ALCANZAR EL OBJETIVO ACORDE A LAS EVIDENCIAS DE LOS DICTÁMENES ()

Ibn Hayar Al-Asqalani

 

Éste es un libro conciso, que comprende Hadices que representan una acreditada fuente de la Sharia, que he compilado meticulosamente para que aquel que lo memorice se destaque entre sus pares, pueda ayudar al estudiante principiante y al sabio que esté buscando más conocimiento, y así todos puedan encontrarlo de ayuda.

|

 ALCANZAR EL OBJETIVO acorde a las evidencias de los dictámenes

  BIOGRAFÍA DEL AUTOR

El nombre completo del Imam Al-Hâfiz Ibn Hayar Al- ‘Asqalâni es Abul-Fadl Shihâbuddin Ahmad Ibn ‘Ali Ibn Muhammad Ibn Muhammad Ibn Ahmad Al‑Kinâni Ash-Shâfi’i. Ibn Hayar Al-‘Asqalâni nació el día 10 del mes de Sha'bân del año 773 de la Hégira en Egipto, lugar donde creció. Terminó de memorizar el Qur’ân a la edad de nueve años y también memorizó otros libros de ciencias islámicas. Viajó a Makkah donde escuchó las enseñanzas que impartían sus sabios. Admiró el conocimiento del Hadiz y empezó a adquirirlo de los eminentes sabios del Hiyâz, Siria y Egipto y permaneció diez años con Az-Zain Al-‘Irâqi. También estudió, entre otros, con Al-Balqini e Ibn Al-Mulaqqin. Muchos sabios de su época aprobaron su conocimiento y le permitieron emitir veredictos y enseñar.  

Ibn Hayar Al-‘Asqalâni estudió las dos fuentes de la Legislación islámica: el Qur’ân y el Hadiz del sabio Al‑‘Izz Ibn Yamâ‘a, el idioma de Al‑Mayd Al‑Fairuzabâdi, el árabe de Al-‘Amâri, literatura y poesía de Al-Badr Al-Mushtaki y la caligrafía de numerosos sabios. También aprendió los siete estilos de lectura del Qur’ân con el sabio At-Tanuji.  

Se  dedicó al conocimiento del Hadiz, dándole énfasis a su estudio, enseñanza, escritura y emitiendo veredictos y fallos jurídicos. También enseñó exégesis coránica (Tafsîr), Hadiz, jurisprudencia (Fiqh) y predicó en muchos lugares como Al-Azhar, Yâmi ‘Amr y otros. Muchas personas instruidas y distinguidos sabios viajaron a su encuentro para adquirir de él conocimiento.  

Ibn Hayar Al- ‘Asqalâni es el autor de más de 150 libros - la mayoría son sobre el estudio del Hadiz - que se destacaron durante su vida, y que reyes y príncipes se los regalaban entre sí. Su libro más digno de mencionar es Fath Al-Bâri el comentario de Sahih Al-Bujâri que había empezado a comienzos de 817 de la Hégira después de terminar su parte introductoria en 813 de la Hégira terminando toda la obra en el mes de Rayab del año 842 de la Hégira. Después de su finalización, ofreció un banquete gastando en él mismo 500 Dinares, al cual asistieron los dignatarios musulmanes. 

Ibn Hayar fue Juez de Egipto, luego Siria fue agregada a su jurisdicción, y permaneció en dicho cargo por más de veintiún años.  En principio se negaba a aceptar el cargo de Juez, hasta que el Sultán le asignó un caso especial, luego aceptó representar a Al-Balqini cuando este le insistió que legislara para él como Juez. Luego fue asignado juez principal el día 12 del mes de Muharram del año 827 de la hégira. Luego dejó la función, pero tuvo que retomarla siete veces hasta que la dejara finalmente en el 852 de la hégira en que murió. 

El Sheij Al-‘Asqalâni era humilde, tolerante, paciente y perseverante. También  se dijo que era alegre, firme, prudente, asceta, desinteresado, generoso, caritativo y una persona que realizaba oraciones y ayunos voluntarios.

Murió después de la oración del ‘Ishâ un sábado 8 del mes de Dhul-Hiyya del año 852 de la Hégira que Allah lo recompense generosamente. 


 INTRODUCCIÓN

Las alabanzas pertenecen a Allah por sus favores manifiestos y ocultos. La paz y las bendiciones de Allah sean con Su Profeta y Mensajero, su familia y compañeros que se esforzaron firmemente en el camino de servir la religión de Allah, y sus seguidores que heredaron el conocimiento -porque los sabios son los herederos de los Profetas. 

Éste es un libro conciso, que comprende Hadices que representan una acreditada fuente de la Sharia, que he compilado meticulosamente para que aquel que lo memorice se destaque entre sus pares, pueda ayudar al estudiante principiante y al sabio que esté buscando más conocimiento, y así todos puedan encontrarlo de ayuda. 

He indicado al final de cada Hadiz el Imâm que lo registró para ser completamente honesto con el lector. Terminologías como As-Sab’a (los Siete) se refiere a Ahmad, Al-Bujâri, Muslim, Abu Dâ’ud, An-Nasâ’i, At-Tirmidhi e Ibn Mâyah. As-Sitta (los Seis) se refiere a los anteriores excepto Ahmad. Al-Jamsa (los Cinco) los mismos excepto Al-Bujâri y Muslim o puedo decir al  Al‑Arba‘a (los Cuatro) y Ahmad, es decir los mismos anteriormente mencionados excepto los tres primeros (Ahmad, Al-Bujâri y Muslim), y con Az-Zalâza (los Tres) quiero decir todos ellos excepto los primeros tres y el último. Al-Muttafaq ‘alaih es una narración registrada por Al-Bujâri y Muslim y narrada por el mismo Sahaba en ambos libros.

He nombrado este libro ‘Alcanzar el objetivo acorde a las evidencias de los dictámenes- Bulûgh Al-Marâm min Adillat Al-Ahkâm; y le ruego a Allah que no haga de lo que nosotros aprendimos, una calamidad contra nosotros mismos; sino que Él nos guíe para actuar según lo que le complace- Glorificado y Exaltado Sea. 


 Capítulo 1   EL AGUA

1. Narró Abu Huraira [[1]] رضي الله عنه: que el Mensajero de Allah  صلى الله عليه وسلم dijo con respecto al mar: “Su agua es pura y lo que se extrae de él (los peces) es lícito (para comer). [Relatado por los Cuatro Al-Arba'a [[2]].  Ibn Abu Sheiba relató la misma versión. Ibn Juzaima y Tirmidhi consideraron al hadiz Sahih (legítimo). Lo relataron también Malik, Shafi'i y Ahmad] 

2.  Narró Abû Sa'îd Al-Judri [[3]] رضي الله عنه   : que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El agua es pura [[4]] y nada puede tornarla impura”. [Relatado por los Tres Az-Zalâza [[5]], y Ahmad lo consideró Sahih (legítimo)

3.  Narró Abû Umâma Al-Bâhili [[6]] رضي الله عنه  : que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Ciertamente el Agua no se vuelve impura excepto que cambie su olor, sabor o color [[7]]”. [Relatado por Ibn Mâyah y Abû Hâtim, quien lo consideró Da'if (débil)]. Al-Baihaqi relató: “El agua es pura a menos que algo impuro cambie su olor, sabor o color.” 

4.            Narró Abdullah Ibn ‘Omar [[8]] رضي الله عنهما: que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si hay suficiente agua para llenar dos ollas (قلة) [[9]], no contiene (el agua) impureza”. Otra versión dice: “no se impurifica”. [Lo relataron los Cuatro Al-Arba'a. Ibn Juzaima, Ibn Hibbân y Al-Hâkim lo graduaron Hadiz Sahih (legítimo)]. 

5. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Ninguno de vosotros debe tomar baño en el agua estancada cuando se está con impureza mayor”. [Relatado por Muslim]. Otra versión de Bujâri dice: “Ninguno de vosotros debe orinar en agua estancada, en agua que no fluye, luego (si hay suficiente agua) entonces báñese  en él. [[10]]” Una versión de Muslim dice: “de él” (es decir del agua). Otra versión de Abû Dâ'ud dice: “Uno no debe tomar  baño en el agua estancada, cuando se está en estado de impureza mayor.” 

6. Un hombre [[11]] que acompañó al Profeta صلى الله عليه وسلم narró: el Mensajero de Allah      صلى الله عليه وسلم le prohibió a una mujer que se bañara con el agua con la que se bañó un hombre, como prohibió que un hombre se bañara con el agua con la que se bañó una mujer, (y en cambio permitió) que ambos tomen baño juntos. [Relatado por Abû Dâ'ud y Nasâ'i. Su cadena de narradores es Sahih (auténtica)]. 

7. Narró Ibn ' Abbâs [[12]رضي الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم se bañaba con el resto de agua con la que se bañaba Maimûna  رضي الله عنها. [Lo relató Muslim]. Y Ashâb As-Sunan  relataron que una de las esposas del Profeta صلى الله عليه وسلم tomó baño con un el contenido de un recipiente de agua, entonces vino el Profeta صلى الله عليه وسلم y cuando él quiso bañarse con aquel agua, ella [[13]] le dijo: “Estaba en estado de impureza mayor”. Él respondió, “el agua no se torna en estado de impureza mayor”. [Tirmidhi e Ibn Juzaima graduaron al Hadiz Sahih (legítimo)]. 

8. Narró Abû Hurairah رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La limpieza  del utensilio que pertenece a alguno de vosotros, después de que lo haya lamido un perro, es lavarlo siete [[14]] veces, la primera de ellas utilizando tierra”. [Relatado por Muslim. Otra versión dice: “salpicando con tierra los utensilios]”. La versión registrada por Tirmidhi dice: “utilizando tierra en la primera o última vez.” 

9. Narró Abû Qatâda [[15]] رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh   صلى الله عليه وسلم dijo con respecto al gato: “No es impuro, constantemente se relaciona con vosotros”. [Relatado por los Cuatro Al-Arba'a [[16]]. Tirmidhi e Ibn Juzaima lo consideró Sahih (legítimo)]. 

10. Narró Anas Ibn Mâlik [[17]]رضي الله عنه: Un beduino vino y orinó en una esquina de la mezquita, y las personas le gritaron, pero el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلمlos detuvo, y cuándo este terminó de orinar, el Profeta  صلى الله عليه وسلم ordenó que viertan un cubo de agua encima del orín [[18]]. [Registrado por Bujari y Muslim]

11. Narró Ibn ' Omar  رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسل dijo: “Nos son lícitos dos animales muertos y dos tipos de sangre, los dos animales muertos son las langostas y los peces, mientras que los dos tipos de sangre son el hígado y el bazo”. [Relatado por Ahmad e Ibn Mâya, se dice que este Hadiz tiene alguna debilidad] 

12. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando una mosca cae en la bebida de alguno de vosotros, deberá hundirla totalmente y luego retirarla porque ciertamente existe enfermedad en una de sus alas y cura en la otra”. [[19]] [Relatado por Bujâri y Abû Dâ'ud quien agregó: “Ésta (la mosca) se protege con el ala que posee enfermedad al caer en un líquido]. 

13. Narró Abû Wâqid Al-Laizi [[20]]رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم dijo: “Cualquier parte de un animal que se corte, cuando este aún está vivo, será carne mortecina.” [Relatado por Abû Dâ'ud y Tirmidhi quien lo consideró Hasan (aceptable)]. 


 Capítulo 2   LOS UTENSILIOS

14. Narró Hudhaifa Ibn Al-Iamân [[21]]رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No bebáis en utensilios de plata u oro, y no comáis en los platos de tales metales, [[22]] pues tales utensilios son para ellos (los incrédulos) en esta vida mundanal y para vosotros en el más allá”. [Registrado por Bujari y Muslim] 

15. Narró Umm Salama [[23]]رضي الله عنها que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quién bebe en un utensilio de plata estará tragando sólo Infierno y fuego en su estómago”. [Registrado por Bujari y Muslim]

16. Narró Ibn ' Abbâs رضي الله عنهما  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando una piel es curtida ha sido purificada. [[24]]” [Relatado por Muslim]. Los Cuatro Al-Arba'a dicen: “Cualquier piel que es curtida…” 

17. Narró Salama Ibn Al-Muhabbiq [[25]]رضي الله عنه que el Mensajero de  Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Curtir la piel de un animal muerto la purifica”. [Ibn Hibbân lo graduó Sahih (legítimo)

18. Narró Maimûna  رضي الله عنها : Algunas personas pasaron delante del Profeta صلى الله عليه وسلم  arrastrando una oveja muerta. Entonces les dijo: “¿Han curtido su piel?”. Le Contestaron: “Pero está muerta”. Dijo صلى الله عليه وسلم : “el agua y las hojas del árbol de la Acacia lo purificarán”. [Relatado por Abû Dâ'ud y An-Nasâ'i] 

19. Narró Abû Za'laba Ibn Al-Jushani [[26]]رضي الله عنه dije: “¡Oh Mensajero de Allâh! Estamos viviendo en una tierra habitada por gente del libro. ¿Podemos comer en sus recipientes”? Dijo: “No comáis en ellos si encontráis otros [[27]], pero si no encontráis otros, lavadlos y comed en ellos. [Registrado por Bujari y Muslim]

20. Narró Imrân Ibn Husain [[28]]رضي الله عنهما  que el Profeta صلى الله عليه وسلم  y sus Compañeros realizaron  el Udu (la ablución) en un recipiente de agua que pertenecía a una mujer  politeísta. [Registrado por Bujari y Muslim] (Es un extracto de un Hadiz extenso) 

21. Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه  que cuando el recipiente del Profeta صلى الله عليه وسلم  se rompió, él lo arregló con una cadena de plata [[29]] donde tenía la fisura. [Relatado por Bujâri].


 Capitol 3  El LAVADO DE LAS IMPUREZAS (NAYASA)

22.  Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه fue preguntado el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  sobre extraer el vinagre del vino. Dijo: “No”. [[30]] [Relatado por Muslim y Tirmidhi quien lo graduó Hasan-Sahih (aceptable y legítimo)]. 

23. Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه : En el día de Jaibar, el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  ordenó a Abû Talha [[31]] anunciar lo siguiente: “Allâh y Su Mensajero han prohibido para vosotros (comer) carne de asno, porque es impura” [[32]] [Registrado por Bujari y Muslim] 

24. Narró Amr Jâriya [[33]]رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  nos dio una Jutba (sermón) en Mina, montado en su camella, y la saliva de esta caía sobre mi  hombro [[34]] [Relatado por Ahmad y Tirmidhi quien lo graduó Sahih (legítimo)]

25. Narró ' Aisha [[35]]رضي الله عنها  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم solía lavar el semen [[36]] y luego salía para la oración con ese vestido, y todavía podía ver el vestigio del lavado.  [Registrado por Bujari y Muslim] En la versión de Muslim dice: “Solía rasparla (la mancha de semen seco) de la túnica del Mensajero del Allâh صلى الله عليه وسلم y él hizo su oración vistiéndola”. Existe otra versión en Muslim: Dijo ‘Aisha رضي الله عنها” Ciertamente solía rasparla (la mancha de semen) con mis uñas cuando estaba seco.” 

26. Narró Abû Samji [[37]]رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La orina de una bebé debe quitarse lavándola y la orina de un bebé debe rociarse [[38]] (con agua)”. [Relatado por Abû Dâ'ud y Nasâ'i. Al-Hâkim lo graduó Sahih (legítimo)].

27. Narró Asmâ' (hija de Abû Bakr) [[39]]رضي الله عنها  que el Profeta صلى الله عليه وسلم  dijo con respecto a la mancha de sangre de la menstruación en un vestido: “Que la desprenda (raspándola) luego que la refriegue con agua, y enseguida que la lave. Luego entonces puede orar con el vestido”.  [Registrado por Bujari y Muslim]

28. Narró Abû Huraira رضي الله عنه  que Jaula رضي الله عنها  [[40]] dijo: “¡Mensajero de Allâh! Si (el rastro de) sangre no desaparece?” Dijo: “Será suficiente para ti lavarlo con agua  y no te perjudicará su rastro”. [Relatado por Tirmidhi, y su Sanad (la cadena de narradores) es débil]


 Capítulo 4  AL-UDU (LA ABLUCIÓN)

29. Narró Abû Huraira رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo: “Si no fuera porque sería dificultoso para mi comunidad les hubiera ordenado usar el  Siwâk [[41]] (cepillo de dientes natural) antes de cada oración (Salât)”. [Relatado por Mâlik, Ahmad y Nasâ'i. Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo) y Bujâri lo mencionó sin su respectiva cadena de narradores a modo de título)].

30. Narró Jumrân [[42]], esclavo liberto de 'Uzmân [[43]] : 'Uzmân رضي الله عنه requirió agua para realizar la ablución y la vertió sobre sus manos tres veces lavándolas [[44]] , luego  se enjuagó la boca y aspiró agua por la nariz echándola después; luego lavó su rostro tres veces, así como la mano derecha hasta los codos tres veces, luego hizo lo mismo con la mano izquierda, luego se pasó la mano mojada por la cabeza y luego se lavó el pie derecho tres veces incluyendo los tobillos luego hizo lo mismo con el pie izquierdo;  luego dijo: Vi al  mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم  realizar la ablución de esta manera “. [Registrado por Bujari y Muslim]

31.Narró 'Ali [[45]] رضي الله عنه con respecto a la descripción de la ablución del Profeta صلى الله عليه وسلم: Pasó su mano húmeda tan sólo una vez. [[46]] [Relatado por Abû Dâ'ud, Nasâ'i, Tirmidhi con una cadena de narradores Sahih. Tirmidhi dijo: “Este Hadiz es el más correcto sobre el tema”].

32. Narró Abdullâh Ibn Zaid Ibn 'Aasim [[47]] رضي الله عنه  en la descripción de la ablución dijo: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلمfrotó su cabeza [[48]] con las manos húmedas desde la frente hasta la nuca. [Registrado por Bujari y Muslim]

En otra versión de Bujari y Muslim: “Comenzó del frente de su cabeza y luego pasó las manos mojadas por la cabeza empezando por la frente hasta llevar ambas manos a la nuca y luego las llevó de nuevo al lugar por donde había empezado. [Registrado por Bujari y Muslim]

33. Narró Abdullâh Ibn 'Amer [[49]] رضي الله عنهما con respecto a la descripción de la ablución dijo: “Entonces (el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم) frotó su cabeza, puso su dedo índice en sus orejas y limpió el exterior de sus orejas con sus dedos pulgares”. [[50]] [Relatado por Abû Dâ'ud y  Nasâ'i.  Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo)

34. Narró Abû Huraira رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando uno de vosotros se despierte de su sueño que haga la ablución y aspire agua por la nariz y la eche tres veces. Pues, en verdad que Shaitan pasa la noche sobre su ternilla (cartílago nasal) [Registrado por Bujari y Muslim]

 35. Narró (Abû Huraira) رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando uno de vosotros se despierte de su sueño que no ponga sus manos en el recipiente (con agua) hasta que las haya lavado tres veces, [[51]] porque ciertamente no sabe donde estuvieron sus manos (mientras dormía)”. [Registrado por Bujari y Muslim. Ésta es la versión de Muslim]

36. Narró  Laqit Ibn Sabirat رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “¡Perfeccionad el Udu! Frotad los dedos de las manos y los pies, [[52]] aspirad agua por la nariz profundamente, si no estáis ayunando.” [Relatado por los Cuatro Al-Arba'a, [[53]] e Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo)]. En otra versión de Abû Dâ'ud es: “Si realizáis la ablución enjuagad la boca.” 

37. Narró ' Uthmân رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم  mientras realizaba el Udu  corría sus dedos a través de su barba. [[54]] [Relatado por Tirmidhi, e Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo)].

38. Narró Abdullah Ibn Zaid رضي الله عنه : Dos tercios de un Mudd [[55]] (de agua) se envió al Profeta صلى الله عليه وسلم (para la ablución) por lo que empezó frotando sus brazos. [Relatado por Ahmad, e Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo)]. 

39. Narró Abdullah Ibn Zaid رضي الله عنه que vio al Profeta صلى الله عليه وسلم  tomando un poco de agua para frotar sus orejas con distinta agua de aquella que había tomado para frotar su cabeza. [Relatado por Al-Baihaqi que dijo que su cadena de narradores es auténtica, Tirmidhi también lo graduó Sahih (legítimo)].  

Y en la versión de Muslim dice: “Y frotó su cabeza con el agua extra del que había utilizado para el lavado de las manos” este Hadiz es Majfud. (ed. La narración más correcta al respecto)

40. Narró Abû Huraira رضي الله عنه : Escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir: “Mi Umma vendrá en el Día de Resurrección con los rostros, manos y pies luminosos de los rastros de la ablución. Entonces quien pueda de vosotros extender su brillo, [[56]] que lo haga”. [Registrado por Bujari y Muslim. Esta es la versión de Muslim]

41. Narró 'Aisha رضي الله عنها  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  amaba comenzar  por la derecha todas las cosas: Al calzarse, al peinarse y al purificarse. [[57]] [Registrado por Bujari y Muslim]

42. Narró Abû Huraira رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando realicéis la ablución, comenzad con la derecha”. [Relatado por los Cuatro Al-Arba'a [[58]] e Ibn Juzaima  lo graduó Sahih (legítimo)].

43. Narró Al-Mughira Ibn Shu'ba [[59]] رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم  realizaba la ablución y pasaba las manos húmedas por su frente, sobre el turbante y los dos calcetines de cuero (Juff) [[60]] [Relatado por Muslim]

44. Narró Yâbir Ibn 'Abdullâh [[61]] رضي الله عنهما con respecto a la peregrinación (Hayy) del Profeta صلى الله عليه وسلم : dijo ( صلى الله عليه وسلم): “Comenzad con lo que Allâh ha comenzado”. [[62]] [Relatado por Nasâ'i en esta versión en sentido imperativo mientras Muslim lo relata de forma informativa.

45. Narró Yabir Ibn 'Abdullâh رضي الله عنهما : Solía el Profeta صلى الله عليه وسلم pasar el agua por sus codos mientras realizaba la ablución. [Relatado por Dâraqutni con una cadena débil de narradores]

46. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “No es correcta la ablución de quien no menciona el Nombre de Allâh [[63]]”. [Relatado por Ahmad, Abû Dâ'ud e Ibn Mâyah con una cadena débil de narradores]. Tirmidhi relató algo similar al anterior de Sa'îd Ibn Zaid [[64]], y de Abû Sa'îd; Ahmad dijo que no hay nada  auténtico que esté acorde con el significado].

47. Narró Talha Ibn Musarrif, [[65]] citando a su padre y este a su abuelo [[66]]: “Yo vi al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  enjuagando su boca y luego aspirando agua por la nariz y sonándosela (su nariz) separadamente [[67]]”. [Relatado por Abû Dâ'ud con una cadena débil de narradores].

48. Narró ' Ali رضي الله عنه respecto a la ablución que el Profeta   صلى الله عليه وسلم enjuagó su boca y aspiró agua por la nariz y sopló su nariz tres veces. Él enjuagó su boca y aspiró agua por la nariz con la misma mano que tomó el agua. [Relatado por Abû Dâ'ud y Nasâ'i]

49. Narró ' Abdullâh Ibn Zaid رضي الله عنه con respecto a la ablución que el Profeta صلى الله عليه وسلمponía la mano (en el recipiente), enjuagaba (su boca) y aspiraba agua por la nariz, con una sola mano,  y hacía esto tres veces. [Registrado por Bujari y Muslim].

50. Narró Anas رضي الله عنه  que el Profeta صلى الله عليه وسلم vio a un hombre en cuyo pie aparecía una parte del tamaño de una uña que no había tocado el agua. Entonces le dijo: “Vuelve y realiza apropiadamente la ablución. [[68]]” [Relatado por Abû Dâ'ud y Nasâ'i]

51. Narró Anas رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  utilizaba sólo un Mudd [[69]] de agua para la ablución y un Sa' [[70]] a cinco Mudd de agua para bañarse. [Registrado por Bujari y Muslim].

52. Narró 'Omar [[71]] رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si uno de vosotros después de realizar la ablución propiamente, recita la siguiente súplica: Ashhadu an laa ilâha illa Allah, wahdahu lâ sharika lahu, wa ashhadu anna Muhammadan  abduhu wa Rasûluhu

Atestiguo que no hay divinidad salvo Allah, único sin asociados, y atestiguo que Muhammad es Su siervo y mensajero. Le serán abiertas las ocho puertas del Paraíso, pudiendo ingresar por aquella que desea “. [Relatado por Muslim y agregó Tirmidhi:

¡Allâhumma ay'alni minat-tawwabina way'alni min Al-mutatahhirina

“¡Oh Allâh! Inclúyeme entre aquellos que se arrepienten y que se purifican”].


 Capítulo 5  PASAR LA MANO HUMEDA POR ENCIMA DE LOS CALCETINES DE CUERO (Juffein)

53. Narró Mughira Ibn Shu'ba رضي الله عنه : Cierta vez estaba en compañía del Profeta صلى الله عليه وسلم, y realizó la ablución, entonces golpeé las palmas para que se quite sus calcetines de cuero (Juffain). Me dijo: “Déjalos puestos, ya que me los calcé después de realizar la ablución.[[72]]” entonces pasó su mano húmeda por encima de ellos. [Registrado por Bujari y Muslim].

54. Relatado por los Cuatro Al-Arba'a excepto Nasâ'i: El Profeta صلى الله عليه وسلم  pasó las manos sobre la parte superior de los calcetines de cuero y por debajo de él. [En su cadena de narradores hay cierta debilidad].

55. Narró ' Ali رضي الله عنه: Si la religión fuese basada en la opinión, [[73]] sería más importante pasar la mano debajo de los calcetines de cuero que la parte superior, pero yo he visto al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم pasar sus manos sobre la parte superior de sus calcetines de cuero. [Relatado por Abu Dâ'ud con una cadena de narradores aceptable]

56. Narró Safwan Ibn ' Assâl [[74]]رضي الله عنه : Cuando estábamos de viaje, [[75]] solía el Profeta  صلى الله عليه وسلم ordenarnos que vistamos los calcetines de cuero durante tres días y tres noches, [[76]], en caso de orinar, defecar o dormir, pero en caso de eyaculación o impureza mayor, deberíamos sacarlos. [Relatado por Nasâ'i y Tirmidhi, siendo esta su versión. Y por Ibn Juzaima que lo graduó Sahih (legítimo)].

57. Narró 'Ali رضي الله عنه: que el Profeta صلى الله عليه وسلم fijó el período del Masaj (pasar la mano húmeda por) encima de los calcetines de cuero (Jifâf – es el plural de Juff) durante tres días y tres noches para un viajero y un día y una noche para la persona residente. [Relatado por Muslim].

58. Narró Zu’bân [[77]]رضي الله عنه: que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم envió una expedición militar y les ordenó que pasaran sus manos húmedas sobre las vendas [[78]] y calcetines de cuero. [Relatado por Ahmad y Abû Dâ'ud. Al-Hâkim lo graduó Sahih (legítimo)]. 

59. Narró 'Omar رضي الله عنه en un hadiz Mauqûf (es decir que son palabras de un Sahaba) y Anas en un hadiz Marfû' (es decir que son palabras del Profeta صلى الله عليه وسلم): “Si alguno de vosotros realiza la ablución y se calza sus calcetines de cuero, pasad las manos húmedas por encima de ellos  y orad con ellos, y no debéis quitároslos excepto después de una eyaculación o de la impureza mayor.” [Relatado por Ad-Dâraqutni y Al-Hâkim. Al-Hakim lo graduó Sahih (legítimo)].

60. Narró Abû Bakra [[79]]رضي الله عنه : El Profeta صلى الله عليه وسلم dio permiso al viajero para pasar las manos húmedas encima de sus calcetines de cuero durante tres días y tres noches y para un residente durante un día y una noche, si éste se los hubiera calzado en estado de pureza. [Relatado por Ad-Dâraqutni, e Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo)].

61. Narró Ubai Ibn 'Imâra [[80]] رضي الله عنه:  pregunté: “¡Mensajero de Allâh! ¿Puedo pasar las manos húmedas sobre los calcetines de cuero?” El Profeta صلى الله عليه وسلم contestó: “Sí”. Le pregunté: “¿Durante un día?” Y contestó: “Durante un día”. Le pregunté nuevamente: “¿Y durante dos días?” Contestó: “Durante dos días también”. Le volví a preguntar: “ ¿Y durante tres días”? Contestó: “Sí, y lo que desees”. [[81]] [Relatado por Abû Dâ'ud, quien dijo: “no es fuerte”. [[82]]] 


 Capítulo 6  LO QUE ANULA LA ABLUCIÓN [[83]]

62. Narró Anas رضي الله عنه : Solían los Compañeros del Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  esperarlo para realizar la oración del 'Ishâ' (noche), tanto que, sentados, sus cabezas caían (dormitaban) [[84]]. Luego (cuando el Profeta صلى الله عليه وسلم  llegaba) oraban sin realizar la ablución. [[85]] [Relatado por Abû Dâ'ud. Ad-Dâraqutni lo graduó Sahih (legítimo). Su origen está en Muslim].

63. Narró ' Aisha رضي الله عنها : Vino  Fátima la hija de Abû Hubaish [[86]] al Profeta صلى الله عليه وسلم

 y le dijo: “¡Mensajero de Allâh! Soy una mujer que sufre de metrorrea [[87]] y no me purifico; ¿debo dejar de orar?” Respondió: “No, eso sólo es sangre de una vena (metrorrea), y no es menstruación. Cuando la menstruación llegue, abstente de las oraciones, y cuando finalice, lava el resto de sangre y luego ora”.[Registrado por Bujari y Muslim].

La versión de Bujâri agrega: “y realiza la ablución para cada oración” [[88]]

64. Narró Ali Ibn Abi Tâlib رضي الله عنه: Yo era un hombre que emitía mucho líquido  seminal (Madhi) [[89]] y entonces le pedí a Miqdâd que le pregunte [[90]] al Profeta صلى الله عليه وسلم sobre este asunto. (El Profeta) dijo: “Debe realizar el Wudu (la ablución) “. [Registrado por Bujari y Muslim]

65. Narró ' Aisha رضي الله عنها: El Profeta صلى الله عليه وسلم, solía besar [[91]] a sus esposas y salir a realizar la oración sin renovar la ablución. [Relatado por Ahmad; y Bujâri lo graduó Da'if (débil)]

66.Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguno de vosotros siente flatulencias, y duda si ha expelido gas o no, entonces no debe abandonar la mezquita a menos que escuche el sonido de tal, o perciba su olor. [[92]]” [Relatado por Muslim]

67. Narró Talqi Ibn 'Ali [[93]]رضي الله عنه que un hombre dijo: “Me toqué el pene” o dijo: “¿Un hombre que toque su pene durante la oración debe realizar el Udú (la ablución)?” El Profeta صلى الله عليه وسلم contestó: “No, porque es una parte más de su cuerpo”. [Relatado por los Cinco Al-Jamsa [[94]]. Ibn Hibbân lo graduó Sahih (legítimo) e Ibn Al-Madini dijo: “Es mejor que el Hadiz de Busra”]

68. Narró Busra hija de Safuan [[95]]رضي الله عنها que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien toca su pene debe realizar la ablución”. [[96]] [Relatado  por los Cinco Al-Jamsa; Tirmidhi e Ibn Hibbân lo graduaron Sahih (legítimo); y Bujâri dijo: “Es el Hadiz más auténtico sobre el tema.”]

69. Narró ' Aisha رضي الله عنها: que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien vomita, sangra por la nariz [[97]], o emite líquido seminal Madhi deberá renovar la ablución y luego completar su Salât (la oración) [[98]] (continuándola) con la condición que no hablar en el proceso”. [Relatado por Ibn Maya; Ahmad y otros lo graduaron Da'if].

70. Narró Yâbir Ibn Samura [[99]]رضي الله عنه: Un hombre le preguntó al Profeta  صلى الله عليه وسلم, “Debo realizar la ablución después de comer carne de cordero”? Contestó: “Si así lo deseas”, preguntó entonces: “Debo realizar la ablución después de comer carne de camello”? Respondió: “Sí”. [Relatado por Muslim].

71. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien lava un muerto [[100]] deberá tomar un baño (después de esto); y quien lo carga deberá realizar la ablución”. [Relatado por Ahmad, Nasâ'i y Tirmidhi quién lo graduó como Hasan (aceptable). Ahmad dijo que no existe ningún Hadiz auténtico sobre el tema].

72. Narró 'Abdullah Ibn Abû Bakr رضي الله عنهما: En el escrito enviado por el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم a 'Amr Ibn Hazm [[101]] decía: “Nadie excepto la persona  purificada debe tocar el Qur'ân”. [[102]] [Relatado por Mâlik como Mursal y por Nasâ'i e Ibn Hibbân como Mausul. Este es un hadiz Ma'lul (defectuoso)]. 

73. Narró 'Aisha رضي الله عنها: Solía el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم recordar a Allâh  en todo momento. [Relatado por Muslim y Bujâri lo graduó como Mu'allaq].

74. Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم se trató con escarificación [[103]] y realizó la oración sin renovar la ablución. [Relatado por Ad-Dâraqutni quién lo graduó Da'if (débil)].

75. Narró Mu'âwia [[104]]رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El ojo (mientras se mantiene despierto) controla el esfínter por lo tanto cuando los ojos duermen el control se pierde”. [[105]] [Relatado por Ahmad y Tabarâni quién agregó en su narración: “Quien duerma debe realizar la ablución.]”  

También transmitido por Abû Dâ'ud narrado por ‘Ali sin mencionar las palabras “el control se pierde”, pero ambas versiones son débiles]. 

E Ibn 'Abbas رضي الله عنهما narró en un hadiz Marfu' (ed: la cadena de narración termina con el Profeta صلى الله عليه وسلم): “La ablución es necesaria para quien duerme acostado [[106]]” [Relatado por Abû Dâ'ud pero también hay debilidad en su cadena de narradores].

76. Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Shaitan (Satanás) aparece a cada uno de vosotros cuando estáis en oración Salât y sopla en su ano, para que (el orante) imagine que ha expelido un gas, siendo que no sucedió nada. Así que si alguno de vosotros tiene esa sensación que no abandone su oración a menos que escuche el sonido (del gas) o su olor”. [Relatado por Al-Bazzâr].  

La fuente original proviene de los libros de Bujâri y Muslim narrado por ‘Abdullâh Ibn Zaid. 

Muslim lo transmitió de Abû Huraira رضي الله عنه

Abû Sa'îd narró en un hadiz Marfu': “Si Shaitan (Satanás) viene a alguno de vosotros diciendo: Has anulado tu ablución, dile: Mientes” [Relatado por Al-Hâkim]. Ibn Hibbân lo transmitió con esta versión: “Dite a ti mismo…” 


 Capítulo 7  LOS MODALES AL REALIZAR LAS NECESIDADES

77. Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم quitaba su anillo [[107]] cuando ingresaba al retrete. [Relatado por los Cuatro Al-Arba'a [[108]], pero es un Hadiz defectuoso]. 

78. Narró Anas رضي الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم al ingresar al retrete decía: [[109]] [Allâhumma inni a'udhu bika minal jubzi wal jabâ'iz] “Oh Allâh, me refugio en Ti de los demonios y sus secuaces”. [Relatado por los Siete As-Sab'a] 

79. Narró Anas رضي الله عنه: Cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم fue al retrete, un sirviente y yo llevamos un recipiente con agua y una lanza, y él se purificó con agua. [Registrado por Bujari y Muslim]

80. Narró Al-Mughira Ibn Shu'ba رضي الله عنه: Me dijo el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم: “Toma el recipiente con agua”, entonces caminó hasta desaparecer de mi vista [[110]] y realizó sus necesidades. [Registrado por Bujari y Muslim].

81. Abû Huraira رضي الله عنه relató que el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “¡Cuidaos de las dos acciones que atraen maldición!” Preguntaron: “¿Y cuáles son, Mensajero de Allah?” Respondió: Realizar las  necesidades en el camino de la gente o bajo la sombra (de los árboles). [Relatado por Muslim].

Narró Mu'âdh [[111]]رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “¡Cuidaos de las tres cosas que causan la maldición: defecar en los lugares de riego, en los caminos y en las sombras”. [Relatado por Abû Dâ'ud]. Ahmad lo transmitió de Ibn Abbâs  رضي الله عنهما “...se prohíbe defecar en estanques. [Y ambas transmisiones tienen debilidad]

En un Hadiz de Ibn 'Omar رضي الله عنهما se menciona la prohibición de defecar debajo de los árboles frutales y a las orillas del río. [Relatado por Tabarâni con una cadena débil de narradores].

82. Narró Yâbir رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si dos personas se dirigen a defecar deben distanciarse y no hablar, porque Allâh detesta eso”. [Relatado por Ahmad; Ibn As-Sakan e Ibn Al-Qattân lo consideraron Sahih (legítimo) pero es defectuoso [[112]]]. 

83. Narró Abû Qatâda رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Que ninguno de vosotros se sostenga el pene con la mano derecha mientras orina, y tampoco debe higienizarse, luego de  defecar u orinar, utilizando su mano derecha, ni tampoco se debe respirar dentro del recipiente (en el que se bebe). [Registrado por Bujari y Muslim]. Esta versión es de Muslim]. 

84.Narró Salmân [[113]]رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم nos prohibió orientarnos a la Qiblah al defecar u orinar, higienizarnos usando la mano derecha, e higienizarnos con menos de tres piedras, o higienizarnos con estiércol o con huesos. [Relatado por Muslim].

85. Narró Abû Ayub [[114]]رضي الله عنه: (el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo:) “No os orientéis  a la Qiblah [[115]] mientras defequéis u orinéis, ni le deis la espalda sino que volveos hacia el este o el oeste”. [Relatado por los Siete As-Sab'a]

86. Narró ' Aisha رضي الله عنها que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguien desea defecar debe ocultarse de las miradas”. [Relatado por Abû Dâ'ud].

87. Narró ' Aisha رضي الله عنها que el Profeta صلى الله عليه وسلم cuando salía del escusado, decía: “Gufrânaka (¡Oh Allâh! Concédeme Tú perdón). [Relatado por los Cinco Al-Jamsa [[116]]. Abû Hâtim y Al-Hâkim lo graduaron Sahih (legítimo)].

88. De Ibn Mas’ud, رضي الله عنه que el Profeta, صلى الله عليه وسلم fue a realizar sus necesidades y me mandó que le trajera tres piedras. Encontré dos y busqué una tercera pero no encontré, entonces tomé un boñigo y se lo llevé y tomó las dos piedras y tiró el boñigo [[117]] y dijo: “Esto es impuro”.

 [Relatado por Bujâri. En la versión de Ahmad y Ad-Dâraqutni se agrega: “Traedme otra cosa [[118]] (algo diferente al estiércol)”]. 

89. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم nos prohibió que utilizáramos hueso o estiércol para higienizarnos y dijo: “Estas dos cosas no purifican”. [Relatado por Ad-Dâraqutni quién lo graduó Sahih (legítimo)].

90. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Tened cuidado  de (salpicaros con) la orina, porque es una de las principales causas de  castigo en la tumba”. [Relatado por Ad-Dâraqutni], y Al-Hâkim narró: “La principal causa de tormento en la tumba es la orina”. [La cadena de narradores es auténtica].

91. Narró Surâqa Ibn Mâlik [[119]]رضي الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم nos enseñó sobre los modales en el escusado que debemos sentarnos con nuestro pie izquierdo y mantener erguida la pierna derecha. [Relatado por Al-Baihaqi con una cadena de narradores débiles] [[120]].

92. Narró 'Isa Ibn Iazdâd [[121]] de su padre رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros orine, debe sacudir su pene tres veces”. [Relatado por Ibn Mâyah a través de una cadena débil de narradores].

93. Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم preguntó a los residentes de Qubâ': ¿Qué hacéis paga haber ganado la alabanza de Allâh? y contestaron: “Nosotros usamos (para higienizarnos) el agua y después las piedras”. [Relatado por Al-Bazzâr con una cadena de narradores débiles Da'if y la fuente original está en Abû Dâ'ud y Tirmidhi;  Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo) narrado por Abû Huraira pero sin mencionar las “piedras”.] 


 Capítulo 8  EL GUSL (BAÑO) Y LA LEGISLACIÓN RESPECTO A LA IMPUREZA MAYOR

94. Narró Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El agua (del Gusl) es debido al agua (de la eyaculación) [[122]]. [Relatado por Muslim y la fuente original está en Bujâri].

95. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguno de vosotros se sienta entre sus piernas (de la mujer) y sucede la penetración [[123]], el Gusl (el baño) es obligatorio”. [Registrado por Bujari y Muslim]. Siendo que en Muslim agregó: “Aún cuando no haya eyaculado.” 

95. Narró Umm Salama  رضي الله عنها que Umm Sulaim, [[124]] la esposa de Abû Talha dijo: “¡Oh Mensajero de  Allâh! Allâh no se avergüenza de la verdad. Es obligatorio el Gusl (el baño) para una mujer que tiene un sueño erótico”. [[125]] Él contestó: “¡Sí! Si ella ve señales de humedad”. [Registrado por Bujari y Muslim] 

97. Narró Anas رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo sobre una mujer que tiene un orgasmo mientras duerme: “Ella debe tomar un baño Gusl”. [Registrado por Bujari y Muslim] Agregó Muslim: Umm Salama dijo: “¿Esto le sucede a la mujer?” Dijo صلى الله عليه وسلم: “Sí, sino de dónde sale el parecido (de un niño a su madre).[[126]]”

98. Narró 'Aisha رضي الله عنها: Solía el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم tomar baño por cuatro causas; luego de la relación sexual, el día viernes, después de la escarificación (extraer sangre con ventosas) y después de lavar el cuerpo de un muerto. [[127]] [Relatado por Abû Dâ'ud e Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo).] 

99. Narró Abû Huraira رضي الله عنه con respecto a la historia de Zumâma Uzâl [[128]] cuando  abrazó el Islam: El Profeta صلى الله عليه وسلم le pidió que tomara un baño. [[129]] [Narrado por Abdur-Razzâq y la fuente original está en Bujâri y Muslim].

100. Narró Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Tomar baño el día viernes es obligatorio para todo adulto”. [Relatado por los Siete As-Sab'a [[130]]]. 

101. Narró Samura [[131]]رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien realiza la ablución el viernes ha obrado bien y quién toma baño, habrá obrado mejor”. [Relatado por los cinco Al-Jamsa [[132]] y Tirmidhi lo graduó Hasan (aceptable).]

102.Narró 'Ali رضي الله عنه : El Profeta صلى الله عليه وسلم nos enseñaba el Qur'ân  excepto si se encontraba en estado de impureza mayor. [[133]] [Relatado por Ahmad y los Cuatro Al-Arba'a. Esta la versión es de Tirmidhi quién lo graduó Hasan (aceptable). Ibn Hibbân lo consideró Sahih (legítimo)].

103. Narró Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si uno de vosotros tiene relaciones sexuales con su esposa, y desea hacerlo otra vez debe realizar la ablución [[134]] entre ambas”. [Relatado por Muslim] Al-Hâkim agregó: “La ablución hace a la persona más activa para repetirlo (el acto sexual)

Narró ' Aisha رضي الله عنها: Solía dormir el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم en estado de impureza mayor sin acercarse al agua. [[135]] [Relatado por los Cuatro Al-Arba'a. Este Hadiz es defectuoso.]

104. Narró 'Aisha رضي الله عنها: Cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم tomaba baño Gusl después de la relación sexual, comenzaba lavando sus manos, colocaba agua con su mano derecha en su mano izquierda y lavaba su pene. Luego realizaba la ablución, entonces tomaría un poco de agua y pasaría sus dedos entre las raíces del cuero cabelludo. Luego vertía tres veces agua en su cabeza con sus manos, luego dejaría correr el agua sobre el resto de su cuerpo y luego lavaba sus pies. [Registrado por Bujari y Muslim y esta versión es de Muslim].

 Narró   Maimûna رضي الله عنها que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم vertía el agua sobre su pene y lo lavaba con su mano izquierda. Luego pasó su mano sobre la tierra. 

En otra versión: Y frotó su mano en la tierra. En la última parte dice: Entonces le traje una toalla pero la devolvió y siguió lavándose con agua.  [Registrado en Bujari y Muslim]

105. Narró Umm Salama رضي الله عنها: Dije: “¡Oh Mensajero de Allâh, soy una mujer con un cabello muy rizado; ¿debo deshacer las trenzas para tomar un baño luego de tener relaciones sexuales?” Otra versión dice: “...baño de la menstruación” Respondió: “No, es suficiente para vosotras tomar tres veces agua entre las manos [[136]] y derramarla sobre la cabeza”. [Relatado por Muslim]

106. Narró 'Aisha رضي الله عنها que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No está permitido a la mujer que se encuentra en su ciclo menstrual [[137]] o en estado de impureza mayor ingresar a la mezquita”. [[138]] [Relatado por Abû Dâ'ud e Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo)]

107. Narró 'Aisha رضي الله عنها: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y yo tomábamos baño Gusl, debido a que nos encontrábamos en estado de impureza sexual, en la misma tina y nuestras manos se chocaban. [Registrado por Bujari y Muslim] Ibn Hibbân agregó “y nuestras manos se tocaban.” 

108. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Hay impureza sexual debajo de cada pelo, así que lavaos el cabello y la piel”. [Relatado por Abû Dâ'ud y Tirmidhi quienes graduaron  Da'if (débil); y existen una versión narrada por de Ahmad de 'Aisha رضي الله عنها pero en la cadena existe un narrador desconocido].


 Capítulo 9   TAYAMMUM (LA PURIFICACIÓN CON TIERRA)

109. Narró Yâbir Ibn ' Abdullâh رضي الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Me han sido otorgado cinco asuntos nunca antes otorgados a nadie antes que a mí. Allâh me hizo victorioso insuflando temor a mis enemigos. Me ha sido concedida la tierra para mí (y mis seguidores) como un lugar de oración y purificación. Por consiguiente, si cualquiera (de mis seguidores) es alcanzado por el horario de la oración [[139]] que ore donde se encuentre”. [[140]

En la versión de Muslim narrada por Hudhaifa dice: “Nos ha sido concedida la tierra como un elemento purificador si no encontramos agua.” 

En la versión de Ahmad narrada por 'Ali رضي الله عنه dice: “Y me ha sido otorgada la tierra como elemento de purificación.”

110. Narró ‘Ammâr Ibn Yâsir [[141]] رضي الله عنهما el Profeta صلى الله عليه وسلم me envió con un asunto,  por entonces tuve una eyaculación nocturna (en mi sueño) y no encontré agua. Entonces me revolqué en la tierra como lo hacen los animales, entonces  cuando volví al Profeta صلى الله عليه وسلم se lo mencioné. Dijo (صلى الله عليه وسلم): “Era suficiente hacer con tus manos de esta manera”. Entonces golpeó una vez sus manos en la tierra y luego frotó la mano izquierda sobre la mano derecha y sobre la  parte exterior de sus palmas y su rostro. [Registrado por Bujari y Muslim. Esta versión es de Muslim] 

En la versión de Bujâri: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم golpeó la tierra con las palmas de sus manos y luego sopló el polvo y frotó las palmas de sus manos sobre su rostro y sus manos.

111. Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El Tayammum (purificarse con tierra) consiste en dos golpes [[142]] en la tierra, uno para el rostro y uno para las manos hasta los codos”. [Relatado por Ad-Dâraqutni, y los Imâmes lo graduaron Sahih Mauqûf].

112. Narró Abû Huraira رضي الله عنه: que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “La tierra es como el agua para el musulmán creyente, aunque no encuentre agua durante diez años [[143]]; pero si la encuentra que tema a Allah y que alcance su piel”. [Relatado por Al-Bazzâr; y Al-Qattân lo graduó Sahih (legítimo). Pero Ad-Dâraqutni lo aprobó como Mursal, Tirmidhi también relató una versión similar de Abû Dhar [[144]], Al-Hâkim lo autenticó y graduó Sahih]

113. Abû Sa'îd Al-Judri narró رضي الله عنه: Dos hombres partieron de viaje y cuando llegó el tiempo del Salât (la oración) vieron que no tenían agua. Entonces realizaron el  Tayammum con tierra limpia y oraron. Luego encontraron agua y todavía estaban dentro del tiempo de la oración. Uno de ellos repitió la ablución y la oración, pero el otro no la repitió. Entonces cuando fueron al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y le mencionaron lo sucedido. Dirigiéndose al que no repitió la oración, le dijo: “Tú has seguido la Sunnah y has recibido tu recompensa [[145]] y dijo al otro: “Y para ti doble recompensa.” [Relatado por Abû Dâ'ud y Nasâ'i].

114. Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما con respecto al dicho de Allâh عز و جل: (Y si vosotros estáis enfermo [[146]] o de viaje…): Si una persona es herida en la causa de Allâh y se encuentra en estado de impureza mayor, y teme morir si se baña con el Gusl, podrá realizar el Tayammum. [Relatado por Ad-Dâraqutni en un hadiz Mauqûf y Al-Bazzâr en uno Marfû'. Ibn Juzaima y Al-Hâkim lo graduaron Sahih (legítimo)]

115. Narró 'Ali رضي الله عنه: Tenía uno de mis antebrazos roto. Entonces le pregunté al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y me pidió que pasara las manos sobre las vendas. [[147]] [Relatado por Ibn Mâyah con una cadena muy débil de narradores].

116. Narró Yâbir رضي الله عنه acerca de un hombre que tenía un corte en su cabeza y al tomar baño Gusl y había muerto, el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Era suficiente para él realizar el Tayammum y colocar una venda sobre la herida y pasar las manos sobre ella y luego bañar el resto del cuerpo”. [Relatado por Abû Dâ'ud, siendo su cadena Da'if y existe discordancia sobre su narrador].

117. Ibn ‘Abbâs narró رضي الله عنهما: Es de la Sunnah que la persona no debe orar más de una vez [[148]] con un sólo Tayammum y que debe realizar el Tayammum para las próximas oraciones. [Relatado por Ad-Dâraqutni con una cadena muy débil de narradores].


 Capítulo 10  LA MENSTRUACIÓN

118. Narró 'Aisha رضي الله عنها: Que Fátima hija de Abû Hubaish tenía un flujo menstrual  muy prolongado de sangre [[149]] y el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo: “La sangre de la menstruación es una sangre reconociblemente obscura, por lo tanto si viene así deja la oración, pero si viene con otra naturaleza realiza el Udu (la ablución) y ofrece la oración, porque esa sangre pertenece a una vena.” [Relatado por Abû Dâ'ud y Nasâ'i. Ibn Hibbân y Al-Hâkim lo graduaron Sahih (legítimo). Y Abû Hâtim lo consideró Munkar]. 

En el Hadiz de Asmâ bint 'Umais [[150]]رضي الله عنها  relatado por Abû Dâ'ud, el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: (Para reconocer si es menstruación o no) “Ella debe sentarse en una tina con agua, y cuando vea un color amarillento en el agua, deberá tomar baño una sola vez para realizar la oración del Duhr y el Asr, y tomar otro baño para el Maghrib y el Ishâ', y tomar otro baño para la oración del Fayr, y realizar la ablución el Udu entre ellas.”

119. Narró Hamna bint Yajsh [[151]]رضي الله عنها: Mi menstruación duraba demasiado y era abundante. Así que fui hacia el Profeta صلى الله عليه وسلم para preguntarle al respecto. Me dijo: “Éste es un golpe del Shaitan, así que observa tus menstruos durante seis o siete días, luego toma un baño y si te purificas, ora durante veintitrés o veinticuatro días,  ayuna y ora, que eso te será suficiente. Haz esto todos los meses, porque así menstrúan las mujeres. Puedes [[152]] retrazar la oración del Duhr y adelantar la oración del ‘Asr, toma un baño cuando te purifiques y realiza la oración del Duhr y la oración del Asr juntas;  luego retraza la oración del Magrib y adelanta la oración del Ishâ, luego toma un baño y realiza ambas oraciones; y toma un baño al Fayr y ora”. El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo y éste es el asunto que más me agrada de los dos (es decir tomar baño para cada oración)”. [Relatado por los Cincos Al-Jamsa excepto Nasâ'i; Tirmidhi lo graduó Sahih (legítimo) y Bujâri lo graduó Hasan (aceptable)]

120. Narró 'Aisha رضي الله عنها que Umm Habiba hija de Yahsh [[153]] se quejó ante el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم sobre la metrorrea. Le dijo: “Aléjate de la oración el tiempo que duran tus menstruos anteriores, luego toma un baño.” Ella se bañaba para cada oración. [[154]] [Relatado por Muslim]  

En la versión de Bujâri dice: “Realiza la ablución para cada oración Salât”. También la ha relatado de esta manera Abû Dâ'ud y otros. 

121. Narró Umm 'Atiya [[155]] رضي الله عنها: No consideramos la borra o el flujo ocre (como impuro) después de la purificación (es decir: de la menstruación) [Relatado por Bujâri y Abû Dâ'ud y ésta es su versión]

122. Anas narró رضي الله عنه: Los judíos no comían con la mujer durante su período menstrual, por lo que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Haced todo menos mantener relaciones sexuales (con vuestras esposas). [Relatado por Muslim.] 

123. Narró 'Aisha رضي الله عنها que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم me pedía que me cubra con una falda Izâr [[156]] y entonces me acariciaba mientras me encontraba menstruando. [Registrado por Bujari y Muslim]

124. Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo con respecto al marido que tiene relaciones sexuales con su esposa durante su período menstrual: “Deberá repartir como expiación un Dinar o ½ Dinar como limosna”. [Relatado por los Cinco Al-Jamsa. Al-Hâkim e Ibn Al-Qattân lo graduaron Sahih (legítimo). Y otros lo consideraron Mauquf]. [[157]

125. Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “¿Acaso cuando la mujer está menstruando no abandona la oración y el ayuno?” [Registrado por Bujari y Muslim. Este texto es parte de un Hadîz extenso]

126. Narró 'Aisha رضي الله عنها: Cuando llegamos a un lugar llamado Sarif, comenzó mi menstruación y el Profeta صلى الله عليه وسلم me dijo: “Haz todo lo que un peregrino realiza a excepción de la circunvalación a la Kaabah hasta que te purifiques”. [Registrado por Bujari y Muslim. Este texto pertenece a un Hadîz extenso] 

127. Narró Mu'âdh رضي الله عنه: Le pregunté al Profeta صلى الله عليه وسلم, “¿Qué le es permitido hacer a un hombre con su esposa cuando ella se encuentra menstruando?” Respondió: “Todo lo que está por encima de la cintura, sobre la falda (Izâr) [[158]]” [Relatado por Abû Dâ'ud quien lo graduó como un hadiz débil Da'if.]

128. Umm Salama رضي الله عنها narró: Durante la época del Profeta صلى الله عليه وسلم las parturientas abandonaban la oración durante cuarenta días. [[159]] [Relatado por los Cinco Al-Jamsa excepto Nasâ'i, y esta es la versión de Abû Dâ'ud] 

En otra versión de Abû Dâ'ud: “El Profeta صلى الله عليه وسلم no ordenó a la parturienta que compense sus oraciones. (ed. el tiempo que había abandonado la oración durante el post-parto)”. Y Al-Hâkim lo graduó Sahih (legítimo) 


 2. EL LIBRO DE LA ORACIÓN

 Capítulo 1  LOS HORARIOS DE LA ORACIÓN (SALAT)

129. Narró 'Abdullâh Ibn 'Omar رضي الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “El tiempo del Duhr (la oración del mediodía) [[160]] comienza cuando el sol pasa el meridiano (el cénit) hasta que la sombra de un hombre es igual a la misma longitud de su altura, mientras no ingrese el tiempo del 'Asr (la oración de la tarde). El tiempo de la oración del 'Asr dura hasta que el sol oscurezca su amarrilo (por la cercanía del ocaso). El tiempo del Salat del Magrib (la oración del ocaso) [[161]] dura hasta que finaliza el crepúsculo [[162]]. El tiempo del 'Ishâ' (la oración de la noche) dura hasta la mitad de la noche (considerando que la noche comienza desde el Salat del Magrib hasta el Salat del Fayr). El tiempo del Fayr (la oración de la mañana) comienza desde el despuntar del alba y mientras el sol no haya aparecido”. [Relatado por Muslim] 

Narró Buraida رضي الله عنه [[163]] en otra narración del Hadiz que considera al tiempo de la oración del 'Asr (la oración de la tarde): “Cuando el sol está resplandeciente blanco [[164]] y claro”. [Relatado por Muslim]. Abû Musa رضي الله عنه [[165]] narró con respecto al tiempo de la oración del 'Asr: “Mientras el sol esté alto. [[166]]” [Relatado también por Muslim en otra versión del Hadiz anterior]

130. Abû Barza Al-Aslami رضي الله عنه narró [[167]]: Solía el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم realizar la oración del  'Asr (y después de la oración) cada uno de nosotros volvía a emprender el viaje hacia la parte más lejana de Al-Madîna y llegábamos mientras el sol todavía estaba cálido y luminoso. El Profeta صلى الله عليه وسلم recomendaba retrazar la oración del ‘Ishâ, y detestaba dormir antes de ella como la conversación después de ella.[[168]]

Después de la oración del Fayr salía al amanecer y la persona podría reconocer quien estaba sentado a su lado, y recitaba entre 60 a 100 Aiat del Qur'ân durante la oración del Fayr. [Registrado por Bujari y Muslim].

  También en la versión de Bujari y Muslim; narró Yâbir que el Profeta صلى الله عليه وسلم adelantaba  la oración del  'Ishâ' algunas veces y en otras la retrazaba. Siempre que él viera a las personas congregadas (para  la oración de 'Ishâ') oraría temprano y si las personas se tardaban en llegar, retrazaría la oración. El Profeta صلى الله عليه وسلم realizaba la oración del Fayr cuando todavía estaba oscuro. [[169]

Abû Mûsa narró رضي الله عنه en otra versión de Muslim: Realizaba la oración del Fayr al alba cuando las personas apenas podían reconocerse entre sí. 

131. Narró Râfi' Ibn Jadiy رضي الله عنه [[170]]: Realizábamos la oración del Magrib junto al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y cuando salíamos (de la mezquita) podíamos aún ver la huella de las flechas si accidentalmente caían. [Registrado por Bujari y Muslim]

132. Narró 'Aisha رضي الله عنها: El Profeta صلى الله عليه وسلم retrazó (la oración del 'Ishâ) una noche hasta que gran parte de la noche pasó, entonces  salió y realizó la oración, y dijo: “Este es el tiempo apropiado para ella; [[171]] si no temiera imponer una carga demasiado pesada a mis seguidores (a mi Umma)”. [Relatado por Muslim].

133. Abû Huraira narró رضي الله عنه : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando el mediodía está calcinante, refrésquenlo con la oración (ed. retrazando la oración del Duhr), [[172]] pues el intenso calor es una exhalación del Infierno”. [Registrado por Bujari y Muslim]

134. Rafi' Ibn Jadiy رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Despertaos a la madrugada para la realización de la oración del alba, [[173]] porque es mayor recompensa para vosotros”. [Relatado por los Cinco Al-Jamsa. Tirmidhi e Ibn Hibbân lo graduaron Sahih (legítimo)]

135. Abû Huraira رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلمdijo: “Quien ora una Rak'a de la oración del Fayr antes que el sol se eleve, ha realizado la oración del alba en su tiempo prescripto, y quien ora una Rak'a de la oración del 'Asr antes de que el sol se oculte ha realizado la oración de la tarde en su tiempo prescripto”. [Registrado por Bujari y Muslim].  

Muslim relató el mismo Hadîz anterior en otra versión narrada por 'Aisha  رضي الله عنها . Dijo صلى الله عليه وسلم la postración Sayda (postración) en lugar de  Rak'a (unidad de la oración) luego صلى الله عليه وسلم  dijo: “Toda postración Sayda implica una Rak'a.” 

136. Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه narró: Escuché al Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم diciendo: “Ningún Salât (oración) deberá ser realizado después de la oración de la mañana hasta que el sol se eleve [[174]], ni después de la oración de la tarde hasta que se ponga el sol”. [Registrado por Bujari y Muslim]. Y en la versión de Muslim dice: “No existe Salât (la oración) después del Fayr (oración de la mañana).” 

Narró 'Uqba Ibn 'Amir [[175]]رضي الله عنه: “Hay tres momentos en que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم nos prohibía orar o enterrar a los difuntos: (a) cuando el sol empieza a elevarse hasta que sale totalmente, (b) cuando el sol está en el cenit, hasta que lo traspase, y (c) cuando el sol se está poniendo hasta que se oculta”. [Relatado por Muslim]

Shâfi'i رحمه الله تعالى   tiene un segundo veredicto del Hadîz narrado por Abû Huraira رضي الله عنه a través de una cadena débil de narradores, agregó al Hadiz mencionado: “Excepto el día viernes”. Abû Dâ'ud relató algo similar de Abû Qatâda رضي الله عنه

137. Narró Yubair Ibn Mut'im [[176]]رضي الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “¡Oh descendientes de Abdul Manâf! No impidáis a nadie que circunvale alrededor de esta Casa (Ka'ba) ni impidáis que ore a cualquier hora de la noche o del día si así lo desea”. [Relatado por los Cinco Al-Jamsa, Tirmidhi e Ibn Hibbân lo graduaron Sahih (legítimo)]

138. Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما  que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “El crepúsculo es el enrojecimiento (del sol). [Relatado por Ad-Dâraqutni. Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo) y otros lo graduaron Mauqûf]

139. Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El Alba es de dos clases; el alba en que se prohíbe comer (para la persona que ayuna) y se permite la oración y el alba en el que se prohíbe la oración (es decir la oración de la mañana) y se permite comer”. [Relatado por Ibn Juzaima y Al-Hâkim que lo graduaron Sahih]. Al-Hâkim relató algo similar al Hadîth anterior de Yâbir que agregó al alba en que se prohíbe comer: “el que se extiende ampliamente en el horizonte” y al otro: “tiene la forma de la cola del lobo.” 

140. Ibn Mas'ûd رضي الله عنه narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Una de las mejores obras es realizar el Salât (la oración) en su primer momento “. [[177]] [Relatado por Tirmidhi y Al-Hâkim que lo graduaron Sahih. Su origen está en Bujâri y Muslim]

141. Abû Mahdhûra رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Realizar la oración temprano complace a Allâh, realizarla en la mitad de su tiempo es una bendición de Allâh y  realizarla en el último tiempo es lo que Allâh permite como una concesión”. [Relatado por Ad-Dâraqutni con una cadena de narradores muy débil], Tirmidhi ha relatado lo mismo narrado por Ibn 'Omar, sin mencionar sobre el tiempo medio. [También tiene una cadena de narradores débil Da'if]

142. Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No existe Salât (oración) después de la oración del Fayr excepto las dos Rak'as antes del  Fayr”. [[178]] [Relatado por los Cinco Al-Jamsa excepto Nasâ'i].  

En otra versión: 'Abdur-Razzâq también narró: “No hay ningún Salât (oración) después de la oración del alba excepto las dos Rak'a de (Sunnah) del Fayr”. [[179]

143. Umm Salama narró رضي الله عنها el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم vino a mi casa después de cumplida  la oración del 'Asr y realizó dos Rak'a, entonces le pregunté por ellas y me dijo: “Estuve ocupado y no recé las dos Rak'a de (Sunnah) luego de la oración del Duhr, ahora las completé”. Le pregunté, “Debemos realizarlas aún si éstas han pasado?” Contestó صلى الله عليه وسلم : “No.” [[180]] [Relatado por Ahmad] La versión de Abû Dâ'ud está narrada por 'Aisha رضي الله عنهاteniendo el mismo significado. 


 Capítulo 2  AL-ADHÂN (LA LLAMADA A LA ORACIÓN)

144. Narró 'Abdullâh Ibn Zaid Ibn Abdu-Rabbihi [[181]]رضي الله عنه: Un hombre apareció ante mí mientras estaba dormido [[182]] y me dijo: di: “Allâhu Akbar, Allâhu Akbar (Allâh es el más Grande, Allâh es el más Grande) y mencionó el Adhân, Allâhu Akbar cuatro veces sin decir: La jaula ua la quwata illa billah No hay fuerza ni poder salvo en Allah (lo que se denomina Taryi'), [[183]] y el Iqâma lo dijo una sóla vez sin decir Qad qâmat-ti-Salât [[184]] Se ha establecido la oración, (esto lo repitió dos veces). Dijo ('Abdullâh) cuando me desperté a la mañana fui al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y dijo: “Ésta es una visión verídica…” [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ'ud; Tirmidhi e Ibn Juzaima lo graduaron Sahih (legítimo)]. 

Ahmad añadió al final del Hadîz anterior, la historia de Bilal [[185]] y la oración en el Adhân del Fayr: As-Salâtu jairun minan-naum “La oración es superior al sueño.”  

Ibn Juzaima relató que Anas رضي الله عنه dijo: “Pertenece a la Sunnah que cuando el moecín (Mu'adhdhin) hace el llamado de la oración del Fayr y dice: 'Haiya 'alal-Falâh (Venid a la felicidad), diga: As-Salâtu jairun minan-naum (La Oración es superior al sueño).” 

145. Abû Mahdhûra narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم le enseñó el Adhân (el llamado a la oración) junto a la frase de Tarayi’ La jaula ua la quwata illa billah No hay fuerza ni poder salvo en Allah. [Transmitido por Muslim, pero mencionó la frase Allahu Akbar (el Takbir) “Allâh es el más Grande” al principio dos veces. [[186]] Lo relataron los Cinco Al-Jamsa, mencionando el Takbir cuatro veces]. 

146. Anas رضي الله عنه narró: A Bilâl le fue ordenado anunciar el Adhân (cada frase) dos veces y el Iqâma (cada frase) una vez excepto Qad qâmat-ti-Salât [[187]] Se ha establecido la oración. [Registrado por Bujari y Muslim; pero en Muslim no está mencionada la excepción]. Y en Nasâ'i dice: “El Profeta صلى الله عليه وسلم le pidió a Bilâl.”

147. Narró Abû Yuhaifa [[188]]رضي الله عنه: Vi a Bilâl llamando a la oración moviendo su rostro hacia aquí y allá (ed. moviendo su cabeza de derecha a izquierda) [[189]] y con los dedos en las orejas. [Relatado por Ahmad y Tirmidhi quienes lo graduaron Sahih (legítimo)]. 

                Una versión de Ibn Mâya dice: “y puso sus dedos en las orejas”; La versión de Abû Dâ'ud dice: – “Movió su cuello a la derecha y a la izquierda cuando dijo Haiya ' ala-Salât sin moverse del lugar; y su origen está en Bujari y Muslim.

148. Abû Mahdhûra رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم    quedó sorprendido por su voz [[190]] entonces le enseñó el Adhân (el llamado a la oración) [Transmitido por Ibn Juzaima]

149. Yâbir Ibn Samura رضي الله عنه  narró: Oré junto al Profeta صلى الله عليه وسلم los dos días del  'Eid, [[191]] habiendo asistido a más de un 'Eid, sin escuchar ningún Adhân ni Iqâma. [Relatado por Muslim], la misma versión se encuentra en Bujâri y Muslim narrados por 'Abdullâh Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما y otros narradores. 

150. Narró Abû Qatada رضي الله عنه en un Hadiz extenso sobre un incidente con los (Sahâba) que se hallaban durmiendo durante el tiempo del Salât (la oración): Entonces Bilâl al levantarse hizo el llamado de la oración con el Adhân y el Profeta صلى الله عليه وسلم realizó la oración como la realizaba todos los días. [[192]] [Relatado por Muslim].  

Yâbir narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم llegó a Muzdalifa [[193]] y rezó el Magrib y el 'Ishâ con un Adhân y dos Iqâmas. 

Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما: que el Profeta صلى الله عليه وسلم  realizó las oraciones  del Magrib y del 'Ishâ con un solo Iqâma. Y añadió Abû Dâ'ud: “para cada oración”. [[194]] Y en otra versión de Abu Da'ud dice: “Y no se llamó a la oración en ninguna de ellas.”

151. Ibn 'Omar y 'Aisha رضي الله عنهم narraron que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “Bilâl [[195]] llama a la oración cuando todavía es de noche, entonces comed y bebed hasta que llame a la oración Ibn Umm Maktûm [[196]]”. (Ibn Umm Maktûm) era ciego y no llamaba a la oración hasta que le dijeran: “¡Ya ha amanecido, ya ha amanecido!”. [Registrado por Bujari y Muslim. Hay un Idrây [[197]] en la última parte del relato].

152. Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما que Bilâl llamó a la oración antes del alba y entonces el Profeta صلى الله عليه وسلم le dijo que volviera [[198]] a pronunciarlo: “El siervo de Allah (es decir Bilâl) se ha dormido (cometiendo este error). [Relatado por Abû Dâ'ud quien lo graduó débil Da'if].

 153. Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando escuchéis el llamado a la oración el Adhân repetid [[199]] lo que dice el Mu'adhdhin (el muecín)”. [Registrado por Bujari y Muslim]

Bujâri ha transmitido el mismo Hadiz, narrado por Mu'âwia رضي الله عنه

Y Muslim  lo ha relatado narrado por 'Omar رضي الله عنه con respecto a la virtud de repetir lo que pronuncia el Mu'adhdhin excepto cuando el Mu'adhdhin dice: “Haiya ' alas-Salat, Haiya ' el alal-Falâh (Venid a la oración, venid a la felicidad), la persona debe decir: “ Lâ hawla wa lâ quwwata illâ billâh [No hay poder ni fuerza excepto en Allâh].”

154. Dijo 'Uzmân Ibn Abûl 'Aas [[200]]رضي الله عنه: “¡Oh Mensajero de Allâh! Hazme Imâm de mi pueblo (en las oraciones). Le dijo (صلى الله عليه وسلم): “Tú eres su Imam, pero debes seguir al más débil [[201]] entre ellos y fijar un Mu'adhdhin que no cobre [[202]] por realizar la llamada de la oración”. [Transmitido por los Cinco Al-Jamsa, Tirmidhi lo graduó Hasan y Al-Hâkim lo graduó legítimo Sahih]

155. Mâlik Ibn Al-Huwairiz [[203]]رضي الله عنه narró: Nos dijo el Profeta صلى الله عليه وسلم : “Cuando llegue el tiempo del Salât (la oración), que uno de vosotros anuncie el Adhân”. [[204]] [Relatado por los Siete As-Sab'a].

156. Narró Yâbir رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo a Bilâl: “Cuando anuncies el Adhân, recítalo cadenciosamente y cuando pronuncies el Iqâma recítalo rápidamente, y regula el tiempo entre el Adhân y el Iqâma tanto que le alcance a quien está comiendo para terminar [[205]] su comida”. [Transmitido por Tirmidhi quien lo graduó débil Da'if]

Abû Huraira رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “nadie debe anunciar el Adhân excepto que haya realizado la ablución [[206]]”. [Transmitido por Tirmidhi quien lo graduó débil Da'if]

 Ziâd Ibn Al-Háriz [[207]]رضي الله عنه narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien anuncia el Adhân también debe [[208]] pronunciar el Iqâma”. [Transmitido por Tirmidhi quien lo graduó débil Da'if]

Narró 'Abdullâh Ibn Zaid en otra versión del Hadîz relatado por Abû Dâ'ud: Vi, (el Adhân en un sueño) y desee anunciarlo. El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Pronuncia el Iqâma”. [Este Hadîz también es débil Da'if]

157. Abû Huraira رضي الله عنه narró: Dijo el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم: “El Mu'adhdhin tiene más derecho para anunciar el Adhân y el Imâm tiene más derecho para pronunciar el Iqâma”. [Transmitido por Ibn ' Adi que lo graduó débil Da'if]. Al-Baihaqi ha relatado un Hadîz similar narrado por 'Ali رضي الله عنه .

158. Narró Anâs Ibn Mâlik رضي الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La súplica (el dua’) entre el Adhân y el Iqâma no es rechazada”. [Transmitido por Nasâ'i. Ibn Juzaima lo graduó auténtico Sahih]

159. Yâbir رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien dice al oír el Adhân: ¡Oh Allah! ¡Señor de esta llamada perfecta [[209]] y de la oración  que va a ser establecida! Concédele a Muhammad el derecho a la intercesión y la superioridad, [[210]] y dale (en el Día de Juicio) el mejor lugar y el grado más elevado en el Paraíso que le has prometido, le es permitida mi intercesión en su favor, en el día del Juicio”. [Transmitido por los Cuatro Al-Arba'a].


 Capítulo 3  LAS CONDICIONES PARA LA VALIDEZ DE LA ORACIÓN SALAT

160. Narró 'Ali Ibn Talqi [[211]]رضي الله عنه: Dijo el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم : “Si alguno de vosotros expele una ventosidad durante la oración, deberá abandonar la oración, realizar la ablución y repetir la oración”. [[212]] [Transmitido por los Cinco Al-Jamsa e Ibn Hibbân lo graduó Sahih (legítimo)]

161. Narró 'Aisha رضي الله عنها: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “El Salât de una mujer que ha alcanzado la pubertad no se acepta a menos que vista un Jimâr [[213]]”. [Transmitido por Al-Jamsa excepto Nasâ'i. Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo)]. 

162. De Yâbir رضي الله عنه: Que el Profeta صلى الله عليه وسلم le dijo: “Si la vestimenta es amplia, envuélvela de tal manera que cubra el cuerpo, durante el Salât”. La versión de Muslim dice: “Deberá cruzar los dos extremos de la vestimenta, y si es estrecha, deberá envolverlo de tal manera que cubra su cintura (ed.usarlo como Izar). [Registrado por Bujari y Muslim]

Abû Huraira رضي الله عنه narró del Profeta صلى الله عليه وسلم: “Ninguno de vosotros  puede ofrecer la oración Salât con una sola vestimenta, sin que ésta cubra sus hombros. [Registrado por Bujari y Muslim]

163. Umm Salama رضي الله عنها le preguntó al Profeta صلى الله عليه وسلم: ¿”Puede orar una mujer con un vestido largo y un velo sin llevar debajo un Izar”? Contestó, “Si, si el vestido largo es amplio y tapa sus pies”. [[214]] [Transmitido por Abû Dâ'ud y los sabios lo graduaron Mauqûf]

164. Narró 'Amir Ibn Rabi'a رضي الله عنه: Estábamos con el Profeta صلى الله عليه وسلم durante una noche oscura y estuvimos inciertos sobre la Qiblah (la dirección hacia Makka) entonces oramos como suponíamos. Cuando al amanecer, descubrimos que  habíamos orado hacia una dirección incorrecta que la Qiblah. Descendió esta Aiat: “… Dondequiera que vosotros volváis vuestros rostros, estará el Rostro de Allâh…” [[215]] [Transmitido por Tirmidhi quien lo graduó débil Da'if]

165. Narró Abû Huraira رضي الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Lo que abarca entre el este y el oeste es Qiblah”. [[216]] [Transmitido por Tirmidhi, y Bujâri lo graduó Qawí (legítimo)]

166. Narró 'Amir Ibn Rabi'a [[217]]رضي الله عنه: Vi al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم orando montado hacía donde se dirigía su montura. [Registrado por Bujari y Muslim]. Añadió Bujâri: “Moviendo su cabeza, pero no lo hizo (orar mientras estaba montado)  con las oraciones obligatorias.”  

                Anas narró en otra versión del Hadiz transmitido por Abu Dâ'ud: Cuando (صلى الله عليه وسلم) viajaba  y pensó en orar una oración voluntaria, dirigió [[218]] su camello hacia la Qiblah, diciendo: “Allâhu Akbar” luego siguió orando en la dirección que podía. [Su cadena de narradores es Hasan]

167. Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “La Tierra entera es una mezquita excepto el cementerio o el retrete”. [Transmitido por Tirmidhi pero el Hadiz tiene un defecto 'Illa]

168. Ibn 'Omar رضي الله عنهما dijo: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió [[219]] la oración en siete lugares; el basural, el lugar de degüello de animales, el cementerio, en medio del camino, en el baño, en donde los camellos se sientan a pastar y en la cima (del techo) de la Ka'ba. [Transmitido por Tirmidhi quien lo graduó débil Da'if].

169. Abû Marzad Al-Ganawi narró [[220]]رضي الله عنه: Escuche al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir: “no oréis en dirección de las tumbas [[221]] y no os sentéis sobre ellas. [[222]]” [Transmitido por Muslim] 

170. Abû Sa'îd رضي الله عنه narró: el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros viene a la mezquita que se fije (en su vestimenta) y si ve impureza o suciedad en sus sandalias (o zapatos) deberá limpiarlos y luego entonces podrá orar con ellos”. [Transmitido por Abû Dâ'ud. Ibn Juzaima lo graduó Sahih]

171. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si uno de vosotros ensucia sus calcetines de cuero, su purificación será con tierra [[223]]”. [Transmitido por Abû Dâ'ud. Ibn Hibbân lo graduó Sahih (legítimo)]. 

172. Mu'âwia Ibn Al-Hakam [[224]]رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Durante la oración no está permitido hablar, (la oración) sólo consiste en glorificar Allâh, declarar Su Grandeza y recitar el Qur'ân”. [Transmitido por Muslim] 

173. Narró Zaid Ibn Arqam [[225]]رضي الله عنه: Durante la vida del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم hablábamos mientras hacíamos la oración y cada uno hablaba con su compañero sobre sus asuntos, hasta que (esta Aiat) fue revelada: [Cumplid con las oraciones prescritas y con la oración del medio, y presentaos ante Allah con total entrega] [[226]] entonces ordenaron que observáramos el silencio (en la oración) y fue prohibido hablar durante ella. [Registrado por Bujari y Muslim. Esta versión es de Muslim]

174. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Glorificado sea Allâh (ed. Subhana Allah) es para los hombres y aplaudir con las manos (para llamar la atención sobre alguna situación durante la oración) es para las mujeres”. [[227]] [Registrado por Bujari y Muslim. Muslim añadió: “durante la oración Salât”] [[228]

175. Narró Mutarrif Ibn ‘Abdullâh Ibn Shijjir [[229]]رضي الله عنهما de su padre [[230]], quién dijo: “Vi al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم mientras estaba realizando la oración, y oí un sonido que salía de su pecho, como las burbujas de una olla, de tanto llorar. [[231]]” [Transmitido por los Cinco Al-Jamsa excepto Ibn Mayah; Ibn Hibbân lo graduó Sahih] 

176. Narró 'Ali رضي الله عنه: “Tenía permiso del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم para verlo en su casa dos veces, y cuando entraba a su casa mientras estaba orando carraspeaba su garganta [[232]] como una señal para mí”. [Transmitido por Nasâ'i e Ibn Mâya] 

177. Ibn 'Omar رضي الله عنهما dijo: Le pregunté a Bilâl رضي الله عنه: “¿Observasteis cómo el Profeta صلى الله عليه وسلم contestaba el saludo a sus (Compañeros) mientras se encontraba en oración?” Dijo (Bilâl): “Hacía de esta manera,” y (Bilâl) lo demostró extendiendo su palma [[233]]. [Transmitido por Abû Dâ'ud y Tirmidhi. Y éste último lo graduó Sahih]

178. Abû Qatâda رضي الله عنه dijo: Solía el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم cuando hacía la oración cargar a Umâma, la hija de Zainab, [[234]] y mientras se postraba [[235]] la dejaba y cuando se ponía de pie, la alzaba. [Registrado por Bujari y Muslim]. Muslim dice: “Mientras صلى الله عليه وسلم era el Imam de la gente en la oración…” 

179. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Dad muerte a los dos peligros negros durante la oración [[236]], la serpiente y el escorpión”. [Transmitido por los Cuatro Al-Arba'a, e Ibn Hibbân lo graduó Sahih]


 Capítulo 4  LA SUTRA[237] EN LA ORACIÓN

180. Abû Yuhaim Ibn Al-Hâriz [[238]]رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلمdijo: “Si la persona que pasa por delante de otra durante la oración supiera la magnitud de su pecado, se habría detenido cuarenta [[239]] en vez de pasar delante de él. [[240]] [Registrado por Bujari y Muslim. Esta versión es la de Bujâri]. Se menciona en el libro de Al-Bazzâr a través de otra cadena añadiendo: “cuarenta años.” 

181. Narró 'Aisha رضي الله عنها: Fue preguntado el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم en la expedición de Tabûk por la Sutra de la persona que está en oración; Dijo: “Debe ser (alta) como la parte de atrás de una silla de montar”. [[241]] [Transmitido por Muslim]

182. Narró Sabra Ibn Ma'bad Al-Yuhani [[242]]رضي الله عنهque el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si estáis por realizar la oración deberéis poner de Sutra delante de vosotros, aunque sea una flecha”. [Transmitido por Al-Hâkim]

183. Abû Dhar Al-Ghafâri narró رضي الله عنهque el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلمdijo: “Corta la oración [[243]] del orante, en caso de que no haya ante él, (un objeto) como la parte de atrás de una silla de montar, (el paso de) un asno, una mujer o un perro negro”. Y concluye: “El perro negro es un demonio”. [[244]] [Transmitido por Muslim]

Muslim ha transmitido de Abû Huraira (رضي الله عنه) el mismo Hadiz sin la mención del perro. En otra versión Abû Dâ'ud y Nasâ'i relataron de Ibn 'Abbâs (رضي الله عنهما) el mismo Hadiz sin el final, y especificando la prohibición de que una mujer durante su periodo menstrual pase delante de una persona que está orando. 

184. Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguno de vosotros ora hacia (la quibla) poniendo un objeto que lo separa de las personas y alguien intenta pasar (entre él y el objeto), rechazadlo y si insiste en pasar debéis (impedírselo) luchar [[245]] porque él es un demonio”. [Registrado por Bujari y Muslim]. En otra versión dice: “porque con él está Sheitan.” 

185. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros esté orando, deberá poner algo delante suyo, y si no encuentra, deberá afirmar un cayado; y si tampoco consigue, que dibuje una línea, pues quien pase luego delante de ella (de la línea) no lo perjudicará”. [Transmitido por Ahmad e Ibn Mâyah. Ibn Hibbân lo graduó Sahih]

186. Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه narró: Dijo el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم: “Nada interrumpe la oración [[246]], pero apartad tanto como podáis (las cosas que cortan la oración)”. [Transmitido por Abû Dâ'ud y hay debilidad en su cadena de transmisión]


 Capítulo 5  LA CONCENTRACIÓN  (JUSHÛ') [[247]] EN LA ORACIÓN

187. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió poner las manos en la cintura mientras se está orando [[248]]. [Registrado por Bujari y Muslim]. La versión con estas palabras pertenece a Muslim. 

En la versión de Bujâri narrada por 'Aisha رضي الله عنها dice: “Porque ésta es una práctica de los judíos en sus oraciones.” 

188. Anas رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando la cena esté servida, comenzad con ella antes de realizar la oración del Magrib”. [[249]] [Registrado por Bujari y Muslim]

189. Abû Dhar رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros esté en oración no os paséis las manos por la frente para quitar la tierra [[250]] pues la misericordia está en ella”. [Transmitido por los Cinco Al-Jamsa con una cadena de transmisión Sahih]. Ahmad agregó al Hadiz anterior: (para quitar la tierra) una sóla vez o dejarla”. De acuerdo a un Hadiz Sahih narrado con la autoridad de Mu'áiqib [[251]] sin mencionar el por qué. 

190. Narró 'Aisha رضي الله عنها: Le pregunté al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم acerca de volverse para mirar durante el Salat. Y dijo: “Eso es un hurto que Sheitan sustrae de la oración del siervo”. [Transmitido por Bujâri]

En Tirmidhi: narrado por Anas (رضي الله عنه): Dijo صلى الله عليه وسلم

 “Evita volver la mirada en el Salat, porque es una destrucción. Y si debes hacerlo necesariamente, hazlo [[252]] en las oraciones voluntarias”. [[253]

191. Anas رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros está realizando el Salât (la oración), está teniendo una conversación íntima con su Señor por ello no debe escupir delante suyo [[254]], ni a la derecha, pero si a su lado izquierdo, o debajo de su pie”. [Registrado por Bujari y Muslim]. Una versión dice: “o bajo su pie.” 

192. Narró Anas رضي الله عنه: 'Aisha رضي الله عنها tenía un Qirâm [[255]] y con ella había cortinado un lado de su casa. El Profeta صلى الله عليه وسلم le dijo: “Llévate [[256]] este Qirâm, porque sus dibujos me distraen durante mi oración”. [Transmitido por Bujâri]

Bujâri y Muslim también han relatado un Hadiz narrado por 'Aisha رضي الله عنها en el que se menciona la historia de Abû Yahm [[257]] Ambiyânia [[258]] en la que añade: “porque eso [[259]] me ha distraído [[260]] en mi oración.”  

193. Narró Yâbir Ibn Samura رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Las personas que levantan sus ojos al cielo mientras están en el Salât (en oración) deben detenerla (la mirada hacia el cielo) o no volverá [[261]] a ellos”. [Transmitido por Muslim] 

Narró 'Aisha رضي الله عنها en otra versión registrada por Muslim: Escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir: “Ningún Salât (oración) puede ser (debidamente realizado) cuando la comida se encuentra servida (ante el orante) ni cuando está resistiendo el impulso para evacuar sus necesidades [[262]].” 

194. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “El bostezo es de Sheitán [[263]], por ello cuando uno de vosotros le sobrevenga un bostezo deberá reprimirlo tanto cuanto pueda”. [Transmitido por Muslim y Tirmidhi. Este último agregó: “durante el Salât (durante la oración) [[264]]]. 


 Capítulo 6  LAS MEZQUITAS

195. Narró 'Aisha رضي الله عنها que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم pidió que se construyan las mezquitas en los barrios, y que sean limpiadas y perfumadas. [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ'ud y Tirmidhi. Este último lo ha aceptado como Mursal]

196. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Allâh ha maldecido a los Judíos porque han convertido las tumbas de sus Profetas en lugares de adoración”. [Registrado por Bujari y Muslim]. Muslim añadió: “y la los Cristianos.” 

Narró 'Aisha رضي الله عنها relatado por Bujâri y Muslim que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Solían (Judíos y Cristianos) cuando una persona pía de entre ellos moría, construir un lugar de culto sobre su tumba”. En el mismo Hadiz dice: “Estas son la peor de las creaturas”. [[265]

197. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم envió una expedición de jinetes, y al regresar trajeron un hombre, al que ataron [[266]] a uno de los pilares de la mezquita [[267]]. [Registrado por Bujari y Muslim]

198. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que 'Omar رضي الله عنه  pasó junto a Hassân [[268]] que se encontraba recitando poesía dentro de la mezquita, lo miró severamente, entonces (Hassân) le dijo: “Yo recitaba poesía dentro de la mezquita [[269]] en presencia de quien era mejor que tú (es decir el Profeta صلى الله عليه وسلم)”. [Registrado por Bujari y Muslim]

199. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien escuche a un hombre que reclama en la mezquita, sobre algo que ha perdido, deberá decirle: ¡Que Allâh no te lo restaure!, porque las mezquitas no fueron construidas con ese propósito”. [Transmitido por Muslim]

200. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si ven a alguien negociando dentro de la mezquita, decidle: ¡Que Allâh no haga fructuoso tu comercio!” [[270]] [Transmitido por Nasâ'i y Tirmidhi y este último lo graduó Hasan]. [[271]

201. Narró Hakim Ibn Hizâm [[272]]رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No deben aplicarse los castigos prescritos ni las compensaciones dentro de la mezquita”. [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ'ud a través de una cadena débil de narradores]

202. Narró 'Aisha رضي الله عنها: En el día de Al-Jandaq (la batalla del Foso), Sa’d [[273]] fue herido y el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم hizo una tienda para él en la mezquita para visitarlo asiduamente. [[274]] [Registrado por Bujari y Muslim]

203. Narró 'Aisha رضي الله عنها: Vi al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم pararse delante de mí para que pueda observar a los abisinios (etíopes) [[275]] realizar sus demostraciones atléticas dentro de la mezquita. [[276]] [Registrado por Bujari y Muslim]

204. Narró 'Aisha رضي الله عنها: Una esclava negra tenía una tienda de pelo en la mezquita, solía a veces venir a mí y hablar conmigo [[277]]. [Registrado por Bujari y Muslim]

205. Anas رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Escupir dentro de la mezquita es un pecado y su expiación es limpiarlo”. [Registrado por Bujari y Muslim] 

206. Narró Anas رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No ha de venir la Hora (del Día del juicio final) hasta que las personas presuman con (la construcción y decoración de) las mezquitas. [[278]]” [Transmitido por los Cinco Al-Jamsa excepto Tirmidhi; Ibn Hibbân lo graduó Sahih (legítimo)

207. Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No fui ordenado embellecer [[279]] las mezquitas”. [Transmitido por Abû Dâ'ud; Ibn Hibbân lo graduó Sahih (legítimo)]. 

208. Anas رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Me fue mostrada la recompensa de mi Ummah (los seguidores de Muhammad), incluso hasta del polvo que saca la persona de la mezquita”. [Transmitido por Abû Dâ'ud y Tirmidhi. Este último lo graduó Garib (غريب); Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo)

209. Abû Qatâda رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando entráis en las mezquitas, debéis orar dos Rak'a antes de sentaros [[280]]”. [Registrado por Bujari y Muslim] 


 Capítulo 7  LA DESCRIPCIÓN DE LA ORACIÓN (SALAT)

210. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando te levantes para orar, perfecciona la ablución, luego oriéntate hacia la Qiblah y di: Allâhu Akbar (Allâh es el más Grande). Luego recita una parte del Qur'ân [[281]]; luego inclínate y permanece en esa posición por un momento, luego levántate hasta quedar erguido; entonces póstrate y permanece en esa posición por un momento, luego levanta tu cabeza y siéntate perfectamente [[282]], entonces póstrate y permanece en esa posición por un momento; haz esto en todas tus oraciones”. [Transmitido por los Siete As-Sab'a. Esta es la versión de Bujâri].  

La versión de Ibn Mâyah dice: “hasta que quedes erguido completamente”. La versión de Ibn Hibbân y Ahmad narrada por Rifâ'a Ibn Râfi' Ibn Mâlik [[283]] es igual que la anterior. En el retado de Ahmad dice: “levanta el torso hasta que los huesos vuelvan (a su lugar) 

En la versión de Nasâ'i y Abû Dâ'ud narrada por Rifâ'a Ibn Râfi' dice: “El Salât (la oración) no estará completo hasta que realicéis la ablución propiamente como Allâh la ordenó, y luego engrandeced a Allah el altísimo (Allâhu Akbar) y alabadlo (Alhamdulillah). También se menciona en el mismo Hadîz: “Si sabéis cualquier parte del Qur'ân, recitadla si no decid: Alhamdulillah, Allâhu Akbar y la ilâha illa-Allâh”. En el relato de Abû Dâ'ud dice: “Y recita Umm-ul-Qur'ân [[284]] y lo que Allâh quiera”. Ibn Hibbân registró también: “Y (recitad) cualquier parte que desees.” 

211. Abû Humaid As-Sâ'idi [[285]]رضي الله عنه narró: “Vi al Mensajero de Allâh [[286]]صلى الله عليه وسلم cuando pronunció el Takbir (Allahu Akbar), puso sus manos a la altura de sus hombros; [[287]] y cuando se inclinó, descansó sus manos sobre sus rodillas, entonces irguió su espalda. Después levantó su cabeza, quedando de pie, derecho hasta los huesos de su columna. Luego se postró, y posó sus brazos, sin extenderlos ni arrastrarlos, y con la punta de los dedos del pie de frente a la Qiblah; luego se sentó, al final de las dos Rak'a, posando su pie derecho sobre el izquierdo; y en la última Rak’a se sentó reposando el pie izquierdo, y levantando el derecho sentándose sobre su nalga”. [Transmitido por Bujâri] 

212. Narró 'Ali Ibn Abi Talib رضي الله عنه: Cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم realizaba la oración decía: [[288]] “He orientado mi rostro sinceramente hacia Aquel que ha creado los cielos y la tierra, soy monoteísta y no de los asociadores. Mi oración, mi devoción, mi vida y mi muerte le pertenece a Allah, Señor del universo, sin asociados, eso me ha sido ordenado y soy de los musulmanes. ¡Oh Allah! Tú eres el Soberano, no existe dios salvo Tú. Tú eres mi Señor y yo soy tu siervo [[289]]. He sido injusto con mi alma y reconozco mis pecados, perdona todos mis pecados, y mis faltas porque nadie perdona los pecados sino Tú, Guíame hacia los mejores modales, no guía a ellos sino Tú. Aleja de mí las malas obras, no aleja de ellas sino Tú, aquí estoy (en respuesta a tu llamado), feliz (de adorarte) y todo el bien está en tus manos. El mal no surge de Ti. Yo existo por tu voluntad divina y a Ti retornaré, Bendito y exaltado Seas, te pido perdón y a Ti vuelvo arrepentido.” [Transmitido por Muslim]. En otra versión de Muslim dice: “lo decía en la oración nocturna…” 

213. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم permanecía en silencio por un momento entre el Takbir de la oración y la recitación del Qur'ân. Entonces, le pregunté (sobre esto) y me contestó: “Digo: ¡Oh Allâh! Aléjame de mis pecados (de las faltas) como Tú has alejado el Este del Oeste. ¡Oh Allah purifícame de mis pecados como un vestido blanco se purifica de la suciedad. ¡Oh Allah! Purifícame de mis pecados con agua, nieve y granizo”. [Registrado por Bujari y Muslim]

214. Narró 'Omar رضي الله عنه  que el Profeta صلى الله عليه وسلم solía decir: “Glorificado Seas Mi Señor, alabado y bendito sea Tu nombre, exaltada sea Tu Majestad. No hay divinidad excepto Tú” [Transmitido por Muslim con una cadena de narradores Munqati'. La versión de Ad-Dâraqutni, es Mausûl y también Mauqûf]

Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم solía decir después del Takbir (para iniciar la oración): “Me refugio en Allâh, el Oyente y Sapientísimo del Sheitán maldito, de su locura, sus sugerencias hacia el mal (Hamz), de su resoplar (Nafj), y de su brujería (Nafth).” 

215. Narró 'Aisha رضي الله عنها que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم comenzaba la oración con el Takbir (Allâhu Akbar - Allâh es el más Grande) y con la recitación de (Alhamdulillahi Rabbil - ' âlamin) (La alabanza es para Allâh, el Señor del universo...) “. [[290]] Y cuando se inclinaba, su cabeza quedaba en una posición ni  hacia arriba, ni hacia abajo, sino en el justo medio, y  cuando levantaba su cabeza del Ruqu’, no se postraba hasta erguirse completamente; y cuando levantaba la cabeza después de la postración (Suyud), no se postraba nuevamente hasta haberse sentado. Y cada dos Rak'as pronunciaba la salutación (Tahíyyah), y se sentaba sobre su pie izquierdo, y el pie derecho verticalmente, y prohibió sentarse como Sheitán [[291]] y prohibió que la gente que extendieran los brazos como las bestias. Y terminaba la oración con el Taslim (As-Salâmu ' alaikum) [Transmitido por Muslim] 

216. Ibn 'Omar رضي الله عنهما narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم  levantaba sus manos a la altura de los hombros [[292]] cuando comenzaba el Salat (diciendo Allâhu Akbar), cuando pronunciaba el Takbir para inclinarse y cuando levantaba la cabeza después del Rukû'. [Registrado por Bujari y Muslim]

Un Hadiz transmitido por Abû Dâ'ud narrado por Abû Humaid رضي الله عنه dijo:  (El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم) levantaba sus manos y las ponía paralelas a sus hombros, y pronunciaba el Takbir. 

En la versión de Muslim, narrada por Mâlik Ibn Huwairiz رضي الله عنه es igual al Hadiz narrado por Ibn 'Omar (رضي الله عنهما). Sin embargo (Mâlik Ibn Huwairiz) mencionó: “(El Profeta صلى الله عليه وسلم) levantó sus manos a la altura de sus orejas.” 

217. Narró Wâ'il Ibn Huyri [[293]]رضي الله عنه: Oré con el Profeta صلى الله عليه وسلم y ubicó su mano derecha sobre su izquierda (y las apoyó) sobre el pecho. [[294]] [Transmitido por Ibn Juzaima]

218. Narró 'Ubâda Ibn As-Sâmit [[295]]رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No es válida la oración para quien no recita Umm-ul-Qur'ân [[296]]”. [Registrado por Bujari y Muslim]

En la versión de Ibn Hibbân y Ad-Dâraqutni se menciona: “No es aceptable la oración de quien no recita Sûrat Al-Fátiha.” 

En otra versión de Ahmad, Abû Dâ'ud, Tirmidhi, e Ibn Hibbân dice: “¿Acaso recitáis detrás del Imâm?” Contestamos: “Sí”. El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “No lo hagáis excepto con Sûrat Al-Fátiha, (es decir: Recitadla detrás del Imám) por que no se acepta el Salât de quien no la recita.” 

219. Anas رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم, Abû Bakr y 'Omar comenzaban la oración recitando Alhamdu lillâhi Rabbil 'âlamin”. [Registrado por Bujari y Muslim].  

Muslim agregó: “Ellos no recitaban Bismillâhir-Rahmânir-Rahim, ni al principio de la recitación ni al final [[297]] de ella.” 

En otra versión de Ahmad, Nasâ'i e Ibn Juzaima: “Ellos nunca acostumbraron recitar Bismillahir-Rahmânir-Rahim en voz alta.” 

En otra versión de Ibn Juzaima: “Ellos recitaban Bismillahir-Rahmânir-Rahim silenciosamente”. [[298]]  

220. Nu'eim Al-Muymir [[299]] (رضي الله عنه) narró: “Oré detrás de Abû Huraira رضي الله عنه y recitó Bismillahir-Rahmânir-Rahim, enseguida recitó Umm-ul-Qur'ân (Al-Fátiha) y cuando alcanzó wa lad-dâllin (...ni el de los extraviados.), dijo Amín [[300]]; luego dijo Allâhu Akbar, todas las veces que se prosternaba y al ponerse de pie después de sentarse. Y cuando pronunció el Taslim (As-Salâmu 'Alaikum wa Rahmatullah), dijo: “Juro por el Único en Cuyas manos está mi alma (Allâh), que mi Salât es igual al del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم “. [Transmitido por Nasâ'i e Ibn Juzaima]

221. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando recitáis Sûrat Al-Fátiha, recitad Bismillahir - Rahmâni - Rahim, porque es una Aleya”. [Transmitido por Ad-Dâraqutni quién lo graduó Mauqûf]

222. Narró Abû Huraira رضي الله عنه: Solía el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم cuando finalizaba la recitación de Sûrat Al-Fátiha, levantar su voz y decir Amín [[301]]. [Transmitido por Ad-Dâraqutni quien lo graduó Hasan (aceptable) y Al-Hâkim que lo graduó Sahih (auténtico)]. Las versiones de Abû Dâ'ud y Tirmidhi narradas por Wâ'il Ibn Huyr (رضي الله عنه) son iguales al anterior. 

223. Narró 'Abdullâh Ibn Abi Aufa [[302]]رضي الله عنهما: Un hombre vino al Profeta صلى الله عليه وسلم y le dijo: “No puedo memorizar nada del Qur'ân, así que enséñame algo que sea suficiente para mí”. Dijo: “Di: Subhân Allâh (Glorificado sea Allâh)  wal hamdu lillâh (y la alabanza es para Allâh), wa La ilâha illa- Allah (y no hay Dios salvo Allâh),  wa Allâhu akbar (y Allâh es el más Grande), wa la haula wa la quwwata illâ billâh (y no hay poder ni fuerza salvo en Allâh) [[303]]” [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ'ud y Nasâ'i; Ibn Hibbân, Ad-Dâraqutni y Al-Hâkim lo graduaron Sahih (legítimo)]. 

224. Abû Qatâda رضي الله عنه narró: Solía el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم realizar la oración con nosotros y recitaba en las primeras dos Rak'as del Duhr y el 'Asr, Surat Al-Fátiha y otras dos Sûras. A veces escuchábamos las Aiats. [[304]] Prolongaba las primeras Rak'as, y recitaba en las últimas dos Rak'as Surat Al-Fátiha (solamente). [[305]] [Registrado por Bujari y Muslim]

225. Abû Sa'îd Al Judri رضي الله عنه narró: Calculábamos el tiempo que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم estaba en posición de pie durante el Duhr y el 'Asr, estimamos que estaba de pie en las primeras dos Rak'as de la oración del Duhr tanto como para recitar Alif-Lâm-Mîm, Tanzil  Sura as-Saydah[[306]] y en las últimas dos Rak'as, la mitad de ese tiempo. Y en las primeras dos Rak'as del 'Asr, estaba de pie tanto tiempo como las últimas dos del Duhr. Y las últimas dos Rak'as del 'Asr eran la mitad del tiempo de las primeras dos”. [Transmitido por Muslim]

226. Narró Sulaimân Ibn Iasâr [[307]]: Solía Fulano prolongar las primeras dos Rak'as de la oración del Duhr y acortaba la oración del 'Asr, y recitaba Sûras cortas del Mufassal [[308]] en la oración del Magrib, y Sûras medianas en la oración del 'Ishâ', y alargaba la oración del Fayr. Entonces Abû Huraira رضي الله عنه dijo: “Nunca oré detrás de alguien cuya oración se pareciera más a la del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم que esta persona”. [Transmitido por Nasâ'i con una cadena de narradores auténtica]

227. Yûbair Ibn Mut'im رضي الله عنه narró: Escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم recitar At-Tûr (Sura 52: La Montaña) [[309]] durante la oración del Magrib. [Registrado por Bujari y Muslim] 

228. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم recitaba durante la oración del Fayr del día viernes Alif-Lâm-Mîm, Tanzil… (Sûra 32 La prosternación) y Hal ata 'alal-Insani… (Sura 76: El Hombre) [[310]] [Registrado por Bujari y Muslim]. La versión de At-Tabarâni narrada por Ibn Mas'ûd añade”… (el Profeta صلى الله عليه وسلم) lo hacía permanentemente”. [[311]

229. Narro Hudhaifa رضي الله عنه: Oré con el Profeta صلى الله عليه وسلم y (noté que) no  recitaba un Aiat (que hablara) de la misericordia, sin que se detuviera e hiciera una súplica, y no recitaba un Aiat (que hablaba) del castigo, sin que se detuviera y se refugiara en Allâh de él”. [Transmitido por los Cinco Al-Jamsa; el Imâm Tirmidhi lo graduó Hasan] 

230. Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Me ha sido prohibido que recite el Qur'ân [[312]] mientras estoy en el Ruqu’ (Inclinación) o prosternado (Suyud); así que mientras estéis en Ruqu’ glorificad al Señor, y mientras estéis prosternado suplicad, porque puede que sus súplicas sean contestadas”. [Transmitido por Muslim]

231. Narró 'Aisha رضي الله عنها que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم solía decir mientras se inclinaba y prosternaba Subhânaka  Allâhumma wa bihamdika, Allâhumma igfir li (Glorificado Seas, Oh Señor, Tuya es la alabanza, Oh Allâh, perdóname)”. [Registrado por Bujari y Muslim] 

232. Abû Huraira رضي الله عنه narró: Solía el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir el Takbîr [[313]] al levantarse a orar, y al ponerse de pie y cuando se inclinaba, luego decía: Sami'Allâhu liman hamidah (Allâh escucha a quién lo alaba) mientras se levantaba del ruku’ entonces decía Rabbana wa lakal-hamd (nuestro Señor, Tuya es la alabanza) cuando estaba completamente erguido, luego decía el Takbîr al inclinarse para la prosternación, y al levantarse, y al prosternarse nuevamente, y cuando se levantaba. Hacia esto durante toda la oración y volvía a pronunciar el Takbîr al ponerse de pie luego de la sentada de la segunda Rak'a”. [Registrado por Bujari y Muslim]

233. Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلمmientras levantaba su cabeza después del Ruku’ decía: “Allâhumma Rabbana lakal-hamdu mil'as-samawâti wal-ardi,  wa mil'a ma shi'ta min shei'in ba'du, ahlaz-zana'i wal-maydi ahaqqu ma qâla-al'abdu, -wa kullunâ laka 'abdun-  Allâhumma la mâni'a limâ a'taita, wa lâ mu'tiia limâ man'ata, wa lâ ianfa'u dhal-yaddi minkal-yaddu (Oh Allâh, nuestro Señor, Tuya es la alabanza. Tuya es la alabanza tanto como lo que llena los cielos y la tierra, y lo que existe entre ambos. Las alabanzas te pertenecen y todo lo que quieres desborda de alabanza. Digno de la alabanza y majestad. La máxima verdad dicha por un siervo, y todo es siervo tuyo, ¡Oh Allah nadie puede detener lo que Tú concedes, y nadie puede dar lo que Tú has negado. De nada sirve la majestad de las personas, porque tuya es la majestad [[314]]”. [[315]] [Transmitido por Muslim]

234. Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Me ha sido ordenado prosternarme sobre siete huesos: la frente - y apuntó a su nariz [[316]], las manos (las palmas), las rodillas y los dedos de los pies”. [Registrado por Bujari y Muslim]

235. Ibn Buhaina [[317]]رضي الله عنه narró: Solía el Profeta صلى الله عليه وسلم cuando oraba prosternarse, extendiendo sus brazos hasta que la blancura de sus axilas podía visualizarse. [Registrado por Bujari y Muslim]  

236. Al-Barâ Ibn 'Azib [[318]]رضي الله عنهما narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando os prosternéis, poned las palmas de las manos apoyadas en la tierra y levantad los codos”. [Transmitido por Muslim] 

237. Wâ'il Ibn Huyr رضي الله عنه narró: Cuando el Profeta صلى الله عليه وسلم se inclinaba (en el Ruku’), extendía sus dedos para afuera y cuando se prosternaba juntaba sus dedos. [Transmitido por Al-Hâkim]

238. Narró 'Aisha رضي الله عنها: Vi al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم orando  sentado sobre sus piernas (ed. Sentado con las piernas plegadas)[[319]]. [Transmitido por Nasâ'i; Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo)

239. Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم decía entre las dos postraciones: “Allâhumma ighfir li warhamni, wahdini, wa ' âfini warzuqni (¡Oh Allâh! Perdóname, ten misericordia de mí, guíame, sáname, y susténtame). [Transmitido por los Cuatro Al-Arba'a excepto Nasâ'i; Ésta es la versión de Abû Dâ'ud. Al-Hâkim lo graduó Sahih (legítimo)]. 

240. Narró Mâlik Ibn Al-Huwairiz رضي الله عنه haber visto al Profeta صلى الله عليه وسلم orando, y cuando había orado un número impar de Rak'a, no se ponía de pie hasta que se había sentado propiamente. [[320]] [Transmitido por Bujâri] 

241. Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلمrecitó el Qunût (una súplica durante la oración) después del Ruku’, un mes seguido, invocando la maldición sobre algunas tribus árabes [[321]] luego dejó de hacerlo. [Registrado por Bujari y Muslim] 

En la versión de Ahmad y Ad-Dâraqutni, agregó que recitaba el Qunût (la súplica en la oración) durante la oración de Fayr hasta que murió. 

242. Narró Anas رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم nunca suplicaba [[322]] después del Ruku’ a menos que invocara bendición para algunas personas, o una maldición sobre algunas otras. [Ibn Juzaima lo graduó Sahih (legítimo)

243. Sa’d [[323]] ibnTâriq [[324]] Al-Ashya'i رضي الله عنه narró: Le dije a mi padre, “¡Padre! Has orado detrás del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم, Abu Bakr, 'Omar, Ozmân, y 'Ali. ¿Suplicaron durante la oración del Fayr estando de pie?” Respondió: “¡Hijo mío, eso es una innovación”. [Transmitido por los Cinco Al-Jamsa, excepto Abu Dâ'ud]

244. Narró Al-Hasan Ibn 'Ali [[325]]رضي الله عنهما: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم me enseñó algunas palabras para decir una súplica durante el Qunut de la oración del Witr estando de pie: “¡Allâh! Guíame entre aquellos que Tú has guiado, absuélveme junto con los que Has perdonado,  bendice aquello que me has concedido, protégeme del mal que has decretado, porque Tú decretas y nadie decreta para Ti, por cierto nunca será humillado a quien le muestres fidelidad. Bendecido y Exaltado Seas, nuestro Señor”. [Transmitido por los Cinco Al-Jamsa] At-Tabarâni y Al-Baihaqi agregaron: “No tendrá honor quien sea tu enemigo”. En una versión transmitida por Nasâ'i, dice al final con otra cadena de narración: “Allâh bendice al Profeta”. [[326]

Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما narró: Solía el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  enseñarnos una súplica (Dua’) para decir el Qunut durante la oración de la mañana. [Transmitido por Al-Baihaqi. Su cadena de narradores es débil]

245. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros se prosterna, no debe arrodillarse de la manera que lo hace el camello, debe apoyar sus manos antes que sus rodillas”. [Transmitido por los Tres Az-zalâza] 

Este Hadîz tiene un grado de legitimidad mayor que el Hadîz que narró Wâ'il Ibn Huyr رضي الله عنه: Vi al Profeta صلى الله عليه وسلم apoyando sus rodillas antes que sus manos al postrarse. [Transmitido por los Cuatro Al-Arba'a]. Y el primer Hadîz, tiene diferente cadena de transmisión que el Hadiz de Ibn 'Omar رضي الله عنهما dándole más mérito. Ibn Juzaima lo graduó auténtico mientras que Bujâri lo mencionó como Mu'allaq Mauqûf 

246. Ibn 'Omâr رضي الله عنهما narró: Cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم se sentaba al hacer el Tashahhud, apoyaba su mano izquierda sobre su rodilla izquierda, y su mano derecha sobre su rodilla derecha, (extendiendo la palma izquierda) y cerrando el puño (de la mano derecha) dejando extendido el dedo índice solamente. [Transmitido por Muslim]

Otra versión de Muslim dice: “y cerró el puño (de la mano derecha) dejando extendido el dedo índice.”  

247. Narró 'Abdullâh Ibn Mas'ûd رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم nos miró y dijo: “Cuando alguno de vosotros está rezando debe decir (el Saludo At-Tahhiiah): “Las salutaciones, son para Allah, todos los actos de adoración y las buenas obras. La Paz, la Misericordia y las Bendiciones de Allah sean para ti. ¡Oh Profeta! Que la Paz sea sobre nosotros y sobre Tus siervos virtuosos. Atestiguo que no hay dios salvo Allah y atestiguo que Muhammad es Su Siervo y Mensajero; Luego puede escoger cualquier súplica [[327]] (Dua’) que le agrade y rogar”. [Registrado por Bujari y Muslim, y esta versión es de Bujari] 

En la versión de Nasâ'i dice: “decíamos antes que sea obligatorio el Tashahhud [[328]]”; y en la versión de Ahmad dice “El Profeta صلى الله عليه وسلم enseñó At-Tashahhud y ordenó enseñarlo a las personas.” 

Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما narró: Solía el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم enseñarnos el Tashahhud: “Las salutaciones, los actos de culto y las buenas obras son para Allâh...” y lo que sigue hasta el final es igual. Transmitido por Muslim. 

248.  Fadâla Ibn 'Ubaid [[329]]رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم escuchó a un hombre que suplicaba durante la oración. Y no alababa a Allâh, ni invocaba las bendiciones para el Profeta صلى الله عليه وسلم. Entonces dijo: “Tiene prisa”. Lo llamó y le dijo: “Cuando alguno de vosotros rece, que comience glorificando a su Señor; luego que invoque las bendiciones para el Profeta (صلى الله عليه وسلم); después que suplique (a Allah) lo que quiera”. [Transmitido por Ahmad y los Tres Az-Zalâza; Tirmidhi, Ibn Hibbân y Al-Hâkim lo graduaron Sahih (legítimo)

249. Narró Abû Mas'ûd Al-Ansâri [[330]]رضي الله عنه que Bashir Ibn Sa’d [[331]] dijo: ¡Oh Mensajero de Allâh! Nos ha ordenado Allah invocar las bendiciones para ti, pero ¿cómo debemos hacerlo?” El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم se quedó callado y luego dijo: “Decid: ¡Oh Señor! agracia a Muhammad y a la familia de Muhammad como has agraciado a Ibrahim y a la familia de Ibrâhim. Bendice a Muhammad y a la familia de Muhammad como has bendecido a Ibrahim y a la familia de Ibrâhim. Tú eres en todo el Universo Loable y Glorioso. Y el Taslim es como ya sabéis”. [[332]] [Transmitido por Muslim]. Ibn Juzaima agregó: “¿Cómo debemos invocar las bendiciones sobre ti, cuando lo hacemos en nuestras oraciones?” 

250. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros termina el último Tashahhud, que busque refugio en Allâh de cuatro cosas diciendo: ¡Oh Allâh me refugio en Ti del castigo del Infierno, de las tribulaciones de la tumba, [[333]] de la sedición de la vida y la muerte y del mal del Masih Ad-Dayyâl [[334]].'“ [Registrado por Bujari y Muslim]. En otra versión de Muslim dice: “Cuando terminéis el último Tashahhud. [[335]]” 

251. Abû Bakr As-Siddiq [[336]]رضي الله عنه le dijo al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم : “Enséñame una súplica para mi oración” Dijo: “Di: ¡Oh Allâh, he sido muy injusto conmigo mismo, y sólo Tú perdonas los pecados, concédeme Tú perdón y ten misericordia de mí, Tú eres el Perdonador, el Misericordioso.” [[337]] [Registrado por Bujari y Muslim]

252. Narró Wâ-il Ibn Huyr رضي الله عنه: Oré con el Profeta صلى الله عليه وسلم y decía al pronunciar el Taslim a la derecha [[338]]: Assalamualeikum wa Rahmatulllahi wa Barakátuhu “Que la Paz esté con vosotros, la misericordia de Allah y sus bendiciones”; y pronunciaba el Taslîm hacia su izquierda: Assalamualeikum wa Rahmatulllahi wa Barakátuhu “Que la Paz esté con vosotros, la misericordia de Allah y sus bendiciones”. [Transmitido por Abû Dâ'ud, con una cadena de transmisión Sahih] 

253.   Al-Muguira Ibn Shu'ba رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم decía después de cada oración prescrita: “No hay Dios salvo Allâh el Único sin asociados. A Él pertenece el reino y la alabanza, y Él es sobre toda cosa poderoso. ¡Oh Allâh! nadie puede prohibir lo que tu concedes y nadie puede otorgar lo que Tú has negado, nadie beneficia ni otorga majestuosidad, porque Tuya es la majestad y la riqueza”. [Registrado por Bujari y Muslim] 

254. Narró Sa’d Ibn Abi Waqqâs [[339]] رضي الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم solía buscar la protección de Allâh invocando este (Du'a) al final de cada Salât: “¡Oh Allâh! Me refugio en Ti de la avaricia y de los problemas de la vejez, Señor en Ti me amparo de la tentación del mundo y del tormento de la  tumba”. [Transmitido por Bujâri]

255. Narró Zaubân رضياللهعنه: Cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم terminaba su oración, pedía perdón a Allah tres veces, y decía: “¡Oh Allah! Tú eres la Paz y de Ti viene la Paz. Bendito Tú eres Poseedor de la majestad y la generosidad”. [Transmitido por Muslim] 

256. Narró Abû Huraira رضياللهعنه que el Mensajero de Allâh صلى اللهعليهوسلم dijo: “Quien glorifica Allâh (diciendo Subhân-Allâh) después de cada Salât prescrito [[340]] treinta y tres veces, alaba Allâh (diciendo Al-hamdu lillâh) treinta y tres veces, y exalta a Allâh (diciendo Allâhu Akbar) treinta y tres veces, aquellos noventa y nueve, y luego dice para completar cien: La ilâha il-laAllâhu, wahdahu lâ sharîka lahu, lahul-mulku, wa lahul-hamdu Húa' ala kulli shai'in Qadir (No hay dios salvo Allâh Único sin asociados; a Él pertenece el reino y la alabanza, y es sobre toda cosa Poderoso), sus pecados serán perdonados, aun cuando ellos sean tan abundantes como la espuma del mar”. [Transmitido por Muslim]. En otra versión se menciona: “At-Takbîr (Allâh es el más Grande) treinta y cuatro veces.” 

257. Mu'âdh Ibn Yabal رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo: “¡Oh Mu'âdh! Te daré un consejo: “Nunca dejes la recitación de esta súplica después cada Salat (obligatorio): ¡Oh Allâh! Ayúdame a que te recuerde, a que te agradezca, y que te rinda culto sincero”. [Ahmad, Abû Dâ'ud. Nasâ'i lo han transmitido a través de una cadena fuerte de narradores]  


258. Narró Abû Umâma [[341]] رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien recite Ayât Al‑Kursi[[342]] después de finalizar cada oración obligatoria, nada excepto la muerte [[343]] le impedirá ingresar al Paraíso.”[[344]] Registrado por An-Nasâ’i, e Ibn Hibbân lo consideró Sahih. At‑Tabarâni agregó en la narración: “y (Sûrat Al‑Ijlâs) قل هو الله احد.”[[345]]

259. Narró Mâlik Ibn Al‑Huwairiz رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Recen de la misma manera que me han visto rezar [[346]].” [Registrado por Al‑Bujâri].

260.    Narró ‘Imrân Ibn Husain رضى الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Orad de pie, pero si no podéis orad sentados, y si no podéis orad sentados orad recostados, de lo contrario orad con señas.”[[347]] [Registrado por Al‑Bujâri].

261.    Narró Yâbir رضى الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم le dijo a una persona enferma que realizó la oración sobre un almohadón, luego de arrojarlo (al almohadón): “Realiza la oración sobre la tierra mientras puedas. De lo contrario haz la oración gesticulando, y haz el Suyud más pronunciado que el Ruku’.” [Registrado por Al‑Baihaqi con una cadena aceptable de narradores, pero Abû Hâtim lo consideró Mauqûf].


 Capítulo 8  SUYUD AS-SAHU [[348]]  Y OTROS ASUNTOS

262.    Narró ‘Abdullâh Ibn Buhaina رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم nos dirigió en el oración del Duhr, poniéndose de pie luego de finalizar las dos primeras Rak‘at sin sentarse [[349]], la gente también se levantó con él صلى الله عليه وسلم. Cuando finalizó el Salât  y la gente esperaba que realice el Taslîm, pronunció el Takbîr mientras estaba sentado y realizó dos prosternaciones antes del Taslîm [[350]], luego finalizó la oración con el Taslîm. [Registrado por As‑Sab‘a y esta es la versión de Al‑Bujâri]. En la versión de Muslim se menciona, “Pronunció (صلى الله عليه وسلم) el Takbîr para cada prosternación mientras estaba sentado y la gente se prosternó con él a causa de su olvido”.

263.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم nos dirigió en la oración del Duhr o el ‘Asr realizando solamente dos Rak‘at, y dijo el Taslîm. Luego se levantó y fue en dirección a un tronco de madera que se encontraba adelante en la mezquita y ubicó su mano sobre el mismo. Abû Bakr y ‘Omar se encontraban entre la gente, pero sintieron vergüenza de hablarle. Luego algunas personas impacientes le preguntaron: “¿Ha sido reducido la oración?” Un hombre el cual era llamado por el Profeta صلى الله عليه وسلم Dhul Yadain[[351]] (el de largos brazos) se levantó (preguntándole): “¿Te has olvidado, Oh Mensajero de Allâh o ha sido reducida la oración?” dijo: “No he olvidado [[352]] ni ha sido reducida.” Dijo: “En efecto has olvidado.” (el Profeta صلى الله عليه وسلم ) luego rezó las dos Rak‘at que faltaban, y luego dijo el Taslîm. Luego pronunció el Takbîr y se prosternó permaneciendo prosternado como lo solía hacer o por más tiempo, luego levantó su cabeza y pronunció el Takbîr.[[353]] Luego se prosternó y pronunció nuevamente  el Takbir, se prosternó permaneciendo prosternado como lo solía hacer o por más tiempo, luego levantó su cabeza y pronunció el Takbir. [Registrado por Al-Bujâri y Muslim, esta es la versión de Al Bujâri].

En la versión de Muslim: “la oración del ‘Asr”; y en la versión de Abû Dâ’ud: “dijo: ‘¿Dhul-Yadain ha dicho la verdad?’ contestaron: ‘Si’ haciendo un gesto”; y en el Sahihain se menciona: “Dijeron فقالوا”; y en otra versión: “y no se prosternó hasta que Allâh le hizo estar seguro.”

264.    Narró ‘Imrân Ibn Husain رضى الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم los dirigió (a sus Compañeros رضى الله عنهم) en la oración y olvidó (parte de ella), luego hizo dos prosternaciones y finalmente dijo el Tashahhud y pronunció el Taslîm. [Registrado por Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi quien lo calificó Hasan, Al‑Hâkim lo consideró Sahih].

265.    Narró Abû Sa‘îd Al‑Judri رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros dude acerca de su Salât y no sepa cuanto ha rezado, si tres o cuatro (Rak‘at), debe dejar de lado su duda y basar su oración en lo que se encuentre seguro,[[354]] luego realizar dos prosternaciones antes del Taslîm. Si ha rezado cinco Rak‘at, harán de su Salât un número mayor [[355]] para él y si ha rezado cuatro, serán humillación para el demonio.” [Registrado por Muslim].

266.    Narró Ibn Más‘ûd رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم rezó y cuando dijo el Taslîm, fue preguntado: “¡Oh Mensajero de Allâh! ¿Ha ocurrido algo nuevo en el Salât?” preguntó  صلى الله عليه وسلم: “¿A qué se refieren?” dijeron: “has rezado tal cantidad de Rak‘at.” Él (Ibn Más‘ûd رضى الله عنه) dijo: “Entonces se sentó dirigiéndose hacia la Qiblah, y efectuó dos prosternaciones y luego dijo el Taslîm. Después dirigiéndose a nosotros dijo: “Si hubiese habido un cambio en el Salât, les hubiese informado pero soy un ser humano como vosotros [[356]], puedo olvidar como vosotros olvidáis; entonces si olvido hacedme recordar, y si alguno de vosotros tiene alguna duda en su Salât debe basarse en lo que esta correcto y completar su oración y luego hacer dos prosternaciones.” [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

En la versión de Al‑Bujâri dice: ‘debe completar (su oración) luego decir el Taslîm y luego hacer dos prosternaciones’; y en la versión de Muslim: ‘el Profeta صلى الله عليه وسلم realizó dos Saydat-us-Sahu después del Taslîm...’.

En la versión de Ahmad, Abû Dâ’ud y An-Nasâ’i según ‘Abdullâh Ibn Ya‘far [[357]] (رضى الله عنه): ‘Quien dude acerca de su Salât, debe hacer dos prosternaciones después del  Taslîm.’ [Ibn Juzaima lo calificó Sahih].

267.    Narró Al‑Mughira Ibn Shu‘ba رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros duda y se para al finalizar dos Rak‘at, si lo recuerda mientras está parado debe continuar [[358]] y no debe retornar (a la posición de sentado) y debe realizar dos prosternaciones, pero si no se paró totalmente debe sentarse y no hay olvido (prosternación) por ello.” [Registrado por Abû Dâ’ud, Ibn Mâyah, y Ad-Dâraqutni cuya versión tiene una cadena de narradores débil].

268.    Narró ‘Omar رضى الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “No hay (prosternación de) olvido para aquel [[359]] que reza con el Imâm, pero si el Imâm se olvida, ambos deben prosternarse debido al olvido.” [Al‑Bazzâr y Al‑Baihaqi lo registraron con una cadena de narradores débil].

269.    Narró Zawbân رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Deben hacerse dos prosternaciones después del Taslîm a causa del olvido [[360]].” [Abû Dâ’ud e Ibn Mâyah lo registraron con una cadena débil de narradores].

270.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: Nos prosternamos con el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم (cuando recitó esta Surah)[[361]] “Cuando el cielo se resquebraje...”[[362]] y “Lee en el nombre de tu Señor.”[[363]] [Registrado por Muslim].

271.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: La prosternación cuando se recita  Sûrat Sâd [[364]] no está entre aquellas que fueron prescriptas divinamente, pero vi al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prosternarse cuando la recitó. [Registrado por Al‑Bujâri].

272.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم se prosternó en la Sûrat An-Naym. [Registrado por Al‑Bujâri].

273.    Narró Zaid Ibn Zâbit[[365]] رضى الله عنه: Le  recité al Profeta صلىالله عليه وسلم “An-Naym”[[366]] pero no se prosternó.[[367]] [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

274.    Narró Jâlid Ibn Ma‘dân[[368]] رضى الله عنه: “Sûrat Al‑Hayy[[369]] ha sido distinguida con dos prosternaciones.” [Abû Dâ’ud lo registró entre los Al‑Marâsil]. Ahmad y At‑Tirmidhi lo transmitieron a través de una cadena completa de narradores hasta llegar a ‘Uqba Ibn ‘Amir. Ambos agregaron: “Si no se hacen las dos prosternaciones (al recitar Sûrat Al‑Hayy), no debería recitarla.” [La cadena de este Hadîz es débil Da‘if ].

275.    Narró ‘Omar رضى الله عنه: dije: “¡Oh gente! Tenemos entre nuestra recitación aleyas en las cuales podemos prosternarnos, entonces quien se prosterne habrá hecho lo correcto, y no hay falta en aquel que no se prosterna.[[370]]” [Registrado por Al‑Bujâri] y agregó: ‘Allâh el Altísimo no hizo obligatoria la prosternación de la recitación, pero uno la puede realizar si lo desea.’ [Este Hadîz se encuentra en el Muwatta’ del Imâm Mâlik].

276.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم solía recitarnos el Qur’ân, y cuando llegaba a una aleya en la cual se podía prosternar, pronunciaba el Takbîr y se prosternaba y nosotros nos prosternábamos con él.[[371]] [Registrado por Abû Dâ’ud a través de una cadena débil de narradores].

277.    Narró Abû Bakra رضى الله عنه: Cuando el Profeta صلى الله عليه وسلم se complacía de algún asunto solía prosternarse ante Allâh. [Registrado por Al‑Jamsa excepto An‑Nasâ’i].

278.    Narró ‘Abdur-Rahmân Ibn ‘Auf [[372]] رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم se prosternó y prolongó el Suyud, luego levantó su cabeza y dijo: “Yibril (Gabriel) ha venido y me albrició cosas buenas, entonces me prosterné ante Allâh para agradecerle.” [Registrado por Ahmad y Al‑Hâkim lo consideró Sahih].

279.    Narró Al‑Barâ’ Ibn ‘Azib رضى الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم  envió a  ‘Ali al Yemen. El narrador mencionó el Hadîz[[373]] completo, y dijo: “‘Ali envió una carta para informar sobre la Islamización de la gente del Yemen. Cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم se enteró de lo que decía la carta, se prosternó en señal de gratitud [[374]] ante Allâh el Altísimo.” [Registrado por Al‑Baihaqi y su origen esta en Sahih Al‑Bujâri].


 Capítulo 9  Las oraciones voluntarias

280.    Narró Rabi‘a Ibn Ka‘b Al‑Aslami [[375]] رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم me dijo: “Pide.”  Dije: “Pido estar a tu lado en el Paraíso.” Dijo صلى الله عليه وسلم: “¿Algo más?” dije: “Eso es todo.” dijo صلى الله عليه وسلم: “Entonces ayúdame con numerosas  prosternaciones. [[376]]” [Registrado por Muslim]. [[377]]

281.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: aprendí del Profeta صلى الله عليه وسلم diez  Rak‘at (voluntarias)- dos Rak‘at antes y dos después de la oración del Duhr; dos Rak‘at después de la oración del Maghrib en el hogar, y dos Rak‘at después de la oración del ‘Ishâ’ en el hogar, y dos Rak‘at antes de la oración del Fayr. [Registrado por Al-Bujâri y Muslim]. Otra versión de ambos dice: ‘dos Rak‘at después de la oración del Yumu‘a en el hogar.’

En la versión de Muslim: ‘Nunca rezó después de la salida del sol excepto dos Rak‘at’ cortas.

282.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: el Profeta صلى الله عليه وسلم nunca abandonó cuatro Rak‘at antes de la oración del Duhr, y dos Rak‘at antes de la oración del Fayr [[378]]. [Registrado por Al‑Bujâri].

283.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: no era el  Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم tan asiduo a ninguna oración voluntaria como lo era a las dos  Rak‘at anteriores a la oración del alba. [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

En la versión de Muslim se menciona: “las dos Rak‘at (Sunnah) del alba son mejores que este mundo y todo cuanto contiene.”

284.    Narró Umm Habiba [[379]] رضى الله عنها la Madre de los Creyentes: Escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir: “Aquel que rece doce Rak‘at durante el día y la noche, se le construirá una casa en el Paraíso.” [Registrado por Muslim]. En otra versión se menciona: “Voluntarias”.

At‑Tirmidhi registró lo mismo agregando: “cuatro Rak‘at antes de la oración del Duhr y dos Rak‘at después y dos Ra‘kat después de la oración del Maghrib y dos después del ‘Ishâ’ y dos Rak‘at antes de la oración  del Fayr.”

En la versión de Al‑Jamsa, de ‘Aisha رضى الله عنها: “Quien rece regularmente cuatro Rak‘at antes y cuatro Rak‘at después de la oración del Duhr, Allâh prohibirá su ingreso al Infierno.”

285.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Que Allâh se apiade de la persona que reza cuatro Rak‘at antes de la oración del ‘Asr.”[[380]] [Registrado por Ahmad, Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi y este último lo calificó Hasan. También fue registrado por Ibn Juzaima quien lo consideró Sahih].

286.    Narró ‘Abdullâh Ibn Mughaffal Al‑Muzani[[381]] رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Rezad antes de la oración del Maghrib, rezad antes de la oración del Maghrib”[[382]] y la tercera vez: “quien quiera hacerlo”. Lo dijo porque no quiso que la gente las tomase como una Sunnah. [[383]] [Registrado por Al‑Bujâri].

En una versión narrada Ibn Hibbân: “El Profeta صلى الله عليه وسلم rezó dos Rak‘at antes de la oración del Maghrib.”

En la versión de Muslim, narró Anas رضى الله عنه: “Solíamos rezar dos Rak‘at después del ocaso y el Profeta صلى الله عليه وسلم nos veía, pero nunca nos ordenó ni nos prohibió respecto a ellas.”

287.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: el Profeta صلى الله عليه وسلم rezaba las dos Rak‘at  previas a la oración del Fayr tan rápido que yo decía: ha recitado en ellas solamente Al‑Fatiha. [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

288.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم recitaba Sûrat Al‑Kâfirûn,[[384]] y Sûrat Al‑Ijlâs[[385]] en las dos Rak‘at voluntarias de la oración del Fayr. [Registrado por Muslim].

289.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: El Profeta صلى الله عليه وسلم solía recostarse sobre su lado derecho [[386]], luego de finalizar las dos Rak’at voluntarias  antes del  Fayr. [Registrado por Al‑Bujâri].

290.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguno de vosotros reza las dos Rak‘at anteriores a la oración del alba, debería recostarse sobre su lado derecho.” [Registrado por Ahmad, Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi, este último lo calificó Sahih].

291.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La oración (voluntaria) de la noche consiste en pares de Rak‘at, y si uno de vosotros teme que llegue el alba que rece una Rak‘at para que de un número impar lo que ya rezó.” [Registrado por Al-Bujâri y Muslim]. Al-Jamsa registraron una versión calificada Sahih por Ibn Hibbân: “La oración voluntaria del día y la noche consiste en pares de Rak‘at.” An‑Nasâ’i dijo: “es incorrecto [[387]].”[[388]]

292.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La mejor oración (voluntaria)  luego de las prescriptas es la realizada por la noche.” [Registrado por Muslim].

293.    Narró Abû Ayûb Al‑Ansâri رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La oración del Witr es obligatoria para todo Muslim,[[389]] quien quiera rezar cinco Rak‘at que lo haga y quien quiera rezar tres que lo haga, y quien quiera rezar solo una que lo haga.[[390]]” [Registrado por Al‑Arba‘a excepto At‑Tirmidhi. Ibn Hibbân lo calificó Sahih y An-Nasâ’i como Mawqûf].

294.    Narró ‘Ali Ibn Abû Tâlib رضى الله عنه: la oración del Witr no es obligatoria como los son las prescriptas, pero es una Sunna establecida por el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم. [At‑Tirmidhi y An-Nasâ’i lo registraron, considerándolo Hasan. Al‑Hâkim lo calificó Sahih].

295.    Narró Yâbir رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم rezó durante el mes de Ramadân. Entonces ellos (los Sahâba) lo esperaron la noche siguiente, pero no se presentó y dijo: “Temí que fuera hecha obligatoria la oración [[391]] del Witr [[392]] para vosotros.” [Registrado por Ibn Hibbân].

296.    Narró Jâriya Ibn Hudhâfa[[393]] رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Allâh enaltecido sea les ha otorgado una oración extra que es mejor para vosotros que los camellos rojos.” Preguntamos: “¿Cuál es Oh Mensajero de Allâh?” Dijo: “La oración del Witr entre la oración del ‘Ishâ’ y el Fayr.”[[394]]. [Registrado por Al‑Jamsa excepto An-Nasâ’i.  Al‑Hâkim lo calificó Sahih].

Ahmad registró algo similar al mencionado Hadîz de ‘Amr[[395]] Ibn Shu‘aib[[396]] con la autoridad de su padre con la autoridad del abuelo de ‘Amr.

297.    Narró ‘Abdullâh Ibn Buraida[[397]] رضى الله عنه de su padre que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La oración del Witr es un deber, quien no la realice no pertenece a nosotros.” [Registrado por Abû Dâ’ud con una cadena de narradores Laiyin. Al‑Hâkim lo calificó Sahih.

298.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم no rezó durante Ramadân más de once Rak´at y tampoco lo hizo fuera del mes de Ramadân. Rezó cuatro Rak‘at, y no me preguntéis por su excelencia y duración, luego rezó otras cuatro Rak‘at, y no me preguntéis sobre su excelencia y su duración, luego rezó tres (Rak‘at del Witr). ‘Aisha رضى الله عنها dijo: “Le pregunté, Oh Mensajero de Allâh ¿Duermes antes de rezar el Witr?” dijo: “Oh ‘Aisha mis ojos duermen pero mi corazón no lo hace.” [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

En la versión de Al‑Bujâri y Muslim, ‘Aisha رضى الله عنها narró: “Solía rezar diez Rak‘at, una Rak‘at de Witr, y rezaba dos Rak‘at del Fayer, entonces sumaban trece [[398]] Rak‘at.”

299.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم solía rezar trece Rak‘at durante  la noche, dedicando cinco de ellas al Witr. [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

300.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  rezaba el Witr en distintas etapas de la noche, se extendía el tiempo en el cual podía rezar desde el oración del  Ishâ’ hasta la última parte de la noche. [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

301.    Narró ‘Abdullâh Ibn ‘Amr Ibn al ‘Aas رضى الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo: “¡Oh ‘Abdullâh! No hagas como fulano que solía rezar durante la noche y luego dejo de hacerlo.” [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

302.    Narró ‘Ali Ibn Abi Tâlib رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “¡Oh gente del Qur’ân! Rezad la oración del Witr, porque Allâh es impar [[399]] y ama el impar (Witr).” [Registrado por Al‑Jamsa. Ibn Juzaima lo calificó Sahih].

303.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Que tu último oración sea impar (Witr).” [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

304.    Narró Talq Ibn ‘Ali رضى الله عنه escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir: “No se realizan dos oraciones Witr durante la misma noche.” [Registrado por Ahmad y Az‑Zalaza. Ibn Hibbân lo consideró Sahih].

305.    Narró Ubai Ibn Ka‘b[[400]] رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم recitó en la oración del Witr Sûrat Al‑A‘la[[401]] en la primera Rak‘at, Sûrat Al‑Kâfirûn y Sûrat Al‑Ijlâs en la segunda Rak‘at. [Registrado por Ahmad, Abû Dâ’ud y An-Nasâ’i]. Este último agregó, “...y no dijo el Taslîm  excepto al final.”

En la versión de Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi narrada por ‘Aisha رضى الله عنها  el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم solía recitar una Sûrat en cada Rak‘at y en la tercera Rak‘at recitaba Sûrat Al‑Ijlâs y Al‑Mu‘awwidhatain[[402]].

306.    Narró Abû Sa‘îd Al‑Judri رضى الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Rezad el Witr antes del alba.” [Registrado por Muslim].

En la versión de Ibn Hibbân: ‘Quien alcanza a rezar la oración del Fayr sin ofrecer el Witr, no puede ya recuperar el Witr.’[[403]]

307.    Narró Abû Sa‘îd Al‑Judri رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien se quede dormido y pierda el Witr, o lo olvide, debería rezarlo por la mañana [[404]] o cuando lo recuerde.” [Registrado por Al‑Jamsa excepto An-Nasâ’i].

308.    Narró Yâbir رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien tema no levantarse en la última parte de la noche, que rece el Witr al comienzo de ella; y quien esté deseoso de levantarse en la última parte de ella, que rece el Witr al final de la noche ya que la oración al final de la noche es atestiguada  (por los ángeles) y eso es mejor.” [Registrado por Muslim].

309.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando amanece, el momento de rezar todas las oraciones nocturnas incluida la del Witr ha finalizado; rezad el Witr antes del alba.” [Registrado por At‑Tirmidhi].

310.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم rezaba cuatro [[405]] Rak‘at en la oración del Duha y agregaba lo que Allâh quería.” [Registrado por Muslim].

Otra versión de Muslim dice: ‘Aisha رضى الله عنها fue preguntada: “¿Solía el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم ofrecer la oración de  Duha?” Ella contestó: “No, excepto cuando volvía de un viaje.”

También Muslim registró que ‘Aisha رضى الله عنها dijo: “Nunca he visto al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم rezar la oración de Duha, pero yo si la hago. [[406]]”

311.    Narró Zaid Ibn Arqam رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La oración de aquellos que están arrepentidos se hace cuando el joven camello destetado siente el ardor del sol [[407]].” [Registrado por At‑Tirmidhi].

312.    Narró Anas رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien rece doce Rak‘at de Duha, Allâh le construirá un palacio en el Paraíso.” [Registrado por At‑Tirmidhi quien lo calificó Gharib].

313.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم entró en mi casa y rezó ocho Rak‘at de la oración de Duha. [Registrado por Ibn Hibbân en su Sahih].


  

 Capítulo 11  La oración del viajero y del enfermo

341. Narró 'Aisha رضى الله عنها : cuando el Salât (oración) fue prescripto consistía solamente de dos Rak'at y así quedó la oración para el viaje. Mientras que la oración en el lugar de residencia fue completada. (Registrado por Al-Bujâri y Muslim)

En la versión narrada por Al-Bujâri dice: ‘Cuando el Mensajero de Allâh   صلى الله عليه وسلم  emigró fueron prescriptas cuatro Rakat, pero la oración del viajero quedó como había sido prescripto al principio’.

Ahmad agregó: 'Excepto la oración del Maghrib que es el Witr del día; respecto al Fayer, la recitación (del sagrado Qur'ân) es prolongada.

342. Narró 'Aisha رضى الله عنها: Durante los viajes el Profeta  صلى الله عليه وسلم   solía reducir o completar las oraciones ­[[408]], y ayunaba y desayunaba. (Transmitido por Ad Dâraqutni, sus narradores son confiables, pero es un Hadiz defectuoso) Se sabe que 'Aisha رضى الله عنها  no acortaba las oraciones cuando viajaba y decía al respecto: 'No es difícil para mi.' [[409]] (Transmitido por Al Baihaqi).

343. Narró Ibn 'Umar رضى الله عنهما: El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo: “Allâh, el más elevado, ama que Sus permisos sean practicados como odia ser desobedecido.” [[410]] (Transmitido por Ahmad. Ibn Juzaima e Ibn Hibbân lo calificaron Sahih). Una versión dice: “Como ama que Sus ordenes sean cumplidas.”

344. Narró Anas :رضى الله عنه Cuando el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم    viajaba tres millas o tres Farasij [[411]] rezaba dos Rak'at. (Registrado por Muslim).

345. Narró Anas رضى الله عنه : Viajamos de Al Madina a Makka junto al Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  y rezó dos Rak'at en cada oración hasta que regresamos a Al Madina. (Registrado por Al-Bujâri y Muslim).

346. Narró Ibn 'Abbâs  : رضى الله عنهما: El Profeta  صلى الله عليه وسلم realizó un viaje de 19 días en los cuales acortó las oraciones. En otra versión de Al Bujâri: “permaneció 19 días en Makkah.” En la versión de Abu Dâ'ud dice: “17 días.” [[412]] y en otra versión dice: “15 días”.

En la versión de Abu Dâ'ud, 'Imrân Ibn Husain رضى الله عنهما menciona “18 días.” Yâbir رضى الله عنه narró que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  permaneció en Tabuk 20 días, y acortó las oraciones. (Registrado por Abu Dâ'ud. Sus narradores son confiables, pero su origen es discutido).

347. Narró Anas رضى الله عنه:  Cuando el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   iniciaba un viaje antes del cenit demoraba la oración del Duhr hasta el 'Asr; y las oraba juntas. Pero si el sol pasaba su cenit ante de iniciar el viaje, realizaba la oración del Duhr y luego montaba. (Registrado por Al-Bujâri y Muslim)

En la narración de Al Hâkim que se encuentra en Al Arba' con un Isnâd Sahih: “Rezó las oraciones del Duhr y el 'Asr y luego montó (para continuar el viaje)

Narró Abu Nu'aim رضى الله عنه  en el Mustajray de Muslim: “En los viajes, si el sol pasaba su cenit solía rezar las oraciones del Duhr y el 'Asr juntas y luego iniciaba su viaje.”

348. Narró Mu'adh Ibn Yabal رضى الله عنه : Salimos junto al Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  hacia Tabuk, y rezó juntas las oraciones del Duhr y el 'Asr y también junto las del Maghrib y el 'Ishâ. (Registrado por Muslim).

349. Narró Ibn 'Abbâs رضى الله عنهما  : El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   dijo: “No reduzcan las oraciones (durante un viaje) si la distancia es menor a 4 Burud [[413]]; desde Makkah a 'Usfân.” (Ad Dâraqutni lo transmitió con una cadena débil de narradores, y lo correcto es que es Mawquf. Ibn Juzaima lo considero de esa manera).

350. Narró Yâbir رضى الله عنه  que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo: “Los mejores de mis seguidores son aquellos, que cuando pecan, piden el perdón (de Allâh); y cuando viajan, acortan las oraciones y rompen el ayuno.” (At Tabarâni Transmitido por en Al' Awsat a través de una cadena débil de narradores. Al Baihaqi los transmitió resumido como Mursal de Sa'id Ibn Al Musaiyab).

351. Narró 'Imrân Ibn Husain رضى الله عنهما : Tenía hemorroides y le pregunté al Profeta  صلى الله عليه وسلم  acerca de las oraciones. Dijo: “Reza parado y si no puedes reza sentado; y si tampoco puedes reza recostado sobre tu lado.” (Registrado por Al Bujâri).

352. Narró Yâbir رضى الله عنه  : El Profeta  صلى الله عليه وسلم  visitó a una persona enferma y la vio rezando sobre un almohadón, entonces lo removió y dijo: “Reza en el suelo si puedes, de lo contrario reza haciendo gestos [[414]] y has tu prosternación más pronunciada que tu inclinación.” Transmitido por Al Baihaqi y Al Hâtim lo calificó Mawquf).

353. Narró 'Aisha رضى الله عنها : Vi al Profeta  صلى الله عليه وسلم  rezando sentado con las piernas cruzadas [[415]]. (Transmitido por An Nasâ'i; Al Hâkim lo calificó Sahih).


 Capítulo 12  La oración del día viernes

354. Narraron 'Abdullâh Ibn 'Umar y Abu Huraira رضى الله عنهم que escucharon al Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  decir sobre su mimbar (pulpito): “La gente debe cesar de abandonar la oración del viernes o Allah les sellará sus corazones y estarán entre los negligentes.” (Registrado por Muslim).

355. Narró Salâma Ibn Al Akwa [[416]] رضى الله عنه : “Solíamos rezar los días viernes con el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   y regresábamos a nuestros hogares cuando las paredes no tenían sombra. (Registrado por Al-Bujâri y Muslim. Esta corresponde a la versión de Al Bujâri.

En al versión de Muslim dice: “Solíamos rezar los días viernes con el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم cuando el sol pasaba el cenit y cuando volvíamos no encontrábamos sombra de las paredes [[417]] para protegernos [[418]].

356. Narró Sahl Ibn Sa'd [[419]] رضى الله عنه : No dormíamos siesta ni almorzábamos hasta después del Yumu’ah. (Registrado por Al-Bujâri y Muslim; esta corresponde a la versión de Muslim) en otra versión (se agrega): “durante la época del Mensajero de Allâh.”

357. Relato Yâbir   رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  estaba de pie dando el sermón del día viernes cuando llegó una caravana proveniente de Siria y la gente se aglomeró alrededor de ella hasta que quedaron solo doce personas (junto al Profeta). (Registrado por Muslim).

358. Narró Ibn 'Umar رضى الله عنهما: El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo: “Si cualquiera de vosotros alcanza a rezar una Rak'a de la oración del Viernes u otra, debe agregar otra (Rak'a) y así completará su oración.” [[420]] An Nasâ'i, Ibn Mâyah y Ad Dâraqutni lo transmitieron; esta versión es de Ad Dâraqutni. Su cadena de narradores es verídica, pero  Al Hâtim la consideró Mursal).

359. Narró Yâbir Ibn Samura رضى الله عنه : El Profeta  صلى الله عليه وسلم daba el sermón de pie, luego se sentaba,  luego se paraba dando el sermón de pie, y quien sea que te informe que daba el sermón sentado miente. (Registrado por Muslim).

360. Narró Yâbir Ibn 'Abdullâh رضى الله عنهما : Cuando el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   daba el sermón se enrojecían sus ojos, subía el tono de su voz [[421]], y se intensificaba su enojo hasta parecer que estaba advirtiendo a su ejercito diciendo: “Os atacan por la mañana y por la tarde.” Y decía: “la hora y yo hemos sido enviados como estos dos” y unía sus dedos índice y medio. Y decía: “y ciertamente la mejor palabra esta en el Libro de Allâh, y la mejor guía es la guía de Muhammad, y el peor de los asuntos son las innovaciones y toda innovación es un desvío.” [[422]] (Registrado por Muslim)

En otra versión de Muslim: “En el sermón del día Viernes el Profeta solía alabar a Allâh y elogiarlo, luego pronunciaba su sermón y subía el tono de su voz.

En otra versión de Muslim: “A quien Allâh guía, nadie podrá extraviarlo, y a quien extravía nadie podrá guiarlo.”

En la versión de An Nasâ'i: “Todo desvío acabará en el Fuego.”

361. Narró 'Ammâr Ibn Yâsir رضى الله عنه  que escuchó al Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   decir: “La prolongación de la oración y la brevedad en el sermón son señales de la verdadera comprensión (de la religión).” [[423]] (Registrado por Muslim).

362. Umm Hishamرضى الله عنها  [[424]] dijo: “Aprendí Surat Qâf [[425]] del Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   quien la recitaba todos los viernes sobre el mimbar [[426]] cuando disertaba ante la gente.” (Registrado por Muslim).

363. Narró Ibn 'Abbâs رضى الله عنهما que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   dijo: “Quien hable mientras el Imâm está disertando, es como el burro que carga libros [[427]] y quien le diga que guarde silencio no obtendrá (la barakah del) Yumu'a.” [[428]] (Registrado por Ahmad)

Este Hadiz interpreta el Hadiz Marfu' de Abu Huraira registrado en Al Bujari y Muslim: (El viernes), si le dices a tu compañero: cállate, mientras el Imâm esta pronunciando la Jutbah (sermón), entonces habrás hablado en vano.”

364. Narró Yâbir رضى الله عنه  que un hombre entró en la mezquita mientras el Mensajero de Allah  صلى الله عليه وسلم   daba el sermón del día viernes, y le dijo: “¿has rezado?” Contesto: “No.” El Profeta  صلى الله عليه وسلم  le dijo: “Levántate y reza dos Rak'at.” (Registrado por Al-Bujâri y Muslim).

365. Narró Ibn 'Abbâs رضى الله عنهما que el Profeta  صلى الله عليه وسلم  solía recitar en la oración del Viernes Surat Al Yumu'a [[429]] y Surat Al Munafiqun [[430]]. (Registrado por Muslim)

Narró Nu'mân Ibn Bashir [[431]]que  رضى الله عنهما  el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  solía recitar en los dos 'Eid y en la oración del viernes: “Sabbih isma Rabbikal A'la” [[432]] y “Hal atâka hadizul ghâshiah” [[433]]. (Registrado por Muslim).

366. Narró Zaid Ibn Arqam رضى الله عنه que el Profeta  صلى الله عليه وسلم   rezó la oración del 'Eid (un día viernes); y dio permiso respecto a la oración del viernes y dijo: “Si alguno la quiere rezar puede hacerlo.” [[434]] (Registrado por Al Jamsa excepto At Tirmidhi. Ibn Juzaima lo calificó Sahih).

367. Narró Abu Huraira رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo: “Cuando alguno de vosotros reza la oración del Viernes, que luego de ella rece cuatro Rak'at.” [[435]] (Registrado por Muslim).

368. Narró As Sâib Ibn Yazid [[436]] رضى الله عنه que Mu'âwiya رضى الله عنه  le dijo: “El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  nos ordenó: cuando hayas rezado la oración del Viernes no reces (Sunnah) hasta hablar o salir (moverse).” (Registrado por Muslim)

369. Narró Abu Huraira رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   dijo: “Quien se baña [[437]], luego va al Yumu'a, reza lo que ha sido prescripto [[438]], luego guarda silencio hasta que el Imâm termina el sermón, luego reza con él, le es perdonado lo que haya cometido (de pecados) entre este y el Yumu’a siguiente, y aun tres días más.” (Registrado por Muslim).

370. Narró Abu Huraira رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   mencionando el día Viernes dijo: “En él hay un momento en el que si el siervo musulmán reza y le pide a Allâh algo le será otorgado [[439]]. E hizo un gesto con su mano mostrando lo corto que es ese momento.” (Registrado por Al-Bujâri y Muslim). En la versión de Muslim dice: “y es un tiempo muy corto.”

371. Narró Abu Burda رضى الله عنه  según se lo contó su padre: escuché al Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  decir: “Está entre el momento que el Imâm se sienta hasta que termina la oración.” (Registrado por Muslim). Y  Ad Darâqutni consideraba que era un dicho de Abu Burda.

Ibn Mâyah lo transmitió de 'Abdullâh Ibn Salâm; pero Abu Dâ'ud y An Nasâ'i lo transmitieron de Yâbir: “está entre la oración del 'Asr y la del ocaso”.

Más de cuarenta versiones distintas existen sobre este momento especial del día Viernes, y los he detallado en mi libro sobre la exégesis de Sahih Al Bujâri.

372. Narró Yâbir رضى الله عنه  : Pertenece a la Sunnah [[440]] que la oración del Viernes se lleve a cabo si hay cuarenta musulmanes. (Ad Dâraqutni lo transmitió con una cadena débil de narradores) [[441]]

373. Narró Samura Ibn Yundub رضى الله عنه : El Profeta  صلى الله عليه وسلم solía pedirle a Allâh que perdone a los creyentes y a las creyentes todos los Viernes. (Al Bazzâr lo transmitió a través de una cadena débil de narradores).

374. Narró Yâbir Ibn Samura رضى الله عنه  : El Profeta  صلى الله عليه وسلم  solía recitar algunos versículos del Qurâ'n, en el sermón del viernes, para exhortar a la gente. (Registrado por Abu Dâ'ud y su origen está en  Sahih Muslim).

375. Narró Târiq Ibn Shihâb [[442]] رضى الله عنه : El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo: “La oración en congregación del día Viernes es obligatoria para todo Musulmán, excepto para cuatro: el esclavo, la mujer, el niño y el enfermo.” (Registrado por Abu Dâ'ud, que dijo que Târiq no lo escuchó del Profeta  صلى الله عليه وسلم   Al Hâkim también lo transmitió del relato de Tariq quien lo escuchó de  Abu Musa).

376. Narró Ibn 'Umar رضى الله عنهما : El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo: “La oración del Yumu'a no es obligatoria para el viajero.” [[443]] (Registrado por  At Tabarâni a través de una cadena débil de narradores).

377. Narró 'Abdullâh Ibn Mas'ud رضى الله عنه : Siempre que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  se sentaba en el mimbar nosotros nos sentábamos orientándonos hacia él.” (At Tirmidhi lo transmitió con una cadena débil de narradores).

378. Narró Al Hakam Ibn Hazn [[444]] رضى الله عنه : Rezábamos la oración del viernes con el Profeta  صلى الله عليه وسلم  y este se paraba apoyándose en un bastón o un arco. [[445]] (Registrado por Abu Dâ'ud).


 Capítulo 13  SALATUL-JAUF (La oración en tiempos de temor o inseguridad)

379. Narró Salih Ibn Jawwât bajo la autoridad de alguien que rezó junto al Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  la oración del temor en la batalla de Dhâtur Riqâ' [[446]]. Una parte del ejército formó una fila detrás de él mientras que el resto encaraba al enemigo. Dirigió  ( صلى الله عليه وسلم ) a los que estaban detrás de él en una Rak'a, y permaneció parado mientras terminaban la oración individualmente. Luego encararon al enemigo y el grupo que antes lo hacía se paró detrás de él y completó el resto de su oración, y permaneció sentado mientras que ellos completaban la oración, y entonces dijo el Taslîm final (salutación). [[447]] (Registrado por Al-Bujâri y Muslim).

380. Narró Ibn 'Umar رضى الله عنهما  : Salí junto al Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   hacia Nayd [[448]], y cuando llegamos frente al enemigo nos pusimos en línea encarándolos. El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   se paró y dirigió la oración y un grupo rezó con él mientras que el resto encaraba al enemigo. Rezó una Rak'a con aquellos que estaban con él y realizó dos prosternaciones, y luego los orantes intercambiaron sus posiciones con los que no habían rezado. Cuando se unieron al Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   rezaron una Rak'a con él y realizó dos prosternaciones, luego pronunció el Taslim y cada uno de ellos completó una Rak'a solo y realizó dos prosternaciones. (Registrado por Al-Bujâri y Muslim).

381. Narró Yâbir رضى الله عنه : Presencié la realización del Salât-al -Jauf junto al Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  y formamos dos filas detrás de él teniendo al enemigo entre nosotros y la Qiblah. El Profeta  صلى الله عليه وسلم  pronunció el Takbir y nosotros también; luego se inclinó y nosotros también lo hicimos; luego se enderezó de la inclinación y nosotros también; luego él y la (primera) fila que estaba detrás de él se prosternaron mientras que la (segunda) fila permaneció encarando al enemigo; luego cuando el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  finalizó la prosternación y la (primera) fila detrás de él se paró, la otra se prosternó; luego se pararon; luego la (segunda) fila ocupó el lugar de la primera fila y la primera ocupó el lugar de la segunda; luego el Profeta  صلى الله عليه وسلم  se inclinó y todos nos inclinamos; luego levantó su cabeza después de la inclinación y todos hicimos lo mismo; luego él y la fila detrás suyo que durante la primera Rak'a se encontraba en la segunda fila se prosternaron y la segunda fila se quedó encarando al enemigo; luego cuando el Profeta  صلى الله عليه وسلم  y la fila detrás de él terminaron la prosternación la última fila se prosternó; luego el Profeta  صلى الله عليه وسلم   pronunció el Taslim y nosotros lo hicimos después que él. [[449]] (Registrado por Muslim)

Lo mismo narró Abu 'Aiyâsh Az Zuraqi رضى الله عنه en Abu Dâ'ud, y agregó: “Eso fue en Usfân” [[450]].

En una  versión diferente, An Nasâ'i registró la siguiente narración de Yâbir رضى الله عنه : “El Profeta  صلى الله عليه وسلم  dirigió a un grupo de sus Compañeros  en dos Rak'at y pronunció el Taslim; luego dirigió al resto de sus compañeros en dos Rak'at y pronunció el Taslim.” Otra versión de Abu Dâ'ud de Abu Bakra رضى الله عنه afirma lo mismo.

382. Narró Hudhaifa رضى الله عنه el Profeta  صلى الله عليه وسلم  dirigió a nuestro grupo en una Rak'a y al otro en una Rak'a, y luego ellos no completaron. (Registrado por Ahmad, Abu Dâ'ud y An Nasâ'i; Ibn Hibbân lo consideró Sahih). La versión de Ibn Juzaima de 'Abdullah Ibn 'Abbâs رضى الله عنهما es la misma.

383. Narró Ibn 'Umar رضى الله عنهما que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo: “La oración en momentos de peligro es una Rak'a, en cualquier postura que sea.” [[451]] (Al Bazzâr lo registró a través de una cadena débil de narradores).

384. Narró Ibn 'Umarرضى الله عنهما  este Hadiz, del Profeta  صلى الله عليه وسلم : “Durante la oración en momentos de peligro no se realizan las prosternaciones por olvido o error.” (Transmitido por Ad Dâraqutni a través de una cadena débil de narradores).


 Capítulo 14  Capítulo 10  La oración en congregación y el imamato

314.    Narró ‘Abdullah Ibn ‘Omar رضى الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La oración en congregación es veintisiete [[452]] grados superior a la oración individual.” [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

Tanto Al‑Bujâri como Muslim transmitieron de Abû Huraira (رضى الله عنه): “veinticinco grados superior.” En la misma versión narrada por Al‑Bujâri de Abû Sa‘îd Al‑Judri: “dijo (صلى الله عليه وسلم) (la palabra) Daraya (grados).”

315.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Por Aquel en cuyas Manos se encuentra mi vida, pensé en ordenar que se junte leña, luego ordenar que se realice el Salât, entonces el Adhân sea realizado y ordenarle a un hombre que dirija a la gente, para ir a quemar las casas de los que no se presentan a rezar [[453]].Por Aquel en cuyas Manos se encuentra mi vida, si alguno de ellos supieran que se van a encontrar con un hueso con carne acudirían a rezar la oración del ‘Ishâ’.” [Registrado por Al-Bujâri y Muslim, esta versión es de Al‑Bujâri].

316.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Ciertamente las oraciones más pesadas para los hipócritas[[454]] son las oraciones del ‘Ishâ’ y del Fayr, si supieran lo que hay en ellas (de bendiciones), irían a ellas aunque fuese gateando.” [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

317.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: un hombre ciego[[455]] fue al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم y le dijo: “Mensajero de Allâh, no tengo quien me guíe a la mezquita.” Entonces le pidió permiso para rezar en su casa, y el permiso le fue concedido. Cuando se retiraba lo llamó y le preguntó: “¿Escuchas el Adhân?” dijo: “Si”. Dijo (el Profeta صلى الله عليه وسلم): “Entonces responde.” [Registrado por Muslim].

318.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien escucha[[456]] el llamado a la oración y nada le Impide rezar en congregación, su oración no le será aceptado.” [Registrado por Ibn Mâyah, Ad‑Dâraqutni, Ibn Hibbân y Al‑Hâkim. La cadena de narradores reúne las condiciones de Muslim pero algunos sabios del Hadîz lo consideran Mawqûf].

319.    Narró Yazid Ibn Al‑Aswad[[457]] رضى الله عنه: Recé la oración del alba con el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم finalizó su oración, vio a dos hombres que no habían rezado con él. Les ordenó que se acercasen y lo hicieron temblando [[458]]. Les preguntó que les había impedido rezar con ellos. Dijeron: “Rezamos en nuestros hogares.” Dijo: “No hagan así, si rezan en vuestras moradas y se presentan mientras el Imâm todavía no había rezado recen junto a él y se considerará vuestro oración como una oración voluntaria.” [Esta versión es de Ahmad y también se encuentra en Az-Zalâza. At‑Tirmidhi e Ibn Hibbân lo consideraron Sahih].

320.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El Imâm es para ser seguido (en las oraciones en congregación), cuando pronuncia el Takbîr, pronunciad el Takbîr, y no pronunciéis el Takbîr hasta que él lo haga y cuando se inclina, vosotros inclinaos y no os inclinéis hasta que él lo haga. Y cuando dice: “Allâh escucha a quien lo alaba” decid: “Nuestro Señor, para Ti son las alabanzas” y cuando se prosterne vosotros prosternaos; y no os prosternéis hasta que se haya prosternado. Si reza sentado, rezad sentados, y cuando rece de pie, rezad de pie.[[459]]” [Registrado por Abû Dâ’ud, el origen del Hadiz se encuentra en Al‑Bujâri y Muslim].

321.    Narró Abû Sa‘îd Al‑Judri رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم vio que sus Compañeros se quedaban atrás (en la oración) entonces les dijo: “Adelantaos y seguidme y los que vengan después de vosotros que os sigan.[[460]]” [Registrado por Muslim].

322.    Narró Zaid Ibn Zâbit رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  hizo una pequeña habitación y rezó dentro de la misma, luego la gente lo siguió, y rezaron detrás de él.[[461]] El narrador mencionó el resto del Hadîz y concluyó: “La mejor oración de una persona es la que realiza en su casa excepto la prescripta.” [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

323.    Narró Yâbir رضى الله عنه: Mu‘âdh Ibn Yabal رضى الله عنه dirigió a sus Compañeros en la oración de la noche y la prolongó demasiado. Entonces el Profeta صلى الله عليه وسلم le dijo: “Oh Mu‘âdh, ¿Quieres convertirte en un Fattan[[462]]? Cuando dirijas a la gente en el oración [[463]], recita Ash-Shamsi wa duhâhâ[[464]], Sabbihisma Rabbikal-A‘la[[465]], Iqra’ Bismi Rabbika[[466]] o Wal-Laili idha yaghshâ[[467]].” [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].[[468]]

324.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها respecto al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم cuando dirigió a la gente en el Salat durante su enfermedad. Ella dijo: “Llegó y se sentó a la izquierda de Abû Bakr (رضى الله عنه). Entonces dirigió (صلى الله عليه وسلم) a la gente en la oración mientras estaba sentado y Abû Bakr estaba parado siguiendo la oración del Profeta صلى الله عليه وسلم , y la gente seguía la oración de Abû Bakr.” [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

325.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros dirija a la gente en el oración que sea breve, porque entre la gente puede haber jóvenes y ancianos, débiles y apresurados. Pero si rezáis solos prolongad la oración todo lo que queráis.” [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

326.    Narró ‘Amr Ibn Salama[[469]] (رضى الله عنه): Mi padre dijo: “Vine de haber estado con el verdadero Profeta صلى الله عليه وسلم, quien dijo cuando sea la hora de la oración hagan el Adhân y quien más conozca del Qur’ân que sea vuestro Imâm.” (‘Amr) dijo: “No había entre nosotros alguien que conozca más del Qur’ân que yo.[[470]] Entonces dirigí el oración contando con seis o siete[[471]] años.” [Registrado por Al‑Bujâri, Abû Dâ’ud and An-Nasâi’].

327.    Narró Abu Mas‘ûd رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Que dirija a la gente (que sea Imam) el que mejor recite el Libro de Allâh. Y si están equiparados en la recitación (del Qur’an) que sea el que mejor conozca la Sunnah. Y si están equiparados en la Sunnah  que sea el que emigró primero (a Madîna) y si están equiparados en cuanto a la emigración que sea el que los precedió en aceptar el Islam. (En otra versión dice: “el de mayor edad”) que un hombre no sea Imam cuando es otro el que tiene ese derecho y que no se siente en su lugar de honor en su casa sin su permiso.” [Registrado por Muslim].

328.    Ibn Mâyah registró la siguiente narración de Yâbir: “Una mujer no debe dirigir a un hombre en la oración, ni un beduino a un emigrante, ni un incrédulo a un creyente.” [Su cadena de narradores es Wâhin].

329.    Narró Anas رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Paraos juntos en vuestras filas [[472]], cerca uno del otro, y alinead vuestros cuellos.” [Registrado por Abû Dâ’ud y An-Nasâ’i. Ibn Hibbân lo consideró Sahih].

330.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La mejor fila para los hombres es la primera y la peor la última, y la mejor fila para las mujeres es la última y la peor la primera.” [Registrado por Muslim]. [473]]

331.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: “Recé junto al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم durante una noche ubicándome a su izquierda y él me tomo de la mano y me puso a su derecha. [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

332.    Narró Anas رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم realizó la oración, y un huérfano y yo [[474]] lo hicimos detrás de él, y Umm Sulaim رضى الله عنها rezó detrás nuestro[[475]]. [Registrado por Al-Bujâri y Muslim y esta versión es de Al‑Bujâri].

333.    Narró Abû Bakra (رضى الله عنه) que él se presentó ante el Profeta صلى الله عليه وسلم cuando estaba inclinado en oración, entonces se inclinó antes de unirse a la fila (de los orantes) y luego se lo mencionó al Profeta صلى الله عليه وسلم y el Profeta صلى الله عليه وسلم le dijo: “¡Que Allâh incremente tu esmero! Pero no lo repitas[[476]].” [Registrado por Al‑Bujâri]. Abû Dâ’ud agregó: “se inclinó antes de llegar a la fila y luego caminó hacia ella.”

334.    Narró Wâbisa Ibn Ma‘bad[[477]] رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم vio a un hombre rezar solo detrás de la fila y le ordenó que repita la oración. [Registrado por Ahmad, Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi. Este último lo calificó Hasan, Ibn Hibbân lo calificó  Sahih].

Ibn Hibbân transmitio de Talq (Ibn ‘Ali رضى الله عنه): “La oración de aquel que reza solo detrás de la fila no es aceptada [[478]]”. At‑Tabarâni agregó a la narración de Wâbisa: “¿Por qué  no te uniste a ellos o retiraste a un hombre (para que rece a tu lado)?”

335.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando se ha establecido (comenzado) la oración no vayáis a ella de prisa sino que con tranquilidad y dignidad, y lo que alcancéis rezadlo y completad lo perdido. [Registrado por Al-Bujâri y Muslim].

336.    Narró ‘Ubai Ibn Ka‘b رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La oración que un hombre ofrece con otro es más pura que la que hace solo, y su oración con dos hombres es más pura que rezar con uno y si hay más (orantes) esto le complacerá más a Allâh.” [Registrado por Abû Dâ’ud y An-Nasâ’i. Ibn Hibbân lo calificó Sahih].

337.    Narró Umm Waraqa[[479]] رضى الله عنها: El Profeta صلى الله عليه وسلم le ordenó dirigir la oración de los miembros de su familia [[480]]. [Registrado por Abû Dâ’ud; Ibn Jûzaima lo calificó Sahih].

338.    Narró Anas رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم designó a Ibn Umm Maktûm (رضى الله عنه) para dirigir a la gente en la oración durante su ausencia y él (Ibn Umm Maktûm رضى الله عنه) era ciego.[[481]] [Registrado por Ahmad y Abû Dâ’ud]. Ibn Hibbân transmitió lo mismo de ‘Aisha (رضى الله عنها).

339.    Narró Ibn 'Umar : رضى الله عنهما:El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo: “Rezad por aquel que dijo: 'No hay divinidad con derecho a ser adorado excepto Allâh'; y rezad detrás de aquel que dice: No hay divinidad con derecho a ser adorado excepto Allâh '.” (Lo transmitió Ad-Dâraqutni a través de una cadena débil de narradores).

340.     Narró 'Ali bin Abi Tâlib رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo, “Cuando uno de ustedes llega al Salât (oración) y encuentra al Imâm en una determinada postura, debe hacer lo mismo que el Imâm.” (Lo transmitió At Tirmidhi con una cadena débil de narradores).


 La oración de las dos festividades (‘Eidein) [[482]]

385. Narró 'Aisha رضى الله عنها que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo: ('Eid) Al Fitr es el día que la gente desayuna, y ('Eid) Al Adha es el día en el cual ofrecen los sacrificios.” [[483]] (Registrado por At Tirmidhi).

386. Narró Abu 'Umair Ibn Anas Ibn Mâlik [[484]] رضى الله عنه de algunos de sus tíos paternos que eran Compañeros, que algunos hombres llegaron montando y dieron testimonio que habían visto la luna nueva el día anterior. Entonces el Profeta  صلى الله عليه وسلم   le ordenó a la gente desayunar y que acudieran al lugar de oración por la mañana. [[485]] (Registrado por Ahmad y Abu Dâ'ud).

387. Narró Anas رضى الله عنه : El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  no salía, el día del desayuno, hasta haber comido algunos dátiles. (Registrado por Al Bujâri). Otra versión narrada por Ahmad dice: “y solía comer un número impar de ellos.”

388. Narró Ibn Buraida de su padre: El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   no salía, el día del desayuno, hasta que comía algo, pero no comía nada el día del sacrificio hasta después de rezar. (Registrado por Ahmad y At Tirmidhi; Ibn Hibbân lo calificó Sahih).

389. Narró Umm 'Atiya  رضى الله عنها se nos ordenó que saliéramos las jóvenes solteras y las menstruantes para festejar las dos oraciones ('Eid-ul-Fitr e 'Eid-ul-Adha), para participar de la alegría y los ruegos, pero se solicitó a las menstruantes que no ingresen a los lugares de oración. (Registrado por Al-Bujâri y Muslim).

390. Narró Ibn 'Umar رضى الله عنهما : El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  , Abu Bakr y 'Umar رضى الله عنهما rezaban la oración del 'Eid antes de la Jutbah. [[486]] (Registrado por Al-Bujâri y Muslim).

391. Narró Ibn 'Abbâs رضى الله عنهما : El Profeta  صلى الله عليه وسلم  rezó dos Rak'at el día del 'Eid, y no rezó (otras oraciones) ni antes ni después. [[487]] (Registrado por As Sab'a).

392. Narró Ibn 'Abbâsque رضى الله عنهما:  el Profeta  صلى الله عليه وسلم  rezó la oración del 'Eid sin  que se pronunciase Adhân ni Iqâma. (Registrado por Abu Dâ'ud; y su origen está en Al Bujâri).

393. Narró Abu Sa'id رضى الله عنه : El Profeta  صلى الله عليه وسلم  nunca rezó antes de la oración del 'Eid, pero cuando volvía a su casa rezaba dos Rak'at. (Registrado por Ibn Mâyah a través de una cadena de narradores aceptable).

394. Narró Abu Sa'idque رضى الله عنه  el Profeta  صلى الله عليه وسلم  salía el día del desayuno y el día del sacrificio al lugar de la oración, y comenzaba con la oración, luego se paraba y disertaba ante la gente que permanecía en sus filas sentados, exhortándoles y ordenándoles. (Registrado por Al-Bujâri y Muslim).

395. Narró 'Amr Ibn Shu'aib de su padre, y este de su abuelo que el Profeta  صلى الله عليه وسلم   dijo: “Son siete Takbir los de la primera Rak'a de la oración del ('Eid) Al Fitr y cinco en la segunda, y la recitación del Qur'ân en ambas es después de los Takbir.” (Registrado por Abu Dâ'ud; At Tirmidhi mencionó que Al Bujâri lo consideraba Sahih).

396. Narró Abu Wâqid Al Laizi رضى الله عنه : El Profeta  صلى الله عليه وسلم   recitaba en el ('Eid) Al Adha y en el ('Eid) Al Fitr, Surat Qâf (Núm 50) y Surat AlQamar (Núm 54) (Registrado por Muslim).

397. Narró Yâbir رضى الله عنه  : El día del 'Eid el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   regresaba por un camino distinto al que usaba para ir (a la oración del 'Eid). (Registrado por Al Bujâri). Abu Dâ'ud lo registró de Ibn 'Umar.

398. Narró Anas رضى الله عنه cuando el Mensajero de Allah  صلى الله عليه وسلم  vino a Madina, la gente tenía dos días festivos. Él les dijo: “Allâh os ha dado en reemplazo algo mejor: el día del sacrificio y el día del desayuno.” (Registrado por Abu Dâ'ud y An Nasâ'i; con un Isnâd Sahih).

399. Narró 'Ali رضى الله عنه : Es Sunna ir a la oración del 'Eid caminando. (Registrado por  At Tirmidhi que lo calificó Hasan).

400. Narró Abu Huraira رضى الله عنه  : Llovió un día del 'Eid entonces el Profeta  صلى الله عليه وسلم  dirigió la oración del 'Eid en la mezquita. [[488]] (Registrado por Abu Dâ'ud con un Isnâd débil).


 Capítulo 15  SALAT ALKUSUF (La oración del eclipse)

401. Narró Mughira Ibn Shu'ba رضى الله عنه : Hubo un eclipse de sol en la época del Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  cuando murió su hijo, entonces la gente dijo: “el eclipse de sol es a causa de la muerte de Ibrâhim [[489]].” Entonces el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo: “El sol y la luna son signos de Allâh; no se eclipsan por la muerte ni por el nacimiento de nadie. [[490]] Cuando veáis estos fenómenos glorificad y rogad a Allâh, y rezad hasta que finalice el eclipse.” (Registrado por Al-Bujâri y Muslim). En la versión de Al Bujâri dice: “hasta que aclare”.

En la versión de Al Bujâri relató Abu Bakra رضى الله عنه “: “...rezad y rogad a Allâh hasta que culmine aquello que os acaeció.” [[491]]

402. Narró 'Aisha رضى الله عنها : El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  recitó en voz alta durante la oración del eclipse, y rezó dos Rak'at inclinándose y prosternándose cuatro veces.” (Registrado por Al-Bujâri y Muslim). En otra versión de Muslim: “...envió a un pregonero a anunciar: ¡Acudid a la oración en congregación!”

403. Narró Ibn 'Abbâs رضى الله عنهما : El sol se eclipsó en tiempo del Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  y rezó prolongando mucho la posición de pie tanto como lo que toma recitar Surat Al Baqarah, luego hizo una inclinación prolongada; luego se levantó, y prolongó la posición de pie pero menos que la primera vez; luego hizo una inclinación prolongada pero más corta que la primera,  luego se prosternó; luego se levantó prolongando la posición de pie pero menos que la primera; luego hizo una inclinación prolongada, pero menos que la primera; luego se levantó; luego se prosternó; y luego la culminó, y el sol ya estaba brillando nuevamente. Luego disertó. [[492]] (Registrado por Al-Bujâri y Muslim)

En otra versión de Muslim dice: “Cuando hubo un eclipse de sol, (El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  ) rezó ocho Ruku' con dos prosternaciones. En otra versión de Muslim dice lo mismo pero narrado por 'Ali رضى الله عنه

Narró Yâbir  رضى الله عنه : El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  rezó con seis Ruku' y cuatro prosternaciones.

Narró Ubai Ibn Ka'b  رضى الله عنهque el Profeta  صلى الله عليه وسلم rezó y se inclinó cinco veces y se prosternó dos veces y en la segunda  Rak'a hizo lo mismo.” (Registrado por Abu Dâ'ud)

404. Narró Ibn 'Abbâs  رضى الله عنهما : Cuando el viento soplaba el Profeta  صلى الله عليه وسلم    se arrodillaba y decía: “Oh Allâh, has que sea misericordia y no castigo.” (Registrado por Ash-Shâfi'i y At Tabarâni).

405. Narró Ibn 'Abbâsque رضى الله عنهما  el Profeta  صلى الله عليه وسلم  rezó durante un terremoto seis Ruku' y cuatro prosternaciones y dijo: “De esta manera se ofrece la oración de los Signos [[493]] (صلاة الاَيات) .” (Registrado por Al Baihaqi, y Ash-Shâfi'i transmitió un Hadiz similar sin mencionar las últimas palabras de 'Ali Ibn Abu Talib رضى الله عنه 


 Capítulo 16   SALATUL-ISTISQA (La oración para rogar por lluvias) [[494]]

406. Narró Ibn 'Abbâs رضى الله عنهما : El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  salió para rogar que llueva vistiendo un ropa rústica, con mucha humildad, rogó por lluvias y ofreció dos Rak'at de la misma manera que hacía la oración del 'Eid pero sin disertar. (Registrado por  Al Jamsa; At Tirmidhi, Abu 'Awanar Ibn Hibbân lo consideraron Sahih).

407. Narró 'Aisha رضى الله عنها : La gente se quejó ante el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم    por la falta de lluvias, entonces ordenó que un pulpito sea colocado en el lugar de la oración, y luego le pidió a la gente que saliera. Y salió  صلى الله عليه وسلم  cuando el solo empezó a asomarse, se sentó sobre el pulpito y luego de glorificar y alabar a Allâh, dijo: “Se han quejado de la sequía en vuestras moradas. Allâh ha ordenado que le supliquen a Él y prometió que respondería a vuestras súplicas.” Luego dijo: “Alabado Sea Allâh, Señor del universo, el más Misericordioso, el más Compasivo, Soberano del Día del Juicio, nada ni nadie tiene el derecho a ser adorado excepto Allâh, Él hace lo que quiere. ¡Oh Allâh! Tú eres Allâh, no existe divinidad excepto Tu, Tú eres el Rico, y nosotros somos pobres y necesitados, envíanos lluvia, y has que sea deleite y satisfacción.” Luego elevó sus manos [[495]] y las mantuvo elevadas hasta que pudieron verse sus axilas. Luego dio vuelta su manto dirigiéndose a la gente mientras sus manos permanecían elevadas; luego descendió y rezó dos Rak'at. Luego Allâh envió una nube y tras tronar comenzó a llover. (Registrado por  Abu Dâ'ud que lo calificó Gharib, pero su isnad es aceptable.

El relato referido a cuando el Profeta  صلى الله عليه وسلم  dio vuelta su manto está mencionado en Sahih Al Bujâri según la narración de  Abdullâh Ibn Zaid. Y también dice: “se dirigió hacia la Qiblah para hacer las súplicas y luego rezó dos Rak'at recitando el Qur'ân en voz alta.”

Ad Dâraqutni transmitió lo mismo en un Hadiz Mursal narrado por Abu Ya'far Al Bâqir [[496]]: “Dio vuelta su manto para que la sequía cambie por lluvia.”

408. Narró Anas رضى الله عنه : El Profeta  صلى الله عليه وسلم  se encontraba disertando parado el día viernes y un hombre entró en la mezquita y dijo: “¡Oh Mensajero de Allâh! Los animales mueren y se han agotado los medios, ruega a Allâh para que llueva.” El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   levantó sus manos y dijo: “¡Oh Allâh! Envía lluvias sobre nosotros, ¡Oh Allâh! Envía lluvias sobre nosotros, ¡Oh Allâh! Envía lluvias sobre nosotros.” Y el transmisor relató el Hadiz completo el cual incluye cuando el Profeta suplicó para que luego deje de llover. (Registrado por Al-Bujâri y Muslim).

409. Narró Anas رضى الله عنه cuando había sequía 'Umar Ibn Al Jattab رضى الله عنه  solía suplicar por lluvias pidiendo a Al 'Abbâs Ibn 'Abdul Muttalib  رضى الله عنه[[497]] . Decía: “Oh Allâh, solíamos pedirle al Profeta  صلى الله عليه وسلم   que ruegue por lluvias, pero ahora (que ha fallecido) le solicitamos al tío del Profeta que ruegue por lluvias.” y comenzaba a llover. (Registrado por Al Bujâri).

410. Narró Anas رضى الله عنه  llovió mientras estábamos con el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  y éste removió algo de su ropa permitiendo que la lluvia lo mojara y dijo: “Proviene (la lluvia) del Señor Exaltado.” [[498]] (Registrado por Muslim).

411. Narró 'Aisha رضى الله عنها: cuando el Profeta  صلى الله عليه وسلم  vio la lluvia dijo: “Oh Allâh, que sea beneficiosa” (Registrado por Al-Bujâri y Muslim).

412. Narró Sa'd رضى الله عنه : El Profeta  صلى الله عليه وسلم  suplicó (a Allâh) para que llueva diciendo: “Oh Allâh, benefícianos con una nube espesa y tormentosa, por la cual nos envíes lluvias abundantes y generosas, ¡Oh Poseedor de la Majestuosidad y el Honor!” (Registrado por Abu 'Awana en su Sahih).

413. Narró Abu Huraira رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo: El Profeta Sulaimanعليه السلام  salió para suplicar que llueva, y vio una hormiga recostada elevando sus piernas diciendo: “Oh Allâh, somos criaturas de entre Tus criaturas, no podemos vivir sin Tu agua.” Entonces dijo (a sus compañeros). “Regresad, ya que recibiréis agua gracias a las súplicas de otros.” (Registrado por Ahmad y Al Hâkim lo consideró Sahih).

414. Narró Anas رضى الله عنه : El Profeta  صلى الله عليه وسلم  rogaba pidiendo lluvia con las palmas de sus manos hacia abajo. [[499]] (Registrado por Muslim).


 Capítulo 17  La vestimenta

415. Narró Abu 'Aamir Al Ash'ari [[500]] رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم   dijo: “Habrá entre mis seguidores algunos que harán lícito el adulterio y vestir la seda.” [[501]] (Registrado por Abu Dâ'ud).

416. Narró Hudhaifa رضى الله عنه : El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  nos prohibió comer y beber en recipientes de oro o plata y vestirnos con seda o sentarnos sobre seda. (Registrado por Al Bujâri).

417. Narró 'Umar رضى الله عنه El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  prohibió el uso de la seda excepto del tamaño de dos, tres o cuatro dedos. [[502]] (Registrado por Al-Bujâri y Muslim).

418. Narró Anas رضى الله عنه : El Profeta  صلى الله عليه وسلم  permitió que 'Abdur-Rahman Ibn 'Auf y Az Zubair [[503]] usaran seda durante los viajes debido a enfermedades que sufrían en la piel. (Registrado por Al-Bujâri y Muslim).

419. Narró 'Ali Ibn Abi Talib رضى الله عنه : El Profeta  صلى الله عليه وسلم  me regaló una capa de seda [[504]], y cuando me lo puse noté el enojo en su rostro, entonces lo corté y lo distribuí entre las mujeres de mi familia. (Registrado por Al-Bujâri y Muslim, y esta es la versión de Muslim).

420. Narró Abu Musa رضى الله عنه que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  dijo: “El oro y la seda son lícitos para las mujeres pero prohibidos para los hombres de mi nación.” (Registrado por Ahmad, An Nasâ'i y At Tirmidhi, quien lo calificó Sahih).

421. Narró 'Imrân Ibn Husain رضى الله عنهما que el Profeta  صلى الله عليه وسلم   dijo: “Allâh ama ver en Sus siervos las gracias que les ha otorgado” [[505]] (Registrado por Al Baihaqi).

422. Narró 'Ali رضى الله عنه : El Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  prohibió el uso de la seda y la vestimenta amarillenta. (Registrado por Muslim).

423. Narró Abdullah Ibn ‘Amru رضى الله عنه que el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم le vio vistiendo dos prendas amarillentas y le preguntó: “¿Acaso tu madre te ordenó vestir así?” [[506]]. (Transmitido por Muslim)

424. Narró Asmâ' bint Abu Bakr  رضى الله عنهماque sacó el manto del Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم  que tenía cuello, mangas, y dobladillos atrás y adelante de seda. (Registrado por Abu Dâ'ud). Su origen está en Sahih Muslim con el agregado: “permaneció con 'Aisha رضى الله عنها hasta que murió, luego lo tuve yo. El Profeta  صلى الله عليه وسلم  solía ponérselo, y lo usábamos para los enfermos buscando cura en él.” y Al Bujâri agregó en su libro Adab Al Mufrad: “solía usarlo cuando lo visitaban las delegaciones y los días Viernes.” [[507]]


 3. EL LIBRO DE LOS ENTIERROS

425. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Abundad en el recuerdo de la destructora de las delicias: la muerte” [[508]] [Transmitido por Tirmidhi y Nasâ'i; Ibn Hibbân lo graduó Sahih]

426. Anas  رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: Ninguno de vosotros deberá desear la muerte [[509]] a causa de una dificultad que sufra, pero si es imposible desearla deberá decir: “¡Oh Allâh! Concédeme vida mientras sea buena para mí, y concédeme la muerte si es mejor para mí. [[510]]” [Registrado por Bujari y Muslim] 

427. Buraida  رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “El creyente muere con el sudor [[511]] de la frente”. [Transmitido por los Tres Az-Zalaza]. Ibn Hibbân lo graduó Sahih (legítimo)

428. Abû Sa'îd y Abû Huraira رضي الله عنهما narraron que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Exhortad a quienes agonizan a pronunciar: “La ilaha illa Allah No hay divinidad salvo Allâh”. [Transmitido por Muslim y los Cuatro Al-Arba’a]

429. Ma'quil Ibn Iasâr [[512]رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Recitad Sûrat Iâ-Sin a vuestros muertos. [[513]]” [Abû Dâ'ud y Nasâ'i. Ibn-Hibbân lo graduó Sahih] 

430. Umm Salama [[514]] رضي الله عنها narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم fue a lo de Abû Salama (cuando este murió). Sus ojos estaban todavía abiertos y fijos. Le cerró los ojos y luego dijo: “Cuando el alma es tomada, la vista la sigue [[515]]”. Entonces algunos de entre de su familia lloraron y se lamentaron; entonces (el Profeta صلى الله عليه وسلم) dijo: “No supliquéis para vosotros sino el bien, ya que los ángeles dicen Amin a vuestras súplicas”. Luego dijo: “¡Oh Allâh! Perdona a Abû Salama, eleva su grado entre aquellos que son rectamente guiados, y concédele un sucesor entre sus descendientes, haz su tumba espaciosa e ilumínale en ella”. [Transmitido por Muslim]

431. Narró 'Aisha رضي الله عنها  que cuando el Profeta صلى الله عليه وسلم falleció, fue cubierto con una tela rayada. [Registrado por Bujari y Muslim]

432. Narró ' Aisha رضي الله عنها que Abû Bakr  رضي الله عنه besó [[516]] al Profeta صلى الله عليه وسلم luego de que éste muriera. [Transmitido por Bujari] 

433. Abû Huraira  رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “El alma del creyente queda encadenada a su deuda [[517]] hasta que es pagada [[518]] en su nombre”. [Transmitido por Ahmad y Tirmidhi que lo graduaron Hasan].

434. Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo acerca del hombre que cayó de su camello y murió a causa de ello: “Lavadlo con agua y hojas de loto, y amortajadlo con sus dos vestimentas [[519]]”. [Registrado por Bujari y Muslim]

435. Narró 'Aisha رضي الله عنها: Cuando se disponían a lavar el cuerpo del Profeta صلى الله عليه وسلم dijeron: “Por Allâh, no sabemos si debemos quitarle la ropa al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم siendo que quitamos la ropa a nuestros muertos. [[520]]” [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ'ud]

436. Dijo Umm 'Atíia رضي الله عنها: El Profeta صلى الله عليه وسلم entró cuando estábamos lavando a su hija. Y dijo: “Lavadla con agua y loto, tres o cinco veces, [[521]] o más si pensáis que es necesario; usad agua y alcanfor. Y en el último lavado usad alcanfor, o algo de ello.” Cuando terminamos le informamos, y nos alcanzó su vestido (Izar) diciendo: “Envolved su cuerpo con él”. [Registrado por Bujari y Muslim]

En otra versión se registra: “Comenzad por la derecha y por los lugares de la ablución”. En la versión registrada por Bujârî dice: “Trenzamos su cabello en tres trenzas y las colocamos por detrás de su cabeza.” 

437. Narró 'Aisha رضي الله عنها: “El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم fue amortajado con tres vestidos de material yemenita blanco de Sahûl [[522]]  no llevaba camisa, ni turbante.” [Registrado por Bujari y Muslim]

438. Ibn ‘Omar رضي الله عنهما narró: Cuando 'Abdullâh Ibn  Ubai [[523]] murió, vino su hijo [[524]] al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم y le dijo: “Dame tu camisa para amortajarlo con ella” y se la dio. [Registrado por Bujari y Muslim] 

439. Ibn ' Abbâs رضي الله عنهما narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Vestíos de blanco, porque es la mejor de vuestras vestimentas, y amortajad con él a vuestros muertos “. [Transmitido por Al-Jamsa excepto Nasâ'i. Tirmidhi lo graduó Sahih (legítimo)

440. Yâbir  رضي الله عنه narró: el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros amortaja a su hermano, que use una buena mortaja. [[525]]” [Transmitido por Muslim]

441. Narró Yâbir  رضي الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم juntó a dos hombres, de aquellos que fueron muertos en Uhud, y los envolvió con una sola mortaja [[526]] y luego dijo: “¿Quién de ellos sabía más del Qur'ân?” Entonces colocadlo a él primero en la tumba. No fueron lavados ni se les realizó la oración. [Transmitido por Bujâri] 

442. Narró 'Ali  رضي الله عنه: Escuché al Profeta  صلى الله عليه وسلم decir: “No exageréis con la mortaja, puesto que se deteriorará rápidamente”. [Transmitido por Abû Dâ'ud] 

443. Narró 'Aisha رضي الله عنها que el Profeta صلى الله عليه وسلم le dijo: “Si murierras antes que yo, te lavaría [[527]]”. [Transmitido por Ahmad e Ibn Mâya. Ibn Hibbân lo graduó Sahih]

444. Narró Asma bint 'Umais رضي الله عنها que Fátima [[528]]رضي الله عنها legó que 'Ali  رضي الله عنه  fuera quien la lavara. [Transmitido por Ad-Dâraqutni]

445. Buraida  رضي الله عنه narró acerca de  la historia de la mujer Gamidía  donde el Profeta صلى الله عليه وسلم ordenó que la apedreasen debido a su adulterio. Dijo el narrador: Él profirió la orden de la lapidación, pero luego oró [[529]]  por ella y fue enterrada”. [Transmitido por Muslim]

446. Yabir Ibn Samura  رضي الله عنه narró: Trajeron el cuerpo de un hombre que se había suicidado con la punta de una flecha ante el Profeta صلى الله عليه وسلم, pero no oró por él [[530]]. [Transmitido por Muslim]

447. Abû Huraira  رضي الله عنه  narró con respecto a la historia de la mujer que barría la mezquita. El Profeta  صلى الله عليه وسلم preguntó por ella y (los Compañeros) le dijeron que había muerto. Dijo entonces: “¿Por qué  no me habéis informado?” Como si no le hubieran dado importancia. Dijo: “Mostradme su tumba”, y lo llevaron hasta ella, entonces oró [[531]] por ella. [Registrado por Bujari y Muslim] 

Muslim agregó: Luego dijo: “Estas tumbas están llenas de oscuridad por sus ocupantes, pero Allâh las ilumina debido a mi oración por ellos.” 

448. Hudhaifa  رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم solía prohibir que se anunciara [[532]] la muerte de las personas. [Transmitido por Ahmad. Tirmidhi lo graduó Hasan] 

449. Abû Huraira  رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم anunció la muerte de An-Nayâshi (Negus) [[533]] el día que murió, llamó al lugar de la oración y ordenó a las personas en filas y pronunció el Takbîr cuatro veces. [[534]] [Registrado por Bujari y Muslim] 

450. Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما narró: Escuché al Profeta صلى الله عليه وسلم decir: No hay musulmán que muera, y oren por él, cuarenta personas que no asocien nada con Allâh, sin que Allâh los acepte como sus intercesores [[535]]. [Transmitido por Muslim] 

451. Samura Ibn Yundub  رضي الله عنه  narró: Oré detrás del Profeta صلى الله عليه وسلم quien oró por una mujer que había muerto en el parto, situándose a la mitad [[536]] de su cuerpo. [Registrado por Bujari y Muslim] 

452. Narró 'Aisha رضي الله عنها: Juro por Allâh que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم oró por los dos hijos de Baidâ [[537]] dentro de la mezquita [[538]]. [Transmitido por Muslim] 

453. Narró 'Abdur-Rahman Ibn Abû Laila رحمه الله تعالى [[539]]: Zaid Ibn Arqam profería el Takbîr cuatro veces durante las oración funeral, pero en una ocasión lo profirió cinco veces, [[540]], y le pregunté acerca de ello. Dijo: “El Mensajero de Allâh   صلى الله عليه وسلم solía hacerlo así también”. [Transmitido por Muslim y los Cuatro Al-Arba’a]

454. Narró 'Ali  رضي الله عنه  que el Profeta profirió el Takbîr seis veces en el funeral de Sahl ibn Hunaif [[541]] y dijo: “Era uno de los compañeros que asistió a la batalla de Badr”. [Transmitido por Sa'îd Ibn  Mansur. Su versión original se encuentra en Bujari]

455. Yâbir  رضي الله عنه  narró: Solía el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم proferir cuatro Takbîr en la oración funeral y recitaba la apertura del Libro (Sûrat Al-Fâtiha) [[542]] luego del primer Takbîr. [Transmitido por Ash-Shâfi'i a través de una cadena débil de narradores]

456. Narró Talha Ibn Abdullâh Ibn 'Auf [[543]] : Oré detrás de Ibn 'Abbâs (رضي الله عنهما) una oración funeraria y recitó la apertura del Libro. Dijo entonces: “Es para que sepáis que es Sunnah”. [[544]] [Transmitido por Bujari]

457. Narró 'Auf Ibn Mâlik [[545]]رضي الله عنه : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم oró en un funeral y memoricé su súplica: [[546]] “¡Oh Allâh! Perdónalo, ten misericordia de él, concédele seguridad, perdónalo, concédele una provisión noble y un alojamiento espacioso, lávalo con agua, nieve y granizo, y purifícalo de los pecados como el vestido blanco se purifica de la suciedad, concédele una mejor morada que la presente, una familia mejor que su familia, sitúalo en el Paraíso y protégelo de los tormentos de  la tumba y del castigo del Infierno. [[547]]” [Transmitido por Muslim] 

458. Abû Huraira  رضي الله عنه  narró: Cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  rezaba en un funeral, decía: “¡Oh Allah! Perdona a nuestros vivos y nuestros muertos, a los presentes y a los ausentes, a nuestros niños y ancianos, a los hombres y a las mujeres. ¡Oh Allah! A quien des vida entre nosotros que viva en el Islam, y a quien concedas la muerte que muera en la Fe, ¡Oh Señor! no nos prives de su recompensa y no nos desvíes después de él.” [Transmitido por Muslim y los Cuatro Al-Arba’a]

459. Narró Abû Huraira رضي الله عنه : El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando oréis por un fallecido, haced una súplica sincera por él”. [[548]] [Transmitido por Abû Dâ'ud. Ibn Hibbân lo graduó Sahih] 

460. Abû Huraira  رضي الله عنه  narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Apresuraos  en el cortejo fúnebre, porque si el fallecido era piadoso, estaréis llevándolo pronto a buen destino, y si fuera lo contrario, es un mal del que estaréis librándoos”. [[549]] [Registrado por Bujari y Muslim] 

461. Narró Abû Huraira  رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien asiste a un cortejo fúnebre y ofrece la oración funeraria por el fallecido, obtendrá (el orante) la recompensa de un Qîrât, y quién asiste (y permanece) hasta que el difunto es enterrado, obtendrá la recompensa de dos Qîrât”. Le fue preguntado: “¿Qué son dos Qîrât?” Respondió: “Como dos grandes montañas”. [Registrado por Bujari y Muslim]. La versión de Muslim dice: “hasta que (el fallecido) sea colocado dentro de la tumba.” 

La versión de Bujari dice: “Quien asiste al entierro de un musulmán, con fe y buscando la recompensa de Allâh, y permanece hasta que es realizada la oración y asiste al entierro. Obtendrá una recompensa de dos Qîrât, cada Qîrât es equivalente a Uhud.” 

462. Narró Sâlim [[550]]رضي الله عنهما  que su padre vio al Profeta صلى الله عليه وسلم , Abû Bakr y ‘Omar que caminaban delante del cortejo fúnebre. [[551]] [Transmitido por los Cinco Al-Jamsa; Ibn Hibbân lo graduó Sahih y Nasâ'i y otros lo graduaron Mursal]

463. Umm 'Atiya رضي الله عنها: Se nos prohibió (a las mujeres) acompañar los cortejos fúnebres, pero no fue una prohibición enfatizada [[552]] (Registrado por Bujari y Muslim] 

464. Abû Sa'îd  رضي الله عنه  narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando veáis un entierro, poneos de pie y quienquiera lo sigue no deberá sentarse [[553]] hasta que sea puesto (en la tumba)”. [Registrado por Bujari y Muslim] 

465. Abû Ishâq [[554]] (رضي الله عنه) narró que 'Abdullâh Ibn Iazid [[555]]رضي الله عنه ingresó a un muerto en su tumba comenzando por sus piernas y dijo: “Esto es de la Sunna”. [Transmitido por Abû Dâ'ud]

466. Ibn ‘Omar رضي الله عنهما narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando ingreséis al muerto en su tumba decid: En el Nombre de Allâh, y siguiendo la religión del Mensajero de Allâh. [[556]]” [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ'ud y Nasâ'i; Ibn Hibbân lo graduó Sahih (legítimo) y  Ad-Dâraqutni comentó que el Hadiz sería Mauqûf] 

467. Narró 'Aisha رضي الله عنها  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Romper el hueso de una persona muerta es como romper el de una viva”. [Transmitido por Abû Dâ'ud a través de una cadena de narradores acorde a las condiciones de Muslim]. En la versión de Ibn Mâya narrada por Umm Salama dice: “en el pecado.” 

468. Sa’d ibn Abi Waqqâs رضي الله عنه dijo: “Haced un nicho para mí al lado de la tumba, y preparad ladrillos crudos para ella como fue hecho con el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم. [[557]]” [Transmitido por Muslim].  

Al-Baihaqui ha transmitido algo similar al Hadiz anterior narrado por Yâbir y se añade: “Y su tumba fue levantada aproximadamente a un palmo [[558]] del nivel de la tierra”. [Ibn Hibbân lo graduó Sahih]

Narró Yâbir رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió en las tumbas los adornos con yeso, sentarse sobre ellas, o construir sobre ellas [[559]]. [Transmitido por Muslim]

469. Narró 'Aamir Ibn Rabi'a رضي الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم rezó por el cuerpo de 'Uzmân Ibn Ma’dhûn [[560]],  رضي الله عنه luego fue hasta su sepultura y arrojó tres manojos de tierra sobre ella estando de de pie. [Transmitido por Ad-Dâraqutni]

470. Narró 'Uzmân رضي الله عنه: Solía el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم al finalizar el entierro, permanecer de pie frente a la tumba y decir: “Pedid  perdón para vuestro hermano y pedid por él la fortaleza [[561]] porque ciertamente ahora está siendo preguntado”. [Transmitido por Abû Dâ'ud y Al-Hâkim lo graduó Sahih (legítimo)]. 

471. Damrah Ibn Habib [[562]] - uno de los Tâbi'in- dijo: Los Sahabah preferían nivelar la tumba del fallecido y cuando la gente se retiraba decir “¡Fulano! Di: No hay Dios salvo Allâh, tres veces, ¡Fulano! di: Mi Señor es Allâh, mi religión es el Islam y mi Profeta es Muhammad”. [Transmitido por Sa'îd ibn Mansûr como hadiz Mawqûf. Y At-Tabarâni transmitió el mismo Hadiz por Abû Umâma como un Hadiz Marfu'. 

472. Narró Buraida Ibn Husaib Al Aslami رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Os había prohibido que visitarais las tumbas, pero podéis visitarlas ahora.[[563]]” [Transmitido por Muslim]. At-Tirmidhi agregó en su narración: “Porque les recuerda la otra vida”. Ibn Mâyah también agregó de Ibn Mas'ûd: “y hace que os desentendáis de los placeres mundanos.” 

473. Abû Huraira  رضي الله عنه narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم maldijo [[564]] a las mujeres que visitan asiduamente las tumbas. [At-Tirmidhi lo transmitió e Ibn Hibbân lo graduó Sahih]

474. Abû Sa'îd Al-Judri narró رضي الله عنه: que el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم maldijo las plañideras y a quienes las escuchan. [Transmitido por Abû Dâ'ud]

475. Umm 'Atiya رضي الله عنها narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم nos hizo jurar que no plañiríamos. [[565]] [Registrado por Bujari y Muslim]

476. Ibn ‘Omar رضي الله عنهما narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “El muerto es castigado en la tumba [[566]] cuando se plañe por él”. [Registrado por Bujari y Muslim]. Este mismo Hadîz se ha narrado narrado por  Al-Mughira Ibn Shu'ba. 

477. Narró Anas رضي الله عنه : Fui testigo del entierro de una hija del Profeta صلى الله عليه وسلم y el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  sentado al borde de la tumba sus ojos derramaban lágrimas. [[567]] [Transmitido por Bujâri].

478. Narró Yabir رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “No enterréis vuestros muertos por la noche a menos que os veáis forzados a ello”. [Transmitido por Ibn Mâyah]. Su versión original está en el Sahih Muslim quien dijo: “Él Profeta reprendió que una persona sea enterrada por la noche hasta que se ofrezca la oración por él.”

479. Narró 'Abdullâh Ibn Ya'far [[568]]رضي الله عنه : Cuando las noticias de la muerte de Ya'far llegaron, el Mensajero de Alláh صلى الله عليه وسلم dijo: “Preparad comida para la familia de Ya'far, porque les ha sobrevenido una desgracia que los preocupa [[569]]”. [Transmitido por los Cinco excepto An-Nasâ'i]  

480. Narró Sulaiman Ibn Buraida [[570]] (رضي الله عنه) en la autoridad de su padre: Solía el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم enseñar a sus Compañeros  decir cuando visitaban los cementerios, “La Paz esté con vosotros creyentes y musulmanes, habitantes de las moradas. Si Allâh quiere, nos uniremos con vosotros. Le rogamos a Allâh que conceda, para nosotros y vosotros, el bien”. [Transmitido por Muslim].

481. Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما: Cuando el Mensajero de Allâh   صلى الله عليه وسلم pasó por unas tumbas de la ciudad de Medîna volvió su rostro hacia ellos y dijo: “La Paz esté con vosotros, habitantes de las tumbas. ¡Que Allâh os perdone y a nosotros, vosotros nos habéis precedido y nosotros los alcanzaremos. [[571]]” [Transmitido por Tirmidhi quien lo graduó Hasan]

482. Narró 'Aisha رضي الله عنها que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No insultéis a los muertos, porque ya han alcanzado lo que presentaron”. [Transmitido por Bujâri]. La versión de Tirmidhi narrada por Al-Mughira tiene la misma redacción pero agrega: “para no herir a los vivos.” 


 4. EL LIBRO DEL ZAKAT[[572]]

483.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم envió a Mu‘âdh رضى الله عنه al Yemen le dijo: “Allâh ha hecho obligatorio para ellos, respecto a sus bienes, una Sadaqa que se toma de sus ricos y se reparte entre sus pobres.”[[573]] [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

484.    Narró Anas رضى الله عنه que Abû Bakr As‑Siddiq رضى الله عنه le escribió: ‘Esta es la Sadaqa obligatoria que el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم impuso a los musulmanes [[574]] la cual Allâh le ordenó que imponga.[[575]] Por cada veinticuatro camellos o menos, una oveja será dada por cada cinco. Cuando hay entre veinticinco a treinta y cinco, se debe dar una camella en su segundo año [[576]]; si no hay ninguna camella, entonces un camello en su tercer año. Entre treinta y seis hasta cuarenta y cinco, una camella en su tercer año. Entre cuarenta y seis a sesenta, una camella en su cuarto año [[577]] que esté lista para aparearse. Entre sesenta y uno a setenta y cinco, una camella en su quinto año. Entre setenta y seis a noventa, dos camellas en su tercer año. Entre noventa y uno a ciento veinte, dos camellas en su cuarto año que estén listas para aparearse. Cuando  exceden los ciento veinte, una camella en su tercer año por cada cuarenta o una camella en su cuarto año por cada cincuenta. Si alguien tiene sólo cuatro camellos, no debe entregar ninguna Sadaqa por ellos a no ser que su dueño lo desee. Acerca de la Sadaqa de las ovejas que pastan, cuando hay entre cuarenta y ciento veinte, se debe entregar una oveja. Entre más de ciento veinte y hasta doscientos, deben darse dos ovejas. Entre más de doscientas hasta  trescientas, tres ovejas. Si  exceden trescientos, una oveja por cada centenar. Si un hombre tiene ovejas que pastan y son menos de cuarenta, no debe entregar ninguna Sadaqa, a no ser que su dueño lo desee. Aquellos animales que pertenecen a rebaños separados no serán juntados y aquellos que están juntos no serán separados [[578]] por temor a entregar Sadaqa. Respecto a lo que pertenece a dos socios, estos pueden pedirse compensación mutua [[579]] Una oveja vieja, o con defectos, o una cabra (macho) no debe ser entregada como Sadaqa a menos que el recolector lo desee. [[580]] Sobre la plata: Por doscientos Dirhams, se paga un cuarto, pero si hay sólo ciento noventa no se paga  a menos que su dueño lo desee. Si los camellos alcanzan la cantidad por la cual se debe entregar una camella en su quinto año, y no posee una, pero posee una en su cuarto año, [[581]] se le aceptará junto con dos ovejas si las puede dar, de lo contrario veinte Dirhams. Si los camellos alcanzan la cantidad por la cual se debe entregar una camella en su cuarto año [[582]]  y no pose una, pero posee una en su quinto año se le aceptará, pero se le reintegrarán veinte Dirhams o dos ovejas. [Transmitido por Al‑Bujâri].

485.    Narró Mu‘âdh bin Yabal رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم me envió al Yemen, y me ordenó que tomara un ternero macho o hembra de un año por cada treinta, y una vaca en su tercer año [[583]] por cada cuarenta, y un Dinâr por cada adulto (incrédulo como Yizia) [[584]] o ropa de valor equivalente confeccionada en Yemen. [Transmitido por Al‑Jamsa, esta versión pertenece a Ahmad y At‑Tirmidhi lo consideró Hasan, pero mencionó que se discrepa si es Mausul o no. Ibn Hibbân y Al‑Hâkim lo consideraron Sahih (verídico)].

486.    Narró ‘Amr bin Shu‘aib con la autoridad de su padre y de su abuelo (رضى الله عنهم): El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “La Sadaqât de los musulmanes será recibida en sus lugares de riego.” [Transmitido por Ahmad]. Abû Dâ’ud narró: “Sus Sadaqât sólo serán recibidas en sus moradas.”

487.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “El musulmán no debe Sadaqa por su esclavo o su caballo.” [Transmitido por Al‑Bujâri]. En la versión de Muslim dice: “No hay Sadaqa por un esclavo excepto Sadaqat-ul-Fitr.”

488.    Narró Bahz [[585]] bin Hakim con la autoridad de su padre [[586]] y de su abuelo [[587]] (رضى الله عنهم): El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Por cada cuarenta camellos que pastan, [[588]] una camella en su tercer año deberá ser entregada. Los camellos no serán separados mientras los estén contando. Aquel que paga el Zakât con la intención de obtener una recompensa será recompensado. Si alguien evade el Zakât, le sacaremos la mitad de sus bienes como una deuda  impuesta por nuestro Señor, el Exaltado. Ninguna porción del Zakât puede ser tomada por la familia de Muhammad.”

[Transmitido por Ahmad, Abû Dâ’ud y An‑Nasâ’i. Al‑Hâkim lo consideró Sahih]. Ash‑Shafi‘i [[589]] consideró que este Hadiz no puede usarse como prueba para tomar la mitad de los bienes del evasor del Zakât.

489.    Narró ‘Ali رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando poseas doscientos Dirhams durante un año, deberás pagar cinco Dirhams, y no debes pagar nada a no ser que tengas veinte Dinares durante un año, por los cuales deberás pagar medio Dinar[[590]]. Cualquier cosa que exceda esto, se contará igualmente. No se debe pagar Zakât por una propiedad, hasta que pase un año del tiempo de su posesión.” [Transmitido por Abû Dâ’ud. Es un Hadiz Hasan, pero hay discrepancias si es Marfû‘ o no].

At‑Tirmidhi transmitió de Ibn ‘Umar (رضى الله عنهما): “Aquel que adquiere bienes no está obligado a pagar el Zakât sobre ellos, hasta que pase un año.” [Este Hadîz fue calificado Mawqûf].

490.    Narró ‘Ali رضى الله عنه: “No se paga Sadaqa por el ganado utilizado como para tareas [[591]]. [Transmitido por Abû Dâ’ud and Ad‑Dâraqutni. Fue calificado como Mawqûf].

491.    Narró ‘Amr bin Shu‘aib con la autoridad de su padre y de su abuelo ‘Abdullâh bin ‘Amr ( رضى الله عنهم): El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo, “Si alguien es tutor de un huérfano que posee bienes, debe comerciar con ellos y no debe abandonarlos hasta que la Sadaqa los consuma [[592]].” [Transmitido por At‑Tirmidhi y Ad‑Dâraqutni con un Isnâd débil. Hay una versión Mursal transmitida por Ash-Shafi‘i].

492.    Narró ‘Abdullâh bin Abû ’Aufa رضى الله عنهما: Siempre que la gente daba su Sadaqât el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم decía: “Oh Allâh, bendícelos.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

493.    Narró ‘Ali رضى الله عنه: ‘Abbâs (رضى الله عنه) le preguntó al Profeta صلى الله عليه وسلم sobre la posibilidad de pagar su Sadaqa antes del tiempo en que es obligatoria, y éste le dio permiso [[593]] para hacerlo. [Transmitido por At‑Tirmidhi y Al‑Hâkim].

494.    Narró Yâbir bin ‘Abdullâh رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “No se paga  Sadaqa por menos de cinco Uqiya[[594]] (735 gramos) de plata, ni se paga Sadaqa por menos de cinco camellos, ni tampoco se paga Sadaqa por menos de cinco Awsuq[[595]] de dátiles.” [Transmitido por Muslim].

Narró Abû Sa‘îd (رضى الله عنه): El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “No se paga Sadaqa (Zakât) por menos de cinco Awsuq de dátiles o de granos.”[[596]] [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

495.    Narró Sâlim bin ‘Abdullâh con la autoridad de su padre: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Se debe pagar un décimo de lo que es regado por ríos o lluvias, y un vigésimo de lo que es regado por canales artificiales (acequias) [Transmitido por Al‑Bujâri]. Abû Dâ’ud tiene: “Cuando (la tierra) es suficientemente húmeda, se paga un décimo (de lo producido); pero se paga un vigésimo por lo que se riega con esfuerzo.”

496.    Narraron Abû Musa Al‑Ash‘ari y Mu‘âdh رضى الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم les dijo: “Recauden la Sadaqa solamente de estas cuatro especies: cebada, trigo, pasas de uvas y dátiles.” [Transmitido por At‑Tabarâni y Al‑Hâkim].

Y en una versión de Ad‑Dâraqutni Mu‘âdh: dijo: “Fueron exentos los pepinos, melones, granada y cañas de azucar (de pagar Sadaqa) por el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم.” Su cadena de narradores es débil.

497.    Narró Sahl bin Abû Hazma[[597]] رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم nos ordenó: “Cuando estimen (la Sadaqa de frutas como los dátiles) tómenlos dejando un tercio; y si no dejan un tercio, dejen un cuarto (del Sadaqa estimado para los dueños)[[598]]. [Transmitido por Al‑Jamsa excepto Ibn Mâyah. Ibn Hibbân y Al‑Hâkim lo consideraron Sahih].

498.    Narró ‘Attâb bin Asîd[[599]] رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم ordenó  estimar el Zakât de las vides como el de las palmeras. Es decir que el Zakât debe ser pagado con las pasas de uva como el Zakât de las palmeras se paga con dátiles desecados. [Transmitido por Al‑Jamsa. Tiene Inqitâ’].

499.    Narró ‘Amr bin Shu‘aib con la autoridad de su padre y de su abuelo (رضى الله عنهم): Una mujer vino donde el Profeta صلى الله عليه وسلم acompañada por su hija que llevaba dos brazaletes de oro. Él le preguntó : “¿Has pagado su Zakât?” Ella dijo: “No.” Entonces le dijo: “¿Acaso te gustaría que [[600]] Allâh te coloque dos brazaletes de fuego en su lugar?” Entonces ella se los sacó.  [Transmitido por Az-Zalaza, con una cadena de narradores fuerte. Ha sido corroborado por Hâkim a través del Hadiz de  ‘Aisha].

500.    Narró Umm Salama رضى الله عنها que tenía brazaletes de oro [[601]] y dijo: “Oh Mensajero de Allâh! ¿Esto es atesorar?” Él contestó: “No es atesorar si pagas el Zakât correspondiente por ellos.” [Transmitido por Abû Dâ’ud y Ad‑Dâraqutni. Al‑Hâkim lo consideró Sahih].

501.    Narró Samura bin Yundub رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم nos ordenó que calculemos la Sadaqa de los bienes destinados para el comercio.[[602]] [Transmitido por Abû Dâ’ud. Su cadena de narradores es poco confiable].

502.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Se paga un quinto por el tesoro desenterrado.”[[603]] [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

503.    Narró ‘Amr bin Shu‘aib con la autoridad de su padre y de su abuelo (رضى الله عنهم) que el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo, respecto a un tesoro encontrado en un terreno baldío: “Si lo encuentras en un pueblo habitado debes darlo a conocer; pero si lo encuentras en un pueblo deshabitado, debes pagar un quinto del mismo y del tesoro desenterrado.” [Ibn Mâyah lo transmitió con una cadena de narradores aceptable].

504.    Narró Bilâl bin Al‑Hariz [[604]] رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم recibió la Sadaqa de las minas de Al‑Qabaliya.[[605]] [Transmitido por Abû Dâ’ud].


 Capítulo 1 SADAQAT-UL-FITR

505.  Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم prescribió como pago del Zakât-ul-Fitr de Ramadân un Sâ’ (aproximadamente 2½ kilogramos de) dátiles, o un Sâ’ de cebada por cada persona libre o esclava, hombre o mujer de los musulmanes; y ordenó que se pagase antes de que la gente saliese para la oración (‘id-ul-Fitr). [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

Ibn ‘Adi y Ad‑Dâraqutni transmitieron con una cadena débil de narradores: (Repartid el Zakât-ul-Fitr a los pobres) para evitarles que tengan necesidad de mendigar ese día (Id-ul-Fitr.)

506.            Narró Abû Sa‘îd Al‑Judri رضى الله عنه: Mientras el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم estaba entre nosotros solíamos dar (como Zakât-ul-Fitr) un Sâ’ de grano,[[606]] o un Sâ’ de dátiles, o un Sâ’ de cebada o un Sâ’ de pasas. [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim]. En otra versión: “Un Sâ’ de queso.” Abû Sa‘îd dijo: “No daré excepto lo que se solía entregar en los tiempos del Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم. : un Sâ’ de dátiles, o un Sâ’ de pasas o un Sâ’ de cebada o un Sâ’ de queso”. Y en la versión de Abû Dâ’ud: “Nunca dejaré de dar de Sadaqa excepto un Sâ’.”

507.            Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم prescribió el Zakât-ul-Fitr como una purificación del ayunante por sus malas expresiones y como alimento para los pobres. Si se paga antes de la oración (del ‘id), será considerada como Zakât, y si se paga después de la oración,[[607]] será considerada como una Sadaqa común y corriente. [Lo transmitieron Abû Dâ’ud e Ibn Mâyah, y Al‑Hâkim lo consideró Sahih (verídico)].

 Capítulo 2  La Caridad voluntaria

508.       Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Hay siete que estarán bajo la sombra de Allâh el día que no habrá sombra excepto la Suya (y mencionó entre ellos) — un hombre[[608]] que da caridad en secreto de tal manera que su mano izquierda no sabe lo que su mano derecha a dado.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

509.            Narró ‘Uqba bin ‘Aamir رضى الله عنه: escuché al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم decir: “Todos estarán bajo la sombra [[609]] de su Sadaqa hasta que finalice el juicio entre las personas.” [Transmitido por Ibn Hibbân y Al‑Hâkim].

510.            Narró Abû Sa‘îd Al‑Judri رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si un  musulmán viste a un musulmán desnudo, Allâh lo vestirá con algunos de los vestidos verdes del Paraíso; si un musulmán alimenta a un musulmán hambriento, Allâh lo alimentará con las frutas del Paraíso; y si un musulmán da de beber a un musulmán sediento, Allâh le dará de beber del néctar sellado del Paraíso” [Abû Dâ’ud lo transmitió con una cadena débil de narradores].

511.            Narró Hakim bin Hizâm رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “La mano de arriba es superior a la mano de abajo; y comienza por los que dependen de ti.[[610]] La mejor caridad es la que da una persona rica; y quien se abstiene de pedirle a otros (caridad), Allâh lo contentará y quien está satisfecho con lo que Allâh le ha dado, Allâh lo hará autosuficiente.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim, esta versión es de Al‑Bujâri].

512.            Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم fue preguntado: “¿Cuál es la Sadaqa que tiene más recompensa?” Dijo: “La que da un hombre que posee pocos bienes, y empezad por vuestra familia.” [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ’ud. Ibn Juzaima, Ibn Hibbân y Al‑Hâkim lo consideraron Sahih].

513.             Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Dad Sadaqa (caridad).” Un hombre dijo: “Oh Mensajero de Allah, tengo un Dinâr.” Dijo el Profeta صلى الله عليه وسلم: “Gástalo en ti mismo.” luego dijo: “tengo otro.” Le respondió صلى الله عليه وسلم: “Gástalo en tus hijos.” luego dijo: “tengo otro.” Dijo صلى الله عليه وسلم: “Gástalo en tu esposa.” Dijo صلى الله عليه وسلم: “tengo otro.” Dijo  صلى الله عليه وسلم: “Gástalo en tus sirvientes.” Dijo: “tengo otro.” dijo صلى الله عليه وسلم: “Tu sabes mejor que hacer con él.” [Transmitido por Abû Dâ’ud y An‑Nasâ’i. Ibn Hibbân y Al‑Hâkim lo consideraron Sahih].

514.             Narró ‘Aisha رضى الله عنها: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si una mujer da (como caridad) algo de la comida que  tiene en su casa, sin ser derrochadora, [[611]] ella obtendrá su recompensa por lo que ha dado, su marido tendrá su recompensa por lo que él ha ganado y el administrador conseguirá lo mismo. Sin que las recompensas [[612]] de uno disminuyan las recompensas del otro.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

515.             Narró Abû Sa‘îd Al‑Judri رضى الله عنه: Zainab,[[613]] la esposa de Ibn Mas‘ûd (رضى الله عنه) dijo: “Oh Mensajero de Allah, hoy has ordenado dar Sadaqa y yo tengo joyas, y las quise dar como Sadaqa, pero Ibn Mas'ûd dijo que él y sus hijos tienen más derecho de mi Sadaqa.” El Profeta dijo: “Ibn Mas'ûd dijo la verdad, tu marido y tus hijos tienen más derecho a beneficiarse de tu Sadaqa.”[[614]] [Transmitido por Al‑Bujâri].

516.             Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Una persona seguirá mendigando a la gente hasta que llegue el Día de la Resurrección y no tendrá en su rostro ni un pedazo de carne.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

517.             Narró Abû Hurairah رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien anda pidiendo de la riqueza de los demás para aumentar la propia es como si estuviera pidiendo brasas, dejadlo pues que pida poco o mucho.”[[615]] [Transmitido por Muslim].

518.             Narró Zubair bin Al‑‘Awwâm رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Que uno de vosotros traiga un atado de leña sobre su espalda y la venda es mejor que andar pidiendo a otro, le den o no, y Allâh preservará su honor” [Transmitido por Al‑Bujâri].

519.             Narró Samura Ibn Yundub رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Con mendigar se consiguen arañazos con los cuales un hombre desfigura su rostro a menos que se le pida a un gobernante, [[616]] o en una situación de extremada necesidad.” [Transmitido por At‑Tirmidhi, quien lo consideró Sahih].

 Capítulo 3  LA DIVISIÓN DE LAS CARIDADES

520.            Narró Abû Sa‘îd Al‑Judri رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “No es lícito entregar caridad a una persona pudiente excepto en cinco casos: a aquel que la recauda, a un hombre que la compra con su dinero, a un deudor, a una persona que lucha en la Causa de Allâh, o a un hombre pobre que después de recibir una caridad da parte de ella a un hombre rico como regalo.”[[617]] [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ’ud e Ibn Mâyah. Al‑Hâkim lo consideró Sahih y Mursal].

521.            Narró ‘Ubaidullâh Ibn ‘Adi Ibn Al‑Jiâr[[618]] رضى الله عنه: Nos informaron dos hombres que fueron a ver al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم para pedirle caridad. Entonces los observó, y viendo que eran robustos, dijo: “Si lo desean les daré algo, pero no le corresponde pedir a un hombre rico o al capacitado físicamente para ganarse la vida.”[[619]] [Transmitido por Ahmad y corroborado por  Abû Dâ’ud y An‑Nasâ’i].

522.            Narró Qabisa Ibn Mujâriq Al‑Hilâli[[620]] رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Ciertamente el pedir sólo está permitido en uno de estos tres casos: La persona que se ha endeudado puede pedir hasta saldar su deuda; una persona cuya propiedad ha sido destruida por una catástrofe puede pedir hasta conseguir lo necesario para vivir [o dijo, para una vida digna]; y una persona que ha sido afligida por la pobreza, y ésta sea confirmada por tres miembros juiciosos de entre su gente. Pedir fuera de estos casos es incorrecto, ¡Oh Qabisah! y el que lo hace se alimenta del dinero ajeno.” [Transmitido por Muslim, Abû Dâ’ud, Ibn Juzaima e Ibn Hibbân].

523.            Narró ‘Abdul‑Muttalib Ibn Rabi’a Ibn Al‑Hâriz[[621]] رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Las caridades son las impurezas de la gente, y no son lícitas para la familia de Muhammad. [[622]] Otra versión dice: “No son lícitas para Muhammad y para la familia de Muhammad.” [Transmitido por Muslim]

524.            Narró Yubair Ibn Mut‘im رضى الله عنه: ‘Uzmân Ibn ‘Affân رضى الله عنه y yo fuimos a decirle al Profeta صلى الله عليه وسلم: “Oh Mensajero de Allah, del quinto (jumus) de Jaibar le diste a los hijos de Al‑Muttalib y a nosotros no nos diste, a pesar de que tenemos la misma categoría.[[623]] El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Los hijos de Al‑Muttalib y los hijos de Hâshim son los mismos.” [Transmitido por Al‑Bujâri].

525.            Narró Abû Râfi‘[[624]] رضى الله عنه : El Profeta صلى الله عليه وسلم envió a un hombre de Banu Majzum para recaudar las caridades y éste le pidió a  Abû Râfi’ que lo acompañe para que obtenga algo de ella. Abû Râfi‘ dijo: “No, hasta que le pregunte al Profeta صلى الله عليه وسلم.” Luego fue a verlo y le preguntó. Este le dijo: “La caridad no es lícita para nosotros, y el esclavo de una persona es uno de ellos.” [Transmitido por Az-Zalaza, Ahmad, Ibn Juzaima e Ibn Hibbân].

526.            Narró Sâlim Ibn ‘Abdullah Ibn ‘Omar de su padre que el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم le hizo un regalo a ‘Omar. Pero éste le dijo: “Dáselo a alguien que lo necesite más que yo.” Entonces el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Tómalo y quédatelo o dalo como caridad. Toma los bienes que te lleguen sin que los hayas codiciado ni pedido, pero en otras circunstancias no dejes que tu corazón se incline por ellos.” [Transmitido por Muslim].


 5. EL LIBRO DEL SIYAM [[625]] (AYUNO)

527. Abû Huraira (que Allah se complazca de él) narró que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No os adelantéis a Ramadân ayunando uno o dos días antes [[626]], excepto la persona [[627]] que tiene la costumbre de un ayuno establecido; si es así puede ayunar.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

528. Narró ‘Ammâr Ibn Yâsir (que Allah se complazca de él): Quien ayuna el día que (el comienzo de Ramadân) se duda [[628]] ha desobedecido a Abul-Qâsim [es decir, al Profeta]  [Al-Bujâri lo mencionó como Mu‘allaq, pero Al-Jamsa lo mencionaron del Profeta como Mausul e Ibn Hibbân lo calificó Sahih].

529. Ibn ‘Omar (que Allah se complazca de él) narró: escuché al Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) decir: “No ayunéis hasta ver la luna nueva, y no lo interrumpáis [el ayuno] hasta verla [nuevamente]; y si el tiempo está nublado [y no la podéis ver], calculadlo.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

En Sahih Muslim también dice: “.....y si está nublado, calculad treinta días”

Al-Bujâri dice: “Esperad hasta que se cumplan treinta días del mes anterior.”

Otra versión de Abû Huraira dice: “Completad el cálculo de treinta días [[629]] de (el mes de) Sha‘bân.”

530. Ibn ‘Omar (que Allah se complazca de él) narró: La gente intentó ver la luna nueva y él le informó al Profeta que la había visto, entonces ayunó y ordenó que la gente ayune. [[630]] [Lo transmitió Abû Dâ'ud y Al-Hâkim e Ibn Hibbân lo calificaron Sahih].

531. Ibn ‘Abbâs (que Allah se complazca de él) narró: Un beduino vino al Profeta (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) y le dijo: “He visto la nueva luna (de Ramadân).” Él le preguntó: “¿atestiguas que no existe nadie con el derecho a ser adorado excepto Allâh?” Contestó: “Sí.” Entonces le preguntó: “¿atestiguas que Muhammad es el Mensajero de Allâh?” Contestó: “Sí.” Entonces dijo: “Bilâl, anúnciale a la gente que deben ayunar mañana.” [Transmitido por  Al-Jamsa e Ibn Juzaima; Ibn Hibbân lo calificó Sahih, y An-Nasâ’i como Mursal].

532. Hafsa [[631]], la Madre de los Creyentes, (que Allah se complazca de ella) narró: El Profeta (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No es aceptado el ayuno de aquel que no pone su intención [[632]] de ayunar antes del alba.” [[633]] [Transmitido por  Al-Jamsa. At-Tirmidhi y An-Nasa’i lo consideraron Mauquf, Ibn Juzaima e Ibn Hibban lo consideraron Marfu’].

Ad-Dâraqutni narró: “No es aceptado el ayuno de aquel que no pone su intención de ayunar por la noche.”

533. ‘Aisha, la Madre de los Creyentes, (que Allah se complazca de ella) narró: El Profeta (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) vino a visitarme un día y me preguntó: “¿tenéis algo (para comer)?” Dijimos: “No.” Dijo: “Entonces estoy ayunando.” [[634]] Luego vino otro día y le dijimos: “Mensajero de Allah nos han regalado Hais [[635]]. Dijo: “Mostrádmelo, he estado ayunando desde la mañana.” Entonces lo comió. [[636]] [Transmitido por Muslim].

534. Narró Sahl Ibn Sa’d (que Allah se complazca de él) que el Mensajero de Allah (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “La gente seguirá prosperando mientras se apresure a romper el ayuno.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

En la versión de At-Tirmidhi de Abû Huraira (que Allah se complazca de él) del Profeta (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) que Allâh dijo: “El siervo más querido para Mí es el que se apresura en romper el ayuno.” [[637]]

535. Narró  Anas Ibn Mâlik (que Allah se complazca de él) que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Tomad el Suhur, ya que en el Suhur hay bendiciones.” [[638]] [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

536. Narró Salmân Ibn ‘Amir Ad‑Dabbî[[639]](que Allah se complazca de él) que el Profeta (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Cuando uno de vosotros rompe su ayuno, debería hacerlo con dátiles; pero si no puede conseguir dátiles, debería romper su ayuno con agua, [[640]] porque es purificadora.” [Transmitido por  Al-Jamsa. Ibn Juzaima, Ibn Hibbân y Al-Hâkim lo calificaron Sahih].

537. Abû Huraira (que Allah se complazca de él) narró que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) prohibió el ayuno ininterrumpido, [[641]] entonces uno de los musulmanes dijo: “Pero ciertamente tú, ¡Oh Mensajero de Allâh!”, ayunas ininterrumpidamente. El Mensajero de Allâh dijo: “¿y quién de vosotros es como yo? Yo paso la noche [de tal modo] que mi Señor me da de comer y beber.” Y al rechazar ellos la idea de abandonar el ayuno ininterrumpido él ayunó con ellos un día y otro no. Entonces vieron la luna nueva y dijo: “Si la luna nueva se hubiera retrasado, hubiera continuando ayunando con vosotros.” Esto lo hizo como una advertencia, porque habían rechazado abandonar el ayuno ininterrumpido. [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

538. Narró Abû Huraira (que Allah se complazca de él) que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Aquel que no abandona la falsedad [[642]], los actos relacionados con la falsedad, y la ignorancia, Allâh no necesita que abandone su comida y bebida.” [Transmitido por  Al-Bujâri, y Abû Dâ'ud].

539. ‘Aisha (que Allah se complazca de ella) narró que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía besar [[643]] y abrazar a [sus esposas] mientras estaba ayunando, pero él controlaba más que vosotros [[644]] sus deseos. [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim]. Otra versión de Muslim tiene: “durante Ramadân.”

540. Ibn ‘Abbâs (que Allah se complazca de él) narró: Al Profeta se le aplicó hiyama [escarificación] cuando se encontraba vistiendo el Ihrâm (durante Hayy o ‘Umrah) y también mientras se encontraba ayunando. [Transmitido por Muslim].

541. Narró Shaddâd Ibn Aus[[645]](que Allah se complazca de él): El Profeta se encontró con un hombre en Al-Baqi’ al que se le estaban aplicando ventosas en Ramadân. Dijo: “El que la aplica y al que le son aplicadas han roto su ayuno.” [[646]] [Transmitido por  Al-Jamsa excepto At-Tirmidhi Ahmad, Ibn Juzaima e Ibn Hibbân lo calificaron Sahih].

542. Anas (que Allah se complazca de él) narró: la primera vez que se desaprobó la aplicación de las ventosas para aquel que estaba ayunando fue cuando Ya‘far Ibn Abû-Tâlib se estaba aplicando las ventosas mientras se encontraba ayunando y el Profeta se encontró con él y le dijo: “Los dos han roto su ayuno.” Después el Profeta permitió aplicarse las ventosas para el  que está ayunando. Anas se aplicaba las ventosas mientras ayunaba. [Ad-Dâraqutni lo registró y lo calificó Sahih].

543. ‘Aisha (que Allah se complazca de ella) narró: El Profeta se aplicó Kohl [[647]] en Ramadân mientras se encontraba ayunando. [Transmitido por  Ibn Mâyah con una cadena débil de narradores]. At-Tirmidhi dijo: “Nada en este tema es legítimo.”

544. Abû Huraira (que Allah se complazca de él) narró que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien se olvida que está ayunando y come o bebe que complete su ayuno, ya que es Allâh quien le ha dado de comer y beber.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

En la versión de Al-Hâkim: “Quien rompe su ayuno en Ramadan por olvido no tiene que compensar el ayuno ni pagar una expiación.” [[648]] La narración es legítima.

545. Abû Huraira (que Allah se complazca de él) narró que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien (mientras ayuna) le sobreviene un vómito, no debe compensar el ayuno, pero si vomita intencionalmente debe compensarlo.” [[649]] [Transmitido por Al-Jamsa; Ahmad lo encontró defectivo y Ad-Dâraqutni lo calificó Sahih].

546. Narró Yâbir Ibn ‘Abdullâh (que Allah se complazca de él) que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) partió a Makkah en Ramadân en el año de la conquista y junto a la gente ayunó hasta llegar a Kurâ ‘Al-Ghamim. Luego pidió un vaso de agua el cual levantó hasta que las personas lo puedan ver, y bebió. [[650]] Después le dijeron que algunas personas habían continuado el ayuno, y él dijo: “Aquellos son los desobedientes; aquellos son los desobedientes.” [[651]]

Otra versión tiene: “La gente está encontrando difícil continuar con el ayuno, y están esperando ver lo que tu harás.” Entonces solicitó un vaso de agua después de la oración del ‘Asr y bebió. [Transmitido por Muslim].

547. Narró  Hamza Ibn ‘Amr Al‑Aslamî[[652]](que Allah se complazca de él) que dijo: “¡Oh Mensajero de Allâh! Tengo fuerzas para ayunar durante un viaje, ¿cometo un pecado [al hacerlo]?” El Mensajero de Allâh dijo: “Es un permiso de Allâh, quien lo toma está bien, y quien prefiere ayunar no comete ningún pecado.” [Transmitido por Muslim, su origen se encuentra en Al-Bujâri y Muslim del relato de ‘Aisha, sobre lo que preguntó Hamza Ibn ‘Amr Al-Aslamî].

548. Ibn ‘Abbâs (que Allah se complazca de él) narró que el anciano puede romper su ayuno (en Ramadân) y alimentar a un pobre por cada día que lo haga, y no debe compensar el ayuno. [[653]] [Transmitido por  Ad-Dâraqutni y Al-Hâkim quien también lo consideró auténtico].

549. Abû Huraira (que Allah se complazca de él) narró: Llegó un hombre [[654]] al Profeta y le dijo: “Mensajero de Allâh, estoy perdido.” Dijo: “¿y qué es lo que te ha causado la perdición?” Dijo: “Mantuve relaciones sexuales con mi esposa en Ramadân.” Dijo: “¿puedes encontrar un esclavo para liberarlo?” Dijo: “No.” Dijo: “puedes ayunar dos meses seguidos?” Dijo: “No.” Dijo: “¿puedes alimentar a sesenta pobres?” Dijo: “No.” Luego se sentó. [Mientras tanto] le trajeron un ‘Araq [[655]] al Profeta. Entonces dijo: “Da caridad con esto.” El hombre dijo: “¿Acaso hay alguien más pobre que yo? No hay una familia más pobre que la mía entre las dos planicies rocosas de Al-Madîna.” Entonces el Profeta se rió hasta que pudieron verse sus colmillos, y luego dijo: “Ve y alimenta a tu familia [[656]].” [[657]] [Transmitido por As-Sab‘a y esta versión es de Muslim].

550. ‘Aisha y Umm Salma (que Allah se complazca de ellas) narraron que el Profeta solía levantarse al alba [[658]] en estado de Yanâba , y entonces se bañaba y ayunaba. [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim]. Y Muslim agregó en su narración de Umm-Salama: “no dejaría de ayunar.”

551. ‘Aisha (que Allah se complazca de ella) narró que el Profeta dijo: “Quien muere debiendo días de ayuno, que su heredero los ayune [[659]] en su nombre.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].


 Capítulo 1  EL AYUNO VOLUNTARIO Y LOS DÍAS QUE ESTÁN PROHIBIDO AYUNAR

552. Narró Abû Qatâda Al-Ansâri (que Allah se complazca de él) que  el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) fue preguntado por el ayuno en el día de ‘Arafat, y dijo: “Expía los pecados del año pasado y del venidero.” Y le preguntaron por ayunar en el día de ‘Ashurâ y dijo: “Expía los pecados del año pasado.” Y le preguntaron sobre ayunar el lunes, y dijo: “En él nací y en él comenzó la revelación.” [[660]] [Transmitido por Muslim].

553. Narró Abû Ayub Al-Ansâri (que Allah se complazca de él) que el Mensajero de Allâh dijo: “Quien ayuna Ramadân, y luego lo sigue con seis [días de ayuno] de Shawwal, [[661]] es como si ayunase permanentemente.” [Transmitido por Muslim].

554. Narró Abû Sa‘îd  Al-Judri (que Allah se complazca de él) que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien ayune un día por Allâh [[662]] su rostro será alejado del Fuego una distancia de setenta años.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim, y esta versión es de Muslim].

555. ‘Aisha (que Allah se complazca de él) narró que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía ayunar [tan a menudo] que nosotros decíamos: ‘ayuna permanentemente’ y dejaba de ayunar [durante tanto tiempo] que decíamos: ‘no ayuna’. Y no vi al Mensajero de Allâh  completar un mes completo de ayuno excepto Ramadân. El mes en el que lo vi ayunar con mas asiduidad fue durante Sha‘bân. [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim, y esta versión es de Muslim].

556. Abû Dhar (que Allah se complazca de él) narró que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) nos ordenó ayunar tres días por mes; en el decimotercero, el decimocuarto y el decimoquinto.” [[663]] [Transmitido por  At-Tirmidhi y An-Nasâ’i; Ibn Hibbân lo calificó Sahih].

557. Abû Huraira (que Allah se complazca de él) narró que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No es lícito para una mujer ayunar (ayuno voluntario), cuando su marido está presente, sin su permiso. [[664]] [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim; La versión es de Al-Bujâri]. Abû Dâ'ud agregó: “Fuera de Ramadân.”

558. Narró Abû Sa‘îd Al-Judri (que Allah se complazca de él) que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) prohibió ayunar dos días, el día de la fiesta del Fitr y el día de la fiesta del Adha. [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

559. Narró Nubaisha Al‑Hudhali[[665]](que Allah se complazca de él) que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Los días de At‑Tashrîq [[666]] son días para comer, beber y recordar a Allâh, el más Grande y Glorioso.” [Transmitido por Muslim].

560. Narraron ‘Aisha (que Allah se complazca de ella) e Ibn ‘Omar (que Allah se complazca de él): A nadie se le permitió ayunar en los días de A-Tashriq excepto a aquellos que no podían afrontar adquirir un animal de sacrificio. [Transmitido por  Al-Bujâri].

561. Abû Huraira (que Allah se complazca de él) narró que el Profeta (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No prefiráis la noche del viernes sobre las demás noches para rezar en ella ni prefiráis el día viernes para ayunar por sobre los demás días, a menos que alguno de vosotros tenga la costumbre de ayunar en días que coincidan con él.” [Transmitido por Muslim].

562. Narró Abû Huraira (que Allah se complazca de él) que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Que ninguno de vosotros ayune el viernes, [[667]] sino que ayune antes de él o bien después.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

563. Narró Abû Huraira (que Allah se complazca de él) que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Cuando (el mes de) Sha‘bân alcance la  mitad, no ayunéis.” [[668]] [Transmitido por Al-Jamsa. Ahmad lo desaprobó].

564. Narró As‑Sammâ’ bint Busr[[669]] (que Allah se complazca de ella) el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No ayunéis un sábado [[670]] excepto lo que ha sido hecho obligatorio para vosotros; y si uno de vosotros no puede obtener nada excepto una uva o un trozo de madera de un árbol, debería masticarlo.” [Transmitido por  Al-Jamsa, sus narradores son confiables, pero es Mudtarib (confuso), Mâlik lo desaprobó y Abû Dâ'ud dijo: ‘Fue abrogado.’]

565. Umm Salama (que Allah se complazca de ella) narró que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía ayunar sábados y domingos, y decía: “Ambos son los días festivos para los politeístas, y me gusta actuar contrariamente a ellos.” [Transmitido por  An-Nasâ’i e Ibn Juzaima lo calificó Sahih y ésta es su versión].

566. Abû Huraira (que Allah se complazca de él) narró que el Profeta (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) prohibió el ayuno en el día de ‘Arafât. [[671]] [Transmitido por Al-Jamsa excepto At-Tirmidhi; Ibn Juzaima y Al-Hâkim lo corroboraron, y Al-‘Uqaili lo desaprobó].

567. Narró ‘Abdullah Ibn ‘Omar (que Allah se complazca de él) que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien observa ayuno perpetuo [[672]], es como si no ayunara jamás.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim]. En la versión de Muslim dice: “No ayuna quien no desayuna.”

 Capítulo 2  AL-I‘TIKAF Y LAS ORACIONES DURANTE LAS NOCHES DE RAMADAN

568. Abû Huraira (que Allah se complazca de él) narró que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien rece durante la noche en Ramadân[[673]] con fe y buscando la recompensa [[674]] de Allâh sus pecados pasados serán perdonados.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

569. ‘Aisha (que Allah se complazca de ella) narró que cuando llegaban los [últimos] diez días de Ramadân, el Mensajero de Allâh oraba y rogaba durante la noche, despertaba a su familia y se preparaba para la adoración con más vigor. [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

570. Narró ‘Aisha (que Allah se complazca de ella): Cuando el Profeta quería dedicarse al retiro en la mezquita, rezaba la oración del alba y luego entraba en su lugar retiro. [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

571. Narró ‘Aisha (que Allah se complazca de ella) que el Profeta (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía retirarse los últimos diez días de Ramadân en la mezquita hasta que Allâh Poderoso y Majestuoso se lo llevó. Luego de su muerte, sus esposas [[675]] también realizaban el retiro. [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

572. Narró ‘Aisha (que Allah se complazca de ella) que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) pondría su cabeza dentro de mi cuarto cuando estaba en retirado en la mezquita, y yo lo peinaba, y nunca entraría en la casa salvo por una necesidad. [[676]] [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim; esta versión es de Al-Bujâri].

573. Narró ‘Aisha (que Allah se complazca de ella): La Sunnah para aquel que está cumpliendo un retiro en una mezquita es no visitar al enfermo, ni asistir a los entierros, ni tocar ni acariciar a su mujer, [[677]] ni salir a menos que sea estrictamente necesario. No existe retiro si no se ayuna, y debe llevarse a cabo en una mezquita en la que se realice la oración del Viernes. [Abû Dâ'ud lo registró, y sus narradores son verídicos, pero se considera Mawqûf].

574. Ibn ‘Abbâs (que Allah se complazca de él) narró que el Profeta (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No le es obligatorio ayunar [[678]] a quien observa el retiro a menos que se lo haya  impuesto a si mismo [[679]].” [Transmitido por  Ad-Dâraqutni y Al-Hâkim. También se considera Mawqûf].

575. Ibn ‘Omar (que Allah se complazca de él) narró que Algunos de los compañeros del Profeta vieron en sus sueños que Lailat-ul-Qadr estaba entre las últimas siete noches (de Ramadân), entonces el Mensajero de Allâh dijo: “veo que vuestros sueños están de acuerdo con respecto a las últimas siete noches, entonces si alguno de vosotros la busca debe hacerlo durante las últimas siete noches.” [[680]] [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

576. Narró Mu‘âwiya Ibn Abû Sufyân (que Allah se complazca de él) con respecto a Lailat-ul-Qadr, que el Profeta dijo: “Es la noche veintisiete.” [Transmitido por  Abû Dâ'ud y generalmente se considera Mawqûf].

Se mencionaron cuarenta relatos diferentes con respecto a la noche exacta de Lailat-ul-Qadr y los he mencionado en mi libro Fath Al-Bâri.

577. ‘Aisha (que Allah se complazca de ella) narró haber dicho: “Mensajero de Allâh, dime, si descubro cuál noche es Lailat-ul-Qadr, [[681]] ¿qué debo decir en ella?  Dijo: “Di: Oh Allâh, Tu eres el que perdona y amas el perdón, perdóname.” [Transmitido por  el Al-Jamsa excepto Abû Dâ'ud; At-Tirmidhi y Al-Hâkim lo corroboraron].

578. Narró Abû Sa‘îd  Al-Judri (que Allah se complazca de él) que el Mensajero de Allâh (Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No emprendáis un viaje salvo hacia  tres mezquitas; la mezquita del Harâm (en Makka), mi mezquita (en Madîna) y la mezquita Al-Aqsâ (en Jerusalén).” [[682]] [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim]


 6. EL LIBRO DEL HAYY (PEREGRINACIÓN)

 Capítulo 1  AL HAYY — SU MÉRITO Y LA ACLARACIÓN DE AQUELLOS A QUIENES LES FUE PRESCRITO

579.  Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La ‘Umrah expía los pecados cometidos entre ésta y la anterior, y el Hayy aceptado tiene como recompensa el Paraíso.” [[683]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]

580. ‘Aisha رضي الله عنها relató que en una oportunidad le preguntó al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم: “¡Mensajero de Allâh! ¿Acaso existe un Yihâd obligatorio para las mujeres?”; respondió صلى الله عليه وسلم: “Sí, existe un Yihâd obligatorio para ellas en el cual no hay enfrentamiento armado, es el Hayy y la ‘Umrah.” [[684]] [Transmitido por Ahmad e Ibn Mâyah y la versión es de este último; su cadena de narradores es fidedigna, y su origen se encuentra en el Sahih de Al Bujari]

581. Yâbir Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنه relató que un beduino se presentó ante el Profeta صلى الله عليه وسلم y le dijo: “¡Mensajero de Allâh! Infórmame acerca de la ‘Umrah ¿acaso es obligatoria?”; [[685]] respondió (PyB): “No, pero es mejor para ti realizarla.” [Transmitido por Ahmad y At Tirmidhi y establecido como Mawqûf]

Yâbir رضي الله عنه narró: “Al Hayy y la ‘Umrah son dos deberes.” [Transmitido por Ibn ‘Adi como Da‘if]

582. Anas رضي الله عنه narró que le fue preguntado al Profeta صلى الله عليه وسلم: “¡Mensajero de Allâh! ¿Qué significa As Sabîl?”; [[686]] respondió صلى الله عليه وسلم: “Las provisiones y el medio de transporte.” [Transmitido por Ad Dâraqutni, declarado auténtico por Al Hâkim, y establecido como Mursal] La versión de At Tirmidhi por Ibn ‘Omar رضي الله عنه es la misma, pero su cadena de narradores es débil.

583. Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه relató que el Profeta صلى الله عليه وسلم se encontró con unos jinetes en Ar Rawhâ' y preguntó: “¿Quiénes sois vosotros?”; contestaron: “Somos los musulmanes”, y preguntaron, “¿Y tú quién eres?”, respondió صلى الله عليه وسلم: “El Mensajero de Allâh.” Entonces una mujer alzó a un niño y preguntó: “¿acaso a este niño le será aceptado el Hayy (peregrinación)?” respondió: “Sí, y tú también serás recompensada.” [[687]] [Transmitido por Muslim]

584. Narró Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه que Al Fadl Ibn ‘Abbâs [[688]] estaba montando detrás del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم cuando una mujer de Khath‘am se presentó y Al Fadl empezó a mirarla y ella a él, por lo que el Profeta صلى الله عليه وسلم hizo girar el rostro de Al Fadl hacia el otro lado. La mujer preguntó: ¡Mensajero de Allâh! La orden de Allâh a Sus siervos de realizar el Hayy (peregrinación) alcanzó a mi padre siendo éste un anciano incapaz de sentarse firmemente sobre un camello; ¿puedo yo realizar el Hayy en su nombre?”; respondió صلى الله عليه وسلم: “Sí. “ [[689]] Eso fue en Hayyat ul Wadâ‘(la Peregrinación de la Despedida). [Transmitido por Al Bujari y Muslim, y la versión es de Al Bujari]

585.  Narró Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه que una mujer de Yuhaina se presentó ante el Profeta صلى الله عليه وسلم y dijo: “Mi madre había hecho un voto de realizar el Hayy pero murió antes de cumplirlo; ¿puedo yo realizar el Hayy en su nombre?”; el Profeta صلى الله عليه وسلم respondió: “Sí, haz el Hayy en su nombre. ¿Acaso si tu madre hubiera tenido una deuda no la hubieras saldado por ella? ¡Saldad las deudas con Allâh, pues Allâh merece más que nadie que se cumpla con Él!.” [[690]] [Transmitido por Al Bujari]

586. Narró Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Todo menor que haya realizado el Hayy (peregrinación) deberá realizar otro después de alcanzar la pubertad; y todo esclavo que haya realizado el Hayy deberá realizar otro después de ser liberado.” [Transmitido por Ibn Abû Shaiba y Al Baihaqi. Su cadena de narradores es fidedigna. Se ha discrepado acerca de si es Marfû‘, pero lo establecido es que es Mawqûf]

587. Narró Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه: Oí al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم en un sermón decir: “Que ningún hombre se quede a solas con una mujer a menos que haya con ella un Mahram [[691]]; y que ninguna mujer viaje sino acompañada de un Mahram.” Un hombre se puso de pie y dijo: “¡Mensajero de Allâh! Mi esposa está por emprender el viaje para realizar el Hayy (peregrinación) y yo he sido convocado para participar de una expedición.” El Profeta صلى الله عليه وسلم le dijo: “Ve y realiza el Hayy con tu esposa.” [Transmitido por Al Bujari y Muslim, y la versión es de Muslim]

588.  Narró Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم oyó un hombre decir: “Labbaika [[692]] en nombre de Shubruma.” Entonces le dijo صلى الله عليه وسلم: “¿Quién es Shubruma?”; respondió: “Un hermano mío”, o “Un pariente mío.” El Profeta صلى الله عليه وسلم le preguntó: “¿Acaso has realizado el Hayy en tu nombre?”; contestó: “No.” Dijo صلى الله عليه وسلم: “Realiza el Hayy en tu propio nombre, luego hazlo en nombre de Shubruma.” [[693]] [Transmitido por Abû Dâ'ud e Ibn Mâyah, declarado auténtico por Ibn Hibbân y establecido como Mawqûf por Ahmad]

589. Narró Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه: “El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم se dirigió a nosotros diciéndonos: “Allâh os ha prescrito el Hayy (peregrinación).” Al Aqra‘ Ibn Hâbis [[694]] se puso de pie y preguntó: “¿Acaso todos los años? ¡Mensajero de Allâh!”; respondió صلى الله عليه وسلم: “Si lo afirmase se transformaría obligatorio. El Hayy es obligatorio sólo una vez, fuera de esto es voluntario.” [Transmitido por Al Khamsa excepto At Tirmidhi. Su origen está en el Sahih de Muslim del Hadîth de Abû Huraira رضي الله عنه]


 Capítulo 2 AL MIQAT

590. Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم fijó lugares en los cuales de debe vestir el Ihrâm [[695]]: Dhul Hulaifa [[696]] para las personas de Al Madîna, Al Yuhfa para las personas de Siria, Qarn Al Manazil para las personas de Nayd, y Yalamlam para las personas del Yemen. Estos lugares son para estas regiones y para las personas de otras regiones que pasan por los mismos con la intención de realizar el Hayy y la ‘Umrah. El lugar donde deben vestirse el Ihrâm aquéllos que viven cerca de Makkah es de donde emprenden su partida hacia la peregrinación, igualmente los habitantes de Makkah. [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

591.  ‘Aisha رضي الله عنها narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم fijó Dhât ‘Irq [[697]] como lugar donde las personas provenientes de ‘Irâq deben ponerse el Ihrâm. [Transmitido por Abû Dâ'ud y An Nasâ'i]. Su Hadîz original es de Yâbir رضي الله عنه y se encuentra en Muslim, pero su narrador dudó si es Marfû‘.

Según Sahih Al Bujari ‘Omar es quien fijó Dhât ‘Irq.

Transmitieron Ahmad, Abû Dâ'ud y At Tirmidhi de Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم fijó Al ‘Aqîq [[698]] como el lugar donde las personas provenientes de oriente deben ponerse el Ihrâm.


 Capítulo 3  LAS MODALIDADES DEL IHRAM

592. ‘Aisha رضي الله عنها narró: Emprendimos el viaje para realizar el Hayy con el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم el año de la Peregrinación de la Despedida [[699]]. Algunos de nosotros expresaron la Talbîya con intención de realizar ‘Umrah, algunos con intención de Hayy y ‘Umrah, y otros con intención de Hayy solamente. El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم la expresó con intención de Hayy. Aquéllos que pusieron la intención de realizar ‘Umrah se quitaron el Ihrâm luego de realizarla. Quienes pusieron la intención de hacer Hayy o juntaron el Hayy y la ‘Umrah no se quitaron su Ihrâm hasta Yaum Un Nahr [[700]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim]


 Capítulo 4 EL IHRAM Y LO RELACIONADO CON ÉSTE

593. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم expresó la Talbîya en la mezquita (de Dhul Hulaifa). [[701]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

594. Jallâd [[702]] Ibn As Sâib narró bajo la autoridad de su padre [[703]] رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Yibrîl (Gabriel) se me presentó y me ordenó pedirle a mis Compañeros que levantasen sus voces [[704]] al expresar la Talbîya [[705]].” [Transmitido por Al Jamsa, y declarado auténtico por At Tirmidhi e Ibn Hibbân]

595. Zaid Ibn Zâbit رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم se quitó su ropa para bañarse y ponerse el Ihrâm. [[706]] [Trasmitido y declarado Hasan por At Tirmidhi]

596. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que le fue preguntado al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم qué no debe vestir quién está en la peregrinación. [[707]] Dijo صلى الله عليه وسلم: “No puede vestir camisa, turbante, pantalones, prenda con capucha, o calcetines. Quien no posea sandalias que use calcetines pero que los recorte por debajo de los tobillos. Y no vistáis nada que haya sido teñido con azafrán o Wars. [[708]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim, y la versión es de Muslim]

597. ‘Aisha رضي الله عنها narró: Solía perfumar [[709]] al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم cuando vestía su Ihrâm [[710]], antes de poner la intención, y cuando se lo quitaba, antes de circunvalar la Casa Sagrada (Ka‘ba). [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

598. ‘Uzmân Ibn ‘Affân رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien se encuentre en estado de Ihrâm no debe contraer matrimonio, tampoco casar a otro [[711]], ni comprometerse.” [Transmitido por Muslim]

599. Abû Qatâda Al Ansâri رضي الله عنه narró refiriéndose a cuando él cazó una cebra y no estaba en estado de Ihrâm, que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم les preguntó a sus Compañeros que sí estaban en estado de Ihrâm: “¿Alguno de vosotros le pidió o le insinuó que cazara?”; respondieron: “No” Dijo صلى الله عليه وسلم: “Comed lo que queda de su carne.” [[712]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

600. Sa‘b Ibn Jazzâma Al Laizi [[713]] رضي الله عنه narró que cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم se encontraba en Al Abwâ' o Waddân le obsequió un trozo de carne de cebra [[714]] y lo rechazó, luego dijo: “Lo hemos rechazado sólo porque estamos en estado de Ihrâm.” [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

601. ‘Aisha رضي الله عنها narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Existen cinco animales peligrosos que pueden matarse estando en estado de Ihrâm o no: el escorpión, el milano, el cuervo, la rata, y el perro cimarrón.” [[715]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

602. Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه narró que al Profeta صلى الله عليه وسلم se le practicó escarificación con ventosas cuando estaba en estado de Ihrâm. [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

603. Ka‘b Ibn ‘Uyra [[716]]رضي الله عنه narró: Fui llevado ante el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y los piojos se deslizaban por mi rostro. Dijo صلى الله عليه وسلم: “No pensé que este mal te fuera a afectar de tal forma. ¿Puedes sacrificar una oveja?”; respondí: “No” Entonces me dijo صلى الله عليه وسلم: “Ayuna tres días, o alimenta a seis pobres con medio Sâ‘ [[717]] para cada uno.” [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

604. Abû Huraira رضي الله عنه narró que cuando Allâh el Altísimo le concedió a Su Mensajero صلى الله عليه وسلم la victoria sobre Makkah, el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم se puso de pie y se dirigió a la gente. Alabó a Allâh, Lo exaltó, y luego dijo: “Allâh impidió que el Elefante entrase a Makkah [[718]] y le concedió a Su Mensajero y a los creyentes su soberanía. Su territorio ha sido inviolable para todos los que me precedieron. Sólo a mí se me ha permitido vulnerarlo por una hora de un día y nadie más podrá hacerlo después de mí. No se debe ahuyentar sus animales, ni cortar siquiera la espina de una planta. Tampoco está permitido levantar algo extraviado a menos que sea con el objetivo de anunciar públicamente que se lo ha encontrado. [[719]] A quien le sea asesinado un familiar directo tendrá el derecho de elegir lo que le parezca mejor entre las dos opciones.” [[720]] Al ‘Abbâs رضي الله عنه dijo: “Excepto Al Idhjir ¡Mensajero de Allâh!, ya que lo usamos en nuestras tumbas y nuestras casas.” Dijo صلى الله عليه وسلم: “Excepto Al Idhjir.” [[721]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

605.    ‘Abdullâh Ibn Zaid Ibn ‘Asim رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Ibrâhim declaró a Makkah sagrada [[722]] y rogó por sus habitantes y yo declaro a Al Madîna sagrada como Ibrâhim lo hizo con Makkah, y ruego por su Sâ‘ y su Mudd (medidas de peso) para que sean bendecidos el doble de lo que Ibrâhim rogó por las personas de Makkah.” [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

606.    ‘Ali Ibn Abi Tâlib رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Al Madîna es sagrada desde ‘Air hasta Zaur [[723]].” [Transmitido por Muslim]


 Capítulo 5 EL HAYY (PEREGRINACION) Y LA ENTRADA A MAKKAH

607.    Yâbir Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنه narró: Cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم realizó el Hayy (peregrinación) nosotros emprendimos el viaje junto a él. Al llegar a Dhul Hulaifa, Asmâ' رضي الله عنها hija de ‘Umais dio a luz y el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo: “Báñate, colócate un pedazo de tela, y viste el Ihrâm.” El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم rezó en la mezquita y luego montó a Al Qaswâ' [[724]]. Al llegar a Al Baidâ' [[725]] levantó su voz y declaró la unicidad de Allâh diciendo: “¡A Tu servicio, Allâh, a Tu servicio! ¡A Tu servicio! No Te asociamos nada ¡A Tu servicio! Las alabanzas, los favores, y el reino Te pertenecen. No Te asociamos nada.” Cuando llegamos a la Casa [[726]] el Profeta صلى الله عليه وسلم tocó el vértice [[727]] y circunvaló tres vueltas corriendo [[728]] y cuatro caminando. Se dirigió al lugar de Ibrâhim y oró. Luego volvió al vértice, lo tocó nuevamente, y salió por la puerta hacia As Safa. Cuando estuvo cerca de As Safa recitó: “As Safa y Al Marwa pertenecen a los ritos prescritos por Allâh [[729]]”, y dijo: “Comienzo con lo que Allâh ha ordenado comenzar.” Entonces subió a As Safa y cuando vio la Casa enfrentó la Qiblah, testimonió la unicidad de Allâh y Su grandeza diciendo: “No hay divinidad excepto Allâh, Uno, sin asociados, a Él le pertenecen la soberanía y las alabanzas, y Él tiene el poder sobre todas las cosas. No hay divinidad excepto Allâh. Cumplió Su promesa, hizo triunfar a Su siervo, y Él solo derrotó a lo Confederados.” Luego hizo unos ruegos mientras repetía esto tres veces. Luego descendió de As Safa para dirigirse hacia Al Marwa. Cuando sus pies llegaron al valle emprendió su recorrido, y al comenzar a ascender caminó hasta llegar a Al Marwa e hizo lo mismo que hizo en As Safa…

Yâbir narró todo el Hadîz y en él menciona: Cuando llegó Yaum At Tarwiya [[730]] se dirigieron hacia Minâ [[731]]. El Profeta صلى الله عليه وسلم lo hizo montado en su camella. En Minâ rezó las oraciones del Duhr, Al ‘Asr, Al Maghrib, Al ‘Ishâ' y Al Fayr. Luego esperó un poco hasta que salió el sol y se dirigió a ‘Arafa, y encontró en Namirah [[732]] la tienda que le habían levantado. Acampó en ella hasta que el sol pasó el meridiano, luego ordenó que le ensillasen a Al Qaswâ', bajó al valle, y se dirigió a las personas. Luego ordenó que el Adhân y la Iqâma sean realizados y dirigió la oración de Ad Duhr. Después pidió que sea realizada una nueva Iqâma y dirigió la oración de Al ‘Asr, sin rezar nada entre ellas. Luego صلى الله عليه وسلم montó su camella y se dirigió al lugar donde acampaba e hizo que su camella Al Qaswâ' se dirigiera hacia las rocas [[733]] y con los que estaban de a pie frente a él [[734]] se orientó hacia la Qiblah y permaneció de pie hasta que el sol se puso y la luz amarillenta desapareció. Cuando el disco solar se ocultó tiró con fuerza de las riendas de Al Qaswâ' hasta que su cabeza tocó la montura, emprendió la marcha e hizo una señal a la gente con su mano derecha diciendo: “¡Hombres! Despacio, despacio.” Cada vez que llegaba a una colina aflojaba las riendas hasta subir. Cuando llegó a Al Muzdalifa rezó las oraciones de Al Maghrib y Al ‘Ishâ' con un solo Adhân y dos Iqâma [[735]], sin glorificar a Allâh entre ellas. [[736]] Luego se recostó hasta el alba y cuando clareó la luz de la aurora rezó la oración de Al Fayr con un Adhân y una Iqâma. Después montó su camella y se dirigió a Al Mash‘ar Al Harâm [[737]], se orientó hacía la Qiblah, rogó a Allâh, declaró Su grandeza, y testimonió Su unicidad. Permaneció allí de pie hasta que aclaró la luz del día. Luego emprendió el viaje antes de que el sol se elevase demasiado en el cielo, y al llegar al valle de Muhassar [[738]] apresuró un poco a su camella y tomó el sendero del medio [[739]] hasta llegar a la gran Yamra [[740]], se dirigió al Yamra que estaba cerca del árbol en medio del valle, y arrojó siete guijarros del tamaño de un garbanzo, pronunciando el Takbîr al arrojar cada uno de ellos. Luego se dirigió al degolladero y sacrificó. Finalmente el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم montó su camella y se dirigió a la Casa para rezar la oración de Ad Duhr en Makkah. [Transmitido por Muslim en un Hadîz largo]

608. Juzaima Ibn Zabit [[741]] (RA) narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم siempre que terminaba la Talbiya en el Hayy o la ‘Umrah rogaba a Allâh para que le concediera Su complacencia y el Paraíso, y se refugiaba en Su misericordia del Infierno. [[742]] [Transmitido por Ash Shafi‘î con una cadena débil de narradores]

609.  Yâbir رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Yo he sacrificado aquí, pero se puede hacer en cualquier lugar de Mina; ¡sacrificad donde os encontréis con vuestro campamento! Yo he parado aquí, pero se puede parar en todo ‘Arafa. Yo he pernoctado aquí, pero se puede pernoctar en toda Yam‘ (Al Muzdalifa). [[743]] [Transmitido por Muslim]

610. ‘Aisha رضي الله عنها narró que cuando el Profeta صلى الله عليه وسلم fue a Makkah, ingresó a ella por el camino más elevado y se retiró por el más bajo. [[744]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

611. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que al igual que el Profeta صلى الله عليه وسلم cada vez que él iba a Makkah pernoctaba en Dhi Tuwâ [[745]] y se bañaba por la mañana. [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

612. Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه narró que él besaba la Piedra Negra y se prosternaba ante ella. [[746]] [Transmitido por Al Hâkim como Marfû‘ y por Al Baihaqi como Mawquf]

613. Narró Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم les ordenó que trotaran tres vueltas [[747]] y caminaran cuatro [[748]], y que caminaran entre las dos esquinas [[749]]. [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

614. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que siempre que él circunvalaba la Casa, trotaba tres vueltas y caminaba cuatro.

En otra versión dice: “Observé al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم que cuando realizaba la circunvalación del Hayy o la ‘Umrah inmediatamente después de su llegada, trotaba tres vueltas alrededor la Casa y caminaba cuatro. [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

615. Narró Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه: No he visto al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم tocar otra cosa de la Casa (Ka‘ba) que no sean las dos Esquinas de Yamani. [Transmitido por Muslim]

616. ‘Omar رضي الله عنه narró que cuando besó la Piedra Negra dijo: “Se que no eres más que una piedra, y que no puedes dañar ni beneficiar a nadie; y de no haber visto al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم besarte no te hubiese besado.” [[750]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

617. Abû Tufail [[751]]رضي الله عنه narró: Vi al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم circunvalar alrededor de la Casa, tocar la Esquina con un Mihyan [[752]] que tenía, y luego besar el Mihyan. [[753]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

618. Ya‘la Ibn Umaiya [[754]]رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم realizó la circunvalación vestido con un manto verde (Yemeni) y con el hombro derecho descubierto. [[755]] [Transmitido por Al Jamsa excepto An Nasâ'i y declarado Sahih por At Tirmidhi]

619. Anas رضي الله عنه narró: Aquellos de nosotros que levantaban sus voces en la Talbîya no eran censurados, como tampoco quienes lo hacían en el Takbîr. [[756]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

620. Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم me envió de noche con el equipaje, o dijo: con los más débiles [[757]], de Yam‘ a Minâ. [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

621. ‘Aisha رضي الله عنها narró que Sauda [[758]]رضي الله عنها, que era una mujer de movimientos pesados y lerdos, le pidió permiso al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم la noche de Al Muzdalifa para regresar antes que él y así adelantarse a la multitud, y él le permitió. [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

622. Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم nos dijo: “No arrojéis los guijarros a la Yamra hasta que no salga el sol.” [[759]] [Transmitido por Al Jamsa excepto An Nasâ'i y en su cadena de narradores hay Inqitâ‘ (omisión de algún narrador)]

623. ‘Aisha رضي الله عنها narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم envió a Umm Salama رضي الله عنها la noche antes del Día del Sacrificio para que arrojara los guijarros a la Yamra antes del alba. Luego de hacerlo se apresuró hacia Makkah y realizó la circunvalación a la Casa. [[760]] [Transmitido por Abû Dâ'ud y su cadena de narradores es conforme a las condiciones de Muslim]

624. ‘Urwa Ibn Mudarris [[761]]رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien ore con nosotros esta oración, aquí en Al Muzdalifa, y permanezca con nosotros hasta que emprendamos el viaje, y haya realizado la parada en ‘Arafat durante el día o la noche, su peregrinación será completa [[762]] y habrá cumplido con sus ritos. [[763]] [Transmitido por Al Jamsa, y declarado Sahih por Ibn Juzaima y At Tirmidhi]

625. ‘Omar رضي الله عنه narró que lo politeístas no partían de Al Muzdalifa hasta que el sol no saliese, y decían: “Que el sol brille sobre Zabir [[764]]”. Entonces el Profeta صلى الله عليه وسلم para diferenciarse de ellos, emprendió la partida antes de la salida del sol. [[765]] [Transmitido por Al Bujari]

626. Ibn ‘Abbâs y Usama Ibn Zaid [[766]]رضي الله عنه narraron que el Profeta صلى الله عليه وسلم repitió la Talbîya hasta que arrojó los guijarros [[767]] en la Yamrat Al ‘Aqaba. [[768]] [Transmitido por Al Bujari]

627. ‘Abdullâh Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه narró que se situó con la Casa a su izquierda y Minâ a su derecha y arrojó siete guijarros a la Yamra, luego exclamó: “Este es el lugar donde le fue revelada Sûrat Al Baqarah” [[769]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

628. Yâbir رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم arrojó los guijarros a la Yamra el Día del Sacrificio por la mañana, y los otros días lo hizo después que el sol había pasado el meridiano. [[770]] [Transmitido por Muslim]

629. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que él arrojó siete guijarros a la Yamra más cercana [[771]] y repitió el Takbîr al arrojar cada guijarro. Luego avanzó por el llano [[772]], enfrentó la Qiblah, y con sus manos levantadas suplicó a Allâh un largo tiempo, y arrojó los guijarros a la Yamra del medio. Luego se dirigió hacia la izquierda y caminó por el llano hasta adentrarse en el valle, enfrentó la Qiblah, y con sus manos levantadas suplicó a Allâh un largo tiempo, y desde allí arrojó los guijarros a la Yamrat Al ‘Aqaba, luego se marchó y no permaneció en el lugar. Después agregó: “Así observé al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم hacerlo.” [Transmitido por Al Bujari]

630. Narró Ibn ‘Omar رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “¡Allâh! Ten misericordia de aquéllos que se han rasurado la cabeza.” Entonces, los presentes dijeron: “Y de aquellos que se han recortado el cabello ¡Mensajero de Allâh! [[773]]” Y al rogar por tercera vez agregó صلى الله عليه وسلم: “Y de aquéllos que se han recortado el cabello.” [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

631. ‘Abdullâh Ibn ‘Amr Ibn Al ‘Aas رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم se detuvo durante la Peregrinación de la Despedida y las personas comenzaron a hacerle preguntas. Un hombre dijo: “Sin darme cuenta rasuré mi cabeza antes de sacrificar.” Respondió صلى الله عليه وسلم: “Sacrifica el animal y no habrá falta alguna (pecado).” Otro hombre se acercó y dijo: “Sin darme cuenta sacrifiqué antes de arrojar los guijarros.” Respondió صلى الله عليه وسلم: “Arroja los guijarros y no habrá falta alguna (pecado).” Y no fue preguntado ese día acerca de algún rito que haya sido adelantado o atrasado sin responder: “Haz tal o cual cosa y no habrá falta alguna (pecado). [[774]]” [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

632. Miswar Ibn Majrama [[775]]رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم sacrificó antes de rasurar su cabeza, e indicó a sus Compañeros que hicieran lo mismo. [Transmitido por Al Bujari]

633.  ‘Aisha narró رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Después de que hayáis arrojado los guijarros y rasurado la cabeza, os es lícito perfumaros y todo lo demás menos mantener relaciones sexuales con vuestras mujeres [[776]].” [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ'ud, y su cadena de narradores es débil]

634. Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Las mujeres no deben afeitarse [[777]], sólo deben recortarse el cabello.” [Transmitido por Abû Dâ'ud con una cadena de narradores aceptable]

635. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que Al ‘Abbâs Ibn ‘Abdul Muttalib رضي الله عنه le pidió permiso al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم para pernoctar en Makkah las noches que debía pasar en Minâ, debido a que él tenía a cargo abastecer de agua a los peregrinos, y él Profeta صلى الله عليه وسلم le permitió. [[778]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

636. ‘Aasim Ibn ‘Adi [[779]]رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم permitió a los pastores de camellos no pasar las noches en Minâ; y arrojar los guijarros en el Día del Sacrificio, luego arrojar los guijarros correspondientes al día 11 el día 12 junto con los de ese día, y por último arrojar los del Día de la Partida (de Minâ). [Transmitido por Al Jamsa, y declarado Sahih por At Tirmidhi e Ibn Hibbân]

637. Abû Bakra رضي الله عنه narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم pronunció una Jutba (sermón) el Día del Sacrificio... (el narrador citó el resto del Hadîz) [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

638. Sarrâ' bint Nabhân [[780]]رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم se dirigió a nosotros en el sermón que pronunció el día después del Día del Sacrificio [[781]] y dijo: “¿Acaso no está este día en medio de los días de Tashrîq?”...(El narrador citó el resto del Hadîz) [Transmitido por Abû Dâ'ud con una cadena de narradores Hasan].

639.  ‘Aisha رضي الله عنها narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم le dijo: “Que circunvales alrededor de la Casa y realices el recorrido entre As Safa y Al Marwa es suficiente para tu Hayy y ‘Umrah [[782]]. [Transmitido por Muslim].

640. Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم no corrió en las siete circunvalaciones [[783]] que realizó antes de volver a Makkah. [Transmitido por Al Jamsa excepto At Tirmidh, y declarado Sahih por Al Hâkim]

641.  Anas رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم rezó las oraciones de Ad Duhr, Al ‘Asr, Al Maghrib y Al ‘Ishâ' en Al Muhassab [[784]], y descansó allí. Luego montó su camella y se dirigió a la Casa y realizó la circunvalación. [[785]] [Transmitido por Al Bujari]

642.  ‘Aisha رضي الله عنها narró que ella no solía hacer eso, es decir parar en Al Abtah, y que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم lo hizo porque era el lugar más cómodo para retomar la marcha. [[786]] [Transmitido por Muslim]

643.  Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه narró que les fue ordenado a las personas no emprender la partida sin antes pasar por la Casa (para realizar Tawâf al Wadâ‘) menos la mujer que está en periodo menstrual. Esto le fue permitido debido a su condición. [[787]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

644. Ibn Zubair [[788]] narró رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Una oración en mi mezquita es mejor que mil realizadas en otras, excepto en Al Masyid Al Harâm (la Sagrada Mezquita); y una oración en la Sagrada Mezquita es mejor cien veces más que una realizada en la mía.” [[789]] [Transmitido por Ahmad, y declarado Sahih por Ibn Hibbân]


 Capítulo 6 QUIENES PERDIERON EL HAYY O FUERON IMPEDIDOS

645.  Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم cuando fue impedido [[790]] rasuró su cabeza, cohabitó con sus esposas, y sacrificó el animal. Luego realizó la ‘Umrah al año siguiente. [Transmitido por Al Bujari].

646. ‘Aisha رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم fue a visitar a Dubâ‘a [[791]] bint Az Zubair Ibn ‘Abdul Muttalib رضي الله عنها y ella dijo: “¡Mensajero de Allâh! Quiero realizar la peregrinación pero estoy enferma.” El Profeta صلى الله عليه وسلم le respondió: “Realiza la peregrinación, pero di lo siguiente: Donde Tú (Allâh) me impidas seguir será el lugar en donde yo me quitaré el Ihrâm.” [Transmitido por Al Bujari y Muslim]

647. ‘Ikrima [[792]] narró de Al Hayyây Ibn ‘Amr Al Ansâri رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien sufra una quebradura o una lesión que le ocasione cojera podrá salir del estado de Ihrâm, pero deberá realizar la peregrinación el año siguiente.” ‘Ikrima dijo: “Le pregunté a Ibn ‘Abbâs y Abû Huraira acerca de esto, y ellos dijeron: “Ha sido veraz”.” [Transmitido por Al Jamsa, y declarado Hasan por At Tirmidhi]


 7. EL LIBRO DE LAS TRANSACCIONES COMERCIALES

 Capítulo 1  LAS CONDICIONES PARA LA LICITUD DE LAS TRANSACCIONES COMERCIALES, Y AQUELLAS QUE ESTÁN PROHIBIDAS

648. Narró Rifâ‘a Ibn Râfi‘رضي الله عنه  : El Profeta صلى الله عليه وسلم fue preguntado: ‘¿Cuál  es la mejor ganancia?’ [[793]] Él contestó: [la proveniente de] El trabajo que realiza un hombre con sus manos y todas las transacciones comerciales que son lícitas.” [Transmitido por Al Bazzâr; Al Hâkim lo calificó Sahih (legítimo)].

649. Narró Yâbir Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنه  escuché al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم  decir en el año de la Conquista cuando estaba en Makkah: “Allâh y Su Mensajero han prohibido la venta de embriagantes, carne mortecina, cerdos e ídolos.” Fue preguntado: “Oh Mensajero de  Allâh ¿Qué hay sobre la grasa del animal muerto que se usa para recubrir las embarcaciones, engrasar las pieles, y hacer los aceites para las lámparas?’ Él contestó: “No, está prohibido.” El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  agregó: “Allâh maldijo a los judíos, porque cuando Él declaró la grasa de tales animales ilegal ellos la fundieron, y la vendieron beneficiándose de la ganancia [[794]] que recibieron.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

650. Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه  narró: Escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir: “Cuando dos personas que están cerrando una transacción comercial discrepan y no hay ninguna prueba para arbitrar entre ambos, se considera la palabra del vendedor, o bien pueden cancelar la transacción.” [Transmitido por Al Jamsa y autentificado por Al Hâkim].

651. Narró Abû Mas‘ûd Al Ansâri رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  prohibió pagar por un perro, pagar a una prostituta [795] , y hacer regalos a un adivino [[796]].” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

652. Narró Yâbir Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنه : Estaba montando un camello mío que estaba agotado y pensé en dejarlo. El Profeta صلى الله عليه وسلم me alcanzó, suplicó por mi y lo golpeó. Entonces pasó a rendir [el camello] como nunca lo había hecho antes. Luego me dijo: “Véndamelo por un Uqiya [[797]].” Contesté, “No.” Y me dijo de nuevo: “Véndemelo.” Entonces se lo vendí por un Uqiya, con la condición de que me permita montarlo hasta regresar. Luego cuando llegamos, le entregué el camello y me pagó su precio en efectivo. Después envió a alguien por mi. [Cuando llegué] me dijo: “¿Acaso piensas que te pedí que redujeras el precio de tu camello [[798]] para tomarlo? Toma tu camello y tus monedas; porque son para ti.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

653. Narró Yâbir Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنه : Un hombre declaró que un esclavo suyo quedaría libre luego de su muerte, pero no poseía ningún otro bien. Entonces el Profeta صلى الله عليه وسلم envió por él y lo vendió. [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]

654. Maimuna رضى الله عنها, la esposa del Profeta صلى الله عليه وسلم, relató: Un ratón calló dentro de un recipiente con grasa y murió. El Profeta صلى الله عليه وسلم fue preguntado al respecto y contestó: “Sacadlo (al animal) y lo que está alrededor de él, y el resto comed de ello.” [Transmitido por Al Bujâri; Ahmad y An-Nasâ’i agregaron: “dentro de grasa sólida.”]

655. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si un ratón cae en (un recipiente) con grasa sólida, sacad al ratón y lo que está a su alrededor; pero si (la grasa) está en un estado líquido no os acerquéis siquiera a ella.” [Ahmad y Abû Dâ'ud lo transmitieron; Al Bujâri y Abû Hâtim lo consideraron erróneo].

656. Narró Abû Zubair [[799]]: Le pregunté a Yâbir رضي الله عنه sobre el pago por los gatos y perros [[800]] y me contestó: “El Profeta صلى الله عليه وسلم lo rechazó.” [Transmitido por Muslim y An-Nasâ’i; este último agregó: “excepto por un perro de caza.”]

657. ‘Aisha رضى الله عنها narró: Barira [801] le dijo: “Había acordado[802] comprar mi libertad a cambio de Uqiya; cada Uqiya debía ser pagada anualmente, así que ayúdame.” ‘Aisha رضى الله عنها le dijo: “Si tu gente acepta que sea mía tu Walâ’[803] lo haré.” Barira se juntó con sus dueños y les informó sobre eso, pero negaron la propuesta [de ‘Aisha] . Cuando ella regresó el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم estaba sentado [en su casa]. Ella dijo: “les ofrecí la propuesta, pero insistieron en ser ellos los que reciban el Walâ’[804]“. El Profeta صلى الله عليه وسلم escuchó la conversación y ‘Aisha رضى الله عنها  le informó al respecto, entonces le dijo a ‘Aisha: “Acepta con la condición de que el Walâ’ sea tuyo, porque el Walâ’ sólo pertenece al que ha liberado al esclavo. Aisha رضى الله عنها así lo hizo. Luego el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم se presentó ante la gente, y después de alabar y glorificar a Allâh, dijo: “¿Qué pasa con algunas personas que ponen condiciones que no están en el Libro de Allâh? Cualquier condición que no se encuentre en el Libro de Allâh es nula. Aunque sean cien condiciones, el juicio de Allâh es más válido y la condición de Allâh es más obligatoria. El Walâ’ sólo pertenece al que ha liberado al esclavo.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim; esta versión es de Al Bujâri]. Una versión registrada por Muslim dice: “Cómprala, ponla en libertad y deja en claro que su Walâ’ es tuya.”

658. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró: ‘Umar رضي الله عنه  prohibió la venta de las esclavas que han dado a luz a los hijos [805] de sus dueños y dijo, “Ella no será vendida, ni regalada ni heredada; pero el dueño puede disfrutar de ella mientras viva y cuando muere, ella quedará libre.” [Transmitido por Mâlik y Al Baihaqi].

659. Yâbir رضي الله عنه narró: Nosotros solíamos vender a nuestras esclavas que habían dado a luz durante la vida del Profeta صلى الله عليه وسلم y él no vio perjuicio en eso. [Transmitido por An-Nasâ’i, Ibn Mâyah y Ad-Dâraqutni e Ibn Hibbân lo calificó Sahih (legítimo)]

660. Narró Yâbir Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنه: el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió la venta del excedente del agua [806] [Transmitido por Muslim]. En una versión, agregó: “Y contratar un camello para dejar preñada a una camella.”

661. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró: “el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió la venta del semen de un semental”. [Transmitido por Al Bujârî]

662. Narró Ibn ‘Umar رضى الله عنهما : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió la transacción llamada ‘Habal Habala [807] practicada durante el período pagano (Yahiliya), por la cual una persona compraba una camella que todavía estaba en el vientre de su madre. [Transmitido por Al Bujâri y Muslim, y esta versión es de Bujâri].

663. Narró Ibn ‘Umar رضى الله عنهما : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió vender o regalar el derecho de sucesión de un esclavo liberado.[808] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]

664. Abû Huraira رضي الله عنه narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió la transacción determinada por arrojar piedras, y la transacción que involucra algo de incertidumbre (o fraude) [809] [Transmitido por Muslim]

665. Narró Abû Huraira رضي الله عنه : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguien compre alimento no debe venderlo hasta que lo pese.” [Transmitido por Muslim]

666. Narró Abû Huraira رضي الله عنه : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió dos transacciones combinadas en una. [Transmitido por Ahmad y An-Nasâ’i. At-Tirmidhi e Ibn Hibbân lo calificaron Sahih (legítimo)].

Abû Dâ'ud registró: “Si alguien hace dos transacciones combinadas en una debe confirmar el precio más bajo, o estará involucrada la usura.” [[810]]

667. Narró Amr Ibn Shu‘aib de su padre y este de su abuelo que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “La condición de un préstamo combinado con una venta no es legal [811]  ni dos condiciones que se relacionan a una transacción, ni la ganancia que proveniente de algo que no se puede garantizar, ni vender lo que no se posee.” [Transmitido por Al Jamsa. At-Tirmidhi, Ibn Juzaima y Al Hâkim lo calificaron Sahih (legítimo)].

668. Narró  ‘Amr Ibn Shu‘aib de su padre y este de su abuelo: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió la transacción en la cual se paga una seña [[812]]. [Transmitido por Mâlik].

669. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró: compré un poco de aceite en el mercado y cuando iba a recibirlo, un hombre me  ofreció pagarme un buen precio por el mismo; y cuando estaba a punto de aceptar, un hombre me tomó la mano por detrás. Cuando me di vuelta vi que era  Zaid Ibn Zâbit رضي الله عنه . Entonces me dijo: “No lo vendas en el mismo lugar donde lo has comprado, hasta que lo lleves a tu morada; porque el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió vender las mercaderías en el mismo lugar que fueron compradas, hasta que los comerciantes las lleven a sus moradas.” [813] [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ'ud; Ibn Hibbân y Al Hâkim lo calificaron Sahih (legítimo)].

670. Narró Ibn ‘Umar رضى الله عنهما  dije: “Oh Mensajero de  Allâh صلى الله عليه وسلم yo vendo camellos en Al Baqi‘. Vendo en Dinares y recibo Dirhams (por ellos), y los vendo en Dirhams, y recibo Dinares (por ellos), tomo esto por aquello y doy esto por aquello.” El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم contestó: “No hay perjuicio tomándolos al cambio del día[814] mientras que no os disperséis existiendo aun algo por ponerse de acuerdo.” [Transmitido por Al Jamsa y Al Hâkim lo calificó Sahih (legítimo)].

671. Narró Ibn ‘Umar رضى الله عنهما : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió hacer una oferta por un producto sin intención de comprarlo, solo para elevar su precio. [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

672.  Narró Yâbir Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنه : El Profeta صلى الله عليه وسلم prohibió las transacciones Muhâqala [[815]], Muzâbana [[816]], y Mujâbara [[817]]. También  prohibió Zunya [[818]] haciendo una excepción a menos que sea conocida. [Transmitido por Al Jamsa sin Ibn Mâyah; At-Tirmidhi lo calificó Sahih (legítimo)].

673. Anas رضي الله عنه narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió las transacciones Muhâqala, Mujâdara [[819]], Mulâmasa [[820]], Munâbadha [[821]] y Muzâbana. [Transmitido por Al Bujârî]

674. Tawus narró [[822]] de Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “No salgan a interceptar a las caravanas (para negociar con ellos), [[823]] y una persona de la ciudad no debe vender para un hombre del desierto.” Le  pregunté a Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما a qué se refería cuando dijo que no debe una persona de la ciudad vender para un hombre del desierto, y contestó: “no debe actuar como intermediario (Broker).” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim; esta versión es de Al Bujâri].

675. Abû Huraira رضي الله عنه narró: el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No salgan para encontrarse con lo que se está trayendo (para comercializar en el mercado). Si alguien sale al encuentro y compra algo, cuando el vendedor llega al mercado tiene la opción (de anular la transacción).” [Transmitido por Muslim].

676. Narró Abû Huraira رضي الله عنه : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió que una persona que reside en la ciudad venda para un hombre del desierto y hacer ofertas para aumentar el precio de los productos, tratar de interferir en la transacción de su hermano; proponerle casamiento a una mujer comprometida; o que una mujer le pida que otra mujer sea divorciada a fin de privarla de lo que le pertenece. [[824]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]. Muslim registró: “un musulmán no debe ofrecer un precio mayor al ofrecido [[825]] por otro musulmán.”

677. Narró Abû Ayub Al Ansâri رضي الله عنه : Escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  decir: “Si alguien separa a una madre de su hijo, Allâh lo separará de sus seres queridos en el Día de la Resurrección.” [Transmitido por Ahmad; At-Tirmidhi y Al Hâkim lo calificaron Sahih (legítimo)].

678. Narró  Ali Ibn Abû Tâlib رضي الله عنه : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم me ordenó que le vendiera dos jóvenes que eran hermanos. Entonces los vendí y quedaron separados. Cuando se lo mencioné al Profeta صلى الله عليه وسلم, dijo: “Encuéntralos y tráelos; [[826]] y no los vendas excepto a ambos juntos.” [Transmitido por Ahmad] Y los narradores de esta versión son confiables, y de hecho Ibn Juzaima, Ibn Al Yârud, Ibn Hibbân, Al Hâkim, At-Tabarâni e Ibn Qattân lo calificaron Sahih (legítimo).

679. Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه : Cuando los precios subieron en Madîna durante la vida del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم la gente dijo: “Oh Mensajero de  Allâh, los precios han subido demasiado, así que fíjalos para nosotros.” El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم contestó: “Allâh es el que fija los precios, quien mantiene, da generosamente y provee [827] y espero que cuando me encuentre con Allâh el más Elevado, ninguno de ustedes me acuse de haber cometido una injusticia respecto a vuestra sangre o a vuestros bienes.” [Transmitido por Al Jamsa sin incluir a An-Nasâ’i; Ibn Hibbân lo calificó Sahih (legítimo)].

680. Narró Ma‘mar Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنه[828]  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “Nadie guarda las mercaderías hasta que suban los precios [[829]] excepto un pecador.” [Transmitido por Muslim].

681. Abû Huraira رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “No atéis las ubres de las camellas y las cabras, porque quien las compra después de eso tiene dos opciones después de ordeñarlas: las puede mantener si lo desea, o puede devolverlas junto con cuatro puñados de dátiles.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]. Muslim registró: “tiene tres días [[830]] para decidir si las conserva o no.” [[831]] Una versión de Muslim dice: “debe devolverlas con cuatro puñados de cualquier grano excepto trigo.” [Al Bujâri dijo: “Cuatro puñados de cualquier [clase] de dátiles” se menciona en la mayoría de los hadices].

682. Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه narró: Si alguien compra una cabra cuyas ubres han sido atadas y la devuelve, debe devolverla junto a cuatro puñados. [Transmitido por Al Bujâri]. Al Isma‘ili agregó: “de dátiles”.

683. Abû Huraira رضي الله عنه  narró que cierto día el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  vio un montón de granos, y cuando ingresó su mano dentro de ellos, sus dedos sintieron un poco de humedad, entonces le preguntó al dueño de los granos: “¿Qué es esto, dueño de los granos?” Le contestó: “la lluvia ha caído sobre ellos, Oh Mensajero de  Allâh”. Le dijo: “¿Por qué no colocaste la parte húmeda arriba para que la gente pueda verlo? Aquel que nos engaña no es de los mios”. [832] [Transmitido por Muslim]

684. Narró Abdullâh Ibn Buraida de su padre que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “Quien acumula uvas en la temporada de la vendimia hasta que las vende a aquellos que hacen vino con ellas, se ha arrojado  apresuradamente en el fuego del Infierno.” [833] [At-Tabarâni lo informó en Al Awsat con una cadena aceptable de narradores]

685. ‘Aisha رضى الله عنها narró: el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Toda ganancia pertenece que quien tiene la responsabilidad.” [834] [Transmitido por Al Jamsa; Al Bujâri y Abû Dâ'ud lo calificaron Da‘if. At-Tirmidhi, Ibn Juzaima, Ibn Al Yârud, Ibn Hibbân, Al Hâkim e Ibn Al Qattân lo calificaron Sahih (legítimo).]

686. Narró Urwa Al Bâriqi رضي الله عنه [[835] : El Profeta صلى الله عليه وسلم me dio un Dinar para comprar un animal de sacrificio o una cabra. Y compré dos cabras con el Dinar, vendí una por un Dinar y le llevé una cabra y un Dinar. Entonces me bendijo en mis transacciones comerciales, [[836]] y fue tal [el efecto de la bendición que el Profeta صلى الله عليه وسلم invocó por él] que si compraba arena y la vendía obtendría una ganancia. [Transmitido por Al Jamsa excepto An-Nasâ’i; Al Bujâri también lo registró dentro de otro Hadîz].

687. Narró Abû Sa‘îd Al Judri رضي الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم prohibió comprar lo que está en los vientres de los animales domésticos hasta que den a luz, vender lo que está en sus ubres, comprar a un esclavo prófugo,  comprar los botines antes de que sean repartidos, comprar Sadaqât antes de que se reciban y las perlas en el fondo del mar. [[837]] [Ibn Mâyah, Al Bazzâr y Ad-Dâraqutni lo transmitieron con un Isnâd débil].

688. Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No compren los peces que están en el agua, porque hay incertidumbre.” [Transmitido por Ahmad que dijo que es Mawqûf]

689. Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما  narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió la venta de una fruta hasta que esté madura, la venta de la lana que todavía está en el animal o la leche que está (todavía) en la ubre [838] [Transmitido por At-Tabarâni en Al Awsat. Ad-Dâraqutni lo informó también. Abû Dâ'ud informó en el Marasil de ‘Ikrima y Al Baihaqi lo confirmó].

690. Abû Huraira رضي الله عنه  narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم prohibió la venta de lo que está en el vientre de un animal doméstico o el semen que está en el cuerpo de un semental [839] [Transmitido por Al Bazzâr habiendo debilidad en su Isnâd.]

691. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien acepta la devolución de lo que le compró un musulmán, Allâh perdonará sus faltas.” [[840]] [Transmitido por Abû Dâ'ud e Ibn Mâyah y autentificado por Ibn Hibbân y Al Hâkim].


 Capítulo 2 EL DERECHO A OPCIÓN

692. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Ambas partes en una transacción comercial tienen derecho de anularla, [[841]] mientras no se hayan separado; o uno de ellos le ofrece al otro que ejerza su derecho y él lo hace, entonces hacen la transacción, esta se vuelve entonces válida; o cuando se separan después de haber hecho la transacción y ninguno de ellos la  anula, la transacción se vuelve válida.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim, y esta versión es de Muslim].

693. Narró  Amr Ibn Shu‘aib de su padre y este de su abuelo que el Profeta صلى الله عليه وسلم  dijo: “Las dos partes en una transacción comercial tienen derecho a anularla mientras no se hayan separado a menos que sea una transacción que puede ser anulada según una cláusula; y no hay derecho a separarse del otro por temor a que pueda exigirle que la transacción quede rescindida.” [Transmitido por Al Jamsa excepto Ibn Mâyah, Ad-Dâraqutni, Ibn Juzaima e Ibn Al Yârud también lo transmitieron]. Otra versión dice: “hasta que se separan de su lugar (de transacción).”

694. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró: Un hombre [842] le dijo al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  que estaba siendo engañado en las transacciones comerciales, entonces este le dijo: “Cuando negocies di: ‘Engañar no está permitido (en la religión).” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].


 Capítulo 3  LA USURA (AR-RIBA)

695. Yâbir رضي الله عنه narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم maldijo al que acepta la usura, al que la, al que la anota y a los dos testigos que la presencian, diciendo: “son todos iguales.” [[843]] [Transmitido por Muslim]. Al Bujâri informó algo similar del Hadiz de Abû Yuhaifa.

696. Narró Abdullâh Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: La usura tiene setenta y tres categorías, la menor de ellas equivale a cometer incesto con la madre, y la esencia de la usura equivale a violar el honor de un musulmán.” [Ibn Mâyah lo registró de una forma más breve y Al Hâkim de una forma  completa. Este último también lo calificó Sahih (legítimo)].

697. Narró Abû  Sa‘îd Al Judri رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “No vendáis oro por oro a menos que sea una cantidad por igual cantidad, y no una cantidad mayor a cambio de otra menor, no vendáis la plata por la plata a menos que sea la misma cantidad y no una cantidad mayor a cambio de otra menor, y no vendáis en efectivo lo que entregaréis después.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

698. Narró  Ubâda Ibn As Sâmit رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “Oro por oro, plata por plata, trigo por trigo, cebada por cebada, dátiles por dátiles, y sal por sal, la misma cantidad por la misma cantidad e igual por igual, pagando al contado [844].  Si las mercaderías difieren, vended como queráis mientras sea al contado.” [Transmitido por Muslim].

699. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Oro por oro, que ambos pesen igual y las mismas cantidades; plata por plata, que ambos pesen igual y la mismas cantidadades. Si cualquiera da más o pide más, entonces es usura.” [Transmitido por Muslim]

700. Narraron Abû  Sa‘îd Al Judri رضي الله عنه  y Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم eligió a un hombre para encargarse de los asuntos de Jaibar que  le trajo dátiles de una muy buena calidad. El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le preguntó: “¿todos los dátiles de Jaibar son como estos?” La persona contestó: “Juro por Allâh que no, Oh Mensajero de  Allâh صلى الله عليه وسلم. Nosotros tomamos un Sâ‘ (cuatro puñados) de este tipo y los cambiamos por dos, incluso por tres. Entonces el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “No hagáis eso. Vendan los dátiles cobrando Dirhams, y luego con esos Dirhams compren los dátiles de mejor calidad.” Dijo también que lo mismo se aplica cuando las cosas son vendidas por peso. [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]. En Muslim encontramos: “y también en aquello que se pesa”.

701. Narró Yâbir Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنه: : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió la venta de una cantidad de dátiles cuya medida es desconocida por una cantidad específica de dátiles. [[845]] [Transmitido por Muslim].

702. Narró Ma‘mar Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنه : Escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  decir: “Comida por comida, por iguales cantidades”. Nuestra comida en ese momento consistía en cebada. [846] [Transmitido por Muslim]

703. Narró Fadâla Ibn ‘Ubaid رضي الله عنه : “Compré un collar por doce Dinares en la batalla de Jaibar y había oro y piedras preciosas en él, luego los consideré separadamente y deduje que valía  más de doce Dinares. Entonces  le comenté al Profeta صلى الله عليه وسلم  sobre eso y me dijo: “No debe venderse hasta considerar separadamente sus componentes”. [847] [Transmitido por Muslim]

704. Narró Samura Ibn Yundub رضي الله عنه : El Profeta صلى الله عليه وسلم prohibió la venta de animales por animales cuando el pago sería hecho en una fecha posterior [848] [Transmitido por Al Jamsa] Ibn Al Yârud y At-Tirmidhi lo calificaron Sahih (legítimo)

705. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró: Escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir, “Cuando ustedes vendan a crédito con la condición de que lo volverán a comprar por un precio más bajo[849], os dediquéis a la ganadería y la agricultura y abandonéis el Yihâd. Allâh hará que la desgracia os azote hasta que volváis a su religión.” [Transmitido por Abû Dâ'ud de la versión de Nafi ‘[[850]] de Ibn ‘Umar رضى الله عنهما, pero hay un narrador dudoso en su cadena. Ahmad informó algo similar de ‘Ata. [[851]] Sus narradores son confiables e Ibn Al Qattân lo calificó Sahih (legítimo)].

706. Abû Umâma رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien intercede por su hermano y recibe un regalo que este le da, habrá caído en un muy serio tipo de usura.” [[852]] [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ'ud, habiendo dudado de la confiabilidad de algunos narradores].

707. Narró ‘Abdullâh Ibn ‘Amr Ibn Al Aas رضى الله عنهما : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  maldijo al que soborna y al que acepta los sobornos. [[853]] [Transmitido por Abû Dâ'ud y At-Tirmidhi, quién lo calificó Sahih].

708. Narró ‘Abdullâh Ibn ‘Amr Ibn Al Aas رضى الله عنهما : El Profeta صلى الله عليه وسلم le ordenó que equipara un ejército, pero cuando los camellos eran insuficientes, le ordenó que guardara los camellos jóvenes de Sadaqa. Dijo: “Reemplazaba un camello por dos, por los camellos de Sadaqa.” [Transmitido por Al Hâkim y Al Baihaqi; sus narradores son conconfiables]

709. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió la transacción Al Muzâbana que significa que un hombre vende la fruta de su jardín, si consiste en palmeras (dátiles frescos), por una medida de dátiles secos; o si consiste uvas, por una medida de pasas de uva; o si es maíz, lo vende por una medida de maíz. El Profeta صلى الله عليه وسلم  prohibió todo eso. [854] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]

710. Narró  S‘ad Ibn Abû Waqqâs رضي الله عنه : Escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  cuando le preguntaron sobre comprar dátiles secos por frescos. Él contestó: “¿Acaso los dátiles frescos disminuyen cuando se ponen secos?” Ellos contestaron: “Sí.” Entonces lo prohibió. [Transmitido por Al Jamsa y calificado Sahih por Ibn Al Madini, At-Tirmidhi, Ibn Hibbân y Al Hâkim].

711. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم prohibió vender una deuda a ser pagada en una fecha futura por otra, es decir, una deuda por una deuda [855] [Transmitido por Ishaq y Al Bazzâr con un Isnâd débil]


 Capítulo 4  EL PERMISO DE LA TRANSACCION AL-‘ARAYA Y LA VENTA DE ÁRBOLES [[856]] Y FRUTAS

712. Narró  Zaid Ibn Zâbit رضي الله عنه: el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dio permiso [857] respecto a la venta de Al-‘Arâya [858] por peso, en base a un cálculo estimativo de los dátiles cuando sean cosechados. [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

Muslim registró: “dio permiso con respecto al Al-‘Arâya para su venta cuando una familia compra su fruta en base a un cálculo estimativo de cuanto serán los dátiles cuando estén secos, pudiendo comerlos cuando estén frescos.”

713. Abû Huraira رضي الله عنه narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم permitió la venta de Al-‘Arâya midiendo su cantidad cuando estén secos a condición de que sean menos de cinco Awsuq, o cinco Awsuq [859] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]

714. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió la transacción de frutas hasta que estén claramente en buenas condiciones, prohibiéndole tanto al vendedor como al comprador. [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]

Otra versión dice: “Cuando fue preguntado por su buena condición, Profeta صلى الله عليه وسلم  contestó: “Hasta que estén seguros [860] de una desgracia”.

715. Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه : El Profeta صلى الله عليه وسلم prohibió la venta de frutas hasta que estén coloridas. Fue preguntado qué significa, y contestó: “Hasta que estén rojizas y amarillentas.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

716. Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه : El Profeta صلى الله عليه وسلم prohibió la venta de uvas hasta que se pongan negras y la venta de granos hasta que estén duros. [[861]] [Transmitido por Al Jamsa excepto An-Nasâ’i y calificado Sahih por Ibn Hibbân y Al Hâkim].

717. Narró Yâbir Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنه : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si vendes fruta a tu hermano y esta sufre una desgracia no es lícito para ti tomar algo de él. [[862]] ¿Por qué has de tomar la propiedad de tu hermano injustamente?” [Transmitido por Muslim]. Una versión de Muslim tiene: “El Profeta صلى الله عليه وسلم ordenó que la pérdida imprevista se remita a lo que fue afectado por la desgracia.”

718. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguien compra una palmera después de que ha sido fecundada, las frutas pertenecen al vendedor a menos que el comprador ponga una condición.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].


 Capítulo 5  EL PAGO ANTICIPADO [[863]], PRÉSTAMOS Y PRENDAS

719. Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما narró: Cuando el Profeta صلى الله عليه وسلم vino a Madîna, solían pagar uno o dos años por adelantado por las frutas, entonces el Profeta صلى الله عليه وسلم  dijo: “Aquellos que pagaron por adelantado por las frutas deben hacerlo estableciendo una medida, un peso y un tiempo específico.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]. Al Bujâri registró: “Aquellos que pagan por adelantado por algo.”

720. Narraron ‘Abdur-Rahmân Ibn Abza [[864]]رضي الله عنه  y ‘Abdullâh Ibn Abû Aufa  رضي الله عنه: Nosotros solíamos conseguir botín junto con el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y algunos campesinos de Siria venían y nosotros les pagábamos por adelantado el trigo, la cebada y las pasas de uva.” Otra versión agrega: “y aceite de oliva durante un tiempo determinado.” Fue preguntado, “¿tenían la cosecha lista?” Contestaron: “No le preguntábamos por ello. [[865]]” [Transmitido por Al Bujâri].

721. Abû Huraira رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguien acepta dinero de otras personas con la intención de cumplir, Allah cumplirá con él; pero quien acepto el dinero de alguien para malgastarlo, Allâh lo malgastará a él.” [Transmitido por Al Bujâri].

722. Narró ‘Aisha رضى الله عنها dije: “Oh Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم, tal persona ha traído ropa de Siria, ¿por qué no envías a alguien para obtener dos prendas a crédito [866] hasta que sea fácil para ti pagar el dinero?” Entonces envió a alguien pero este se negó. [Al Hâkim y Al Baihaqi lo transmitieron, y sus narradores son confiables].

723. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Un animal puede montarse si se gasta en su mantenimiento [867] cuando está prendado [868] ; y puede beberse la leche de una camella si se gasta en su mantenimiento cuando está prendada. La responsabilidad del mantenimiento es de quien monta y bebe (su leche).” [Transmitido por Al Bujârî]

724. Narró Abû Huraira  رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El deudor no pierde la garantía que deja cuando no la rescata a tiempo. Cualquier aumento en su valor le corresponde a él y cualquier pérdida le corresponde a él.” [[869]] [Transmitido por Ad-Dâraqutni y Al Hâkim. Sus narradores son confiables, pero es Mursal según Abû Dâ'ud y otros].

725. Abû Râfi رضي الله عنه Narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم le pidió prestado un camello joven a una persona, y cuando algunos camellos provenientes de Sadaqa vinieron le ordenó a Abû Râfi رضي الله عنهpagarle el camello joven al hombre. Él le dijo: “sólo puedo encontrar un excelente camello de siete años.” Él صلى الله عليه وسلم dijo: “Dáselo, porque la mejor persona es la que cumple con su deuda de la mejor manera.” [870] [Transmitido por Muslim].

726. ‘Ali رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Todo préstamo que tiene algún tipo de beneficio es usura.” [Al  Hâriz Ibn Abû Usama lo relató, pero hay omisión en su cadena de narradores].

El Hadîz mencionado anteriormente tiene una cita débil según la autoridad de Fadâla Ibn ‘Ubaid por Al Baihaqi. También tiene otra versión Mawqûf relatada por ‘Abdullâh Ibn Salâm que Al Bujâri transmitió.


 Capítulo 6  LA QUIEBRA Y EL EMBARGO

727. Narró Abû Bakr Ibn Abdur Rahmân [[871]] de Abû Huraira رضي الله عنه : Escuchamos al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir: “Si un acreedor encuentra lo que le prestó a un deudor que quebró, él es el que más derecho tiene a recuperarlo”. [872] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]

Abû Dâ'ud y Mâlik informaron el Hadîz mencionado anteriormente según la versión Mursal de Abû  Bakr Ibn Abdur Rahmân con estas palabras: “Si alguien vende mercaderías (a crédito) y el que las compra quiebra y no le paga al vendedor, cuando el vendedor encuentra sus mismas mercaderías (en poder del comprador), entonces (el vendedor) es el que más derecho tiene a recuperarlas; pero si el comprador muere, el dueño de las mercaderías está en iguales condiciones que los otros acreedores.” [Al Baihaqi lo transmitió con una cadena completa de narradores pero lo calificó débil según la narración de Abû Dâ'ud].

Abû Dâ'ud e Ibn Mâyah transmitieron el Hadîz mencionado anteriormente de ‘ Umar Ibn Jalda [[873]]: “Fuimos a ver a Abû Huraira رضي الله عنه para comentarle sobre un amigo nuestro que había quebrado. Él dijo, ‘Ciertamente pronunciaré un veredicto sobre él de acuerdo al dictamen del Mensajero de Allâh  صلى الله عليه وسلم : ‘Si alguien quiebra o muere, el dueño de las mercaderías si las encuentra es el que más derecho tiene a ellas.” [[874]] [Al Hâkim lo calificó Sahih (legítimo); Abû Dâ'ud demostró que es débil, y también dijo respecto que la mención de la muerte que es débil].

728. Narró  Amr Ash-Sharîd [[875]] de su padre [[876]]: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “La demora en el pago por parte de alguien que posee los medios para hacerlo hace que sea lícito deshonrarlo y castigarlo.” [877] [Abû Dâ'ud y An-Nasâ’i lo transmitieron; Al Bujâri lo registró sin Isnâd, e Ibn Hibbân lo calificó Sahih (legítimo)]

729. Narró Abû  Sa‘îd Al Judri رضي الله عنه : En tiempo del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  un hombre perdió con las frutas que había comprado, adquiriendo una deuda grande y quebró, entonces el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo a la gente: “Dadle caridad.” Así lo hicieron pero no juntaron lo suficiente como para pagar toda su deuda, entonces el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  le dijo a los acreedores: “Tomad lo que encuentren [878] y no tendrán más que eso.” [Transmitido por Muslim]

730. Narró Ibn Ka‘b [[879]] Ibn Mâlik de su padre [[880]]: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  incautó la propiedad de Mu‘âdh رضي الله عنه y la vendió para pagar una deuda suya [es decir, de Mu‘âdh] [Transmitido por Ad- Dâraqutni, Al Hâkim lo calificó Sahih (legítimo); Abû Dâ'ud lo transmitió Mursal].

731. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم en el Día de Uhud [[881]] cuando yo tenía catorce años no me dio permiso para combatir. Pero  en el Día de Al Jandaq (la batalla de la Fosa) cuando tenía quince años [[882]] me dio permiso para luchar. [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

La versión de Al Baihaqi dice: “No me dio permiso para combatir ya  que no me encontró habiendo alcanzado la pubertad.” [Ibn Juzaima lo calificó Sahih (legítimo)].

732. Narró ‘Atiya Al‑Qurazi رضي الله عنه[883] : Nos presentamos ante el Profeta صلى الله عليه وسلم  en el día de Quraiza. Aquellos que tenían crecido el pelo (en sus partes íntimas) fueron ejecutados, pero aquellos que no lo tenían crecido, eran puestos en libertad; yo estaba entre aquellos que no le habían empezado a crecer el pelo por eso quedé libre. [Transmitido por Al Arba‘a. Ibn Hibbân y Al Hâkim lo calificaron Sahih (legítimo)].

733. Narró Amr Ibn Shu‘aib de su padre y este de su abuelo que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “No es lícito que una mujer haga un regalo sin el permiso de su marido”.

Otra versión dice: “no es lícito para una mujer disponer de la propiedad [[884]] cuando su marido es responsable de ella.” [Transmitido por Ahmad y los autores de As-Sunan excepto At-Tirmidhi.  Al Hâkim lo calificó Sahih (legítimo)].

734. Narró Qabisa Ibn Mujâriq Al Hilali رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “Pedir sólo está permitido en uno de estos tres casos: La persona que se ha endeudado puede pedir para saldar su deuda; una persona cuya propiedad ha sido destruida por una catástrofe puede pedir hasta conseguir lo necesario para vivir [o dijo, para una vida digna]; y una persona que ha sido afligida por la pobreza, y ésta sea confirmada por tres miembros justos de su gente. Pedir fuera de estos casos es incorrecto” [Transmitido por Muslim]


 Capítulo 7  LA CONCILIACIÓN

735. Narró  Amr ‘Ibn Auf Al Muzani رضي الله عنه [885] que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “La conciliación es aceptable entre los musulmanes excepto aquella que hace ilícito algo que es lícito, o hace lícito algo que es ilícito [886], y los musulmanes deben mantener las condiciones que han tomado, salvo una condición que hace ilegal algo que es legal, o legal algo que es ilegal.” [At-Tirmidhi lo transmitió y lo calificó Sahih (legítimo), pero los sabios del Hadîz discreparon con él porque la narración de Kazir Ibn ‘Abdullâh Ibn ‘Amr Ibn ‘Auf es débil [[887]], quizás At-Tirmidhi la consideró confiable por sus diversas cadenas de narración]. Ibn Hibbân declaró que el Hadîz mencionado anteriormente es legítimo.

736. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “No se debe impedir al vecino sujetar una viga en su pared”. Abû Huraira luego dijo: “¿Por qué os veo apartarse de él? Juro por Allâh que siempre se los narraré”. [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]

737. Narró Abû Humaid As‑Sâ‘idi رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “No es lícito que una persona tome el bastón de su hermano excepto con su permiso.” [Ibn Hibbân y Al Hâkim lo transmitieron en sus dos libros Sahih].


 Capítulo 8  LA  TRANSFERENCIA DE UNA DEUDA Y LA GARANTÍA

738. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Es una injusticia que un hombre rico se demore en pagar, pero si se transfiere vuestra deuda a un hombre adinerado [[888]] aceptad la transferencia.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]. Una versión de Ahmad dice: “Y si alguien es remitido a otro, que acepte.”

739. Yâbir رضي الله عنه narró: Un hombre de nosotros murió, entonces lo lavamos, lo perfumamos y lo amortajamos; luego lo trajimos ante el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  y le pedimos que ore por él. El Profeta صلى الله عليه وسلم  se adelantó unos pasos y preguntó: “¿Debe algo?” Nosotros contestamos: “Dos Dinares.” Entonces dio media vuelta y se fue, pero Abû Qatâda رضي الله عنه  se hizo cargo de esa deuda. Luego fuimos a buscarlo y Abû Qatâda  رضي الله عنه dijo: “Yo pagaré los dos Dinares.” El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “¿Serás el responsable de pagarlos como un derecho que tiene el acreedor; y el fallecido será entonces libre de eso?” Él contestó: “Sí.” Entonces oró por él. [[889]] [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ'ud y An-Nasâ’i. Ibn Hibbân y Al Hâkim lo calificaron Sahih (legítimo)].

740. Abû Huraira رضي الله عنه narró: Cuando moría alguien endeudado el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  preguntaba: “¿dejó algo para pagar su deuda?” Si le decían que había dejado lo suficiente [890] oraba por él, sino diría, “Rezadle a vuestro amigo.” Pero cuando Allâh les concedió las conquistas dijo: “yo soy más cercano a los creyentes que ellos mismos, entonces si alguien muere dejando una deuda yo seré responsable [[891]] de pagarla.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]. Una versión de Al Bujâri dice: “Si alguien muere y no deja nada para pagar su deuda.”

741. Narró Amr Ibn Shu‘aib de su padre y este de su abuelo que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “No está permitida la fianza con respecto a un castigo prescrito” [Transmitido por A Baihaqi con un Isnâd débil]


 Capítulo 9  LA SOCIEDAD Y REPRESENTACIÓN

742. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Allâh el más Elevado dijo: ‘Yo soy el tercer socio de una sociedad de dos socios, mientras ninguno de ellos estafe a su compañero, pero si uno de ellos estafa, me aparto de ambos”[892] [Transmitido por Abû Dâ'ud y Al Hâkim lo calificó Sahih (legítimo)]

743. Narró As‑Sâib Al‑Majzumi رضي الله عنه yo era socio del Profeta صلى الله عليه وسلم antes de su misión y cuando fue el día de la Conquista (de Makka) dijo: “Bienvenido sea mi hermano y mi socio”. [893] [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ'ud e Ibn Mâyah]

744. Narró Abdullâh Ibn  Mas‘ûd رضي الله عنه  : “Ammâr, Sa‘d y yo nos pusimos de acuerdo en ser socios en cualquier cosa que obtendríamos respecto al botín en el día de Badr.” El narrador citó el resto del Hadîz que concluye: “Entonces Sa‘d obtuvo dos prisioneros, pero ni ‘Ammâr ni yo obtuvimos algo.” [Transmitido por An-Nasâ’i y otros]

745. Narró Yâbir Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنه : Pensé ir a Jaibar, entonces fui al Profeta صلى الله عليه وسلم y me dijo: “Cuando te encuentres con mi representante [[894]] en Jaibar toma quince Wasq (de dátiles) de él.” [Abû Dâ'ud lo transmitió y lo calificó Sahih (legítimo)].

746. Narró Urwa Al Bâriqi رضي الله عنه que el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم lo envió con un Dinar a comprar un animal de sacrificio para él. [El narrador mencionó el resto del Hadîz. Al Bujâri lo informó previamente en el contexto de otro Hadîz].

747. Abû Huraira رضي الله عنه narró: “El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم envió a ‘Umar رضي الله عنه a que recaudará Sadaqa.” El narrador mencionó el resto del Hadîz. [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]

748. Yâbir رضي الله عنه narró: “El Profeta صلى الله عليه وسلم sacrificó sesenta y tres camellos y le ordenó a ‘Ali رضي الله عنه  [895] sacrificar el resto.” El narrador mencionó el resto del Hadîz. [Transmitido por Muslim].

749. Abû Huraira رضي الله عنه narró con respecto a la historia del sirviente contratado: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Unais رضي الله عنه, ve a ver a la esposa de este hombre, y si ella confiesa, apedréela hasta que muera. [896] El narrador mencionó el resto del Hadîz. [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]


 Capítulo 10  AL- IQRAR[[897]] (LA CONFESIÓN)

750. Abû Dhar رضي الله عنه narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم me dijo: “Di la verdad aunque sea amarga.” [Ibn Hibbân lo calificó Sahih (legítimo) como parte de un Hadîz extenso].


 Capítulo 11  AL-‘AARIYA (EL PRÉSTAMO)

751. Narró Samura Ibn Yundub رضي الله عنه : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La mano que recibe es responsable hasta que paga.” [Transmitido por Ahmad y Al Arba‘a; Al Hâkim lo calificó Sahih (legítimo)].

752. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Devuelvan lo que se les ha confiado, y no estafen a quien los estafa.” [Transmitido por At-Tirmidhi y Abû Dâ'ud; At-Tirmidhi lo calificó Hasan  y Al Hâkim lo calificó Sahih (legítimo). Abû Hâtim Ar Râzi lo desaprobó].

753. Narró Ya‘la Ibn Umaiya رضي الله عنه : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم me dijo: “Cuando mis emisarios lleguen, dadles treinta cotas de malla” yo pregunté: “Oh Mensajero de  Allâh, es un préstamo con garantía de retorno, o un préstamo que debe ser devuelto?” Él contestó: “No, es un préstamo con garantía de retorno”. [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ'ud y An-Nasâ’i. Ibn Hibbân lo calificó Sahih (legítimo)].

754. Narró Safwân Ibn Umaiya  رضي الله عنه[898] : En la batalla de Hunain, el Profeta صلى الله عليه وسلم pidió prestado cotas de malla y le preguntaron: “¿Las estás tomando por la fuerza, Oh Muhammad? Él contestó: “No, es un préstamo con garantía de devolución.” [[899]] [Transmitido por Abû Dâ'ud y An-Nasâ’i; Al Hâkim lo calificó Sahih (legítimo)].


 Capítulo 12  AL-GHASB[[900]] (USURPACIÓN)

755. Narró Sa‘îd Ibn Zaid  رضي الله عنه  el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “Si alguien toma un palmo de tierra injustamente, en el Día de la Resurrección Allâh pondrá alrededor de su cuello su tamaño tomado de siete tierras.” [[901]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

756. Anas رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم  estaba con una de sus esposas cuando una [[902]] de las Madres de los Creyentes envío una fuente con comida con un sirviente. Ella golpeó la fuente con su mano y esta se rompió. El Profeta recolectó los pedazos de la fuente y la comida que había en ella y dijo: “Comed” y le dio una fuente sana al sirviente y guardó la rota. [Transmitido por Al Bujâri y At-Tirmidhi] El último nombró al que la rompió: ‘Aisha  y agregó: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Comida por comida, y un recipiente por un recipiente.” [[903]] [At-Tirmidhi también lo calificó Sahih (legítimo)].

757. Narró Râfi‘ Ibn Jadiy رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguien siembra en la tierra de otro sin su permiso, no tiene ningún derecho a la cosecha, pero puede reclamar lo que gastó [[904]] en ella.” [Transmitido por Ahmad y Al Arba‘a excepto An-Nasâ’i. At-Tirmidhi lo calificó Sahih (legítimo), pero se ha dicho que Al Bujâri lo calificó débil].

758. Narró ‘Urwa Ibn Az‑Zubair [[905]]: Uno de los Compañeros del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “Dos hombres se presentaron ante el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم para plantearle acerca de la plantación de palmeras realizada por uno de ellos en el terreno del otro, entonces el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم sentenció que la tierra pertenece a su dueño y  ordenó que el dueño de las palmeras arranque las mismas, y dijo: “El trabajo de un opresor no tiene ningún derecho.” [Transmitido por Abû Dâ'ud con una cadena de narradores Hasan. Pero hay discrepancia en considerarlo Mawsûl o Mursal y en la determinación del nombre del Compañero que lo citó del Profeta صلى الله عليه وسلم ]

759. Abû Bakra رضي الله عنه narró: En su Jutba (sermón, disertación) en el Día de Sacrificio en Mina, el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Vuestra sangre, vuestros bienes,  y vuestro honor son sagrados, como la santidad de este día, de este mes, y de esta ciudad.” [[906]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].


 Capítulo 13  ASH-SHUF‘A[[907]] (LA PRIORIDAD DE COMPRA DEL SOCIO O VECINO)

760. Narró Yâbir Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنه : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decretó que la prioridad para comprar una propiedad del vecino es aplicable a todo lo que no ha sido dividido, pero cuando los límites son fijados y los caminos separados no hay prioridad de compra para ningún socio.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim; esta versión es de Al Bujâri]. La versión de Muslim dice: “La prioridad para comprar una propiedad perteneciente al vecino es aplicable a todo lo que es compartido, sea una tierra, una casa o un jardín y no es lícito vender antes de informar al socio.” [[908]] La versión de At-Tahâwi dice: “El Profeta صلى الله عليه وسلم  decretó que la prioridad de compra del socio es en todo.” [Sus narradores son confiables.]

761. Abû Râfi رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El vecino tiene más derecho a que se le de la preferencia.” [Al Bujâri lo transmitió en un relato extenso]

762. Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El vecino tiene más derecho a comprarla.” [Transmitido por An-Nasâ’i e Ibn Hibbân lo calificó Sahih, pero tiene un defecto en su narración a través de dos cadenas diferentes de narradores].

763. Yâbir رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El vecino es el que más derecho tiene a la opción de compra de la propiedad de su vecino y su decisión debe esperarse, aun cuando esté ausente, siempre que las dos propiedades compartan el mismo camino.” [Transmitido por Ahmad y Al Arba‘a; sus narradores son confiables].

764. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “La prioridad de compra es inmediata” [Transmitido por Ibn Mâyah y Al Bazzâr que agregó: “El ausente no tiene prioridad de compra.” [[909]] Su cadena de narradores es débil].


 Capítulo 14 AL-QIRAD [[910]]

765. Suhaib رضي الله عنه  [911] narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “hay tres cosas que contienen bendiciones: Una transacción comercial en que el pago es acordado a un tiempo determinado, endeudarse y pagar el préstamo, y mezclar trigo y cebada para el uso doméstico pero no para la venta.” [Transmitido por Ibn Mâyah a través de una cadena débil de narradores].

766. Narró  Al Hâkim Ibn Hizâm: solía ponerle como condición al hombre a quien le daba dinero para comerciar que la ganancia iba a ser compartida entre ambos, pero cualquier pérdida recaería en el dinero: “No debe comerciar con mi dinero con seres vivientes, transportarlos por mar, ni debe establecerse con ellos en el fondo de un barranco; y si hace cualquiera de estos actos mencionados debe garantizar mi propiedad.” [Ad-Dâraqutni lo transmitió y sus narradores son confiables].

Mâlik dijo en su libro Al Muwatta  de Al‑‘Alâ’[[912]] Ibn ‘Abdur‑Rahmân Ibn Ya‘qûb de su padre [[913]] y este de su abuelo [[914]] que él comerció con bienes que pertenecían a ‘Uzmân رضي الله عنه  y que la ganancia era dividida en dos mitades entre ambos. [Este Hadîz es Mawqûf  y Sahih (legítimo)]


 Capítulo 15   AL-MUSAQAT [[915]] Y AL-IYARA [[916]]  (EL CUIDADO DE LAS PALMERAS Y EL ALQUILER)

767. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما  narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  había acordado con la gente de Jaibar dar (a la autoridad Musulmana) la mitad de las cosechas. [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]

Otra  versión de Bujâri y Muslim dice: Ellos [la gente de Jaibar] le preguntaron si les aseguraba que podrían permanecer en el territorio a condición de que ellos cultivarían y obtendrían la mitad de los dátiles. El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  les contestó: “Nosotros les permitiremos estar con esa condición tanto como queramos.” Y permanecieron ahí hasta el califato de ‘Umar رضي الله عنه  quien los deportó.

Muslim registró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  le permitió utilizar a los judíos de Jaibar, las palmeras y la tierra de Jaibar con la condición de que debían emplear sus propios recursos para trabajar en las mismas y les permitió quedarse con la mitad de lo producido. [[917]]

768. Narró  Hanzala Ibn Qais: le pregunté  a ‘Râfi Ibn  Jadiy  sobre alquilar la tierra para buscar  oro y plata y me contestó: “No habría problema porque la gente solía alquilar la tierra en el tiempo del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  por lo que crecía en los bordes de los arroyos o por algo de la cosecha; pero a veces esa porción de la cosecha se destruía mientras la otra se salvaba, o vice-versa, entonces solo se le pagaba alquiler a la gente (los dueños de la tierra) por la porción que produjo cosecha.” Es decir que reprendió esa práctica excepto cuando el producto es conocido y garantizado. [Transmitido por Muslim].

Este relato incluye una aclaración a lo mencionado en Al Bujâri y Muslim con respecto a la prohibición general de alquilar la tierra.

769. Narró Zâbit Ibn Dahhâk رضي الله عنه : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió emplear a la gente para trabajar la tierra por una porción de lo cultivado [[918]] y ordenó que deben emplearse pagándoles sueldos. [Transmitido por Muslim]

770. Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  se realizó la escarificación (jiyamah) y si fuera prohibido no le habría dado su paga. [Transmitido por Al Bujârî]

771. Narró Râfi‘ Ibn Jadiy  رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La ganancia del escarificador (jayyam) es impura.”[919] [Transmitido por Muslim]

772. Abû Huraira رضي الله عنه narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Allâh el más Grande y Glorioso ha dicho: ‘Seré adversario de tres en el Día de la Resurrección: Un hombre que hizo una promesa en Mi Nombre y luego traicionó; un hombre que vendió a un hombre libre y consumió su ganancia; y un hombre que contrató a una persona y, después de recibir el servicio no le pagó su sueldo.” [[920]] [Transmitido por Muslim].

773. Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “Lo más digno por lo que recibís un pago es por el Libro de Allâh.” [921] [Transmitido por Al Bujârî]

774. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Pagadle el sueldo al empleado antes de que seque su sudor.” [[922]] [Transmitido por Ibn Mâyah].

Abû Ya‘la y Al Baihaqi registraron relatos similares de Abû Huraira رضي الله عنه. At-Tabarâni también informó algo similar de Yâbir رضي الله عنه pero todos estos Hadices son débiles.

775. Narró Abû  Sa‘îd Al Judri رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguien contrata a un empleado debe pagarle todo su sueldo.” [923] [Transmitido por ‘Abdur Razzâq, pero su cadena de narradores está incompleta, pero Al Baihaqi demostró que era Mawsûl a través de la narración de Abû Hanifa].


 Capítulo 16  EL CULTIVO DE TIERRAS SIN DUEÑO

776. ‘Urwa رضي الله عنه narró de ‘Aisha que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien cultiva la tierra que no tiene dueño, es el que más derecho tiene sobre ella.” [Transmitido por Al Bujâri] ‘Urwa رضي الله عنه  dijo que ‘Umar رضي الله عنه  gobernó según esto durante su califato.

777. Narró Sa‘îd Ibn Zaid رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguien cultiva una tierra sin dueño, le pertenece.” [[924]] [Transmitido por Az-Zalaza; At-Tirmidhi lo calificó Hasan diciendo que se informó de una forma Mursal pero hay discrepancia con respecto al Compañero que lo citó del Profeta صلى الله عليه وسلم,  fue dicho que era Yâbir رضي الله عنهAisha رضى الله عنها o ‘ Abdullâh Ibn ‘Umar رضي الله عنه, y es muy posible que haya sido Yâbir]

778. Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما que AsSa‘b Ibn Yazzâma AlLaizi رضي الله عنه le dijo que el Profeta صلى الله عليه وسلم había dicho: “No existe zona vedada [925] excepto la que pertenece a Allâh y a Su Mensajero”. [Transmitido por Al Bujârî]

779. Narró Ibn ‘Abbâs  رضى الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No dañas ni permitas que te dañen.” [926] [Transmitido por Ahmad e Ibn Mâyah]. Ibn Mâyah informó algo similar al Hadîz mencionado de la narración de Abû Sa‘îd; se encuentra en Al Muwatta  en forma Mursal.

780. Narró Samura Ibn Yundub رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguien cerca una zona con una pared, esta le pertenece.” [[927]] [Transmitido por Abû Dâ'ud e Ibn Al Yârûd lo calificó Sahih (legítimo)].

781. Narró Abdullâh Ibn Mughaffal رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguien excava un pozo de agua, tiene cuarenta brazos de tierra para abrevar a sus animales [[928]] cerca del agua.” [Transmitido por Ibn Mâyah a través de una cadena débil de narradores].

782. Narró ‘Alqama Ibn Wâ’il[[929]] de su padre que el Profeta صلى الله عليه وسلم  le asignó un terreno [[930]] en Hadramout.” [Transmitido por Abû Dâ'ud y At-Tirmidhi. Ibn Hibbân lo calificó Sahih (legítimo)].

783. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم le asignó a Az Zubair رضي الله عنه la tierra que su caballo podría cubrir corriendo. Entonces  montó su caballo y lo hizo correr y donde se detuvo arrojó su rebenque. El Profeta صلى الله عليه وسلم  dijo entonces: “Otorgadle como terreno la distancia que su rebenque ha alcanzado [931] [Transmitido por Abû Dâ'ud, pero tiene  debilidad]

784. Narró un hombre de los Compañeros del Profeta: ‘Participé en una expedición con el Profeta صلى الله عليه وسلم  y le escuché decir: “Las Personas son socias en tres cosas: la pastura, el agua y el fuego.” [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ'ud; sus narradores son confiables].


 Capítulo 17  AL-WAQF [[932]] (LAS DONACIONES)

785. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando un ser humano muere dejan de registrársele recompensas por sus acciones, excepto tres: Una caridad (Sadaqa) que continúa dando beneficios; o un conocimiento que continúa dando beneficio; o la súplica de un hijo virtuoso por él.” [Transmitido por Muslim].

786. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró: ‘Umar رضي الله عنه obtuvo un terreno en Jaibar y fue al Profeta صلى الله عليه وسلم para preguntarle que debía hacer al respecto y le dijo: “Oh Mensajero de  Allâh صلى الله عليه وسلم,  he obtenido una tierra en Jaibar que es la más valiosa propiedad que jamás he tenido.” El Profeta صلى الله عليه وسلم le contestó: “Si lo deseas puedes perpetuar la propiedad y dar su producto como caridad (Sadaqa).” Así que ‘Umar رضي الله عنه la dio como caridad con las condición de que no debe venderse, heredar, o regalar, y dio su producto como caridad (Sadaqa) para ser distribuido entre los pobres, los parientes, la emancipación de esclavos, la causa de Allâh, los viajeros y huéspedes, y que quien la administre coma de ella de una manera razonable o de algo de comer a un amigo, con tal de que no se guarde nada como mercadería (para él). [Transmitido por Al Bujâri y Muslim; la versión es de Muslim].

Una versión de Al Bujâri dice: “la dio como caridad que no debe venderse [[933]] ni regalarse excepto su producto que debe gastarse (como Sadaqa).”

787. Abû Huraira رضي الله عنه narró: “El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم envió a ‘Umar رضي الله عنه para recaudar caridades.” El narrador informó el Hadîz, el cual contiene: “en cuanto a Jâlid رضي الله عنه[934] ha guardado sus armas y cota de malla para usarlos en la causa de Allâh.” [[935]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].


 Capítulo 18  HIBA, ‘UMRA Y RUQBA[[936]]

788. Narró An‑Nu‘mân Ibn Bashir رضي الله عنه que su padre lo llevó a ver al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y dijo: “Le he dado a este hijo mío un sirviente que me pertenecía.” El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  preguntó: “¿Le has dado a todos tus hijos lo mismo que a él?” Contestó: “No.” El Mensajero de Allâh dijo صلى الله عليه وسلم entonces: “Devuélvelo.” Otra versión dice: Mi padre fue entonces al Profeta صلى الله عليه وسلم para que sea testigo de mi regalo y preguntó el Profeta: ¿Has hecho lo mismo con todos tus hijos?” Contestó: “No.” Él dijo: “Teme a Allâh y trata a tus hijos por igual”. Entonces mi padre volvió y tomó el regalo. [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

Una versión de Muslim dice: El Profeta صلى الله عليه وسلمdijo: “Consigue a otra persona para que sea testigo de esto.” Entonces dijo: ¿No te gustaría recibir de ellos igual trato?” Él contestó: “Sí.” Él dijo, “Entonces no lo hagas.”

789. Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما  narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “El que pide que le devuelvan un regalo [[937]] es como un perro que vomita y luego ingiere  su vómito.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim] Una versión de Al Bujâri dice: “No tomamos el mal ejemplo, aquel que pide que se le devuelva un regalo es como un perro que vomita y luego ingiere su vómito.”

790. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما e Ibn Abbâs رضى الله عنهما narraron que el Profeta صلى الله عليه وسلم  dijo: “No es lícito para el musulmán dar un regalo y luego pedir que se le devuelva, excepto un padre [[938]] respecto a lo que le regala a su hijo.” [Transmitido por Ahmad y Al Arba‘a. At-Tirmidhi, Ibn Hibbân y Al Hâkim lo calificaron Sahih.]

791. ‘Aisha narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  aceptaba regalos y siempre daría algo a cambio.[939] [Transmitido por Al Bujârî]

792. Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما narró: Un hombre le regaló una camella al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم. Entonces él le dio a cambio algo y le preguntó: “¿Estás satisfecho?” Él contestó: “No.” Entonces nuevamente le  hizo regalos y preguntó: ¿Estás satisfecho?” Él contestó: “No.” Una vez mas le dio abundantemente y preguntó: ¿Estás satisfecho?” Él contestó: “Sí.” [Transmitido por Ahmad e Ibn Hibbân lo calificó Sahih]

793. Yâbir رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Lo que se da para vivir [[940]] le pertenece al que la recibió.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

La versión de Muslim dice: “Guardad vuestras propiedades para vosotros mismos y no las malgastéis, [[941]] porque si alguien da una propiedad para que sea habitada será para aquel que la recibe, durante su vida y después de su muerte, y para sus descendientes.”

Otra versión dice: “La propiedad que se da para ser habitada que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  permitió sólo era en la que se dice: ‘Es para usted y sus descendientes’ pero cuando se dice: ‘Es tuya mientras vivas’, vuelve a su dueño”.

Abû Dâ'ud y An-Nasâ’i registraron: “No deis vuestra propiedad en condición de Ruqbah. [[942]] y no deis la propiedad para que alguien la habite, porque si alguien da una propiedad, esta va a sus herederos.”

794. ‘Umar رضي الله عنه narró: una vez le proporcioné un caballo a un hombre para montarlo en la causa de Allâh, pero cuando vi que no lo cuidaba bien, pensé que me lo vendería a un precio barato. Le pregunté sobre hacer eso al Mensajero de Allâh رضي الله عنه  y me dijo: “No lo compres aunque te  lo de por un Dirham.” El narrador informó el resto del Hadîz. [Transmitido por Al Bujâri y Muslim.]

795. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Haceos regalos y os amaréis.” [Al Bujâri lo registró en su libro Al-Adab Al-Mufrad; Abû Ya‘la lo relató con una cadena aceptable de narradores.]

796. Anas رضي الله عنه  narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Haceos regalos, porque los regalos destruyen el rencor.” [Al Bazzâr lo informó a través de una cadena débil de narradores.]

797. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “¡Oh musulmanas! Una vecina no debe considerar la pata de una cabra insignificante [[943]] como para regalársela a su vecina.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

798. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguien hace un regalo, es el que más derecho tiene a recibirlo mientras no reciba nada a cambio.” [Lo registró Al Hâkim y lo calificó Sahih]


 Capítulo 19  LUQATA [[944]] (OBJETOS ENCONTRADOS)

799. Anas رضي الله عنه narró: El Profeta صلى الله عليه وسلم encontró un dátil en el camino y dijo: “Si no temiese que sea una caridad (Sadaqa) lo comería.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]

800. Narró  Zaid Ibn Jâlid Al Yuhani رضي الله عنه[945] : Un hombre vino al Profeta صلى الله عليه وسلم  y le preguntó sobre un objeto abandonado que encontró. Le contestó: “Fíjate lo que contiene y hazlo de público conocimiento por un año, si su dueño lo reclama dádselo, de lo contrario haz lo que quieras [con lo que encontraste].” También preguntó: “¿Qué hay sobre la cabra perdida?” Contestó: “Es tuya, de tu hermano, o del lobo.” Luego  preguntó: “¿Qué  hay sobre los camellos perdidos?” Contestó: “¿Qué tienes que hacer con ellos? Ellos tienen su estómago y sus patas. Pueden  beber y comer de los árboles hasta que su dueño lo encuentre.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

801. Narró Zaid Ibn Jâlid que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “Aquel que de refugio a un animal perdido, estará perdido hasta que lo haga de público conocimiento.” [[946]] [Transmitido por Muslim].

802. Narró Iyâd Ibn Himâr رضي الله عنه [[947]  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Aquel que encuentre algo perdido deberá llamar a dos personas fiables para que sean testigos [948] , reconociendo su contenido y el cordel que lo ata, y no debe ocultarlo; si su dueño aparece es quien tiene más derecho a recobrarlo, de lo contrario es propiedad de Allâh que Él da a quien Él quiere.” [Transmitido por Ahmad y Al Arba‘a que excluye  a Tirmidhi. Ibn Juzaima, Ibn Al Yârûd e Ibn Hibbân lo calificaron Sahih].

803. Narró  Abdur-Rahmân Ibn ‘Uzmân At-Taimi رضي الله عنه [[949] : El Profeta صلى الله عليه وسلم  prohibió tomar lo que pierda un peregrino. [Transmitido por Muslim]

804. Narró Al‑Miqdâm Ibn Ma‘dikarib  رضي الله عنه [950] que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No son lícitas la bestia con colmillo, el asno doméstico, ni el hallazgo de una propiedad perdida de un Mu’ahad [[951]] a menos que a este no le importe.” [Transmitido por Abû Dâ'ud].


 Capítulo 20  AL-FARA’ID [[952]] (LA HERENCIA)

805. Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “Dadles las partes que les corresponden a los que tienen derecho a las mismas, [[953]] y lo que sobre al heredero masculino más cercano.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

806. Narró Usâma Ibn Zaid رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “El musulmán no hereda del incrédulo, y el incrédulo no hereda del musulmán”.[954] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]

807. Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه narró acerca de la situación cuando hay una hija, una nieta y una hermana: El Profeta صلى الله عليه وسلم  decretó: “La hija hereda la mitad, la nieta un sexto, completando dos-tercios [955] y lo que queda lo hereda la hermana.” [Transmitido por Al Bujârî]

808. Narró  Abdullâh Ibn ‘Umar رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “Las personas de religiones diferentes no se heredan entre si.” [Transmitido por Ahmad y Al Arba‘a excepto At-Tirmidhi]

809. Narró Imrân Ibn Husain رضي الله عنه : Un hombre se presentó ante el Profeta صلى الله عليه وسلم y dijo: “El hijo de mi hijo ha muerto, ¿qué me corresponde de su propiedad?” Le contestó: “Te corresponde un sexto” luego cuando se estaba marchando lo llamó y le dijo: “Recibes otro sexto” [[956]] y cuando se marchó lo llamó y le dijo: “El otro sexto es una concesión (por encima de lo que es debido).” [Transmitido por Ahmad y Al Arba‘a; At-Tirmidhi lo calificó Sahih. Es la versión de Al Hasan Al Basri [[957]] bajo la autoridad de ‘Imrân; pero fue dicho que Al Hasan no escuchó el Hadîz de ‘Imrân].

810. Ibn Buraida narró de su padre: El Profeta صلى الله عليه وسلمfijó un sexto para la abuela [[958]] si no está la madre para heredar antes que ella. [Transmitido por Abû Dâ'ud y An-Nasâ’i; Ibn Juzaima e Ibn A Yârûd lo calificaron Sahih e Ibn ‘Adi lo calificó fuerte].

811. Narró  Al Miqdâm Ibn Ma‘dikarib رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “El tío materno [[959]] es heredero de quien no tiene heredero.” [Ahmad y Al Arba‘a lo transmitieron excluyendo At-Tirmidhi; Abû Zur‘a Ar Râzi lo calificó Hasan; Al Hâkim e Ibn Hibbân lo calificaron Sahih].

812. Narró Abû Umâma Ibn Sahl[[960]]: ‘Umar رضي الله عنه le escribió a Abû ‘Ubaida رضي الله عنه [[961]] que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم había dicho: “Allâh y Su Mensajero son los tutores de quien no tiene tutor, y el tío materno es el heredero de quien no tiene heredero.” [Transmitido por Ahmad y Al Arba‘a excepto Abû Dâ'ud; At-Tirmidhi lo calificó Hasan; Ibn Hibbân lo calificó Sahih].

813. Yâbir رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando un bebe grita [962] y luego muere, es heredero.” [Transmitido por Abû Dâ'ud y autentificado por Ibn Hibbân].

814. Narró  Amr Ibn Shu‘aib de su padre y este de su abuelo que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “Aquel que mata a un hombre no puede heredar de él.” [[963]] [Transmitido por An-Nasâ’i y Ad-Dâraqutni; Ibn ‘Abdul-Barr lo calificó fuerte; An-Nasâ’i dijo que contenía defectos, pero la opinión correcta es que es Mawqûf de ‘Amr (Ibn Al ‘Aas)].

815. Narró ‘Umar Ibn Al Jattâb رضي الله عنه: escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  decir: “La propiedad que un padre o un hijo adquieren, va a sus parientes quien quiera que sea.” (Si se muere sin dejar familiares). [Transmitido por Abû Dâ'ud, An-Nasâ’i e Ibn Mâyah; Ibn Al Madini e Ibn ‘Abdul-Barr lo calificaron Sahih].

816. Narró Abdullâh Ibn ‘Umar رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “El derecho a la herencia de un esclavo liberto [[964]] es como la de un pariente; no puede venderse ni puede regalarse.” [Al Hâkim lo informó a través de la narración de Ash-Shâf‘i de Muhammad Ibn Al Hasan [[965]] con la autoridad de Abû Yûsuf [[966]]; Ibn Hibbân lo calificó Sahih (legítimo), pero Al Baihaqi lo calificó defectuoso].

817. Narró Abû Qilâba[[967]] de Anas رضي الله عنه que el Mensajero de Allâhصلى الله عليه وسلم  dijo: “El más versado en las reglas de herencia entre vosotros es  Zaid Ibn Zâbit”. [968] [Lo transmitieron Ahmad y Al Arba‘a excepto Abû Dâ'ud; At-Tirmidhi, Ibn Hibbân y Al Hâkim lo calificaron Sahih, pero es débil por ser Mursal].


 Capítulo 21  AL-WASAYA[[969]]  (EL TESTAMENTO)

818. Ibn ‘Umar رضى الله عنهما narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No es prudente para una persona musulmana que tiene algo que quiera testar como un legado atrasarlo durante dos noches sin ponerlo por escrito [[970]].” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

819. Narró  Sa‘d Ibn Abî Waqqâs رضي الله عنه dije: “Oh Mensajero de  Allâh, tengo bienes y ningún heredero excepto una hija. ¿Puedo dar dos-tercios de mis bienes como caridad (Sadaqa)?” El Profeta contestó: “No.” Dije: “¿La mitad de ellos como caridad?” El Profeta contestó: “No.” Dije: “¿Un tercio de ellos como caridad (Sadaqa)?” Contestó: “Puedes dar un tercio [[971]] como caridad, aunque es mucho. Dejar a tus herederos ricos es mejor que dejarlos pobres en necesidad de pedir a la gente.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

820. ‘Aisha narró: Un hombre [[972]] vino al Profeta صلى الله عليه وسلم  y le dijo: “Oh Mensajero de  Allâh, mi madre murió repentinamente, y no hizo su testamento. Yo pienso que ella habría pedido que se reparta como caridad si hubiera podido hablar, ¿obtendrá ella recompensa si yo reparto caridad en su nombre?” El Profeta contestó: “Sí.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

821. Narró Abû Umâma Al Bâhili رضي الله عنه : Escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  decir: “Allâh ha fijado para todos los que tienen derecho (los herederos) lo que le es debido, así que no testéis a favor de un heredero.” [[973]] [Transmitido por Ahmad y Al Arba‘a excepto An-Nasâ’i; Ahmad y At-Tirmidhi lo calificaron Hasan; Ibn Juzaima e Ibn Al Yârûd lo calificaron fuerte]. Ad-Dâraqutni informó el Hadîz mencionado de la narración de Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما y agregó al final: “a menos que todos los herederos lo consientan.” [Su cadena de narradores es Hasan]

822. Narró Mu‘âdh Ibn Yabal رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلمdijo: “Allâh os dio como favor [[974]] hacer caridad (Sadaqa) con una tercera parte de vuestros bienes cuando estés a punto de morir, como una adición a vuestras buenas acciones.” [Transmitido por el Ad Dâraqutni]. Ahmad y Al Bazzâr informaron el Hadîz mencionado de Abû Ad-Dardâ. Ibn Mâyah informó el Hadîz de Abû Huraira; y todos ellos son débiles, pero se fortalecen entre si, y Allâh sabe más.


 Capítulo 22  OBJETOS DEJADOS EN CONFIANZA

823. Narró ‘Amr Ibn Shu‘aib de su padre y este de su abuelo que el Profeta صلى الله عليه وسلم  dijo: “No es responsable [[975]] quien acepta cuidar de algo en confianza.” [Ibn Mâyah lo informó, pero su cadena de narradores tiene debilidad].


 EL LIBRO DEL MATRIMONIO

824. Narró Abdullâh Ibn Mas'ûd رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  nos dijo: “Oh, jóvenes, quien esté en condiciones de contraer matrimonio que lo haga,[[976]] pues el (matrimonio) recata la mirada y protege de la inmoralidad; pero aquellos que no puedan deben ayunar, porque es un medio para controlar el deseo sexual. “ [Transmitido por Al-Bujari y Muslim].

825. Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم alabó a Allâh, lo exaltó y dijo: “Yo hago la oración [[977]] y también duermo; ayuno algunos días y otros no; y contraigo matrimonio. Quien rechace mi Sunnah (prácticas) no es de los míos.” [Transmitido por Al-Bujari y Muslim]. 826. Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم ordenó casarnos y prohibió el celibato severamente [[978]] y dijo: “Casaos con mujeres fértiles y afectuosas, porque yo me enorgulleceré ante los Profetas por ustedes en el Día de la Resurrección. “ [Transmitido por Ahmad e Ibn Hibbân lo declaró Sahih]. El Hadîz mencionado está avalado por una versión similar transmitida por Abû Dâ'ud, An-Nasâ'i e Ibn Hibbân. 827. Narró Abû Huraira رضي الله عنه : que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Una mujer es desposada por cuatro particularidades,[[979]] por su riqueza, linaje, belleza o religiosidad; elegid la religiosa y prosperaréis. “ [Transmitido por Al-Bujari y Muslim; y los restantes de As-Sab'a]. 828.    Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم solía felicitar a una persona cuando contraía matrimonio diciendo [[980]]: “Que Allâh te bendiga, te agracie, y los una para bien. “ [Transmitido por Ahmad y Al-Arba'a; At-Tirmidhi, Ibn Khuzaima y Ibn Hibbân lo declararon Sahih].

829. Narró Abdullâh Ibn Mas'ûd رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم nos enseñó At-Tashahhud en caso de una necesidad que es: [[981]] “la alabanza es para Allâh, a Quien alabamos y a Quien pedimos ayuda y el perdón. Nos refugiamos en Allâh del mal de nuestras almas. A quien Allâh guía nadie lo podrá descarriar, y a quien Él no ilumina nadie podrá guiarlo. Atestiguo que no hay otra divinidad salvo Allâh, y atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero. “Y recitó tres versículos. [Transmitido por Ahmad y Al-Arba'a; At-Tirmidhi y Al-Hâkim lo declararon Hasan].

830.    Narró Yâbir رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando uno de vosotros se comprometa con una mujer, si puede observar lo que lo inducirá a casarse [[982]], que lo haga.” [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ'ud. Su cadena de narradores es fidedigna y Al-Hâkim lo declaró Sahih]. El Hadîz mencionado tiene una versión que lo avala transmitida por At-Tirmidhi y An-Nasâ'i de Al-Mughira. Tiene una versión que lo avala también transmitida por Ibn Mâyah e Ibn Hibbân [[983]]. 831.    Narró Muslim Abû Huraira رضي الله عنه  que el Profeta صلى الله عليه وسلم le preguntó a un hombre que se había casado: “¿La viste?” Él contestó: “No.” Él dijo: “Ve y obsérvala.”

832.    Narró Ibn 'Omar رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم   dijo: “Que ninguno de ustedes le proponga matrimonio a una mujer comprometida,[[984]] hasta que su prometido rompa el compromiso o se lo permita.” [Transmitido por Al-Bujari y Muslim. La versión es de Al-Bujari]. 833.    Narró Sahl Ibn Sa'd As-Sâ'idi رضي الله عنه  que una mujer se presentó ante el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y le dijo: “Oh, Mensajero de Allâh, vine a ofrecerme para que me tomes por esposa,” el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم la observó, luego bajó su cabeza. Cuando la mujer vio que él no tomaba una decisión con respecto a ella se sentó. Uno de sus compañeros se levantó y dijo: “Mensajero de Allâh, si no te casas con ella, cásala conmigo.” Él le preguntó: “Tienes algo (para darle como dote)?” Él contestó: “No, por Allâh” Él le indicó entonces: “Vuelve con tu familia y ve si puedes conseguir algo.” Fue y volvió diciendo: “No, por Allâh, no conseguí nada.” el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo: “Busca algo, aunque sea un anillo de hierro.” Él se marchó, cuando volvió dijo: “No, por Allâh, Oh Mensajero de Allâh, ni siquiera conseguí un anillo de hierro; pero tengo esta prenda que cubre desde el torso hacia abajo- Sahl dijo: 'No tenía prenda que cubriese su torso' -le daré la mitad de ella.” el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Qué hará ella con tu prenda? ¿Si la vistes tú, ella no tendrá qué ponerse y si ella la viste no tendrás qué ponerte tú?” El hombre se sentó durante un largo rato se levantó y el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le vio partir, y ordenó que lo llamasen, y cuando  regresó, le dijo: “Qué tienes (es decir qué memorizas) del Qur'ân?” Él contestó, “Se tal y cual Sûra” y las mencionó, él le preguntó después: “¿puedes recitarlas de memoria?” Él contestó: “Sí.” Le dijo: “Ve, pues ya es tu esposa por lo que sabes del Qur'ân.” [[985]] [Transmitido por Al-Bujari y Muslim; y la versión es de Muslim]. En otra versión de Muslim: “Ve, pues te caso con ella; y enséñale Qur'ân.” Y en una versión de Al-Bujari: “La caso contigo por lo que sabes del Qur'ân.”

Transmitió Abû Dâ'ud este Hadîz de Abû Huraira رضي الله عنه: Preguntó: “Qué memorizas?” Él contestó, “Sûrat Al-Baqarah y la que le sigue.” Él dijo entonces: “Enséñale veinte versículos.”

834.    Narró ‘Amir  Ibn 'Abdullâh [[986]] Ibn Az-Zubair رضي الله عنه de su padre que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Haced público los casamientos.” [[987]] [transmitido por Ahmad y Al-Hâkim lo declaró Sahih].    835.    Narró Abû de Burda Ibn Abû Mûsa رضي الله عنه de su padre que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No debe haber matrimonio sin un tutor representante de la novia.” [[988]] [Transmitido por Ahmad y Al-Arba'a; Ibn Al-Madînî, At-Tirmidhi e Ibn Hibbân lo declararon Sahih, pero se consideró defectivo por ser Mursal]

Narró el Imâm Ahmad  este Hadîz de Al-Hasan de 'Imrân Ibn Al-Husain como Marfu': “No debe haber matrimonio sin un tutor responsable de la mujer  y dos testigos.”

836.   'Aisha رضي الله عنها narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “Si una mujer se casa sin el consentimiento de su tutor, su matrimonio es nulo. Si consumó el matrimonio, le corresponde a ella recibir la dote por haber mantenido relación con su marido. Si hay una disputa, el gobernante es el tutor de quien no lo tiene.” [Transmitido por Al-Arba'a excepto An-Nasâ'i, Abû 'Awâna, Ibn Hibbân y Al-Hâkim lo declararon Sahih].   837. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Una mujer divorciada o viuda no debe casarse hasta ser consultada, y una mujer virgen no debe casarse hasta dar su consentimiento.” [[989]] Le preguntaron: “Mensajero de Allâh, ¿cómo es su consentimiento?” Contestó: “Guardando silencio.” [Transmitido por Al-Bujari y Muslim].

838. Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Una mujer que ha estado previamente casada tiene más derecho sobre sí misma que sus tutor o apoderado,[[990]] y una mujer virgen debe ser consultada, y su consentimiento es el silencio.” [Transmitido por Muslim].  En otra versión: “Un tutor o apoderado no tiene autoridad sobre una mujer que ha estado previamente casada; y una huérfana debe ser consultada.” [Transmitido por Abû Dâ'ud y An-Nasâ'i; Ibn Hibbân lo declaró Sahih]

839.  Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Una mujer no puede casar a otra mujer, ni tampoco puede casarse a si misma.” [[991]] [Transmitido por Ibn Mâyah y Ad-Dâraqutni. Su cadena de narradores es fidedigna]

840.  Narró Nâfi' de Ibn 'Omar رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم Prohibió Ash Shighâr, es decir que un hombre de a su hija en matrimonio a condición que el otro también le de la suya en matrimonio sin pagar dote. [Transmitido por Al-Bujari y Muslim]. Ambos coincidían que la explicación del significado de Shighâr son palabras de Nâfi'.

841.  Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما que una muchacha virgen se presentó ante el Profeta صلى الله عليه وسلم y mencionó que su padre la había casado sin su consentimiento, entonces el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dio la opción de elegir. [[992]] [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ'ud  Ibn Mâyah, pero fue considerado defectivo por ser Mursal].

842.  Narró Al-Hasan de Samura رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si dos apoderados o tutores han ofrecido a una mujer en matrimonio, ella se casará con el hombre al que haya sido propuesto primero.” [[993]] [Transmitido por Ahmad y Al-Arba'a; At Tirmidhi lo declaró Hasan]. 843. Narró Yâbir رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cualquier esclavo [[994]] que se casa sin el permiso de su amo o dueño es un fornicador.” [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ'ud, An-Nasa'i y At-Tirmidhi; luego lo declaró Sahih, y así también lo hizo Ibn Hibbân]. 844.  Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No deben casarse (el hombre) con una mujer y su tía paterna, o una mujer y su tía materna.”  [Transmitido por Al-Bujari y Muslim].

 845.  Narró 'Uzmân رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien esté en estado de Ihrâm [[995]] no puede contraer matrimonio, ni casar a otro.” [Transmitido por Muslim]. En otra versión dice: “No debe comprometerse.” Ibn Hibbân agregó: “Ni puede ser comprometido a contraer matrimonio.”

 846.  Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم se casó con Maimûna (رضي الله عنها) cuando estaba en estado de Ihrâm durante el Hayy (peregrinación). [Transmitido por Al-Bujari y Muslim]. Transmitió Muslim este Hadîz de la misma Maimûna (رضي الله عنها) : “El Profeta صلى الله عليه وسلم la tomó por esposa y no estaba en el estado de Ihrâm.”

847. Narró 'Uqba  Ibn 'Amir رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Las condiciones con más derecho de ser cumplidas [[996]] son aquellas por los que se os han hecho lícitas vuestras mujeres.” [Transmitido por Al-Bujari y Muslim].

848. Narró Salama Ibn Al-Akwa' رضي الله عنه que en el año de Autâs, el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم permitió el matrimonio temporal [[997]] durante tres días, pero él mismo  lo prohibió después. [Transmitido por Muslim]. 849. Narró 'Ali رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió el matrimonio temporal el año de Jaibar. [Transmitido por Al-Bujari y Muslim].

850. Narró 'Ali رضي الله عنه que en la batalla de Jaibar, el Profeta صلى الله عليه وسلم prohibió el matrimonio temporal (Mut'a) con las mujeres, y comer carne de cebra. [Transmitido por As-Sab'a excepto Abû Dâ'ud].

 851. Narró Rabî' Ibn Sabra [[998]]de su padre que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Yo les había permitido el matrimonio temporal, pero Allâh ahora lo ha prohibido hasta el Día de la Resurrección. Así quien tenga una mujer a través del matrimonio temporal debe dejarla en libertad; y no debe tomar nada de la dote que le haya dado.” [Transmitido por Muslim, Abû Dâ'ud, An-Nasâ'i, Ibn Mâyah, Ahmad e Ibn Hibbân]. 852. Narró Ibn Mas'ûd رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم maldijo a dos hombres que se confabulan para que uno de los dos tome por esposa a la mujer divorciada del primero con el fin de divorciarla posteriormente y de esta forma vuelva a ser lícita para el primero. [[999][Transmitido por Ahmad, An-Nasâ'i y At-Tirmidhi; el último lo declaró Sahih]. Lo transmitieron Al-Arba'a excepto An-Nasâ'i. 

853.    Narró Abû Huraira رضي الله عنه  que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Un hombre que haya sido azotado por fornicación no puede casarse sino con una mujer igual a él.” [[1000]] [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ'ud; su cadena de narradores es fidedigna].

854.    Narró 'Aisha رضي الله عنهما que un hombre se divorció de su esposa manifestándolo tres veces y otro hombre la desposó y luego la divorció antes de cohabitar con ella. Entonces su primer marido pensó en volver a tomarla por esposa y le preguntó al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  sobre su caso y él le dijo: “No, hasta que el otro haya mantenido relaciones [[1001]] con ella como el primer marido las hubo tenido.” [Transmitido por Al-Bujari y Muslim; la versión es de Muslim].


 Capítulo 1  IGUALDAD DE CONDICIONES ENTRE LOS ESPOSOS [[1002]] Y EL DERECHO DE OPCION

855.  Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Los árabes son iguales entre sí y los Mawâli[[1003]] son iguales entre ellos; [[1004]] excepto el tejedor o quien aplica las ventosas.” [Transmitido por Al-Hâkim, pero hay un narrador omitido en la cadena de narradores; Abû Hâtim lo declaró Munkar, y tiene otra versión que lo avala transmitida por Al-Bazzâr de Mu'âdh Ibn Yabal con una cadena  Munqati']. 856.  Narró Fatima hija de Qais  رضي الله عنها que el Profeta صلى الله عليه وسلم le dijo: “Cásate con Usâma. [[1005]]” [Transmitido por Muslim. 857. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Oh gente de Bayâda', casad a Abû Hind [[1006]] (con alguna de vuestras mujeres) y casaos  con sus hijas” él era una persona que aplicaba de ventosas. [Transmitido por Abû Dâ'ud y Al-Hâkim con una cadena de narradores aceptable]. 858.  Narró 'Aisha رضي الله عنها : “A Barira se le dio la opción de elegir al respecto de su marido cuando fue liberada.” [Transmitido por Al-Bujari y Muslim; es una parte de un Hadîz largo]. Transmitió Muslim de 'Aisha رضي الله عنها “Su marido era un esclavo.” Otra versión de ella dice: “Él era un hombre libre.” La primera opinión es la más firme. Según una versión Sahih de Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما transmitida por Al-Bujari: “Él era un esclavo.”

859.  Narró Ad-Dahhâk [[1007]] Ibn Fairûz Ad-Dailami de su padre [[1008]] رضي الله عنهما: Dije, “Mensajero de Allâh, yo he aceptado el Islam y estoy casado con dos hermanas.” el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo: “Divorcia a una de ellas.” [[1009]] [Transmitido por Ahmad y Al-Arba'a, excepto An-Nasâ'i; Ibn Hibbân, Ad-Daraqutni y Al-Baihaqi lo declararon Sahih pero Al-Bujari lo consideró defectivo].

860.   Narró Sâlim de su padre que Ghailân Ibn Salama [[1010]] aceptó el Islam y tenía diez esposas que aceptaron el Islam junto con él; el Profeta صلى الله عليه وسلم le ordenó: “Escoge sólo cuatro de ellas.” [Transmitido por Ahmad y At-Tirmidhi. Ibn Hibbân y Al-Hâkim lo declararon Sahih; pero Al-Bujari, Abû Zar'a y Abû Hâtim lo consideraron defectivo].

861.    Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم devolvió su hija Zainab (رضي الله عنها) a Abûl-'Aas Ibn Ar-Rabi' (رضي الله عنه) después de seis años de haber contraído matrimonio,[[1011]]  y no realizó un nuevo contrato matrimonial. [Transmitido por Ahmad y Al-Arba'a excepto An-Nasâ'i; Ahmad y Al-Hâkim lo declararon Sahih].

862.    Narró 'Amr Ibn Shu'aib de su padre y éste de su abuelo que el Profeta صلى الله عليه وسلم devolvió a su hija Zainab [[1012]] (رضي الله عنها) a Abûl-'Aas [[1013]] (رضي الله عنه) tras un nuevo matrimonio. [A-Tirmidhi dijo, “El Hadîz de Ibn 'Abbâs (رضي الله عنه) es mejor que el Hadîz de 'Amr con respecto a la cadena de narradores, pero se debe obrar según el Hadiz de 'Amr Ibn Shu'aib”]. 863.    Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنه : Una mujer aceptó el Islam y contrajo un nuevo matrimonio, su primer marido vino y dijo: “Mensajero de Allâh, yo había aceptado el Islam y ella sabía que yo lo había hecho.” Entonces el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم anuló el segundo matrimonio y la devolvió con el primero. [[1014]] [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ'ud e Ibn Mâyah. Ibn Hibbân y Al-Hâkim lo declararon Sahih]. 864.    Narró Zaid Ibn Ka'b 'Uyra [[1015]] رضي الله عنه de su padre que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم se casó con Al-'Aaliya [[1016]] de Banu Ghifâr. Cuando ella quedó a solas con él y se quitó su ropa, vio una blancura en sus flancos [[1017]], entonces el Profeta صلى الله عليه وسلم le dijo: “Vístete y regresa con tu familia” y ordenó que le fuera entregada su dote. [Transmitido por Al-Hâkim]. En su cadena de narradores, está Yamil Ibn Zaid [[1018]], quien es desconocido y hubo una gran discrepancia acerca de su Sheij.]

865.    Narró Sa'îd Ibn Al-Musaiyab: que 'Omar Al-Jattâb رضي الله عنه dijo: “Todo hombre que se case con una mujer y después de cohabitar con ella descubre que es leprosa o sarnosa o padece de demencia, le corresponde a ella su dote (después de que él la divorcia) por haberse consumado el matrimonio y él debe reclamársela a quien lo ha engañado respecto de ella [[1019]].” [Tranmitido por Sa'îd Ibn Mansûr, Mâlik e Ibn Abû Shaiba. Sus cadena de narradores es fidedigna].

Transmitió también Sa'îd Ibn Al-Musaiyab un Hadiz similar de 'Ali رضي الله عنه y agregó: “Y si ella tiene un sobrehueso en su vagina que impide la penetración, su marido puede optar por divorciarla, y si tuviera relación con ella, a ella le corresponde su dote por haberse consumado el matrimonio.” 866.    Narró Sa'îd Ibn Al-Musaiyab también este Hadîz: 'Omar رضي الله عنه dio un fallo con respecto al impotente, al que se le debe dar un plazo de un año. [[1020]] [Su cadena de narradores es fidedigna].


 Capítulo 2  LA RELACION CONYUGAL CON LA ESPOSA

867. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Será maldecido quien penetre a su mujer por el ano.” [[1021]] [Transmitido por Abû Dâ'ud y An-Nasâ'i y la versión es del último. Su cadena de narradores es fidedigna, pero fue considerado defectivo por ser Mursal].

868. Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Allâh no mirará a un hombre que tiene relaciones con otro hombre o con una mujer por el ano.” [Transmitido por At-Tirmidhi, An-Nasâ'i e Ibn Hibbân, pero fue considerado defectivo por ser Mawqûf]. 869. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien crea en Allâh y el último Día no debe incomodar sus vecinos; [[1022]] seguid mi consejo y tratad bien a vuestras mujeres, porque ellas fueron creadas de una costilla, y la parte más curva de una costilla es la superior. Si intentas enderezarla, la romperás, [[1023]] y si la dejas permanecerá curvada; así que seguid mi consejo y tratad bien a vuestras mujeres.” [Transmitido por Al-Bujari y Muslim; la versión es de Al-Bujari]. Y según Muslim: “Si vosotros os complacéis con ellas lo hacéis aceptando su condición; si intentáis enderezarla la romperéis, y romperla significa divorciarla.” 870. Narró Yâbir رضي الله عنه : Estábamos con el Profeta صلى الله عليه وسلم en una expedición. Cuando llegamos a Al-Madîna y estuvimos a punto de entrar dijo: “Aguarden [[1024]] hasta entrada la noche, para que las mujeres puedan peinarse y afeitarse.” [Transmitido por Al-Bujari y Muslim] Una versión de Al-Bujari dice: “Cuando uno de vosotros se ha ausentado durante mucho tiempo de su hogar, no debe regresar junto a su familia durante la noche.”

871. Narró Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La peor de las personas ante Allâh en el Día de Resurrección es quien tiene relaciones con su esposa, y luego cuenta sus intimidades.” [[1025]] [Transmitido por Muslim].

872. Narró Hâkim Ibn Mu'âwiya que su padre (رضي الله عنه) preguntó: “Mensajero de Allâh, ¿cuáles son los derechos de nuestras esposas?” Él respondió: “Darles de comer cuando coméis, vestirlas cuando os vestís, no pegarles en el rostro ni ultrajarlas, y no ignorarlas salvo dentro de la casa.” [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ'ud, An-Nasâ'i e Ibn Mâyah.] 873. Narró Yâbir Ibn 'Abdullâh رضي الله عنهما que los judíos decían: “Cuando un hombre mantiene relación con su esposa por la vagina, pero de espaldas, el niño nace vizco,” entonces fue revelado: [Vuestras esposas son como un campo de labranza para vosotros. ¡Id a ellas como os plazca (dentro de los límites que Allah os ha establecido)] [Transmitido por Al-Bujari y Muslim; la versión es de Muslim].

874. Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguno de vosotros desea mantener una relación sexual con su esposa que diga: 'En el Nombre de Allâh. Allâh, aleja a Satanás de nosotros y aleja a Satanás de lo que nos concedas', si un niño nace causa de esa relación, ningún demonio lo dañará jamás.” [Transmitido por Al-Bujari y Muslim].

875. Narró Abû Hurairah رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando un hombre invita a su esposa a la cama y ella se niega (sin causa ni justificación) por lo que él pasa la noche enojado, los ángeles la maldicen hasta que amanezca.” [Transmitido por Al-Bujari y Muslim; la versión es de Al-Bujari]. De Muslim: “Quién está en los cielos permanece disgustado con ella hasta que su marido vuelva a estar complacido con ella.” 876.   Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم maldijo a la mujer [[1026]] que usa añadidos de pelo postizo y a la que se dedica a añadirlo; y la mujer que hace tatuajes y a la que se hace tatuar. [Transmitido por Al-Bujari y Muslim].

877.   Narró Yudâma [[1027]] رضي الله عنها hija de Wahb: Estaba yo con el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم junto con algunas personas, cuando él dijo: “Pensé prohibir que amamantaran a sus hijos durante el embarazo,[[1028]] pero observé que los romanos y los persas amamantan a sus niños durante el embarazo sin que les produzca ningún trastorno por ello a sus niños.” Entonces ellos le preguntaron por el 'Azl [[1029]] (coitus interruptus como método anticonceptivo), y el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم respondió: “Es similar a enterrar a las hijas vivas en forma oculta.” [Transmitido por Muslim].

878.    Narró Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه que un hombre dijo: “Oh, Mensajero de Allâh, tengo una esclava y practico el coitus interruptus con ella, pues no deseo que conciba, pero yo quiero disfrutar con ella como todo los hombres quieren hacerlo con sus mujeres, pero los judíos dicen Interrumpir el coito para evitar la concepción se asemeja al entierro de las niñas vivas menor.” Dijo: “Los judíos mienten, si Allâh desea que conciba no podrás impedirlo.” [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ'ud, la versión es de Abû Dâ'ud; An-Nasâ'i y At-Tahâwi lo transmitieron también. Su cadena de narradores es fidedigna].

879.    Narró Yâbir رضي الله عنه que durante la vida del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم cuando el Qur'ân estaba siendo revelado, nosotros practicábamos el coito interruptus, si hubiera sido algo prohibido, el Qur'ân nos hubiera prohibido hacerlo. [Transmitido por Al-Bujari y Muslim]. Y de Muslim: “que el Profeta صلى الله عليه وسلم supo lo que practicaban y no prohibió hacerlo.”

880.    Narró Anas Ibn Malik رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم solía visitar a cada una de sus esposas y tener relación con cada una de ellas y luego se bañaban. [[1030]] [Transmitido por Al-Bujari y Muslim. La versión es de Muslim].


 Capítulo 3  LA DOTE (MAHR)

881.  Narró Anas رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dejó en libertad a Zafia [[1031]] رضي الله عنها , y su dote fue la libertad. [[1032]] [Transmitido por Al-Bujari y Muslim]

882. Narró Abû Salama Ibn 'Abdur-Rahmân [[1033]] (رضي الله عنه ) que le preguntó a 'Aisha رضي الله عنها : “¿Cuánto les dio el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم como dote?” [[1034]] Ella contestó: “La dote a sus esposas fue doce Uqiya y Nashsh. Preguntó ella: “¿Sabes cuánto es un An-Nashsh? “ Yo contesté: “No. “Ella dijo: “Es la mitad de un Uqiya; así el total eran quinientos Dirhams y esa era la dote del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم para sus esposas”. [Transmitido por Muslim].

883. Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما que cuando 'Ali رضي الله عنه contrajo matrimonio con Fatima رضي الله عنها  el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo: “Entrégale algo (como dote). “ Él contestó: “No tengo nada.” Él le dijo: “Dónde está tu cota de malla Hutamiya? “ [Transmitido por Abû Dâ'ud y An-Nasâ'i; Al-Hâkim lo declaró Sahih].

884. Narró 'Amr Ibn Shu'aib de su padre que su abuelo dijo que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si una mujer se casa por una determinada dote, un regalo, o un compromiso de pagarle una determinada dote antes de consumado el matrimonio, le pertenece a ella; [[1035]] y lo que se arregla luego de consumado el matrimonio le pertenece a quien se le ha dado. El regalo más digno de un hombre es el recibido a causa del casamiento de su hija o de su hermana. “ [Transmitido por Ahmad y Al-Arba'a excepto At-Tirmidhi]. 885.    Narró 'Alqama [[1036]] de Ibn Mas'ûd رضي الله عنه que le fue preguntado acerca de un hombre que había contraído matrimonio con una mujer y no arregló la dote ni mantuvo con ella relaciones sexuales y luego  falleció. Ibn Mas'ûd contestó: “Ella debe recibir la misma dote que le es dado a las mujeres de su comunidad sin disminución ni excedente, [[1037]] debe observar el periodo de 'Iddah y le corresponde su parte de la herencia. “ Ma'qil Ibn Sinân Al-Ashya'î [[1038]] se levantó y dijo: “el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم tomó la misma decisión con respecto a Barwa', hija de Wâshiq [[1039]], una mujer de nuestra tribu,” Ibn Mas'ûd se alegró al escuchar ello. [Transmitido por Ahmad y Al-Arba'a. At-Tirmidhi lo declaró Sahih, pero un grupo de estudiosos de Hadîz lo graduaron Hasan]. 886.    Narró Yâbir Ibn 'Abdullâh رضي الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien entregue como dote a una mujer un poco de harina fina o dátiles, ella es legal para él. “ [Transmitido por Abû Dâ'ud e indicó que es Mawqûf]. 887.    Narró 'Abdullâh Ibn 'Amir Ibn Rabi'a [[1040]] de su padre que el Profeta صلى الله عليه وسلم dio su aprobación del matrimonio a una mujer por dos sandalias como dote. [[1041]] [Transmitido por At-Tirmidhi, quien lo declaró Sahih, pero se discrepó a su respecto].

888.    Narró Sahl Ibn Sa'd رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم  casó a un hombre con una mujer con la dote de un anillo de hierro. [[1042]] [Transmitido por Al-Hâkim, es una parte de un Hadîz largo mencionado al principio del Libro de Matrimonio].

889.    Narró 'Ali رضي الله عنه : la dote no debe ser menos de diez Dirhams. [Transmitido por Ad-Dâraqutni como Mawqûf, hay algún defecto en su cadena de narradores].

890.    Narró 'Uqba Ibn 'Aamir رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo, “La mejor de las dotes es la más accesible” [Transmitido por Abû Dâ'ud y Al-Hâkim lo declaró Sahih].

891.    Narró 'Aisha رضي الله عنها que 'Amra رضي الله عنها  hija de Al-Yaun buscó refugio en Allâh del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم cuando estuvo a solas con él, entonces él le dijo: “Has buscado refugio en Quien es Digno de buscar refugio,” [[1043]] y la divorció, y le ordenó a Usâma que le diera tres vestidos como presente. [Transmitido por Ibn Mâyah, pero hay un narrador no considerado fidedigno en la cadena de narradores]. El origen de la historia mencionada se encuentra en el Sahih de Al-Bujari.


 Capítulo 4 AL-WALIMA [[1044]] (LA FIESTA DE BODAS)

892.    Narró Anas Ibn Malik رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم vio una mancha de color amarillo en 'Abdur-Rahmân 'Auf (رضي الله عنه) y le preguntó: “¿qué es esto? “ Contestó: “Mensajero de Allâh, yo me he casado dándole a mi mujer el peso de Nawât (igual al peso de un hueso de dátil) de oro. “¡Él dijo: “Que Allâh te bendiga! Ofrece un banquete por la boda, [[1045]] aunque sea sólo con una oveja.” [Transmitido por Al-Bujari y Muslim; la versión es de Muslim].

893.    Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguno de vosotros es invitado a una fiesta de bodas debe asistir.” [[1046]] [Transmitido por Al-Bujari y Muslim]. Acorde a la versión de Muslim: “Cuando uno de vosotros sea invitado por su hermano debe aceptar, se trate de una fiesta de bodas o no.”

894.    Narró Abû Hurairah رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La peor comida [[1047]] es una fiesta en que se rechazan a los que desean asistir (los pobres) y se invita a que aquellos que se niegan a concurrir (los ricos). Quien no acepta una invitación  ha desobedecido a Allâh y a Su Mensajero.” [Transmitido por Muslim].

895. Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros es invitado (a una comida) debe aceptar. Si  está ayunando debe suplicar (por el que invita), y si no está ayunando debe comer.” Muslim transmitió algo similar de Yâbir رضى الله عنه : “Si quiere que coma, y si no quiere que no coma.”

896. Narró Ibn Mas‘ûd رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “La comida del primer día es un deber, la del segundo día es Sunnah, la del tercer día es para aparentar, y si alguien hace algo para aparentar, Allâh lo descubrirá (en la otra vida).”[[1048]]  [Transmitido por At‑Tirmidhi quien lo consideró Gharib, pero sus narradores son considerados confiables por Al‑Bujâri]. También lo transmitió Ibn Mâyah de Anas (رضى الله عنه).

897. Narró Safiya Bint Shaiba[[1049]]رضى الله عنها: El Profeta صلى الله عليه وسلم ofreció un banquete por su boda con una de sus esposas con dos Mudd de cebada. [Transmitido por Al‑Bujâri].

898. Narró Anas رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم permaneció tres noches entre Jaibar y Al‑Madîna, cuando cohabitó con Safiya (رضى الله عنها), e invité a los musulmanes para que asistan al banquete de su boda, el cual no contaba con pan ni carne. Él Profeta صلى الله عليه وسلم pidió extender algunas telas sobre las cuales se pusieron dátiles, queso y crema. [Transmitido por Al Bujari y Muslim; ésta versión es de Al‑Bujâri].

899. Narró un Compañero del Profeta صلى الله عليه وسلم: “Cuando dos personas te invitan conjuntamente, acepta la invitación del más cercano, pero si uno de ellos viene primero, acepta su invitación.”[[1050]] [Transmitido por Abû Dâ’ud, su cadena de narradores es débil].

900. Narró Abû Yuhaifa رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “No como recostado.” [Transmitido por Al‑Bujâri].

901. Narró ‘Omar Ibn Abû Salama[[1051]] رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم me dijo: “Niño, menciona el nombre de Allâh, come con tu mano derecha, y come de lo que esté más cerca de ti.” [Transmitido por Al Bujari y Muslim].

902. Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: Al Profeta صلى الله عليه وسلم le presentaron un plato que contenía Zarid y dijo: “Coman de sus lados y no del centro, porque la bendición desciende en el centro.” [Transmitido por Al‑Arba‘a. Esta versión es de An‑Nasâ’i y su cadena de narradores es verídica].

903. Narró Yâbir رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “No comáis con la mano izquierda porque el Demonio come con su izquierda.” [Transmitido por Muslim].

904. Narró Abû Qatâda رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros bebe,  no debe respirar dentro del vaso.”[[1052]] [Transmitido por Al Bujari y Muslim]. Abû Dâ’ud narró algo similar de Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما y agregó: “ni soplar en él,” [At‑Tirmidhi lo calificó Sahih].


 Capítulo 5  La división del tiempo entre las esposas

905.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم solía visitar a sus esposas quedándose con ellas el mismo período de tiempo con cada una y decía: “Oh Allâh, esta es mi división[[1053]] respecto a lo que poseo, no me culpes por lo que Tú posees y yo no poseo.” [Transmitido por Al‑Arba‘a; Ibn Hibbân y Al‑Hâkim lo calificaron Sahih (verídico), pero At‑Tirmidhi lo consideró Mursal].

906.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien tenga dos esposas y se incline más por una de ellas [[1054]] se presentará en el Día del Juicio con un lado (de su cuerpo) inclinado.” [Transmitido por Ahmad y Al‑Arba‘a; su cadena de transmisores es Sahih (verídica)].

907.    Narró Anas رضى الله عنه: Pertenece a la Sunnah que cuando un hombre que tiene una esposa se casa con otra que es virgen,  debe pasar con ella siete noches y luego debe dividir el tiempo entre ellas, pero si se casa con una mujer que ya estuvo casada debe pasar con ella tres noches y luego debe dividir el tiempo entre sus esposas. [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim; esta narración es de Al-Bujâri].

908.    Narró Umm Salama رضى الله عنها: Cuando el Profeta صلى الله عليه وسلم se casó conmigo permaneció tres noches y dijo: “No te desestimo, si lo deseas permaneceré contigo siete noches, pero si  permanezco contigo siete noches haré lo mismo con mis otras esposas.” [Transmitido por Muslim].

909.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: Sauda (رضى الله عنها) la hija de Zam‘a le cedió [[1055]] su día a ‘Aisha (رضى الله عنها). Desde entonces el Profeta صلى الله عليه وسلم solía pasar con ‘Aisha (رضى الله عنها) su día y el de Sauda. [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

910.    Narró ‘Urwa رضى الله عنه : ‘Aisha رضى الله عنها dijo: “Sobrino mío, el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم no prefería a alguna de nosotras respecto al tiempo que pasaría con cada una. Era muy extraño que no nos visitará a todas durante el día, pero no  mantenía relaciones, hasta que visitaba a la que le correspondía aquel día y pasaba la noche con ella.” [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ’ud, esta narración es de Abû Dâ’ud; Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico)].

Muslim transmitió de ‘Aisha رضى الله عنها: “Cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم terminaba de rezar el ‘Asr, visitaba a sus esposas.” [El narrador transmitió el resto del Hadîz].

911.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: Durante la enfermedad de la cual el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم murió, preguntaba: “¿Dónde me toca estar mañana?”[[1056]] Refiriéndose al día de ‘Aisha. Entonces sus esposas le permitieron permanecer donde él quisiera, y fue así que pasó sus últimos días en la morada de ‘Aisha. [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

912.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: Cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم quería emprender un viaje, realizaba entre ellas un sorteo, y llevaba consigo a la que había sido favorecida en el sorteo.[[1057]] [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

913.    Narró ‘Abdullâh Ibn Zam‘a[[1058]] رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Ninguno de vosotros debe reprender a su esposa de la misma manera que reprende a su sirviente.”[[1059]] [Transmitido por Al-Bujâri].


 Capítulo 6  AL-JUL‘ [[1060]]

914.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: La esposa de Zâbit Ibn Qais[[1061]] le dijo al Profeta صلى الله عليه وسلم: “Oh Mensajero de Allâh, no me quejo de Zâbit Ibn Qais por su carácter o religiosidad, pero odio ser culpable de desobedecer al marido en el Islam.” El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le preguntó: “¿le devolverías su jardín?” y ella contestó: “Si.” Entonces el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo a él: “Acepta el jardín y divórciate.” [Transmitido por Al-Bujâri], otra versión dice: “le ordenó divorciarla.”

Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi también transmitieron este Hadîz y éste último lo calificó Hasan: “La esposa de Zâbit Ibn Qais obtuvo el divorcio a cambio de una compensación, y el Profeta صلى الله عليه وسلم estableció que su ‘Iddah sea un período menstrual.”

Ibn Mâyah transmitió la versión de ‘Amr Ibn Shu‘aib de su padre y de su abuelo: era feo y su esposa dijo: “sino fuese por que temo a Allâh, cuando se presenta ante mi le escupiría la cara.'“

Ahmad informó de Sahl ibn Abû Hazma un Hadîz que dice que fue el primer marido que recibió una compensación en el Islam por su divorcio.


 Capítulo 7  AT-TALÂQ (DIVORCIO)

915.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Lo más detestable para Allâh entre los asuntos permitidos es el divorcio.”[[1062]] [Transmitido por Abû Dâ’ud e Ibn Mâyah, Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico); Abû Hâtim lo consideró Mursal].

916.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: Durante la época del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم, divorcié a mi esposa mientras menstruaba, entonces ‘Omar le preguntó al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم acerca de ello y dijo: “Ordénele que vuelva con ella y que la mantenga como su esposa hasta que ella se purifique, tenga otro período menstrual y se purifique. Si él lo desea entonces puede mantenerla y si lo desea puede divorciarse de ella antes de mantener relaciones sexuales con ella, para eso es el 'Iddah (el período de espera) que Allâh ordenó para el divorcio de las mujeres.”[[1063]] [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

Una versión transmitida por Muslim dice: “Ordenadle que vuelva con ella, luego que  la divorcie cuando ella esté pura de la  menstruación, o del  embarazo.”

Otra versión de Al-Bujâri dice: “Se consideró como un divorcio.”

Otra versión de Muslim dice: “Ibn ‘Omar (رضى الله عنهما) dijo: ‘Pero  has hecho una o dos declaraciones de divorcio, considerando que el Mensajero de Allâh me ha ordenado que vuelva con ella, entonces mantenla como esposa hasta que ella tenga otro período menstrual, luego espera hasta que ella se purifique, luego divórciala sin mantener relaciones con ella; pero si la divorciaste con tres declaraciones, has desobedecido a tu Señor respecto a lo que Él ordenó en relación al divorcio de la esposa.’ ”

Hay otra versión dice: ‘Abdullah Ibn ‘Omar رضى الله نهما dijo: ‘Entonces hizo que me quede con ella y dijo: Cuando ella se purifique, la divorcias o la mantienes como esposa.’ ”

917.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: Durante la época del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم, Abû Bakr (رضى الله عنه) y en los dos primeros años del califato de ‘Omar, los tres pronunciamientos de divorcio eran considerados como un divorcio.[[1064]] Entonces ‘Omar dijo: “Las personas se  han apresurado en un asunto que se les había concedido plazo, así que ejecutaremos su apresuramiento.” Y así fue como comenzó a ejecutarlo. [Transmitido por Muslim].

918.    Narró Mahmûd Ibn Labid[[1065]] رضى الله عنه: Cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم se enteraba que un hombre había divorciado a su esposa con los tres pronunciamientos (sin ningún intervalo entre ellos), se enojaba y decía: “¿Están jugando con el Libro de Allâh mientras aun estoy entre vosotros?” entonces un hombre se levantó y dijo: “Oh Mensajero de Allâh, ¿quieres que lo mate?” [Transmitido por An‑Nasâ’i; sus narradores son confiables].

919.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: Abû Rukâna[[1066]] divorció a Umm Rukâna. Entonces el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo: “Vuelve con tu esposa.” Pero le contestó: “Me he divorciado con los tres pronunciamientos.” Le dijo: “Entendí, vuelve con ella.” [Transmitido por Abû Dâ’ud].

Ahmad dijo: Abû Rukâna divorció a su esposa con tres pronunciamientos en un mismo momento, pero estaba preocupado respecto a ella y el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo: “Ellos (los tres pronunciamientos) son considerados como un sólo pronunciamiento de divorcio.” [En la cadena de narradores se encuentra Ibn Ishâq[[1067]], y sobre su confiabilidad existen dudas].

Abû Dâ’ud ha transmitido un Hadîz aun más claro que el mencionado anteriormente: “Abu Rukâna se divorció de su esposa Suhaima definitivamente y dijo: ‘Juro por Allâh que me refiero a un solo pronunciamiento de divorcio,’ entonces el Profeta صلى الله عليه وسلم  lo retornó a ella.”

920.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Hay tres asuntos que deben tratarse seriamente, y en broma se consideran seriamente:[[1068]] el matrimonio, el divorcio y volver con una esposa cuyo divorcio era revocable.” [Transmitido por Al‑Arba‘a excepto An‑Nasâ’i; Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico)].

Una versión de Ibn ‘Adi menos confiable dice: “Divorcio, emancipación (de esclavos) y matrimonio.”

Al‑Hâriz Ibn Abû Usâma narró de ‘Ubâda Ibn As‑Sâmit رضى الله عنه  que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “No está permitido bromear con tres asuntos: divorcio, matrimonio y emancipación (de esclavos), ya que si alguien lo pronuncia, inmediatamente es considerado válido.” [Su cadena de narradores es débil].

921.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Ciertamente Allâh, Poderoso y Majestuoso, perdonará a mi comunidad los malos pensamientos que no se pongan en práctica ni se divulguen de palabra.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

922.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Ciertamente Allâh, Poderoso y Majestuoso, perdona de mi comunidad sus errores y olvidos y lo que han realizado por compulsión.”[[1069]] [Transmitido por Ibn Mâyah y Al‑Hâkim; Abû Hâtim dijo que no es un Hadîz aceptable].

923.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: “Si alguien hace ilícita a su esposa [[1070]] a sí mismo, no significa nada,” y dijo: “Tienen un hermoso ejemplo en el Mensajero de Allâh.”[[1071]] [Transmitido por Al-Bujâri].

Muslim registró: “Cuando un hombre hace a su esposa ilícita para él, se trata de un juramento roto que necesita expiación.”

924.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: Cuando la hija de Al‑Jaun fue traída en presencia del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم (ella) dijo: “Me refugio en Allâh de ti” y él respondió: “Has buscado refugio en Aquel que es digno de refugiarse, vuelve con tu familia.”[[1072]] [Transmitido por Al-Bujâri].

925.    Narró Yâbir رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No hay divorcio sino después del matrimonio, ni liberación (de un esclavo) hasta poseerlo.”[[1073]] [Transmitido por Abû Ya‘la y Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico), pero es Ma‘lul (defectuoso). Ibn Mayah reportó algo parecido de Al‑Miswar Ibn Mayrama con una cadena de narradores aceptable, pero también es Ma‘lul].

926.    Narró ‘Amr Ibn Shu‘aib con la autoridad de su padre y de su abuelo: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Ningún descendiente de Adam debe hacer una promesa respecto a lo que no posee, o dejar en libertad a quien no posee, o divorciarse de quien no tiene.” [Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi lo transmitieron; éste último  lo calificó Sahih (verídico). Al-Bujâri dijo que es el Hadîz más verídico sobre este tema].

927.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها:  el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Hay tres personas cuyas acciones no se registran:[[1074]] una persona que se encuentra durmiendo hasta que despierte, el niño hasta que es mayor, y el loco hasta que sane de su locura.” [Transmitido por Ahmad y Al‑Arba‘a, excepto At‑Tirmidhi; Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico)].


 Capítulo 8  AR-RAY‘A  (VOLVER CON LA ESPOSA LUEGO DE UN DIVORCIO QUE NO ERA DEFINITIVO O IRREVOCABLE)

928.    Narró ‘Imrân Ibn Husain رضى الله عنهما: Fui preguntado acerca de un hombre que se divorcia de su esposa, y luego regresa con ella sin testigos. Respondí: “Que haya testigos por el divorcio, y cuando regresa con ella.”[[1075]] [Abû Dâ’ud lo reportó como Mawqûf, pero su cadena de narradores es Sahih (verídica)]. Al‑Baihaiqi lo transmitió con las siguientes palabras: ‘Imrân Ibn Husain رضى الله عنهما fue preguntado acerca de alguien que vuelve con su esposa luego de haberla divorciado (en un divorcio que no era definitivo) sin que haya habido testigos. Él respondió, “No es parte de la Sunnah, y debe haber testigos.” At‑Tabarâni agregó: “y debería pedirle perdón a Allâh”.

929.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما que cuando divorció a su esposa, el Profeta صلى الله عليه وسلم le dijo a su padre ‘Omar: “Ordénale que regrese con ella.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].


 Capítulo 9  AL-’ILA’[[1076]], AD-DIHÂR[[1077]] Y AL-KAFFÂRA[[1078]]

930.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم juró que se apartaría de sus esposas por un período de tiempo; y lo consideró ilegal para él, pero luego él lo hizo legal; y realizó una expiación por romper su juramento. [Transmitido por At‑Tirmidhi; y sus narradores son confiables].

931.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: Cuando los cuatro meses expiran, aquel que juró apartarse de su esposa debe regresar o divorciarse, y el divorcio no es válido hasta que se lo pronuncie.[[1079]] [Transmitido por Al-Bujâri].

932.    Narró Sulaimân Ibn Yasâr[[1080]]رضى الله عنه: Me encontré con diez de los Compañeros del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم , y todos dijeron que el que jura apartarse de su esposa, debe volver con ella o divorciarse al final del período establecido. [Transmitido por Ash‑Shâfi‘î].

933.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: El juramento de separase de la esposa en la época pagana (Al‑Yâhilia) era por uno o dos años, entonces Allâh estableció que el período sea de cuatro meses, y si es por menos de cuatro meses no es considerado Ila’.[[1081]] [Al‑Baihaqi lo transmitió].

934.    Narró (Ibn ‘Abbâs) رضى الله عنهما: Un hombre juró que su esposa pasaba a ser como su madre pero luego mantuvo relaciones maritales con ella, entonces fue a ver al Profeta صلى الله عليه وسلم y le dijo: “Me acosté con ella antes de hacer una expiación.” Le contestó: “No te acerques a ella hasta que hagas lo que Allâh te ha ordenado.” [Transmitido por Al‑Arba‘a; At‑Tirmidhi lo calificó Sahih (verídico) pero An‑Nasâ’i dijo que era Mursal]. Al‑Bazzâr lo transmitió en otra versión de Ibn ‘Abbâs (رضى الله عنهما) y agregó: “realiza una expiación y no lo vuelvas a hacer.”

935.    Narró Salama Ibn Sajr[[1082]] رضى الله عنه: Cuando llegó el mes de Ramadân, temí mantener relaciones maritales con mi esposa, entonces juré que pasaba a ser como mi madre pero una noche mantuve relaciones con ella. El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم me dijo: “Libera un esclavo” pero le contesté: “no poseo ninguno.” Dijo: “ayuna dos meses consecutivos.” Dije: “¿Acaso lo que me aconteció no fue a causa del ayuno?” Dijo: “Alimenta sesenta pobres con un ‘Araq (canasta) de dátiles.” [Ahmad y Al‑Arba‘a lo transmitieron excepto An‑Nasâ’i; Ibn Juzaima e Ibn Al‑Jârûd lo calificaron Sahih (verídico)].


 Capítulo 10 AL-LI‘ÂN[[1083]] (LA MALDICIÓN RECÍPROCA)

936.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: Fulano dijo: “Oh Mensajero de Allâh, dime si alguno de nosotros encuentra a su esposa cometiendo adulterio, ¿qué debe hacer? Si lo dice estará hablando sobre un asunto gravísimo y si se calla estará callándose sobre algo también gravísimo.” Él no contestó. Luego le dijo: “he sido afectado por el asunto que te había preguntado.” Entonces Allâh reveló las aleyas de la Surât An‑Nur (La Luz). Se las recitó y le informó que el castigo de esta vida es inferior al de la otra. Dijo: “No, Juro por Aquel que te envió con la Verdad, no he mentido acerca de ella.” Luego le advirtió a la mujer de la misma manera. Ella dijo: “No, Juro por Aquel que te envió con la Verdad que él es un mentiroso.” Empezó con el hombre quien pronunció los cuatro testimonios jurando por Allâh; luego la mujer hizo lo mismo y después fue declarado el divorcio definitivo. [Transmitido por Muslim].

937.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم les dijo a los dos que pronunciarían la maldición: “Su cuenta está en las Manos de Allâh porque uno de los dos miente. No te puedes volver a casar con ella.” El hombre dijo: “Oh Mensajero de Allâh, ¿qué hay con respecto a mis bienes?” le dijo: “Si  has dicho la verdad, es el precio por  haber tenido el derecho a mantener relaciones maritales con ella;[[1084]] y si  has mentido en contra de ella, estarían más lejanos de ti de lo que está ella.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

938.    Narró Anas رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Obsérvela, y si ella da a luz a un niño que es blanco con el pelo lacio, su marido es su padre; pero si da a luz a un niño con ojos oscuros y el pelo rizado, entonces el hombre acusado de adulterio por su marido es su padre.”[[1085]] [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

939.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le ordenó a un hombre que ponga la mano en su boca en el quinto pronunciamiento y dijo: “es el decisivo.” [Transmitido por Abû Dâ’ud; sus narradores son confiables].

940.    Narró Sahl Ibn Sa‘d رضى الله عنه respecto a la historia de los dos (marido y esposa) que invocaron la maldición entre sí: cuando terminaron de invocarse la maldición el hombre dijo: “Si la mantengo (como esposa) parece que hubiese mentido, Oh Mensajero de Allâh.” Pronunció que la divorciaba tres veces [[1086]] antes de que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم se lo ordene. [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

941.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: Un hombre se presentó ante el Profeta صلى الله عليه وسلم y dijo: “Mi esposa no rechaza la mano quien desea tocarla [[1087]].” Dijo: “Destiérrala.[[1088]]” Él contestó: “Temo que mi alma pueda desearla.” Le dijo: “Quédate con ella.” [Transmitido por Abû Dâ’ud y Al‑Bazzâr; sus narradores son confiables]. An‑Nasâ’i lo transmitió en otra versión de Ibn ‘Abbâs (رضى الله عنهما) con estas palabras: Dijo: “Divórciate de ella.” Le respondió: “No puedo soportar estar sin ella.” Le dijo: “Entonces quédate con ella.”

942.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: Escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir cuando descendió el versículo[[1089]] sobre el pronunciamiento de la maldición: “Cualquier mujer que traiga a su familia a alguien que no pertenezca a ella,[[1090]] no es una observante de la religión de Allâh, y Allâh no la admitirá en Su Paraíso; y Allah no ha de mostrarse a cualquier hombre que niegue su paternidad, mientras su hijo lo mira, y Allah ha de humillarlo ante los primeros y los últimos de la creación.” [Abû Dâ’ud, An‑Nasâ’i e Ibn Mâyah lo transmitieron; Ibn Hibbân lo calificó Sahih (verídico)]. 

943.    Narró ‘Omar رضى الله عنه: Si alguien reconoce ser el padre de un niño solo por un instante, no tiene ningún derecho luego a negarlo.[[1091]] [Transmitido por Al‑Baihaqi; es un Hadîz Hasan y Mawqûf].

944.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: Un hombre dijo: “Oh Mensajero de Allâh, mi esposa dio a luz un niño negro.” Le preguntó: “¿tienes camellos?” Respondió: “Si.” Le preguntó: “¿De qué color son?” Respondió: “Son rojos.” Le preguntó: “¿Hay alguno oscuro entre ellos?” Contestó: “Sí.” Preguntó: “¿Cómo ocurre esto?” Contestó: “Quizás sea por herencia.” Dijo: “Quizás entonces el aspecto de tu hijo sea por herencia.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim]. Una versión de Muslim dice: “quería negarlo.” Muslim concluyó el Hadîz de la siguiente manera: “No le permitió que lo negara.”


 Capítulo 11  AL-‘IDDAH[[1092]],AL-IHDÂD [ [1093]], AL‑ISTIBRA’[[1094]]

945.    Narró Al‑Miswar Ibn Majrama رضى الله عنه: Luego de que muriera su marido, Subai‘a Al‑Aslamiya[[1095]] رضى الله عنها dio a luz, y luego fue a pedirle permiso al Profeta صلى الله عليه وسلم para casarse. Este le dio permiso y ella se casó.’ [Transmitido por Al-Bujâri]. Una versión dice: “Ella dio a luz a un niño después de que pasarán cuarenta noches de la muerte de su marido.”

Muslim registró: Az‑Zuhri[[1096]] dijo: “Pienso que no existe inconveniente en que una mujer en esta situación contraiga matrimonio durante el puerperio, pero su marido no debe acercársele hasta que ella se purifique.”

946.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: Se le ordenó a Barira (رضى الله عنها) esperar hasta que tres períodos menstruales hayan pasado (para poder casarse nuevamente).[[1097]] [Transmitido por Ibn Mâyah; sus narradores son confiables, pero es Ma‘lul (defectuoso)].

947.    Narró Ash-Sha‘bî[[1098]] de Fâtima رضى الله عنها la hija de Qais que el  Profeta صلى الله عليه وسلم dijo acerca de una mujer que fuera divorciada con tres pronunciamientos: “Ella no tiene ningún derecho a mantenimiento.”[[1099]] [Transmitido por Muslim].

948.    Narró Umm ‘Atiya رضى الله عنها: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Una mujer no debe observar luto por más de tres noches, salvo los cuatro meses y diez días en el caso de que haya muerto su marido,[[1100]] y ella no debe llevar un vestido teñido excepto uno del tipo hecho de estambre teñido [[1101]] ni aplicar delineador de ojos, o perfumarse excepto poco luego de purificarse de la menstruación.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim. Este relato pertenece a Muslim]. Abû Dâ’ud y An‑Nasâ’i agregaron: “o ponerse henna.” An‑Nasâ’i agregó: “o peinarse (su cabello).”

949.    Narró Umm Salama رضى الله عنها: Me puse jugo de áloes en mis ojos después de la muerte de Abû Salama (رضى الله عنه). Entonces el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Da  brillo a la cara, por eso sólo póntelo por la noche y quítatelo durante el día, y no te peines poniéndote perfume  o henna, [[1102]] porque es  tintura”. Yo pregunté: “¿Qué puedo usar cuando me peino?” Él contestó: “Puedes usar las hojas del árbol del loto” [Transmitido por Abû Dâ’ud y An‑Nasâi; su cadena de narradores es Hasan].

950.    Narró (Umm Salama) رضى الله عنها: Una mujer dijo: “Oh Mensajero de Allâh, el marido de mi hija murió y le molesta la vista, ¿podría aplicarle delineador de ojos medicinal?” respondió: “No.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

951.    Narró Yâbir رضى الله عنه: Mi tía materna fue divorciada y quiso sacar frutas de una palmera pero un hombre se lo prohibió, entonces fue a ver al Profeta صلى الله عليه وسلم y él dijo: “Saca frutas tal vez así des Sadaqa o realices una buena acción.”[[1103]] [Transmitido por Muslim].

952.    Narró Furai‘a, la hija de Mâlik[[1104]]: Mi marido había salido en busca de unos esclavos suyos y ellos lo mataron. Ella dijo: “Le pedí al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم que me permita volver con mi familia, porque mi marido no me había dejado en una casa que le perteneciera y nada para mantenerme.” Él le dijo: “Sí”, pero cuando estaba en el patio, él me llamó y me dijo: “Quédate en tu casa hasta que el período prescrito expire.”[[1105]] Ella dijo: “Observé los cuatro meses y diez días en mi casa.” Dijo: “Uzmân falló respecto a estos casos.” [Lo transmitieron Ahmad y Al‑Arba‘a; Al‑Tirmidhi, Adh-Dhuhli, Ibn Hibbân, Al‑Hâkim y otros lo calificaron Sahih (verídico)].

953.    Narró Fâtima bint Qais رضى الله عنها: Dije: “Oh Mensajero de Allâh, mi marido  me ha divorciado con tres declaraciones y temo que me golpee, entonces me ordenó que me mude de casa.” [Transmitido por Muslim].

954.    Narró ‘Amr Ibn Al‑‘Aas رضى الله عنه: “No nos confundan respecto de la Sunnah de nuestro Profeta: El período que una esclava debe aguardar cuyo amo muere pero ha engendrado a un niño de él es de cuatro meses y diez días.”[[1106]] [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ’ud e Ibn Mâyah; Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico), pero Ad‑Dâraqutni lo encontró defectuoso debido a Inqitâ‘ (cadena de narradores incompleta)].

955.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: Al‑Aqrâ’ es el período de la purificación femenina (el período que transcurre entre dos menstruaciones).[[1107]] [Mâlik, Ahmad y An‑Nasâ’i lo transmitieron con una cadena de narradores Sahih].

956.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: el divorcio de una esclava ocurre pronunciándolo dos veces, y su ‘Iddah (período de espera) es de dos meses.[[1108]] [Transmitido por Ad‑Dâraqutni, lo transmitió como Marfû‘ y lo calificó Da‘îf]. Abû Dâ’ud, At‑Tirmidhi e Ibn Mâyah lo transmitieron como una narración de ‘Aisha رضى الله عنها; Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico), pero los sabios del Hadîz discrepan con él al respecto; y consideran que es débil.

957.    Narró Ruwaifi‘ Ibn Zâbit[[1109]] رضى الله عنه:  El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “No es lícito para un hombre que cree en Allâh y en el Último Día regar lo que otra persona sembró. [[1110]]” [Transmitido por Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi; Ibn Hibbân lo calificó Sahih (verídico); Al‑Bazzâr lo calificó Hasan].

958.    Narró ‘Omar رضى الله عنه respecto a la esposa de un marido desaparecido: debe esperar (que aparezca) cuatro años y luego esperar que transcurra su ‘Iddah durante cuatro meses y diez días.[[1111]] (antes de volver a casarse). [Transmitido por Mâlik y Ash-Shâfi‘i].

959.    Narró Al‑Mughira Ibn Shu‘ba رضى الله عنه : El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La esposa de un desaparecido sigue siendo su esposa hasta que ella consiga  noticias ciertas sobre su muerte.” [Ad-Dâraqutni lo transmitió con una cadena débil de narradores].

960.    Narró Yâbir رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Un hombre no debe pasar la noche en la casa de una mujer [[1112]] a no ser que sea su marido o un Mahram[[1113]].” [Transmitido por Muslim].

961.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما:  el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Un hombre no debe estar a solas con una mujer excepto en presencia de un Mahram.” [Lo tarnsmitió Al-Bujâri].

962.    Narró Abû Sa‘îd رضى الله عنه:  El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo respecto a las cautivas tomadas en Autâs: “No debe tenerse relación sexual con una mujer embarazada hasta que de a luz, ni con una que no está embarazada hasta que haya tenido su período menstrual.” [Transmitido por Abû Dâ’ud; Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico)]. También este Hadîz ha sido narrado por Ibn ‘Abbâs (رضى الله عنهما) y transmitido por Ad‑Dâraqutni.

963.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه:  El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “El niño pertenece al lecho en el que fue concebido, y el apedreamiento hasta la muerte es para el adúltero.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim; como parte del Hadiz de Abû Huraira]. También es parte de un Hadîz de ‘Aisha;  Ibn Mas‘ûd también lo narró según lo registró An‑Nasâ’i, y de ‘Uzmân lo recopiló Abû Dâ’ud.


 Capítulo 12  AR-RIDA’ (EL AMAMANTAMIENTO DEL NIÑO  POR UNA MUJER  QUE NO ES SU MADRE)

964.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Mamar una o dos veces no hacen  ilícito el matrimonio.[[1114]]” [Lo transmitió Muslim].

965.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Aseguraos (vosotras las mujeres) quienes son vuestros hermanos [[1115]], porque el amamantamiento es a causa del hambre.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

966.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: Sahla رضى الله عنها la hija de Suhail[[1116]]رضى الله عنه dijo: “Oh Mensajero de Allâh, Sâlim[[1117]] el esclavo liberto de Abû Hudhiafa[[1118]] vive con nosotros en nuestra casa; y alcanzó la edad que alcanzan los hombres. Dijo: “Amamántalo para que te sea prohibido [[1119]] (contraer matrimonio con él).” [Transmitido por Muslim].

967.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: Aflah, el hermano de Abûl-Qu‘ais[[1120]], se presentó y pidió permiso para entrar después de que descendiera la obligatoriedad del uso del Hiyâb. Pero se lo impedí y cuando llegó el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم, le comenté lo ocurrido y me ordenó que le de permiso para entrar, y me dijo: ‘Es tu tío paterno’.”[[1121]] [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

968.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: Entre lo que descendió del Qur’ân estaba “diez amamantamientos impiden el matrimonio”, pero fueron abrogados por “cinco amamantamientos”, y cuando el Mensajero de Allâh murió estas palabras estaban entre lo que se recitaba del Qur’ân. [Transmitido por Muslim].

969.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: Al Profeta صلى الله عليه وسلم  le ofrecieron casarse con la hija de Hamza, y dijo: “Ella me es prohibida debido a que es la hija de mi hermano de leche; y lo que está prohibido por parentesco está prohibido también por amamantamiento” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

970.    Narró Umm Salama رضى الله عنها: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La lactancia que hace el matrimonio ilícito es la que alimenta y se toma antes del destete.” [Transmitido por At‑Tirmidhi, quien junto a Al‑Hâkim lo calificaron Sahih].

971.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: El amamantamiento tiene validez durante los dos primeros años de vida. [Lo transmitieron Ad‑Dâraqutni e Ibn ‘Adi como Marfû‘ y Mawqûf, pero consideraron lo segundo mas probable (Mawqûf)].

972.    Narró Ibn Mas‘ûd رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La única lactancia a ser considerada es la que hace desarrollar los huesos y la carne.” [Transmitido por Abû Dâ’ud].

973.    Narró ‘Uqba Ibn Al‑Hâriz[[1122]]: Me casé con Umm Yahya,[[1123]] la hija de Abû Ihâb, y se presentó una mujer y dijo: “He amamantado a ambos.” Entonces pregunté al Profeta صلى الله عليه وسلم al respecto y contestó: “¿Cómo puedes seguir casado después de lo que se te informó?”[[1124]] entonces ‘Uqba se divorció y ella se casó con otra mujer. [Transmitido por Al-Bujâri].

974.    Narró Ziyâd As‑Sahmi[[1125]]: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió pedir a una mujer estúpida que amamante a un niño. [Transmitido por Abû Dâ’ud. El Hadiz Mursal porque Ziyâd no es un Sahâbi].


 Capítulo 13  LA MANUTENCIÓN

975.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: Hind la hija de ‘Utba[[1126]] - esposa de Abû Sufyân[[1127]] — se presentó ante el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y dijo: “Oh Mensajero de Allâh, Abû Sufyân es un miserable que no nos proporciona a mi y a mis hijos lo suficiente para mantenernos, excepto lo que yo tomo de sus bienes sin que lo sepa. ¿Hay algo malo en este proceder?” Respondió: “Toma de sus bienes lo que es razonable para ti y para tus hijos.”[[1128]] [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].

976.    Narró Târiq[[1129]] Al‑Muhâribi رضى الله عنه: Llegamos a Al‑Madîna cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم estaba disertando lo siguiente: “La mano del que da es superior,[[1130]] y gastad primero en aquellos que dependen de vosotros; vuestros padres, vuestras hermanas y hermanos, luego vuestros parientes según el grado de parentesco.” [Transmitido por An‑Nasâ’i, Ibn Hibbân y Ad‑Dâraqutni lo calificaron Sahih (verídico)].

977.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El esclavo merece ser alimentado y vestido,[[1131]] y no debe ser forzado a hacer excepto lo que esté dentro de sus posibilidades.” [Transmitido por Muslim].

978.    Narró Hakim Ibn Mu‘âwiya Al‑Qushairi que su padre رضى الله عنه dijo: Pregunté: “Oh Mensajero de Allâh, ¿cuáles son los derechos de las esposas sobre sus maridos?” contestó: “Debes alimentarla de lo que comes, proporcionarle vestimenta, no  golpearla en el rostro ni maltratarla.” [El narrador relató el resto del Hadîz el cual ha sido mencionado en el Capítulo sobre el buen trato con las esposas].

979.    Narró Yâbir رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم - en el Hadîz sobre la peregrinación de la despedida ‑ dijo respecto a las mujeres: “Vosotros sois responsables de alimentarlas y vestirlas de una manera razonable [[1132]].” [Lo transmitió Muslim].

980.    Narró ‘Abdullâh Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Es suficiente pecado para una persona no ocuparse de aquellos que están bajo su cuidado.”[[1133]] [Transmitido por An‑Nasâ’i]. La versión de Muslim tiene estas palabras: “...no proporcionar alimentación a quienes debe.”

981.    Narró Yâbir رضى الله عنه en un Hadîz del Profeta صلى الله عليه وسلم respecto a una viuda embarazada: “No tiene derecho al mantenimiento.”[[1134]] [Transmitido por Al‑Baihaqi. Sus narradores son confiables, pero Al‑Baihaqi dijo: “Es considerado Mawqûf”]. Fue establecido que no es obligatorio el mantenimiento de la mujer divorciada por tres pronunciamientos de divorcio en el Hadîz de Fâtima bint Qais, el cual hemos mencionado antes. [Transmitido por Muslim].

982.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La mano de arriba es superior a la de abajo, y se debe empezar gastando por los que dependen de ti; para que la mujer no tenga necesidad de decir [[1135]]: ‘Alimentame o divórciame’.” [Transmitido por Ad‑Dâraqutni con una cadena de narradores considerada Hasan].

983.    Narró Sa‘îd Ibn Al‑Musaiyab respecto a un hombre que no encuentra nada para alimentar en su esposa: “Deben separarse.” Sa‘îd Ibn Mansûr narró de Sufyân [[1136]] que Abû Az‑Zinâd[[1137]] dijo: “Le pregunté a Sa‘îd (Ibn Al‑Musaiyab): ‘¿acaso esto es de la Sunnah?’ respondió: ‘Si, pertenece a la Sunnah’.” [Este Hadîz es evidentemente Mursal].

984.     ‘Omar رضى الله عنه envió mensajes a los comandantes de los ejércitos respecto a algunos hombres (soldados) que habían estado ausentes de sus esposas, para asistirlas gastando en ellas o que las divorcien; y si  las divorciaban ellos debían enviar el mantenimiento que habían retenido [[1138]]. [Transmitido por Ash-Shâfi‘, también lo transmitió Al‑Baihaqi con una cadena Hasan de narradores].

985.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: Un hombre se presentó al Profeta صلى الله عليه وسلم y dijo: “Tengo un Dinâr.” Le dijo: “Gástalo en ti mismo.” El hombre dijo: “Tengo otro.” Le respondió: “Gástalo en tus hijos.” El hombre dijo: “Tengo otro” le respondió: “Gástalo en tu esposa.” El hombre dijo: “Tengo otro.” Le respondió: “Gástalo en tu sirviente.” El hombre dijo: “Tengo otro.” Le respondió: “Tu sabrás mejor que hacer con él.” [Transmitido por Ash-Shâfi‘i y Abû Dâ’ud; esta narración es de Abû Dâ’ud; An‑Nasâ’i y Al‑Hâkim lo transmitieron mencionando a la esposa antes que a los hijos].

986.    Narró Bahz Ibn Hakim de su padre y este de su abuelo رضى الله عنهم: Pregunté: “Oh Mensajero de Allâh, ¿quién es  la persona que más se merece mi compañía?” Respondió: “Tu madre.” Pregunté: “¿Luego quién?” Respondió: “Tu madre.” Pregunté: “¿Luego quién?” Respondió: “Tu madre.” Pregunté: “¿Luego quién?” Respondió: “Luego tu padre, luego tus parientes según el grado de parentesco.” [Transmitido por Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi; éste último lo calificó Hasan].


 Capítulo 14  AL-HIDÂNA[[1139]] (La custodia de los hijos)

987.    Narró ‘Abdullâh Ibn ‘Amr رضى الله عنهما : Una mujer dijo: “Oh Mensajero de Allâh, llevé a mi hijo en mi vientre, lo amamanté y lo alcé en mi falda, y su padre me divorció y lo quiere distanciar de mi.” El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo a ella: “Tu eres la que más derecho tiene a él mientras no te vuelvas a casar.” [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ’ud, Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico)].

988.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: Una mujer dijo: “Oh Mensajero de Allâh, mi marido quiere sacarme a mi hijo, aunque me ha beneficiado y proporcionado el aljibe del valle de Abû 'Inaba.” Entonces se presentó su marido y el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Niño, este es tu padre y esta es tu madre, quédate con quien quieras de ambos tomando su mano.” Él niño tomó la mano de su madre y ella se marchó con él.[[1140]] [Transmitido por Ahmad y Al‑Arba‘a; At‑Tirmidhi lo calificó Sahih (verídico)].

989.    Narró Râfi‘ Ibn Sinân[[1141]]رضى الله عنه: Cuando acepté el Islam mi esposa se negó a islamizarse. Entonces el Profeta صلى الله عليه وسلم hizo que ella se sentara en un lugar y yo en otro, luego ubicó a nuestro hijo entre ambos. El niño se inclinó hacia su madre, el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Oh Allâh, guíalo.” Luego se inclinó hacia su padre y se fue con él.[[1142]] [Transmitido por Abû Dâ’ud y An‑Nasâ’i; Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico)].

990.    Narró Al‑Barâ Ibn ‘Azib رضى الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم falló con respecto a la hija de Hamza  favoreciendo a su tía materna, mientras decía: “La tía materna está en la posición de la madre.” [Transmitido por Al-Bujâri].

Ahmad transmitió el anterior Hadîz de ‘Ali رضى الله عنه y dijo: “La pequeña debe estar con su tía materna dado que la tía materna es como la madre.”

991.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando el sirviente sirve de tu comida, si no se sienta junto a ti (para comer) debes darle al menos uno o dos bocados (de la comida).” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim; ésta es la versión de Al-Bujâri].

992.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Una mujer fue castigada a causa de una gata que puso en cautiverio dejándola así hasta que murió, y a causa de esto ella (la mujer) entró al Infierno[[1143]]. Ella no la alimentó ni le permitió comer de las plantas de la tierra.” [Transmitido por Al-Bujâri y Muslim].


 9. El LIBRO DEL YINAIAT[[1144]]

993.    Narró Ibn Mas‘ûd رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “La sangre de un musulmán que declara que nada tiene el derecho a ser adorado excepto Allâh y que yo soy el Mensajero de Allah no es lícita excepto en tres circunstancias:[[1145]] el casado que comete adulterio; vida por vida; y quien abandona su religión rechazando a la comunidad.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

994.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo “Sólo se puede ajusticiar a un musulmán en alguna de las siguientes tres circunstancias: el casado que comete adulterio, que debe ser apedreado hasta la muerte; quien asesina a un musulmán deliberadamente debe ser ajusticiado; al que abandona el Islam y combate a Allâh y a Su Mensajero, debe ajusticiársele o desterrarle.” [Transmitido por Abû Dâ’ud y An‑Nasâ’i; Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico)].

995.    Narró ‘Abdullâh Ibn Mas‘ûd رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “El derramamiento de sangre será el primer asunto en ser juzgado [[1146]] en el Día del Juicio.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

996.    Narró Samura رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguien mata a su esclavo nosotros lo ajusticiaremos, y si alguien mutila a su esclavo nosotros lo mutilaremos.” [Transmitido por Ahmad y Al‑Arba‘a; At‑Tirmidhi lo calificó Hasan.

Abû Dâ’ud y An‑Nasâ’i agregaron en otra versión: “Si alguien castra a su esclavo lo castraremos a él.” [Al‑Hâkim autentificó esta adición].

997.    Narró ‘Omar Ibn Al‑Jattâb رضى الله عنه: Escuché al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم decir: “El padre no debe ser ajusticiado por matar a su hijo.”[[1147]] [Transmitido por Ahmad, At‑Tirmidhi e Ibn Mâyah; Ibn Al‑Yârûd y Al‑Baihaqi lo calificaron Sahih (verídico), pero At‑Tirmidhi dijo, “Es Mudhtarib (confuso).”]

998.    Narró Abû Yuhaifa رضى الله عنه: Le pregunté a ‘Ali رضى الله عنه: “¿Has recibido alguna Revelación distinta al Qur’ân?”[[1148]] Respondió, “No, por Aquel que hendió la semilla y creó el alma, no tengo nada excepto la comprensión que Allâh el más Elevado dota a un hombre con respecto al Qur'ân y lo que está en este escrito.” Le pregunté: “¿Qué contiene ese escrito?” Él contestó: “La indemnización por muerte accidental, cuándo se libera a un prisionero de guerra, y que un musulmán no debe ser ajusticiado a causa de un Kafir.”[[1149]] [Transmitido por Al‑Bujâri].

Ahmad, Abû Dâ’ud y An‑Nasâ’i transmitieron el anterior Hadîz de ‘Ali (رضى الله عنه) que dijo: “La vida de todos los musulmanes son iguales; los más humildes de ellos pueden garantizar su protección, y se protegen unos a otros. Un musulmán no debe ser ajusticiado a causa de un Kafir, ni se debe matar con quien se ha firmado un convenio mientras mantenga su convenio.” [Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico)].

999.    Narró Anas Ibn Mâlik رضى الله عنه: Una mujer fue encontrada con su cabeza aplastada entre dos piedras y  le preguntaron: “¿Quién te ha hecho esto? ¿Fue fulano, o mengano?”, hasta que mencionaron a un judío, y ella asintió con su cabeza. El judío fue capturado y cuando lo admitió, el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dio orden que su cabeza sea aplastada entre dos piedras.[[1150]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim; esta versión pertenece a Muslim].

1000.    Narró ‘Imrân Ibn Husain رضى الله عنهما: Cuando el esclavo de unas personas pobres [[1151]] cortó la oreja del esclavo de unas personas ricas y le presentaron el caso al  Profeta صلى الله عليه وسلم, dijo que no habría ninguna compensación para ellos. [Ahmad y Az-Zalaza lo transmitieron con una cadena auténtica de narradores].

1001.    Narró ‘Amr Ibn Shu‘aib con la autoridad de su padre y de su abuelo (رضى الله عنهم): Un hombre atravesó con un cuerno la rodilla de otro y el último fue al Profeta صلى الله عليه وسلم y le dijo: “Ordena compensación.” Él contestó: “Espera hasta que te recuperes”. Luego volvió y le dijo: “Ordena compensación”, entonces le permitió compensarse de su ofensor. Más tarde  fue ante el Profeta y le dijo: “Oh Mensajero de Allah, he quedado cojo”, y éste le contestó: “Te lo había prohibido, pero me desobedeciste y Allâh te aparto de su misericordia; tu cojera queda sin compensación”.[[1152]] Entonces el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم prohibió la ejecución de las compensaciones hasta que la víctima se haya recuperado. [Transmitido por Ahmad y Ad‑Dâraqutni, pero es defectuoso por ser Mursal].

1002.    Narró Abû Huraira رضى  لله عنه: Dos mujeres de Hudhail lucharon y una de ellas le tiró una piedra a la otra matando a ambos, a ella y a lo que estaba en su vientre. Entonces llevaron el caso al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم . El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم juzgó que la indemnización por el niño que estaba en su vientre [[1153]] debería ser la liberación de un  esclavo o esclava, también falló que la mujer responsable por matar tendría que pagar indemnización por ella, e hizo a sus hijos y aquéllos que estaban con ellos sus herederos. Entonces Haml [[1154]] Ibn An-Nâbigha Al-Hudhali dijo: “Oh Mensajero de Allah, ¿porque debemos pagar por aquel que no ha comido ni bebido, ni  levantó su voz? no corresponde una compensación por tal caso.” El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Este hombre pertenece al Kuhhân [[1155]]  por la rima de sus palabras” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

Narraron Abû Dâ’ud y An‑Nasâ’i el anterior Hadîz de Ibn ‘Abbâs: ‘Omar رضى الله عنه preguntó: “¿Quién presenció el dictamen del Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم respecto al niño que todavía no había nacido?” Haml Ibn An‑Nâbigha se paró y dijo: “Yo estaba parado entre dos mujeres y una de ellas golpeó a la otra....” [El narrador narró el  Hadîz en forma resumida; Ibn Hibbân y Al‑Hâkim lo calificaron Sahih (auténtico)].

1003.    Narró Anas رضى الله عنه : Ar‑Rubaiyi‘ hija de An‑Nadr[[1156]] — su tía paterna — le rompió el diente incisivo a una muchacha y ellos (la gente de  Ar-Rubaiyi) le pidieron a la gente de la muchacha que la perdonaran, pero se negaron; entonces ofrecieron una indemnización, pero se negaron, y fueron al Mensajero de Allah, pero se negaron a recibir cualquier indemnización, solo aceptaban el Qisas (talión). Entonces el Mensajero de Allah صلى الله عليه permitió que se lleve a cabo. Pero Anas Ibn An-Nadr [[1157]] dijo: “Oh Mensajero de Allah, ¿acaso el diente de Ar-Rubaiyi debe romperse? No, por Aquel que te ha enviado con la Verdad, su diente no se romperá.” El Mensajero de Allah صلى الله عليه contestó: “Oh Anas, el Decreto de Allâh es el talión”. Pero la gente luego aceptó perdonarla, entonces el Mensajero de Allah صلى الله عليه dijo: “Entre los siervos de Allâh están aquéllos que si juran por Allâh, Él les consentirá [[1158]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1004.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguien es matado por error, [[1159]] con una piedra que le arrojaron, o por una cuchillada, o con un palo, la indemnización por la muerte accidental es obligatoria. Pero si alguien mata a otro deliberadamente, el talión es justo; y si alguien intenta prevenirlo la maldición de Allâh recaerá sobre él”. [Abû Dâ’ud, An‑Nasâ’i e Ibn Mâyah lo transmitieron con una cadena de narradores fuerte].

1005.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El  Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si una persona atrapa a un hombre y otro lo mata, el que lo mató será matado y el que lo atrapó [[1160]] será encarcelado” [Ad‑Dâraqutni lo transmitió como Mausûl (موصول) y Mursal (مرسل); Ibn Al‑Qattân lo calificó Sahih (auténtico), siendo sus narradores confiables, pero Al‑Baihaqi lo consideró Mursal].

1006.    Narró ‘Abdur-Rahman[[1161]] Ibn Al‑Bailamâni: El Profeta صلى الله عليه وسلم ordenó matar a un musulmán por haber asesinado a una persona con la cual tenían un pacto,[[1162]] y dijo: “Yo soy el primero en cumplir con la protección garantizada.” [Abdur- Razzâq lo transmitió de una manera Mursal (مرسل), pero Ad‑Dâraqutni lo calificó Mausul (موصول) mencionando a Ibn ‘Omar; pero su cadena de narradores es débil].

1007.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: Un muchacho fue asesinado alevosamente, [[1163]] entonces Omar dijo: “Si todas las personas de San'â fuesen culpables de su muerte, los ajusticiaría a todos ellos.” [Transmitido por Al‑Bujâri].

1008. Narró Abû Shuraih[[1164]] Al‑Juzâ‘i رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Si un pariente es asesinado, después de este discurso, su gente tendrán la opción de aceptar una indemnización o la muerte del homicida.” [Abû Dâ’ud y An‑Nasâ’i]. El anterior Hadîz se encuentra en As‑Sahîhain narrado por Abû Huraira.


 Capítulo 1  TIPOS DE DIyA [[1165]] (INDEMNIZACIONES)

1009.        Narró Abû Bakr[[1166]] Ibn Muhammad Ibn ‘Amr Ibn Hazm, con la autoridad de su padre y de su abuelo رضى الله عنه: El  Profeta صلى الله عليه وسلم le escribió a la gente del Yemen: “Si alguien mata a un creyente injustamente y deliberadamente, el qisas (talión) es obligatorio a menos que los parientes de la víctima decidan otra cosa. [[1167]] La indemnización por una vida es cien camellos; esa indemnización debe pagarse por el corte completo de una nariz, los ojos, la lengua, los labios, el pene, los testículos y el espinazo; por un pie media indemnización, por una herida en la cabeza un tercio, por una puñalada que penetra el cuerpo un tercio, por una herida en la cabeza que quita un hueso quince camellos, por cada dedo de la mano y del pie diez camellos, por un diente cinco camellos, y por una herida que pone al descubierto el hueso cinco camellos;  un hombre debe ser ejecutado si asesina a una mujer; y aquellos que tienen oro deben pagar mil Dinâres”[[1168]] [Abû Dâ’ud lo transmitió en su libro Marasil. An‑Nasâ’i, Ibn Juzaima, Ibn Al‑Yârûd, Ibn Hibbân y Ahmad también lo transmitieron, pero discrepaban en cuanto a su autenticidad].

1010.        Narró Ibn Mas‘ûd رضى الله عنه: El  Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “La indemnización por asesinato accidental debe ser según los cinco tipos de camellos: Veinte camellas en su cuarto año, veinte camellas en su quinto año, veinte camellas que han entrado en su segundo año, veinte camellas que han entrado en su tercer año, y veinte camellos que han entrado en su tercer año.” [Transmitido por Ad‑Dâraqutni. Al‑Arba‘a lo transmitieron con la siguiente versión: “veinte camellos que han entrado en su segundo año” en vez de “veinte camellos que han entrado en su tercer año,” la cadena de narradores de la primera versión es más fuerte que la de la segunda. Ibn Abû Shaiba lo transmitió a través de otra autoridad la cual es Mawqûf (موقوف),[[1169]] y es más verídica que la Marfû‘ (مرفوع)].

Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi transmitieron el anterior Hadîz de ‘Amr Ibn Shu‘aib con la autoridad de su padre y de su abuelo (رضى الله عنه) quien narró en un Hadiz Marfû‘ que: “La indemnización (por asesinato accidental) debe se treinta camellas de cuatro años, treinta camellas de cinco años, y cuarenta camellas de seis años las cuales deben estar por parir.”

1011.        Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El  Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Las personas más insolentes con Allâh son tres: Quien asesina en el Haram[[1170]] (recinto sagrado), quien mata a otra persona que no sea el asesino de su pariente, y  quien mata a alguien para vengarse de los tiempos paganos pre-islámicos.” [Transmitido por Ibn Hibbân en un Hadîz Sahih (auténtico)].

1012.        Narró ‘Abdullâh Ibn ‘Amr Ibn Al‑‘Aas رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “La indemnización por muerte accidental [[1171]] y el similar al intencional como el cometido con un látigo o un palo es cien camellos de los cuales cuarenta deben estar preñadas.” [Transmitido por Abû Dâ’ud, An‑Nasâ’i e Ibn Mâyah; Ibn Hibbân lo calificó Sahih (auténtico)].

1013.        Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: El  Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Esto y esto es igual, queriendo decir el dedo meñique y el dedo pulgar.” [Transmitido por Al‑Bujâri].

Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi transmitieron: “La indemnización por los dedos de la mano y los dedos del pie son iguales, los dientes son iguales, el diente incisivo y el molar son  iguales.”  

Ibn Hibbân narró: La indemnización por los dedos de la mano y los dedos del pie son iguales, y deben pagarse diez camellos por cada dedo de la mano o  del pie.”

1014.        Narró ‘Amr Ibn Shu‘aib con la autoridad de su padre y de su abuelo (رضى الله عنه): El  Profeta (صلى الله عليه وسلم) dijo: “Quien practique la medicina sin conocerla y muera por su causa una persona o le inflige un daño será responsable.”[[1172]] [Transmitido por Ad‑Dâraqutni; Al‑Hâkim lo calificó Sahih (auténtico). En los libros de Abû Dâ’ud, An‑Nasâ’i y otros, aparece como  Mursal (مرسل) siendo más fuerte que la Mausûl (موصول)].

1015.        Narró ‘Amr Ibn Shu‘aib de su abuelo con la autoridad de su padre رضى الله عنه: El  Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Deben pagarse cinco camellos por cada herida que pone un hueso al descubierto.” [Transmitido por Ahmad y Al‑Arba‘a]. Ahmad agregó: “Los dedos de la mano y los dedos del pies son iguales, y deben pagarse diez camellos por cada uno de ellos.” [Ibn Juzaima e Ibn Al‑Yârûd lo calificaron Sahih (auténtico)].

1016.        Narró ‘Amr Ibn Shu‘aib de su abuelo con la autoridad de su padre رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “La indemnización por Ahludh-Dhimma es la mitad de [[1173]] la de un musulmán.” [Transmitido por Ahmad y Al‑Arba‘a;] La versión de Abû Dâ’ud dice: “La indemnización por alguien con quien se ha establecido un convenio de protección es la mitad que la de un hombre libre.” An-Nasâ'i dice: “La indemnización para una mujer es igual a la de un hombre hasta un tercio de la indemnización por su vida.” [Ibn Juzaima lo calificó Sahih (auténtico)].

1017.        Narró ‘Amr Ibn Shu‘aib de su abuelo con la autoridad de su padre رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “La indemnización por el asesinato similar al deliberado será  tan severa como la del asesinato deliberado, pero el culpable no será ajusticiado, para que el demonio no agite la discordia entre las personas y por ello ocurran muertes sin ser causadas por el odio o la portación de armas.” [Transmitido por Al‑Dâraqutni, quien lo calificó Da‘if].

1018.        Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: Un hombre mató a otro durante la vida del Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم, entonces el  Profeta صلى الله عليه وسلم fijó su indemnización en doce mil (Dirhams). [Transmitido por Al‑Arba‘a; An‑Nasâ’i y Abû Hâtim lo consideraron Mursal].

1019.        Narró Abû Rimza[[1174]]: Fui a ver al Profeta صلى الله عليه وسلم con mi hijo, y me preguntó: “¿Quién es?” Le contesté: “Es mi hijo y se testigo de eso.” Dijo: “Con seguridad, tu no serás responsable por su delito ni él por el tuyo [[1175]].” [Transmitido por An‑Nasâ’i y Abû Dâ’ud; Ibn Juzaima e Ibn Al‑Yârûd lo calificaron Sahih (auténtico)].


 Capítulo 2  LA ACUSACIÓN DE ASESINATO Y EL JURAMENTO

1020.    Narró Sahl Ibn Abû Hazma رضى الله عنه bajo la autoridad de algunas personas mayores de su tribu: ‘Abdullâh Ibn Sahl[[1176]] y Muhaiyisa[[1177]] Ibn Mas‘ûd fueron a Jaibar debido a un dolor que los había afligido. Muhaiyisa aseguró que Abdullâh Ibn Sahl había sido asesinado y tirado en un aljibe. Fue donde los judíos y dijo: “Fueron ustedes - lo juro por Allâh - quienes lo han matado”. Ellos dijeron: “Nosotros juramos por Allâh que no lo hemos matado”. Sus hermanos Huwaiyisa [[1178]] y Abdur-Rahmân Ibn Sahl [[1179]] y él fueron donde el Profeta y cuando Muhaiyisa estaba a punto de hablar el Mensajero de Allah dijo: “Deja hablar primero al mayor.” Entonces habló Huwaiyisa, luego Muhaiyisa. El Mensajero de Allah dijo: “Ellos deben pagar la indemnización por vuestro amigo, o los combatiremos”. Les escribió una carta al respecto; y ellos contestaron, “Por Allâh, nosotros no lo hemos matado”. Entonces le dijo a Huwaiyisa, Muhaiyisa y ‘Abdur Rahmân Ibn Sahl: “¿Jurarían y harían vuestra demanda con respecto a la indemnización de vuestro amigo?” Contestaron: “No”. Él dijo: “¿jurarían los judíos que ellos son inocentes?” Ellos contestaron: “Ellos no son musulmanes”. Entonces el Mensajero de Allah pagó la indemnización[[1180]] enviándoles cien camellas.  Sahl dijo: “Una camella roja de entre ellas me pateó” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1021.    Narró una persona de los Ansâr: “El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم fijó la práctica de tomar juramento como era en la época de la Yahiliya.[[1181]] El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dictaminó según esa práctica cuando unas personas de los Ansâr culparon a los Judíos de un homicidio.” [Transmitido por Muslim].


 Capítulo 3  COMBATIR A LOS REBELDES

1022.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien levanta armas contra nosotros no es de los nuestros.”[[1182]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1023.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El  Profeta صلى الله عليه وسلم  dijo: “Aquel que desobedece (al gobernante), se separa de la comunidad y luego muere, su muerte es como la del tiempo de la Yahiliya.”[[1183]] [Transmitido por Muslim].

1024.    Narró Umm Salama رضى الله عنها: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Los transgresores (rebeldes) matarán a ‘Ammâr.”[[1184]] [Transmitido por Muslim].

1025.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “¿Acaso sabes, hijo de Umm ‘Abd, lo que Allâh dictaminó sobre aquellos de esta comunidad que se rebelan?” Él contestó: “Allâh y Su Mensajero saben más”. Dijo: “A un hombre herido entre ellos no debe dársele el último golpe, ni el cautivo debe ajusticiarse, ni el fugitivo debe perseguirse y no debe dividirse el botín obtenido de ellos.”[[1185]] [Transmitido por Al‑Bazzâr y Al‑Hakim. Al‑Hakim lo calificó Sahih (auténtico), pero se equivocó porque Kauzar [[1186]] Ibn Hakim está en la cadena de narradores y es Matrûk (متروك)].

Algo similar al anterior Hadîz fue transmitido de ‘Ali رضى الله عنه como Mawqûf. [Lo transmitieron Ibn Abû Shaiba y Al‑Hâkim].

1026.    Narró ‘Arfaya Ibn Shuraih[[1187]] (رضى الله عنه): “Escuché al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم decir: “Si alguien, cuando os encontráis unidos, trata de dividir vuestra comunidad, ejecutadlo.” [Transmitido por Muslim].


 Capítulo 4  COMBATIR A LOS OFENSORES Y LOS traidores

1027.    Narró ‘Abdullâh Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Aquel que muere defendiendo sus bienes es mártir.”[[1188]] [Transmitido por Abû Dâ’ud, An‑Nasâ’i y At‑Tirmidhi. At‑Tirmidhi lo calificó Sahih (auténtico)].

1028.    Narró ‘Imrân Ibn Husain رضى الله عنهما: Ya‘lâ Ibn Umaiya luchó con un hombre y uno de ellos mordió a su amigo, entonces este sacó la mano de su boca arrancando uno de sus dientes delanteros. Finalizado el episodio presentaron la disputa ante el Profeta y él dijo: “¿Acaso uno de vosotros puede morder como lo hace un camello? No hay indemnización para tal persona.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim.].

1029.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: Abul Qâsim صلى الله عليه وسلم dijo: “Si cualquier persona mira sin vuestro permiso y le arrojáis un guijarro lastimando su ojo, no serás culpable de ninguna ofensa.”[[1189]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]. Hay una versión de Ahmad y An‑Nasâ’i la cual Ibn Hibbân calificó verídica. Dice: “No le corresponde indemnización ni talión (qisas).”

1030.    Narró Al‑Barâ’ Ibn ‘Azib رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dictaminó: “Los dueños de los huertos son responsables de cuidarlos de día; y los dueños de los animales son responsables de cuidarlos durante la noche, y cualquier daño hecho por los animales durante la noche es responsabilidad de sus dueños.”[[1190]] [Transmitido por Ahmad y Al‑Arba‘a excepto At‑Tirmidhi; Ibn Hibbân lo calificó Sahih (auténtico), y hay discrepancia respecto a la cadena de narradores].

1031.    Narró Mu‘âdh Ibn Yabal رضى الله عنه respecto a un hombre que había abrazado el Islam y luego se unió a los judíos: “No me sentaré hasta que sea ejecutado, este es el dictamen de Allah y Su Mensajero (صلى الله عليه وسلم)”, entonces se emitió orden de ejecutarlo.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]. Una versión de Abû Dâ’ud dice: “Antes se le invitó a que regrese al Islam.”

1032.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Ejecuten a quien los traicione.” [Transmitido por Al‑Bujâri].

1033.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: “Un hombre ciego tenía una esclava que dio a luz a sus hijos, pero injuriaba al Profeta. Él se lo prohibió pero ella no desistió de su accionar. Una noche él tomó un pico, lo colocó sobre su barriga y se apoyó en él matándola. Cuando le informaron al Profeta sobre el asunto dijo: “Sed testigos que su sangre es lícita.”[[1191]] [Transmitido por Abû Dâ’ud y sus narradores son confiables].


 10. EL LIBRO DEL HUDUD [[1192]] (LAS PENAS)

 Capítulo 1  EL CASTIGO PRESCRITO PARA QUIEN COMETE FORNICACIÓN

1034. Narraron Abû Huraira y Zaid Ibn Jâlid Al-Yohani رضى الله عنهما que un hombre del desierto (beduino) vino al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y le dijo: “Oh mensajero de Allâh, te pido que juzgues entre nosotros con el libro de Allâh. Otro (beduino) que se hallaba junto a él y era mas sabio dijo: “Si, juzga entre nosotros de acuerdo con el Libro de Allâh y me permite (hablar). Entonces le dijo: “Habla”. Dijo: “Mi hijo era un sirviente contratado por este hombre, y fornicó con su esposa, y cuando me dijeron que mi hijo debería ser apedreado hasta la muerte pagué por él un rescate de cien ovejas y una esclava; pero cuando pregunté a personas sabias ellos me dijeron que mi hijo debería solo recibir cien azotes y ser desterrado durante un año, y que sólo debería ser apedreada la esposa de este hombre”. El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم contestó: “Por aquel en cuyas manos está mi alma, que he de juzgar entre vosotros de acuerdo con el Libro de Allâh. La esclava y las ovejas te son devueltas, pero tu hijo debe recibir cien azotes y ser desterrado durante un año. Unais, ve donde la esposa de este hombre, y si confiesa, apedréenla hasta [[1193]] la muerte”. [Narrado por Bujari y Muslim; siendo esta la versión de Muslim.]

 1035. Relato Ubâda Ibn As-Sâmit رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Recibid de mí, recibid de mí, que Allâh ha hecho para ellas (las mujeres) [[1194]] una salida. Cuando las partes involucradas son solteras deben recibir cien azotes ser y desterradas por el periodo de un año. Pero cuando cometan fornicación luego del matrimonio deben recibir cien azotes [[1195]] y ser luego apedreados hasta la muerte”. [Narrado por Muslim.]

1036.     Narró Abû Huraira رضي الله عنه que un musulmán vino al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم mientras este se encontraba en la mezquita y dirigiéndose a él le dijo: “Oh Mensajero de Allâh, he fornicado”. (El profeta) dio vuelta la cara (mirando hacia otra dirección), pero el hombre volvió a enfrentarlo y le dijo: “Oh Mensajero de Allâh, he fornicado. (El profeta) dio vuelta una vez mas la cara (mirando hacia otra dirección) hasta que este lo repitió cuatro veces. Entonces cuando este hubo testificado cuatro veces en su propia contra, el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم lo llamo y le dijo: “Acaso estas fuera de ti?” Contestó: “No.” Entonces le preguntó: “Eres casado? Contestó: “Si.” El Profeta صلى الله عليه وسلم recién entonces dijo: “Lléveselo y apedréelo hasta la muerte.” [[1196]] [Bujari y Muslim]

1037.     Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنه: “Cuando Mâ'iz Ibn Mâlik vino al Profeta صلى الله عليه وسلم este le [[1197]] dijo: “Quizás hayas solo besado, tocado o mirado.” Contestó: “No, Oh Mensajero de Allâh”. [Transmitido por Bujari]

1038.     ‘Omar Ibn Al-Jattâb رضي الله عنه dirigiéndose a la gente dijo: “Allâh ha enviado a Muhammad con la Verdad y ha enviado junto a él el Qur’an, y entre lo que ha revelado Allah se encuentra el versículo de la lapidación. Nosotros lo recitamos, memorizamos y entendimos sus significados. El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم ordenó apedrear hasta la muerte y nosotros también lo hemos hecho luego de su muerte. Temo que pasado un tiempo las personas puedan decir: “No encontramos la lapidación en el Libro de Allâh, y así se habrán descaminado al abandonar una obligación descendida por Allâh. La lapidación una obligación prescripta revelada en el Libro [[1198]] de Allâh el Altísimo tanto para los hombres casados como para las mujeres que cometan fornicación cuando se establezcan las pruebas, haya embarazo, o una confesión”. [Bujari y Muslim].

1039.     Narró Abû Huraira رضي الله عنه dijo: Oí al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir: “Cuando una esclava [[1199]]comete fornicación y esto es evidente, debe aplicarle la pena apropiada, pero no debe reprocharla. Si ella lo comete nuevamente debe nuevamente aplicarle su pena apropiada, pero no debe luego reprocharla. Si ella lo hace por tercera vez y esto es evidente, debe venderla, aun cuando solo reciba por ella una soga “. [Bujari y Muslim, y esta es su narración.]

1040.     Relató 'Ali رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Aplicad los castigos prescritos a vuestros esclavos”. [Transmitido por Abû Dâ'ud; narrado en Muslim como Mauqûf (dicho de un Sahaba)]. 

1041.     Narró 'Imrân Ibn Husain رضي الله عنه que una mujer de Yuhaina vino al Profeta صلى الله عليه وسلم –estando embarazada por causa de la fornicación- y dijo: “Oh Profeta de Allâh, he cometido algo que tiene un castigo prescrito, así que ejecútalo en mi”. El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم llamó a la persona a su cargo y le dijo: “Trátala bien y cuando de a luz [[1200]] tráela ante mi”. Y así lo hizo. Entonces dio la orden y su ropa fue ceñida alrededor de ella, y luego al dar la orden fue apedreada hasta la muerte. Luego fue rezado por ella (la oración fúnebre). Entonces ‘Omar dijo: “Oras por ella Profeta de Allâh, siendo que ha cometido fornicación? Contestó: “Ella se ha arrepentido con semejante magnitud que si (su arrepentimiento) fuera dividido entre setenta personas de Al-Madîna, seria suficiente para todos. Acaso encuentras un arrepentimiento mejor que el que la impulso a sacrificarse por la causa de Allâh el Altísimo”? [Transmitido por Muslim] 

1042.     Yâbir Ibn 'Abdullâh رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم ordenó apedrear hasta la muerte a un hombre de Aslam, también a un judío y a una mujer”. [[1201]] [Transmitido por Muslim]. La historia del apedreamiento de los dos judíos hasta la muerte se encuentra en ambos libros, Bujari y Muslim, relatados por Ibn ‘Omar.  

1043.     Narró Sa'îd [[1202]] Ibn Sa'd Ibn Ubâda رضي الله عنه que un hombre débil, pequeño vivía en nuestro clan y mantuvo una relación sexual ilícita con una esclava del clan. Sa’îd informó sobre esto al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y este dijo: “Golpéenlo con los azotes apropiados”. [[1203]] Ellos le contestaron: “es tal débil que no lo soportaría” Entonces dijo: “Conseguid un tallo de palmera que tenga cien ramitas y golpeadlo con el una vez.” Y así lo hicieron.  [Transmitido por Ahmad, An-Nasâ'i e Ibn Mâyah, su cadena de narradores es Hasan, pero existe una discordancia sobre si se considera Mausul (conectado hasta el profeta) o Mursal (no conectado al profeta)]

1044.     Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si encontráis a alguien haciendo lo del pueblo de Lot [[1204]], matad al que lo hace y al que le es hecho [[1205]], y si encontráis a quien mantiene relaciones sexuales con animales, matadlo y también al animal”. [Transmitido por Ahmad y los cuatro libros de Sunnah. Sus narradores son fiables, pero existen diferencias en su juicio.]

1045.     Relató Ibn ‘Omar رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم aplicó el castigado de los azotes y también aplicó el destierro [[1206]], y que Abu Bakr رضي الله عنه también aplico el castigado de los azotes y el destierro. [Transmitido por Tirmidhi, sus narradores son fiables, pero existe discrepancia sobre si es Mawqûf (dicho de Sahaba) o Marfû' (Dicho del Profeta)]. 

1046.     Dijo Ibn 'Abbâs رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم maldijo a los  hombres que imitan a las mujeres, y a las mujeres que imitan a los hombres [[1207]] y dijo: “Expulsadlos de vuestras casas”. [Transmitido por Bujari] 

1047.     Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Dejad las penas prescritas (Hudud) tanto como podáis”. [Transmitido por Ibn Mâyah con Isnâd débil (daif)]. 

Tanto Tirmidhi como Al-Hâkim transmitieron un Hadiz en el que 'Aisha رضي الله عنها dice: “Dejad la aplicación de las penas prescritas [[1208]] sobre los musulmanes tanto como podáis”. [también es Daif] 

Al-Baihâqi también transmitió un Hadiz en el que 'Ali  رضي الله عنه dice: “Dejad de aplicar las penas prescritas en caso de que exista la mas mínima duda.”

1048.     Narró Ibn ‘Omar رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Evitad las bajezas que Allâh el Altísimo ha prohibido, y si cualquiera de vosotros cometiera alguna de ellas, debe ocultarlo tras un velo de Allâh el Altísimo y volverse a Allâh  arrepentido, porque quien haga públicos sus pecados (sobre los que se aplican castigos prescriptos) le infligiremos el castigo ordenado por el libro de Allâh el Altísimo”. [Transmitido por Al-Hâkim, y tambien en el Muwatta' del Imâm Mâlik entre los Hadices Mursal de Zaid Ibn Aslam [[1209]].


 Capítulo 2  EL CASTIGO PRESCRITO PARA LA INJURIA O LA CALUMNIA

1049.     Narró 'Aisha رضي الله عنها que cuando su inocencia fue revelada [[1210]] el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم subió al mimbar, lo mencionó y recitó (los versículos respectivos de) el Qur'ân. Luego, cuando descendió ordenó que dos hombres y una mujer [[1211]] recibieran el castigo prescrito”. [[1212]] [Transmitido por Ahmad y los cuatro libros de Sunnah; Bujari también lo mencionó]

1050.     Dijo Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه el primer lia’an [[1213]] ocurrió cuando Hilâl Ibn Umaiya [[1214]] acuso injuriando a su esposa de haber fornicado con Sharik Ibn Sahmâ [[1215]], por lo que el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم  le dijo: “Debes presentar evidencias o recibirás el castigo prescripto en tu espalda”. [[1216]] [Transmitido por Abû Ya'la y sus narradores son fiables]. Un Hadiz similar fue mencionado en el libro de Bujari relatado por Ibn 'Abbâs رضي الله عنه

1051.     Dijo 'Abdullâh Ibn 'Amer Ibn Rabi'a رضي الله عنه: “He presenciado el tiempo de Abû Bakr, ‘Omar y ' Uzman  y el de aquellos que les sucedieron, pero jamás les vi pegar al esclavo por una calumnia mas de cuarenta azotes”. [[1217]] [Transmitido Mâlik y Az-Zauri, en su libro Al-Yâmi']

1052.     Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien de vosotros calumnie a su esclavo, le será inflingido el castigo prescrito el Día de la Resurrección, [[1218]] a menos que realmente sea como dijo”. [Bujari y Muslim] 


 Capítulo 3   LA PENA PRESCRITA PARA EL ROBO

1053.     Narró 'Aisha رضي الله عنها que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No se corta la mano del ladrón salvo que el robo alcance un cuarto de Dinâr [[1219]] o más”. [Transmitido por Bujari y Muslim, y esta es la versión de Muslim, mientras que la versión de Bujari dice:] “Es cortada la  mano de un ladrón por un cuarto de Dinâr o mas”

En la versión de Ahmad dice: “Cortad (la mano del ladrón) por un cuarto de Dinâr, y no cortéis por menos de eso”.  

1054.     Dijo Ibn ‘Omar رضي الله عنه: “El Profeta صلى الله عليه وسلم ordenó cortar (la mano de un ladrón) por un escudo valuado en tres Dirhams”. [Transmitido por Bujari y Muslim]

1055.     Narro Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Allâh maldice al ladrón que por robar un huevo le es cortada su mano, y que por robar una soga su mano le es cortada”. [[1220]] [Transmitido por Bujari y Muslim]

1056.     Narró 'Aisha رضي الله عنها que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Acaso intercedes [[1221]] (para que no se cumpla) uno de los castigos prescritos por Allâh”? Entonces se levantó y dirigiéndose a las personas dijo: ¡Gente! Ciertamente que destruyó a vuestros predecesores, que cuando una persona importante robaba la dejaban (sin aplicarle el castigo) pero cuando una persona débil (sin influencias) cometía un robo le aplicaban e castigo”. [Transmitido por Bujari y Muslim, y esta es la versión de Muslim, en cuyo libro existe también otra narración de 'Aisha en la que dice: “Había una mujer que solía pedir prestado ciertas propiedades y luego negaría haberlas recibido, por lo que el Profeta صلى الله عليه وسلم ordenó que le fuera cortada su mano”.

1057.     Relató Yâber رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “El corte de mano no es aplicable a una persona desleal, un malversador o un saqueador”. [[1222]] [Transmitido por Ahmad y los cuatro libros de Sunnah; Tirmidhi e Ibn Hibbân lo consideraron Sahih (legitimo)]. 

1058.     Narró Râfi' Ibn Jadiy رضي الله عنه que oyó al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir: “No debe ser cortada la mano por tomar frutas o la médula de la palmera (palmito). [[1223]] [Transmitido por Ahmad y los cuatro libros de Sunnah. Tirmidhi e Ibn Hibbân lo consideraron Sahih (legitimo)

1059.     Dijo Abû Umaiya Al-Majzûmi [[1224]]رضي الله عنه: fue traído ante el  Mensajero de Allah un ladrón que había confesado, pero ninguna mercancía le fue hallada. El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo: “No creo que hayas robado”. Le contesto: “Si, lo hice [[1225]]”. Le repitió esto dos o tres veces y (recién) luego ordeno que su mano fuera cortada. Luego fue traído ante él y el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم le dijo: “Pide perdón a Allâh y arrepiéntete”. A lo que contestó: “Pido perdón a Allâh y me arrepiento”. Entonces (el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم) dijo tres veces: “Oh Allâh, perdónalo”. [Transmitido por Abû Dâ'ud, Ahmad y An-Nasâ'i; esta es la versión de Abû Dâ'ud; y sus narradores son fiables]

Transmitió Al-Hâkim un Hadiz narrado por Abû Huraira رضي الله عنه, con el mismo significando y luego dijo:”Llévenselo, corten (su mano), y luego cauterizadlo “. [Transmitido por Al-Bazzâr aclarando que su cadena de narradores es aceptable]

1060.     ‘Abdur-Rahmân Ibn 'Auf رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم Dijo: “El ladrón no debe ser multado en caso de que el castigo prescrito se le haya infligido [[1226]]”. [Transmitido por An-Nasâ'i, evidenciando que es Munqati' (la cadena de narradores está cortada). Dijo Abû Hâtim: “es Munkar (hadiz Da’if que contradice el significado de un Hadiz Sahih).   

1061.     ‘Abdullâh Ibn 'Amr Ibn Al'As رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم Fue preguntado sobre los dátiles que se encuentran colgados y dijo: “Si una persona necesitada come algunos sin llevarse nada guardado en sus ropas, no debe ser culpado, pero quien se lleve otros guardados consigo, debe ser multado y castigado, y quien los saque luego de que sean puestos en el lugar para que se sequen y alcanza el valor de un escudo le debe se cortada su mano”. [Transmitido por Abû Dâ'ud y An-Nasâ'i; Al-Hâkim lo consideró Sahih (legitimo)

1062.     Safwân Ibn Umaiya رضي الله عنه narró que cuando el Profeta صلى الله عليه وسلم ordenó que amputaran la mano del ladrón que había robado su capa intercedió [[1227]] en su favor (tratando de evitar que se aplique el castigo) él le dijo: “¿Por qué no lo hiciste antes de traerlo ante mi?” [Transmitido por Ahmad y los cuatro libros de Sunnah; Ibn Al-Yârûd y Al-Hâkim lo consideraron Sahih (legitimo)]

1063.     Relató Yâber رضي الله عنه que un ladrón fue traído ante el Profeta صلى الله عليه وسلم, entonces dijo: “Mátenlo”. Las personas dijeron: “solamente ha robado, Mensajero de Allâh”. Entonces dijo: “Corten su mano”, y así fue hecho. Luego le fue traído por segunda vez, y dijo: “Mátenlo,” y el narrador repitió lo que había dicho anteriormente. Luego le fue traído por tercera vez, y el narrador repitió lo que había dicho anteriormente. Luego le fue traído por cuarta vez y repitio lo que anteriormente. Al serle traído por quinta vez dijo: “Mátenlo”. [[1228]] [Transmitido por Abû Dâ'ud y An-Nasâ'I quien lo consideró Munkar]. An-Nasâ'i transmitió un Hadiz similar narrado por Al-Hâriz Ibn Hâtib [[1229]]. Ash-Shâfi'i mencionó que la pena capital luego de la quinta vez se encuentra abrogada.


 Capítulo 4   EL CASTIGO PRESCRITO POR BEBER Y LA EXPLICACIÓN DE LO QUE ES EMBRIAGANTE.

1064.     Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه que un hombre que había bebido vino [[1230]] fue traído ante el Profeta صلى الله عليه وسلم y dio la orden de que fuera azotado con aproximadamente cuarenta azotes utilizando dos ramas de palmera. Dijo (Anas): Así mismo hizo 'Abû Bakr رضي الله عنه pero cuando ‘Omar رضي الله عنه fue Califa consultó a las personas y 'Abdur-Rahmân Ibn 'Auf le dijo: “El castigo mínimo (por beber embriagantes) son ochenta (azotes). Por lo que ‘Omar رضي الله عنه ordenó que así fuera. [Transmitido por Bujari y Muslim]

Muslim transmite una narración de 'Ali رضي الله عنه en la que relata la historia de Al-Walid Ibn 'Uqba [[1231]]: “El Profeta صلى الله عليه وسلم infligió cuarenta azotes; así mismo Abû Bakr رضي الله عنه inflingió cuarenta azotes, pero ‘Omar رضي الله عنه aplicó ochenta azotes, y ambos casos son Sunnah, pero el primero (e.d. cuarenta azotes) es mas considerable. El Hadiz incluye: que un hombre dijo haberlo visto [[1232]] vomitando vino. 'Uzmân رضي الله عنه dijo: “No lo habría vomitado a menos que lo hubiese bebido primero”.

1065.     Mu'âwiya رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo refiriéndose a quien insume alcohol: “Si bebe vino, azotadlo; si bebe por segunda vez, azotadlo; si bebe por tercera vez, azotadlo; si bebe por cuarta vez, debes golpear (cortar) su cuello”. [Transmitido por Ahmad, y ésta es su versión; Así mismo los cuatro libros de Sunnah; Tirmidhi mencionó una narración que indica que esta orden se encuentra abrogada; [[1233]]

1066.     Abû Huraira رضي الله عنه relató que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando alguno de vosotros aplica un castigo debe evitar (golpear) el rostro “. [[1234]] [Transmitido por Bujari y Muslim]

1067.     Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Los castigos prescritos no deben ser ejecutados en las mezquitas”. [[1235]] [Transmitido por Tirmidhi y Al-Hâkim]

1068.     Narró Anas رضي الله عنه que cuando Allâh descendió los versículos prohibiendo el Jamr no existía en Medinah otra bebida (alcohólica) que la preparada del dátil. [Transmitido por Muslim.]

1069.     Dijo ‘Omar رضي الله عنه: “La prohibición del embriagante descendió, y este es hecho de cinco cosas: la uva, el dátil, la miel, el trigo y la cebada. [[1236]] Jamr es todo aquello que embriaga la mente. [Transmitido por Bujari y Muslim.]

1070.     Relató Ibn ‘Omar رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Todo embriagante es Jamr; todo embriagante es prohibido”. [Transmitido por Muslim]

1071.     Narró Jâber رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si gran cantidad de algo embriaga, también una pequeña cantidad [[1237]] de ello es Haram”. [Transmitido por Ahmad y los cuatro libros de Sunnah, e Ibn Hibbân lo considero Sahih (legitimo)]

1072.     Relató Ibn 'Abbâs رضي الله عنه que pasas de uva eran sumergidas en agua en un recipiente para que bebiera el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم. Él bebería de ello ese día, al próximo, y al siguiente día; y al atardecer del tercer día bebería y daría algo a otros, y si sobraba algo luego de esto lo vertería. [[1238]] [Transmitido por Muslim.]

1073.     Umm Salama رضي الله عنها narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Allâh no ha puesto la cura [[1239]] en aquello que os ha prohibido”. [Transmitido por Al-Baihaqi; Ibn Hibbân lo considero Sahih (legitimo)]

1074.     Narró Wâil Al-Jadrami que Târiq Ibn Suwaid [[1240]] le preguntó al Profeta صلى الله عليه وسلم sobre vino que él fabricó para utilizarlo como medicina, y le contestó صلى الله عليه وسلم: “Por cierto que él no hay medicina, sino que es una enfermedad”. [Transmitido por Muslim, Abû Dâ'ud y otros]


 Capítulo 5  LAS PENAS NO PRESCRIPTAS Y EL VEREDICTO SOBRE EL ASALTANTE

1075.     Narró Abû Burda [[1241]] Al-Ansâri رضي الله عنه que oyó al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم decir: “No debe ser aplicado un castigo mayor a diez azotes [[1242]] salvo en los castigos prescritos por Allâh el Altísimo”. [Transmitido por Bujari y Muslim]

1076.     'Aisha رضي الله عنها narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم Dijo: “Perdonad a las personas de buenas cualidades sus resbalones, [[1243]] pero no aquellas faltas que a las que se aplican castigos prescriptos”. [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ'ud, An-Nasâ'i y Al-Baihaqi]

1077.     Dijo 'Ali رضي الله عنه: “No me culparía acerca de un hombre que  muriera cuando ordenara aplicarle su castigo prescrito, con excepción de aquel que haya bebido alcohol, porque si muriera pagaría la compensación de sangre [[1244]] por él”. [Transmitido por Bujari]

1078.     Sa'îd Ibn Zaid رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien muere protegiendo su propiedad ha muerto como mártir”. [Transmitido por los cuatro libros de Sunnah y Tirmidhi, quien lo considero Sahih (legitimo)]

1079.     Dijo 'Abdullâh [[1245]] Ibn Jabbâb [[1246]]رضي الله عنه: Oí a mi padre decir: “Oí al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir: “Habrá un periodo de Fitan [[1247]], así que sé el siervo de Allâh muerto y no seas el asesino”. [[1248]] [Transmitido por Ibn Abû Jaizama y Ad-Dâraqutni]. Ahmad transmitió un Hadiz similar narrado por Jâled  Ibn 'Urfuta. [[1249]


 11. EL LIBRO DEL YIHAD [[1250]]

1080.     Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quién muere sin haber ido o pensado en ir al Yihâd, morirá con un porcentaje de hipocresía”. [[1251]] [Transmitido por Muslim]

1081.     Anas صلى الله عليه وسلم narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Luchad contra los politeístas con vuestros bienes, vuestras personas y vuestra palabra”. [[1252]] [Transmitido por Ahmad y An-Nasâ'i; Al-Hâkim lo consideró Sahih (legítimo)]. 

1082.     Narró 'Aisha رضي الله عنها: Dije: “Mensajero de Allâh. ¿El Yihâd es obligatorio para las mujeres?” Contestó: “Sí, un Yihâd sin lucha; [[1253]] el Hayy y la 'Umrah”. [Transmitido por Ibn Mâyah y otra narración similar se encuentra en Sahih Al-Bujari]

1083.     Narró Abdullâh Ibn Amr رضي الله عنهما: Un hombre vino al Profeta صلى الله عليه وسلم pidiéndole permiso para tomar parte en el Yihâd. Él le preguntó: “¿Tus padres aun viven?” Contestó: “Sí”. Entonces le dijo: “Esfuérzate en atenderlos”. [[1254]] [Bujari y Muslim]

Ahmad y Abu Daud transmitieron un Hadiz de Abu Sa'id similar, en el que figura luego: “Ve donde ellos y solicítales permiso. Si ellos te lo permiten entonces lucha en el Camino de Allâh, y si no entonces sírveles y atiéndeles”

1084.  Narró Jarir [[1255]] Al-Bayli رضي الله عنه que el Mensajero de

Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Soy inocente de todo musulmán que reside entre los politeístas”. [[1256]] [Su cadena de narradores es Sahih (legítima), pero Bujari consideró que era Mursal]. 

1085.     Ibn Abbas رضي الله عنهما narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No hay emigración [[1257]] después del Fath [[1258]], sino que sólo Yihâd y buenas intenciones”. [Bujari y Muslim]

1086.     Abû Mûsa Al-Ash'ari رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien lucha para que la Palabra de Allâh sea la superior, ese es quien lo hace  en el Camino de Allâh (Fisabilillah). [[1259]] [Bujari y Muslim]

1087.     Narró Abdullah Ibn As-Sa'di رضي الله عنه [[1260]] que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La emigración [[1261]] no ha de acabarse mientras se combata contra el enemigo”. [Transmitido por An-Nasa'i; Ibn Hibban lo consideró Sahih (legítimo)]. 

1088.     Nâfi' relató: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم atacó a la tribu de Banu Al-Mustaliq mientras ellos estaban desprevenidos [[1262]]. Mató a los soldados y tomó a mujeres y niños como cautivos. Fue Abdullah Ibn 'Omar quien me lo narró. [Bujari y Muslim]

1089.     Narró Sulaiman Ibn Buraida de su padre رضي الله عنه : Solía el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم si nombraba el jefe de un ejercito o escuadrón le aconsejaba el temor de Allah, al igual que a todos los que se encontraban con él, diciendo: “Combatid en el nombre de Allah, combatid a aquellos que no crean en Allah. Atacad, pero nunca toméis botín sin derecho, ni traicionéis, ni mutiléis, ni matéis niños. Si os encontráis con politeístas enemigos invitadlos a tres alternativas, y si responden a cualquiera de ellas, aceptad su palabra y no los combatáis. Invítalos al Islam, si aceptan, invítalos a que abandonen sus tierras y emigren a tierras de los emigrantes (Muhayirin), y informales que si hacen eso tendrán derecho a lo que tienen derecho los emigrantes (Muhayirin), y compartirán las mismas obligaciones que los emigrantes. Pero si se niegan a emigrar de su tierra, informadles que serán como los beduinos musulmanes, están sujetos a las leyes de Allah, pero no tiene derecho al botín ni a retornos, a menos que luchen con los musulmanes. Pero si también a esto se niegan entonces pídeles el Yisiah [[1263]], si lo aceptan, acepta de ellos. Pero si se niegan a esto entonces encomiéndate en Allah y combátelos.

Si acorraláis un fuerte y te piden que les ofrezcas la protección (pacto) de Allah y su Mensajero, no les ofrezcas la protección de Allah y su Mensajero, sino que ofrécele Tu protección y la de tus compañeros, porque si traicionan este pacto de protección con garantías vuestras, no es tan terrible como que violen un pacto de protección en el que ofrecieron las garantías de Allah y su Mensajero. Si acorraláis un fuerte y te solicitan que los juzgues acorde a las leyes de Allah, no les ofrezcas esas garantías, sino que ofrecedles tus propios veredictos, porque no sabes si podrás aplicar correctamente las leyes de Allah sobre ellos”. [Transmitido por Muslim]

1090.     Dijo Ka'b Ibn Malik رضي الله عنه: “Cuando el Profeta صلى الله عليه وسلم desidia hacer una expedición, siempre mostraba que iba a ir a alguna otra parte”. [Bujari y Muslim]

1091.     De Ma'qil que An-Nu'mân Ibn Muqarrin [[1264]]رضي الله عنه dijo: “He presenciado (batallas con) el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y cuando no luchaba al comienzo del día, retrazaba el enfrentamiento hasta que el sol hubiera pasado el meridiano, entonces el viento soplaba y la ayuda descendía “. [[1265]] [Transmitido por Ahmad y los tres. Al-Hâkim lo consideró Sahih (legítimo) y en Sahih Al-Bujari existe un relato similar]. 

1092.     As-Sa'bi Ibn Yazama رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم fue preguntado por los politeístas que son atacados durante la noche, y algunas de sus mujeres o niños son golpeados (por equivocación)”. Contestó: “Pertenecen a ellos.” [Bujari y Muslim]

1093.     Narró Aisha رضي الله عنها que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo a un hombre (no musulmán) que lo siguió (para combatir junto a él) en el Día de Badr: “Vuélvete pues no aceptaré la ayuda de un Mushrik (politeísta). [[1266]] [Transmitido por Muslim]

1094.     Ibn 'Omar رضي الله عنهما narró que el  Profeta صلى الله عليه وسلم vio una mujer muerta en una de sus expediciones y desaprobó la matanza de mujeres y niños. [[1267]] [Bujari y Muslim]

1095.     Samura رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Podéis matar a los ancianos [[1268]]  politeístas, pero absteneos de sus niños”. [Transmitido por Abu Daud; Tirmidhi lo consideró Sahih (legítimo)]. 

1096.     Narró Ali رضي الله عنه: En la batalla de Badr, ellos (musulmanes y politeístas) se enfrentaron en combates personales. [[1269]] [Transmitido por Bujari; Abu Daud lo relató dentro de un Hadiz extenso]

1097.     Dijo Abû Ayûb رضي الله عنه: Este versículo fue revelado acerca de nosotros –Los Ansâr-, es decir el dicho de Allâh el Altísimo: [Y no os dirijáis vosotros mismos hacia vuestra destrucción]. [[1270]] Abû Ayûb dijo esto en contestación a aquellos que desaprobaron la acción de quienes atacaron a los romanos hasta adentrarse en sus filas. [[1271]] [Transmitido por los tres; Tirmidhi, Ibn Hibban y Al-Hâkim lo consideraron Sahih (legítimo)]. 

1098.     Ibn 'Omar رضي الله عنهما narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم quemó y cortó las palmeras datileras [[1272]] de Banu Nadir. [Bujari y Muslim]

1099.     Narró Ubâda Ibn As-Sâmit رضي الله عنه que el  Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No toméis del botín sin derecho, porque será para vosotros fuego, y un reproche para aquellos que lo cometen en esta vida y en el más allá”. [Transmitido por Ahmad y An-Nasai, e Ibn Hibban lo consideró Sahih (legítimo)]. 

1100.     Narró Auf Ibn Malik رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم sentenció que el vencedor (e.d quien dio muerte) debe tomar las propiedades del hombre al que mató [[1273]] (en el Yihâd)”. [Transmitido por Abû Dâ'ud y una narración similar fue narrada en Muslim]

1101.     Dijo Abdur-Rahmân Ibn 'Auf رضي الله عنه sobre la historia de la matanza de Abu Yahl: Ambos lo asestaron con sus espadas hasta que murió, entonces fueron donde el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y le informaron. Él preguntó: “¿Quién de vosotros lo mató? ¿Habéis limpiado vuestras espadas?” Contestaron: “No”. Entonces observó sus espadas y dijo: “Ambos lo habéis matado”. Entonces sentenció que cuanto poseía debería ser tomado por Mu'âdh Ibn 'Amr y Al-Yamûh. [[1274]] [Bujari y Muslim]

1102.     Narró Makhul [[1275]] que el Profeta صلى الله عليه وسلم utilizó catapultas [[1276]] cuando atacó Tâ'if”. [Abu Daud lo relató en su libro al Marasil. Sus narradores son fiables; Al-Uqaili lo consideró Mausûl, pero a través de un Isnâd débil narrado por  Ali رضي الله عنه]. 

1103.     Anas رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم entró en Makkah (cuando la conquistó) con un casco sobre su cabeza, y cuándo se lo quitó, un hombre vino a él y le dijo: “Ibn Jatal está agarrado de las cortinas de la Ka'ba”. Él contestó: “Mátenlo”. [[1277]] [Bujari y Muslim].

1104.     Sa'îd Ibn Yubair [[1278]]رضي الله عنه narró: “En el Día de Badr, el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم ordenó que tres personas fueran ajusticiadas siendo abandonados atados”. [[1279]] [Abû Dâ'ud lo relató en su libro Marasîl, sus narradores son fiables]

1105.     Narró Imrân Ibn Hussain رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم intercambió a dos musulmanes [[1280]] por un prisionero Mushrik (politeísta)”. [Transmitido por Tirmidhi, quien lo consideró Sahih (legítimo). Una narración similar se encuentra en Muslim]. 

1106.     Sajr Ibn Al-'Aila [[1281]]رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si las personas (los politeístas) aceptan el Islam, protegerán así su vida y sus propiedades”. [Transmitido por Abû Dâ'ud, sus narradores son fiables]

1107.     Yubair Ibn Mut'im رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo con respecto a los prisioneros tomados en la batalla de Badr: “Si Al-Mut'im Ibn 'Adi [[1282]] hubiera estado vivo y me hubiese pedido por estos sucios, los habría liberado por él”. [Transmitido por Bujari]

1108.     Dijo Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه: En el Día de (la batalla de) Autâs, tomamos prisioneras que tenían maridos. Ellos (los Sahaba) parecían incómodos con ellas. Entonces Allâh, el Altísimo, descendió: [Y las mujeres casadas, excepto aquellas que poseen sus diestras.] [Transmitido por Muslim]

1109.     Ibn 'Omar رضي الله عنها narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم envió un escuadrón a Nayd y yo estaba con ellos. Consiguieron muchos camellos como botín y a cada uno le correspondió doce camellos, y les fue dado un camello adicional [[1283]] a cada uno. [Bujari y Muslim]

1110.     Ibn 'Omar رضي الله عنها narró: “En el Día de Jaibar, el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم repartió dos partes para los jinetes y una para los soldados”. [Bujari y Muslim] 

Abû Dâ'ud narró en una versión del mismo Hadiz: “Él repartió tres partes para un hombre y su caballo, dos por su caballo y una para él”

1111.     Narró Ma'n Ibn Yazid رضي الله عنه [[1284]]: Oí al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir: “Los botines adicionales sólo serán distribuidos luego de extraído el Jummus [[1285]]”. [Transmitido por Ahmad y Abu Daud; At-Tahawi lo graduó Sahih (legítimo)]. 

1112.     Dijo Habib Ibn Maslama [[1286]]رضي الله عنه: Fui testigo cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dio un cuarto de la parte adicional en la salida de la expedición y un tercio en la jornada del retorno [[1287]]. [Transmitido por Abu Dâ'ud, e Ibn Al-Yârud, Ibn Hibbân y Al-Hâkim lo consideraron Sahih (legítimo)

1113.     Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم concedía a algunas de las tropas que envió, botines adicionales [[1288]] aparte de la división hecha para el total del ejército. [Bujari y Muslim]

1114.     También narró (Ibn 'Omar) رضي الله عنهما: Nosotros conseguíamos miel y uvas, y los comíamos durante nuestras expediciones militares sin llevarlos ante el Profeta [[1289]]صلى الله عليه وسلم. [Transmitido por Bujari. Abu Daud lo narró con las siguientes palabras: “El Jummus no era tomado de ellos”. Ibn Hibban lo graduó Sahih (legítimo)]. 

1115.     Narró Abdullâh Ibn Abû Aufa رضي الله عنه: “En el Día de Jaibar capturamos comida, y hombres vendrían y tomarían tanto cuanto necesitasen y luego se marcharían”. [Transmitido por Abu Daud, Ibn Al-Jârûd y Al-Hâkim lo graduaron Sahih (legítimo)]. 

1116.     Narró Ruwaifi' Ibn Zâbit رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quién cree en Allâh y el Último Día no debe montar un caballo que pertenece al botín de los musulmanes y devolverlo cuando ya lo ha demacrado; [[1290]] [y no debe] vestir una ropa que pertenece al botín de los musulmanes y devolverla cuando esta se ha gastado “. [Transmitido por Abu Daud y Ad-Dârimi, sus narradores son de algún modo fiables]

1117.     Narró Abu Ubaida Ibn Al-Yarrâh رضي الله عنه: Oí al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم decir: “Los musulmanes [[1291]] se dan protección entre ellos”. [Transmitido por Ahmad y Ibn Abû Shaiba, pero existe cierta debilidad en su cadena de narradores]

Taialisi relató de ‘Amr Ibn Al-'Aas رضي الله عنهما: “El más humilde de los musulmanes puede dar protección”

En Bujari y Muslim, de Ali رضي الله عنه: “La protección dada por los musulmanes los incluye a todos, y hasta el más humilde de ellos puede concederla”. Ibn Mayah agregó en otra narración: “El más distante de ellos puede ofrecer protección”

En los dos libros Sahih, Bujari y Muslim, se informa de Umm Hani [[1292]] el siguiente Hadiz: “Damos protección a quienes se la has concedido”

1118.     Narró 'Omar رضي الله عنه que oyó al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم decir: “He de expeler a los judíos y los Cristianos de la Península arábiga [[1293]] para sólo dejar en ella musulmanes”. [Transmitido por Muslim]

 1119.    También narró ('Omar) رضي الله عنه: “La riqueza obtenida de Banu Nadir, es parte de lo que Allâh dio a Su Mensajero صلى الله عليه وسلم sin que los musulmanes hayan montado en caballos o camellos para conseguirlo; por lo que pertenecen solamente al Profeta صلى الله عليه وسلم, quien sustentó con ello a su familia durante un año, y luego dio el remanente [[1294]] para caballos y armas como equipamiento en la causa de Allâh, alabado y exaltado sea “. [Bujari y Muslim]

1120.     Narró Mu'âdh (Ibn Yabal) رضي الله عنه: “Fuimos a la expedición de Jaibar junto con el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y conseguimos algunas ovejas. Entonces el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dividió algunas entre nosotros y dejó el resto como botín”. [Transmitido por Abû Daud; sus narradores son de algún modo fiables]

1121.     Abû Râfi' رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Yo no rompo los convenios [[1295]] ni encarcelo a los mensajeros”. [Transmitido por Abû Daud y An-Nasâ'i; Ibn Hibban lo graduó Sahih (legítimo)]. 

1122.     Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cualquier pueblo que vosotros toméis pacíficamente [[1296]], les corresponde de él su parte; pero cualquier pueblo que desobedece a Allâh y Su Mensajero, un quinto de (su botín) va a Allâh y Su Mensajero y el resto os corresponde”. [Transmitido por Muslim]


 Capítulo 1  YIZHIA Y HUDNA [[1297]]

1123.     Narró Abdur-Rahmân Ibn 'Auf رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم lo tomó - es decir el Yizhia – de los Zoroastrianos de Hayar. [Transmitido por Bujari. También figura en Al-Muwatta del Imâm Mâlik pero tiene inconclusa su cadena de narradores]

1124.     Narró 'Aasim [[1298]] Ibn 'Omar de Anas y de Uzmân Ibn Abi Sulaimân [[1299]]رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم envió a Jaled Ibn Al-Walid رضي الله عنه a Ukaidir de Daûmat-al-Yandal [[1300]], ellos lo aprisionaron y llevaron (donde el Profeta). Entonces hicieron un pacto de paz a condición de que pagaran el Yizhia. [Transmitido por Abu Daud]

1125.     Mu'âdh Ibn Yabal رضي الله عنه narró: el Profeta صلى الله عليه وسلم me envió al Yemen y me ordenó que tomara (Yizhia) por cada, [[1301]] uno que haya alcanzado la pubertad, un Dinar o su equivalente en Ma'âfiri [[1302]]. ' [Transmitido por los tres; Ibn Hibban y Al-Hâkim lo graduaron Sahih (legítimo)]. 

1126.     Narró A'idh Ibn 'Amr Al-Muzhani [[1303]]رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “El Islam siempre es superior y nunca puede ser superado”. [[1304]] [Transmitido por Ad-Dâraqutni]

1127.     Abû Huraira narró رضي الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No saludéis a los judíos y los Cristianos hasta que ellos os saluden, [[1305]] y si os encontráis con alguno de ellos en el camino, que pase por la parte mas angosta”. [Transmitido por Muslim]

1128.     Narraron Al-Miswar Ibn Majrama y Marwân [[1306]]: El Profeta صلى الله عليه وسلم salió en el año de Al-Hudaibia – luego el narrador relató el Hadiz completo y en el dice: “Muhammad Ibn Abdullah acuerda [[1307]] con Suhail Ibn 'Amr [[1308]] - abandonar la guerra por diez años, durante los cuales la gente tendrá seguridad, y se protegerán unos de otros”. [Transmitido por Abu Daud; una narración similar puede encontrarse en Bujari]

Muslim transmitió parte del Hadiz mencionado de Anas رضي الله عنه y este dice: “Si cualquiera de vosotros viene hacia nosotros, no debemos devolverlo, pero si cualquiera de nosotros viniera a vosotros, debéis devolverlo”. Preguntaron: “¿Debemos escribir esto Mensajero de Allâh?” Contestó: “Sí; quien de nosotros vaya a ellos, habrá sido Allâh quien lo ha apartado, y quien venga de ellos hacia nosotros, Allâh ha de ofrecerle una solución y una salida”

1129.     Narró Abdullah Ibn ‘Omar رضي الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien mate a un Mu'âhid [[1309]] no olerá la fragancia de Paraíso, siendo que su fragancia puede ser distinguida a una distancia de cuarenta años de jornada”. [Transmitido por Bujari].


 Capítulo 2  COMPETENCIAS Y ARQUERIA

1130.     Ibn 'Omar رضي الله عنهما narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم participó en una carrera con caballos [[1310]] qué habían sido entrenados desde Al-Hafyâ' hasta Zaniyat Al-Wadâ' [[1311]], y participó en una carrera desde Zaniya hasta la mezquita de Banu Zuraiq, con caballos que no habían sido entrenados. Ibn 'Omar (رضي الله عنهما) se contó entre aquellos que tomaron parte en la competición. [Bujari y Muslim]

Al-Bujari agregó: Sufyân dijo: “De Al-Hafyâ' hasta Zaniyat Al-Wadâ' hay una distancia de seis millas, y desde Zaniya hasta la mezquita de Banu Zuraiq hay una distancia de una milla”

1131.     Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم participó en competiciones de caballos y prefirió los (caballos) maduros para distancias largas. [Transmitidos por Ahmad y Abû Dâ'ud; Ibn Hibbân lo graduó Sahih (legítimo)]. 

1132.     Abû Huraira narró رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Las apuestas sólo se permiten en las carreras de camellos, compitiendo en puntería con flechas o carreras de caballos”. [[1312]] [Transmitido por Ahmad y los tres; Ibn Hibban lo consideró Sahih (legítimo)]. 

1133.     Narró (Abû Huraira) رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguno de vosotros ingresa un caballo en una carrera [[1313]] junto a otros dos, siendo que no está seguro sobre si puede ser o no superado, no hay nada de malo en eso, pero si está seguro (de que no será superado), entonces estaría jugando al azar”. [[1314]] [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ'ud con un Isnad débil]

1134.     Narró Uqba Ibn 'Amir رضي الله عنه: Oí al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم recitar en el mimbar: “Preparad contra ellos todas las fuerzas que podáis, incluso corceles de guerra. [[1315]] Ciertamente la fuerza es la puntería; ciertamente la fuerza está en la puntería; ciertamente la fuerza está en la puntería”. [[1316]] [Transmitido por Muslim]


 12. EL LIBRO DE LOS ALIMENTOS

1135.    Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Es prohibido (haram) comer cualquiera animal que posea colmillos de los animales predadores [[1317]]”. [Transmitido por Muslim]

 Muslim relató una narración de Ibn ‘Abbâs que dice: “Prohibió.” Y agregó al final: “Y toda ave con garras”.   

1136.  Narró Yâbir رضي الله عنه que en el Día de Jaibar, el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió la carne de asno, [[1318]] pero permitió la carne de caballo. [Transmitido por Bujari y Muslim]. La versión de Bujari dice: “aprobó”.  

1137.    Narró Ibn Abû Aufâ رضي الله عنهما: Nosotros acompañamos al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم en siete expediciones y comíamos langostas. [Bujari y Muslim]

1138.  Narró Anas رضي الله عنه con respecto a la historia de la liebre: (Abû Talha) la degolló y envió su cadera al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y la aceptó. [[1319]] [Bujari y Muslim]

1139.  Narró Ibn ‘Abbâs رضي الله عنهما: “El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió la matanza de cuatro criaturas: hormigas, abejas, abubillas y alcaudones.” [Transmitido por Ahmad y Abû Dâud. Ibn Hibbân lo consideró Sahih (legítimo)]. 

1140.  Narró Ibn Abû ‘Ammâr [[1320]]: Le pregunté a Yâbir (رضي الله عنه): “ ¿La hiena es cacería?” Contestó: “Sí.” [[1321]] Le inquirí: “Así lo dijo el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم?” Contestó: “Sí.” [Transmitido por Ahmad y los cuatro libros de Sunnah. Bujari e Ibn Hibbân lo consideraron Sahih (legítimo)]. 

1141.  Ibn ‘Omar رضي الله عنهما: fue preguntado acerca del erizo y recitó [Di (O Muhammad): No encuentro en lo que se me ha inspirado algo prohibido...] [[1322]] Un anciano allí presente dijo: Yo oí a Abû Huraira رضي الله عنه decir: ‘Fue mencionado en presencia del Profeta صلى الله عليه وسلم y dijo: “es algo abominable entre las cosas abominables”[Lo transmitieron Ahmad y Abû Dâud; su cadena de narradores es débil]

1142. Narró Ibn ‘Omar رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió comer o beber la leche de los animales que se alimentan de carroña. [[1323]] [Transmitido por los cuatro libros de Sunnah excepto An-Nasâ'i; Tirmidhi lo graduó Hasan (aceptable)]. 

1143.    Abû Qatâda رضي الله عنه narró la historia de la cebra; en la que el Profeta صلى الله عليه وسلم comió de ella. [Bujari y Muslim]

1144.    Narró Asmâ رضي الله عنها la hija de Abû Bakr رضي الله عنه: En tiempos del Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم solíamos sacrificar un caballo y comerlo. [[1324]] [Bujari y Muslim]

1145.    Narró Ibn ‘Abbâs رضي الله عنهما: El lagarto de arena fue servido en la mesa del Mensajero de Allah [[1325]]صلى الله عليه وسلم. [Bujari y Muslim]

1146.  Narró Abdur-Rahmân Ibn ‘Uthmân Al-Qurashi رضي الله عنه: Un médico consultó al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم sobre extraer medicina de las ranas y él prohibió matarlas [[1326]]. [Transmitido por Ahmad; Al-Hâkim lo graduó como Sahih (legítimo]


 Capítulo 1  LA CAZA Y ANIMALES QUE PUEDEN DEGOLLARSE

1147.  Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien tenga un perro excepto un perro para cuidar ovejas o un perro de caza, o un perro de granja, [[1327]] se resta de sus recompensas [ayr] un quilate [Qirat] diariamente”. [Bujari y Muslim]

1148.  Narró Adi Ibn Hâtim [[1328]]رضي الله عنه   que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando mandes a tu perro [para que persiga su presa] menciona el nombre de Allah, [[1329]] y si cazas algo para ti y lo tomas mientras todavía se encuentra con vida, degüéllalo; pero si lo encuentras ya muerto y el perro no ha comido nada de él, entonces come de él. Pero si encuentras otro perro junto al tuyo y ha muerto [la presa], no comas, porque no sabes cual de ellos lo ha matado. Cuando dispares tu flecha, menciona el Nombre de Allâh y si la presa se pierde de vista durante un día y lo encuentras con sólo la marca de tu flecha, come si lo deseas, pero si la encuentras ahogada en el agua no comas de ella”. [Bujari y Muslim].  

1149.  Dijo ‘Adi رضي الله عنه: Le pregunté al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم sobre cazar con flechas sin punta afilada (Mi‘râd) y contestó: “Si la presa muere con su punta, [[1330]] comed; pero si golpea con el costado y muere, es considerado Mauqûdha [[1331]], así que no comáis”. [Informó por Al-Bukhâri. 

1150.  Narró Abi Za’laba رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando dispares tu flecha y el animal se pierde,[[1332]] come de él cuando lo encuentres, con tal de que no se encuentre podrido”. [Transmitido por Muslim]

1151.  Narró ‘Aisha رضي الله عنها que algunas personas dijeron al Profeta صلى الله عليه وسلم : “Hay personas que nos traen carne y nosotros no sabemos si ellos han mencionado sobre ellas el Nombre de Allâh o no”. Contestó: “Mencionad el Nombre de Allâh vosotros mismos y comed”. [[1333]] [Transmitido por Bujari]

1152.  Narró Abdullâh Ibn Mughaffal رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió tirar piedras [[1334]] y dijo: “No se caza una presa de esa manera, ni hiere al enemigo, sino que (lanzar piedras) puede romper un diente o herir un ojo”. [Transmitido por Bujari y Muslim] 

1153.    Narró Ibn ‘Abbâs رضي الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “No utilicéis a ninguna criatura viviente como blanco”. [Transmitido por Muslim]

1154.  Narró Ka‘b Ibn Mâlik رضي الله عنه: Una mujer degolló una oveja con una piedra [filosa], por lo que preguntó al Profeta صلى الله عليه وسلم sobre ello, y él ordenó que sea comida. [[1335]] [Transmitido por Muslim]

1155.  Narró Râfi Ibn Jadiy رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando el Nombre de Allâh es mencionado, comed lo que sea degollado con algo que haga la sangre fluir, excepto con un diente o una garra.[[1336]] Ya que el diente es un hueso y la garra [uña] es el cuchillo de los abisinios (etíopes)”. [Bujari y Muslim]

1156.  Narró Yâbir Ibn ‘Abdullâh رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم prohibió que un animal sea dejado morir. [[1337]] [Transmitido por Muslim]

1157.  Narró Shaddâd Ibn Aus رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Ciertamente, Allah ha prescripto la benevolencia en todos los asuntos; entonces si matáis, hacedlo bien y si degolláis, degollad bien. Por lo que afilad vuestros cuchillos y no hagáis sufrir al animal que degolláis”[Transmitido por Muslim]

1158.  Narró Abû Sa‘îd Al-Judri رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El degüello del feto se encuentra incluido en el degüello de su madre”. [[1338]] [Transmitido por Ahmad, e Ibn Hibbân lo graduó Sahih (legítimo)].  

1159.  Narró Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Al musulmán le es suficiente su nombre, por lo que si olvida mencionar el Nombre de Allâh cuando degüella un animal, que mencione luego el Nombre de Allâh, y que coma”. [[1339]] [Transmitido por Dâraqutni. Hay un narrador en su cadena de transmisión que tenía débil la memoria y también Yazid Ibn Sinân [[1340]], quien tenía una memoria débil pero era fiable. ‘Abdur-Razzâq transmitió el Hadiz mencionado con una cadena legítima de narradores, pero no va más allá de Ibn ‘Abbâs (رضي الله عنه). De todas formas tiene apoyo en un Hadiz transmitido por Abû Dâ'ud en su libro: Marâsil, con las siguientes palabras:  “El degüello de todo musulmán es legal, ya sea que mencione o no el Nombre de Allâh”. [Sus narradores son fiables]

 Capítulo 2  LOS SACRIFICIOS [[1341]]

1160.  Narró Anas Ibn Mâlik رضي الله عنه: “El Profeta صلى الله عليه وسلم sacrificaba dos carneros con cuernos, mencionaba el Nombre de Allâh y decía: Allâhu Akbar, mientras ponía sus pies a los costados de este”. Otra narración dice: ‘Los sacrificó con sus propias manos'. [Bujari y Muslim]. En otra narración: ‘Dos carneros gordos'. En una narración de Abû ‘Awâna dice: ‘caros’. Una versión de Muslim dice: ‘Y dijo: “En el Nombre de Allâh” y “Allâh es Grande”

Muslim transmitió de ‘Aisha رضي الله عنها:  ‘Él (صلى الله عليه وسلم) pidió que sea traído un carnero con astas, de piernas negras, barriga negra y ojos negros, y fue traído ante él para ser sacrificado y le dijo a ‘Aisha (رضي الله عنها), “Aisha, trae un cuchillo y afílalo con una piedra”. Cuando ella lo hubo hecho, lo tomó (al cuchillo) y acostándolo sobre la tierra (al carnero) lo degolló diciendo: “En el Nombre de Allâh, Oh Allâh acéptalo de Muhammad, la familia de Muhammad y de la Ummah de Muhammad”

1161.  Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quién tiene los medios (económicos) y no sacrifica, que no se acerque a nuestra Musallah (de la fiesta del Eid) [[1342]] [Transmitido por Ahmad e Ibn Mayah, Al-Hâkim lo graduó Sahih (legítimo). Otros sabios lo consideraron como un dicho de Abu Huraira (Mauqûf)]. 

1162.  Narró Yundub Ibn Sufian [[1343]]رضي الله عنه: Presencié el ‘Eid-ul-Adha con el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم y cuando hubo terminado su oración, observó ovejas que habían sido sacrificadas, entonces dijo: “Quien haya sacrificado antes de la oración, debe sacrificar ahora una cabra en su lugar [[1344]] y quien no haya sacrificado que lo haga en el Nombre de Allâh”. [Bujari y Muslim]

1163.  Narró Al-Barâ Ibn ‘Azib رضي الله عنه que cierta vez el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  se puso de pie y dijo: “Existen cuatro tipos [[1345]] de animales que no se permiten en los sacrificios: Un animal tuerto que evidentemente ha perdido la vista de un ojo, un animal enfermo que está enfermo sin lugar a dudas, un animal cojo que cojea a la vista de todos, y un animal viejo que no tiene carne”. [Transmitido por Ahmad y los cuatro. Tirmidhi e Ibn Hibban lo graduaron Sahih (legítimo)]. 

1164.  Narró Yâbir رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Sacrificad solamente un animal adulto [[1346]] a menos que sea difícil para vosotros, y en tal caso degollad una oveja (de seis a diez meses de edad)”. [Transmitido por Muslim]

1165.  Narró ‘Ali رضي الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم nos ordenó prestar especial atención a los ojos y las orejas, y que no ofrezcamos en sacrificio un animal tuerto, o un animal con una abertura, que deja algo colgando, por delante o por detrás de la oreja, o con una perforación en la oreja, o un animal con los dientes delanteros rotos. [[1347]] [Transmitido por Ahmad y los cuatro; Tirmidhi, Ibn Hibban y Al-Hâkim lo graduaron Sahih (legítimo)]. 

1166.  Narró Ali Ibn Abi Tâlib رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم me encargó sus animales de sacrificio, y me ordenó distribuir toda su carne, pieles, e intestinos a los pobres, [[1348]] y no repartir a los carniceros nada de ellos. [Bujari y Muslim]

1167.  Narró Yâbir Ibn Abdullah رضي الله عنه: En el año del pacto de Al-Hudaibiya, sacrificamos junto al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم compartiendo un camello entre siete (personas), y una vaca entre siete. [[1349]] [Transmitido por Muslim]

   Capítulo 3  AL-‘AQIQA [[1350]]

1168.  Narró Ibn ‘Abbâs رضي الله عنهما que el Profeta صلى الله عليه وسلم degolló un carnero [[1351]] para cada uno de Al-Hasan y Al-Husain [[1352]] (por su nacimiento). [Transmitido por Abu Daud; Ibn Juzaima, Ibn Al-Yârûd y ‘Abdul-Haq lo graduaron Sahih (legítimo), pero Abû Hâtim lo consideró Mursal (débil)]. Ibn Hibbân transmitió un Hadiz similar narrado por Anas. 

1169.  Narró ‘Aisha رضي الله عنها que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم ordenó que dos ovejas iguales sean ofrecidas por un bebé varón y una por una bebé mujer. [Transmitido por Tirmidhi, quien lo graduó Sahih (legítimo)]. Ahmad y los cuatro transmitieron una narración similar de Umm Kurz Al-Ka‘biya [[1353]]. 

1170.  Narró Samura رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Todo recién nacido se encuentra hipotecado [[1354]] sobre su ‘Aqiqa, por quien debe ser ofrecido un sacrificio, afeitada su cabeza y dado un nombre en el séptimo día [[1355]]” [Transmitido por Ahmad y los cuatro, Tirmidhi lo graduó Sahih (legítimo)


 13. EL LIBRO DE LOS JURAMENTOS Y LAS PROMESAS

1171.     Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم encontró a ‘Omar Ibn Al-Jattab junto a un grupo de aproximadamente diez jinetes y ‘Omar estaba jurando por su padre, por lo que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم los llamó y dijo: “Allâh os prohíbe que juréis por vuestros padres, [[1356]] y en caso de que juréis, jurad por Allâh, o permaneced callados”. [Bujari y Muslim]

Una versión de Abu Daud y An-Nasa'i narrada por Abu Huraira رضي الله عنه dice: “No juréis por vuestros padres, ni por vuestras madres, ni por los rivales [[1357]] de Allâh; y no juréis por Allâh excepto si dices la verdad”. 

1172.     Narró Abu Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Su juramento debe ser sobre algo que su compañero [[1358]] crea”. Otra narración dice: “El juramento será interpretado según la intención de quien lo pronuncia”. [Ambos Transmitidos por Muslim]

1173.     Narró Abdur-Rahmân Ibn Samura [[1359]]رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando hayas hecho un juramento y consideres (luego) que existe algo mejor que él, haz una expiación [[1360]] de tu juramento y realiza lo que consideres mejor”. [Transmitido por Bujari y Muslim]. La narración de Bujari dice: “Haz lo mejor y realiza una expiación por tu juramento”. Y la narración de Abû Dâ'ud dice: “Haz una expiación por tu juramento, y entonces haz lo que creas mejor”. [Las cadenas de narradores de ambos Hadices son Sahih (legítimas)]. 

1174.     Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguno de vosotros dice: “Si Allâh quiere” cuando hace un juramento, no estará cometiendo una falta si lo rompe”. [Transmitido por Ahmad y los cuatro, e Ibn Hibbân lo graduó Sahih (legítimo)]. 

1175.     Narró también (Ibn 'Umar) رضي الله عنهما: El juramento del Profeta صلى الله عليه وسلم era: [[1361]] “No, por quién cambia los corazones”. [Transmitido por Bujari]

1176.     Narró Abdullâh Ibn 'Amr رضي الله عنهما: Un árabe del desierto vino al Profeta صلى الله عليه وسلم y le dijo: “Oh Mensajero de Allâh, ¿Cuáles son los pecados más serios?” El narrador informó todo el Hadiz donde dice: “El juramento falso”. [[1362]] y también dice: Pregunté: “¿Qué es un juramento falso?”. El Profeta صلى الله عليه وسلم contestó: “Es por el cuál se toma la propiedad de un musulmán, mintiéndole “. [Transmitido por Bujari]

1177.     Narró 'Aisha رضي الله عنها con respecto al dicho de Allah el altísimo: [Allâh no os toma en cuenta los juramentos frívolos.] [[1363]] Dijo: son expresiones como: ‘No, por Allâh’ y  ‘Sí, por Allâh’. [[1364]] [Transmitido por Bujari. Abû Dâ'ud transmitió como palabras del Profeta]

1178.     Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Allâh tiene noventa y nueve Nombres. [[1365]] Quién los memorice [[1366]] entrará al Paraíso”. [Transmitido por Bujari y Muslim]. Tirmidhi e Ibn Hibbân mencionaron luego los Nombres, pero ante una investigación en la narración aparece que los nombres fueron mencionados por uno de los narradores. 

1179.     Narró Usâma Ibn Zaid رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “A quien le es hecho un favor, y dice a quien se lo ha hecho: ‘Que Allah te recompense con el bien’ ciertamente le a agradecido y honrado lo suficiente”. [[1367]] [Transmitido por Tirmidhi, e Ibn Hibbân lo graduó Sahih (legítimo)]. 

1180.     Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم prohibió los votos (o promesas) [[1368]] y dijo: “No traen nada bueno, sino que son sólo un medio por el que se extrae algo del avaro”. [Transmitido por Bujari y Muslim]

1181.     Narró Uqba Ibn 'Amir رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “La expiación de un voto (o promesa) es igual a la de un juramento”. [Transmitido por Muslim]. Tirmidhi agregó, “Si no lo especificó”. [Y él lo graduó Sahih (legítimo)].  

Abû Dâ'ud transmitió una narración de Ibn 'Abbâs (رضي الله عنهما) quién narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguno de nosotros hace un voto (o promesa) pero no lo especifica, su expiación será igual a la de un juramento; si alguno de vosotros hace una promesa de cometer un acto de desobediencia, su expiación será igual a la de un juramento; si alguno de vosotros hace un voto que es incapaz de cumplir, su expiación será igual al de un juramento”. [Su cadena de narradores es legítima, pero los sabios del Hadiz consideran que es, en realidad, un dicho de Ibn ‘Abbas]

'Aisha رضي الله عنها narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguna de vosotros promete desobedecer a Allâh, que no le desobedezca [[1369]]”. [transmitido por Bujari]

'Imrân رضي الله عنه narró: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “No debe ser cumplida una promesa que implica desobediencia (a Allah). [Transmitido por Muslim]

1182.     Narró Uqba  Ibn 'Amir رضي الله عنه que su hermana hizo una promesa de caminar hasta la Casa de Allâh para la peregrinación descalza, [[1370]] y le pidió a que consultara al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم sobre este asunto, a lo que el Profeta صلى الله عليه وسلم contestó: “Que camine y también monte”. [Transmitido por Bujari y Muslim]

Ahmad y los cuatro relataron que la respuesta incluía: “¡Ciertamente que Allâh no se beneficia de la aflicción que tu hermana se impuso a si misma, dile que cubra su cabeza y monte, y que ayune tres días”

1183.     Narró Ibn 'Abbâs رضي الله عنهما que Sa'd Ibn Ubâda [[1371]] le preguntó al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم con respecto a una promesa hecha por su madre [[1372]] quien había muerto antes de cumplirla, y le dijo: “Cúmplela en su nombre”. [Transmitido por Bujari y Muslim]

1184.     Narró Zabit Ibn Ad-Dajak رضي الله عنه que cierta persona hizo una promesa (voto) de sacrificar un camello en (un lugar llamado) Bauana, por lo que preguntó al profeta صلى الله عليه وسلم quien le dijo: “¿Acaso había allí algún ídolo de entre los ídolos que eran adorados en la época pagana?”[[1373]] . Dijeron: no. Pregunto: “¿acaso se festejaba en ese lugar alguna festividad pagana?”. Respondieron: no.  Entonces dijo el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم  : Cumple con tu promesa, (y te hice todas esas preguntas) porque no se cumplen las promesas que implican desobediencia a Allah, así como tampoco debe cumplirse (una promesa) que implica cortar los lazos familiares, ni sobre algo que no posee el ser humano”. [Transmitido por Abû Dâ'ud y At-Tabarâni; tiene una cadena legítima de narradores].

1185.     Narró Yâbir Ibn 'Abdullah رضي الله عنه que un hombre dijo en el día del Fath: “Oh Mensajero de Allâh, yo he prometido que si Allâh nos concedía conquistar Makkah, oraría en Jerusalén”. Le contestó: “Ora aquí”. [[1374]] Este le volvió a preguntar y le fue contestado: “Ora aquí”. Le preguntó nuevamente, a lo que contestó: “Entonces, haz como quieras con tu promesa”. [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ'ud. Al-Hâkim lo graduó Sahih (legítimo)]. 

1186.     Narró Abû Sa'îd Al-Judri رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Ningún viaje [[1375]] debe ser emprendido salvo hacia tres mezquitas: La Sagrada Mezquita (en Makkah), la Mezquita del Aqsa (en Jerusalén), y esta, mi Mezquita (en Madinah)”. [Transmitido por Bujari y Muslim]

1187.     Narró 'Omar رضي الله عنه: Consulté al Mensajero de Allâh (صلى الله عليه وسلم) sobre una promesa que había hecho durante los tiempos de la Yahiliya [[1376]] de pasar una noche de retiro (en estado de devoción) en la Sagrada Mezquita, a lo que me dijo: “Cumple con tu promesa”. [Transmitido por Bujari y Muslim]. Bujari agregó en otra versión: “Por lo que cumplió pasando una noche de retiro en la Sagrada Mezquita”


 14. EL LIBRO DE LA JUSTICIA

1188.    Narró Buraida رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Al‑Qudât (los jueces) son de tres tipos, dos[[1377]] de ellos entrarán al Infierno y solamente uno entrará al Paraíso. El que ingresará al Paraíso es aquella persona que conoce lo que es correcto y juzga acorde a ello; pero la persona que conoce lo que es correcto y no juzga acorde a ello siendo injusto en su fallo ingresará al Infierno, y la persona que desconoce lo que es correcto y juzga a la gente con ignorancia ingresará al Infierno.” [Transmitido por Al‑Arba‘a. Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico)].

1189.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien ha sido designado Qâdi ha sido sacrificado sin cuchillo.”[[1378]] [Transmitido por Ahmad y Al‑Arba‘a; Ibn Juzaima e Ibn Hibbân lo calificaron Sahih (verídico)].

1190.    Narró (Abû Huraira) رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Vosotros ambicionaréis los cargos en el gobierno, pero será una causa de pesar en el Día del Juicio. Pan para hoy y hambre para el mañana [[1379]].” [Transmitido por Al‑Bujâri].

1191.    Narró ‘Amr Ibn Al‑‘As رضى الله عنه: Escuché al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم decir: “Cuando el juez falla habiéndose esforzado en llegar a una decisión correcta y efectivamente está en lo correcto, obtendrá una doble recompensa; y cuando juzga habiéndose esforzado para llegar a una decisión correcta y se equivoca, obtendrá una recompensa.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1192.    Narró Abû Bakra رضى الله عنه: Escuché al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم decir: “Ningún juez debe juzgar entre dos personas si está enojado.”[[1380]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1193.    Narró ‘Ali رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Cuando dos personas se presentan ante vosotros con un caso, no decidáis en favor de uno sin antes haber escuchado al otro,[[1381]] luego (de haber escuchado a las dos partes) sabréis como juzgar.” ‘Ali رضى الله عنه dijo: “Después de haberlo escuchado juzgué de esa manera.” [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi; At‑Tirmidhi lo calificó Hasan; Ibn Al‑Madini lo calificó fuerte, e Ibn Hibbân lo calificó Sahih (verídico). Al‑Hâkim también lo transmitió de Ibn ‘Abbâs].

1194.    Narró Umm Salama رضى الله عنها: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Vosotros os presentáis ante mí con vuestras disputas, y puede ser que algunos de vosotros sean más elocuentes en la presentación del caso que otros, y yo juzgo según lo que escucho. Por consiguiente, cualquier asunto que yo decida en favor de una persona que adquiere un derecho que le pertenece a su hermano, le estoy concediendo una porción del Infierno.”[[1382]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1195.    Narró Yâbir رضى الله عنه: Escuché al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم decir: “Cómo puede una Ummah ser sagrada (limpia de sus pecados) mientras el derecho de los débiles no se toma de los fuertes.”[[1383]] [Transmitido por Ibn Hibbân. También lo transmitieron Al‑Bazzâr de Buraida, e Ibn Mâyah de Abû Sa‘îd].

1196.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: Escuché al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم decir: “En el Día del Juicio el Qâdi que fue justo deseará que nunca hubiese juzgado entre dos personas debido a la pesada rendición de cuentas que tendrá que enfrentar.” [Transmitido por Ibn Hibbân, y Al‑Baihaqi]

1197.    Narró Abû Bakra رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “La gente que elige a una mujer como su gobernante nunca prosperará [[1384]].” [Transmitido por Al‑Bujâri].

1198.    Narró Abû Maryam Al‑Azdi[[1385]] رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguien que es puesto por Allâh en una posición de autoridad sobre cualquier asunto de los musulmanes, se desentiende de atender sus necesidades y a sus pobres, Allâh se desentenderá de atender sus necesidades (las del Qadi).”[[1386]] [Transmitido por Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi].

1199.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم maldijo [[1387]] al que soborna y al que recibe el soborno para juzgar. [Transmitido por Ahmad y Al‑Arba‘a, At‑Tirmidhi lo calificó Hasan; Ibn Hibbân lo calificó Sahih (verídico). También de ‘Abdullâh Ibn ‘Amr transmitido por Al‑Arba‘a excepto An‑Nasâ’i].

1200.    Narró ‘Abdullâh Ibn Az‑Zubair رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم estableció que ambos litigantes se sienten frente del juez [[1388]]. [Transmitido por Abû Dâ’ud; Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico)].


 Capítulo 1  Los Testimonios

1201.    Narró Zaid Ibn Jâlid Al‑Yuhani رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “¿Les informo sobre el mejor testigo? Es aquel que da su testimonio antes de que se lo pidan [[1389]].” [Transmitido por Muslim].

1202.    Narró ‘Imrân Ibn Husain رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “La mejor gente es la gente de mi generación; luego están los de la generación que le sigue y luego los de la generación siguiente. Después surgirá gente que dará testimonio sin que se lo hayan pedido,[[1390]] serán  traicioneros y no serán confiables, harán promesas que  no cumplirán y la obesidad será evidente entre ellos.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1203.    Narró ‘Abdullâh Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “No es aceptable el testimonio de un embustero o embustera, ni del rencoroso en contra de su hermano musulmán. Tampoco es aceptable el testimonio de un dependiente a favor de su familia (para testificar).”[[1391]] [Transmitido por Ahmad y Abû Dâ’ud].

1204.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: Escuché al Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم decir: “El testimonio de un beduino en contra de una persona de la ciudad no es aceptado.”[[1392]] [Transmitido por Abû Dâ’ud e Ibn Mâyah].

1205.    Narró ‘Omar Ibn Al‑Jattâb رضى الله عنه: Dirigiéndose a la gente dijo: “Había ocasiones en que la gente era juzgada por la Revelación que recibía el Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم, pero ahora la revelación ha terminado. Entonces seréis juzgados por las acciones que nos sean evidentes.”[[1393]] [Transmitido por Al‑Bujâri].

1206.    Narró Abû Bakra رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم consideró al falso testimonio como uno de los mayores pecados. [Al‑Bujâri y Muslim lo transmitieron en un largo Hadîz].

1207.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم le dijo a una persona: “¿Ves el sol?” Contestó: “Si.” Dijo: “da testimonio en casos claros como el sol, de lo contrario no lo hagas [[1394]].” [Ibn ‘Adi lo transmitió con una cadena débil de narradores, y Al‑Hâkim lo calificó Sahih (verídico), pero cometió un error].

1208.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم falló basándose en un juramento y en un solo testigo.[[1395]] [Transmitido por Muslim, Abû Dâ’ud y An‑Nasâ’i, éste último dijo que tiene una cadena de narradores aceptable].

1209.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه un Hadîz similar al anterior. [Transmitido por Abû Dâ’ud y At‑Tirmidhi; Ibn Hibbân lo calificó Sahih (verídico)].


 Capítulo 2  DA‘WA Y BAIINAT[[1396]] (Demandas  y evidencias)

1210.    Narró Ibn ‘Abbâs رضى الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si a la gente se le diera de acuerdo con sus pretensiones, algunos hombres reclamarían los bienes y la vida de otros;[[1397]] pero el juramento lo debe tomar quien es acusado.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

La versión de Al‑Baihaqi la cual tiene una cadena de narradores aceptable dice: “La prueba la debe presentar quien acusa y el juramento (de inocencia) lo debe hacer quien es acusado.”

1211.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم le sugirió a algunas personas que juren y cuando se apresuraron en hacerlo, pidió que se sorteen quienes irían a jurar. [Transmitido por Al‑Bujâri].

1212.    Narró Abû Umâma Al‑Harizi[[1398]] رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Aquel que se apodera del derecho de un musulmán dando un falso juramento, es obligatorio que ingrese al Fuego y prohibido que ingrese al Paraíso.” Un hombre preguntó: “Mensajero de Allah, ¿aunque sea por algo insignificante?” Y  él contestó: “Si, aunque sea por un palito de árbol [[1399]].” [Transmitido por Muslim].

1213.    Narró Al‑Ash‘az Ibn Qais[[1400]] رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “Aquel que hace un falso juramento para apropiarse de los bienes de un musulmán, se encontrará con Allâh y Él estará enfadado con él (en el Día del Juicio). [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1214.    Narró Abû Mûsa رضى الله عنه: Dos personas se disputaron un animal, pero ninguno de los dos podían probarlo. Entonces el Mensajero de Allah (صلى الله عليه وسلم) decidió que se lo divida en dos para que se repartan las mitades.[[1401]] [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ’ud y An‑Nasâ’i; ésta versión pertenece a An‑Nasâ’i quien dijo que tiene una cadena de narradores aceptable].

1215.    Narró Yâbir رضى الله عنه: El Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguien jura falsamente sobre éste mi pulpito, tendrá preparado su lugar en el Infierno.”[[1402]] [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ’ud y An‑Nasâ’i; Ibn Hibbân lo calificó Sahih (verídico)].

1216.    Narró Abû Huraira رضى الله عنه: El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم dijo: “A tres personas[[1403]] no les hablará Allâh en el Día del Juicio, y no les mirará ni les absolverá, y para ellos habrá un castigo doloroso: Una persona en el desierto a la que le sobra el agua pero rehúsa dársela a un viajero; a alguien que vendió una mercancía a otra persona en la tarde y juró por Allâh que la había comprado a tal o cual precio y el comprador lo aceptó, pero no era verdad; y un hombre que jura obediencia a un Imam pero lo hace por este mundo (por las ganancias materiales) y si las obtiene obedece y si no desobedece.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1217.    Narró Yâbir رضى الله عنه: Dos personas se disputaban una camella y ambas presentaron las evidencias para probar que les pertenecía y que había nacido en su lugar. El Mensajero de Allah صلى الله عليه وسلم decidió que se la quede el que la poseía.

1218.    Narró Ibn ‘Omar رضى الله عنهما: El Profeta صلى الله عليه وسلم rechazó el juramento del demandante. [Ad‑Dâraqutni transmitió los anteriores Ahadîz, habiendo debilidad en la cadena de narradores].

1219.    Narró ‘Aisha رضى الله عنها: Un día el Profeta صلى الله عليه وسلم se encontraba contento, su rostro brillaba y dijo: “¿Acaso no veis que Muyazziz Al‑Mudliyi[[1404]] miró a Zaid Ibn Hâriza y a Usâma Ibn Zaid[[1405]], y luego dijo: ‘Estos pies se relacionan entre si’.”[[1406]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].


 15. EL LIBRO DE LA EMANCIPACIÓN

1220. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si un musulmán emancipa a un (esclavo) musulmán, Allâh librará del Infierno cada órgano de su cuerpo por cada órgano (del cuerpo del esclavo emancipado). [Bujari y Muslim]

Abû Umama رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si un musulmán emancipa a dos musulmanas (esclavas), ellas serán su liberación del Infierno”. [Transmitido por Tirmidhi, quien consideró el Hadiz Sahih (legítimo)]. Ka'b Ibn Murra [[1407]]رضي الله عنه  narró: que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si una musulmana emancipa a una musulmana, esta será su liberación del Infierno”. [Transmitido por Abû Dâ'ud]

1221. Abû Dhar رضي الله عنه narró: Le pregunté al Profeta صلى الله عليه وسلم : ¿Cuál es la acción de mayor excelencia? Contestó: “la Fe en Allâh y el Yihâd en Su causa”. Pregunté: ¿Qué esclavos son los más excelentes (con el propósito de emanciparlos)? Contestó: “Aquellos cuyos precios son más elevados y más valiosos para sus dueños”. [Bujari y Muslim]

1222. Narró Ibn 'Omar رضي الله عنهما que el Mensajero de Allâh رضي الله عنه dijo: “Quien emancipe su porción de un esclavo y tenga el suficiente dinero para pagar el precio completo de este, debe arreglar un precio justo por el esclavo, y dar este porcentaje a sus socios (en el esclavo), y así emanciparlo; [[1408]] de lo contrario sólo habrá emancipado sólo su porcentaje”. [Bujari y Muslim]

Abû Huraira رضي الله عنه narró: (que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo) “De lo contrario se le requerirá (que trabaje para comprar su libertad, pero no debe sobrecargarse (el precio). [Bujari y Muslim]. Fue dicho que la frase (que trabaje para comprar su libertad) fe agregada al texto original[1409]

1223. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Un hijo no puede compensar lo que debe a su padre a menos que lo encuentre en estado de esclavitud, entonces lo compre y lo emancipe”. [Muslim]

1224.     Samura Ibn Yundub رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguno de vosotros consigue tomar posesión de un pariente próximo [[1410]], esta persona queda libre”. [Informó por Ahmad y Al-Arba'a, según algunos sabios del Hadîth este Hadiz es Mawqûf]

1225.     Narró Imrân Ibn Hussain رضي الله عنهما que un hombre que no tenía ninguna otra propiedad emancipó a sus seis esclavos en el momento de su muerte [[1411]]. El Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم envió por ellos, y luego de dividirlos en tres grupos, eligió al azar entre ellos, dejando a dos libres y reteniendo a los otros cuatro [[1412]]. Luego reprendió severamente a la persona. [Transmitido por Muslim]

1226.     Safina رضي الله عنه narró: Era un esclavo de Umm Salama رضي الله عنها, y ella me dijo: “Te emanciparé, pero a condición que sirvas al Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم mientras vivas”. [[1413]] [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ'ud, An-Nasâ'i y Al-Hâkim]

1227.     Narró Aisha رضي الله عنها que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El derecho de herencia de un esclavo emancipado pertenece a quien lo ha liberado”. [[1414]] [Bujari y Muslim, parte de un Hadîz extenso]

1228.     Ibn ‘Omar رضي الله عنهما narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “El derecho de herencia de un esclavo emancipado es afín al parentesco; no se vende, ni se regala”. [Transmitido por  As-Shâfi'i; Ibn Hibbân y Al-Hâkim, quienes lo graduaron Sahih (legítimo), y su significado puede encontrarse en Bujari y Muslim, pero con otras palabras]. 


 Capítulo 1   ASUNTOS RELACIONADOS CON AL-MUDABBAR [[1415]], AL-MUKATAB [[1416]] Y UMM-UL-WALAD [[1417]]

1229.     Yâbir رضي الله عنه narró que un hombre de los Ansâr dijo que su esclavo sería libre después tras su muerte, [[1418]] siendo que no tenía ninguna otra propiedad. Pero cuando el Profeta صلى الله عليه وسلم oyó sobre este caso dijo: “¿Quién me lo comprará?” Y Nu'aim Ibn Abdullâh [[1419]] lo compró por ochocientos Dirhams. [Bujari y Muslim]. La versión relatada por Bujari dice: “Cuando el hombre estuvo necesitado”

La versión de An-Nasâ'i dice: “El hombre tenía una deuda, por lo que el Profeta صلى الله عليه وسلم vendió al esclavo por ochocientos Dirhams y le entregó el dinero a este diciéndole: “Paga tu deuda.”

1230.     Narró Amr Ibn Shu'aib, de su padre, de su abuelo que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “Un esclavo que acordó comprar su libertad permanece esclavo mientras reste pagar de su precio convenido siquiera un Dirham”. [[1420]] [Transmitido por Abû Dâ'ud con una cadena aceptable de narradores, también mencionado en los libros de Ahmad y Az-zalâza; Al-Hâkim lo consideró Sahih (legítimo)]. 

1231.     Umm Salama رضي الله عنها narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Si alguna de vosotras ha hecho con su esclavo un acuerdo para que este compre su libertad y él posee la suma completa para adquirirla, debe cubrirse con el velo delante de él”. [[1421]] [Transmitido por Ahmad y Al-Arba'a, Tirmidhi lo graduó Sahih (legítimo)]. 

1232.     Ibn Abbâs رضي الله عنهما narró que el Profeta صلى الله عليه وسلم dijo: “El precio de sangre de un esclavo que había hecho un acuerdo para comprar su libertad (Mukâtab) y fuera muerto, se paga según la proporción pagada por un hombre libre tanto cuando ha pagado de su libertad, y acorde a la proporción pagada por un esclavo por el resto”. [[1422]] [Transmitido por Ahmad, Abû Dâ'ud y An-Nasâ'i]

1233.     Narró Amr Ibn Al-Hâriz [[1423]], hermano de Yuwairia, la madre de los Creyentes رضي الله عنهما: Cuando el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم murió, no dejó en herencia Dinâres o Dirhams, ni esclavos, ni esclavas, sino que dejó sólo su mula blanca, sus armas y alguna tierra que donó como caridad (Sadaqa). [Bujâri]

1234.     Ibn Abbâs رضي الله عنهما narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Cualquier esclava que de a luz un hijo de su amo, quedará automáticamente libre luego de la muerte de su amo”. [Ibn Mâyah y Al-Hâkim lo transmitieron con una cadena débil de narradores, algunos sabios del Hadîz consideraron que se tratara de un dicho de ‘Omar رضي الله عنه]. 

1235. Sahl Ibn Hunaif رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Quien ayude a un Muyâhid (guerrero) en el Camino de Allâh, o a un deudor ante las dificultades o a un esclavo que habían hecho un acuerdo para comprar su libertad, Allâh lo cubrirá (con Su Sombra) en el Día que no habrá más sombra que la Suya”. [Transmitido por Ahmad; Al-Hâkim lo consideró Sahih (legítimo)]. 


 16. El Libro de las misceláneas

  

 Capítulo 1  EL BUEN COMPORTAMIENTO

1236.  Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم  dijo: “El musulmán tiene seis deberes [[1424]] hacia todo musulmán: Cuando se encuentra con él, debe saludarle; cuando lo invita, debe aceptar su invitación; cuando le pide consejo, debe aconsejarlo; cuando estornuda y alaba a Allâh, debe decirle: ‘que Allâh tenga misericordia de ti’; cuando enferma, debe visitarle; y cuando muere debe asistir a su funeral.” [Transmitido por Muslim].

1237. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه وسلم dijo: “Mirad aquellos que están por debajo [[1425]] (económicamente) y no a aquellos que están por encima, para no desmerecer los favores que Allâh os concedió.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1238. Narró An‑Nawwâs Ibn Sam‘ân [[1426]]رضي الله عنه le pregunté al Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم sobre la rectitud y el pecado y me contestó: “la Rectitud es el buen carácter [[1427]] y el pecado [[1428]] es lo que da vueltas en tu corazón, y detestas que la gente descubra.” [Transmitido por Muslim].

1239. Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم  dijo: “Cuando tres de vosotros estáis juntos, dos no deben hablar privadamente ignorando al tercero [[1429]] hasta que se mezclen con otras personas, para no entristecerlo.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim; esta versión es de Muslim].

1240. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Un hombre no debe pedirle a otro que se retire de su lugar para ocuparlo él, [[1430]] sino que debe hacerle lugar y ofrecerle sitio.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1241. Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Cuando alguno de vosotros coma, no debe limpiar su mano sino hasta después chupar los dedos.” [[1431]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1242. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “El joven debe saludar al mayor, el que está caminando debe saludar al que está sentado[[1432]], y el grupo menor de personas debe saludar al más numeroso.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]. Una versión transmitida por Muslim dice: “Y el que está montando debe saludar al que está caminando.”

1243. ‘Ali رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Es suficiente para el grupo si uno de ellos saluda, y es suficiente para el grupo que uno de ellos conteste al ser saludados.” [[1433]] [Transmitido por Ahmad y Al Baihaqi].

1244. Abu Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh  صلى الله عليه و سلم dijo: “No saludéis a los judíos y Cristianos antes de que ellos os saluden [[1434]].” [Transmitido por Muslim].

1245. Narró Abu Huraira رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه و سلم dijo: “Cuando alguno de vosotros estornuda, debe decir: ‘Alhamdu Lillâh (Alabado sea Allâh)’, [[1435]] y su hermano debe decirle: ‘Yarhamuka-llâh (que Allâh tenga misericordia de ti)’. Cuando dice esto le debe contestar: ‘Yahdîkumu-llâh wa iuslih balakum (que Allâh te guíe y te conceda estar bien.)’  ” [Transmitido por Al Bujâri].

1246. Narró Abu Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “No bebáis de pie.” [[1436]] [Transmitido por Muslim].

1247. Narró Abu Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Cuando uno de vosotros se pone los zapatos, debe ponerse el derecho primero; y cuando se los quita, debe quitarse el izquierdo primero, para que el derecho sea el primero en ser puesto y el último en sacarse [[1437]].” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1248. Narró Abu Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Ninguno de vosotros debe caminar con un solo zapato, sino que debe calzar el par o caminar descalzo.” [[1438]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1249. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Allâh no mirará en el Día de la Resurrección a quien arrastró su vestimenta arrogantemente.” [[1439]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1250. Narró Ibn ‘Omar رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم  dijo: “Cuando cualquiera de vosotros come debe comer con su mano derecha, y cuando bebe que beba con su mano derecha, debido a que el demonio come y bebe con su mano izquierda.” [[1440]] [Transmitido por Muslim].

1251. Narró ‘Amr Ibn Shu‘aib de su padre, que su abuelo narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Coman, beban, vistan y den caridad sin extravagancia ni orgullo.” [[1441]] [Transmitido por Abû Dâ'ud y Ahmad. Al Bujâri lo mencionó Mu‘allaq].


 Capítulo 2  El BUEN TRATO Y LA BUENA RELACIÓN CON LOS PARIENTES

1252. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Quien desee aumentar su sustento y prolongar su período de vida, que trate bondadosamente a sus parientes.” [[1442]] [Transmitido por Al Bujâri].

1253. Yubair Ibn Mut‘im رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “El que corta las relaciones familiares no entrará al Paraíso.” [[1443]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1254. Narró Al Mughira Ibn Shu‘ba رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Allâh ha prohibido desobedecer a vuestras madres, enterrar a vuestras hijas con vida, negarle a otros sus derechos, y pedirle a los demás, y Él odia que sean chismosos, que indaguen mucho sobre los asuntos de los demás, y que malgasten.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1255. Narró ‘Abdullâh Ibn ‘Amr رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه و سلم dijo: “La complacencia de Allâh va acompañada de la complacencia de los padres, y el enojo de Allâh va acompañado del enojo de los padres.” [[1444]] [Transmitido por At-Tirmidhi; Ibn Hibbân y Al Hâkim lo consideraron Sahih].

1256. Anas رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه و سلم dijo: “Juro por Aquel en cuyas manos está mi alma que el siervo de Allâh no completa su fe hasta que desee para su vecino [[1445]] lo que desea para sí mismo.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1257. Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه narró: ‘Le pregunté al Mensajero de Allâh, “¿cuál es el mayor pecado?” Él dijo: “atribuir un socio a Allâh, a pesar de que  Él solo te ha creado.” Le pregunté: “¿y luego?” Contestó: “matar a tu hijo, por temor a que comparta tu comida.” Le pregunté: “¿y luego?” Él dijo: “cometer adulterio con la esposa de tu vecino.” [[1446]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1258. Narró  ‘Abdullâh Ibn ‘Amr Ibn Al‑‘Aas رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Cuando una persona insulta a sus padres está cometiendo un grave pecado.” Fue preguntado: “¿Cómo puede una persona insultar a sus propios padres?” Contestó: “Cuando insulta al padre de otra persona y ésta insulta a su padre, o insulta a la madre de una persona y ésta insulta a la suya.” [[1447]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1259. Abû Aiûb رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “No le está permitido a un musulmán evitar a su hermano por más de tres noches. [[1448]] Cuando se encuentran, se rechazan mutuamente, y el mejor de ambos es el que inicia el saludo primero.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1260. Yâbir رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Toda buena acción es Sadaqa.” [[1449]] [Transmitido por Al Bujâri].

1261. Abû Dhar رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “No consideren ningún acto de bondad insignificante, [[1450]] aun cuando sea encontrar a vuestro hermano con un rostro sonriente.”

1262. Narró Abû Dhar رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Cuando hagáis un poco de sopa, agregad un poco más agua para poder compartirla con vuestros vecinos.” [[1451]] [Muslim transmitió ambos Hadices].

1263. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Quien soluciona al creyente de un apuro de los apuros de este mundo, [[1452]] Allâh le solucionará uno de los apuros del Día de la Resurrección; quien le facilita a una persona en dificultades, Allâh le facilitará en esta vida y en la otra; y quien oculta las faltas de un musulmán, Allâh ocultará sus faltas en esta vida y en la otra. Allâh ayuda a Su siervo mientras éste ayude a su hermano.” [Transmitido por Muslim].

1264. Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Quien guía a otro a realizar una buena acción tendrá una recompensa similar a quien la realice.” [Transmitido por Muslim].

1265. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه و سلم dijo: “Si alguien busca protección en el Nombre de Allâh, concededle  protección; si alguien pide en el Nombre de Allâh, dadle algo; y si alguien les hace un favor, recompensadlo; pero si no tenéis los medios para hacerlo, al menos suplicad por él.” [Transmitido por Al Baihaqi].


 Capítulo 3  ASCETISMO Y PIEDAD [[1453]]

1266. An‑Nu‘mân Ibn Bashir رضي الله عنه narró: Escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم decir (Nu‘mân señaló con sus dedos a sus oídos)

“Ciertamente, lo lícito es evidente y lo ilícito es evidente, y entre ambos existen asuntos dudosos sobre los que mucha gente no sabe (ignora). Quien se abstiene de los asuntos dudosos purifica su religión y mantiene limpio su honor, pero quien cae en los asuntos dudosos, caerá inevitablemente en lo ilícito. Al igual que el pastor que pasta (su ganado) próximo a un prado vedado, poco falta para que pasten en él.

Por cierto que todo rey tiene su zona vedada, y ciertamente la zona vedada de Allah es lo ilícito, y por cierto que en el cuerpo existe un trozo de carne, que si se encuentra sano, todo su cuerpo lo estará, y si se corrompe (enferma), todo el cuerpo se corromperá, éste es el corazón.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1267. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “El esclavo del Dinâr, el esclavo del Dirham, y el esclavo de la vestimenta de seda son codiciosos. Si se les da se contentan, de lo contrario estarán disgustados.” [[1454]] [Transmitido por Al Bujâri].

1268. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم tomó mi hombro y me dijo: “Sé en esta vida como si fueras un extraño o un viajero.” [[1455]]

Ibn ‘Omar رضي الله عنه solía decir: “Si anochece, no esperes alcanzar con vida la mañana siguiente. Y si amanece no esperes alcanzar con vida la noche, y toma de tu salud para tu enfermedad, y de tu vida para tu muerte.” [Transmitido por Al Bujâri].

1269. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Aquel que imita a la gente de un pueblo se vuelve uno de ellos.” [Transmitido por Abû Dâud; Ibn Hibbân lo calificó Sahih].

1270. Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه narró: Un día me encontraba montado detrás del Profeta صلى الله عليه و سلم y me dijo: “Oh jovencito, ten conciencia de Allâh y Él te protegerá. Ten presente a Allâh [[1456]] y lo encontrarás contigo; si pides pídele a Allâh, y si buscas ayuda, busca ayuda en Allâh.” [Transmitido por At-Tirmidhi que lo calificó Hasan Sahih].

1271. Narró Sahl Ibn Sa‘d رضي الله عنه: Un hombre vino al Profeta صلى الله عليه و سلم y le dijo: “Oh Mensajero de Allâh, indícame una acción que si la realizo, me amará Allâh y me amará  la gente.” Le contestó: “No desees la vida mundanal y Allâh te amará, [[1457]] y no desees lo que la gente posee y la gente te amará.” [Transmitido por Ibn Mâyah y otros].

1272. Sa‘d Ibn Abû Waqqâs رضي الله عنه narró: Escuché al Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم decir: “Allâh ama al hombre piadoso y rico que es discreto.” [[1458]] [Transmitido por Muslim].

1273. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Es señal de la buena observancia del Islam de una persona no intrometerse en lo que no le concierne.” [[1459]] [Transmitido por At-Tirmidhi que lo consideró un Hadîz Hasan].

1274. Narró  Al‑Miqdâm Ibn Ma‘dikarib رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “El ser humano no ha llenado un recipiente peor que su estómago.” [[1460]] [Transmitido por At-Tirmidhi calificándolo Hasan].

1275. Anas رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Todos los hijos de Adán son pecadores, pero el mejor de los pecadores es el que se arrepiente frecuentemente.” [[1461]] [At-Tirmidhi e Ibn Mâyah lo han transmitido, con una cadena fuerte de narradores].

1276. Anas رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “La Sabiduría consiste en permanecer callado, [[1462]]  y son pocos los que lo practican.” [Al Baihaqi lo ha transmitido en el libro Ash-Shu‘ab con una cadena débil de narradores, pero en realidad es el dicho de un Sahâba].


 Capítulo 4  Alejarse del mal comportamiento

1277. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Evitad la envidia, [[1463]] porque la envidia devora las buenas acciones como el fuego devora la leña.” [Transmitido por Abû Dâ'ud].

1278. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “El hombre fuerte no el buen luchador; sino que el hombre fuerte es aquel que se controla cuando está enfadado.” [[1464]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1279. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “la Opresión [[1465]] se convertirá en oscuridad en el Día de la Resurrección.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1280. Yâbir رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Cuidaos de la opresión, porque la opresión se convertirá en oscuridad excesiva en el Día de la Resurrección; y cuidaos de ser tacaños, porque vuestros predecesores fueron destruidos por ser tacaños.” [Transmitido por Muslim].

1281. Narró Mahmûd Ibn Labîd رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Lo que más temo para vosotros es la asociación Shirk menor, hacerse ver [[1466]].” [Ahmad lo ha transmitido con una cadena aceptable de narradores].

1282. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “El que posee las siguientes tres características es un hipócrita; [[1467]] cuando habla, miente; cuando hace una promesa, no la cumple; y cuando en él se confía, traiciona.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]. Al Bujâri y Muslim informaron el Hadîz de ‘Abdullâh ibn ‘Omar  con este agregado: “y cuando discute, insulta.”

1283. Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Insultar un musulmán es desobedecer a Allâh, y combatirlo es Kufr [[1468]] (incredulidad).” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1284. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Evitad la sospecha, [[1469]] porque la sospecha es el más falso de los pensamientos.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1285. Narró Ma‘qil Ibn Yasâr رضي الله عنه: Oí al Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم decir: “Cualquier gobernador encargado de los asuntos de los musulmanes que se muere actuando fraudulentamente Allâh le prohibirá el Paraíso.” [[1470]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1286. ‘Aisha رضي الله عنها narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Oh Allâh, cáusale dolor a quien tiene autoridad sobre mi gente y les causa daño.” [Transmitido por Muslim].

1287. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Cuando alguno de vosotros pegue, debe evitar el rostro.” [[1471]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1288. Narró Abû Huraira رضي الله عنه: Un hombre dijo: “Oh Mensajero de Allâh, aconséjame.” Le dijo: “No te enfurezcas.” El hombre repitió su pedido dos veces y él le contestó: “No te enfurezcas.” [Transmitido por Al Bujâri].

1289. Jaula Al Ansâria رضي الله عنه narró [[1472]] que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Algunos hombres usurpan la propiedad de Allâh injustamente [[1473]] y ellos ingresarán al Infierno en el Día de la Resurrección.” [Transmitido por Al Bujâri].

1290. Abû Dhar رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه و سلم narró de su Señor: “Oh siervos míos, Yo Me he prohibido la injusticia a Mí mismo y la he prohibido entre vosotros, no seáis injustos.” [Transmitido por Muslim].

1291. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم preguntó: “¿Acaso sabéis lo que es murmurar?” Contestaron: “Allâh y Su Mensajero saben mejor.” Dijo: “Es decir sobre vuestro hermano lo que él detesta escuchar.” Alguien preguntó: “¿Qué sucede si lo que digo sobre mi hermano es verdad?”, y él contestó: “Si lo que dices sobre él es verdad estás murmurado [[1474]], y si no es verdad lo has calumniado.” [Transmitido por Muslim].

1292. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “No os envidiéis, ni sobrepujéis (subiendo el precio), ni os odiéis, ni os enemistéis, no debéis intrometeros en las transacciones económicas; y sed, oh siervos de Allâh, hermanos. El musulmán es hermano del musulmán. No es injusto con él, no lo abandona, ni lo desprecia. La piedad se encuentra aquí - (señalando tres veces a su pecho) - suficiente maldad tendría una persona con despreciar a su hermano musulmán. Todo musulmán es sagrado para otro musulmán: su sangre, sus bienes y su honor [[1475]].” [Transmitido por Muslim].

1293. Narró Qutba Ibn Mâlik[[1476]]  رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم solía decir: “Oh Allâh, busco refugio en Ti de los malos modales, acciones, pasiones y enfermedades.” [At-Tirmidhi lo Transmitió; Al Hâkim lo calificó Sahih (legítimo)].

1294. Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “No disputes con tu hermano; no te burles de él; y no le hagas una promesa que no has de cumplir.” [At-Tirmidhi lo Transmitió con una cadena débil de narradores].

1295. Abû Sa‘îd Al Judri رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Existen dos características que no se encuentran en un creyente; avaricia y mal carácter.” [At-Tirmidhi lo transmitió y hay debilidad en su cadena de narradores].

1296. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Cuando dos hombres se insultan, lo que profieren recae sobre quien empezó, mientras que el otro no se exceda.” [[1477][Transmitido por Muslim].

1297. Abû Sirma رضي الله عنه narró [[1478]]que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Quien le cause daño a un musulmán será dañado por Allâh, [[1479]] y quien actúa de una manera hostil contra un musulmán, será tratado de manera hostil por Allâh.” [Abû Dâ'ud y At-Tirmidhi lo transmitieron, y el último lo calificó Hasan].

1298. Narró Abû Ad‑Dardâ’[[1480]]رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Allâh odia al derrochador y al obsceno.” [At-Tirmidhi lo transmitió y lo calificó Sahih].

1299. Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه و سلم dijo: “El creyente no acusa a otros ni los maldice, [[1481]] ni es inmoral o desvergonzado.” [At-Tirmidhi lo calificó Hasan; Al Hâkim lo calificó Sahih (legítimo), pero Ad‑Dâraqutni dijo que era Mawqûf].

1300. ‘Aisha رضي الله عنها narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “No injuriéis a los muertos, [[1482]]  porque ellos han partido hacia lo que presentaron (sus obras).” [Transmitido por Al Bujâri].

1301. Hudhaifa رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Aquel que maldice frecuentemente no entrará en el Paraíso.” [[1483]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1302. Anas رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Quien controla su enojo, Allâh mantendrá alejado Su castigo de él (en el Día de la Resurrección).” [A Tabarâni lo transmitió en Al Awsat].

1303. Abû Bakr As-Siddiq رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “El embaucador, el tacaño, y quien trate mal a aquellos que están bajo su autoridad no entrarán en el Paraíso.” [At-Tirmidhi lo transmitió en dos Hadices separados, y hay debilidad en su cadena de narradores].

1304. Ibn ‘Abbâs رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Quien escucha las charlas de algunas personas, cuando estas no lo quieren, plomo fundido le será vertido en sus oídos en el Día de la Resurrección.” [Transmitido por Al Bujâri].

1305. Anas رضي الله عنه relató que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Bienaventurado quien se preocupa por sus propios defectos en lugar de ocuparse por los defectos de los demás.” [Al Bazzâr lo transmitió con una cadena buena de narradores].

1306. Ibn ‘Omar رضي الله عنه relató que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Quien se elogia a sí mismo y camina arrogantemente; Allâh estará enfadado con él cuando se lo encuentre (en el Día de la Resurrección). [Al Hâkim lo transmitió, y sus narradores son confiables].

1307. Narró Sahl Ibn Sa‘d رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “El apresuramiento viene de Satanás.” [At-Tirmidhi lo transmitió y lo consideró Hasan].

1308.  ‘Aisha رضي الله عنها narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “El pesimismo es parte del mal carácter.” [Transmitido por Ahmad, pero hay debilidad en su cadena de narradores].

1309. Narró Abû Ad‑Dardâ’ رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Los hombres que maldicen frecuentemente no serán intercesores ni serán testigos en el Día de la Resurrección.” [Transmitido por Muslim].

1310. Narró Mu‘âdh Ibn Yabal رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Si alguien deshonra a su hermano por un pecado, no morirá antes de cometerlo él mismo.” [[1484]] [Transmitido por At-Tirmidhi, y lo consideró Hadîz Hasan, pero Munqati’].

1311. Bahz Ibn Hakim رضي الله عنه de su padre, de su abuelo que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “¡Ay de él! Aquel  que miente en su charla para hacer reír a las personas, [[1485]]  ¡Ay de él!, ¡Ay de él!” [Az-Zalâza lo transmitieron con una cadena de narradores fuerte].

1312. Anas رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه و سلم dijo: “La expiación por haber maldecido a una persona, es rogarle a Allâh que le perdone.” [[1486]] [Al Hâriz Ibn Abû Usâma lo transmitió con una cadena débil de narradores].

1313. ‘Aisha رضي الله عنها narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “La más despreciable de las personas ante Allâh es el discutidor agresivo.” [Transmitido por Muslim].


 Capítulo 5  LA EXHORTACIÓN A LOS BUENOS MODALES

1314. Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Sed veraces, porque la verdad conduce a las buenas acciones y las buenas acciones conducen al Paraíso, y si una persona dice la verdad y la verdad es su objetivo, será registrado como veraz ante Allâh.

Evitad  la falsedad, porque la falsedad conduce a la maldad y la maldad al Infierno, y si un hombre dice falsedades y la falsedad es su objetivo, será registrado ante Allah como mentiroso.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1315. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Evitad la sospecha, porque la sospecha es el más falso de los pensamientos.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1316. Abû Sa‘îd Al Judri رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Evitad sentaros a los costados del camino.” [[1487]] Los Sahâba dijeron: “Oh Mensajero de Allâh, nosotros nos juntamos ahí para conversar” entonces les dijo: “Bien, si vosotros insistís (en eso) otorgadle sus derechos al camino.” Preguntaron: “¿Cuáles son los derechos del camino?” Contestó, “Recatar la mirada, no perjudicar ni  ofender, devolver el saludos, ordenar la rectitud y prohibir los malos actos.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1317. Mu‘âwiya رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Cuando Allâh quiere beneficiar a una persona, le hace comprender la religión.” [[1488]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1318. Narró Abû Ad‑Dardâ رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “La cosa más pesada que se pondrá en la balanza del creyente (en el Día de la Resurrección) será el buen carácter.” [Abû Dâ'ud y At-Tirmidhi lo transmitieron, el último lo calificó Sahih].

1319. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “El pudor es parte de la Fe.” [[1489]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1320. Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Una de las cosas que la gente ha aprendido de las palabras de la profecía más temprana es: ‘Si no tienes vergüenza, haz lo que quieras.” [[1490]] [Transmitido por Al Bujâri].

1321. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “El creyente fuerte es mejor y más estimado para Allâh [[1491]] que el creyente débil, aunque en ambos hay bien. Dedicaos a lo que os  beneficia, buscad la ayuda en Allâh, y no os rindáis. Si algo os aflige no digáis: ‘Si hubiera hecho tal cosa, habría sucedido tal otra cosa. En lugar de eso decid: ‘Allâh decreta, y Él hace lo que quiere, porque (decir) ‘Si yo hubiera’ le abre una puerta a las acciones del demonio.” [Transmitido por Muslim].

1322. Narró ‘Iyâd Ibn Himâr رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Allâh el más Elevado me ha revelado que vosotros debéis ser humildes, para que nadie abuse de otro, ni se burle.” [[1492]] [Transmitido por Muslim].

1323. Narró Abû Ad‑Dardâ’ رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه و سلم dijo: “Si un musulmán defiende el honor de su hermano en su ausencia, [[1493]] Allâh protegerá su rostro del fuego del Infierno en el Día de la Resurrección.” [At-Tirmidhi lo transmitió, y calificó Hasan.].

1324. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “La caridad (Sadaqa) no reduce la propiedad, Allâh aumenta el honor de quien perdona, y quien sea humillado por la causa de Allâh, Allâh lo enaltecerá.” [[1494]] [Transmitido por Muslim].

1325. ‘Abdullâh Ibn Salâm رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “¡Gente! Extended el saludo, preocupaos por el bienestar de vuestros parientes, proporcionad  comida, y rezad por la noche cuando los demás duermen y entraréis al Paraíso en paz.” [At-Tirmidhi lo transmitió y calificó Sahih].

1326. Narró Tamim Ad‑Dâri[[1495]]رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo tres veces: “La religión es sinceridad.” [[1496]] Fue preguntado respecto a quién y contestó: “A Allâh, a Su Libro, a Su Mensajero, a los líderes (de los musulmanes), y a todos los musulmanes.” [Transmitido por Muslim].

1327. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “El temor a Allâh y el buen carácter son las mayores virtudes que conducen al Paraíso.” [At-Tirmidhi lo transmitió, y Al Hâkim lo calificó Sahih].

1328. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Vosotros  no podréis contentar a la gente con vuestras riquezas, pero sí los podréis contentar con rostros alegres y buen carácter.” [Abû Ya‘la lo transmitió y Al Hâkim lo calificó Sahih].

1329. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Todo creyente es espejo [[1497]] de su hermano.” [Abû Dâ'ud lo transmitió con una cadena aceptable de narradores].

1330. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “El creyente que se mezcla con la gente y soporta sus molestias y perjuicios es mejor que aquel que no lo hace.” [Ibn Mâyah lo transmitió con una cadena aceptable de narradores. At-Tirmidhi también lo transmitió pero no mencionó el nombre del Sahaba].

1331. Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “¡Oh Allâh así como has embellecido mi cuerpo, embellece también mi carácter.” [Transmitido por Ahmad. Ibn Hibbân lo calificó Sahih].


 Capítulo 6  EL RECUERDO DE ALLAH Y LAS SÚPLICAS

1332. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Allâh el más Elevado dijo: ‘Yo estoy con Mi siervo [[1498]] cuando me recuerda y sus labios se mueven para recordarme.” [Ibn Mâyah lo transmitió, Ibn Hibbân lo calificó Sahih y Al Bujâri lo mencionó sin una cadena completa de narradores].

1333. Narró Mu‘âdh Ibn Yabal رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Una persona no hace nada más valioso para salvarse del castigo de Allâh que recordar a Allâh.” [Ibn Abû Shaiba y At-Tabarâni lo transmitieron con una cadena Hasan de narradores].

1334. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “La gente no se sienta en una reunión para recordar a Allâh sin que los ángeles los rodeen, la misericordia los cubra, y Allâh los mencione entre aquellos que están con Él.” [Transmitido por Muslim].

1335. Narró Abû Huraira رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Si las personas se sientan en una reunión en la cual no recuerdan a Allâh ni invocan las bendiciones para Su Profeta, será causa de pesar para ellos en el Día de la Resurrección.” [At-Tirmidhi lo transmitió y consideró Hadîz Hasan].

1336. Narró Abû Ayûb Al‑Ansâri رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Quien repita diez veces: ‘No existe ninguna  divinidad con derecho a ser adorada excepto Allâh, quien no tiene asociados, suyo es el dominio y la alabanza, y es Omnipotente; tendrá una recompensa equivalente a emancipar a cuatro de los descendientes de Ismâ‘il de la esclavitud.” [[1499]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1337. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Quien repita cien veces por día: ‘Glorificado sea Allâh’, y ‘Las alabanzas le pertenecen’, sus pecados serán borrados aunque sean (tantos) como la espuma del mar.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1338. Yuwairia la hija de Al Hâriz [[1500]]رضي الله عنها narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم le dijo: “Desde que te dejé he dicho cuatro frases que, si fueran pesadas y comparadas con  todo lo que has dicho hoy, pesarían más: [[1501]] ‘Glorificado Sea Allâh’ y ‘Las alabanzas sean para Él como el número de Sus criaturas, de acuerdo con Su complacencia, según el peso de Su Trono y la magnitud de Sus Palabras’.” [Transmitido por Muslim].

1339. Narró Abû Sa‘îd Al Judri رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Las buenas acciones duraderas son: (decir) ‘No hay ninguna divinidad excepto Allâh’; ‘Glorificado Sea Allâh’; ‘Allâh es el más grande’; ‘Las Alabanzas pertenecen a Allâh’, ‘No hay ningún poderío ni fuerza excepto en Allâh’” [Transmitido por An Nasâ'i. Ibn Hibbân y Al Hâkim lo calificaron Sahih].

1340. Narró Samura Ibn Yundub رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Las palabras más amadas para Allâh son cuatro: ‘Glorificado Sea Allâh’; ‘Las Alabanzas pertenecen a Allâh’; ‘No hay ninguna divinidad excepto Allâh’; y ‘Allâh es el más grande’. No importa por cual de ellas comiences.” [Transmitido por Muslim].

1341. Narró Abû Mûsa Al‑Ash‘ari رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم me dijo: “Oh Abdullâh Ibn Qais, ¿te gustaría ser guiado a uno de los tesoros del Paraíso? [[1502]]: ‘No hay poderío ni fuerza excepto en Allâh’.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim]. An-Nasâ'i agregó: “No hay ningún refugio de Allâh excepto retornando a Él.”

1342. Narró An‑Nu‘mân Ibn Bashir رضي الله عنه que el Profeta صلى الله عليه و سلم dijo: “Ciertamente, la súplica es la adoración.” [[1503]] [Transmitido por Al Arba‘a y At-Tirmidhi lo calificó Sahih].

Anas رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “La Súplica es la médula de la adoración.” [Transmitido por At-Tirmidhi con una cadena completa de narradores].

Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Nada es más honorable ante Allâh que la súplica.” [At-Tirmidhi lo transmitió con una cadena completa de narradores. Ibn Hibbân y Al Hâkim lo calificaron Sahih].

1343. Anas رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “La súplica realizada entre el Adhân y el Iqâma [[1504]] no es rechazada.” [An Nasâ'i lo transmitió, e Ibn Hibbân lo calificó Sahih].

1344. Salmân رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Vuestro Señor es Magnánimo y Generoso, y se avergüenza de dejar vacías las manos de Su siervo cuando las eleva [[1505]] a Él.” [Lo transmitieron Al Arba‘a excepto An Nasâ'i; Al Hâkim lo calificó Sahih].

1345. ‘Omar رضي الله عنه narró que ‘Cuando el Mensajero de Allâh elevó sus manos durante la súplica, al bajarlas las frotaba en su rostro’. [[1506]] [Transmitido por At-Tirmidhi]. Existen otros relatos como el Hadîz transmitido por Ibn ‘Abbâs que aparece en el libro de Abû Dâ'ud, y otros, y ellos confirman que es un Hadîz Hasan.

1346. Ibn Mas‘ûd رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Aquellos que estarán más cerca mío, en el Día de la Resurrección, serán aquellos que invocan muchas bendiciones para mi.” [[1507]] [Transmitido por At-Tirmidhi. Ibn Hibbân lo calificó Sahih].

1347. Narró Shaddâd Ibn Aus رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “La mejor forma de pedir perdón [[1508]] es decir: ‘Oh Allâh, Tu eres mi Señor. No hay ninguna divinidad excepto Tu, Tu me has creado, y yo soy Tu siervo y sostengo Tu convenio y promesa tanto como puedo. Busco refugio en Ti del mal de lo que he hecho. Reconozco Tu favor en mí, y reconozco mi pecado. Perdóname, porque nadie perdona los pecados excepto Tu.” [Transmitido por Al Bujâri].

1348. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم nunca dejaba de repetir estas palabras [[1509]] por la tarde y por la mañana: “Oh Allâh, te pido seguridad en mi religión y en mis asuntos mundanos, en mi familia y en mis bienes; Oh Allâh, oculta mis faltas y mantenme alejado de las cosas que temo; Oh Allâh, protege mi frente y mi lado derecha y mi lado izquierdo, y encima mío; busco refugio en Tu Grandeza de recibir el daño inesperado debajo mío.” [Transmitido por An Nasâ'i e Ibn Mâyah, Al Hâkim lo calificó Sahih].

1349. Ibn ‘Omar رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم solía suplicar: “Oh Allâh, me refugio en Ti de la disminución de Tu favor, [[1510]]  del cambio en el bienestar que me concedes, de Tu venganza y de toda manifestación de Tu ira.” [Transmitido por Muslim].

1350. Narró  ‘Abdullâh Ibn ‘Amr رضي الله عنه que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم solía decir: “Oh Allâh, busco refugio en Ti de endeudarme, de ser dominado por los enemigos, y de que me alcance la maldad de los enemigos.” [Transmitido por An Nasâ’i y Al Hâkim lo calificó Sahih].

1351. Buraida رضي الله عنه narró que el Profeta escuchó a una persona decir: “Oh Allâh, te pido por virtud de que atestiguo que Tu eres Allâh; no hay ninguna  divinidad excepto Tu, el Único, el Amo Autosuficiente que no engendró ni ha sido engendrado, y a quien nada ni nadie es semejante.” Entonces el Mensajero de Allâh dijo: “Él le ha suplicado a Allâh invocando Sus Nombres a través de los cuales Él concede, y por los cuales Él contesta.” [Transmitido por Al Arba‘a; Ibn Hibbân lo calificó Sahih].

1352. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم decía por la mañana: “Oh Allâh, gracias alcanzamos la mañana, gracias a Ti alcanzamos la tarde, gracias a Ti vivimos, cuando Tu deseas morimos, y a Ti retornaremos.” Por la tarde diría lo mismo salvo la última frase: “y a Ti retornaremos.” [Transmitido por Al Arba‘a].

1353. Anas رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم frecuentemente suplicaba: “Señor Nuestro, otórganos el bienestar en esta vida mundana y en la próxima vida, [[1511]] y sálvanos del castigo del Fuego.” [[1512]] [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1354. Abû Mûsa Al Ash‘ari رضي الله عنه narró que el Profeta صلى الله عليه و سلم solía suplicar: “Oh Allâh, perdona mis pecados, mi ignorancia, mis excesos en mis asuntos, y lo que conoces mejor de lo que yo conozco. Oh Allâh, perdona mis pecados intencionales e involuntarios, porque de todos ellos soy culpable. Oh Allâh, perdona mis pecados pasados y futuros, los que cometí en secreto y los que cometí en público, y los que Tu conoces mejor que yo. Tu eres el Primero, Tu eres el Último, Tu eres el Omnipotente.” [Transmitido por Al Bujâri y Muslim].

1355. Abû Huraira رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم solía decir: “Oh Allâh, mantenme firme en mi religión que es el resguardo de mis asuntos; mantenme firme en mis asuntos mundanos donde está mi sustento, mantenme firme en mi otra vida de la cual depende el resto de mi vida; haz que en mi vida se incremente todo lo bueno; y haz de la muerte una protección para mí de todo mal.” [[1513]] [Transmitido por Muslim]

1356. Anas رضي الله عنه narró que el Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم solía decir: “Oh Allâh, concédeme beneficio en lo que me has enseñado, enséñame lo que me beneficiará, y proporcióname conocimiento que me beneficie[[1514]]” [Transmitido por An Nasâ’i y Al Hâkim].

At-Tirmidhi transmitió algo similar al Hadîz de Abû Huraira, y menciona al final del mismo: “Y aumenta mi conocimiento. Las alabanzas pertenecen a Allâh en toda circunstancia. Busco refugio en Allâh del estado de aquellos que irán al Infierno.” [Su cadena de narradores es Hasan].

1357.  ‘Aisha رضي الله عنها narró que el Profeta صلى الله عليه و سلم le enseñó esta súplica: “Oh Allâh, te suplico todo lo bueno, presente y futuro, lo que conozco y lo que ignoro; me refugio en Ti de todo mal, presente y futuro, lo que conozco y lo que ignoro. Oh Allâh, te suplico lo mejor de lo que Tus siervos y Profetas te han suplicado, y me refugio en Ti de lo peor de lo que Tus siervos y Profetas se han refugiado. Oh Allâh te pido el Paraíso y todo lo que me acerque a él ya sean acciones o dichos, y me refugio en Ti del Infierno y de todo lo que me acerque a él ya sean acciones o dichos. Te ruego que sólo decretes y designes para mi el bien.” [Transmitido por Ibn Mâyah; Ibn Hibbân y Al Hâkim lo calificaron Sahih].

1358. Al Bujâri y Muslim transmitieron el siguiente Hadîz de Abû Huraira رضي الله عنه: El Mensajero de Allâh صلى الله عليه و سلم dijo: “Hay dos expresiones que son muy queridas para el Misericordioso y son fáciles para decir, pero pesan mucho en la balanza: ‘Las glorificaciones y alabanzas pertenecen a Allâh; y ‘Glorificado sea Allâh el más Grande” [[1515]]


El Sheij Ahmad Ibn Ali Ibn Muhammad Ibn Hayar Al‑Asqalâni concluyó este libro el 11 del mes Rabi-ul-Awwal del año 828 de la Hégira.

Todas las alabanzas pertenecen a Allâh, que las bendiciones sean con Su Mensajero.


 BREVES BIOGRAFÍAS DE LOS EMINENTES SABIOS DEL HADIZ CUYOS NOMBRES SE MENCIONAN EN ESTE LIBRO

 LOS SIETE ILUSTRES SABIOS DEL HADIZ

 1. AHMAD (Ibn Hanbal)

Abu ‘Abdullah,  Ahmad Ibn  Muhammad Ibn Hanbal Ash-Shaibâni, conocido por el nombre de Ibn Hanbal. Era un eminente teólogo, jurista y un estudioso del Hadiz. También  es uno de los cuatro Imâmes del Fiqh y el fundador de lo que después fue conocido como Madhhab Al-Hanbaliya (la escuela jurídica de Hanbal)

El Imam Ahmad nació en Bagdad en el mes Rabi’-ul-Awwal del año 164 de la Hégira. Estudió Hadiz y Fiqh además de otras ciencias islámicas en Bagdad, luego viajó a Siria y el Hiyâz para ampliar su conocimiento. Fue  perseguido durante el califato de  Al-Mâ’mûn Ibn Hârun Ar-Rashid por negarse a reconocer la innovación de decir que “el Qur’ân era creado” introducida por la secta Mu’tazila. Sin  embargo se mantuvo firme durante las adversidades y salvó la Sunnah de la innovación de los pensamientos de la secta Mu’tazila. Fue la víctima principal de las persecuciones y el que permaneció más firme entre todos los Imâmes. Es  muy conocido por haber coleccionado los Hadices del Profeta compilados en el libro Musnad, el cual contiene entre 28 a 29 mil Hadices. Se dice que Ibn Hanbal memorizaba un millón de Hadices. 

El Imam Ahmad Ibn Hanbal murió en Bagdad el día viernes 12 del mes de Rabi'-ul-Awwal del año 241 de la Hégira.  

 2. AL-BUJÂRI,  Muhammad Ibn Ismâ'il: 

Amir-ul-Muminîn del Hadiz, su nombre completo es Abu ‘Abdullah, Muhammad Ibn Ismâ‘il Ibn Ibrâhim Ibn Al‑Mughira Ibn Bardizbah Al‑Yu‘fi Al‑Bujâri. Nació en el mes de Shawwâl del año 194 de la Hégira en la ciudad de Bujâra, actualmente Uzbekistán. Al-Bujâri comenzó a estudiar Hadices siendo un niño y viajó a través del mundo islámico para recopilar Hadices y reunirlos en el más auténtico libro [después del Qur’ân] As-Sahih Al-Yâmi que después se conoció como As-Sahih Al-Bujâri que contiene aproximadamente 7200 Hadices que seleccionó de los trescientos mil que memorizaba. 

Al-Bujâri estudió con eminentes Imames del Hadiz como  Mâlik Ibn Anas y  Iahia Ibn Ma’in. Murió en la ciudad de Samarqand, hoy en día Uzbekistán [[1516]], la noche del ‘Id-ul-Fitr, del año 256 de la Hégira. El Imam Al-Bujâri era único en la ciencia de la metodología del Hadiz y su libro As-Sahih Al-Yâmi se considera el libro más auténtico después del Qur’ân. 

 3. MUSLIM ibn Al-Hayyây: 

El Imam Muslim Ibn Al‑Hayyây Al‑Qushairi An‑Naisaburi. Nació en el año 204 de la Hégira, en la ciudad de Naisabur. El Imam Muslim es considerado el segundo, luego de Al-Bujâri, en la ciencia de la metodología del Hadiz. Empezó  el estudio del Hadiz a una edad temprana y viajó a ‘Irak, el Hiyâz, Siria y Egipto, y estudió con los sabios del Hadiz de esa época como Al-Bujâri, Ahmad Ibn Hanbal e Ibn Abu Shaiba. También enseñó a los destacados estudiosos del Hadiz como at-Tirmidhi e Ibn Abu Hâtim. 

Muslim compiló Al-Musnad As-Sahih conocido como Sahih Muslim.  Este libro que es considerado por los ‘Ulama como el segundo libro de Hadiz más auténtico después de Al-Bujâri, contiene 9.200 Hadices.  El Imam Muslim murió en su ciudad natal en el mes de Rayab del año 261 de la Hégira. 

 4. ABU DÂ'UD,  Sulaimân Ibn Al-Ash'az: 

Abu Dâ’ud, Sulaimân Ibn Al‑Ash‘az Ibn Ishâq Al‑Azdi As‑Siyistâni, era uno de los eminentes Sabios del Hadiz que nació en el año 202 de la Hégira. Estudió  Hadices con el Imâm  Ahmad Ibn Hanbal y con Al-Bûjari y le enseñó a muchos de los estudiosos del Hadiz, como At-Tirmidhi y An-Nasâ'i. 

Aunque Abu Dâ’ud recolectó 500.000 Hadices, sólo compiló 4.800 en su libro titulado As-Sunan el cual  enseñó en Bagdad y otras ciudades importantes de su época. Murió en la ciudad de Basora un viernes del mes de Shawwâl del año 275 de la Hégira. 

 5. AT-TIRMIDHI, Abu 'Isa Muhammad Ibn 'Isa: 

Abu ‘Isa,  Muhammad Ibn ‘Isa Ibn Sura At‑Tirmidhi nació en el año 209 de la Hégira en un pueblo llamado Tirmidh en Uzbekistán cerca de la frontera norteña con Afganistán. 

Fue discípulo de Al-Bujâri, y compiló 4.000 Hadices en su libro llamado Al-Yâmi’ que más tarde fue conocido como Sunan At-Tirmidhi. También contribuyó enormemente a la metodología del Hadiz y escribió un libro sobre el tema llamado a Al-‘Ilal (las anormalidades en las cadenas de narración). Fue muy piadoso y asceta. Perdió la vista, y murió el día 13 del mes de Rayab del año 279 de la Hégira. 

 6. AN-NASA’I, Abu ‘Abdur-Rahmân Ahmad Ibn Shu‘aib: 

Abu ‘Abdur-Rahmân, Ahmad Ibn ‘Ali Ibn Shu‘aib Ibn ‘Ali Al‑Hâfiz nació en el año 215 H. en la ciudad de Nisa’ situada en Jurâsan. Cobró fama por su estudio de la metodología del Hadiz, su memorización y conocimiento del tema. Su libro conocido como Sunan An-Nasâ’i está en el tercer lugar respecto al Sahih Al-Bujâri, puesto que su número de Hadices débiles es ínfimo. Vivió en Egipto luego en Damasco y murió en Makkah en el año 303 de la Hégira. 

 7. IBN MÂYAH,  Muhammad Ibn Iazid: 

Abu ‘Abdullah,  Muhammad Ibn Iazid Ibn Mâyah Al-Qizwini nació en el año 207 de la Hégira. Estudió  con el Imâm Mâlik y otros sabios, muchas personas narraron Hadices de él. Era uno de los eminentes estudiosos del Hadiz, pero su libro Sunan contiene numerosos Hadices débiles. Murió en el mes de Ramadân en el año 273 de la Hégira. 

 OTROS SABIOS DEL HADIZ 

 8. IBN RÂHAWAIH,  Ishâq Ibn Ibrâhim: 

Abu Ya‘qub, Ishâq Ibn Ibrâhim At‑Tamimi Al‑Hanzali Al‑Marwazi era un ilustre Hâfiz y sabio de la ciudad de Naisabur. También  fue considerado el Sheij del Oriente Islámico en su tiempo y era conocido como Ibn Râhawaih. El Imâm Ahmad dijo: ‘No conozco otro sabio como Ishaq en Irak’. Abu Zur’a dijo: ‘No había nadie tan bueno en la  memorización del Hadiz como Ishâq’. Abu Hâtim dijo: ‘Su dominio del Hadiz, exactitud y memorización eran sorprendentes’.

Ibn Râhwaih nació en el año 166 o 161 de la Hégira y murió el día 15 del mes de Sha’bân del año 238 de la Hégira. 

 9. AL-ISMÂ’ILI,  Ahmad Ibn Ibrâhim: 

Abu Bakr, Ahmad Ibn Ibrâhim Ibn Ismâ‘il Ibn Al‑‘Abbâs Al‑Ismâ‘ili Al‑Yuryâni nació en el año 277 de la Hégira. Era  considerado Imâm y Hâfiz, y se le dio el título de Sheij-ul-Islam debido a su gran conocimiento y por ser el líder de la escuela Shâfi’ia en su región. 

 10. AL-BAZZÂR,  Ahmad Ibn ‘Amr: 

Abu Bakr, Ahmad Ibn ‘Amr Ibn ‘Abdul-Jâliq Al‑Basri era uno de los eminentes sabios del Hadiz que había obtenido el rango de Hâfiz en la memorización del Hadiz. Fue el autor de dos libros de Hadiz que son Al-Musnad Al-Kabir y Al-'Ilal. Estudió con At-Tabarâni y otros. Al-Bazzâr murió en el año 292 de la Hégira. 

 11. AL-BAIHAQI,  Ahmad Ibn Al-Husain: 

Abu Bakr,  Ahmad Ibn Al-Husain nació en el mes de Sha’bân en el año 374 de la Hégira. Fue  considerado un sabio del Hâfiz entre los destacados Imâmes del Hadiz y un erudito de la jurisprudencia especializado en l aescuela Shâfi’i. Escribió  muchos libros entre ellos As-Sunan Al-Kubra y As-Sunan As-Sughra. Adh-Dhahabi dijo: ‘Sus libros exceden los mil volúmenes’. Al-Baihaqi toma su nombre de un pueblo cerca de Naisabur. Murió en el año 458 de la Hégira. 

 12. ABU HÂTIM AR-RÂZI,  Muhammad Ibn Idris: 

Abu Hâtim, Muhammad Ibn Idris Ibn Al‑Mundhir Al‑Hanzali Ar‑Râzi nació por el año 195 de la Hégira. Fue un distinguido Hâfiz e Imâm, y uno de los sobresalientes sabios que conocían la metodología del Hadiz. También fue uno de los más versados en el conocimiento de Al‑Yarh wat-Ta‘dil (verificación de la confiabilidad de los narradores del Hadiz)

 13. IBN AL-YÂRUD, ‘Abdullah Ibn ‘Ali: 

Abu Muhammad, ‘Abdullah Ibn ‘Ali Ibn Al‑Yârud An‑Naisaburi, vivió en las cercanías de Makkah y era Imâm y Hâfiz, y se contaba entre aquellos eruditos versados en la recitación del Qur’ân. Fue el autor del libro Al‑Muntaqa fil‑Ahkâm y fue uno de los piadosos ascetas de su tiempo. Ibn Al-Yârud murió en el año 307 de la Hégira. 

 14. AL-HÂRIZ Ibn Abu Usâma:

Abu Muhammad, Al‑Hâriz Ibn Abu Usâma Muhammad Ibn Dâhir At‑Tamimi Al-Baghdadi fue Hâfiz y autor del libro Al-Musnad el cual no culminó. Ibrâhim Al-Harbi y Abu Hâtim lo consideraron confiable, y Ad-Dâraqutni dijo: ‘Es verídico’. Al-Hâriz nació en el año 186 de la Hégira y murió el día de ‘Arafat del año 282 de la Hégira. 

 15. AL-HÂKIM, Abu ‘Abdullah: 

Abu ‘Abdullah, Muhammad Ibn ‘Abdullah An‑Naisaburi Al‑Hâkim conocido como Ibn Al-Baiyi’ nació en el año 321 de la Hégira. Fue un reconocido Imâm en la comprobación del Hadiz. Es el autor del libro Al-Mustadrak en la metodología del Hadiz. Se dice que estudió con mil profesores y escribió valiosos libros. Al-Hâkim era piadoso y asceta. Murió en el mes de Safar del año 405 de la Hégira. 

 16. IBN HIBBÂN, Abu Hâtim: 

Abu Hâtim, Muhammad Ibn Hibbân Ibn Ahmad Ibn Hibbân Al‑Busti nació en Bust en la zona de Siyistan. Gozó de gran reputación en el conocimiento del Hadiz, fue pío, Faqih, sabio y uno de los estudiantes de Ibn Juzaima. Murió en la ciudad de Samarqand en el año 354 de la Hégira, a los ochenta años de edad. 

 17. IBN JUZAIMA,  Muhammad Ibn Ishâq: 

Ibn Juzaima, Muhammad Ibn Ishâq nació en el año 223 de la Hégira en la ciudad de Naisabur. Fue considerado Sheij-ul-Islam  y uno de los prestigiosos Hâfiz. Era el Imâm y Hâfiz de la zona del Jurasan de su época. Escribió más de 140 libros. Murió en Naisabur en el año 311 de la Hégira. 

 18. IBN ABU JAIZAMA: 

Abu Bakr, Ahmad Ibn Abu Jaizama Zuhair Ibn Harb An‑Nasâ’i Al‑Baghdadi era un destacado Imâm, Hâfiz y una autoridad. Escribió el libro At-Tarij Al-Kabir sobre Historia. Ad-Dâraqutni dijo sobre él: ‘Era confiable y fidedigno’. Al-Jatib dijo: ‘Era un sabio confiable, fiel Hafiz, conocedor de numerosas biografías, y de la narración de poesía’. Estudió  Hadices con  Ahmad Ibn Hanbal e Ibn Ma’în. Murió en el mes de Yumada-ul-Ula del año 289 de la Hégira, a la edad de 94 años. 

 19. AD-DÂRAQUTNI, ‘Ali Ibn ‘Omar:

Abul-Hasan, ‘Ali Ibn ‘Omar Ibn Ahmad Ibn Mahdi Al‑Baghdadi. Fue apodado Ad-daraqutni debido a una gran tienda en Bagdad llamada Dâr Al-Qutn. Era un gran Hâfiz y un notable Imâm que nació por el año 306 de la Hégira. Fue la autoridad máxima de su época en la metodología del Hadiz, el conocimiento de las debilidades de las narraciones del Hadiz y en los nombres de los narradores del Hadiz. Murió el día 8 del mes de Dhul-Qa’da del aó 385 de la Hégira. 

 20. AD-DÂRIMI, ‘Abdullah Ibn ‘Abdur-Rahmân: 

Abu Muhammad, ‘Abdullah Ibn ‘Abdur-Rahmân Ibn Al‑Fadl Ibn Bahrâm At‑Tamimi Ad‑Dârimi As‑Samarqandi nació por el año 181 de la Hégira. Fue un destacado  Imâm, Hâfiz y Sheij-ul-Islam de Samarqand y el autor de Al-Musnad Al-‘Aali. Escuchó Hadices en Makkah, Medina, Jurasân, Siria, Irak y Egipto. Muslim, Abu Da’ûd, At-Tirmidhi, An-Nasâ’i y otros transmitieron Hadices de él. Era muy inteligente, virtuoso y se lo consideraba una persona ejemplar debido a su devoción, paciencia, sacrificio, culto y abstinencia. Murió el día 8 del mes de Dhul-Hiyya del año 255 de la Hégira. 

 21. ABU DÂ’UD, Sulaimân Ibn Dâ’ud At‑Tayâlisi:

Sulaimân Ibn Dâ’ud Ibn Al‑Yârud Al‑Basri era persa y esclavo liberto de Az-Zubair. Fue un gran Hâfiz y uno de los destacados eruditos. Al-Qallâs e Ibn Al-Madini dijeron sobre él: ‘No he visto a nadie que sea más versado en el Hadiz que él’. Ibn Mahdi dijo: ‘Es muy confiable’. Registró Hadices de más de mil sabios. Murió por el año 204 de la Hégira a los ochenta años de edad. 

 22. IBN ABU AD-DUNYA, ‘Abdullah Ibn Muhammad Ibn ‘Ubaid:

Abu Bakr, ‘Abdullah Ibn Muhammad Ibn ‘Ubaid Ibn Sufiân Ibn Abu Ad‑Dunia Al‑Qurashi Al‑Baghdadi, el esclavo liberto de Banu Umaia, nació en el año 208 de la Hégira. Fue narrador de Hadices y erudito en las ciencias Islámicas. Escribió algunos libros y educó a algunos de los hijos de los califas como a Al‑Mu‘tadid. Murió en el mes de Yumâda Al-Ûla, en el año 281 de la Hégira. 

 23. ADH-DHUHLI, Muhammad Ibn Yahya:

Abu ‘Abdullah, Muhammad Ibn Yahia Ibn ‘Abdullah Ibn Jâlid Ibn Fâris, esclavo liberto de Banu Dhuhl nació en el año 170 de la Hégira. Fue considerado Sheij-ul-Islam y Amîr-ul-Mu’minin en el conocimiento del Hadiz y el Hâfiz en la ciudad de Naisabur. Adquirió Hadices de muchos sabios en Makkah y Medina, Siria, Egipto, Irak, Ar-Ray, Jurasân, Yemen y Al-Yazira. Fue muy competente en esta materia y se tornó la autoridad del conocimiento en Jurasân. Ahmad dijo: ‘nunca vi a alguien que conozca los Hadices de Az-Zuhri que Muhammad Ibn Yahia. Murió en el mes de Rabî'-ul-Awwal del año 258 de la Hégira.  

 24. ABU ZUR‘A AR-RÂZI, ‘Ubaidullah Ibn Abdul-Karim:

‘Ubaidullah Ibn ‘Abdul-Karim Ibn Iazid Ibn Farouj, Abu Zur‘a Ar‑Râzi Al‑Qurashi fue Hâfiz y un destacado sabio del Hadiz. También fue considerado entre eruditos de ‘Al‑Yarh wat-Ta‘dil (el estudio crítico de los narradores de Hadîz). Muslim, At-Tirmidhi, An-Nasâ'i, Ibn Mâyah y otros narraron Hadices de él. Adh-Dhahabi dijo: ‘Muchas personas escucharon Hadices de él en Makkah y Medina, ‘Irak, Siria, Al-Yazira, Jurasan, y Egipto’. También se destacó por su memoria, devoción, sinceridad, conocimiento y la aplicación de su conocimiento. Abu Zur’a Ar-Râzi murió a fines del año 264 de la Hégira a la edad de 64 años. 

 25. IBN AS-SAKAN, Sa‘id Ibn ‘Uzmân:

Abu ‘Ali Sa‘id Ibn As‑Sakan Al‑Baghdadi nació en el año 294 de la Hégira. Fue un reputado Hâfiz y un autorizado Imâm. Prestó mucha atención al estudio del Hadiz, reuniendo y escribiendo libros de Hadices, haciéndose muy prestigioso en ese campo. Murió por el año 353 de la Hégira. 

 26. SA‘ID Ibn Mansûr:

Sa‘id Ibn Mansur Ibn Shu‘ba Al‑Marwazi o At‑Tâliqâni Al‑Balji vivió en las cercanías de Makkah. Escribió el libro As-Sunan. Ahmad Ibn Hanbal lo elogió en reiteradas ocasiones. Harb Al-Karmâni dijo: ‘Él me dictó aproximadamente diez mil Hadices de memoria’. Murió en Makkah en el mes de Ramadân del año 227 de la Hégira a los noventa años de edad. 

 27. ASH-SHÂFI’I,  Muhammad Ibn Idris: 

Abu ‘Abdullah, Muhammad Ibn Idris Ibn Al‑‘Abbâs Ibn ‘Uzmân Ibn Shâfi‘ Ibn As‑Sâ’ib Ibn ‘Ubaid Ibn ‘Abd Iazid Ibn Hâshim Ibn ‘Abdul-Muttalib Ibn ‘Abd Manâf Al‑Qurashi Al‑Makki nació en el año 150 de la Hégira en Ghaza y fue llevado a Makkah siendo un bebé. También vivió en Egipto donde murió en el año 204 de la Hégira. Se lo considera una de las personas más sabias de nación Islámica, notable sabio y el fundador de la ciencia de Usûl Al-Fiqh (los principios de la jurisprudencia) y una escuela de Fiqh. Su abuelo fue un Sahabi que siendo un niño conoció al Profeta. 

 28. IBN ABU SHAIBA, Abu Bakr:

Abu Bakr ‘Abdullah Ibn Muhammad Ibn Abu Shaiba Ibrâhim Ibn ‘Uzmân Ibn Hawasi Al‑‘Ansi fue un destacado Hâfiz. Escribió Al‑Musnad wal-Musannaf y otros libros. Era una eminencia en el conocimiento del Hadiz. Abu Zur’a, Al-Bujâri, Muslim, Abu Dâ’ud y Jalaf narraron de él. Murió en el mes de Muharram del año 235 de la Hégira. 

 29. AT-TABARÂNI, Sulaimân Ibn Ahmad:

Abul-Qâsim, Sulaimân Ibn Ahmad Ibn Aiub Ibn Mutair Al‑Lajmi At‑Tabarâni nació en el año 260 de la Hégira en la ciudad de Tabaria, Siria. Fue un eminente Imâm y narró Hadices de más de un mil sabios. Dejó Siria para adquirir el conocimiento del Hadiz y durante treinta y tres años viajó con ese propósito. 

Escribió muchos libros interesantes y beneficiosos, entre ellos Al-Mu’yam Al-Kabîr, Al-Mu’jam Al-Awsat, y Al-Mu’yam As-Saghir. Vivió en Asfahan lugar donde murió el día 27 del mes de Dhul-Qa'da del año 360 de la Hégira. 

 30. AT-TAHAWI, Ahmad Ibn Muhammad:

Abu Ya‘far, Ahmad Ibn Muhammad Salâma Ibn Salama Al‑Azdi Al‑Misri At‑Tahâwi Al‑Hanafi nació en el año 228 o 227 de la Hégira. Su  apodo corresponde a un pueblo llamado Taha en Egipto. Era un seguidor de la escuela Shâfi’i y un estudiante de Al-Muzni, su sobrino, hasta que este último un día le dijera: ‘Juro por Allah, que nunca llegarás a nada’. At-Tahâwi se enfadó y fue a estudiar con Abu ‘Imrân Al-Hanafi y no sólo se tornó Hanafi (seguidor de la escuela Hanafi) sino que también un muy aplicado estudiante que demostraba fortaleciendo los relatos, aportando el Hadiz debilitado por otros como evidencia para apoyar su postura. Al-Baihaqi dijo que él solía restarle importancia a los contraproducentes dichos de su escuela de jurisprudencia a través de métodos no aprobados por los sabios del Hadiz. Entre sus libros más famosos está el Sharh Maâni Al-´zâr. Murió a comienzos del mes de Dhul-Qa’da del año 321 de la Hégira.  

 31. IBN ‘ABDUL-BARR, Yusuf Ibn ‘Abdullah:

Abu ‘Omar, Yusuf Ibn ‘Abdullah Ibn Muhammad Ibn ‘Abdul-Barr Ibn ‘Âsim An‑Namari Al‑Qurtubi nació en Rabi’-uz-Zâni del año 368 de la Hégira. Fue un destacado Imâm, Sheij-ul-Islam y Hâfiz del occidente Islámico (el Norte de África). Fue considerado como el sabio de su época en la memorización y la exactitud del Hadiz. También  era versado en la ciencia de la genealogía e historia. Ibn Hazm dijo: ‘No puedo hablar sobre el conocimiento del Hadiz como lo hace ‘Abdul-Barr’. Escribió  numerosos libros, el más famoso es Al-Istî’âb. Ibn ‘Abdul-Barr murió un viernes del mes de Rabi’-uz-Zâni del año 463 de la Hégira a la edad de 95 años. 

 32. ‘ABDUL-HAQ Ibn ‘Abdur-Rahmân:

Abu Muhammad, ‘Abdul-Haq Ibn ‘Abdur-Rahmân Ibn ‘Abdullah Ibn Husain Ibn Sa‘id Al‑Azdi Al‑Ishbili nació en el año 510 de la Hégira. Fue Hafiz y una autoridad en el conocimiento del Hadiz. Residió en Biyaia, España donde difundió su conocimiento y escribió sus libros. Fue un destacado sabio, Faqih y un conocedor en la metodología del Hadiz, los Hadices débiles y la historia de los narradores del Hadiz. Era virtuoso, piadoso, asceta, y un seguidor estricto de la Sunnah. Mostró interés por las artes y la poesía. Murió en Biyaia en el mes de Rabi'-uz-Zâni del año 581 de la Hégira.

 33. ‘ABDUR-RAZZÂQ Ibn Humâm:

Abu Bakr, ‘Abdur-Razzâq Ibn Humâm Ibn Nâfi‘ Al‑Himiari As‑San‘âni fue considerado como uno de las fortalezas del conocimiento. Ahmad, Ishâq, Ibn Ma’in y Adh-Dhuhli narraron Hadices de él. Perdió la vista en su vejez. Murió en el año 211 de la Hégira a la edad de 85 años. 

 34. IBN ‘ADI, ‘Abdullah:

Abu Ahmad, ‘Abdullah Ibn ‘Adi Al‑Yuryâni nació en el año 279 de la Hégira. Fue un destacado Imâm, eminente Hâfiz y uno de los prominentes sabios de su época. Murió en el mes de Yumâda-ul-Âjir del año 365 de la Hégira. 

 35. AL-‘AQÎLÎ, Muhammad Ibn ‘Amr:

Abu Ya‘far, Muhammad Ibn ‘Amr Ibn Mûsa Ibn Hamâd Al‑‘Aqîlî, fue Imâm, sabio y autor del libro Ad-Du’afâ Al-Kabîr sobre las biografías de los narradores débiles, entre otros. Vivió en makkah y Medina, y murió en el año 322 de la Hégira. 

 36. ‘ALI Ibn Al‑Madini:

Abul-Hasan, ‘Ali Ibn ‘Abdullah Ibn Ya‘far Ibn Nayîh As‑Sa‘di - Al-Madini nació en el año 161 de la Hégira y fue considerado como la persona más conocedora de los Hadices del Profeta. Al-Bujâri dijo al respecto: ‘Nunca me humillé ante nadie excepto ante ‘Ali Al-Madînî’. Se lo consideraba la persona mas sabia en Al‑Yarh wat-Ta‘dil, el Hâfiz de su época y un ejemplar de Ahl Al-Hadiz (la gente del Hadiz). Murió en Sâmira, Irak en el año 234 de la Hégira. 

 37. IBN AL-QATTÂN, ‘Ali Ibn Muhammad:

Abul-Hasan, ‘Ali Ibn Muhammad Ibn ‘Abdul-Malik Al‑Fâsî nació en Córdoba, España en el año 562 de la Hégira y vivió en Fez, Marruecos. Fue Hafiz, Imâm y un conocedor de la metodología del Hadiz y las biografías de los narradores del Hadiz de su época. Escribió numerosos libros y murió en el mes de Rabi'-ul-Awwal del año 628 de la Hégira. 

 38. IMAM MÂLIK, Ibn Anas:

Abu ‘Abdullah, Mâlik Ibn Anas Ibn Mâlik Ibn Abu ‘Aamir Al‑Asbahî. Nació en el año 93 o 94 de la Hégira. Fundador de una de las cuatro escuelas de jurisprudencia. Era el Imâm de Medina, Faqih de la Ummah y  líder de Ahl Al-Hadiz. Estudió  con más de novecientos sabios y muchísimas personas aprendieron de él, entre ellos el Imam Shâfi’i. 

 39. IBN MANDA, Muhammad Ibn Ishâq:

Abu ‘Abdullah, Muhammad Ibn Ishâq Ibn Muhammad Ibn Iahia Ibn Manda nació en el año 310 de la Hégira. Fue Hâfiz, Imâm y viajero. Era uno de los destacados memorizadores que dominó numerosísimos Hadices. Se dice que viajó por el mundo Musulmán de su tiempo y volvió con aproximadamente cuarenta cargas de libros y sus profesores fueron mil setecientos. Murió en el mes de Dhul-Hiyya en el año 395 de la Hégira. 

 40. ABU NU‘AIM, Al‑Asfahâni:

Ahmad Ibn ‘Abdullah Ibn Ahmad Ibn Ishâq Ibn Musa Ibn Mahrân Al‑Asfahâni nació en el mes de Rayab del año 334 de la Hégira. Fue un destacado Hâfiz y uno de los narradores eminentes. Fue autor de numerosos libros, entre ellos Al-Mustajray ‘Ala Al-Bujâri, y Al-Mustajray ‘Ala Muslim y Hiliiat-ul-Awliiâ que es uno de sus mejores libros. Murió en el mes de Safar del año 430 de la Hégira en la ciudad de Asfahân. 

 41. ABU YA‘LA, Ahmad Ibn ‘Ali:

Al‑Hâfiz Ahmad Ibn ‘Ali Ibn Al‑Muthanna Ibn Iahia Ibn ‘Isa Ibn Hilâl At‑Tamimi nació en el mes de Shawwâl del año 210 de la Hégira. Escribió Al-Musnad Al-Kabîr y fue considerado como el narrador de Hadices de la zona de Al-Yazira. Era  fidedigno, tolerante y religioso. As-Sam’âni dijo: ‘Oí a  Isma’il Ibn Muhammad Ibn Al-Fadl Al-Hâfiz decir: ‘leí el Musnad de Al-‘Adani, el Musnad de Ibn Manî y otros libros que eran como ríos, pero el libro Musnad de Abu Ya’la es como el mar en el que todos los ríos fluyen’. Murió en el año 307 de la Hégira. 



[1] Se llamaba ' Abdullah o Abdur-Rahmân ibn Sajr Ad-Dausi, رضي الله عنه  fue uno de los más grandes Sahâba (Compañeros del Profeta صلى الله عليه وسلم ) quien relató un sinnúmero de hadices. Más de 800 ochocientos  narraron de él. Abrazó el Islam en el año de Jaibar (7 de la Hégira) y permaneció en compañía del Profeta صلى الله عليه وسلم hasta que éste murió. Fue designado Mufti durante el califato de 'Omar y luego gobernador de Medîna durante el régimen de Maruân ibn Al-Hakam. Murió en el año 59 Hégira. Fue enterrado en el cementerio Al-Baqî'.

[2] Abû Dâ'ud, Tirmidhi, Nasâ'i e Ibn Mâyah.

[3] Se llamaba Sa’d ibn Mâlik ibn Sinân Al-Jazrayi Al-Ansâri. Fue (Tab’i) aprendió de los Sahâba, relató muchos Hadices y dio veredictos religiosos durante algún tiempo. Murió a principios del año 74 de la Hégira a la edad de 86 años. 

[4] Relatado por Ahmad, Tirmidhi y Abu Dâ'ud, donde el Profeta صلى الله عليه وسلم contesta una pregunta sobre el aljibe de Budâ'a que se localiza cerca de Medina, y se encontraba lleno permanentemente con suciedad. Este aljibe está situado en una zona baja y la lluvia acarrea suciedades hasta él. Estas palabras fueron dichas acerca de este aljibe. 

[5] Abû Dâ'ud, Tirmidhi, y Nasâ'i.

[6] Se llamaba Suday ibn ' Aylân, (Sahaba), narró numerosos Hadices. Vivió en Egipto y luego se mudó a Homs (actualmente Siria) y murió allí a la edad de 81 o 86 años.

[7] Algunos sabios consideran que el agua es indiferente a la cantidad, si algún material impuro altera alguna de sus tres cualidades (color, olor o sabor), se tornara impura. Pero el punto de vista correcto es que si la cantidad del agua es inferior a 227 litros (dos Qul-la) cualquier sustancia impura tornará el agua impura, ya sea que cambie alguna de sus tres características o no, pero cuando el agua es superior a esta medida, no se tornará impura a menos que alguna de estas características cambie.

[8] Fue un asceta y gran sabio de los Sahâba. Aceptó el Islam en Makkah siendo muy pequeño, y emigró a Medîna. La primera batalla en la que participó fue la batalla del Foso Al-Jandaq, murió en el año 73 de la Hégira y fue enterrado en Dhî Tuwa.

[9] El Qul-la es un recipiente que contiene 113 litros aproximadamente. 

[10] Es decir en escasa cantidad de agua; porque de ser un gran estanque, se considerará como agua que fluye, y por lo tanto pura y apta para bañarse. Es prohibido orinar en el agua estancada, para que este no se contamine. En cambio el agua que fluye, como la de un río, es constantemente pura.

[11] El narrador fue un Sahâba, y el caso de no mencionar su nombre no tiene mayor importancia, ya que todos los Sahâba son fidedignos.

[12] Abdullâh ibn Abbâs ibn ‘Abdul-Muttalib, primo del Profeta صلى الله