Las etiquetas del matrimonio a la luz de la Sunnah ()

 

|

Las etiquetas del matrimonio a la luz de la Sunnah

 INTRODUCCIÓN DEL TRADUCTOR

Todas las alabanzas pertenecen a Allah, señor de todos los Mundos, el Más Elevado, el Más Misericordioso. Que la paz sea con Su Mensajero Muhammad, con sus Compañeros, familiares y seguidores, hasta el día del Juicio Final.

Atestiguo que no hay nada digno de adoración excepto Allah, y que Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) es Su Siervo y Mensajero. Aquel a quien Allah guía, nadie le puede desviar. Y aquel a quien Allah desvía, nadie le puede guiar.

Quiera Allah, el Más Glorificado, aceptar este trabajo de su humilde siervo y esclavo. Un trabajo, (una traducción) del eminente Shaij Al-Albani (que Allah tenga misericordia de su alma), que nos deleita con instrucciones para la vida conyugal. Unas instrucciones que a pesar de ser directas y sin dejar espacio a la duda, nos instruyen para llevar una vida marital sana en todos los sentidos. Todas, o la mayor parte de las dudas que pueden tener los recién casados dentro de la Sharia´ (Legislación Islámica), tienen su respuesta y/o solución en este magnífico ensayo.

Este libro no deja de ser instructivo en ningún momento. Algunos podrían pensar que el Sheij Al-Albani (que Allah tenga misericordia de su alma), no omite términos que pueden herir la sensibilidad del lector, o que existen en el libro palabras reservadas para entornos íntimos y conyugales. Yo digo y pienso, que si nuestros sabios se privaran de expresarse libremente en cuanto a estos temas, entonces estaríamos en una encrucijada cuya solución no sería avistada por ninguna parte que observáramos. Por lo tanto, es importante, imperioso y vital, que nos expresemos (dentro del pudor y de la legalidad) como mejor sepamos, para transmitir lo que queremos decir. En definitiva, he intentado hacer una traducción lo más fidedigna posible, y espero y deseo que todos los lectores se beneficien de esta pequeña obra. Ese es el deseo del escritor y de todo aquel que escribe por y para Allah.

Dijo el Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Las acciones de una persona que ha fallecido, cesan en el momento de su muerte, excepto en tres casos: Una limosna permanente, un conocimiento del que se beneficia la Ummah, y un hijo virtuoso que ruega por él.”

De acuerdo a este hadiz (sahih-auténtico), comencé este y otros trabajos con todas las buenas intenciones posibles, para que Allah, el Más Elevado y Todopoderoso, los acepte por su infinita Misericordia. Así como la intención de que todos mis hermanos y hermanas que no puedan leer libros de grandes sabios en árabe o inglés, se puedan beneficiar de este ejemplar traducido al español.

Oh Allah, todas nuestras obras están dirigidas a complacerte. Buscamos Tu Perdón, Tu Misericordia y Tu Benevolencia. Tu nos has creado y a Ti regresaremos para que nos juzgues.

Para finalizar, desearía apuntar algo que el lector debe saber. Los musulmanes, tenemos la obligación de bendecir el nombre del Profeta Muhammad siempre que lo escuchemos, sea cual sea el ambiente en el que se nombre, pues el mismo Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:

“Maldigo toda reunión donde se pronuncie mi nombre y no se pidan las bendiciones de Allah por mi…”

Para ello procedemos de varias formas, las más conocidas:

 -Salallahu ´aleihi wa sal-lam.

 -A´leihi wasálatu assalam.

Ambas significan: que la paz y las bendiciones de Allah sean con él.

He querido hacer una traducción fiel y sincera, sin apartarme de lo que leía, y sin añadir nada más que las importantes Notas del Traductor. Por ello, repito que las salutaciones al Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), a los Ángeles y Profetas (que la paz sea con ellos), y los Sahaba (que Allah esté complacido con ellos) se sobrentienden.

Pido nuevamente a Allah, el Más Generoso y Misericordioso, que una a la Ummah de Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), y que nos guíe e ilumine por el sendero de aquellos que vivieron con él, lucharon con él y aprendieron de él. Finalmente pido al Más Elevado, que nos proteja de no caer en las innovaciones creadas por los hombres, para no alejarnos del verdadero Islam, el que profesaba el Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), así como los Sahaba que aparecen en este libro.

Assalamw´aleikum warahmatullahi wabarakatuhu.

Malik Ibn Benaisa Mimón

  INTRODUCCIÓN DEL AUTOR

Todas las alabanzas son para Allah, el Único, que dijo en los claros versículos de Su libro:

“Y entre Sus signos está el haberos creado esposas nacidas entre vosotros, para que os sirvan de quietud, y el haber puesto en vuestros corazones el amor y la misericordia. Ciertamente, hay en ellos signos para la gente que reflexiona.” [Corán 30:21]

Que la paz y las bendiciones de Allah sean con Su Profeta Muhammad, aquel que dijo en un hadiz auténtico: “Casaros con las buenas y las fértiles, porque competiré con los otros Profetas con el número de mis seguidores el día del Juicio Final”. [Ahmad y At-Tabaraani con isnaad hasan. Y declarado Sahih de Anas por Ibn Hibbaan. Y tiene testigos que serán mencionados en el capítulo 19]

Después de esta introducción: En el Islam existen ciertas etiquetas (protocolos), dirigidas a toda persona que desee contraer matrimonio, y que por lo tanto haya de consumar su matrimonio con su esposa. Hoy en día, la mayoría de los musulmanes, incluso aquellos que ejercen y ponen en práctica los actos de adoración, son negligentes o se han convertido en personas ignorantes en cuanto a estas etiquetas Islámicas. Por lo tanto, decidí escribir este beneficioso tratado, explicando claramente estas cuestiones principalmente debido al matrimonio de alguien muy amado para mi. Espero que sea una ayuda para él y para otros hermanos creyentes para llevar a cabo lo que el líder de los Profetas ha ordenado en la autoridad del Señor de los Mundos. He seguido esta premisa aclarando ciertos aspectos importantes dirigidos a todo aquel que contraiga matrimonio, y con los cuales muchas esposas han sido puestas a prueba.

Pido a Allah, el Más Elevado, que produzca algún beneficio a través de este tratado, y que acepte el mismo, única y exclusivamente por Su Glorioso semblante. Sin duda alguna, Él es el Más Justo, el Misericordioso.

Debería ser sabido que existen muchas etiquetas en el área o campo de lo denominado como matrimonio. Todo lo que expongo en este trabajo y de lo que estoy plenamente concienciado, está autentificado de la Sunnah del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), lo cual es completamente irrefutable desde el punto de vista de la cadena de narración, y sobre la cual, ninguna duda puede ser contemplada en cuanto a sus construcciones y significados. De esta manera, cualquiera que lea y siga esta información, estará en una base clara y definida de la religión, y tendrá completa confianza en la fuente y validez de sus actos. Espero por él, que Allah ponga el sello final de la felicidad en su vida, como recompensa por empezar su vida conyugal con el seguimiento de la Sunnah, y hacer que él se encuentre entre Sus siervos cuya declaración Allah ha descrito en el sagrado Corán diciendo:

“Dicen: "¡Señor! ¡Haznos el regalo de que nuestras esposas y descendencia sean nuestra alegría, haz que seamos modelo para los temerosos de Allah!".” [Corán 25:74]

La disposición final de todo, es para aquellos de práctica piadosa, como el Señor de los Mundos dice:

“Y en cuanto a los temerosos de Allah, ellos estarán en la sombra (frescos) y cerca de fuentes. Y tendrán frutas (todas las que deseen). “Comed y bebed en paz el fruto de vuestras obras”. Ciertamente así recompensamos a aquellos que hacen el bien.” [Corán 77:41-44]

Las siguientes por lo tanto, son esas etiquetas.

 1. AMABILIDAD CON LA ESPOSA CUANDO DESEE INICIAR RELACIONES SEXUALES[1]

Es aconsejable, cuando uno está con su mujer, mostrar amabilidad para con ella, como por ejemplo presentarse ante ella con algo para beber, o algo similar. Esto se puede encontrar en el hadiz narrado por Asmaa´ bint Yazid ibn As-Sakan que dijo: “Yo embellecí a ´Aisha para el Mensajero de Allah, entonces le llamé para que viniera a verla descubierta (sin el velo). Él vino, se sentó junto a ella y trajo con él un vaso lleno de leche, del cual bebió. Entonces le ofreció leche a ´Aisha, pero ella inclinó su cabeza y se sintió avergonzada (un claro signo de timidez). Yo la reprendí y le dije a ella: “Acepta de las manos del Profeta”. Entonces ella aceptó y bebió un poco. Luego el Profeta le dijo: “Dale un poco de leche a tu compañera (refiriéndose a Asmaa´). En ese mismo instante, yo dije: “Oh Mensajero de Allah, en vez de eso, toma tú la leche, bebe de ella, y entonces dámela a mí de tus manos”. Él la tomó, bebió algo de ella y a continuación me la ofreció. Yo me senté, y la coloqué cerca de mis rodillas. Lo que hice, fue ir rotando el vaso y seguirlo con mis labios para poder llegar al lugar desde donde el Profeta había bebido. Acto seguido, el Profeta me pidió que le ofreciera a unas mujeres que estaban allí conmigo, diciendo: “Dales un poco”. Pero ellas respondieron: “No queremos.” (Es decir, que no tenían hambre). El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “¡No mezcléis el hambre con las mentiras!”[2]

 2. COLOCA LA MANO SOBRE LA CABEZA DE TU ESPOSA Y SUPLICA POR ELLA

El esposo, debería, en el momento de consumar el matrimonio con su esposa, colocar su mano en la parte frontal de su cabeza, mencionar el nombre de Allah el Más Elevado, y rezar por las bendiciones de Allah. Como en la declaración del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Cuando cualquiera de vosotros se case, debería colocar su mano sobre la frente de ella, mencionar a Allah el Más Elevado, y rezar por Sus bendiciones, diciendo: “Oh Allah, Te pido por el bien que haya en ella, y el bien por el que la has creado, y busco refugio en Ti del mal que haya en ella y el mal con el que la hayas creado.” Allahumma inni as´aluka min jairiha wa jairi ma yabaltaha ´alaihi wa a´udubikah min sharriha wa sharri maa yabaltaha ´alaihi. [Abu Dawud y otros. Al-Bujari en “Af´aalul-´Ibaad”, Abu Dawud, Ibn Mayah, al-Haakim, al-Baihaqi y Abu Ya´laa con un isnad[3] hasan[4]].

 3. LA ORACIÓN DE AMBOS ESPOSOS

Es aconsejable para la esposa y el esposo rezar dos rakaat[5] juntos en su noche de bodas. Esto ha sido narrado desde las primeras generaciones de musulmanes, como se puede observar en las siguientes dos narraciones:

Primera: de Abu Sa´id Maula Abu Asyad que dijo: “Me casé mientras era un esclavo. Invité a un número de los compañeros del Profeta, entre los cuales estaba Ibn Mas´ud, Abu Darr y Hudhaifa (que Allah tenga misericordia de todos ellos). Cuando escuchamos el Adhán[6], Abu Darr se levantó y dio unos pasos (se disponía a dirigir la oración), cuando los otros le dijeron: “¡No!” él dijo: “¿Seguros?” Y los demás le contestaron: “Si”. A continuación, yo di unos pasos hacia adelante, me puse delante de ellos y dirigí la oración, aún siendo un esclavo propiedad de otra persona. Luego me instruyeron diciéndome: “Cuando tu esposa se acerque a ti, rezad dos rakaat. Luego pide a Allah el bien de aquello que ha venido a ti, y busca refugio en Él (Allah) de su mal. Entonces ya todo depende de ti y de tu esposa (son vuestros asuntos).” [Ibn Abi Shaibah y ´Abdur-Razzaaq]

Segunda: Shaqiq dijo: “Un hombre llamado Abu Hariz dijo: “Me he casado con una chica joven, y tengo miedo que me desprecie.” Abdullah Ibn Mas´ud le contestó: “En verdad, el amor lo concede Allah, y la separación proviene del demonio, quien desea hacer despreciable y/o vil todo aquello que Allah ha permitido. Así que cuando tu esposa venga a ti, dile que rece dos raka’at detrás de ti.” En otra versión de la misma historia, “Abdullah continuó diciendo: ´Y di: ´Oh Allah, haz que ella sea una bendición para mi esposa, y haz que yo sea una bendición para ella. Oh Allah, únenos siempre que sea para el bien, y sepáranos si la separación es lo mejor para nosotros”. [Ibn Abi Shaibah y at-Tarabaani y ´Abdur-Razzaaq: Sahih[7]

 4. ¿QUÉ DECIR EN EL MOMENTO DE INICIAR LA RELACIÓN SEXUAL?

Cuando está a punto de iniciar relaciones sexuales[8] con su mujer, debería decir antes:

“Bismillahi, Allahumma yannibna ash-shaitaan, wa yannib ash-shaitaana maa razaqtanna.”

En el nombre de Allah, Oh Allah, mantennos lejos del demonio, y mantén al demonio lejos de lo que Tu nos puedas otorgar (es decir, descendencia).

Acerca de esto, el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Después de eso, si Allah decreta que ellos tengan un hijo, el demonio (Iblis), nunca podrá producirle ningún daño.” [Al-Bujari][9]

 5. ¿CÓMO PUEDE SER EL ACTO SEXUAL?

Está permitida la relación sexual en cualquier posición que se desee, de frente o de espaldas, siempre que sea por la vagina. Acerca de esto, Allah reveló el siguiente versículo:

“Vuestras esposas son como un campo de labranza para vosotros, así pues, id a vuestro campo de labranza como y cuando queráis.” [Corán 2:223].

Hay también varios hadices acerca de esta cuestión en particular, de los cuales solo mencionaré dos:

Narró Yaabir: “¡Los judíos solían decir que si un hombre penetra a su esposa por la vagina pero de espaldas, su hijo sería bizco! Entonces Allah reveló el versículo: “Vuestras esposas son como un campo de labranza para vosotros, así pues, acercaos a vuestro campo de labranza como y cuando queráis.” [Corán 2:223]. El Profeta dijo: “De frente o de espalda, siempre y cuando sea por la vagina.” [Al-Bujari y Muslim].

Narró Ibn ´Abbas: “Los Ansaar[10] que habían sido politeístas, vivieron con los judíos, que eran gente del libro. Aquellos (los Ansaar) veían a estos (los judíos) como superiores en cuanto a conocimiento, y solían seguir su ejemplo en muchas cosas. La gente del libro solo mantenía relaciones sexuales con sus esposas de lado, siendo esta la forma más cómoda para la mujer, y los Ansaar habían seguido su ejemplo en ese asunto. Las personas de Quraish[11] por el contrario, solían exponer a sus mujeres exageradamente a otras posiciones. Disfrutaban de sus esopsas de frente, de espaldas y de lado. Cuando los habitantes de La Meca llegaron a Medina en el tiempo de la Hégira[12], uno de ellos contrajo matrimonio con una mujer de los Ansaar, e intentó hacer eso con su mujer (según la costumbre de los Quraish). Ella lo desaprobó inmediatamente y dijo: “¡Nuestros maridos sólo tiene relaciones con nosotras de lado, así que acata eso o mantente alejado de mi!” Esta disputa trascendió y se convirtió en algo serio hasta que llegó a los oídos del Profeta. Así que Allah reveló este versículo: “Vuestras esposas son como un campo de labranza para vosotros, así pues, acercaos a vuestro campo de labranza como y cuando queráis.” [Corán 2:223]. Es decir, de frente, de espalda o de lado, siempre que sea por la vagina.” [Abu Dawud, Al Haakim y otros: isnaad hasan, apoyado por otras narraciones].

 6. LA PROHIBICIÓN DE LA SODOMÍA

Está completamente prohibido para todo hombre musulmán penetrar a su esposa por el ano (sexo anal). Esto se entiende del versículo citado anteriormente (donde se menciona un “campo de labranza” ya que solo puede referirse a un lugar donde algo pueda crecer), y de las narraciones citadas anteriormente. También hay otros hadices que tratan sobre este tema, entre ellos:

Primero: Umm Salama dijo: “Cuando los Muhayirín[13] vinieron a los Ansaar en Medina, algunos de ellos contrajeron matrimonio con mujeres de los Ansaar. Las mujeres de los Muhayirín solían tumbarse boca abajo (durante el acto sexual), mientras que las mujeres de los Ansaar nunca lo habían hecho de esa manera. Entonces, uno de los hombres de los Muhayirín quería que su mujer hiciera eso. Ella se negó hasta cierto día, debido a que pudo preguntarle al Profeta acerca de ello. Ella fue al Profeta, pero estaba muy avergonzada como para hacer la pregunta, y por ello Umm Salama le preguntó. Entonces el versículo fue revelado, y decía lo siguiente: “Vuestras esposas son como un campo de labranza para vosotros, así pues, acercaos a vuestro campo de labranza como y cuando queráis.” [Corán 2:223]. El Profeta dijo: “¡No! Excepto por un solo lugar. (es decir que solo era lícito por la vagina) [Ahmad, at-Tirmidhi y otros: Sahih].

Segundo: Ibn ´Abbas dijo: “´Umar Ibn Al-Jattab vino al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y le dijo: ´¡Oh Mensajero de Allah, estoy destrozado!´ El Profeta le preguntó: ´¿Y qué te ha destrozado ´Umar?´ ´Umar dijo: ´Le di la vuelta a mi montura anoche.´ (Una expresión que significa que tuvo relaciones sexuales con su esposa penetrando la vagina mientras la “montaba” desde atrás.) El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) no le dio ninguna respuesta hasta que la revelación descendió y el versículo fue revelado, el cual decía: “Vuestras esposas son como un campo de labranza para vosotros, así pues, acercaos a vuestro campo de labranza como y cuando queráis.” [Corán 2:223]. Entonces el Profeta dijo: “De espalda o de frente, pero abstente de su ano y su menstruación.” [an-Nasaa´i en “´Ishratun-Nisaa” con un isnaad hasan, at-Tirmidhi y otros].

Tercero: Juzaima Ibn Zaabit dijo: “Un hombre le preguntó al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) acerca de mantener relaciones sexuales por detrás, o que un hombre tome a su mujer por atrás, y el Profeta respondió: ´Es lícito´. Cuando el hombre se dio la vuelta para marcharse, el Profeta le llamó, o pidió que le buscaran y dijo: “¿Qué quisiste decir? ¿Cuál de las dos aberturas era de la que estabas hablando? Si lo que querías decir era por detrás pero por la vagina, entonces si. Pero si lo que querías decir era por detrás pero por el ano, entonces no. En verad no se avergüenza de decir la verdad. ¡No penetréis a vuestras esposas por el ano!” [As-Shaafi, al-Baihaqi y otros: Sahih].

Cuarto: “Allah no ha de mirar a quien penetre a su esposa por el ano.” [an-Nasaa´i: isnad Hasan y apoyado por otras narraciones en “al-´Ishrah”; at-Tirmidhi e Ibn Hibbaan]

Quinto: “Malditos serán aquellos que penetren a sus esposas por el ano.” [Abu Dawud, Ahmad y otros con hasan isnaad y apoyado y defendido].

Sexto: “Aquel que tenga relaciones sexuales con una mujer menstruante, o por el ano, o se acerque a un adivino y crea en lo que se le diga, entonces habrá descreído de aquello que le ha sido revelado a Muhammad.” [Abu Dawud, at-Tirmidhi y otros: Sahih].

 7. HACER EL WUDU[14] ENTRE DOS ACTOS SEXUALES

Si ha mantenido relaciones sexuales con su esposa y desea volver a tenerlas otra vez, es recomendado realizar el wudu, basado en las palabras del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “Cuando uno de vosotros termine sus relaciones sexuales con su esposa y luego decida reanudarlas otra vez, que antes realice el wudu entre las dos veces (En otra versión, el mismo wudu que realiza para la oración), porque en verdad, esa ablución vigorizará su vuelta a la actividad sexual.” [Muslim, Ibn Abi Shaibah y otros].

 8. ES PREFERIBLE REALIZAR EL BAÑO [GUSUL]

El baño, sin embargo, es preferible a hacer simplemente el wudu en tales ocasiones (entre actos sexuales). Abu Raafi´ narró: “El Profeta visitó a todas su esposas en una sola noche, bañándose en la casa de cada una de ellas. El narrador preguntó al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “¿No podías haber tomado el baño una sola vez (o sea, al final)?” El Profeta respondió: “Esta manera es más pura, más limpia y mejor.” [Abu Dawud, an-Nasaa´i: Hassan en “al- ´Ishrah”, y otros].

 9. EL BAÑO DE LA ESPOSA Y EL ESPOSO JUNTOS

Está permitido para la esposa y el esposo tomar baño juntos en el mismo lugar, aunque él vea sus partes privadas, y ella vea las de él. Esto está establecido en varios hadices auténticos, entre ellos:

´Aisha (que Allah esté complacido con ella) narró: “Solía bañarme con el Profeta en una única tina de agua que estaba colocada entre nosotros de tal forma que nuestras manos chocaban dentro. Él solía competir conmigo, de modo que yo tenía que decirle: ´¡Deja algo (de agua) para mi, deja algo para mí!´ Ella añadió: ´Estábamos en estado de Yanába (es decir, el estado de impureza tras mantener relaciones sexuales.” [Al-Bujari y Muslim].

Narró Mu´aawiya Ibn Haida: “Yo dije: ´Oh Mensajero de Allah, ¿cuál de nuestras desnudeces está permitida, y de cuál debemos tener cuidado?´ El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) respondió: “Guarda tu desnudez excepto para tu esposa”[15]. Dije: ´Oh Mensajero de Allah, ¿y si otros familiares viven en la misma casa?´ El Profeta respondió: “Si puedes asegurarte que nadie vea tu desnudez, entonces puedes hacerlo.” Dije: ´Oh Mensajero de Allah, ¿y cuándo uno está solo?´ El Profeta dijo: “Allah es más merecedor que las personas de tu recato”.” [Ahmad, Abu Dawud, at-Tirmidhi y otros: Sahih]

 10. HACER EL WUDU DESPUÉS DE MANTENER RELACIONES SEXUALES Y ANTES DE DORMIR

Es mejor para el esposo y la esposa no dormir después de haber mantenido relaciones sexuales hasta que ambos hayan realizado el wudu. Hay varios hadices acerca de esta cuestión, entre ellos:

Primero: ´Aisha narró: “Siempre que el Profeta deseaba dormir o comer mientras estaba en estado de Yanába (es decir después de haber mantenido relaciones sexuales y antes del baño), él se lavaba sus partes privadas y realizaba el wudu como si fuera a hacer la oración.” [Al- Bujari y Muslim].

Segundo: Dijo Ibn ´Umar: “Oh Mensajero de Allah, ¿Podemos ir a dormir en estado de Yanába?” El Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) respondió: “Si, después de haber realizado el wudu.” [Al-Bujari y Muslim]. En otra versión: “Haz el wudu y lávate tus partes privadas, y entonces ve a dormir.” [Al-Bujari y Muslim]. Y en otra versión: “Si, puedes realizar el wudu, dormir y tomar un baño cuando quieras.” [Muslim y al-Baihaqi]. Y también, en otra versión: “Si, y realiza el wudu si lo deseas.” (Esta última versión demuestra que este wudu no es obligatorio.) [Ibn Juzima e Ibn Hibban: Sahih].

Tercero: ´Ammaar Ibn Yaasir narró que el Profeta dijo: “Hay tres a quienes los ángeles nunca se les acercarán: El cadáver de un incrédulo; un hombre que usa perfume de mujer; y, quien ha mantenido relaciones sexuales hasta que haya realizado el wudu.” [Abu Dawud, Ahmad y otros: Hasan].

 11. LAS REGLAS CONCERNIENTES A ESTE WUDU

Este wudu no es obligatorio pero es altamente recomendable. Esto, es decir, la no obligatoriedad, está basado en el hadiz narrado por ´Umar donde preguntó al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él): “¿Podemos ir a dormir en estado de Yanába?” A lo que el Profeta respondió: “Si, y realiza el wudu si lo deseas.” [Ibn Hibbaan: Sahih]. Esto también está apoyado por otros hadices, entre ellos un hadiz narrado por ´Aisha quien dijo: “El Profeta solía dormirse en estado de Yanába sin haber tocado el agua, hasta que se levantaba más tarde y tomaba un baño.” [Ibn Abi Shaiba, at-Tirmidhi, Abu Dawud y otros: Sahih].

En otra versión narrada por ´Aisha, ella dijo: “El Profeta solía pasar la noche en estado de Yanába, hasta que Bilal venía por la mañana para hacer el Adhán[16]. Entonces se levantaba, se daba un baño mientras yo veía como las gotas de agua caían de su cabeza, y se marchaba. Y luego escuchaba su voz durante la oración de Fayr[17]. Tras eso permanecía ayunante (el resto del día).” Mutarrif dijo: “Yo le dije a Aamir: “¿En el mes de Ramadán?” Y el dijo: “Si, en el mes de Ramadán y en otro mes que no fuera Ramadán.” [Ibn Abi Shaiba, Ahmad y otros: Sahih].

 12. HACER EL TAYÁMMUM[18] EN ESTADO DE YANÁBA EN VEZ DEL WUDU

También está permitido en ocasiones hacer el tayámmum, en lugar del wudu, antes de irse a dormir. Esto está basado en un hadiz de ´Aisha en el cual ella dijo: “Cuando el Profeta estaba en estado de Yanába y deseaba dormir, hacía el wudu o el tayámmum.” [Al-Baihaqi: Hasan].

 13. ES PREFERIBLE TOMAR BAÑO ANTES DE DORMIR

El baño, sin embargo, es preferible a cualquiera de las posibilidades antes mencionadas, ya que queda claro en el hadiz narrado por ´Abdullah Ibn Qais, quien dijo:

“Pregunté a ´Aisha: ¿Qué hacía el Profeta cuando estaba en estado de Yanába? ¿Tomaba un baño antes de dormir o dormía antes de tomar un baño?” Ella respondió: “Hacía todas esas cosas. A veces tomaba un baño y a continuación se iba a dormir, y a veces realizaba el wudu y luego se iba a dormir.” Yo dije: “Alabado sea Allah Quien hizo las cosas flexibles.” [Muslim, Ahmad y Abu ´Awaana].

 14. LA PROHIBICIÓN DE MANTENER RELACIONES SEXUALES DURANTE LA MENSTRUACIÓN

Está prohibido mantener relaciones sexuales mientras la esposa esté menstruando. Esto se evidencia en el siguiente versículo del Sagrado Corán:

“Te preguntan acerca de la menstruación. Di: Es una impureza. Manteneos, pues, alejados de las mujeres durante la menstruación y no os acerquéis a ellas hasta que se hayan purificado. Pero cuando se hayan purificado hacedlo como Allah os ha permitido [por la vía natural]. Porque Allah ama a aquellos que se vuelven a El constantemente, y ama a aquellos que se mantienen puros y limpios.” [Corán 2:222]

Existen también otros hadices relacionados con esta cuestión, entre ellos:

Primero: “Aquel que mantenga relaciones sexuales con una mujer menstruante, o con una mujer por el ano, o se acerque a un adivino y crea en lo que éste le diga, entonces habrá descreído de aquello que le ha sido revelado a Muhammad”.

Segundo: Narró Anas Ibn Malik: “Cuando sus esposas estaban en estado de menstruación, los judíos solían sacarlas de la casa, y no comían, bebían ni dormían con ellas en la casa. El Profeta fue preguntado acerca de esto, y Allah reveló el siguiente versículo:

“Te preguntan acerca de la menstruación. Di: Es una impureza. Manteneos, pues, alejados de las mujeres durante la menstruación…”

Entonces el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Estad con ellas en la casa, haced todo lo que queráis excepto la penetración.” Los judíos dijeron: “Este hombre no quiere dejar nada de lo que hacemos, sin hacer algo diferente.” Entonces Asyad Ibn Hudair dijo: “Oh Mensajero de Allah, los judíos dijeron “esto y lo otro”[19], entonces ¿no deberíamos mantener relaciones sexuales con nuestras esposas mientras estén menstruando?” La cara del Profeta cambió de tal manera que ellos pensaron que estaba encolerizado (enfadado) con ellos, así que se marcharon. Mientras salían, vieron como alguien traía un recipiente de leche como regalo para el Profeta. El Profeta entonces mandó a alguien a que buscara a esas personas que se habían marchado para ofrecerles un poco de leche, así que pensaron que el Profeta no estaba realmente enfadado con ellos.” [Muslim, Abu ´Auwaana y Abu Daawud].

 15. LA PENITENCIA DE QUIEN MANTIENE RELACIONES SEXUALES DURANTE LA MENSTRUACIÓN

Aquel a quien el deseo le supere, no lo pueda controlar, y mantenga relaciones sexuales con su esposa mientras esta esté menstruando, y antes de que se purifique, debe dar en caridad, el valor del peso de un dinar de oro, alrededor de 4,25 gramos, o la mitad de esa cantidad. Esto está basado en el hadiz narrado por ´Abdullah Ibn A´bbas que escuchó al Profeta decir, acerca de un hombre que mantuvo relaciones sexuales[20] con su esposa mientras esta estaba en su periodo de menstruación: “Que de un dinar en caridad, o la mitad de un dinar.” [At-Tirmidhi, Abu Dawud, At-Tabaraani y otros: Sahih].

 16. ¿QUÉ ES PERMISIBLE DURANTE LA MENSTRUACIÓN?

Es permisible para el musulmán disfrutar con su esposa de cualquier manera excepto el contacto con sus partes privadas (de ella) cuando esté menstruando. Hay varios hadices que corroboran esta declaración:

Primero: “y haced lo que queráis excepto la penetración.” [Muslim, Abu ´Awaana y Abu Dawud].

Segundo: Narró ´Aisha: “Cuando estábamos con la menstruación, el Profeta solía ordenarnos que nos pusiéramos una tela alrededor de la cintura, cubriendo las partes privadas, para que los esposos pudieran entonces acostarse y disfrutar con sus esposas”. Cierta vez ella dijo: “…para que su esposo pudiera así acariciarla.” [Al-Bujari, Muslim y otros].

Tercero: Una de las esposas del Profeta dijo: “Cuando el Profeta deseaba algo[21] de alguna de sus esposas, pero ésta estaba con su menstruación, él ponía una tela alrededor de sus partes privadas, y entonces hacía todo aquello que le placía.” [Abu Dawud: Sahih].

 17. ¿CUANDO ESTÁ PERMITIDO REANUDAR LA ACTIVIDAD SEXUAL DESPUÉS DE LA MENSTRUACION?

Cuando la mujer se purifica completamente del periodo menstrual, no queda ningún rastro de sangre, y el flujo de sangre ha cesado por completo, les está permitido entonces a los cónyuges reanudar la actividad sexual, después de que ella se haya lavado el lugar donde había sangre, o que realice el wudu, o que tome un baño completo. Cualquiera de estas tres alternativas que la mujer realice, hace que la actividad sexual pueda ser reanudada de forma lícita. Todo esto está basado en la declaración de Allah en el Sagrado Corán:

“Pero cuando se hayan purificado hacedlo como Allah os ha permitido [por la vía natural];. Porque Allah ama a aquellos que se vuelven a El constantemente, y ama a aquellos que se mantienen puros y limpios.” [Corán 2:222].

Esta es la posición de Ibn Hazm, ´Ataa, Qatadah, al-Awzaa´i, Daawud az-Zaahiri y Muyaahid: como dice Ibn Hazm: “Las tres formas representan purificación, por lo que si la mujer realizara una de ellas después del cese de su periodo menstrual, entonces es lícita para su marido.”

El mismo término es usado para referirse a “lavarse las partes privadas” en el versículo coránico que estaba relacionado a las personas de Qubaa:

“En ella hay hombres que aman ser purificados; y Allah ama a aquellos que se purifican”. [Corán 9:108].

Sin embargo, no hay nada aquí, en el versículo, o en la Sunnah, para refutar el versículo en cuestión, en cuanto a cualquiera de los tres significados – y para hacerlo se necesita una prueba (o argumento) mayor.

 18. LA LEGITIMIDAD DEL “COITUS INTERRUPTUS”[22]

Definición de “Coitus Interruptus”: Retirada del pene de la vagina en el instante en el que se produce la eyaculación con el propósito de evitar el embarazo. Esto solamente puede llevarse a cabo con el consentimiento de la esposa.

Está permitido practicar el “Coitus Interruptus”. Existen numerosos hadices que apoyan esto:

Primero: Narró Yaabir: “Practicábamos el coitus interruptus y el Corán estaba siendo revelado.” [Al-Bujari y Muslim]. En otra versión, el mismo narrador dijo: “Solíamos practicar el coitus interruptus durante la vida del Profeta. Esta práctica llego a oídos del Profeta, y él no nos prohibió llevarla a cabo.” [Muslim, an-Nasaa´iy Tirmidhi].

Segundo: Narró Abu Sa´id al-Judri: “Un hombre fue al Profeta y le dijo: “Tengo una mujer joven, y practico el coitus interruptus con ella. Quiero aquello que los hombres quieren, pero los judíos claman que el coitus interruptus es infanticidio menor.” El Profeta dijo: “Los judíos han mentido, los judíos han mentido. Si Allah deseara crear a un niño, vosotros no seríais capaces de evitarlo.” [An-Naasa´i en al-´Ishrah: Abu Dawud y otros: Sahih].

Tercero: Narró Yaabir: “Un hombre fue al Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y le dijo: “Tengo una esclava que nos sirve y riega nuestras palmeras. A veces mantengo relaciones sexuales con ella, pero no me agrada la idea de que quede embarazada de mí”. El Profeta dijo: “Practica el coitus interruptus si quieres, pero lo que ha sido escrito para ella, vendrá.” Después de un tiempo, el hombre volvió al Profeta y le dijo: “¡Ella ha quedado embarazada!” El Profeta (saw) le dijo: “Te dije que lo que haya sido escrito para ella, vendrá.” [Muslim, Abu Dawud y otros].

 19. ES PREFERIBLE NO PRACTICAR EL “COITUS INTERRUPTUS”

No practicar el “coitus interruptus” es preferible por las siguientes razones:

Primero: Es dañino para la mujer, ya que reduce su placer al acortarlo (el acto sexual). Si ella accede a ello, todavía contiene los siguientes puntos negativos.

Segundo: Niega parte del propósito del matrimonio, el cual es acrecentar la nación Musulmana a través de la descendencia, como se observa en la declaración del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), quien dijo: “Casaos con mujeres cariñosas y fértiles, porque competiré con los otros Profetas en el número de mis seguidores.” [Abu Dawud, an-Nasaa´i y otros: Sahih]. Esta es la razón por la que una vez el Profeta se refirió al coitus interruptus como “infanticidio menor” (y no porque está prohibido como el infanticidio está prohibido), cuando se le preguntó y dijo: “Eso es infanticidio menor”. [Muslim, Ahmad y al-Baihaqi]. Por esto fue preferible en el hadiz narrado por Abu Sa´id al-Judri, quien dijo: “Coitus interruptus fue mencionado en presencia del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y dijo: “¿Por qué alguno de vosotros haría semejante cosa?[23] Allah es el creador de toda alma”. [Muslim]. En otra versión, dijo: “Tú actúas y tú actúas. No hay personas que estén destinadas a estar desde ahora hasta el día del Juicio Final que no hayan de estar”. [Muslim].

 20. LO QUE AMBOS ESPOSOS DEBERÍAN PRETENDER CON SU MATRIMONIO

Ambos esposos deberían iniciar su matrimonio con las siguientes intenciones: protegerse a sí mismos de los deseos sexuales ilícitos, protegerse de caer en aquello que Allah ha prohibido, es decir, el adulterio y la fornicación. Además de esto, es importante saber que una recompensa como la recompensa de una caridad voluntaria es grabada para ellos cada vez que mantengan relaciones sexuales. Esto está basado en el siguiente hadiz del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), narrado por Abu Dharr: “Algunos de los Compañeros del Profeta le solían decir: ¡Oh Mensajero de Allah, los acaudalados[24] de entre nosotros han recibido todas las recompensas (del Más Allá)! ¡Ellos rezan como nosotros rezamos, ayunan como nosotros ayunamos, y luego dan caridad de lo que les sobra de sus riquezas!” El Profeta dijo: ¿Acaso Allah no ha hecho para ti aquello con lo que puedes dar caridad? En verdad, cada vez que digas Subhannallah (Exaltado sea Allah) es una caridad, y cada vez que digas Allahuakbar (Allah es el Supremo) es una caridad, y cada vez que digas Al-Hamdulillah (Alabado sea Allah) es una caridad, recomendar el bien es una caridad, y advertir sobre lo ilícito es una caridad. Incluso cuando manteneis relaciones sexuales es una caridad” Los Compañeros dijeron: “Oh Mensajero de Allah, ¿Acaso satisfacemos nuestros deseos y eso representa una caridad?” El Profeta dijo: “¿No os dais cuenta? ¿Si hubiera satisfecho ese deseo, con el pecado (es decir, adulterio y/o fornicación), no habría cometido un pecado?” Ellos dijeron: “¡Por supuesto!” El Profeta añadió entonces: “De la misma manera, cuando él satisface su deseo sexual con aquello que es lícito, es decir, dentro de su matrimonio, entonces obtiene por ello una recompensa”. [Muslim, an-Nasaa´i en al-´Ishrah, y Ahmad].

 21. ¿QUÉ SE DEBE HACER DESPUÉS DE LA NOCHE DE BODAS?

Es aconsejable para el esposo ir a ver a los familiares que acudieron a visitarle a su casa a la mañana siguiente, para saludarles y rezar por ellos. También es aconsejable para estos hacer lo mismo con el recién casado, como se indica en el siguiente hadiz narrado por Anas Ibn Malik: “El Mensajero de Allah celebró una fiesta a la mañana siguiente a su noche de bodas con Zainab, en la cual dio de comer a los musulmanes hasta satisfacerse por completo a base de pan y carne. Entonces, fue hacia las Madres de los Creyentes (es decir, a sus otras esposas), les dio saludos y rezó por ellas, y amablemente ellas le devolvieron tal acto (es decir, rezaron por él). Esta es la manera que él solía llevar a cabo en la mañana siguiente a una noche de bodas.” [Ibn Sa´d y an-Nasaa´i: Sahih].

 22. LA CASA DEBE TENER UN LUGAR DONDE BAÑARSE

La pareja casada debe tener un lugar en la casa donde se puedan bañar, no deben acudir a los baños públicos (hámmam). Esto está prohibido en diversos hadices que tratan este tema, entre ellos:

Primero: Narró Yaabir que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Aquel que crea en Allah y en el Día del Juicio Final, que no permita a su esposa acudir a los baños públicos. Aquel que crea en Allah y en el Día del Juicio Final, que no acuda a los baños públicos si no es con una prenda (de tela) alrededor de su cintura. Y aquel que crea en Allah y en el Día del Juicio Final, que no se siente en una mesa donde hayan embriagantes”. [Al-Haakim, at-Tirmidhi y otros: Sahih].

Segundo: Dijo Umm ad-Dardaa´: “Salí de los baños públicos y me crucé con el Mensajero de Allah, quien me dijo: ´¿De dónde vienes Umm Dardaa´? Respondí: ´De los baños públicos´. Entonces me dijo: “Por Aquel en cuyas manos está mi alma, toda mujer que se quite sus ropas en cualquier lugar que no sea su casa o en la casa de su madre, ha destruido todo lo que le cubre ante El Misericordioso (Allah).” [Ahmad: Sahih].

Tercero: Abu al-Malih dijo: “Algunas mujeres de Siria entraron a la casa de ´Aisha y esta les preguntó: “¿De dónde sois?” Las mujeres respondieron: “Somos nativas de Siria.” ´Aisha les dijo: “¿Sois por casualidad de aquel distrito que permite a sus mujeres entrar a los baños públicos?” Ellas dijeron: “Si”. ´Aisha les respondió: “Yo os digo, que escuché al Profeta de Allah decir: “Toda mujer que se quite su ropa en cualquier lugar que no sea su casa, ha destruido todos los velos de modestia y castidad entre ella y Allah.” [at-Tirmidhi, Abu Dawud y otros: Sahih].

 23. LA PROHIBICION DE DIVULGAR SECRETOS DE ALCOBA

Está completamente prohibido tanto para el esposo como para la esposa, divulgar o comentar secretos de alcoba[25] a cualquier persona. Los siguientes dos hadices tratan esto:

Primero: “En verdad, entre las peores personas ante Allah en el Día del Juicio Final, está un hombre que se acerca a su esposa para mantener relaciones sexuales y ella responde (o acepta), y entonces él extiende y divulga sus secretos (de alcoba).” [Muslim, Ibn Abi Shaiba, Ahmad y otros].

Segundo: Asmaa Bint Yazid narró que ella estaba una vez ante la presencia del Profeta Muhammad, y había hombres y mujeres sentados. Entonces el Profeta dijo: “¿Es posible que un hombre discuta aquello que hace con su esposa, o que una mujer informe a alguien aquello que hizo con su esposo?” La gente se mantuvo en silencio. Entonces yo dije: “¡Oh, si! Oh Mensajero de Allah, verdaderamente, tanto las mujeres como los hombres hacen eso.” Entonces el Profeta dijo: “No hagáis eso. ¡Eso es como un demonio masculino que se encuentra en su camino a una demonio femenino, y mantienen relaciones sexuales mientras la gente les mira!” [Ahmad: Hasan o Sahih debido a los apoyos del hadiz].

 24. LA OBLIGACION DE CELEBRAR LA BODA

El esposo debe organizar una fiesta después de haber consumado el matrimonio con su esposa[26]. Esto está basado en la orden que le dio el Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) a Abdurrahman Ibn ´Awff, y en el hadiz narrado por Buraida ibn At-Hasib, quien dijo: “Cuando ´Ali pidió la mano de Fátima (la hija del Profeta) en matrimonio, contó que el Profeta le dijo: “Una boda (y en otra versión “el novio”) debe celebrar una fiesta.” El narrador dijo: “Sa´ad dijo: ´(una fiesta) con una oveja´. Otra persona dijo: “Una fiesta realizada con tal y tal cantidad de trigo.” [Ahmad y at-Tabaraani: Su isnaad es aceptable como dice a-Haafid Ibn Hayr en Fathul-Baari: 9/188].

 25. LA SUNNAH ACERCA DE LAS FIESTAS DE BODAS

Lo siguiente debería ser observado y tenido en cuenta con respecto a los banquetes en las bodas:

Primero: Debería ser celebrado (´aqd - Fathul Baari: 9/242-244) durante los tres días siguientes a la noche de bodas, ya que esta es la tradición del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él), la cual nos ha legado a nosotros. Narró Anas Ibn Malik: “El Profeta después de su noche de bodas me envió a buscar a algunos hombres para invitarles a comer.” [Al-Bujari y al-Baihaqi]. También narró Anas Ibn Malik: “El Profeta se casó con Safía, y su dote fue la libertad (ella era esclava). Él dio una fiesta que se prolongó durante tres días.” [Abu Ya´laa y otros: Sahih].

Segundo: Una persona debería invitar a las personas piadosas (temerosas de Allah), ya sean ricos o pobres. El Profeta dijo: “No seáis amigos de nadie excepto de los creyentes, y dad de vuestra comida sólo a los piadosos.” [Abu Dawud, at-Tirmidhi y otros: Sahih].

Tercero: Si uno se lo puede permitir, debería celebrar una fiesta con uno o más corderos. Basado en el siguiente hadiz,narrado por Anas Ibn Malik: “Abdurrahman Ibn ´Awf llegó a Medina, y el Profeta asignó a Sa´ad Ibn Ar-Rabi´ al-Ansarí como su hermano. Sa´ad le llevó a su casa, pidió que les sirvieran comida y ambos comieron. Entonces Sa´ad dijo: “Oh hermano mío, yo soy el hombre más rico de todos los habitantes de la ciudad de Medina (en otra versión: … “de los Ansaar”), por lo tanto observa la mitad de mi propiedad y tómala (en otra versión: “…y dividiré mi jardín en dos”). También, tengo dos esposas, así que observa cuál de las dos te complace más, para que entonces yo me pueda divorciar de ella. Entonces, después del periodo prescrito de espera, tu podrás casarte con ella.” ´Abdurrahman dijo: “No, por Allah, que Allah bendiga a tu familia y a tus bienes. Enséñame el camino que lleva hacia el mercado.” Así que le enseñaron el camino hacia el mercado, y hacia allí se dirigió. El compró y vendió, y obtuvo ganancias. Por la tarde, retornó a la gente de su casa con algo de leche seca para cocinar. Después de eso, el tiempo transcurrió, hasta que apareció un día con rastros de azafrán en su ropa. El Profeta le dijo: “¿Qué es esto?” El dijo: “Oh Mensajero de Allah, me he casado con una mujer de los Ansaar.” El Profeta respondió: “¿Qué le diste como dote?” El respondió: “El peso de cinco monedas de oro.” Entonces el Profeta le dijo: “Que Allah te bendiga, da una fiesta al menos con un cordero.” Abdurrahman respondió: “Me he visto en tal estado, que si levantaba una piedra del suelo, esperaría encontrar algo de oro o plata bajo ella.” Anas Ibn Malik dijo: “Yo vi tras la muerte de Abdurrahman que cada una de sus esposas heredó cien mil dinares.” [Al-Bujari, an-Nasa´i y otros].

También narró Anas Ibn Malik: “Nunca vi al Profeta organizar una fiesta de boda como la que él organizó para Zainab. Sacrificó un cordero y alimentó a todos con carne y pan hasta que no pudieron comer más.” [Al-Bujari, Muslim y otros: Sahih].

 26. LOS BANQUETES DE BODAS SE PUEDEN SERVIR CON OTRA COMIDA QUE NO SEA CARNE

Está permitido servir el banquete de boda con cualquier comida que esté disponible y que los contrayentes se puedan permitir, incluso si esta comida no contiene carne. Esto está basado en el siguiente hadiz narrado por Anas Ibn Malik: “El Profeta se quedó entre Jaibar y Medina durante tres días, los cuales él había estado con su esposa Safía. Entonces invité a los musulmanes a su boda (del Profeta). No hubo ni carne ni pan en su fiesta. En vez de eso, pieles de cordero fueron presentadas, y sobre ellas colocamos dátiles, leche seca, y mantequilla con huevos. La gente comió hasta saciarse.” [Al-Bujari, Muslim y otros].

 27. LA CONTRIBUCION DEL ADINERADO EN LA FIESTA DE BODAS CON SU RIQUEZA

Es encomiable que el adinerado ayude de los preparativos de la boda, estando esta declaración basada en el hadiz narrado por Anas Ibn Malik acerca del casamiento del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) con Safía: “Entonces, cuando estábamos en mitad del camino, Umm Sulaim preparó (a Safía) para él (el Profeta), y se la llevó por la noche. Así que el Profeta se levantó la mañana siguiente como un recién casado. Entonces el Profeta dijo: “Aquel que tenga algo, que lo traiga.” (En otra versión, dijo: “Aquel que tenga algún exceso de provisiones, que lo traiga.”) Anas Ibn Malik continuó con su relato: “Y entonces las pieles de animales fueron extendidas en el suelo y un hombre trajo leche seca, otro hombre trajo dátiles y un tercero trajo mantequilla con huevos, así que hicieron “Hais” (una mezcla de los alimentos recién mencionados). Entonces la gente comió de este Hais y bebió de fuentes de agua de lluvia que llenaron de un lugar cercano, y ese fue el banquete de boda del Profeta Muhammad.” [Al-Bujari, Muslim y otros].



[1] Nota del Traductor: El título original de este capítulo es bastante directo y no suena tan impactante en árabe pero sí en español. Debido a ello, decidí expresar lo mismo de forma diferente. La idea del Sheij Al-Albani (que Allah tenga Misericordia de su alma), era referirse al momento de la consumación del matrimonio por primera vez.

[2] Nota del Traductor: En este caso, la palabra mentira no es realmente lo que dice el hadiz, sino que es otra palabra más inocente, similar a “mentirijillas” o lo comúnmente conocido como “bola o trola”.

[3] Cadena de narradores.

[4] Hasan: aceptable.

[5] Una Raka’a es una unidad de oración, que incluye una inclinación (Ruku’) y dos prosternaciones (suyud).

[6] Llamada a la oración.       

[7]  Sahih: Auténtico.       

[8] Es decir el momento de la penetración.

[9] Algunos sabios afirman que muy a menudo, los hijos son desobedientes con sus padres debido a que estos olvidaron recitar esta súplica antes de comenzar el acto sexual.

[10] Pobladores originales de Medina.       

[11] Tribu de los habitantes de La Meca.

[12]  La Emigración.

[13] Eran los habitantes de La Meca que emigraron a Medina con el Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él).

[14] Abluciones obligatorias antes de las oraciones.

[15] Es decir que es lícito para ambos esposos mirarse y tocarse el cuerpo mutuamente, incluso las partes privadas.

[16] Llamada a la oración.

[17] Oración de la madrugada.       

[18] Nota del Traductor: El Tayámmum (la ablución seca) es una alternativa a la ablución mayor (Gusl) y la ablución menor (wudu) cuando no se encuentre agua para realizar la purificación debida o bien su uso pudiera entrañar cualquier peligro para la salud (por que el agua esté muy fría o se padezca alguna enfermedad y el contacto con el agua la pudiera agravar). El Corán y la Sunna establecen esta práctica y la reglamentan. El Corán dice: “Si estáis enfermos o de viaje, si acabáis de realizar vuestras necesidades físicas o habéis tenido contacto sexual, y no encontráis agua, dirigíos a la tierra limpia y purificad con ella vuestros rostros y vuestras manos.” El Profeta (que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) dijo: “La tierra limpia (sa‘id) es ablución para el musulmán así esté diez años sin encontrar agua”.  ¿Quién puede realizar el Tayámmum? El Tayámmum está prescrito para quien no encuentre agua (tras buscarla), o bien la encuentre pero no pueda utilizarla a causa de un impedimento o una enfermedad (que el agua provoque una enfermedad, la agrave o retrase la curación).

[19] Forma coloquial de hablar que viene a hacer alusión a varias cosas que otro interlocutor expresó sin llegar a nombrarlas. También se puede decir “tal y tal”.

[20] En la versión original “penetró”.       

[21] Nota del Traductor: Es decir, deseaba mantener relaciones sexuales con su esposa.

[22] Nota del revisor: En árabe ‘azl. Este permiso se hace extensivo a todos los métodos anticonceptivos excepto los abortivos.

[23] Nota del traductor: Obsérvese que no dijo “que ninguno de vosotros lo haga”.

[24] Las personas ricas, adineradas, de alta posición social…       

[25] Notal del traductor: es decir, todo aquello que suceda en su habitación.

[26] Después de haber mantenido relaciones sexuales en su noche de bodas.