شخصية المسلم : المسلم مع أولاده

نبذة مختصرة

الأولاد قرة عين الإنسان في حياته، وبهجته في عمره، وأنسه في عيشه، بهم تحلو الحياة، وعليهم بعد الله تعلّق الآمال، وببركتهم يُستجلَب الرزق، وتتنزّل الرحمة، ويضاعف الأجر.
بيد أن هذا كله منوط بحسن تربية الأولاد، وتنشئتهم النشأة الصالحة التي تجعل منهم عناصرَ خير، وعواملَ برّ، ومصادرَ سعادة. فإن توافر للإنسان في أولاده هذا كله كانوا بحق زينة الحياة الدنيا، وفي هذه المقالة بيان لسلوك المسلم مع أولاده، والمقالة مستفادة ومترجمة من كتاب شخصية المسلم كما يصوغها الإسلام في الكتاب والسنة،للدكتور محمد علي الهاشمي، وكتاب منهاج المسلم للشيخ أبي بكر الجزائري.

تفاصيل

El Mensajero de Alá r dijo: “Honren a sus hijos y críenlos bien. Ciertamente que los hijos son un regalo”. Transmitido por Ibn Mayah

Los hijos son la alegría de la vida, fuente de amor y afecto. Hacen que la vida sea dulce y, después de Alá, en ellos depositamos esperanzas y anhelos. Los hijos traen bendición, sustento propio, misericordia y una enorme recompensa.

Si los hijos tienen una buena y sólida educación, eso los hará respetuosos, amables y serán motivo real de felicidad. Dijo Alá en el Corán:

{Los bienes y los hijos son parte de los encantos de la vida mundanal…} [18:46]

Por esta razón el Profeta r rogaba por aquellos que amaba, para que Alá les otorgara riquezas e hijos en abundancia. Anas t informó que visitó al Profeta r con su madre y su tía materna. El Profeta r los dirigió en la oración, luego hizo un Du‘a’ por ellos. Umm Anas dijo: ¡Mensajero de Alá! Acá está tu pequeño sirviente, ruega por él. Entonces el Profeta r dijo: "¡Oh, Alá! Concédele riqueza, muchos hijos y bendícelo". Transmitido por Al-Bujari y Muslim

- Educar a nuestros hijos es una responsabilidad

El musulmán correcto entiende la responsabilidad que tiene hacia los hijos que ha traído al mundo. Dice el Corán:

{¡Oh, creyentes! Guardaos a vosotros mismos y a vuestras familias del Fuego, cuyo combustible serán los hombres y las piedras...} [66:6]

El Profeta r remarcó este concepto cuando dijo: "Cada uno de vosotros es pastor y responsable de su rebaño. El gobernante es pastor y responsable de su rebaño, el hombre es pastor y responsable de su familia, la mujer es pastora y responsable de su hogar... ". Transmitido por Al-Bujari y Muslim

El Islam concientiza a los musulmanes sobre la responsabilidad que pesa sobre sus hombros. Ante todo, los padres son responsables de proporcionar una educación islámica correcta a sus hijos, basada en las enseñanzas del Profeta Muhammad r quien dijo: "He sido enviado para perfeccionar el comportamiento virtuoso". Transmitido por Al-Bujari en Al-Adab Al-Mufrad, el Imam Malik en Al-Muatta’, y el Imam Ahmad en Al-Musnad

El hogar es el primer y más importante ambiente en el que los niños crecen y se forman como persona. Es el entorno en el cual se forman su personalidad, inclinaciones y actitudes. Por eso la importancia del papel de los padres en la formación de sus hijos y la debida atención requerida para su bienestar físico, mental y espiritual.

- El método Islámico

El padre y la madre musulmán deben hacer un esfuerzo por estudiar y comprender la psicología de sus hijos, tratándolos inteligentemente y desarrollando diálogo y comunicación para formar sus valores.

El padre musulmán construye el amor y la cercanía de sus hijos utilizando estrategias sanas de educación, según la edad que tengan, jugando con ellos, elogiando sus logros y avances, con humor sano, utilizando palabras cariñosas y haciéndolos felices. Esto hará que los hijos incorporen valores humanos y religiosos con amor y conciencia. Por eso, cuando obedezcan a sus padres, lo harán de corazón; porque existe una enorme diferencia entre la obediencia que está basada en el amor, el respeto y la confianza, y la que está basada en el temor y el miedo.

Algunas personas piensan que jugar con sus hijos o dialogar con ellos de igual a igual, sin imponerles las cosas hará disminuir su posición de padre y restará importancia a sus esfuerzos y derechos. Pero este concepto es erróneo, porque el acercamiento, la comunicación, el diálogo y la sana complicidad es el método más eficaz para acercarse a los hijos y cumplir con una educación sana y liberadora. Ese fue el método utilizado por el Profeta r hace catorce siglos. Citaremos algunos ejemplos de la metodología del Profeta r en la educación.

El Profeta r alineaba a ‘Abdullah, ‘Ubaidullah y Kuzaiir, todos ellos hijos de Al-‘Abbas t, y les decía mientras jugaba con ellos: "Aquel que me alcance primero obtendrá tal y tal cosa". Estos niños corrían tras él y saltaban sobre su espalda y pecho, besándolo. Transmitido por Ahmad.

Al-Bujari en su libro Al-Adab Al-Mufrad narró de Abû Hurairah que el Profeta r tomó la mano de Al-Hasan y Al-Husain (sus nietos), luego puso los pies de ellos sobre los suyos y les dijo: "Trepen".

Hay una clara demostración de cariño y acercamiento de quien fuera y es nuestro mejor ejemplo de educador r; trataba a sus nietos con amor y consideración, estableciendo así un ejemplo para padres y abuelos, no importa que tan alto sea su rango o posición, de cómo tratar a los niños de la manera más dócil y afectuosa.

Este concepto también puede encontrarse en el Hadiz transmitido por Ahmad y An-Nasa’i de Shaddad quien dijo: Cierta vez el Profeta r cargó sobre sus hombros a Al-Hasan y Al-Husain, y comenzó a dirigir la oración. Cuando se prosternó permaneció mucho tiempo en esa posición, entonces levanté mi cabeza y vi que era porque el niño se había subido sobre su espalda, entonces volví a mi posición. Luego de que hubo terminado la oración las personas dijeron: ¡Mensajero de Alá! Te has prosternado durante largo tiempo. Y él les dijo: "Mi nieto estaba subido sobre mi espalda, y no quería levantarme hasta que él estuviese satisfecho (de su juego) y seguro". Transmitido por Ahmad y An-Nasa’i

El musulmán correcto debe involucrarse profundamente con sus hijos, tratándolos con amor y bondad, jugando y reflexionando con ellos siempre que encuentre la oportunidad, para que los corazones de padres e hijos se llenen de felicidad.

- Mostrar amor y preocupación

Mostrar amor, compasión y preocupación a los hijos ayuda a que estos crezcan con seguridad en sí mismos y una alta autoestima.

La compasión es un rasgo islámico básico, y era una de las características del Profeta r. Nos cuenta Anas t: ‘Nunca vi a alguien más compasivo con los niños que el Mensajero de Alá r. Su hijito Ibrahim estaba al cuidado de una nodriza en las afuera de Al-Madinah. Él iba a visitarlo y nosotros lo acompañábamos, cuando entraba en la casa alzaba a su hijo y lo besaba, luego regresábamos’. Transmitido por Muslim

La compasión y amor del Profeta por los hijos de todos los musulmanes era demostrado por su preocupación diaria en saludar a los niños. Anas t nos relató que siempre que el Profeta r pasaba cerca de un grupo de niños les sonreía tiernamente y los saludaba uno por uno. Transmitido por Al-Bujari y Muslim

Un excelente ejemplo de su sabiduría educativa es el siguiente consejo: "No es de los nuestros quién no muestra compasión por nuestros pequeños ni honra a nuestros ancianos". Transmitido por Ahmad y Al-Hakim.

Abu Hurairah t dijo: Cuando el Profeta r besó a su nieto Al-Hasan, un beduino llamado Al Aqra‘ Ibn Habis le dijo: Yo tengo diez hijos, y nunca he besado a ninguno de ellos. Entonces el Profeta r exclamó: "Quien no tenga compasión no le tendrán compasión". Transmitido por Al-Bujari y Muslim

El Profeta r, el gran educador, siempre buscaba que los corazones de las personas estuviesen llenos de misericordia y compasión, para despertar en ellos el amor y el afecto que son las características más básicas del ser humano.

Cierto día un beduino se acercó y le preguntó al Profeta r: ‘¿Besas a tus hijos? Nosotros no lo hacemos’. El Profeta r le respondió: "¡¿Qué puedo hacer por ti si Alá ha quitado la misericordia de tu corazón?!" Transmitido por Al-Bujari

‘A’ishah t relató: ‘Siempre que Fatimah (la hija del Profeta) ingresaba al aposento el Profeta r se ponía de pie, le daba la bienvenida, la besaba y le ofrecía sentarse donde él estaba; y siempre que él ingresaba donde ella estuviera, ella se ponía de pie, tomaba su mano, le daba la bienvenida, lo besaba y le ofrecía el lugar donde ella estaba. Incluso cuando ella lo visitó durante la enfermedad en la que finalmente murió, él le daba la bienvenida y la besaba’. Transmitido por Al-Bujari

A la luz de esta guía, el musulmán correcto no puede ser insensible con sus hijos ni tratarlos de manera indiferente, áspera y malhumorada, y aunque ésta fuera su naturaleza, intenta cambiar, porque el Islam con su guía y enseñanzas ablanda los corazones y despierta profundos sentimientos de amor y afecto.

Dijo el poeta árabe Hittan Al-Mu‘alla sobre el sentimiento de un padre por su hijo:

‘Nuestros hijos son la causa por la que late nuestro corazón. Si una suave brisa los golpea, no podremos siquiera dormir debido a nuestra preocupación por ellos’.

Los padres deben demostrar amor y afecto por sus hijos, cuidarlos y esforzarse en hacer lo mejor por ellos.

- LA GENEROSIDAD CON LOS HIJOS

El Islam no se limita a depender únicamente de los instintos naturales de los padres de cuidar a sus hijos, sino que exhorta a hacerlo concientizando sobre la responsabilidad así como estableciendo una legislación para quien no cumpla con ella. Porque en ocasiones algunos padres pueden ser renuentes a cumplir con su obligación de mantener dignamente a sus hijos a pesar de contar con los medios necesarios para ello.

Umm Salamah dijo: Le pregunté al Profeta r: ¡Mensajero de Alá! ¿Acaso seré recompensada por lo que gaste en mis hijos? No voy a abandonarlos, porque ellos también son mis hijos. El Profeta le respondió: "Sí, serás recompensada por lo que gastes en ellos". Transmitido por Al-Bujari y Muslim

Abû Mas‘ûd Al-Badri t narró que el Profeta r dijo: "Cuando un hombre gasta en su familia con el propósito de complacer a Alá le es registrado como una caridad (Sadaqah) en su favor". Transmitido por Al-Bujari y Muslim

El Islam considera que gastar generosamente en la manutención de la esposa y los hijos es una de las más sublimes obras, y que por lo tanto merece una enorme recompensa en el más allá. Se registró en Sahih Muslim de Abu Hurairah t que el profeta r dijo: "Del dinero entregado para contribuir por la causa de Alá, del entregado para liberar a un esclavo, del entregado en caridad a los pobres, y del entregado para la manutención de la familia, el que mayor recompensa tiene es el entregado para la manutención de la familia".

El Profeta r dijo: "El dinero mejor invertido, es el que se gasta en los hijos…". Transmitido por Muslim

El musulmán correcto se complace en gastar generosamente en su familia, porque sabe que lo que gasta en ellos con la intención de complacer a Alá le será considerado una buena obra en el más allá, incluso el bocado de comida que cariñosamente lleve a la boca de su esposa. Este concepto se encuentra claramente plasmado en la siguiente declaración del Profeta r: "Jamás dejarás de recibir recompensa (hasanat) por lo que gastes, incluso por el bocado que cariñosamente lleves a la boca de su esposa". Transmitido por Al-Bujari y Muslim

El musulmán correcto tampoco abandona a sus hijos a la pobreza y la miseria, porque sabe que el Profeta r advirtió que aquellos que descuiden sus responsabilidades familiares recibirán un castigo en la vida del más allá. Dijo r: "Comete pecado aquel que abandona a quienes están bajo su cuidado y responsabilidad". Transmitido por Muslim, Abû Daûd, y otros.

- No DISCRIMINAR ENTRE LOS hijos

1. Discriminación de género

Algunas personas se entristecen al tener una hija mujer, o no se alegran tanto como cuando tienen un hijo varón. Estas personas no solamente cometen discriminación de género sino que son negligentes a la gran recompensa que Alá ha prometido a quien sea agraciado con hijas mujeres, las respete, cuide de ellas, les proporcione una buena educación y les brinde amor y afecto. Si estas personas conocieran la recompensa que le espera al padre compasivo y atento a sus hijas mujeres, jamás sentiría preferencia por los un genero sobre otro.

El Profeta r dijo: "Quien tenga tres hijas, sea paciente con ellas, las alimente y vista con lo mejor de su ingreso, serán para él una protección contra el castigo el Día de la Resurrección". Transmitido por Ahmad en Al-Musnad

En otro Hadiz: “Quien tenga tres hijas, las proteja, atienda sus necesidades y sea compasivo, merecerá el Paraíso". Un presente le preguntó: ‘¿Y si son dos?’. Respondió: "Sí, también si son dos".

El Islam, que es una religión práctica, conoce la realidad de la vida de las personas en toda época y lugar. Protege a la mujer y exhorta al padre a ocuparse de su bienestar mientras su hija esté a su cuidado cuando es pequeña así como también si ya mayor se divorcia y regresa al hogar de sus padres. Puede que el padre se encuentre en circunstancias económicas difíciles, pero el Islam le ofrece un bálsamo que alivia su alma y sus penas. El Islam albricia a este padre que cuidar a su hija que ha regresado a su casa es uno de los más grandes actos de caridad y que ello lo acercará más a Alá.

El Profeta r le dijo a Suraqah Ibn Yu‘shum: "¿Quieres que te informe cuál es la mejor caridad?". ‘Por supuesto ¡Mensajero de Alá!’ Entonces el Profeta r le dijo: "Contener y mantener a tu hija si regresa a tu casa y no tiene otro sostén". Transmitido por Al-Bujari en Al-Adab Al-Mufrad

Así el Islam insita a los padres a contener emocionalmente y ayudar económicamente a sus hijas en toda circunstancia. Haciendo de esa obra una manera de estrechar los lazos de parentesco, pero también un camino al Paraíso.

2. Trato diferencial entre los hermanos

Para enseñar el concepto de justicia y equilibrio, uno de los mejores ejemplos que los padres pueden dar a sus hijos al respecto, es tratar a todos los hermanos con equidad, y no favorecer a ninguno de ellos en detrimento de los demás. El niño que siente que es tratado justamente, y que él y sus hermanos son iguales, crecerá con una autoestima saludable, libre de sentimientos de inferioridad o superioridad; no sentirá rencor ni celo por sus hermanos, y su corazón crecerá pleno, feliz, tolerante y atento a los demás.

An-Nu‘man Ibn Bashir t narró: Mi padre me llevó ante el Profeta r y dijo: ‘Le he dado a este hijo un sirviente’. El Profeta r le preguntó: "¿Le regalaste lo mismo al resto de tus hijos?" [Mi padre] Respondió: ‘No’. Entonces el Profeta r dijo: "Teme a Alá y trata a tus hijos con equidad". Según otra narración: El Profeta r preguntó: "¡Bishr! ¿Tienes otros hijos?" Respondió: ‘Sí’. Entonces el Profeta r le preguntó: "¿Le hiciste un regalo similar a cada uno de ellos?". Respondió: ‘No’. El Profeta r le dijo: "No me pidas que sea testigo de esto, porque no quiero ser testigo de una injusticia". Transmitido por Al-Bujari y Muslim

Por consiguiente el musulmán correcto trata a todos sus hijos con equidad, y no favorece a uno sobre otro con regalos y trato deferente. De este modo, y en forma reciproca, sana y justa, todos sus hijos orarán por él, lo amarán y lo tratarán con bondad y respeto.

Este artículo trata algunos de los asuntos más importantes que deben tener en cuenta los padres musulmanes con respecto al recién nacido.

- Las felicitaciones y albricias

Un nacimiento es una bendición para sus padres, y por eso felicitarlos, darles albricias y desearles felicidad es recomendable acorde a la Sunnah. El Profeta Muhammad e solía levantar al recién nacido y suplicar por él. Aisha t dijo: “Los recién nacidos eran traídos ante el Profeta e y él pedía bendición por ellos, y luego colocaba un dátil mascado en el paladar del niño”. Transmitido por Muslim

- La Tahnika

La tahnikah significa frotar el paladar del recién nacido un dátil blando o mascado. Esto se realiza colocando dátil en un dedo y luego frotando este de derecha a izquierda en el paladar del niño.

Respecto a lo que puede ser utilizado dijo Ibn Hayar Al-Asqalani: “Si no puede encontrar un dátil fresco entonces que use uno seco, y en su defecto puede usar cualquier dulce”.

No es esencial masticar el dátil antes de realizar el tahnikah, sino que puede ablandarse de otra forma, puesto que masticar el dátil antes de frotarlo en la boca del bebé como ocurre en el Hadiz era algo particular del Mensajero de Allah e debido a la bendición (barakah) que existía en su saliva. Esto puede ser realizado por el padre, la madre o una persona de conocimiento y piedad.

Dijo el imam An-Nawawi “Es consenso de los sabios la recomendación de realizar la tahnikah al bebé”.

Bujari y Muslim transmitieron que Abu Musa t dijo: "Al nacer un hijo varón lo llevé ante el Profeta e, quien le puso por nombre Ibrahim, le frotó su paladar con un dátil mascado y suplicó por él bendiciones, luego me lo devolvió".

Anas t narró que cuando nació su hermano, Abu Talha t le dijo: "Llévalo al Profeta" y envió junto con él algunos dátiles. El Profeta e lo tomó y dijo: "¿Trajiste algo con él?" Dije: "Si, algunos dátiles". El Mensajero de Allah e los masticó, luego puso algo de dátil en la boca del bebé, frotando su paladar y le puso por nombre Abdullah. Cuando el bebé comenzó a degustar, el Profeta e dijo: "Los Ansar aman los dátiles". Transmitido por Al-Bujari y Muslim

- Rasurar la cabeza

Es recomendado por la Sunnah rasurar o afeitar la cabeza del recién nacido al séptimo día. Dijo el Profeta Muhammad e: “Cada niño depende de la ‘Aqiqah que se sacrifica por él en su séptimo día, en ese día se le asigna un nombre y se rasura su cabeza”. Transmitido por Ahmad y Abu Dawud

Al rasurar la cabeza del recién nacido se deben tener en consideración lo siguiente:

1. Debe afeitarse primero el lado derecho de la cabeza. El Mensajero de Allah e dijo a los barberos que afeitaron su cabeza en la Peregrinación de despedida: "¡Rasura! Indicándole el lado derecho de su cabeza y luego la izquierda". Transmitido por Muslim

2. El cabello del recién nacido debe afeitarse sólo cuando es posible, pero si nace sin cabello, o este es tan ínfimo que no puede afeitarse, entonces no debe afeitarlo, y con respecto al primer caso, no hay necesidad de pasar la navaja o la afeitadora por sobre su cabeza.

3. Se debe afeitar toda la cabeza, y no parte de ella porque eso se denomina al-Qaz’a que fue prohibido por el Profeta e. Transmitido por Muslim

4. Luego de afeitado y pesado el cabello, este puede ser enterrado o arrojado a los desperdicios.

- ¿Para niñas y niños?

Existen diferentes opiniones entre los Sabios con respecto a si la orden de afeitar la cabeza del recién nacido incluye a ambos sexos o solamente a los varones.

El Hadiz del Profeta e dice: “Al séptimo día el recién nacido debe tener su ‘Aqiqah, ser rasurado y dársele un nombre”. Este Hadiz indica que el afeitado seria tanto para los niños como para las niñas, puesto que la palabra árabe Maulud (recién nacido) incluye a ambos sexos.

- Al Séptimo día

El momento del afeitado del cabello es realizado el séptimo día, pero se recomienda que sea hecho después de sacrificar el cordero debido al Hadiz en que Aisha t dijo: "El séptimo día del nacimiento de Al-Hasan y Al-Husain, el Mensajero de Allah e realizó el ’Aqiqah, les puso nombre y pidió que sean rasuradas sus cabezas". Transmitido por Al-Hakim

- Cuándo dar la caridad

Es de la Sunnah luego de rasurar la cabeza del niño dar el valor del peso del cabello en plata como caridad, también durante el séptimo día. Anas t narró: "El Mensajero de Allah e pidió que las cabezas de Al-Hasan y Al-Husein fueran afeitadas en el séptimo día de su nacimiento, y luego fue dado su peso en plata en caridad…" Transmitido por At-Tabarani en el Kabir

¿En que material debe ser entregada esta caridad?

En los Hadices auténticos que se registran sobre el tema comprendemos que debe ser calculada en plata. Ibn Hayar dijo: "Todas las narraciones coinciden en mencionar que la caridad se entrega en plata, y ninguna de ellas hace mención del oro".

Entregar la caridad calculando su peso en oro se encuentra mencionado en un Hadiz de Ibn Abbas t que dice: "Y debe dar su peso -en oro o plata- en caridad". Sin embargo, es un Hadiz débil. Por consiguiente, lo mejor es aferrarse a la Sunnah auténtica –que es dar la caridad calculando el peso del cabello en plata. Pero si alguien quiere dar la caridad calculando su peso en oro, no seria incorrecto ya que fue transmitido que algunos Salaf lo hicieron.

¿Cómo debe ser entregada esta caridad en la actualidad?

En tiempos del Mensajero de Allah e el oro y la plata eran moneda de utilización corriente. Sin embargo, en la actualidad las personas utilizan dinero, por lo que la manera de entregar la caridad es pesar el cabello y calcular el equivalente a su valor al precio corriente de la plata en ese momento, y luego dar la caridad en efectivo, aunque entregarla en plata es aceptable pero de menor beneficio para el pobre que la recibe, y Allah sabe más.

- El nombre (At-tasmiiah)

Cuándo darle un nombre

Los Hadices sobre cuándo debe ponérsele nombre al niño se dividen en dos clases:

1. Los que mencionan darle el nombre al niño en el séptimo día del nacimiento. Como el Hadiz de Samurah t quién narró que el Mensajero de Alá e dijo: “Cada niño depende de la ‘Aqiqah que se sacrifica por él en su séptimo día, cuando también se le asigna un nombre y se le rasura la cabeza”. Transmitido por Abu Dawud y Ahmad

2. Los que indican darle un nombre al niño en el día de su nacimiento. Como el Hadiz narrado por Anas t en el cual relata que el Mensajero de Alá e dijo: “Un hijo mío ha nacido esta noche y le he dado el nombre de mi antepasado Ibrahim”. Transmitido por Muslim

De los Hadices citados se puede deducir que el momento específico de asignar un nombre es flexible, por lo que puede asignársele el nombre el día del nacimiento o demorarlo hasta el séptimo día del nacimiento.

Un nombre para un feto abortado

Si un recién nacido muere antes de serle asignado un nombre, es permitido elegirle un nombre. En el caso del feto que es abortado antes de la finalización del sexto mes los juristas de las escuelas de jurisprudencia Shafii y Hanbalii recomiendan elegirle un nombre. La prueba de ambas escuelas es que el niño será llamado el día del juicio por su nombre y el de sus padres.

- Nombres recomendables

Existes cuatro categorías de nombres:

Primera: nombres que indican entrega y servicio a Alá, por ejemplo Abdu (siervo de...) seguido de uno de los nombres de Alá. Los nombres más amado para Alá de esta categoría son Abdullah (siervo de Alá) y Abdurrahman (siervo del misericordioso).

Dijo el Profeta e: “Los nombres más amados para Alá: Abdullah y Abdurrahman”. Transmitido por Muslim

Segunda: Llamar a los hijos con los nombres de los profetas y mensajeros de Alá. Se relata que el profeta e dijo: “Usad los nombres de los Profetas”. Transmitido por Ahmad y Abu Dawud. Dijo también: “Puedes usar mi nombre”. Transmitido por Al-Bujari y Muslim.

Tercera: Usar los nombres de personas piadosas, como los compañeros del mensajero de Alá, mártires, sabios, tanto masculinos como femeninos. Esperando que el niño al crecer los ame, los respete, siga sus pasos, adopte sus modales en la rectitud y el conocimiento. Es por esta razón que el Sahabi Az-Zhubair ibn al-Awaam y su esposa t escogieron los nombres de algunos de los mártires de los Sahabas para sus diez hijos, esperando que siguieran su ejemplo de valentía.

Cuarta: Nombres con significados sublimes, que sean de fácil pronunciación, armoniosos y conveniente para la persona que lleva el nombre. Por ejemplo Hamzah, Jaled, Anas, Usamah, Samir, Hariza, Hammaam, etc. y para las hijas: Sarah, Hassana, Su’aad, ‘Afaf, etc. También es recomendable llamar a los hijos con los nombres de los abuelos o ancestros.

- Nombres prohibidos

Quien ingrese al Islam y tenga un nombre de esta clasificación debe cambiarlo obligatoriamente. Los nombres prohibidos se encuentran en dos categorías:

Primero: nombres prohibidos

1. Nombres que indican servidumbre o adoración a otro que Alá como: Abdun-Nabi (siervo del Profeta), ’Abdur-Rasul (siervo del Mensajero), o cualquier otro nombre con estas características.

2. Los nombres que pertenecen a los perfectos nombres de Alá.

3. Nombres de enemigos declarados del Islam o que tengan relación con otra religión. Como Cristian, Christian, o su femenino.

4. También deben evitarse los nombres que aludan a tiranos y déspotas como Faraón, Qarun, Abu Yahl, Stalin, Lenin, Bush, Juan Pablo, Julio Argentino, Francisco Franco, Torquemada, Hernán Cortéz, etc.

Segundo: Aquellos que son desaprobados por la Shari’ah, debido a su significado

1. Nombres que significan servidumbre y entrega a Alá, pero utilizando nombres no conocidos o que no pertenecen a los nombres perfectos de Alá, tal como Abdul-Mauyud (Siervo del Presente), o Abdul-Maqsud (Siervo del Objetivo) o Abdus-Sattar (Siervo del Ocultador).

2. Nombres con significados de pesimismo o características que causaran aversión o harán al poseedor del nombre sentirse degradado, humillado o inhibido como Harb (guerra), Himaar (asno), Kalb (perro), etc.

3. Nombres que son sugestivos, ofenden o causan vergüenza como: Hayam (apasionadamente enamorado), Faatin (tentadora), Fitnah (tentación), etc.

4. Es desaconsejable usar nombres de Ángeles.

5. Tampoco es recomendable usar nombres de Suras del Corán como: TaHa, Yasin, etc. según la opinión del Imam Malik e Ibnul- Qaiim, quien dijo: "El dicho del común de la gente de que Yasin y TaHa son de los nombres del Profeta e no es correcto, no existe ningún Hadiz autentico ni aceptable, sino que son letras al igual que Alif-Laam-Mim, Ha-Mim, Alif-Laam-Raa, etc.

- Combinar el nombre y la Kuniah(1)del Profeta e

Muchos sabios sostienen que no es desaconsejable ponerle al hijo el nombre de nuestro Profeta Muhammad y tomar para sí mismo su Kuniah, es decir Abul-Qasim. Esto basados en que en el Hadiz que se menciona su

رأيك يهمنا