel, y cargué mi cabeza de polvo. Mi rostro está enlodado con lloro, y mis párpados entenebrecidos: A pesar de no haber iniquidad en mis manos, y de haber sido mi oración pura.” (Job, 16:11-17)

      “Sabed ahora que Dios me ha trastornado, y traído en derredor su red sobre mí. He aquí yo clamaré agravio, y no seré oído: Daré voces, y no habrá juicio. Cercó de vallado mi camino, y no pasaré; Y sobre mis veredas puso tinieblas. Me ha despojado de mi gloria, y quitado la corona de mi cabeza. Me arruinó por todos lados, y perezco; Y ha hecho pasar mi esperanza como árbol arrancado. E hizo inflamar contra mí su furor, y me contó para sí entre sus enemigos.” (Job, 19:6-11)

      “¿Por qué viven los impíos, y se envejecen, y aun crecen en riquezas? Su simiente con ellos, compuesta delante de ellos; Y sus renuevos delante de sus ojos. Sus casas seguras de temor, ni hay azote de Dios sobre ellos. Sus vacas conciben, no abortan; Paren sus vacas, y no malogran su cría. Salen sus chiquitos como manada, y sus hijos andan saltando. Al son de tamboril y cítara saltan, y se huelgan al son del órgano. Gastan sus días en bien, y en un momento descienden a la sepultura. Dicen pues a Dios: Apártate de nosotros, que no queremos el conocimiento de tus caminos.” (Job, 21:7-14)

      “Dios guardará para sus hijos su violencia; y le dará su pago, para que conozca.” (Job, 21:19)

      “Traspasan los términos, roban los ganados, y se apacientan. Se llevan el asno de los huérfanos; Prenden el buey de la viuda. Hacen apartar del camino a los menesterosos: Y todos los pobres de la tierra se esconden. He aquí, como asnos monteses en el desierto, salen a su obra madrugando para robar; El desierto es mantenimiento de sus hijos. En el campo siegan su pasto, y los impíos vendimian la viña ajena. Al desnudo hacen dormir sin ropa, Y que en el frío no tenga cobertura. Con las avenidas de los montes se mojan, y abrazan las peñas sin tener abrigo. Quitan el pecho a los huérfanos, y de sobre el pobre toman la prenda. Al desnudo hacen andar sin vestido, y a los hambrientos quitan los hacecillos. De dentro de sus paredes exprimen el aceite, pisan los lagares, y mueren de sed. De la ciudad gimen los hombres, Y claman las almas de los heridos de muerte: Más Dios no puso estorbo.” (Job, 24:2-12)

      “Clamo a ti, y no me oyes; me presento, y no me atiendes.” (Job, 30:20)

 EPÍLOGO

      Así que habéis visto “hablar” a la Biblia. ¿Todavía pensáis que la Biblia es la palabra de Dios? Os dejamos a vosotros sacar los motivos:

·         ¿Cómo es posible que el libro de Dios contenga maldiciones contra Dios?

·         Tenemos bastante fe para corregir estos errores, porque nosotros sabeos que estas palabras no pueden ser de Dios, por el simple hecho de que el libro de Dios tiene que contener solamente alabanzas a Él, ya que Él se merece todas las alabanzas, y no maldiciones

·         Estas blasfemias son palabras de simples hombres que Dios va a castigar por semejantes palabras

·         Cuando Pablo afirmo que “Estas palabras han sido inspiradas por Dios” ¿no se ha dado cuenta que son palabras contra Dios, para Dios, pero no palabras directamente de Dios?