¿CÓMO ABRAZAR  EL ISLAM?

1.                   Introducción  

2.                   Cómo uno Abraza el Islam  

3.                   Shahadatan (Los Dos Testimonios de Fe)  

4.                   El Significado de “La Ilaha illallah”  

5.                   Los Significados de la Shahádah  

6.                   Condiciones de la Shahádah  

7.                   Méritos del Imán (Creencia) en Allah  

8.                   La Creencia en los Ángeles  

9.                   Méritos de Creer en los Ángeles  

10.               Creencia en los Libros de Allah  

11.               Méritos de Creer en los Libros de Allah  

12.               La Creencia en los Mensajeros de Allah  

13.               ¿Quién es Muhammad?  

14.               Méritos de la Creencia en los Mensajeros  

15.               La Creencia en el Último Día  

16.               Méritos de Creer en el Último Día  

17.               La Creencia en Qada’ y Qadar  

18.               Méritos de Creer en Qada’ y Qadar  

19.               Lo que Implica el Segundo Testimonio de Fe  

20.               Lo que Uno debe Hacer Después de Pronunciar la Shahádah  

21.               Cómo realizar el Gusl completo  

22.               Udu’  

23.               Taiammum  

24.               La Oración  

25.               Recompensas de la Oración  

26.               Horarios de las Oraciones  

27.               Tabla de Horarios  

28.               Prerrequisitos antes del Rezo  

29.               Cómo Rezar  

30.               Oraciones Voluntarias  

31.               Momentos en los que está Prohibido Rezar  

32.               Zakah  

33.               Condiciones del Zakah  

34.               Aquellos a los que les Corresponde Entregar el

Zakah  

35.               Notas Importantes  

36.               El Ayuno  

37.               Hayy  

38.               Cómo Realizar el Hayy  

39.               La Adoración de Allah  

40.               Efectos Individuales y Sociales de Adorar a Allah  

41.               Los Mandamientos del Islam  

42.               Algunas Prohibiciones del Islam  

43.               Súplicas Varias y Etiqueta Islámica  

44.               Consejo de Hermano  


 Introducción

Todas las alabanzas son para Allah (Dios), el Señor[1] de los Mundos, y que Allah exalte la mención de Su Profeta ﷺ‬, y que brinde a él y su familia seguridad de todas las cosas malas.

El musulmán se siente inmensamente feliz por la guía que Allah le ha brindado y con la cual le ha favorecido. Le pido a Allah que nos mantenga a nosotros y a todos los musulmanes firmes en esta gran religión[2] hasta que nos encontremos con Él, sin cambiar nada en ella y sin tener que ser puesta a juicio.

De hecho, un verdadero musulmán siente una gran alegría cuando una persona abraza el Islam, porque desea lo mejor para los demás y quiere que vivan como él: en una vida de confort y regocijo con felicidad espiritual y estabilidad mental. Esto sólo puede ser obtenido a través de las enseñazas del Islam. Allah I (este símbolo significa “Glorificado y Exaltado sea”) dice:

            ( Al creyente que obre rectamente, sea varón o mujer,     le concederemos una vida buena y le multiplicaremos        la recompensa de sus obras. ) (16:97)

Esto es porque Allah I clarificó la situación de aquellos que no creen en Él y lo que reveló. Dios (Allah I) dice:

            ( Mas quien se aleje de Mi Mensaje llevará una vida       mísera, y el Día del Juicio le resucitaremos ciego. Y           entonces dirá: ¡Oh, Señor mío! ¿Por qué me has    resucitado ciego, si antes veía? Dirá [Allah]: Así como      cuando te llegaron Nuestros signos los ignoraste, hoy     tú serás ignorado. ) (20:124-126)

Un verdadero musulmán también desea vivir feliz en el Más Allá, cuyas delicias no tienen fin. Allah I dice:

      ( Por cierto que quienes hayan creído y obrado     rectamente tendrán como morada los jardines del             Paraíso. Allí vivirán eternamente y no desearán   cambio alguno [en su suerte]. ) (28:107-108)

El final es inevitable: o la felicidad eterna o el remordimiento sin cesar. Aquel que muera sin creer –y el refugio sólo está en Dios- entrará al Fuego del Infierno para toda la eternidad. Allah I dice:

( Por cierto que quienes no creyeron de entre la Gente del Libro y los idólatras serán castigados eternamente en el fuego del Infierno; y éstas son las peores criaturas. ) (98:6)

Querido hermano, es en verdad una gran bendición y un favor de Dios que Él te haya guiado al Islam y te haya salvado de la incredulidad, ya que hay muchos a los que no Les ha brindado la guía para reconocer la verdadera religión, así como hay mucha gente que se han dado cuenta de que el Islam es el verdadero mensaje pero no han recibido la orientación para seguirlo. Por esto es que debes agradecer a Allah I, hermano mío, por el favor y el regalo que te ha hecho, pídele a Dios que te mantenga firme en esta religión hasta encontrarte con Él. Allah I dice:

         ( Creen haberte hecho un favor al abrazar el Islam.          Diles [¡Oh, Muhammad!]: No creáis que es así. En             verdad, si sois sinceros [al decir que habéis creído]          sabed que fue Allah Quien os hizo el favor de guiaros    a la fe. ) (49:17)

Todos necesitamos de Allah I. Él dice:

            ( ¡Oh, hombres! Vosotros sois los que necesitáis de         Allah, y Allah es Opulento, Loable [y prescinde de todas las criaturas]. ) (35:15)

Allah no necesita de nosotros: ni Se beneficia de nuestra obediencia y devoción, ni lo perjudica nuestra descreencia y desobediencia. Allah I dice:

            ( Si no creéis, sabed que Allah prescinde de vosotros      [y ello no Le perjudica en nada] y que no Le agrada la   incredulidad de Sus siervos; y si sois agradecidos            [creyendo en Su unicidad] Le complacerá.  ) (39:7)

El Mensajero de Allah ﷺ‬ (este símbolo significa “Que la Paz y Bendiciones de Dios sean con él”), Muhammad, dijo en un hadiz Qudsi[3]:

“Allah I ha dicho: ¡Oh, siervos míos! Ciertamente Me        he prohibido la injusticia a Mí mismo, y la he prohibido entre vosotros, así que no seáis injustos unos con otros. ¡Oh, siervos Míos! Todos estáis extraviados, salvo a quien Yo guío, así que pedidme la guía que os guiaré. ¡Oh, siervos Míos! Todos estáis hambrientos, salvo a quien he dado de comer, así que pedidme alimento que os alimentaré. ¡Oh, siervos Míos! Todos estáis desnudos, salvo a quien he vestido. Así que pedidme vestimenta, que os vestiré. ¡Oh, siervos Míos! Cometéis pecados noche y día, y Yo os perdono todos ellos, ¡así que pedidme perdón!, que he de perdonaros. ¡Oh, siervos Míos! No alcanzaréis perjuicio con el cual podáis perjudicarme, ni alcanzaréis beneficio con el cual puedas beneficiarme. ¡Oh, siervos Míos! Si el primero de vosotros y el último, los humanos y los genios[4], fueran tan piadosos como el corazón del más piadoso,          esto no añadiría nada a Mi reino. ¡Oh, siervos Míos! Si     el primero de vosotros y el último, los humanos y los genios, fuesen tan corruptos como el corazón del más corrupto, no disminuiría esto en nada Mi reino. ¡Oh, siervos Míos! Si el primero de vosotros y el último, humanos y genios, se reuniesen en un mismo lugar, pidiéndome y Yo otorgándoles a cada uno su petición, no decrecería lo que poseo, así como no decrece (el nivel de) el mar si una aguja es introducida en él. ¡Oh, siervos Míos! Ciertamente son vuestras obras las que os computo, y luego las recompensaré. Quien encuentre bien (la recompensa por sus buenas acciones), que alabe a Allah, y quien encuentre lo contrario (el castigo por sus pecados), que no reproche por ello sino a sí mismo. (Muslim)

 Cómo uno Abraza el Islam

No hay rituales o costumbres específicas a realizar para abrazar el Islam, en ningún lugar en particular o en frente de mucha gente. Esto es porque en el Islam la persona tiene una relación directa con su Señor, sin intermediarios.

Tampoco es necesario hacer grandes esfuerzos para entrar en la religión; simplemente hay que pronunciar unas pocas palabras, que son fáciles de pronunciar, pero que tienen un gran significado.

Aquel que ha decidido convertirse en musulmán debe pronunciar la Shahadatan[5], que es:

“Ash-hadu an la ilaha illallah, ua ash hadu anna Muhammadan ‘abd-ullahi ua rasuluhu”

Esto significa: “Atestiguo que no hay divinidad excepto Allah, y atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero”.

Este testimonio de fe es la llave para entrar al Islam; aquellos que lo pronuncien considerarán a todas las demás religiones fuera del Islam y las creencias que difieren de él. A través de esta declaración, gozarán de los derechos que todos los musulmanes tienen, y deben cumplir con todas las obligaciones que observa la nación islámica. Sus riquezas, honor y sangre se vuelven sagrados, excepto aquello prescrito por la religión.

Es verdad que uno es considerado musulmán por sus acciones externas, pero sólo Allah I sabe verdaderamente lo que hay en los corazones; entonces… ¿cuál es el verdadero significado de la Shahadatan?


 Shahadatan

 (Los Dos Testimonios de Fe)


 El Significado de “La Ilaha Illallah”

Esta es la frase del Tauhíd[6]. Por este concepto Allah inició la Creación, y también por él creó el Yánnah (Paraíso) y el Fuego del Infierno. Allah I dice:

            ( Por cierto que he creado a los genios y a los        hombres para que Me adoren. ) (51:56)

Esta es la creencia a la que llamaron todos los Profetas y Mensajeros, desde Adán hasta el último de ellos, Muhammad, que Allah exalte su mención y los libre de cualquier mal. Allah I dice:

            ( Y por cierto que a todos los Mensajeros que envié         antes de ti [¡Oh, Muhammad!] les revelé que no existe más divinidad que Yo, [y les ordené:] ¡Adoradme sólo     a Mí! ) (21:25)

 Los significados de la Shahádah:

·                     Allah I es el Creador de todo lo que existe. Dios dice:

            ( ¡Ése es Allah, vuestro Señor! No hay más divinidad      que Él, Creador de todas las cosas. Adoradle, pues. Él     es el protector de todas las cosas. ) (6:102)

·                     Allah I es el Dueño de todas las cosas, y Aquel que dispone de todos los asuntos[7]. Él dice:

( Ciertamente vuestro Señor es Allah, Quien creó los       cielos y la Tierra en seis días, luego se estableció       sobre el Trono. Hace que la noche y el día se sucedan      ininterrumpidamente. Y creó el sol, la luna y las         estrellas sometiéndolos a Su voluntad. a Él  le     pertenece la creacion y dictamina las ordenes  ¡Bendito sea Allah, Señor del Universo! ) (7:54)

·                     Allah I es el Único digno de ser adorado[8]. Él dice:

            ( A Allah pertenece todo cuanto hay en los cielos y en     la Tierra. ¿Y qué siguen, entonces, quienes invocan a        ídolos en vez de Allah? Sólo siguen conjeturas, y no        hacen más que suponer. ) (10:66)

·                     A Él pertenecen los más bellos nombres y atributos de perfección. Él está muy lejos de todo defecto[9]. Dios dice:

            ( A Allah pertenecen los nombres [y atributos] más         sublimes, invocadle pues con ellos. Y apartaos de    quienes blasfeman con ellos y los niegan; éstos serán      castigados por lo que hicieron. ) (7:180)

 Condiciones de la Shahádah

No es suficiente con sólo pronunciar la Shahádah para que sea aceptada por Allah I. Es una llave para las puertas del Yánnah, pero para que funcione la llave, necesita hacerse en la forma correcta. La Shahádah debe cumplir las siguientes condiciones para que sea aceptada por Allah I:

1.                   Conocimiento: esto comprende reconocer que todas las cosas que se adoran fuera de Allah I son falsas. No hay divinidad adorada verdaderamente excepto Dios, incluso un Profeta, Mensajero o Ángel. Allah I es el Único que merece todo tipo de adoración, como las oraciones (Salah), súplicas (du’a), esperanza, sacrificio de un animal para alimento, promesas.

Cualquier persona que realice un acto de adoración para algo o alguien que no sea Allah, teniendo la intención de adorarlo o exaltarlo, ha cometido un acto de kufr[10], incluso si ha pronunciado la Shahadatan.

2.                   Certeza: el corazón debe tener certeza firme del significado de las dos Shahádah. La certeza es lo opuesto a la duda, por lo que no debe haber lugar a la duda o la flaqueza en la creencia. Allah I dice:

            ( Por cierto que los verdaderos creyentes son quienes     creen en Allah y en Su Mensajero, y no dudan en        contribuir con sus bienes o luchar por la causa de            Allah. Ésos son los sinceros en la fe. ) (49:15)

3.                   Aceptación: uno debe aceptar completamente las condiciones de la Shahádah  y no rechazarlas[11]. Allah I dice:

            ( Por cierto que éstos cuando se les decía: No hay            nada ni nadie con derecho a ser adorado salvo   Allah, se ensoberbecían. ) (37:35)

4.                   Sumisión, obediencia y actuar de acuerdo a lo que requiere la Shahádah[12]. El musulmán debe acatar lo que Dios ordenó y abstenerse de lo que prohibió. Allah I dice:

( Quien se someta a Allah y haga el bien (como un Muhsin[13]) se habrá aferrado al asidero más firme; y Allah será Quien juzgue todas vuestras acciones. ) (31:22)

5.                   Veracidad. Uno debe pronunciar la Shahádah con sinceridad[14]. Allah I dice:

            ( Pero sólo dicen lo que no sienten sus corazones. )         (48:11)

6.                   Sinceridad en la adoración. Uno debe dedicar todos los actos de adoración con sinceridad solamente a Allah I[15]. Él dice:

            ( Y se les había ordenado [en sus legislaciones] que        adoraran a Allah con sinceridad, fuesen monoteístas, realizaran la oración y pagaran el Zakât, pues ésa es        la verdadera religión. ) (98:5)

7.                   Amor. Uno debe amar la Shahádah y todas sus implicancias. Uno debe amar a Allah I y a Su Mensajero ﷺ‬, y a Sus siervos piadosos. Y uno debe alejarse de aquellos que muestran odio por Dios y Su Mensajero. Siempre debemos preferir aquello que Allah I y Su Profeta ﷺ‬ aman, incluso si va en contra de los propios deseos. Allah I dice:

            ( Diles [¡Oh, Muhammad!]: Si vuestros padres, hijos,      hermanos, esposas y familiares, los bienes que hayáis      adquirido, los negocios que temáis perder y las    propiedades que poseáis y os agraden son más     amados para vosotros que Allah, Su Mensajero y la         lucha por Su causa, pues entonces esperad que os sobrevenga el castigo de Allah; y sabed que Allah no      guía a los corruptos. ) (9:24)

La Shahádah también requiere que Allah I sea el único que tenga el derecho a legislar, sea en asuntos de adoración o de relaciones entre la gente, tanto individuales como públicos.

Sólo Allah I tiene derecho a declarar algo prohibido o legal. Su Mensajero ﷺ‬ se dedicó exclusivamente a explicar y aclarar los mandatos de Dios. Allah I dice:

            ( Los preceptos que os ha transmitido el Mensajero         respetadlos, y absteneos de cuanto os haya prohibido.      Y temed a Allah, pues Allah es severo en el castigo. )      (59:7)

 Méritos del Imán (Creencia) en Allah

1.                   Cuando uno cumple con las condiciones de la Shahádah se libera de adorar al hombre y dedica todos sus actos de adoración al Creador del hombre. Esto hace que uno sea independiente. Allah I dice:

            ( Y si les preguntas [¡Oh, Muhammad! a los idólatras:]    ¿Quién creó los cielos y la Tierra? Te responderán: ¡Allah! Diles: ¿Acaso no observáis que aquello que         invocáis en vez de Allah [carece de poder]? ¿Si Allah      quisiera azotarme con algún daño, acaso ellos      [vuestros ídolos] me librarían de él? ¿O si deseara cubrirme con Su misericordia, podrían ellos         impedirlo? Diles [¡Oh, Muhammad!]: Me es        suficiente con Allah. Quienes confíen        verdaderamente en Allah que se encomienden a Él. )            (39:38)

2.                   Paz en el corazón, la mente y el alma. Allah ﷺ‬ dice:

            ( Aquellos que creen,  sus corazones se sosiegan con       el recuerdo de Allah. ¿Acaso no es con el recuerdo de    Allah que se sosiegan los corazones? ) (13:28)

3.                   Una gran sensación de seguridad al saber que siempre hay Alguien (Dios) a quien acudir en momentos de dificultad. Dios dice:

            ( Y cuando os alcanza una desgracia en el mar os dais     cuenta que cuanto invocabais fuera de Allah no         puede salvaros, y que sólo Allah es Quien puede hacerlo. Pero cuando os salva llevándoos a tierra   firme os alejáis de Él, pues el ser humano es ingrato. )    (17:67)

4.                   Un sentimiento de alegría espiritual al adorar a Allah I. Esto es porque el objetivo que todo musulmán busca, que es llegar al Yánnah (Paraíso), no puede obtenerse sino después de la muerte. Entonces lo vemos tratando persistentemente de alcanzar su meta por medio de buenas acciones, dedicando todos los actos de adoración sincera y puramente a Allah I. Él dice:

            ( Diles: Por cierto que mi oración, mi oblación, mi           vida y mi muerte pertenecen a Allah, Señor del       Universo, Quien no tiene copartícipes. Esto es lo que      se me ha ordenado creer, y soy el primero [de esta           nación] en someterse a Allah. ) (6:162-163)

5.                   La guía y éxito que Dios da a aquellos que creen en Él. Allah I dice:

            ( Quien crea en Allah, Él fortalecerá su corazón [y           podrá resignarse ante cualquier adversidad, pues       sabrá que es el decreto de Allah]. ) (64:11)

6.                   El amor por hacer buenas acciones y exhortar a la gente a realizarlas. Dios dice:

            ( Quien haya realizado una obra de bien, por       pequeña que fuere, verá su recompensa. ) (99:7)

El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

            “Ciertamente aquel que lleva a alguien a hacer algo bueno es     como el que lo realiza (o sea, recibe la misma recompensa). (At-Tirmidhi)

Aquel que cree en Allah I debe también creer en las cosas de las que nos informa, y entre ellas están las siguientes:


 La Creencia en los Ángeles

Uno debe creer que los Ángeles son creación de Dios; nadie sabe su número exacto salvo Él. Ellos pertenecen al mundo de lo invisible, y Allah I los creó para que Le adoren y Le obedezcan. Llevan a cabo todas las órdenes de Dios: conducir, observar, proteger y vigilar todo el Universo y las criaturas en él, de acuerdo al designio de Allah y Sus órdenes. Allah ) dice:

            ( El Mesías no menosprecia ser un siervo de Allah,          como tampoco los Ángeles allegados. ) (4:172)

Los Ángeles actúan como emisarios entre Dios y Sus Mensajeros. Allah ) dice:

            ( El Espíritu Leal [el Ángel Gabriel] descendió con él,     y lo grabó en tu corazón [¡Oh, Muhammad!] para que         seas uno de los Mensajeros [y adviertas con él a los         hombres]. Es una revelación en árabe puro. ) (26:193- 195)

Allah I encomienda a los Ángeles responsabilidades especiales y ellos hacen lo que se les ordena. Dios dice:

            ( [Los Ángeles] Temen a su Señor que está por     encima de ellos, y ejecutan todo cuanto se les             ordena. ) (16:50)

Los Ángeles no son compañeros, asociados o rivales de Allah I, tampoco Sus hijos, pero uno debe respetarlos y amarlos igualmente. Allah I dice:

            ( Y [los incrédulos] dicen: El Misericordioso ha tenido    hijas. ¡Glorificado sea! [Los Ángeles, a los que ellos         llaman hijas de Allah] Son sólo siervos honrados.            Jamás se adelantan a las Palabras de Allah, y no            hacen más que ejecutar Sus órdenes. ) (21:26-27)

Ellos ocupan su tiempo adorando y obedeciendo a Allah I, glorificándole y alabándole. Dios dice:

            ( Le glorifican noche y día, ininterrumpidamente, y        no se agotan por ello. ) (21:20)

Los Ángeles fueron creados de luz. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Los Ángeles fueron creados de luz, los genios fueron creados    de llamas de fuego sin humo, y Adán fue creado de lo que           ustedes ya saben (barro). (Al-Muslim)

A pesar de que fueron creados con luz, no se les puede ver. Allah I les ha dado la posibilidad de cambiar su apariencia para poder ser vistos en algunas ocasiones especiales. Dios nos informa que Yibril (Gabriel) apareció frente a Mariam (María) con forma de hombre:

            ( Y puso un velo para apartarse de la vista [mientras        adoraba a Allah] de los hombres de su pueblo.           Entonces le enviamos Nuestro espíritu [el Ángel Gabriel], quien se le presentó con forma humana. Ella dijo: Me refugio de ti en el Clemente, si es que temes      a Allah. Le dijo: Soy el enviado de tu Señor para agraciarte con un hijo puro. ) (19:17-19)

El Profeta Muhammad ﷺ‬ vio a Yibril (Gabriel) en su forma real como fue creado: tenía seiscientas alas, y bloqueaba al sol con su tamaño.

Allah I nos ha informado sobre los nombres y cargos de algunos de los Ángeles; por ejemplo Yibril (Gabriel), quien tiene la responsabilidad de transmitir la revelación. Allah I dice:

            ( Este Corán es una revelación del Señor del         Universo. El Espíritu Leal [el Ángel Gabriel]             descendió con él, y lo grabó en tu corazón [¡Oh,    Muhammad!] para que seas uno de los Mensajeros [y            adviertas con él a los hombres]. ) (26:192-194)

Israfíl es el Ángel encargado de soplar en el Cuerno el Día de la Resurrección, mientras que Mikaíl es el responsable de la lluvia y la vegetación. Cada ser humano tiene dos Ángeles asignados: uno que registra sus buenas obras, y otro que registra sus pecados. Allah I dice:

            ( Dos Ángeles registran sus obras, uno a la derecha y      otro a la izquierda. ) (50:17)

El Ángel de la muerte (Malakul-Maut) es aquel que tiene la responsabilidad de tomar las almas de la gente en el momento del fallecimiento. Allah I dice:

            ( Diles: Tomará vuestras almas el Ángel de la muerte      que es el encargado de ello, y luego compareceréis           ante vuestro Señor. ) (32:11)

Málik es el Guardián del Infierno. Allah I dice:

            ( Y clamarán: ¡Oh, Ángel [custodio del Infierno]! [Ruega para] Que nos haga morir tu Señor [y así             dejemos de sufrir]. Les responderá: Por cierto que           permaneceréis allí eternamente. ) (43:77)

Riduán es el Guardían del Yánnah[16], y hay otros a cargo de cuidar de los humanos. Existen otros Ángeles, y cada uno tiene una tarea asignada. Algunos han sido mencionados en el Sagrado Corán y la Sunnah[17], y otros no, pero debemos creer en todos ellos.

 Méritos de Creer en los Ángeles

1.       Uno puede comprender la grandeza de Allah I, Su poder, Su sabiduría, y Su conocimiento que todo lo abarca, al observar Su creación, la cual es evidencia de la majestuosidad de su Creador.

2.       Cuando un musulmán sabe que hay Ángeles que registran todo lo que dice y hace, y que todas sus acciones son a su favor o en su contra, estará más dispuesto a realizar buenos actos y se alejará de los pecados, estando solo, o en público.

3.       Uno se protege de creer en supersticiones o fábulas.

4.       La persona reconoce la misericordia de Allah I con Sus siervos, ya que Dios le asigna a cada individuo Ángeles que lo protegen y cuidan sus asuntos.


 Creencia en los Libros de Allah

Uno debe creer que Allah I ha revelado Libros Sagrados a Sus Mensajeros para guiar a la humanidad. Estos Libros no tenían más que la verdad para su tiempo. Todos estos Textos invitan a la gente a creer en la Unicidad de Dios, y en que Él es el Creador, Soberano y Dueño, y que a Él corresponden los mejores Nombres y Atributos de perfección.

Allah I dice:

            ( Por cierto que enviamos a nuestros Mensajeros con      las pruebas evidentes e hicimos descender con ellos         el Libro y la balanza de la justicia para que los     hombres sean equitativos. ) (57:25)

Algunos de los Libros son:

1.       Las Sagradas Páginas de Ibrahim (Abraham) u (este símbolo significa “que la Paz sea con él”) y Musa (Moisés): el Corán ha dado breves ideas sobre las bases religiosas en estos libros. Allah I dice:

      ( ¿Es que no ha sido informado de cuánto contienen       las páginas reveladas a Moisés y Abraham, el fiel cumplidor? [En ellas se prescribe:] Que nadie cargará      con los pecados ajenos, y que el ser humano no     obtendrá sino el fruto de sus esfuerzos. Y por cierto        que sus esfuerzos se verán [el Día de Juicio], y será        retribuido equitativamente, cuando comparezca ante      tu Señor. ) (53:36-42)

2.       La Torá: La Torá es el Libro Sagrado que fue revelado a Musa (Moisés) u. Allah I dice:

            ( Hemos revelado la Torá. En ella hay guía y luz. De       acuerdo a ella, los Profetas que se sometieron a Allah   emitían los juicios entre los judíos, [también lo    hacían] los rabinos y juristas según lo que se les   confió del Libro de Allah y del cual eran testigos. No      temáis a los hombres, temedme a Mí; y no cambiéis      Mis preceptos por un vil precio. Quienes no juzgan         conforme a lo que Allah ha revelado, ésos son los           incrédulos. ) (5:44)

3.       El Zabúr (los Salmos): El Zabúr (los Salmos) es el Libro que le fue revelado a Dâûd (David) u. Allah I dice:

            ( …Y concedimos David los Salmos. ) (4:163)

4.       El Inyíl (el Evangelio): el Inyíl es el Libro que le fue revelado a Isa (Jesús) u. Allah I dice:

            ( E hicimos que les sucediera [a los Profetas de los          Hijos de Israel] Jesús hijo de María, para que      confirmase lo que ya había en la Torá. Le revelamos        el Evangelio en el que hay guía y luz, como             corroboración de lo que ya había en la Torá. Así   también, como guía y exhortación para los piadosos. )     (5:46)

Un musulmán debe creer en todos los Libros Sagrados y en que provienen de Allah I, pero no está permitido que sigan sus leyes, ya que estos Libros fueron revelados a ciertas naciones en momentos particulares.

El Corán ha explicado algunas de las cosas que se encuentran en la Torá y el Inyíl, como la profecía de Muhammad ﷺ‬:

            ( …Dijo [Allah]: Azoto con Mi castigo a quien quiero,    pero sabed que Mi misericordia lo abarca todo, y se la    concederé a los piadosos que pagan el Zakât y creen       en Nuestros signos. Aquellos que siguen al         Mensajero     y Profeta iletrado [Muhammad], quien      se encontraba mencionado en la Torá y el Evangelio, que les ordena el bien y les prohíbe el mal, les     permite todo lo beneficioso y les prohíbe lo       perjudicial, y les abroga los preceptos difíciles que         pesaban sobre ellos [la ente del Libro]; y quienes       crean en él, lo secunden, defiendan y sigan la luz que     le ha sido revelada [el Corán] serán quienes tengan           éxito. ) (7:156-157)

5.       El Sagrado Corán: uno debe reunir las siguientes creencias sobre él:

a.       Uno debe creer que el Corán es la Palabra de Allah I, la cual Yibril (Gabriel) transmitió a Muhammad ﷺ‬ en idioma árabe puro. Dios dice:

            ( Este Corán es una revelación del Señor del         Universo. El Espíritu Leal [el Ángel Gabriel]             descendió con él, y lo grabó en tu corazón [¡Oh,    Muhammad!] para que seas uno de los Mensajeros [y            adviertas con él a los hombres]. Es una revelación en       árabe puro. ) (26:192-195)

b.      Uno debe creer que el Corán es el último de los Libros Sagrados, el cual confirma los Textos anteriores que proclamaban el Mensaje de la Unicidad y la obligación de adorar y obedecer a Dios. Todos los libros anteriores fueron abrogados por el Corán. Allah I dice:

            ( Él te reveló el Libro con la Verdad, corroborante de      los Mensajes anteriores; y reveló antes también la      Torá y el Evangelio. Es [el Corán] guía para los    hombres, y fue revelado como un discernimiento.         Quienes no crean en los signos de Allah tendrán un        castigo severo. Allah es Poderoso y se vengará          [castigando severamente a quienes se negaron a creer     en Él y desmintieron a Sus Profetas]. ) (3:3-4)

c.       Uno debe creer que el Corán contiene todas las leyes divinas. Dios dice:

            ( Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he     completado Mi gracia sobre vosotros y he dispuesto       que el Islam sea vuestra religión. ) (5:3)

d.      Uno tiene la obligación de creer que fue revelado a toda la humanidad, no a un pueblo específico, como todos los Libros Sagrados anteriores. Allah I dice:

            ( Y no te enviamos [¡Oh, Muhammad!] sino como            albriciador y amonestador para todos los hombres.        Pero la mayoría lo ignora. ) (34:28)

e.       Uno debe creer que Allah ha preservado el Corán de toda distorsión, adulteración, adición u omisión. Dios dice:

( Ciertamente Nosotros hemos revelado el Corán y somos Nosotros sus custodios. ) (15:9)

 Méritos de Creer en los Libros de Allah

1.       Uno se da cuenta de la misericordia y amor que Dios tiene por Sus siervos, ya que les reveló Libros que los guían hacía el Camino que lleva a Su complacencia. Él salvó a toda la humanidad de la confusión y del mal del Shaitán[18].

2.       El musulmán es testigo del gran conocimiento de Dios, dado que dio a cada nación un código de leyes apropiadas para su era en particular.

3.       Es un método de distinguir a los verdaderos creyentes de aquellos que no lo son. Es deber de aquellos que creen en su propio Libro creer en los otros Libros Sagrados.

4.       Esto acrecienta las buenas acciones de los creyentes: alguien que tiene convicción de su Libro y los Libros que le siguieron tendrá una doble recompensa. Allah I dice:

            ( Quienes recibieron Nuestra revelación    anteriormente [judíos y cristianos] creyeron en él [el             Corán]. Y cuando se les recitaba [el Corán] decían:           Creemos en él; por cierto que es la Verdad que      proviene de nuestro Señor. Ya nos habíamos        sometido a Allah antes de esta revelación. Éstos son      quienes recibirán su recompensa duplicada por haber     sido perseverantes, y haber respondido con buenas     acción es a aquellos que les trataron de mal modo, y        haber dado en caridad parte de lo que les habíamos      proveído. ) (28:52-54)


 La Creencia en los Mensajeros de Allah

Es obligación de todo musulmán creer que Allah I escogió a los mejores hombres de la humanidad para ser Mensajeros que Él envió a Su creación con legislaciones específicas, para adorarle y obedecerle, y para establecer Su religión y Su Unicidad. Le ordenó a Sus Mensajeros entregar Su Mensaje a la gente, para que no tengan ninguna prueba en contra de Allah[19] luego.

Son emisarios de buenas noticias sobre la complacencia de Allah I y Su Paraíso, el cual está reservado para aquellos que creen en ellos y sus enseñanzas. También son enviados como amonestadores para sus pueblos, para advertirles del enojo de Dios y Su castigo, reservado para aquellos que no creen en ellos y sus preceptos.

            ( Y no hemos enviado a los Mensajeros sino para que     albricien y adviertan a los hombres. Quienes crean y        se enmienden no temerán ni se entristecerán [el Día        del Juicio]. Y a quienes desmientan Nuestros signos           les alcanzará el castigo por haberse desviado. ) (6:48-      49)

Ha habido muchos Profetas y Mensajeros; nadie sabe su número exacto excepto Allah I. Él dice:

            ( Por cierto que enviamos otros Mensajeros antes de       ti; de algunos de ellos te hemos relatado [su historia]    y de otros no. ) (40:78)

El musulmán debe creer en todos ellos y sobre todo que fueron humanos: no eran seres sobrenaturales. Allah I dice:

            ( No enviamos antes de ti sino hombres a quienes les     transmitíamos Nuestra revelación. Preguntadle a la        gente de conocimiento [de entre la Gente del Libro] si     no lo sabéis. Y no les creamos [a los Mensajeros] con       un organismo con el que pudiesen prescindir  de comer, ni tampoco eran inmortales. ) (21:7-8)

No tenían atributos como los de Dios, no podían beneficiar ni dañar a nadie. No tenían control sobre el Universo, ni tampoco podían hacer con él lo que querían. No podían realizar ninguna de las cosas que sólo Allah I puede. Él dice:

            ( Di [Muhammad]: No poseo ningún poder para beneficiarme ni perjudicarme a mí mismo, salvo lo         que Allah quiera. Si tuviera conocimiento de lo    oculto, entonces tendría abundantes bienes y no me       hubiera alcanzado ningún mal. ) (7:188)

Si un musulmán cree en algunos de los Mensajeros, pero en otros no, comete un acto de Kufr (incredulidad) y habría apostatado. Dios dice:

            ( Por cierto que quienes no creen en Allah ni en Sus        Mensajeros y pretenden hacer distinción entre [la fe      en] Allah y Sus Mensajeros diciendo: Creemos en           algunos y en otros no, intentando tomar un camino       intermedio, son los verdaderos incrédulos. Y a los           incrédulos les tenemos reservado un castigo denigrante. ) (4:150-151)

Allah I llama a algunos de los Mensajeros “Ulul-‘Azm” (aquellos de fuerte determinación). Ellos eran los más perseverantes en hacer llegar el Mensaje Divino por su paciencia y firmeza. Estos fueron Nuh (Noé), Ibrahim (Abraham), Musa (Moisés), Isa (Jesús), y Muhammad, que Allah exalte su mención y los proteja de todo mal.

El primero de ellos fue Noé u. Allah I dice:

( Por cierto que te hemos concedido la revelación como lo hicimos con Noé y con los Profetas que le sucedieron. Asimismo revelamos a Abraham, Ismael, Isaac, Jacob, a las doce tribus, Jesús, Job, Jonás, Aarón y Salomón. Y concedimos David los Salmos. ) (4:163)

Muhammad ﷺ‬ fue el último Mensajero; ningún otro vendrá después de él hasta el Día del Juicio Final. Allah I dice:

( Muhammad no es el padre de ninguno de vuestros hombres, sino el Mensajero de Allah y el sello de los Profetas; y Allah es Omnisciente. ) (33:40)

La religión de Muhammad abrogó a todas las religiones anteriores. Es la completa y final religión de la verdad, la cual es obligatorio seguir, y seguirá siendo así hasta la Hora Final.


 ¿Quién es Muhammad ﷺ‬?

Su nombre era Muhammad bin[20] Abdullah Abdul-Muttalib bin Hashim. Su Kúniah[21] era Abdul-Qasim. Pertenecía a la tribu árabe de Quraish, cuyos ancestros datan de la época de ‘Adnán. ‘Adnán era uno de los hijos de Ismaíl (Ismael), el Profeta de Allah I, e hijo de Ibrahim (Abraham), el Jalíl[22] de Allah I.

El Profeta ﷺ‬ dijo:

“Ciertamente Allah I escogió a la tribu de Kinánah sobre las otras tribus de los hijos de Ismael; eligió a los Quraish sobre otras tribus de Kinánah; eligió a Banu Hashim sobre las otras familias de Quraish; y me eligió a mí de la familia Banu Hashim”. (Muslim)

Recibió su primera revelación de Dios a la edad de cuarenta años, y permaneció en la ciudad de Meca por trece años más, invitando a la gente a creer en la Unicidad de Dios. Luego emigró a la ciudad de Medina, y llamó a la gente al Islam, y ellos lo aceptaron. Allí, Allah I  le reveló las leyes restantes. Llegó a conquistar Meca ocho años después de su emigración, y falleció a los sesenta y tres años, una vez que Allah I  ya le había revelado todo el Sagrado Corán. Todas las leyes de la religión fueron reveladas, completadas y perfeccionadas, y todos los árabes aceptaron el Islam.

 Méritos de la Creencia en los Mensajeros

1.       El musulmán vislumbra la misericordia y amor que Dios tiene por Sus siervos. Les envió Mensajeros que transmitieron Su religión, y ellos eran un ejemplo a seguir para la gente.

2.       Distinguir a los verdaderos creyentes que son sinceros en su Fe de los otros, ya que es obligación de aquel que cree en su propio Mensajero creer en los otros Mensajeros mencionados en su Libro.

3.       Aquellos que creen en sus Mensajeros y también en Muhammad ﷺ‬ pueden exaltar su mención (al escuchar su nombre), y recibirán una recompensa multiplicada por esto.


 La Creencia en el Último Día

Uno debe creer que la vida en este mundo llegará a un fin. Allah I dice:

            ( Todo cuanto existe en la Tierra perecerá. ) (55:26)

En el momento en que Dios quiera que este mundo finalice, le ordenará al Ángel Israfíl  que sople en el Cuerno. Cuando eso pase, todo en la Tierra perecerá. Luego le ordenará que sople nuevamente, y ahí toda la gente que existió desde el tiempo de Adán se levantará de sus tumbas, en todo el mundo. Dios dice:

( Será soplada el Cuerno [por el Ángel Isrâfîl] y todos los que estén en los cielos y en la Tierra perecerán, excepto quien Allah quiera; luego será soplada por segunda vez y [todos resucitarán] poniéndose de pie [para ser juzgados]. Entonces verán [lo que Allah hará con ellos]. ) (39:68)

La Fe en el Último Día implica creer en todo lo que Allah I y Su Mensajero ﷺ‬ nos han informado:

1.       Creer en la vida del Barzaj: ésta es un periodo de vida inmediatamente después de la muerte hasta el Día de la Resurrección. En ella, el creyente tendrá placer, mientras que los incrédulos serán castigados. Dios dice:

( [Y en la tumba] El fuego les alcanzará a ellos por la mañana y la tarde, y el día que llegue la Hora [del Juicio, se le ordenará a los Ángeles:] Arriad a la familia del Faraón al más severo castigo. ) (40:46)

2.       Creer en la Resurrección: Allah I resucitará a toda la humanidad, desnudos, descalzos e incircuncisos. Él dice:

( Los incrédulos creen que no serán resucitados. Diles [¡Oh, Muhammad!]: ¡[Juro] Por mi Señor que así será! Seréis resucitados, y luego se os informará de cuánto hicisteis. Y sabed que ello es fácil para Allah. ) (64:7)

3.       Creer en la Reunión: Dios reunirá a toda la creación y los llamará a que comparezcan sobre sus hechos. Él dice:

( El día que pulvericemos las montañas y la tierra quede allanada, les congregaremos y nadie se ausentará. ) (18:47)

4.       Creer que la gente será convocada ante Dios en filas: Allah I dice:

( Y cuando comparezcan ante tu Señor en fila, se les dirá: Os presentáis ante Nosotros [desnudos] como os creamos al nacer. ¿Acaso pensabais que no os íbamos a juzgar? ) (18:48)

5.       Creer que nuestras extremidades darán testimonio: Dios dice:

( Y estén a punto de ser arrojados en él [querrán negar sus pecados], entonces atestiguarán contra ellos sus propios oídos, ojos y pieles por todo lo que hubieren realizado. Dirán a sus pieles: ¿Por qué atestiguáis contra nosotros? Les responderán: Allah nos ha ordenado hablar, Él es Quien puede conceder la facultad de hablar a todas las cosas [que desee]; y sabed que Él os creó la primera vez [cuando no erais nada], y que ante Él compareceréis. No os precavisteis [cuando cometíais pecados] de que atestiguarían en vuestra contra los oídos, ojos y piel; y pensabais que Allah ignoraba gran parte de lo que hacíais. ) (41:20-22)

6.       Creer en el interrogatorio: Allah I dice:

( Y detenedles [antes de arrojarles al Infierno] que serán interrogados. [Se les preguntará:] ¿Qué sucede que no tratáis de defenderos unos a otros [como lo hacíais en la vida mundanal, cuando recurríais a vuestros ídolos]? Pero ese día se entregarán [al designio divino]. ) (37:24-26)

7.       Creer en el Sirat (Puente sobre el Infierno) y que todos deben pasar sobre él: Dios dice:

( Por cierto que todos vosotros lo contemplaréis [al Infierno], y ésta es una determinación irrevocable de tu Señor. ) (19:71)

8.       Creer en el cómputo de las acciones: Allah I llamará a la gente para que rindan cuenta de lo que hicieron y para recompensar a aquellos que hicieron el bien como lo merecen, dada su Fe y obediencia a los Mensajeros; y también para castigar a los que hicieron el mal. Dios dice:

( Y dispondremos la balanza de la justicia [para juzgar a los hombres] el Día del Juicio, y nadie será oprimido. Y todas las obras, aunque sean tan pequeñas como el peso de un grano de mostaza, serán tenidas en cuenta. Ciertamente somos suficientes para ajustar cuentas. ) (21:47)

9.       Creer en la entrega de los Libros y Pergaminos (donde se registraron las obras): Allah I dice:

( Aquel que reciba el registro de sus obras en la diestra Será juzgado con clemencia. Y se dirigirá feliz para reencontrarse con sus familiares [en el Paraíso]. Pero aquel que reciba el registro de sus obras por la espalda pedirá ser destruido [por la vergüenza que sentirá ese día]. Y será ingresado al castigo del Infierno. ) (84:7-12)

10.   Creer que la gente será recompensada con el Yánnah o el Fuego del Infierno en una vida eterna: Dios dice:

( Por cierto que quienes no creyeron de entre la Gente del Libro y los idólatras serán castigados eternamente en el fuego del Infierno; y éstas son las peores criaturas. En cambio, los creyentes que obran rectamente son las mejores criaturas. Éstos recibirán la recompensa de su Señor en los Jardines del Edén por donde corren los ríos y en los que estarán eternamente. Allah se complacerá con ellos [por sus obras] y ellos lo estarán con Él [por Su recompensa]. Ésta [hermosa recompensa] será para quienes teman a su Señor [y se aparten de los pecados]. ) (98:6-8)

11.   Creer en el Haud[23], la Intercesión y todas las otras cosas de las cuales nos informó el Mensajero de Allah ﷺ‬.

 Méritos de Creer en el Último Día

1.       Hará que uno esté preparado para ese Día, realizando buenas obras, esforzándose por mejorarlas, alejándose de los pecados y temiendo el castigo divino.

2.       Da paz y consuelo a los creyentes, ya que saben que si no obtienen algo en este mundo, Allah I los recompensará con lo mejor en el Más Allá.

3.       Se distinguen aquellos creyentes sinceros en su fe de lo que no lo son.


 La Creencia en el Qada’ y el Qadar[24]

Uno debe creer que Allah I conoce todo antes de que ocurra, y también lo que vendrá después. Luego hace que todo exista, de acuerdo a Su Sabiduría y Mesura. Dios dice:

( Hemos creado todas las cosas en su justa medida [Qadar]. ) (54:49)

Allah I sabe todo lo que ocurrió en el pasado, lo que ocurre en el presente, y lo que pasará en el futuro antes de crearlo. Luego Dios hace que exista, de acuerdo a Su Designio y Medida. El Mensajero de Allah ﷺ‬ dijo:

“Una persona no es musulmán hasta que crea en el Qadar, sus buenas y malas consecuencias –hasta que sepa que todo lo que le ha ocurrido jamás podría haberle dejado de suceder, y lo que nunca le pasó jamás podría haberle ocurrido”. (At-Tirmidhi)

La creencia en el Qadar implica cuatro cosas:

1.       Creer que Dios está bien enterado de todo lo que acontece y que Su Conocimiento lo abarca todo.

2.       Creer que Allah I tiene todo escrito en las “Tablas Protegidas” (Al-Lauhul-Mahfúdh).

El Profeta ﷺ‬ dijo:

“Lo primero que Allah creó fue la Pluma, y le dijo: “Escribe”. Respondió: “¿Qué debo escribir?. Dios dijo: “Escribe todo lo que va a suceder hasta el Día de la Resurrección”. (Abu Dâûd)

3.       Nada ocurre en los cielos o la Tierra sin la voluntad de Dios y Su deseo; aquello que Allah I desea, tiene lugar, y aquello que no, jamás ocurre.

4.       Allah I, el Exaltado, es el Creador de todas las cosas. No hay creador fuera de Él, ni tampoco Señor que no sea Él[25].

Esta convicción no contradice el hecho de que uno debe esforzarse para conseguir las cosas. Para clarificar esto daremos un ejemplo: Si una persona quiere tener un hijo debe hacer ciertas cosas para llegar a ese fin, como casarse. Luego de hacer todo lo que estaba en su poder, se le puede conceder lo que deseaba o no. La razón de esto es que uno se da cuenta de que lo que hace para alcanzar una meta no es la verdadera causa por la que existe, sino que en verdad es el Designio de Dios. Estos “medios” para conseguir nuestro objetivo están también considerados por el Qadar de Allah I. Le preguntaron al Profeta ﷺ‬:

            ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿los versículos y súplicas que      recitamos, y la medicina que tomamos para curarnos         hacen que prescindamos del Qadar de Dios? Él       respondió: “Son el Qadar de Dios”. (Mustadrak al-           Hakim)

 Méritos de Creer en el Qada’ y el Qadar

1.       Uno fortalece su dependencia en Allah I (para lograr resultados) luego de haber hecho todo lo necesario.

2.       La persona acepta el destino, sea bueno o adverso, lo cual trae paz al corazón y confort espiritual. No hay lugar para stress, preocupación o tristeza. Dios dice:

( No sucede ninguna desgracia en la Tierra ni os azota a vosotros mismos adversidad alguna sin que esté registrada en un libro [la Tabla Protegida] antes de que acaezca. Ello es fácil para Allah. No os desesperéis por lo que no habéis conseguido y no os regocijéis por lo que se os ha concedido. Ciertamente Allah no ama a los arrogantes, jactanciosos. ) (57:22-23)

3.       Alivia los efectos de las calamidades. El Profeta ﷺ‬ dijo:

“El creyente fuerte es mejor y más amado por Allah que el creyente débil, y en cada uno existe el bien. Acostumbren hacer lo que os beneficia y buscad la ayuda de Allah. Si alguna desgracia les acontece, no digan: “Si tan solo habría hecho esto o aquello…”, sino que deben decir: “Este es el Qadar de Allah, y Él hace lo que quiere (Qaddar Allahu ua ma sha-a fa’ala), porque ciertamente decir “si…” abre las puertas al susurro de Shaitán”. (Muslim #2664)

4.       Aumenta la recompensa y borra las faltas. El Mensajero de Dios ﷺ‬ dijo:

“Ningún musulmán sufre fatiga, es azotado por una enfermedad, siente cansancio, preocupación, tristeza o daño, ni siquiera si lo lastima una astilla, sin que Allah le perdone sus pecados a través de ello”. (Al-Bujari)

Creer en el Qadar no es, como muchos piensan equivocadamente, poner toda la confianza en Allah I sin esforzarse o buscar los medios para obtener algo, ya que el Mensajero de Allah ﷺ‬ respondió a una persona que le preguntó:

“¿Debo dejar mi camello sin atar y confiar en Allah? Respondió: “Átalo y confía en Allah”. (Ibn Hibbán)


 Lo que Implica el Segundo Testimonio de Fe (“Muhammad es el Mensajero de Allah”)

1.       Creer que es un Mensajero, que fue el mejor y último de los Enviados; y que ningún Mensajero vendrá después de él. Allah dice:

( Muhammad no es el padre de ninguno de vuestros hombres, sino el Mensajero de Allah y el sello de los Profetas; y Allah es Omnisciente. ) (33:40)

2.       Creer que era infalible en las enseñanzas que transmitía de Dios. Allah I, Exaltado sea, dice:

( No habla de acuerdo a sus pasiones. Él sólo trasmite lo que le ha sido revelado. ) (53:3-4)

Respecto a los asuntos de este mundo, él era un ser humano, y realizaba iytihád[26] en sus juicios. El Profeta ﷺ‬ dijo:

“Ciertamente soy humano. Puede ocurrir que dos personas vengan a mí con una disputa, y dada la elocuencia y facilidad de uno de ellos en su habla yo juzgue en su favor. Aquel a quien se juzga en su favor estando equivocado (lo que recibe sin derecho), eso es una porción del Fuego del Infierno, así que lo tome o lo deje”. (Muslim)

3.      Creer que él fue un Mensajero para toda la creación, para los genios y los hombres hasta la Hora Final. Allah I dice:

( Y no te enviamos [¡Oh, Muhammad!] sino como albriciador y amonestador para todos los hombres. Pero la mayoría lo ignora. ) (34:28)

4.       Obedecer al Profeta ﷺ‬ en lo que ordenó, creer en todo lo que dijo, y abstenerse de lo que prohibió y de lo que nos advirtió. Dios, Exaltado sea, dice:

( Los preceptos que os ha transmitido el Mensajero respetadlos, y absteneos de cuanto os haya prohibido. Y temed a Allah, pues Allah es severo en el castigo. ) (59:7)

5.       Seguir y practicar la Sunnah del Profeta ﷺ‬ sin innovar nada en ella. Allah, el Exaltado, dice:

( Di: Si verdaderamente amáis a Allah ¡Seguidme! Y Allah os amará y os perdonará los pecados. Allah es Absolvedor, Misericordioso. ) (3:31)


 Lo que Uno debe Hacer Después de Pronunciar la Shahádah


Luego de pronunciar la Shahádah, es Sunnah (recomendable) que la persona haga lo siguiente:

1.       Se recomienda que la persona tome un baño (Gusl) con agua pura y que realice una oración de dos unidades de movimiento. Se narró que Zumamah al-Hanafi fue capturado por los musulmanes y el Profeta ﷺ‬ iba a él y le preguntaba:

“¿Qué dices, oh, Zumamah?” Él respondía: “Si deciden matarme, tendrían derecho a hacerlo, porque yo he matado; si me dejan libre, dejarían a alguien que muestra gratitud en libertad; y si desean riquezas, les daremos lo que deseen”. A los Compañeros del Profeta ﷺ‬ les gustaba pedir rescate por los cautivos, y dijeron: “¿Qué ganaríamos si lo matáramos?”. Finalmente, el Mensajero de Allah ﷺ‬ decidió dejarlo a Thumamah en libertad, y éste abrazó el Islam. El Profeta ﷺ‬ lo desató y lo envió al jardín de Abu Talhah con la orden de que tome un baño completo (Gusl). Hizo esto y luego realizó dos unidades de oración; el Profeta ﷺ‬ dijo entonces: “El Islam de vuestro hermano es sincero”. (Sahíh ibn Juzaimah)


 Cómo Realizar el Gusl Completo

·         Intención (Níiah). Uno debe tener la intención (en su corazón) de realizar el Gusl para salir de un estado de impureza mayor[27] -sea yanábah, menstruación o sangre posparto- sin pronunciar verbalmente esta intención.

·         Decir “Bismillah” (en el Nombre de Allah)

·         Lavar las manos y las partes pudendas.

·         Luego, realizar el udu’[28] como si fuera para rezar. Uno puede dejar los pies para el final del Gusl.

·         Uno debe mojar su cabeza por lo menos con tres puñados de agua, pasando los dedos entre el cabello y la barba para que el agua llegue a las raíces y el cuero cabelludo.

·         Luego, mojar el resto del cuerpo, comenzando con el lado derecho. Uno debe asegurarse de enjuagar las axilas, orejas, ombligo y todas las partes de la piel (por si alguien tiene mucha masa corporal y la piel excedente no permite que el agua llegue a todas las áreas). Uno debe luego lavarse los pies si no lo ha hecho al realizar el udu’ (antes de comenzar con el Gusl). Aisha, que Allah esté complacido con ella, narró:

“Cuando el Mensajero de Allah ﷺ‬ realizaba el Gusl después de tener relaciones comenzaba lavándose las manos, luego mojaba su mano izquierda con la derecha, y con ésta última las partes pudendas. Después de esto hacía el udu’ como si fuese para rezar, y pasaba agua por la raíz del cabello con sus dedos. Finalmente lavaba sus pies”. (Muslim)

El Gusl es obligatorio luego de las siguientes situaciones:

1.       Eyaculación de semen debido a deseo, emisión nocturna, o similares.

2.       Relaciones maritales, incluso si no hay eyaculación.

3.       Luego del período de menstruación.

4.       Luego de la pérdida de sangre del posparto.


 Udu’

Uno debe realizar el udu’ antes de rezar, porque el Profeta ﷺ‬ dijo:

            “La oración sin purificación no es aceptada…”. (Al-Bujari)

Allah I dice:

( ¡Oh, creyentes! Cuando os dispongáis a hacer la oración lavaos el rostro y los brazos hasta el codo, pasaos las manos por la cabeza y [lavaos] los pies hasta el tobillo. ) (5:6)

Uno debe realizar el udu’ de la siguiente manera:

Humrán, el esclavo liberado por ‘Uzman bin ‘Affán, que Allah esté complacido con él, dijo:

            “Vi a ‘Uzman realizar la ablución. Lavó sus manos            tres veces, luego enjuagó su boca y nariz, lavó su cara    tres veces, Lavó su mano derecha hasta el codo tres            veces también, hizo lo mismo con la izquierda, pasó su      mano mojada por la cabeza (el pelo), lavó su pie     derecho tres veces, y luego el izquierdo. Finalmente            dijo: “Vi al Mensajero de Allah ﷺ‬ purificarse de esta           manera, y él había dicho: “Aquel que realice el udu’          como yo lo hago, y luego haga dos unidades de oración   (raka’at) sin pensar en nada más, Dios le perdonará todos        sus pecados del pasado”. (Al-Bujari)

1.       El musulmán debe tener la intención de realizar el udu’ para purificarse de un estado de impureza menor. La prueba de que la intención (níiah) es obligatoria se encuentra en este hadiz del Profeta ﷺ‬:

“Todas las acciones son consideradas por su intención, y           cada uno será recompensado (o castigado) de acuerdo a sus intenciones”.       (Al-Bujari)

2.       Uno debe decir “Bismillah” (en el Nombre de Dios) antes de comenzar la ablución. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

            “No vale la oración de aquel que no realice el udu’, y no            vale la ablución de aquel que no menciona el Nombre de       Allah”. (Abu Dâûd)

3.       Debemos lavarnos las manos tres veces al comienzo de la ablución. Aus bin Aus Az-Zaqafi, que Allah esté complacido con él, dijo:

            “Vi al Mensajero de Allah ﷺ‬ lavar sus manos tres veces     antes de comenzar el udu’”. (Ahmad)

4.       Uno debe enjuagar su boca y aspirar agua en la nariz tres veces. Debe limpiar ésta última con la mano izquierda.

5.       Hay que lavar el rostro tres veces. Esto incluye el área desde el comienzo del cabello hasta debajo del mentón, y de oreja a oreja.

6.       Uno debe lavar sus manos desde la punta de los dedos hasta el codo, comenzando con la mano derecha, y luego la izquierda. Si tiene un reloj o anillo, debe moverlo (o quitárselo) para que el agua llegue por debajo de ellos.

7.       Debemos pasar la mano mojada por la cabeza (sobre el pelo) una sola vez. Se comienza desde adelante hacia atrás, y luego en orden inverso. Abdullah bin Zaid, que Allah esté complacido con él, narró:

            “El Mensajero de Allah ﷺ‬ pasaba sus manos sobre la          cabeza, comenzando desde la frente, hacia la nuca, y        luego las pasaba en forma inversa hacia donde       comenzaba”. (Ibn Juzaimah)

8.       Debemos mojar las orejas pasando los dedos índices húmedos por el interior, y la parte exterior con los pulgares. Ibn Abbas describió la ablución del Profeta ﷺ‬ diciendo:

            “Lavaba su cabeza y oídos una sola vez”. (Abu Dâûd)

En otra narración dice:

            “Luego pasaba la mano mojada sobre su cabeza y sus        dedos índices por las orejas. Limpiaba la parte externa de los oídos con los pulgares, y la interna con los    índices”. (Abu Dâûd)

9.       Uno debe lavar sus pies tres veces desde la punta de los dedos hasta el tobillo inclusive. Abu Huraira, que Allah esté complacido con él, dijo que el Mensajero de Allah ﷺ‬ vio a una persona que no había lavado sus talones, y le dijo:

            “¡Salven sus talones del Fuego del Infierno!”. (Muslim)

10.   Es importante asear las partes del udu’ en el orden correcto. No debemos contradecir la secuencia mencionada en los versículos, ya que Allah I indicó las partes obligatorias de la ablución en un orden específico.

11.   No es correcto demorar la limpieza de una parte del cuerpo hasta que la que se limpió anteriormente se haya secado.

Se menciona en un hadiz que el Profeta Muhammad ﷺ‬ vio una persona rezando, pero una parte de su pie –del tamaño de una moneda- no había sido mojada. Al observar esto, le ordenó que repita su ablución y su oración[29]. (Abu Dâûd)

El musulmán debe remover cualquier sustancia u objeto que pueda impedir que el agua moje las partes del udu’, como alguna pintura, un reloj, y objetos similares.

Uno permanece en estado de udu’ (ritualmente puro) hasta que algo invalide la ablución, como orinar, defecar, emitir gases, líquido seminal, líquido prostático, menstruación falsa (derrame de sangre fuera del período de menstruación), comer carne de camello, tocar las partes pudendas con la palma de la mano, o el sueño profundo.

 Taiammum (Ablución seca)

Si no hay agua disponible para realizar el udu’ o el Gusl, o si hay algo que impida la utilización de agua, como enfermedad, o la imposibilidad de usarla, se permite realizar el Taiammum.

Esta ablución seca ocupa el lugar de la normal (con agua) para salir de un estado de impureza menor, y se realiza de la siguiente manera:

1)      Uno debe golpear suavemente el suelo con las manos, manteniendo los dedos separados.

2)      Luego hay que pasar las palmas de las manos por la cara.

3)      Luego se deben refregar las manos hasta las muñecas.


 La Oración

Es obligatorio que realices la oración (Salah), ya que es la columna principal de la religión; sin ella, nuestro Islam no estaría completo. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo (marcando un ejemplo entre la religión y la forma de un camello):

            “Con respecto a la cabeza de la religión, es el Islam (la Shahadatan); considerando la espina dorsal, es el Salah; y la parte más alta de su joroba, el Yihad[30]”. (Mustadrak al-Hakim)

El Salah (rezo) es un término que implica un conjunto de palabras y acciones que comienzan con el takbir (decir “Allahu Akbar”“Allah es el Más Grande”) y finalizan con el taslím (decir “As-Salamu ‘alaikum ua Rahmatullah).

 Recompensas de la Oración

Cuando uno establece la oración (Salah), se beneficia de las siguientes maneras:

1)      Alegría espiritual: el Salah establece una relación entre el siervo y Allah I. Es una “conversación” privada con él, suplicándole con sincera humildad.

2)      Paz en el corazón y tranquilidad. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

            “Las mujeres y el perfume me son amados, y el Salah es            una delicia para mis ojos”. (Mustadrak al-Hakim)

3)      El Salah previene al musulmán de cometer pecados y malas acciones. Dios dice:

( ciertamente la oración preserva de cometer actos inmorales y reprobables. ) (29:45)

4)      El Salah fortalece los vínculos de amor y unidad entre los musulmanes, elimina toda diferencia social que pueda existir entre ellos: todos se paran lado a lado en filas, los jóvenes y los ancianos, los ricos y pobres, los de poder y los que no lo tienen. Toda la gente es igual, humildes ante Allah I, orientándose en la misma dirección (la Qiblah[31]), realizando las mismas acciones, recitando lo mismo, todo en el mismo tiempo.

 Horarios de las Oraciones

Hay cinco oraciones durante el día que son obligatorias para todo musulmán y musulmana. Los hombres deben establecer el Salah en congregación (Yamá’ah) en la mezquita (Masyid), a menos que tengan una buena excusa para no hacer esto último; las mujeres no tienen obligación, pero pueden hacerlo.


 Tabla de Horarios

Nombre y Tipo de Recitación

Número de Rak’ahs

Su Tiempo

Cantidad de Oraciones Sunnah[32]

1

Dhuhr (Mediodía)

En silencio

4

Comienza desde el momento en que el sol empieza su descenso hacia el Oeste, luego del cenit, y finaliza cuando el largo de la sombra de un objeto es igual al alto del objeto mismo.

4 rak’ahs antes y 2 después

2

‘Asr (Media tarde)

En silencio

4

Comienza cuando termina el tiempo del Dhuhr, y finaliza cuando se pone el sol.

Ninguna

3

Magrib (Ocaso)

Audible

3

Comienza  cuando el sol se ha puesto completamente, y finaliza cuando desaparece el color rojo del cielo en el ocaso.

2 rak’ahs después

4

‘Ishá (Noche)

Audible

4

Comienza cuando termina el tiempo del Magrib, y finaliza antes del alba.

2 rak’ahs después

5

Fayr (Alba)

Audible

2

Comienza con el primer rayo de luz al alba, y finaliza cuando comienza a salir el sol.

2 rak’ahs antes

El Mensajero de Allah ﷺ‬ dijo:

            “El tiempo del Dhuhr es desde que el sol declina desde su          cenit, hasta que la sombra de una persona es igual a su altura           real, o hasta que comience el tiempo del ‘Asr. El lapso    (recomendado) para el ‘Asr es hasta que el sol comienza a           ponerse muy amarillo (en cuyo tiempo es makruh[33] rezar).        El tiempo del Magrib sigue hasta que el color rojo del          horizonte desaparece, y el tiempo del ‘Ishá hasta la mitad de       la noche, y el tiempo del Fayr trascurre desde que aparece la       primera luz del alba hasta que el sol comienza a salir. Si            el sol ya está apareciendo, mejor absténganse de la oración,    porque sale entre los dos cuernos de Satanás”. (Al-Muslim)


 Requisitos Antes del Rezo

Debemos saber que el Salah tiene ciertos requisitos previos; si uno no los realiza, la oración no es válida. Son los siguientes:

1)      Rezar en los tiempos correspondientes.

2)      Purificarse de impurezas rituales menores y mayores. Allah I, Exaltado sea dice:

            ( ¡Oh, creyentes! Cuando os dispongáis a hacer la            oración lavaos el rostro y los brazos hasta el codo,           pasaos las manos por la cabeza y [lavaos] los pies            hasta el tobillo. Si estáis en estado de impureza   mayor, purificaos. ) (5:6)

3)      El cuerpo debe estar libre de impurezas. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Estén atentos a mantenerse limpios de orina, ya que la mayor parte de los castigos de la tumba son porque la gente    no lo hace”. (Ad-Dâraqutni)

            Uno debe  tener su vestimenta libre de impurezas. Allah I dice:

            ( Purifica tus vestimentas… ) (74:4)

            Uno debe asegurarse de que el lugar donde va a     realizar la oración está limpio de impurezas. En una             ocasión un beduino orinó dentro de la mezquita, y la         gente se paró para confrontarlo, pero el Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Déjenle y laven el lugar con un balde de agua, porque hemos sido enviados para facilitar las cosas, no para             dificultarlas”. (Al-Bujari)

4)      Cubrir el ‘aurah[34]. Para el hombre es el área entre el ombligo y las rodillas, pero en la oración incluye también los hombros. Para una mujer, es el cuerpo entero, excepto el rostro y las manos. Allah I dice:

            ( ¡Oh, hijos de Adán! Cubríos [para rezar] y          engalanaos cuando acudáis a las mezquitas. ) (7:31)

5)      Debemos orientarnos hacia la Qiblah. Dios dice:

            ( Te orientaremos a una dirección [Qiblah] que te            agrade; oriéntate, pues, hacia la Mezquita Sagrada [La    Meca]. Y dondequiera que estéis, orientaos hacia ella. ) (2:144)

            Una mujer en su período menstrual, o período posparto no debe rezar hasta que no pare la sangre. A partir de ese entonces, debe tomar un baño completo (Gusl) y reanudar sus oraciones, y renovar la ablución (udu’) para cada rezo, si es que la pierde. No debe recuperar aquellas oraciones que no hizo cuando estaba menstruando.

 Cómo Rezar

1)                  Uno debe realizar la ablución con agua pura, como ordena Allah ﷺ‬:

            ( ¡Oh, creyentes! Cuando os dispongáis a hacer la            oración lavaos el rostro y los brazos hasta el codo,           pasaos las manos por la cabeza y [lavaos] los pies            hasta el tobillo. ) (5:6)

2)                  Debemos orientarnos hacia la Qiblah, en dirección a la Ka’bah, en cuerpo y alma, y con la intención (en el corazón) de realizar la oración que está por efectuar, sin pronunciarla verbalmente.

3)                  Debemos pronunciar el Takbirat-ul-Ihrám, diciendo “Allahu Akbar”. Esto se debe hacer mirando el lugar sobre el cual nos postraremos, levantando las manos a la altura de los hombros u orejas, extendiendo los dedos, con las palmas en dirección a la Qiblah.

4)                  Luego de esto, ponemos nuestras manos sobre el pecho, la derecha sobre la izquierda, y recitar la primera súplica (Du’a-ul-Istiftáh):

            “Subhaanak-Allahumma ua bi hámdika, ua tabarak-         Ásmuka, wa ta’ála yádduka, wa la iláha gáiruka”

(Significado): “Lejos estás de toda imperfección, oh, Allah, y todas las alabanzas Te pertenecen. Bendito sea Tu Nombre. Glorificado y alabado seas ¡Oh, Allah! Bendito sea Tu nombre y elevada sea Tu majestad. No hay divinidad salvo Tú”.

Luego se dice:

            “’Audhu billahi min ash-Shaitáni Rayím. Bismillahi           Ar-Rahmani Rahim”.

(Significado): “Me refugio en Allah de Satanás, el   maldito.  Comienzo en el Nombre de Allah, el Clementísimo, Misericordiosísimo”.

Luego se recita Surah al-Fátihah, y decimos “Amín” al terminar, todo esto en voz alta en aquellas oraciones audibles, y silenciosamente en aquellas inaudibles. Después del Fatiha, uno puede recitar lo que quiera del Sagrado Corán.

5)                  Al terminar la recitación, debemos hacer una reverencia (Ruku’), inclinándonos hacia adelante, poniendo las manos sobre las rodillas. Pero antes de esto se dice:

            “Allahu Akbar”

            (Significado): “Allah es el Más Grande”.

Uno debe levantar las manos hasta la altura de los hombros u orejas. Luego realizamos el Ruku’ (postura de reverencia) extendiendo la espalda, con la cabeza a la misma altura. En este momento debe colocar las manos sobre las rodillas, separando los codos del cuerpo. En el Ruku’, se debe decir tres veces:

            “Subhana Rabbial ‘Adhím”

            (Significado): “Glorificado sea mi Señor el Grandioso”

6)                  Levantamos la cabeza (y el torso) del Ruku’, y subimos las manos a la altura de los hombros u orejas, diciendo:

            “Sami’Allahu liman Hámidah”

(Significado): “Allah escucha a aquellos que Lo alaban y glorifican”.

Esto se debe decir cuando uno reza solo o dirigiendo a otros en la oración. Cuando estamos completamente parados, decimos:

            “Rabbana ua lakal-Hamd”

            (Significado): “Señor Nuestro, y a Ti corresponde toda      alabanza”.

Pero si uno está rezando detrás de un Imam[35], debe decir, cuando ya se ha parado, solamente:

            “Rabbana ua lakal-Hamd”

            (Significado): “Señor Nuestro, y a Ti corresponde toda      alabanza”.

Se recomienda poner las manos sobre el pecho como se hizo antes del Ruku’.

7)                  Luego nos prosternamos, (Suyud). Decimos:

            “Allahu Akbar”

            (Significado): “Allah es el Más Grande”.

En este caso no hay que levantar las manos. Descendemos, apoyando las rodillas sobre el piso antes que las manos –si esto no es un esfuerzo- y posamos la frente, nariz, manos, y puntas de los dedos de los pies. Ambos dedos de las manos y pies deben estar en dirección a la Qiblah (los de las manos, juntos, no separados). Debemos mantener los codos separados del cuerpo y las rodillas lejos del estómago; los muslos separados de la ante pierna. Con los codos y antebrazos todavía separados del suelo, decimos tres veces:

            “Subhana Rabial ‘Ala”

            (Significado): “Glorificado sea Mi Señor, el Altísimo”.

En esta posición (suyud) se deben hacer la mayor cantidad de súplicas[36], dado que el Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Respecto al Ruku’, alaben al Señor, y en el suyud hagan        cuantas súplicas puedan, ya que ese es el momento en que           serán más aceptadas”. (Muslim)

8)                  Elevamos la cabeza del suyud y decimos: “Allahu Akbar” y nos sentamos. En este movimiento no hay que levantar las manos hacia las orejas. El empeine del pie izquierdo debe estar completamente sobre el suelo (apuntando hacia la derecha), y debemos apoyar nuestro peso sobre él, levantando el talón derecho (con los dedos del pie doblados, orientados hacia la Qiblah). Las manos deben estar sobre las rodillas, y decimos tres veces:

            “Rabbigfir li”

            (Significado): “Señor mío, perdóname”.

Agregado a esto podemos decir:

            “Allahumma-agfirli, uarhamni, uahdini, uarzuqni,            ua’aafini, uayburni”

(Significado): “Oh, Allah, perdóname, ten   misericordia de mi, guíame, dame sustento, mantenme en un estado        de seguridad y bienestar, y refuerza mis debilidades”

9)                  Realizamos otros suyud diciendo: “Allahu Akbar”, sin levantar las manos al movernos. Hacemos lo mismo que en el primer suyud.

10)              Luego nos levantamos del suyud, diciendo “Allahu Akbar”, sin levantar las manos al hacerlo, y nos paramos para realizar la segunda rak’ah, ayudándonos con las rodillas, si es posible, para pararnos. Si esto es difícil, podemos levantarnos con ayuda de las manos.

Una vez parados, recitamos Surah al-Fátihah y cualquier otra parte que recordemos del Corán, tal cual hicimos en la primera rak’ah.

11)              Si uno está llevando a cabo una oración que consiste de dos rak’ats, como el Fayr, o la oración del Yúmuah, o el ‘Id, luego de la segundo prosternación se sienta sobre el pie izquierdo (los dedos apuntando a la derecha), con el talón derecho levantado. Debemos cerrar el puño derecho y colocarlo sobre la rodilla derecha, y apuntar con el dedo índice hacia delante durante la súplica, mencionando a Allah I (el tashahhud), simbolizando el Tauhíd. Nuestra mano izquierda debe estar apoyada sobre el muslo izquierdo y recitamos el tashahhud:

            “At-tahiátu lillahi, uas-Salauátu, uat-Taiibátu, as-  Salamu ‘alaika ‘aiiuhan-Nabii, ua rahmatullahi ua             barakátuh. As-Salamu ‘alaina ua ‘ala ‘ibadillahis-   Sálihín. Ash-hadu an la ilaha illallah, ua ash-hadu             anna Muhammadan ‘abduhu ua rasúluhu”.

(Significado): “Las salutaciones, los actos de devoción y las buenas obras son para Allah solamente. La paz, misericordia y bendición de Allah sean contigo ¡Oh, Profeta! La paz sea sobre nosotros y sobre Tus siervos virtuosos. Atestiguo que no hay       divinidad excepto Allah, y atestiguo que Muhammad es Su Siervo y Mensajero”.

Luego se busca refugio de cuatro cosas:

            “Allahumma in a’udhu bika min ‘adhabi yahannam,         ua min ‘adhabil-qabr, ua min fitnatil-mahiá, ual-     mamát, wa min fitnatil-masíhid-Dayyál”.

(Significado): “Oh, Allah, busco refugio en Ti del castigo del Fuego del Infierno, del Tormento de la Tumba, de las pruebas de la Vida y la Muerte, y de la Sedición del Mesías Impostor (Dayyal[37]).

Debemos pedirle a Allah I lo que queremos[38] o deseamos de las buenas cosas de esta vida y la próxima.

12)              Finalmente, uno hace el taslím girando la cabeza para la derecha, y diciendo:

“As-Salamu ‘alaikum ua Rahmatullah”

(Significado): “Que la Paz y Misericordia de Allah sean con vosotros ”.

Luego hacemos el mismo taslím, pero para la izquierda, diciendo también “As-Salamu Alaikum ua Rahmatullah”.

13) Si uno está realizando una oración de tres rak’ahs, como el Magrib, o una de cuatro, como el Dhuhr, ‘Asr o ‘Ishá, luego de decir Ash-hadu an la ilaha ill-Allah, ua ash-hadu   anna

Muhammadan ‘abduhu ua rasúluhu”, en el tashahhud mencionado anteriormente, se debe parar y rezar la tercer rak’ah en el caso del Magrib; o la tercer y cuarta rak’ahs para el caso de una oración con ese número de ciclos. Se debe parar, ayudándose con las rodillas si puede, y levantar las manos a la altura de los hombros diciendo: “Allahu Akbar”. Luego coloca sus manos sobre el pecho -la derecha sobre la izquierda- y recita solamente Sura al Fátihah. Debe hacer lo mismo que hizo en las rak’ahs anteriores, y cuando llega al último tashahhud, luego de recitar las partes correspondientes, concluye la oración haciendo el taslím.

 Oraciones Voluntarias

Hay ciertas oraciones conocidas como Sunan-ur-Rauátib, por las cuales uno puede lograr una recompensa extra y subir su nivel en el Yánnah. A través de ellas uno compensa las faltas que pudiere haber cometido en el rezo obligatorio. La oración del Uitr también es Sunnah, y consiste de una sola rak’ah. Debe ser la última oración que uno realiza en la noche.

 Momentos en los que está Prohibido Rezar

Se puede realizar oraciones voluntarias aparte de las ya mencionadas en cualquier tiempo del día excepto aquellos momentos que fueron prohibidos por Allah I y Su Mensajero ﷺ‬. Estos son los siguientes:

1)      Después del tiempo de la oración del Fayr hasta que el sol alcance el alto de una lanza[39].

2)      Desde el momento en que el sol alcanza el cenit hasta que comienza a descender.

3)      Después del tiempo de la oración del ‘Asr hasta que se ponga el sol.

 Zakah

Una vez que alguien abraza el Islam, debe entregar el Zakah a aquellos que merecen recibirlo.

El Zakah es uno de los derechos de Allah I que todo musulmán debe dar a sus hermanos necesitados, para ahorrarles la humillación de tener que mendigar. Dios dice:

            ( Y se les había ordenado [en sus legislaciones] que        adoraran a Allah con sinceridad, fuesen monoteístas, realizaran la oración y pagaran el Zakât, pues ésa es        la verdadera religión. ) (98:5)

Hay una gran sabiduría y muchas razones por las cuales el Zakah ha sido prescripto. Algunas de ellas son:

1)      Purifica el alma de los musulmanes ricos y los aleja de la codicia, la avaricia, la ambición material, y el amor desmedido por este mundo transitorio y sucumbir a sus deseos.

2)      Purifica el alma de los pobres de odio y celos que puedan sentir por los ricos: los ven dar parte de su riqueza y cuidando de ellos al entregarles bienes y tratarlos de buena manera.

3)      Hace que el musulmán se acostumbre a los buenos modales, como dar caridades, y preferir a otros sobre sí mismo.

4)      Palia la pobreza en las sociedades musulmanas y disminuye los peligros que resultan de ella, como los robos, los asesinatos, y la trasgresión del honor de las personas.

5)      Eleva el espíritu de dependencia mutua y la hermandad en el Islam al satisfacer las necesidades del Islam y los musulmanes.

6)      Juega un rol importante en la difusión del Islam en todo el mundo. A través del Zakah los no musulmanes conocen la religión y su belleza, y esperamos que la acepten.

 Condiciones del Zakah

1)      Poseer el nisab, que es la cantidad mínima de riqueza sobre la cual el Islam ha legislado el Zakah. Este monto es el equivalente a 85 gramos de oro.

2)      Que haya trascurrido el lapso de un año lunar. Si uno tiene el nisab durante este tiempo, comienza a tener la obligación de entregar el Zakah.

 Aquellos a los que les Corresponde Entregar el Zakah

Allah ha indicado quiénes tienen la obligación de dar el Zakah. Él dice:

            ( Ciertamente que el Zakât es para los pobres, los           menesterosos, los que trabajan en su recaudación y            distribución, aquellos que [por haber mostrado cierta     inclinación por el Islam o haberlo aceptado       recientemente] se desea ganar sus corazones, la    liberación de los cautivos, los endeudados, la causa            de Allah, y el viajero insolvente. Esto es un deber            prescripto por Allah, y Allah es Omnisciente, Sabio. )     (9:60)


 Notas Importantes

1)      No se debe entregar el Zakah sobre aquellos bienes de uso personal que uno posee, como la casa, los muebles, autos, o animales de carga (caballos, mulas, etc.).

2)      Tampoco se calcula el Zakah sobre aquellos bienes que uno utiliza para alquiler, como autos, negocios o casas. Sí se debe dar el Zakah sobre las ganancias producto de estas rentas si, sumadas a los demás bienes, alcanzan el nisab y uno las tiene durante el lapso de un año.


 El Ayuno

Una de las obligaciones de todo musulmán es ayunar el mes de Ramadán todos los años. En él, uno se abstiene de todo aquello que rompe el ayuno: comida, bebida, y relaciones maritales, desde el Fayr hasta el Magrib, todo como acto de obediencia a Allah I. Él dice:

            ( ¡Oh, creyentes! Se os prescribió el ayuno al igual           que a quienes os precedieron para que alcancéis la    piedad. ) (2:183)

El objetivo del ayuno no es meramente abstenerse de cosas materiales y físicas que lo anulan, sino que es también alejarse de aquellas cosas intangibles que disminuyen la recompensa de tal sacrificio, como mentir, difamar, engañar, embaucar, y otros comportamientos ofensivos. Se debe tener en cuenta que también es deber alejarse de estas cosas fuera de Ramadán, pero en este mes mucho más, ya que el Profeta ﷺ‬ dijo:

“Quien no se abstenga de las mentiras y acciones relacionadas con las mentiras, Allah no necesita de él, o ella, que dejen de comer o beber”.     (Al-Bujari)

Hay muchas razones y una gran sabiduría por las cuales As-Siam (el Ayuno) ha sido prescripto. Algunas de ellas son:

1)      Es un ejercicio espiritual para el creyente, ya que su alma está en un Yihad[40] contra sus deseos y pasiones.

2)      Mantiene al musulmán lejos de palabras y acciones ofensivas. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Cuando están ayunando no deben hablar mal, no deben           gritar o hablar en voz alta, y si alguien pelea con ustedes,            digan: ciertamente estoy ayunando”. (Al-Bujari)

3)      A través del ayuno, uno se da cuenta de cómo vive su hermano pobre, y esto lleva a ayudarles, averiguar sobre su situación, y satisfacer sus necesidades.

Nota:

No está permitido ayunar a una mujer en su período menstrual o posparto hasta que pare la sangre. Una vez que ocurre esto, debe tomar un baño (Gusl) y recuperar los días no ayunados. Si uno está viajando, se le permite no ayunar, pero debe compensar esos días posteriormente[41].


 Hayy

Todo musulmán debe realizar el Hayy al menos una vez en su vida. Esto es la Peregrinación a la Casa Sagrada de Allah I (la Ka’bah), para llevar a cabo ciertos ritos en lugares específicos y en momentos indicados. Este pilar del Islam es obligatorio para todo musulmán, hombre o mujer, que goza plenamente de sus facultades mentales, ha llegado a la edad de la pubertad, tiene salud física y suficiencia económica. Si alguien tiene una enfermedad incurable que le impide peregrinar, pero dispone de los medios económicos, debe asignar una persona que haga el Hayy por él/ella. Pero si el musulmán carece del dinero suficiente para cubrir sus necesidades diarias o mantener aquellos bajo su cuidado, no tiene la obligación de hacer el Hayy. Allah I dice:

            ( Es una obligación para los hombres peregrinar a           esta Casa si se encuentran en condiciones de hacerlo      [físicas y económicas]. Y quien niegue lo que Allah ha    prescripto, sepa que Allah prescinde de todas las          criaturas. ) (3:97)

Hay muchas razones y sabiduría por las cuales el Hayy ha sido prescripto. Algunas de ellas son:

1)      Incrementar las buenas acciones a través de los actos de obediencia, porque la recompensa de una Peregrinación aceptada por Dios es el Yánnah (Paraíso). El Mensajero de Allah ﷺ‬ dijo:

            “Una ‘Umrah[42] seguida por otra es expiación de pecados          menores cometidos entre ellas, y no hay recompensa para un      Hayy que haya sido aceptado por Allah más que el        Yánnah”. (Al-Bujari)

2)      Lograr la unidad de los musulmanes, ya que el Hayy es la mayor reunión mundial islámica. Musulmanes de todo el mundo llegan al mismo lugar, en el mismo momento, alabando el mismo Señor, vistiendo las mismas ropas, y realizando los mismos rituales. No hay diferencia entre el rico y el pobre, el de poder y el que carece de él, el blanco y el de color, el árabe y el no árabe. Todos son iguales: no hay diferencia entre ellos excepto la piedad (taqua). Esto no es más que una afirmación de la hermandad del Islam y la unidad de sus esperanzas y sentimientos.

3)      Es un ejercicio espiritual que entrena a uno a extender sus esfuerzos, físicamente y financieramente, todo por Allah I y para lograr Su complacencia.

4)      Es una purificación de los pecados y malas acciones. El Profeta ﷺ‬ dijo:

“Aquel que peregrina a esta Casa (la Ka’bah) y no comete        pecados u obscenidades, regresará sin faltas como el             día en que nació”(Al-Bujari)

 Cómo Realizar el Hayy

Existen tres tipos de Peregrinación, y cada una tiene sus ritos específicos. El más recomendable es el Tamattu’, en el cual uno hace el Hayy con la ‘Umrah en forma separada, en los Meses Sagrados de la Peregrinación. Se lleva a cabo de la siguiente forma:

1)      El musulmán entra en estado de Ihram[43] en el Miqat[44] antes del 8 del mes de Dhul-Hiyyah. Esto se hace diciendo:

            “Labbaik Allahumma ‘Umratan mutamatti’an biha           ilal-Hayy”.

            (Significado): “Aquí estoy  a Tu servicio, Oh Allah,            para realizar la ‘Umrah y luego el Hayy             (separadamente).

2)      Luego de entrar en la ciudad de Meca, se hace el Tawáf[45] alrededor de la Ka’bah[46] y el Sa’i  para el ‘Umrah, y finalmente se recorta el pelo o se afeita la cabeza. Las mujeres deben cortar sólo unos centímetros de cabello (el largo de una falange del dedo).

3)      En el octavo día de Dhul-Hiyyah, llamado Taruíah, se entra en estado de Ihram en el tiempo del Duha[47], en el lugar que se encuentre. Luego uno se dirige a Mina, y allí hace las oraciones del Dhuhr, ‘Asr, Magrib e ‘Ishá. El Dhuhr, ‘Asr e ‘Ishá se deben acortar (como haría un viajero), pero no combinar[48].

4)      Luego de que el sol ha salido el noveno día de Dhul-Hiyyah, conocido como el Día de ´Arafat, uno deja Mina y se dirige hacia el valle de ‘Arafat. Allí realiza las oraciones del Dhuhr y el ‘Asr en el tiempo del Dhuhr, ambas de dos rak’ahs. Después de esto, debe pasar su tiempo recordando a Allah I y suplicándole con sincera humildad. El musulmán debe pedir lo que quiera levantando sus manos y en dirección a la Qiblah.

5)      Cuando el sol se pone en el Día de ‘Arafat, nos dirigimos a Muzdhalifah. Allí debemos hacer las oraciones del Magrib e ‘Ishá, combinándolas, haciendo sólo dos rak’ahs para el ‘Ishá. Hay que pasar la noche en Muzdhalifah y rezar el Fayr apenas comienza su período, para finalizar suplicando hasta que el cielo comience a aclarar.

6)      Antes de que salga el sol, el musulmán debe partir hacia Mina. Cuando llega debe arrojar siete piedras al Yamrat-ul-‘Aqabah[49], diciendo “Allahu Akbar” al arrojar cada una de ellas. Las piedras deben ser del tamaño de un guisante.

7)      Después de esto debe sacrificar un animal (ovino, caprino, vacuno o camélido) y afeitar o cortar el cabello. Afeitarse es mejor para los hombres, pero para las mujeres, sólo deben recortar un poco el pelo (no deben afeitarse).

8)      Con esto, uno termina el estado de Ihram parcialmente, y permanece en estado de Ihram menor. Ya puede vestir ropa normal y hacer todo lo permitido a cualquier persona excepto tener relaciones con su esposa.

9)      En este punto uno debe dirigirse a Meca y realizar el Tauáf y el Sa’i, ambos ahora para el Hayy. Al completarlos se debe regresar a Mina y pasar las noches del 11 y 12 de Dhul-Hiyyah allí. Durante estos días se deben arrojar siete piedras a cada Yamrat, diciendo “Allahu Akbar” con cada una. Este rito hay que hacerlo después de que el sol empiece a moverse de su cenit. Se debe comenzar con el monolito más pequeño, luego el mediano, y finalmente el más grande.

10)  Una vez que el peregrino ha tirado las piedras a los Yamarat en el doceavo día, puede dejar Mina o pasar otra noche allí, para arrojar las piedras en el día 13 de la manera ya explicada; esto tiene más recompensa.

11)  Una vez que uno tiene la intención de regresar a su hogar, debe proceder a Meca y realizar el Tauáf al-Uada´. Este Tauáf no es obligatorio para una mujer en su período menstrual o de posparto. Cuando el musulmán realiza esto, su Hayy está completo.

 La Adoración de Allah

Debes saber, hermano mío, que la adoración es obligatoria para todo musulmán que goza de sus plenas facultades mentales y ha llegado a la pubertad. Llevar a cabo estos pilares que hemos mencionado es un medio para entrar al Paraíso, con la misericordia de Allah I. El Profeta Muhammad ﷺ‬ le dijo a un beduino en una ocasión:

“Oh, Mensajero de Allah, dime qué me es obligatorio         con respecto a la oración. Él respondió: “Las cinco     oraciones diarias, a menos que quieras realizar algunas voluntarias”. Preguntó el hombre: Dime qué me es   obligatorio con respecto al ayuno”. Respondió: “El mes      de Ramadán, a menos que quieras ayunar otros días         voluntariamente”. Volvió a preguntar: Dime qué me es        obligatorio relacionado al Zakah. [El narrador] dijo        “Entonces el Mensajero de Allah ﷺ‬ le informó sobre las leyes del Islam. El beduino dijo: Por Aquel que te ha          honrado, no haré ningún acto voluntario, y no dejaré         sin hacer nada de lo que Allah me ha ordenado. El Mensajero de Allah ﷺ‬ dijo: “Si está diciendo la verdad, tendrá éxito (o sea, entrará en el Paraíso”. (Al-Bujari).


 Efectos Individuales y Sociales de Adorar a Allah

1)      Los creyentes obtendrán la felicidad y el éxito en la vida de este mundo y también en el Más Allá. Allah I dice:

            ( Y por cierto que triunfará quien se purifique [de           todo tipo de idolatría], recuerde a su Señor y haga la         oración prescripta. ) (87:14-15)

2)      Fuerza física y espiritual proveniente de la conversación propia con Dios. Allah I dice:

            ( Por cierto que Allah está con los piadosos y con los       benefactores. ) (16:128)

3)      Uno obtiene la ayuda de Dios y de aquellos de Sus siervos con autoridad en la Tierra. Allah I dice:

            ( Ciertamente Allah socorre a quien se esfuerza   denodadamente por Su religión, y Allah es Fuerte,             Poderoso. Aquellos que, si los afianzamos en la   Tierra, practican la oración prescripta, pagan el Zakât,             ordenan el bien y prohíben el mal. Y a Allah vuelven      todos los asuntos. ) (22:40-41)

4)      Se crean lazos de hermandad, cooperación, unión y seguridad entre los individuos en una sociedad islámica. Allah I dice:

            ( Los creyentes y las creyentes son aliados unos de          otros, ordenan el bien y prohíben el mal, cumplen         con la oración prescrita, pagan el Zakât y obedecen a      Allah y a Su Mensajero. Allah tendrá misericordia de         ellos; y Él es Allah, Poderoso, Sabio. ) (9:71)

5)      Se logra la guía de Allah I y el éxito que sólo Él puede brindar. Dios dice:

            ( ¡Oh, creyentes! Si teméis a Allah, Él os concederá la      guía y el conocimiento con el que podréis discernir         [lo verdadero de lo falso], absolverá vuestras faltas y       aceptará vuestro arrepentimiento; y Allah es el      poseedor del favor inmenso. ) (8:29)

6)      Abundancia de provisión de parte de Allah I y facilidad en tiempos de dificultades. Él dice:

            ( …y sabed que Allah siempre le dará una salida a          quien Le tema, y le sustentará de donde menos lo         espera. Y quien se encomiende a Allah, sepa que Él le     será suficiente… ) (65:2-3)

7)      Se multiplican las recompensas y el perdón de las faltas. Allah I dice:

            ( Cuando seáis todos congregados para el día de la          comparecencia, ése será el día del desengaño [para los incrédulos]. A quien crea en Allah y obre correctamente, Él le absolverá sus faltas y le         introducirá en jardines por donde corren los ríos,            donde vivirá eternamente. ¡Ése es el triunfo            grandioso! ) (64:9)

 Los Mandamientos del Islam

Querido hermano, debes buscar un camino en tu relación con la sociedad, guiado por las enseñanzas del Profeta ﷺ‬:

“Abandona lo prohibido y serás el mejor adorador; cuando         estés satisfecho con el sustento que Allah te ha dado serás el     más rico de toda la gente; sé bueno con tu vecino y serás un       verdadero creyente; desea para los demás lo que deseas para ti mismo y serás un musulmán sincero; y no te rías mucho, porque ciertamente reírse mucho hace quita vida al corazón”. (At-        Tirmidhi)

Y también dijo él:

            “El verdadero musulmán es aquel de quien los musulmanes      están a salvo de su lengua y su mano; y un verdadero         muháyir[50] es aquel que abandona lo que Allah ha         prohibido”. (Al-Bujari)

El Islam apunta a formar una sociedad con buenas bases e interrelacionada, en la cual los individuos muestren misericordia y amor por el prójimo al practicar la Sunnah del Mensajero de Allah ﷺ‬, ordenando que se hagan ciertas cosas y que se abandonen otras.

“Los creyentes son como un solo cuerpo en su amor,      misericordia y sentimientos: si una parte siente dolor, todas    las otras lo tienen y sufren de somnolencia y fiebre”. (Muslim)

El Islam guía al hombre al bien y le advierte de todo mal. Algunos de sus mandamientos son los siguientes:

1)      Ordena que uno crea en el Tauhíd (Unicidad de Allah I) y prohíbe que se Le asocien copartícipes a Él (o sea, Shirk -incredulidad). Dios dice:

            ( Allah no perdona que se Le atribuyan copartícipes,      pero perdona fuera de ello a quien Le place. Quien atribuya copartícipes a Allah se habrá desviado   profundamente. ) (4:116)

El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

“Eviten los siete pecados destructivos”. Preguntaron: Oh,       Mensajero de Allah, ¿cuáles son? Él respondió: “Asociar    copartícipes a Allah (shirk); la brujería; matar a alguien, que Dios prohibió matar, sin legítimo derecho; cometer usura;           apropiarse de la riqueza de los huérfanos; escapar al enfrentarse al enemigo en la batalla; y calumniar a las mujeres castas y creyentes que jamás cometieron actos indecentes”. (Al-Bujari)

2)      Ordena tratar bien a los demás y prohíbe el mal uso de las riquezas, como el interés, el robo, el engaño, la usurpación de propiedad, y similares. Allah I dice:

            ( ¡Oh, creyentes! No os apropiéis los bienes          injustamente. Pero sí comerciad de común acuerdo.         No os matéis unos a otros. Allah es Misericordioso          con vosotros. ) (4:29)

3)      Establece la justicia y la equidad y prohíbe todo tipo de opresión y trasgresión contra los demás. Allah I dice:

            ( Allah ordena ser equitativo, benevolente y ayudar a     los parientes cercanos. Y prohíbe la obscenidad, lo           censurable y la opresión. Así os exhorta para que reflexionéis. ) (16:90)

4)      Ordena que la gente coopere en el bien, y prohíbe que lo hagan en pos del mal. Allah I dice:

( Ayudaos unos a otros a obrar el bien y apartarse del mal, y no cooperéis en el pecado y la trasgresión. Y temed a Allah; por cierto que Allah es severo en el castigo. ) (5:2)

5)      El Islam ordena que se cuiden y preserven las almas, y prohíbe el asesinato o participar en él, a menos que sea con verdadero y  debido derecho. Dios dice:

( Por esta razón decretamos para los Hijos de Israel que quien mata a una persona sin que ésta haya cometido un crimen o sembrado la corrupción en la Tierra es como si matase a toda la humanidad. Y quien salva una vida es como si salvase a toda la humanidad. Por cierto que Nuestros Mensajeros se presentaron ante ellos con las evidencias. Pero muchos, a pesar de esto, se excedieron en la Tierra. ) (5:32)

Allah I también dice:

( Quien matare a un creyente intencionadamente será castigado con el Infierno eterno. Incurrirá en la ira de Allah, lo maldecirá y le tendrá reservado un castigo terrible. ) (4:93)

6)      Ordena tratar bien a los padres y prohíbe desobedecerles. Dios dice en el Corán:

( Tu Señor ha ordenado que no adoréis sino a Él y que seáis benévolos con vuestros padres. Si uno de ellos o ambos llegan a la vejez, no seáis insolentes con ellos y ni siquiera les digáis: ¡Uf! Y háblales con dulzura y respeto. Trátales con humildad y clemencia, y ruega: ¡Oh, Señor mío! Ten misericordia de ellos como ellos la tuvieron conmigo cuando me educaron siendo pequeño. ) (17:23-24)

7)      Ordena mantener unidos los lazos familiares y prohíbe cortarlos. Allah I dice:

( Si no obedecéis, corromperéis la Tierra y cortaréis los lazos familiares. ¿Acaso esto os agrada? Éstos son a quienes Allah ha maldecido haciendo que se comporten como sordos y ciegos. ) (47:22-23)

El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

“Aquel que corte los lazos familiares no entrará en el Paraíso”. (Muslim)

8)      Ordena y fomenta el casamiento. El Mensajero de Allah ﷺ‬ dijo:

“¡Jóvenes!, Quien tenga la posibilidad de casarse, que lo haga, ya que recata la vista y preserva la castidad. Aquel que no lo puede hacer, que ayune, dado que esto es una protección para él”. (Al-Bujari)

El Islam prohíbe la fornicación y la homosexualidad, y todo lo que lleva a ello. Allah I dice:

( Diles: Mi Señor ha prohibido las obscenidades, tanto en público como en privado, los pecados, la opresión, la idolatría y decir acerca de Él lo que ignoráis. ) (7:33)

9)      Ordena la protección de los bienes de los huérfanos y que se los trate bien. Prohíbe utilizar sus riquezas sin derecho. Dios dice:

( Quienes se apropien injustamente los bienes de los huérfanos, el fuego consumirá sus entrañas y arderán en el Infierno. ) (4:10)

También prohíbe maltratarlos o perjudicarlos. El Corán dice:

[¡Oh, Muhammad!] No trates mal al huérfano. ) (93:9)

10)  Ordena que uno sea veraz en sus testimonios y prohíbe mentir (Shahádatuz-Zur). El Profeta ﷺ‬ dijo:

“¿Quieren que les informe sobre los pecados más graves?”. Todos dijeron: “¡Sí! Mensajero de Allah”. Él respondió: “Asociar copartícipes a Allah (shirk) y maltratar a los padres”. Estaba recostado (cuando decía esto), y de repente se sentó derecho (como alarmado) y dijo: “Y dar falso testimonio”. [El narrador dijo]: “Continuó repitiendo esto hasta que nos dijimos, “si tan solo parara”. (Al-Bujari)

11)  Exige que uno cumpla con sus promesas o juramentos y prohíbe que se mienta en ellos: (al-iamín al gamús), esto significa mentir intencionadamente en un juramento para quitarle un derecho a otro. Allah I dice:

( Quienes cambiaron el compromiso que tomaron con Allah por un vil precio y faltaron a sus juramentos, no tendrán ninguna recompensa en la otra vida. Allah no les dirigirá la palabra ni les tendrá compasión el Día de la Resurrección, no les purificará y tendrán un castigo doloroso. ) (3:77)

12)  Le exige a los humanos que cuiden sus vidas y prohíbe el suicidio, de manera abrupta o no, como con intoxicantes, drogas, cigarrillos, y otros elementos que la medicina moderna ha demostrado ser causa de enfermedades dañinas. Allah ﷺ‬ dice:

( No os autodestruyáis, y haced el bien; ciertamente Allah ama a los benefactores. ) (2:195)

13)  Ordena la veracidad, sinceridad, confianza, y el cumplimiento de los pactos; y prohíbe mentir, engañar y defraudar. Dios dice:

            ( ¡Oh, creyentes! No traicionéis a Allah y al           Mensajero [desobedeciendo Sus órdenes], ni             traicionéis la fe que se os ha confiado. ) (8:27)

14)  El Islam fomenta el amor y la unidad, y prohíbe la separación y todo aquello que conduzca al odio y la enemistad, como albergar rencores, odio, y envidia. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

“No se odien, no se envidien, y no se den la espalda       (ignorándose); más bien sean verdaderos siervos de Allah como hermanos. No está permitido que un musulmán deje de hablar con su hermano por más de tres días”. (Al-Bujari)

15)  Ordena la generosidad y prohíbe la codicia y la avaricia. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Hay dos comportamientos que Allah ama: los buenos   modales y la generosidad; y hay dos comportamientos que       Allah desprecia: los malos modales y la avaricia. Cuando           Dios ama a alguien, lo utiliza para satisfacer las necesidades      de los demás”. (Abu Un’aim al-‘Iraqi)

16)  El Islam prohíbe el derroche en todos los asuntos y despilfarrar, dilapidar o gastar el dinero sin medida en asuntos inútiles. Allah ﷺ‬ dice:

            ( Ayuda a los parientes, también al pobre y al viajero      insolvente, pero sin ser pródigo, porque si os excedéis     seréis iguales que los demonios que siguen a Satanás,    y por cierto que Satanás fue ingrato con su Señor. )           (17:26-27)

17)  El Islam es una religión de moderación que prohíbe el fanatismo y el extremismo en todo aspecto. Allah ﷺ‬ dice:

( Allah desea facilitaros las cosas y no dificultárosla. ) (2:185)

El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Tengan cuidado y aléjense de los extremismos en la     religión, ya que la única cosa que destrozó a los que vinieron           antes que ustedes fue la exageración en la religión”. (Sahíh       ibn Hibán)

18)  Ordena la humildad y veda el orgullo y la arrogancia. Dios dice:

            ( Sé modesto en tu andar y no levantes tu voz, que          ciertamente la voz más desagradable es la del asno. )      (31:19)

Con respecto al orgullo, el Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

            “Aquel que tenga incluso el equivalente de un grano de mostaza de orgullo en su corazón no entrará en el Paraíso.            Una persona preguntó: “Oh, Mensajero de Allah, a la        gente le gusta vestir buenas ropas y sandalias”. Él respondió: “Ciertamente Allah es Hermoso y ama la belleza.    La arrogancia es rechazar la verdad y menospreciar a los        demás”. (Muslim)

El Profeta ﷺ‬ dijo sobre la soberbia y la presunción:

            “Aquel que arrastre su ropa con presunción, Allah no lo            mirará en el Día de la Resurrección”. (Al-Bujari)

19)  Ordena que la gente busque consuelo en los demás y que no se alegren por la desgracia del prójimo. El Mensajero de Allah ﷺ‬ dijo:

            “No se sientan contentos por la desgracia de sus hermanos,       puede que Allah tenga misericordia por ellos y los ponga a       ustedes a prueba”. (At-Tirmidhi)

20)  El Islam prohíbe a los musulmanes inmiscuirse en asuntos que no les conciernen. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Es de las buenas características de un verdadero musulmán     dejar lo que no le concierne”. (At-Tirmidhi)

21)  Comanda el respeto por los demás y prohíbe subestimarlos o tratarlos con menosprecio. Allah ﷺ‬ dice:

            ( ¡Oh, creyentes! No os burléis de vuestros hermanos,     pues es posible que sean mejores que vosotros. Que            las mujeres no se burlen de otras mujeres, pues es           posible que sean mejores que ellas. No os difaméis ni            os pongáis apodos ofensivos. ) (49:11)

22)  Dios ordena que uno proteja celosamente a los mahárim[51], y prohíbe el adulterio. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

            “Tres no entrarán en el Yánnah (Paraíso): aquel que    maltrata a sus padres, un adúltero (Dai’iuth) y las mujeres            que actúan como hombres”. (Mustadrak al-Hakím)

23)  El Islam prohíbe parecerse a los del sexo opuesto. Ibn ‘Abbas, que Allah esté complacido con él, dijo:

            “El Mensajero de Allah ﷺ‬ maldijo a aquellos hombres        que imitan a las mujeres y aquellas mujeres que imitan      a los hombres”. (Al-Bujari)

24)  Ordena que la gente se esfuerce para hacer el bien a los demás, y prohíbe recordarles los favores que les hicieron. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Tengan cuidado y aléjense de recordarles a la gente los            favores que les hicieron, ya que esto causa ingratitud (en   aquel a quien se le hizo el favor) y anula la recompensa (que      habría recibido por esa acción). Luego recitó las palabras      de Allah ﷺ‬: ( ¡Oh, creyentes! No hagáis vanas vuestras    caridades haciendo alarde de ellas u ofendiendo… )     (2:264)

25)  Ordena pensar bien de los demás y prohíbe las sospechas y habladurías. Allah ﷺ‬ dice:

            ( ¡Oh, creyentes! Evitad sospechar demasiado [de la        actitud de los demás], pues ciertamente algunas           sospechas son un pecado; y no os espiéis, ni habléis        mal del ausente, pues ello es tan repulsivo como          comer la carne de un hermano muerto. ¿Acaso alguno     de vosotros desearía hacerlo? Por supuesto que os          repugnaría. Y temed a Allah; ciertamente Allah es           Indulgente, Misericordioso. ) (49:12)

26)  El Islam ordena que uno cuide la lengua al hablar de los demás y la use para cosas beneficiosas para uno y la sociedad, como recordar a Allah ﷺ‬ o reconciliar a la gente. De la misma manera, prohíbe usarla para el mal. El Mensajero de Dios ﷺ‬ dijo:

            “¡Que tu madre te pierda, oh Mu’adh! ¿No será la gente           arrojada al Fuego del Infierno sobre sus rostros y narices           excepto por lo que cosecharon sus lenguas?”. (At-Tirmidhi)

27)  El Islam llama a tratar bien a los vecinos y veda dañarles de cualquier manera. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “¡Por Allah que no es buen creyente! ¡Por Allah que no es         buen creyente! ¡Por Allah que no es buen creyente!”. Le preguntaron: “¿Quién es él, Mensajero de Allah?   Respondió: “Aquel cuyo vecino no está a salvo de su mal”.

28)  El Islam ordena que uno busque buenos compañeros y que deje las malas compañías. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

“El ejemplo del buen y mal compañero es como aquel que          vende perfumes y el herrero. El que vende perfumes          puede darte un poco, puedes comprarle un poco, o (al menos)     encontrarás que tiene una buena fragancia. En cuanto     al         herrero, o quema tu ropa, o desprenderá un olor            horrible”. (Muslim)

29)  Ordena que la gente arregle sus disputas y prohíbe cualquier cosa que lleve a la enemistad o al odio. Allah ﷺ‬ dice:

            ( En muchas de las conversaciones secretas no hay           ningún bien, salvo que sean para realizar una caridad,   una buena acción o reconciliar a los hombres. Quien       haga esto anhelando complacer a Allah, le         agraciaremos con una recompensa grandiosa. ) (4:114)

30)  Ordena que la gente sea sincera (dando buenos consejos) y prohíbe negar el consejo cuando se lo piden. El Enviado de Dios ﷺ‬ dijo:

“La fidelidad y el consejo sincero son parte de la religión”. Preguntamos:         “¿A quién?”. Dijo: “A Allah, a Su Libro, a Su Mensajero, y a los Líderes de los musulmanes y su gente”.          (Muslim)

31)  Ordena a la gente aliviar las preocupaciones de los musulmanes, darles tiempo de gracia (en las deudas) y ocultar sus faltas. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Quien alivie una preocupación de un creyente, Allah le           aliviará una a él en el Día de la Resurrección. Aquel que         facilite las cosas a alguien que tiene una dificultad (por ejemplo, dándole tiempo al que no puede pagar una deuda),      Allah le facilitará las cosas en esta vida y la próxima. Y a           cualquiera que oculte las faltas de un musulmán Allah          ocultará las suyas en esta vida y en el Más Allá. Allah ayuda    al Su siervo mientras él ayude a su hermano”. (Muslim)

32)  Recomienda que uno sea paciente y tenga coraje frente a las adversidades, y desaconseja que uno se preocupe o desanime. Allah I dice:

            ( Y por cierto que os probaré con algo de temor,   hambre, pérdida de bienes, vidas y frutos, pero             albricia a los pacientes [que recibirán una hermosa          recompensa]. Aquellos que cuando les alcanza una    desgracia dicen: Ciertamente somos de Allah y ante        Él compareceremos. Éstos son quienes su Señor       agraciará con el perdón y la misericordia, y son    quienes siguen la guía. ) (2:155-157)

33)  El Islam ordena que uno perdone, disculpe y se aleje de aquellos que le hacen mal, y prohíbe la venganza o castigo por algo que se le haya hecho. Dios dice:

            ( Y apresuraos a alcanzar el perdón de vuestro Señor       y un Paraíso tan grande como los cielos y la Tierra,        reservado para los piadosos, quienes hacen caridad,        tanto en los momentos de holgura como en la      estrechez, controlan su cólera y perdonan a los     hombres, sepan que Allah ama a los benefactores. )           (3:133-134)

34)  Ordena la misericordia y desaconseja que uno sea de corazón frío. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

            “Allah tiene misericordia con a los misericordiosos. Tengan       misericordia con quienes viven en la Tierra y Allah será         misericordioso con ustedes”. (At-Tirmidhi)

35)  Ordena que el musulmán sea amable y que no sea demasiado estricto con los demás, y sobre todo no ser severo. El Mensajero de Allah ﷺ‬ dijo:

“La amabilidad embellece todos los asuntos, y la ausencia de la misma los estropea”. (Muslim)

36)  El Islam llama a responder el mal con bien, y prohíbe que uno responda con malas acciones. Allah I dice:

            ( No se equipara obrar el bien y obrar el mal. Si eres       maltratado responde con una buena actitud [sabiendo      disculpar], y entonces verás que aquel con quien tenías una enemistad se convertirá en tu amigo    ferviente. ) (41:34)

37)  Llama a la difusión del conocimiento y prohíbe ocultarlo. El Profeta ﷺ‬ dijo:

“Aquel a quien se le pide conocimiento y lo niega será arrastrado el Día de la Resurrección como una bestia con un bozal de fuego”. (Mustadrak al-Hakím)

38)  El Islam ordena que los musulmanes disfruten de la virtud y el bien, y previene el mal y los vicios, siempre dentro de las propias posibilidades. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

            “Aquel de ustedes que vea una mala acción, que la cambie         con su mano; si no puede, que lo haga con su palabra; y si no puede hacer esto, que la rechace en su corazón, y esta es la         parte más débil de la fe”. (Muslim)

 Algunas Prohibiciones del Islam (con respecto a la Comida, Bebida y Vestimenta)

1)      El vino y las drogas entran en esta categoría, sean ingeridas, inhaladas o inyectadas. Allah I dice:

            ( ¡Oh, creyentes! El vino, los juegos de azar, los    altares [sobre los cuales eran degollados los animales        como ofrenda para los ídolos] y consultar la suerte          valiéndoos de flechas son una obra inmunda de    Satanás. Absteneos de ello y así tendréis éxito.     Satanás sólo pretende sembrar entre vosotros la      enemistad y el odio valiéndose del vino y de los   juegos de azar, y apartaros del recuerdo de Allah y la        oración. ¿Acaso no vais a absteneros? ) (5:90-91)

2)      Comer carne de animal muerto por muerte natural, cerdo, y lo que está mencionado por Dios en el Sagrado Corán:

            ( Se os ha prohibido [beneficiaros de] la carne del           animal muerto por causa natural, la sangre, la carne           de cerdo, la de todo animal que haya sido sacrificado      invocando otro nombre que no sea el de Allah, la del      animal muerto por asfixia, golpes, caída, cornada o          matado por las fieras, a menos que haya sido herido            por ellas y alcancéis a degollarlo [antes de que     muera], y la del que ha sido inmolado en altares [para   los ídolos]. Y [se os ha prohibido también] consultar       la suerte valiéndoos de flechas, porque todo esto es            un desvío. Hoy los incrédulos han perdido las             esperanzas de [haceros renunciar a] vuestra religión.       No les temáis sino temedme a Mí. Hoy os he        perfeccionado vuestra religión, he completado Mi           gracia sobre vosotros y he dispuesto que el Islam sea        vuestra religión. Y quien, [en caso extremo] por    hambre, se vea forzado [y coma de lo vedado] pero sin intención de pecar [transgredir o excederse sepa        que,] Allah es Absolvedor, Misericordioso. ) (5:3)

3)      Comer carne de animales por los cuales no se mencionó el Nombre de Allah I con intención sincera, o se mencionó otro fuera de Él al sacrificarlos. Dios dice:

            ( Y no comáis de lo que [al momento de su degüello]       no se ha mencionado el nombre de Allah, pues    hacerlo es un desvío. ) (6:121)

4)      Comer carne de animales con colmillos, como leones, leopardos, lobos y similares, como también aves con garras, como águilas, halcones, etc. Ibn Abbas dijo:

            “El Profeta ﷺ‬ nos prohibió comer cualquier animal            carnívoro con colmillos, y toda ave con garras (con las            que atrape su presa). (Muslim)

5)      Aquellos animales que fueron sacrificados por otros que no sean judíos o cristianos. Esto es considerado como carne mortecina (que no se degolló como correspondía) y no se permite comerla.

6)      Cualquier comida, bebida o sustancia que sea aparentemente dañina para nuestro cuerpo, como cigarrillos y similares; esto no es permisible. Allah I dice:

            ( No os matéis unos a otros. Allah es Misericordioso       con vosotros. ) (4:29)

7)      Los hombres tienen prohibido vestir seda y oro; pero le  está permitido a las mujeres. El Mensajero de Dios ﷺ‬ dijo:

            “Está permitido para las mujeres de mi nación que usen seda     y oro, pero no para los hombres”. (Ahmad)


 Súplicas Varias y Etiqueta Islámica (y Palabras de Recuerdo)

1)      Menciona el Nombre de Allah (diciendo “Bismillah”) antes de comenzar a comer o beber, y dale gracias (diciendo “Alhamdulillah”) al finalizar. Debes comer lo que tienes frente a ti y siempre con la mano derecha, porque la izquierda se utiliza para asearse (como la limpieza después de hacer las necesidades).

‘Umar bin Abi Salamah, que Allah esté complacido con él, dijo: “Cuando era un niño, estaba en el cuarto del Mensajero de Allah ﷺ‬ y pasaba mi mano por sobre otros platos cuando comía. Entonces él me dijo:

            “Pequeño, menciona el Nombre de Allah (antes de comenzar     a comer), come con tu mano derecha, y come de lo que tengas    enfrente de ti”. (Al-Bujari)

2)      Nunca debemos criticar la comida, no importa cómo esté. Abu Hurairah, que Allah esté complacido con él, dijo:

            “El Mensajero de Allah ﷺ‬ nunca se quejó de la comida. Si     le gustaba, comía de ella, y si no, la dejaba”. (Al-Bujari)

3)      No hay que entrar en las casas sin pedir permiso primero (golpeando la puerta, o algo parecido). Dios dice:

            ( ¡Oh, creyentes! No entréis en ninguna casa que no        sea la vuestra sin antes pedir permiso y saludar a su    gente. Esto es lo mejor para vosotros, recapacitad pues [y obrad correctamente]. ) (24:27)

4) No hay que insistir al pedir permiso más de tres veces. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Uno debe pedir permiso tres veces. Si se lo dan, (que entre)      y si no, debe retirarse”. (Muslim)

5)      Debemos saludar a los que conocemos y los que no también (diciendo “As-Salamu ‘alaikum”),  ya que esto traerá amor y amistad. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo sobre esto:

“Nunca entrarán en el Yánnah (Paraíso) hasta que crean, y      nunca creerán verdaderamente hasta que se amen unos a otros. ¿Quieren que les informe sobre algo que, si lo hacen, hará que se amen mutuamente? Salúdense con el “Salam””. (Muslim)

6)      Si alguien los saluda con el “Salam”, devuélvanle con el mismo saludo o uno mejor[52] . Allah I dice:

         ( Si os saludan responded con un saludo aún mejor        o igual. Allah computa todas las cosas. ) (4:86)

7)      Cuando uno tiene ganas de bostezar, debe tratar de suprimirlo lo más que pueda. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “El bostezo es de Shaitán. Cuando uno de ustedes siente que     va a bostezar, que lo retenga todo lo que pueda. Y si bostezan    con ruido, el Demonio se ríe de ustedes”. (Al-Bujari)

Si uno no puede contener el bostezo, debe tapar su boca con su palma derecha. Si usa la izquierda, debe ser con la parte posterior o cerrar el puño y taparse de esta forma.

8)      Si uno estornuda, debe decir “Alhamdulillah”. Si otro musulmán lo hace y dice esto, uno debe responder diciendo “Iarhamukallah” (“que Allah tenga misericordia contigo”). Si nos responden nuestro estornudo con “Iarhamukallah”, debemos decir “Iahdíkumullahu ua iúslihu bálakum” (“que Allah te guíe y mejore tus asuntos”). El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Cuando uno de ustedes estornuda, que diga     “Alhamdulillah”; su hermano o compañero debe decirle             “Iarhámukallah”; y el que estornudó debe concluir        “Iahdíkumullah ua iúslihu bálakum””.

Si un no creyente dice “Alhamdulillah”, uno debe responder diciendo “Iahdíkumullah” solamente.

Abu Huraira, que Allah esté complacido con él, narró que cuando el Mensajero de Allah ﷺ‬ estornudaba ponía su mano o su ropa frente a su boca y bajaba su voz (al hacer esto).

9)      No eructar en público. Ibn ‘Umar, que Allah esté complacido con él, dijo:

            “Un hombre eructó en presencia del Mensajero de Allah ﷺ‬, y    él le dijo: “Ahórranos tu eructo, ya que el más saciado en         esta vida será el más hambriento el Día de la Resurrección”.      (At-Tirmidhi)

10)  Si uno hace una broma, no debe decir nada que hiera o menosprecie a los demás. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

            “Que ninguno tome los asuntos de su hermano en broma o        en serio (para hacerlo enojar). (Abu Dâûd)

No dejes que tus bromas sean falsas, llevándote a mentir para hacer reír a los demás. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “¡Cuidado del que miente en sus palabras para hacer reír a la     gente, cuidado de él! ¡Cuidado de él!”. (Abu Dâûd)

11)  Al ir a dormir, menciona el Nombre de Allah y recuéstate sobre tu lado derecho. Hudháifah ibn al-Yamán dijo:

            “Cuando el Profeta ﷺ‬ se iba a dormir, decía: “Bismika        amútu wa áhia”

            (Significado): “En Tu Nombre vivo y muero”.

            Al despertar decía: “Alhamdulillahi-lladhi ahiána ba’da    ma amáttana wa iláihin nushúr”. (Al-Bujari)

12)  Antes de tener relaciones con la esposa, debemos decir:

            “Bismillah. Allahumma yannibnash-Shaitán, ua     yannib-ish-Shaitána ma razáqtana”.

            (Significado): “Comienzo en el Nombre de Allah. Oh,        Allah, aleja a Shaitán de nosotros, y aléjalo de lo que         nos concedas (como hijo). (Al-Bujari)

El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Si alguien dice antes de tener relaciones: “Comienzo en el        Nombre de Allah. Oh,   Allah, aleja a Shaitán de nosotros, y       aléjalo de lo que nos concedas (como hijo), si Allah les da un    hijo, el Demonio no podrá dañarlo”. (Al-Bujari)

También debes mantener todo lo que ocurra entre tú y tu pareja en privado. El Enviado de Dios ﷺ‬ dijo:

            “Ciertamente la peor gente el Día de la Resurrección será          aquella que tiene relaciones maritales con su esposa y luego difunde sus asuntos privados”.

13)  Al salir de la casa, decir la siguiente súplica. El Profeta ﷺ‬ decía:

            “Aquel que diga, al salir de su hogar: “Bismillahi, tauakaltu      ‘alallahi, la haula ua la quuata illa billah”

            (Significado): “En el Nombre de Allah, me encomiendo a  Dios, y no hay poder ni fuerza salvo el             que proviene de Allah”

            …se le dirá: “Tus asuntos serán resueltos, has sido protegido    de todo mal), y el Demonio se alejará de ti”. (At-Tirmidhi)

14)  Al visitar a los enfermos, debemos invocar la súplica que se narró del Profeta Muhammad ﷺ‬. Cuando los visitaba se sentaba cerca de su cabeza y decía lo siguiente siete veces:

            “As-alullahal-‘Adhím, Rabbal-‘Arshil-‘Adhím an   iashfiiák”

            (Significado): “Ruego a Allah, el Grandioso, el Señor          del Trono Majestuoso, que te cure”.

Él (el Profeta ﷺ‬) agregó:

            “Si Dios ha escrito que tiene que vivir más tiempo, curará         de su enfermedad”. (Sahíh ibn Hibán)

15)  Al entrar al baño, hazlo primero con tu pie izquierdo, y di:

            “Bismillah Allahumma inni a’udhu bika minal-jubzi         ual-jabá’iz”

            (Significado): “En el Nombre de Allah. ¡Oh, Allah! Busco refugio en Ti de los demonios masculinos y             femeninos”. (Al-Bujari)

Al salir del baño, hacerlo con el pie derecho y decir:

            “Gufrának”

            (Significado): “Busco Tu perdón”. (Ibn Hibán e Ibn            Mâyah)[53]

 Consejo de Hermano

1)      Debes saber que al haber abrazado el Islam, Allah I ha borrado todos tus pecados y malas acciones previas. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

            “¿No saben que el Islam limpia todo lo hecho con          anterioridad?”. (Muslim)

Por el contrario, las malas acciones que cometiste antes de entrar al Islam se tornan en buenas por la Gracia de Allah I. Él dice:

( Aquellos que no invocan a nada ni a nadie junto           con Allah, no matan a nadie que Allah haya    prohibido matar salvo con justo derecho, y no      cometen fornicación ni adulterio. Y [sabed que]     quienes cometan esto recibirán un terrible castigo. El      Día de la Resurrección se les atormentará   incesantemente, y permanecerán en el castigo despreciados, salvo quienes se arrepientan, crean, y obren correctamente. A éstos, Allah les perdonará sus     pecados y en su lugar les registrará buenas obras; y           Allah es Absolvedor, Misericordioso. ) (25:68-70)

Escucha estas buenas noticias de Dios. Aquellos de la Gente  del Libro que abrazan esta religión tendrán doble recompensa por creer en el Mensajero en que ya creían, y por creer en Muhammad ﷺ‬. Allah I dice:

            ( Quienes recibieron Nuestra revelación    anteriormente [judíos y cristianos] creyeron en él [el             Corán]. Y cuando se les recitaba [el Corán] decían:           Creemos en él; por cierto que es la Verdad que      proviene de    nuestro Señor. Ya nos habíamos     sometido a Allah antes de esta revelación. Éstos son      quienes recibirán su recompensa duplicada por haber     sido perseverantes, y haber respondido con buenas     acciones a aquellos que les trataron de mal modo, y         haber dado en caridad parte de lo que les habíamos      proveído. ) (28:52-54)

El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Aquellos de la Gente del los Dos Libros (judíos y cristianos)    que acepten el Islam tendrán doble recompensa. Recibirán los     derechos de los que disfrutamos y deben cumplir con las            obligaciones con las cuales cumplimos. Y aquellos no    creyentes que acepten el Islam tendrán su recompensa, y           recibirán los derechos de los que disfrutamos y deben cumplir     con las obligaciones con las cuales cumplimos”. (Ahmad)

El registro de tus acciones está limpio, así que no lo tiñas con pecados.

2)      Ahora que conoces la verdad, dedica un poco de tu tiempo a aprender tu religión. El Mensajero de Allah ﷺ‬ dijo:

“Si Allah desea el bien para una persona, lo hace versado en la religión”. (Al-Bujari)

Busca el conocimiento de la ‘Aqídah (credo, o creencia) y estudia todo lo que necesites en tu vida cotidiana de la religión, como la pureza (Tahara), el Salah (oraciones), y el resto. También debes aprender las reglas del comercio y de aquello a lo que te dedicas, así no caes inintencionadamente en cosas prohibidas. También, haz todo lo posible por memorizar el Libro de Allah.

Debes comprender la religión desde las fuentes apropiadas y confiables: el Sagrado Corán y la Sunnah auténtica de Su Mensajero ﷺ‬.

Muhammad ﷺ‬ debe ser tu ejemplo; aprende su biografía para poder imitarlo. Haz todo dentro de tus posibilidades para rodearte de sabios y estudiantes del conocimiento que practiquen lo que predican.

Ten presente que no todo aquel que dice ser musulmán lo es verdaderamente. Por lo tanto, debes tener cuidado de quién buscas el conocimiento: debes juzgar todo lo que leas o escuches de acuerdo al Corán y la Sunnah del Profeta ﷺ‬ (la Sunnah misma debe ser entendida a la luz de la sabiduría de los predecesores piadosos). El Profeta ﷺ‬ dijo:

“Les aconsejo que tengan temor del castigo de Allah, que escuchen y obedezcan incluso a un esclavo etiope con miembros amputados (si fuese su líder), ya que ciertamente quien viva mucho entre vosotros verá grandes discrepancias en la religión; así que sigan mi Sunnah, y la Sunnah de los Califas bien guiados. Aférrense de sus preceptos con los dientes si es necesario, y tengan cuidado de las inventar cosas nuevas (en la religión), porque toda innovación es Bid’ah, y toda Bid’ah es un desvío”. (Sahíh ibn Hibbán y Abu Dâûd)

Aquello que sea de acuerdo a la Sunnah tómalo, y lo que va en su contra, déjalo. El Mensajero de Dios ﷺ‬ dijo:

            “Los judíos se dividieron en setenta y un sectas; una está en      el Paraíso, y setenta en el Infierno. Los cristianos se         dividieron en setenta y dos sectas; setenta y uno están en el       Infierno, y una en el Paraíso. Por Allah, mi Ummah          (Nación) se dividirá en setenta y tres sectas, una sola entrará    al Paraíso y setenta y dos irán al Infierno”. Se dijo         entonces: “¡Oh, Mensajero de Allah! ¿quiénes son los         agraciados?”. Respondió: “La Yama’ah[54]”. (Ibn Mâyah)

3)      Al-Uala y Al-Bara. Debes amar y aliarte con los creyentes, y rechazar a la incredulidad , y nunca tomar a quienes no creen en Allah como aliados en contra de los creyentes . Esto, de todas formas, no significa oprimirlos, transgredir o usurpar sus derechos, tampoco debes despreciarlos por sí mismos, sino dada su incredulidad y la falta de guía. Esto te tiene que motivar a hacer todo lo posible para ayudarlos a que se salven del Fuego. No prefieras a los incrédulos sobre los musulmanes, y no los ayudes en contra de tus hermanos. Allah I dice:

            ( Los creyentes y las creyentes son aliados unos de          otros… ) (9:71)

4)      Debes saber que aquel que abraza el Islam puede tener que soportar oposición, daño, disidencia o indiferencia, especialmente por parte de sus allegados. Debes tener esto en cuenta y saber que si alguien te oprime de cualquier forma, esto igual te eleva en grados, te purifica de pecados, y es una prueba a través de la cual Dios está viendo el verdadero alcance de tu sinceridad y firmeza en la religión. Allah I dice:

            ( ¿Acaso piensan los hombres que se les dejará    decir: ¡Creemos! sin ser puestos a prueba? Por             cierto que probamos a quienes les precedieron, y Allah bien sabe quiénes son los sinceros y quiénes          los mentirosos. ) (29:2-3)

También le preguntaron al Profeta Muhammad ﷺ‬:

“¿Cuál es la gente a la que Dios más prueba?          Respondió: “Primero los Profetas, después los piadosos, luego los que les siguen, y luego los que les siguen en la fe. A cada persona se la prueba de acuerdo a la firmeza en la religión; si su fe es fuerte, la prueba es mayor, y si su fe es débil, su prueba disminuye. Se prueba a una persona con desgracias hasta que camine por la tierra totalmente libre de pecados (que serán eliminados por medio éstas). (Ahmad)

Ten en cuenta que muchos tratarán de poner dudas en tu mente sobre el Islam, y te insistirán constantemente. Consulta a la gente de conocimiento para poder encontrar una respuesta adecuada a esas dudas, con el Corán y la Sunnah como base.

5)      Con respecto a invitar a la gente a la religión de Allah I (Da’uah) y la auténtica Sunnah, debes tener buen conocimiento de lo que enseñas y predicas. De esta manera, todas las dudas que los enemigos del Islam plantean pueden ser respondidas fácilmente. Hay que hacer Da’uah como dice Dios:

            ( Convoca al sendero de tu Señor con sabiduría y             bellas palabras. Arguméntales de la mejor manera. Tu     Señor sabe bien quién se extravía de Su camino y            quién sigue la guía. ) (16:125)

Salva a los demás del Infierno, de la misma manera que El Creador te salvó de él, y comienza con aquellos más cercanos a ti. Ten en cuenta las palabras del Profeta ﷺ‬:

            “Allah no me envió para hacer las cosas difíciles, sino    como un maestro y para facilitar las cosas”. (Muslim)

Debes saber que se obtiene mucha recompensa y Gracia de Allah al ayudar a una persona a que abrace el Islam; el Mensajero de Allah ﷺ‬ le dijo a Ali, que Allah esté complacido con él:

            “Si Allah guía a una persona a través de ti, esto es mejor           para ti que todo lo que hay en la Tierra”.

Tendrás la misma recompensa que aquellos a quienes Dios guió a través tuyo, sin que ellos pierdan nada de ella. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Aquel que llama a la guía tendrá una recompensa igual a la     que tendrán los que le siguen, sin mermar en nada la de         estos. El que llame al desvío recibirá el castigo de aquellos          que le siguieron también, sin que el de estos decrezca en lo       más mínimo”. (Muslim)

Debes aprender que difundir esta religión entre los no musulmanes e invitarlos a ella es un deber de todo musulmán, así que no descuides esta tarea. El Mensajero de Allah ﷺ‬ dijo:

            “Enseñen esta religión a los demás, aunque sea un solo versículo”. (At-Tirmidhi)

Debes hacer que la gente ame la religión de Allah I. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “Den buenas noticias, y no hagan que la gente se aleje de la       religión; hagan las cosas fáciles para la gente y no las   dificulten”. (Muslim)

Sabe, hermano, que al invitar a la gente al Islam no eres responsable del resultado, porque esto se limita a solamente explicar los preceptos y mostrar la verdad a la gente. Allah I dice:

            ( …y tú [¡Oh, Muhammad!] en verdad, guías al    sendero recto; el sendero de Allah, a Quien pertenece       cuanto hay en los cielos y la Tierra. A Allah         retornan  todos los asuntos? ) (42:52-53)

Con respecto a la guía por la cual uno lleva el Islam, esto  proviene únicamente de Dios. Allah I dice:

            ( Por cierto que tú [¡Oh, Muhammad!] no puedes guiar a quien amas, sino que Allah guía a quien Él         quiere. Él sabe quienes seguirán la guía. ) (28:56)

6)      Trata de elegir compañeros piadosos que te alienten a hacer el bien, te prevengan del mal, y que sean un apoyo para ti en la vida. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

“El ejemplo del buen y del mal compañero es como        aquel que vende perfumes y el herrero. El que vende perfumes puede darte un poco, puedes comprarle un poco, o       (al menos) encontrarás que tiene una buena fragancia. En    cuanto al herrero, o quema tu ropa, o desprenderá un    olor horrible”. (Al-Bujari)

7)      Ten mucho cuidado de no llevar la religión a un extremo. No hay ni laxitud ni fanatismo en el Islam. Dios dice:

            ( Allah desea facilitaros las cosas y no        dificultárosla… ) (2:185)

Anas bin Malik, que Allah esté complacido con él, dijo:

“Tres personas vinieron a las casas de las esposas del         Profeta ﷺ‬ preguntando sobre su religión. Cuando se les informó, pensaron que era poco lo que pedía la       religión, entonces dijeron: “¿Quiénes somos nosotros     en comparación con el Profeta ﷺ‬, a quien Allah le ha          perdonado sus pecados pasados y futuros?”. Uno de    ellos agregó: “En lo que respecta a mi, rezaré toda la noche”. Otro dijo: “Yo ayunaré todos los días sin dejar       un día no ayunado”, y el tercero dijo: “Me alejaré de las   mujeres y nunca me casaré”. En ese momento llegó el        Mensajero de Allah ﷺ‬ y al escuchar esto dijo: “¿Son       ustedes los que dijeron tal y tal cosa? Yo soy el que más le         teme a Allah y el más piadoso, pero ayuno algunos días y otros no, rezo una parte de la noche y            descanso otra parte, y contraigo matrimonio. Aquel que quiera algo fuera        de mi Sunnah no es de los nuestros”. (Al-Bujari)

Por otro lado, no debe haber términos medios o laxitud en la religión. El Profeta ﷺ‬ dijo:

“Quédense con lo que les he ordenado. Ciertamente aquellos      que vinieron antes de ustedes fueron destrozados por su   cuestionamiento persistente y por oponerse a sus Profetas. Si     les prohíbo algo, déjenlo, y si les ordeno algo, háganlo lo mejor que puedan”. (Al-Bujari)

8)      Vas a ver a muchos musulmanes que no cumplen con sus obligaciones y que no se alejan de las prohibiciones de la religión. Tampoco cumplen con su parte de Da’uah (difusión). Los casos varían: hay quienes cumplen en mayor o menor medida con el Islam. Sea cual sea el caso, la razón por la que esto pasa es que el Demonio (Shaitán) trata lo más que puede para desviar a los hijos de Adán. Allah I dice:

            ( Dijo: ¡Oh, Señor mío! Por haberme descarriado, les       seduciré y descarriaré a todos. Excepto a quienes de     Tus siervos hayas protegido. ) (15:39-40)

Satán ha prometido hacer todo lo posible para desviar a los hijos de Adán, o sea, la humanidad. Dios, Exaltado sea, dice:

            ( Creamos a vuestro padre Adán dándole una noble        figura. Luego dijimos a los Ángeles: ¡Haced una     reverencia ante Adán! La hicieron excepto Iblîs, quien    desobedeció la orden. Allah le preguntó: ¿Qué te     impidió hacer la reverencia cuando te lo ordené? Respondió: Yo soy mejor que él, pues a mí me creaste de fuego y a él de barro. Dijo [Allah]: ¡Sal del aquí          [del Paraíso]! No debiste ensoberbecerte. ¡Vete, pues [a partir de ahora] serás maldecido! Dijo [Iblîs]:    permíteme vivir hasta el Día de la Resurrección. Dijo       Allah]: Te concedo la prórroga que me pides [porque      he decretado probar a los hombres con tu seducción].     Dijo [Iblîs al apercibirse que había quedado         completamente fuera de la misericordia de Allah]: Por     haberme descarriado acecharé a los hombres para            apartarlos de Tu sendero recto. Procuraré seducirles       por delante, por detrás, por la derecha y por la      izquierda; y verás que la mayoría de ellos no son           agradecidos. Dijo [Allah]: ¡Sal de aquí maldecido y             condenado! Por cierto que llenaré el Infierno con todos aquellos que te sigan. ) (7:11-18)

No te desalientes de cumplir con tu deber en el área de la difusión de la religión de Allah I; debes estar siempre motivado para enseñarla y explicarla.

9)      Siempre ten una conducta islámica en tu vida cotidiana, por ejemplo, ayudando a alguien con necesidades, lo conozcas o no, y sonriendo a tus hermanos. El Profeta ﷺ‬ dijo:

             “Sonreír a un hermano es una caridad; ordenar el bien y           prohibir el mal es una caridad; mostrarle a alguien el camino          del que se desvió es una caridad; ayudar al débil de vista es        caridad; quitar una roca, una rama, o huesos del camino de    alguien es también caridad; y pasar agua de tu balde al de          otra persona es un acto de caridad”. (Sahíh ibn Hibbán)

Tu ropa y todo lo que tienes debe estar limpio. Un musulmán siempre debe ser limpio, porque su religión es la religión de la higiene. Dios dice:

            ( ¡Oh, hijos de Adán! Cubríos [para rezar] y          engalanaos cuando acudáis a las mezquitas. Y comed             y bebed con mesura, porque Allah no ama a los   inmoderados. ) (7:31)

El Islam enfatiza que uno se diferencie de las otras religiones y sus malos hábitos. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo sobre esto:

            “Limpien sus patios, porque ciertamente los judíos no   limpiaban los suyos”. (Sahíh Al-Yámi)

Debes tratar de hacer la mayor cantidad de buenas obras posibles, como dar caridades, hacer oraciones voluntarias y otros actos de adoración.

Cuando uno lleva estas acciones (mencionadas arriba) a cabo, indirectamente difunde su religión a los musulmanes que no practican su religión. También la muestra a los no musulmanes, que pueden tener curiosidad y preguntar sobre el Islam para aprender sobre sus aspectos más bellos.

Trata bien a tus parientes, y no cortes relaciones con ellos incluso si se oponen al hecho de que hayas abrazado el Islam. Justamente, debes tener mejor relación con ellos para que se acerquen a la religión. Sabrán que tu conducta mejoró después de que convertiste musulmán, y que eres mejor persona. Asmá, que Allah esté complacido con ella, dijo:

“Mi madre, que era pagana durante la vida del       Mensajero de Allah ﷺ‬, me visitó, y le pregunté luego a            él: Mi madre me ha visitado… ¿debo mantener buena       relación con ella? Él dijo: “Sí, mantén la buena relación con tu            madre”. (Al-Bujari)

10)  Debes saber también que la lucha entre el bien y el mal durará hasta el Último Día. La fortaleza de los musulmanes y la fuerza de los incrédulos, la minoría de los musulmanes y la mayoría de no creyentes, el retraso de los musulmanes y el avance de los incrédulos, la humildad de los creyentes y el poder de los no creyentes no son evidencias que indican que el Islam sea falso. Es todo un resultado inmediato del alejamiento de la legislación de nuestro Señor y el abandono de las buenas acciones y el llamado hacia el camino de Allah I.

‘Umar ibn Al-Jattab, que Allah esté complacido con él, el segundo Califa del Islam, dijo:

“Somos gente a la que Allah honró y le dio poder a través del Islam. Si buscamos honor en cualquier otra cosa, Dios nos humillará. Debemos seguir la verdad, porque ciertamente Allah creó el Paraíso y el Infierno, y ha prometido que ambos serán llenados con gente”.

11)  También debes saber, hermano, que estamos en el final de los tiempos (el Último Día se aproxima), y con cada día que pasa  nos acercamos al final del mundo y el establecimiento de la Hora Final. El Profeta Muhammad ﷺ‬ dijo:

            “Yo mismo y la Hora estamos así de cerca”, y juntó sus            dedos índice y mayor. (Al-Bujari)

El Mensajero de Dios ﷺ‬ anticipó el estado del Islam (y los musulmanes) en este tiempo. Dijo:

            “El Islam comenzó como algo extraño y volverá a ser así.          Bienaventurados sean los extraños”. (Muslim)

El que haya muchos seguidores no indica que la metodología con que se practica la religión sea la correcta. El Profeta ﷺ‬ dijo:

            “¡Bienaventurados sean los extraños! ¡Bienaventurados sean     los extraños! Alguien preguntó: ¿Quiénes son los             extraños, Mensajero de Allah? Dijo: “La gente correcta de     entre los malvados. Aquellos que les desobedecen son más     que los que obedecen”. (Ahmad)

También aclaró (el Profeta ﷺ‬) la situación en que estarán los musulmanes que se aferran a la religión, y todas las dificultades que encontrarán (al practicarla), sean físicas o psicológicas. El Enviado de Dios ﷺ‬ dijo:

“Ordenen el bien y prohíban el mal, pero cuando vean que se     persigue la codicia, que se satisfacen los deseos, que la vida de   este mundo afecta a la gente, y que todos están contentos con     sus propias opiniones, resguárdense en vosotros mismos y       dejen de recomendar el bien al público en general, porque ciertamente vendrán días en los que tener paciencia será            como sostener una brasa en la mano. Aquel que haga buenas acciones en esos días recibirá la recompensa de       cincuenta personas”. (Sahíh ibn Hibbán)

El Profeta ﷺ‬ nos informó que cuando el Día de la Resurrección esté cerca, la religión decrecerá. Nadie que diga “La Ilaha illallah” permanecerá en la faz de la Tierra. Sólo permanecerán los más malvados de la creación, y sobre ellos se establecerá la Hora Final.

Nauás ibn Sam’án narró el hadiz del Profeta Muhammad ﷺ‬ en el que describe la historia del Dayyal (Anticristo), el descenso de ‘Isa ibn Mariam  (Jesús), y la llegada de Iayúy ua Ma’yúy (Gog y Magog), diciendo:

            “…entonces Allah enviará un viento puro y bueno que      los levantará de sus axilas. Tomará el alma de cada           creyente y musulmán, y sólo los más malvados      permanecerán. Tendrán relaciones sexuales frente al           público como burros, y la Hora será decretada sobre          ellos”. (Muslim)

12)  Debes saber que todos los asuntos son juzgados acorde a cómo terminan, así que ten presente pedirle a Allah I que te mantenga firme en el Islam, y que fallezcas de buena manera (como creyente). Asegúrate de que tus acciones y palabras sean puramente para Dios, que sean de acuerdo a lo que legisló, y que pases el tiempo obedeciéndole. Sé responsable de tus acciones antes de tener que rendir cuenta, y deja que Allah I te vea haciendo lo que ordenó, no lo que prohibió.

Que Allah nos mantenga firmes en esta religión, y que nos ayude a morir como musulmanes.



[1] El término utilizado en el Sagrado Corán es Rabb. No hay equivalente exacto en nuestro idioma, pero significa el Creador, el Proveedor, el Todopoderoso, Aquel de Quien todas las criaturas dependen para sobrevivir, y El Que da la vida después de la muerte.

[2] La palabra que traducimos como religión es “Din”, que en árabe se refiere a un modo de vida, tanto pública como privada. Es un término que engloba actos de adoración, práctica política, y un código detallado de conducta que incluye la higiene y los modales.

[3] Hadiz: Es una narración de las palabras, acciones, aprobaciones, advertencias y características del Profeta Muhammad ﷺ‬. Un Hadiz Qudsi es aquel en que el Profeta ﷺ‬ narra en primera persona algo dicho por Allah I. Y no pertenece al Sagrado Corán

[4] Genios (Yinn): una creación del mundo invisible que tienen libre albedrío como los humanos, creados de fuego.

[5] Shahadatan: Literalmente, los Dos Testimonios de Fe

[6] Tauhíd: el concepto de la Unicidad de Dios.

[7] Estos dos primeros conceptos son conocidos como Tauhíd ar-Rububíah, o la Unicidad de Dios en el Señorío. Esta es la creencia de que no hay Creador, Proveedor, Sustentador o Señor excepto Allah I.

[8] Este es el concepto conocido como Tauhíd al-Uluhíah, o la Unicidad de Allah en Su adoración. Esta es la creencia de que Allah I es el Único que merece ser adorado.

[9] Este es el concepto llamado Tauhíd al-Asma’ uas-Sifát, esta es la creencia de que Dios tiene sublimes nombres y atributos, y que nadie es igual a él o se Le compara.

[10] Kufr:  Incredulidad

[11] No es suficiente que una persona sepa lo que significa la Shahádah y lo crea con certeza; también debe aceptarla y pronunciarla, y así accede a abrazar el Islam.

[12] No es suficiente con que una persona sepa lo que significa la Shahádah y lo crea con certeza, la acepte y así acceda abrazar el Islam; también debe actuar acorde a ella.

[13] Muhsin: literalmente, una persona que hace algo bien. Aquí significa alguien que realiza buenos actos sinceramente para Allah, de cuerdo a la tradición que el Profeta ﷺ‬ nos legó. Dios menciona la sumisión a Él junto a las buenas acciones, y si una persona hace esto, realmente entendió la Shahádah.

[14] Si bien una persona podría hacer todo esto exteriormente, puede ocultar incredulidad en su corazón, como los hipócritas.

[15] Puede ocurrir que uno cumpla con todas las condiciones mencionadas, pero que dirija su adoración a otros fuera de Allah I en algunas ocasiones, como suplicar a los muertos. En un caso así, no ha hecho esto, entonces, puramente a Allah I.

[16] Yannah: Jardines del Paraíso, la morada eterna sólo reservada para los creyentes.

[17] Sunnah: La tradición del Profeta Muhammad ﷺ‬.

[18] Shaitán: Satán. Un genio llamado también Iblís que desobedeció la orden de Dios de postrarse ante Adán, y que en consecuencia fue maldito por toda la eternidad. Le pidió un indulto temporario a Allah I para poder desviar a la humanidad hacia el Fuego del Infierno, el cual le fue concedido.

[19] No podrán decir: “Si Allah nos hubiese enviado mensajeros, le habríamos obedecido y habríamos sido creyentes”.

[20] Bin (plural Banu): “el Hijo de…”, “los hijos de…”

[21] Kúniah: sobrenombre

[22] Jalíl: aquel a quien Dios eligió entre Sus amados.

[23] Un estanque que Dios le concedió al Profeta Muhammad ; aquel que beba de ella una sola vez nunca más tendrá sed.

[24] Qada’ y Qadar: estas dos palabras en árabe se traducen generalmente como “destino”, o “predeterminación”. Muchos de estos términos en español confunden a la gente y les llevan a creer en conceptos erróneos, por lo que es mejor dejarlas como palabras árabes y entenderlas en su verdadera naturaleza.

[25] Raudatun-Nadiíah Sharh Aqídatil-Wasatiíah, p.352-353

[26] Iytihád: en un contexto religioso-legal significa esforzarse para descifrar una ley basándose en razonamiento legislativo y evidencia textual.

[27] Hay dos tipos: mayor y menor, que serán explicadas más adelante.

[28] Udu’: lavar partes específicas del cuerpo para salir de un estado de impureza menor, que será explicado en detalle más adelante.

[29] Nótese que no le ordenó solamente lavar su pie, sino que repita todo el udu’ entero, como también la oración que estaba realizando.

[30] Yihad: la lucha en contra de los que pelean contra la Palabra de Allah I, y para establecer el Islam.

[31] Qiblah: la dirección a la Ka’bah, en la ciudad de Meca.

[32] Estas son las oraciones Sunnah (voluntarias, recomendables) de más importancia; existen otras relacionadas a cada oración que el autor no menciona por razones de brevedad.

[33] Makruh: algo desaconsejable para la religión. Si una persona lo hace, no será castigado, pero si deja de hacerlo, será recompensado. Es preferible rezar el ‘Asr antes de que el sol comience a tornarse anaranjado, pero es permisible hasta que se ponga por completo.

[34] ‘Aurah: las partes del cuerpo que uno debe evitar mostrar a los demás.

[35] Imám: aquel que dirige a otros en el rezo.

[36] Se puede suplicar o pedir en su propio lenguaje, y sus propias palabras.

[37] Las “Pruebas de la Vida…” son aquellas que la persona encuentra en la vida con respecto a las tentaciones de la vida mundanal y los deseos que presenta. Las “pruebas de la muerte…” son las preguntas de la tumba, y el interrogatorio de los dos Ángeles. La “sedición del Mesías Impostor (Dayyal)…”  son los hechos sobrenaturales que ocurrirán en sus manos : cosas que desviarán a la gente para seguirle y aceptar su proclama de divinidad.

[38] Se puede suplicar en el propio idioma, y en las propias palabras.    

[39] Aproximadamente 15 a 20 minutos después de que el sol ha salido.

[40] Yihad: aquí la palabra está utilizada en sentido literal, y significa “una lucha constante”.

[41] Uno debe recuperar estos días de ayuno antes de la llegada del siguiente Ramadán.

[42] ‘Umrah: Peregrinación Menor. Consiste de un Tawáf y un Sa’i en estado de Ihram. Estos términos serán explicados más adelante.

[43] Ihram: un estado de consagración en el que ciertas cosas son prohibidas al peregrino.

[44] Miqat: lugares particulares que uno no puede cruzar sin entrar en estado de Ihram si desea realizar ‘Umrah o Hayy.

[45] Tawáf: circunvalar la Ka’bah en sentido contrario a las agujas del reloj.

[46] La Ka’bah es el primer lugar construido para adorar a Allah I en toda la Tierra. Fue erigida por Abraham e Ismael, que la Paz y Misericordia de Dios sea con ellos, por orden de Allah I. Él dice:

( Es una obligación para los hombres peregrinar a esta Casa si se encuentran en condiciones de hacerlo [físicas y económicas]. Y quien niegue lo que Allah ha prescripto, sepa que Allah prescinde de todas las criaturas. ) (3:97)

[47] Duha: media mañana, el momento luego de que el sol alcanza el largo de una lanza hasta que llega a su cenit.

[48] Dios ha legislado que el viajero puede acortar las oraciones del Dhuhr, ‘Asr e ‘Ishá de cuatro rak’ahs a dos. También puede rezar el Dhuhr  y el ‘Asr, ambos en un mismo horario, ya sea del Dhuhr o del ´Asr, y el Magrib junto al ‘Ishá en el horario de una de las dos oraciones.

[49] Estos son tres monolitos en Mina, el pequeño, el mediano y el más grande. Éste último es Yamrat-ul-‘Aqabah.

[50] Muháyir: una persona que ha hecho Hiyrah: Emigró dejando la tierra de la incredulidad por la causa de Allah I.

[51] Mahárim: aquellos parientes con los que está prohibido casarse dada su cercanía en la relación de sangre, como madres, hermanas y tías.

[52] Si alguien dice “As-Salamu ‘alaikum”, respondemos con “ua ‘alaikum Salam”, como mínimo. Es mejor agregar “ua Rahmatullah”, y un poco más, “ua Barakatuh”.

[53] El Sheij Al-Albani, que Allah tenga misericordia de él, declaró este hadiz como auténtico.

[54] Yama’ah: el grupo o comunidad.