Tratado sobre los tiempos de la oración

Descripción

Tratado sobre los tiempos de la oración

Download

Descripción

Serie de escritos de Su Eminencia el Sheij Muhámmad ibn Salih al-‘Uzaimin

 Tratado sobre los tiempos de la oración

Escrito por el Sheij:

Muhámmad ibn Salih al-‘Uzaimin

Que Al-láh le perdone, a sus padres y a todos los musulmanes.

Publicado por la Fundación de Caridad Sheij Muhámmad ibn Salih al-‘Uzaimin

En el nombre de Dios, el Compasivo con toda la creación, el Misericordioso con los creyentes.

 Introducción

Alabado sea Al-láh, Lo alabamos, buscamos Su ayuda y perdón y nos arrepentimos ante Él.

Buscamos refugio en Al-láh del mal de nuestro ego y de nuestras malas acciones.

A quien Al-láh guía nadie puede extraviar, y a quien Él extravía nadie puede guiar.

Atestiguo que no existe deidad alguna excepto Al-láh, único sin asociados,

y atestiguo que Muhámmad es Su siervo y Mensajero,

que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, su familia y sus compañeros, y con aquellos que lo sigan correctamente hasta el Día del Juicio.

Dicho esto:

Al-láh Todopoderoso les ordenó a Sus siervos cinco oraciones diarias en el día y en la noche, que deben ser realizadas en ciertos tiempos señalados por la sabiduría de Al-láh Todopoderoso

para que la gente se pueda conectar con su Señor en estas oraciones durante todos estos momentos. La oración es al corazón como el agua al árbol, que viene una y otra vez, y no toda de una sola vez para luego cortarse.

Parte de la sabiduría detrás de prescribir estas oraciones en diferentes tiempos es evitar la sensación de aburrimiento y agobio, si la gente tuviera que ofrecerlas todas a la vez. Al-láh es bendito, el más sabio de los jueces.

Este es un breve tratado en el que hablaremos sobre los tiempos de la oración en los siguientes capítulos:

Capítulo uno: Los tiempos de las oraciones.

Capítulo dos: La obligación de ofrecer la oración en su tiempo y la norma sobre ofrecerla temprano o tarde dentro de su tiempo.

Capítulo tres: Alcanzar a realizar la oración (justo antes de que termine) y las consecuencias de ello.

Capítulo cuatro: La norma sobre juntar dos oraciones en el tiempo de una de ellas.

Al preparar este tratado, he recurrido al Corán y a la Sunnah, así como a las evidencias relevantes, para que el creyente pueda proceder con consciencia y con mayor confianza y tranquilidad.

Le pedimos a Al-láh Todopoderoso que nos recompense por este esfuerzo y lo haga bendito y útil para nosotros y para todos los musulmanes. Él es el más generoso.

El autor

*

 Capítulo uno: Los tiempos de las oraciones.

Al-láh –Exaltado sea– dijo:“Y a ti te he revelado el conocimiento para que expliques a la gente la revelación que habían recibido, para que así reflexionen”. [Corán 16:44]Y Él –Exaltado sea– dijo:“Te he revelado el Libro que contiene todas las explicaciones, el cual es guía, misericordia y albricias para los musulmanes que se someten a Dios”. [Corán 16:89]Si la gente necesita conocer la reglamentación sobe algo, ya sea en asuntos religiosos o mundanos, la encontrará aclarada por Al-láh Todopoderoso en el Corán o en la Sunnah de Su Mensajero (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él).La Sunnah aclara e interpreta el Corán, especifica lo que está expreseado de manera general, y restringe lo que está absoluto. También, hay partes del Corán que aclaran e interpretan otras partes del mismo, especifican lo general y restringen lo absoluto.Ambos provienen de Al-láh Todopoderoso. El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo:“Me ha sido entregado el Libro y algo similar junto con él”[1]. [Narrado por Ahmad y Abu Dawud con una cadena auténtica de narradores]

Un ejemplo de esta regla amplia y general es la aclaración de los tiempos de las cinco oraciones, los actos físicos de adoración que son los más obligatorios y los más amados por Al-láh Todopoderoso. Al-láh ha aclarado sus tiempos de la forma más adecuada en Su Libro y en la Sunnah de Su Mensajero (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él).

En el Corán, Al-láh Todopoderoso dice:“Observa las oraciones prescritas desde pasado el mediodía hasta la oscuridad de la noche, y también el Corán del alba, y prolonga la recitación en ella, pues ésta es atestiguada” [Corán 17:78]De modo que Al-láh Todopoderoso le ordenó a Su Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él), y a través de él les ordenó a todos los musulmanes, que realizaran la oración desde el momento en que el Sol declina de su cenit a mediodía hasta la parte más oscura de la noche, que es la medianoche.Luego, dio detalles diciendo: “y también el Corán del alba”, es decir, la oración del Fayr [alba]. Y se refirió a ella como “el Corán” debido a que la recitacióndel Corán es más larga en esta oración.Por lo tanto, Su declaración “desde pasado el mediodía hasta la oscuridad de la noche” abarca los tiempos de cuatro oraciones, a saber: Dhuhr y ‘Asr (que son las dos oraciones en la segunda mitad de las horas diurnas) y Maghrib e ‘isha’ (que son las dos oraciones nocturnas, durante la primera mitad de la noche).En cuanto a la oración del Fayr, Al-láh se refiere a ella en “y también el Corán del alba”, especificando el tiempo exacto que ocurre cuando la luz del Sol aparece en el horizonte.La razón por la que Al-láh Todopoderoso combinó los tiempos de las cuatro oraciones juntos en esta aleya, es que todas ellas son consecutivas y ninguno de sus tiempos termina sin que comience el tiempo de la siguiente oración.En contraste, menciona el tiempo de la oración del Fayr por separado, ya que no está conectado con el tiempo de ninguna otra oración antes de él. La segunda mitad de la noche separa el tiempo del ‘isha’ y el tiempo del Fayr, y la primera mitad del día separa el Fayr del Dhuhr. Esto será aclarado más en la sección de la Sunnah, si Dios quiere.En cuanto a la Sunnah, ‘Abdullah ibn ‘Amr ibn al-‘As (que Al-láh esté complacido con él y con su padre) narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo:“El tiempo de la oración del Dhuhr es cuando el Sol pasa su cenit y la sombra de una persona es igual a su altura (misma longitud), siempre que no haya llegado el tiempo de la oración del ‘Asr (es decir, el tiempo del Dhuhr dura hasta que se inicia el tiempo del ‘Asr). El tiempo de la oración del ‘Asr permanece mientras el Sol no se ponga pálido. El tiempo de la oración del Maghrib se mantiene mientras la luz del ocaso no haya desaparecido. El tiempo de la oración del ‘Isha’ dura hasta la mitad exacta de la noche, y el tiempo de la oración del Fayr es desde el alba, siempre que el Sol no se haya levantado”. Otra versión dice: “El tiempo de la oración del ‘Isha’ es hasta la mitad de la noche” [2]y no lo restringió con el adjetivo “exacta”.

En otro hadiz narrado también por Muslim, Abu Musa al-Ash‘ari (que Al-láh esté complacido con él) narró: “Una persona acudió al Mensajero de Al-láh (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) preguntándole acerca de los tiempos de las oraciones. Pero no le respondió. Entonces, se pronunció el iqamah (segundo llamado a la oración) para la oración del Fayr siendo el alba, cuando la gente apenas si podía reconocerse unos a otros. Entonces le ordenó (se refiere a Bilal, como en la versión de Al-Nasa’i) hacer el iqamah para la oración del Dhuhr cuando el Sol había pasado su cenit y uno diría que era mediodía, pero él sabía mejor que ellos. Luego le ordenó hacer el Iqamah para la oración del ‘Asr cuando el Sol estaba alto en el cielo. Luego le ordenó hacer el iqamah para la oración del Maghrib cuando el Sol se había ocultado (en la versión de Al-Nasa’i: cuando el Sol se había puesto)[3]. Luego le ordenó hacer el Iqamah para la oración del ‘Isha’ cuando la luz del ocaso había desaparecido. Al día siguiente, él retrasó la oración del Fayr (tanto) que después de completarla, uno diría que el Sol se había levantado o estaba por levantarse. Luego retrasó la oración del Dhuhr hasta que estaba cerca el tiempo en que había sido hecha la oración del ‘Asr el día anterior. Luego retrasó la oración del ‘Asr hasta que, después de completarla, uno diría que el Sol se había vuelto rojo. Luego retrasó la oración del Maghrib hasta que la luz del ocaso estaba por desaparecer. Luego retrasó la oración del ‘Isha’ hasta el final del primer tercio de la noche. A la mañana siguiente, llamó a la persona que le había preguntado y le dijo: ‘Los tiempos de las oraciones son entre estos dos (horarios)'". [4]

Por lo tanto, está bastante claro que los tiempos de las cinco oraciones están definidos más adecuadamente por la aleya coránica antes citada, y por la Sunnah del Profeta, en palabras y actos, y son los siguientes:

1. El tiempo de la oración del Dhuhr se extiende desde el momento en que el Sol pasa el cenit hasta que la sombra de algo se hace igual a su altura.

Explicación: Cuando el Sol se eleva, todos los objetos sobre el nivel del suelo tienen una sombra alargada que se va acortando a medida que el Sol llega al cenit. Cuando pasa por él, la sombra comienza a alargarse de nuevo y comienza el tiempo de la oración del Dhuhr. Por lo tanto, podemos medirlo desde el momento en que la sombra comienza a alargarse de nuevo. Cuando esta se hace igual en longitud a la altura del objeto, termina el tiempo de la oración del Dhuhr.

2. El tiempo de la oración del ‘Asr se extiende desde el momento en que la sombra se hace igual en longitud a la altura del objeto, hasta que el Sol se vuelve pálido o rojo.

El tiempo de necesidad (Darura) se extiende hasta el ocaso, como está indicado en un hadiz en el que Abu Hurairah (que Al-láh esté complacido con él) narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo:“Quien alcance a realizar una rak‘ah de la oración del Fayr antes del amanecer, ha logrado hacer la oración del Fayr en su tiempo, y quien alcance a realizar una rak‘ah de la oración del ‘Asr antes del ocaso, ha logrado hacer la oración del ‘Asr en su tiempo”. [5] [Narrado por Al-Bujari y Muslim]

3. El tiempo de la oración del Maghrib se extiende desde el ocaso hasta la desaparición de la luz del ocaso, que es el enrojecimiento del horizonte.

4. El tiempo de la oración del ‘Isha’ se extiende desde que desaparece la luz del ocaso hasta la mitad de la noche.

Su tiempo no se extiende hasta el amanecer, ya que esto contradice las indicaciones explícitas del Corán y la Sunnah, y dice Al-láh Todopoderoso:“Observa las oraciones prescritas desde pasado el mediodía hasta la oscuridad de la noche”. [Corán, 17:78]Él no dice “hasta el alba”. Del mismo modo, la Sunnah afirma que el tiempo de la oración del ‘Isha’ termina a medianoche, como está indicado en el hadiz reportado por ‘Abdullah ibn ‘Amr (que Al-láh esté complacido con él y con su padre).

5. El tiempo de la oración del Fayr se extiende desde el alba (que es la luz blanca a lo largo del horizonte oriental que no es seguida de oscuridad) hasta el amanecer [la salida del sol].

Estos tiempos prescritos deben ser seguidos en un lugar donde se ve el día y la noche cada 24 horas, ya sea que el día y la noche tengan igual duración o que uno sea más largo que el otro.

En cuanto a los lugares donde no se ve la rotación de día y noche en el plazo de 24 horas, ya sea que esto ocurra de manera constante durante todo el año o durante una época del mismo,

si esto ocurre solo durante unos pocos días al año, como cuando en un lugar se ve un día y una noche en 24 horas durante las cuatro estaciones del año, pero en algunos períodos la noche o el día duran 24 horas o más, en ese caso:

§• Si hay un fenómeno recurrente en el horizonte que permite determinar el tiempo, como que la luz comienza a aumentar, por ejemplo, o que desaparece por completo, la norma se basa en dicho fenómeno.

§• Si no existe un fenómeno así, los tiempos de las oraciones deben ser estimados de acuerdo a como fueron en el último día antes de que la noche o el día continuaron por 24 horas o más.

Si se estima que la noche, antes de continuar por 24 horas, era de 20 horas, y el día era el resto de las 24 horas, entonces consideraremos que la noche continua es de 20 horas, y las otras 4 horas serán consideradas el día, en cuyo caso debemos aplicar el método antes mencionado para determinar los tiempos de las oraciones.

Pero si en ese lugar nunca se ve un día y una noche dentro del plazo de 24 horas en todo el año, entonces se deben determinar los tiempos de las oraciones de manera proporcional,con base en el siguiente reporte de Al-Nawwas ibn Sam‘an (que Al-láh esté complacido con él): El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) mencionó que el Anticristo aparecerá al final de los tiempos. La gente le preguntó cuánto tiempo permanecería en la Tierra, y respondió: “Cuarenta días, un día como un año, un día como un mes, un día como una semana, y los siguientes días como sus días”. Le dijeron: “Mensajero de Al-láh, en ese día que será como un año, ¿serán suficientes las oraciones de un día?” Les dijo: “No, deben estimarlas proporcionalmente”. [6]

Entonces, el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) señaló que ofrecer las oraciones usuales de un día no es suficiente en un día largo, sino que la gente debe estimar los tiempos de las oraciones de manera proporcional.

Ahora que está comprobado que las oraciones deben ser estimadas en un lugar en el que no haya rotación del día y la noche, ¿cómo se deben estimar?

Algunos eruditos sostienen que los tiempos de las oraciones deben ser estimados de acuerdo a lo que es promedio, así que consideran la noche de 12 horas y el día igual. Dado que no es posible hacer una estimación con base en el lugar en sí mismo, nos referimos a un lugar promedio, al igual que el caso de una mujer que experimenta un sangrado no menstrual prolongado mientras que su ciclo menstrual es irregular, y ella no puede diferenciar entre sangre menstrual y no menstrual, así que ella calcula la duración de su ciclo de acuerdo a la duración promedio.

Otros eruditos sostienen que los tiempos de la oración se deben estimar de acuerdo al lugar más cercano donde haya noche y día durante el año. Dado que no es posible la estimación con base en el lugar en sí, hay que referirse al lugar más similar, que es el lugar más cercano donde se ve un día y una noche dentro del plazo de 24 horas.

Esta última opinión es la más fuerte, la más convincente y la más cercana a la realidad, y Al-láh Todopoderoso sabe más.

*

 Capítulo dos: La obligación de ofrecer la oración en su tiempo y la norma sobre ofrecerla temprano o tarde dentro de su tiempo.

Cada oración debe ser realizada en su tiempo señalado,como dice Al-láh Todopoderoso: “La oración ha sido prescrita a los creyentes para ser realizada en horarios específicos”. [Corán, 4:103]Es decir, se trata de una obligación con un tiempo fijo.Al-láh Todopoderoso dice también: “Observa las oraciones prescritas desde pasado el mediodía hasta la oscuridad de la noche, y también el Corán del alba, y prolonga la recitación en ella, pues ésta es atestiguada” [Corán 17:78]La conjugación en imperativo en esta aleya denota obligación.

‘Abdullah ibn ‘Umar (que Al-láh esté complacido con él y con su padre) narró: “El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) mencionó un día la oración y dijo: ‘A quien la observe con regularidad, ella le será una luz, un argumento a su favor, y una salvación en el Día del Juicio, y a quien no la observe con regularidad, no tendrá luz, ni argumento a su favor, ni salvación, y estará en el Día del Juicio con Qarun (Coré), el Faraón, Haman y Ubai ibn Jalaf’”. [7] Al-Mundhiri dijo: Ahmad lo narró con una cadena aceptable de narradores. [8]

El musulmán no puede ofrecer una oración, ni parte de ella, antes de que se inicie su tiempo debido, ya que ello constituiría una transgresión contra los límites establecidos por Al-láh Todopoderoso y una burla a Sus aleyas.

Si lo hace de forma excusable debido a la ignorancia, olvido o falta de atención, no hay pecado en ello y recibirá la recompensa de lo que ha orado. Sin embargo, cuando llegue el tiempo de dicha oración, se le exige que la realice de nuevo, pues es solo entonces cuando debe hacerla.Si la realiza antes de su tiempo, no le será aceptada y tampoco ha cumplido con su obligación aún.Aisha (que Al-láh esté complacido con ella) narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo: “Quien realice un acto que no esté de acuerdo con nuestro camino, este le será rechazado”. [9]

Del mismo modo, un musulmán no puede retrasar una oración más allá de su tiempo, pues ello constituye una transgresión contra los límites establecidos por Al-láh Todopoderoso y una burla a Sus aleyas. Si lo hace sin una excusa, incurrirá en pecado, su oración no será aceptada, y su obligación sigue sin cumplirse, según el hadiz arriba mencionado, reportado por Aisha.Debe entonces arrepentirse ante Al-láh Todopoderoso y luego corregir su accionar en adelante.Sin embargo, si retrasa su oración más allá de su tiempo debido a alguna excusa, como dormirse, olvidarse o alguna actividad que él cree que permite dicho retraso, debe realizarla una vez que la excusa ya no esté presente.Anas ibn Malik (que Al-láh esté complacido con él) narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo: “Aquel que olvide una oración debe realizarla en cuanto la recuerde. No existe más expiación para ello que esta”. En otra versión: “Aquel que olvide una oración, o se duerma y la pierda...” [10] [Narrado por Al-Bujari y Muslim]

Si una persona pierde varias oraciones con una excusa, debe ofrecerlas en el orden correcto cuando la excusa ya no esté presente, y no debe retrasarlas a sus tiempos equivalentes en los días siguientes.Yabir ibn ‘Abdullah (que Al-láh esté complacido con él) narró: “El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) realizó la ablución durante la Batalla de la Trinchera después de la puesta del sol, y ofreció la oración del ‘Asr y luego ofreció la oración del Maghrib.” [11] [Narrado por Al-Bujari y Muslim]

Abu Sa‘id al-Judri (que Al-láh esté complacido con él) narró: “Durante la Batalla de La Trinchera nos impidieron ofrecer la oración hasta poco después del ocaso... Así que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) llamó a Bilal, quien pronunció el iqamah para la oración del Dhuhr, y él (el Profeta) la realizó tal y como la realizaría en su tiempo. Luego, le ordenó pronunciar el iqamah para la oración del ‘Asr, y la realizó como la haría apropiadamente si la ofreciera en su tiempo. Luego, le ordenó pronunciar el iqamah para la oración del Maghrib, y la realizó del mismo modo”. [12] [Narrado por Ahmad]

Este hadiz indica que una oración perdida debe realizarse tal y como se realizaría en su tiempo señalado.Esto está apoyado por otro hadiz reportado por Abu Qatadah (que Al-láh esté complacido con él), quien relató su historia mientras dormían durante un viaje con el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) y todos perdieron la oración del Fayr hasta que el Sol se hubo levantado. Dijo: “Entonces Bilal pronunció el Adhan para la oración y el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) realizó dos rak‘ahs, y luego ofreció la oración de la mañana, realizándola como lo hacía todos los días...” [13] [Narrado por Muslim]

En consecuencia, si una persona realiza durante el día una oración nocturna que ha perdido, debe recitar el Corán de manera audible, y si realiza durante la noche una oración diurna que ha perdido, debe hacer la recitación inaudible. El primer caso está indicado en el hadiz de Abu Qatadah y el segundo en el hadiz de Abu Sa‘id.

Si ofrece las oraciones perdidas en un orden que no es el apropiado, debido a alguna excusa, no hay culpa en ello, y si no sabe que debe una oración perdida y realiza la siguiente oración, después de lo cual recuerda que debe la oración perdida, puede ofrecerla sin repetir la siguiente oración.Si olvida una oración perdida y realiza la siguiente, y luego recuerda la oración perdida, se le permite hacerla sin repetir la siguiente,ya que Al-láh Todopoderoso dice: “¡Señor nuestro! No nos castigues si olvidamos o cometemos un error”. [Corán, 2:286]

Los eruditos dijeron que si una persona debe una oración y la recuerda o se da cuenta poco antes de que termine el tiempo de la oración actual, debe ofrecer la oración actual primero y luego la que debe, para que no termine el tiempo de la oración actual antes de ofrecerla, porque de ese modo habría perdido ambas oraciones.

Es mejor ofrecer la oración en cuanto inicia el tiempo señalado, ya que esa era la práctica del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él. Es mejor darse prisa en hacer el bien y en cumplir las obligaciones.

Abu Barzah al-Aslami (que Al-láh esté complacido con él) narró que le preguntaron cómo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) solía ofrecer las oraciones obligatorias, y él contestó: “Él solía realizar la oración del Dhuhr, que ustedes llaman la primera, cuando el Sol acababa de declinar (en otra versión: cuando el Sol había pasado su cenit)[14], y solía ofrecer la oración del ‘Asr de modo que luego uno de nosotros podía regresar a su casa en la parte más lejana de Medina mientras el Sol aún brillaba”.[15]

En otro hadiz, Anas (que Al-láh esté complacido con él) narró: “El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) solía ofrecer la oración del ‘Asr cuando el Sol aún estaba caliente y alto, y si una persona iba a Al-‘Awali de Medina (después de la oración), alcanzaba a llegar cuando el Sol aún estaba alto. La zona de Al-‘Awali estaban a más de seis kilómetros de Medina”. [16]En otra versión: “Solíamos realizar la oración del ‘Asr y luego uno de nosotros iba a Quba’ y llegaba allí mientras aún el Sol estaba alto. Olvidé lo que dijo sobre la oración del Maghrib”. [17]

Pero, en otra narración de Muslim, Salamah ibn al-Akwa‘ narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) solía realizar la oración del Maghrib después de que el Sol se había puesto y desaparecido en el velo (de la oscuridad). [18]Y Rafi‘ ibn Jadich narró: “Solíamos ofrecer la oración del Maghrib con el Mensajero de Al-láh (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) y luego, el de nosotros que se fuera aún podía ver el lugar donde caería su flecha”. [19]“Él prefería retrasar la oración del ‘Isha’, a la que ustedes llaman la oración de ‘Atamah [oscuridad], y no le gustaba dormir ni entablar conversación después de ella. Y solía terminar la oración del Fayr cuando una persona podía reconocer al que tenía sentado a su lado, y solía recitar (en ella) entre sesenta y cien aleyas”. [20]

En otro hadiz narrado por Al-Bujari y Muslim, Yabir (que Al-láh esté complacido con él) narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) a veces ofrecía la oración del ‘Isha’ en su tiempo más temprano, y otras veces la retrasaba. Si veía a la gente reunida, la ofrecía temprano, y si veía que llegaban tarde, la retrasaba. En cuanto a la oración del Fayr, ellos o el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) solían realizarla cuando aún estaba oscuro. [21]

Al-Bujari registró que ‘Aisha (que Al-láh esté complacido con ella) narró: “Las mujeres creyentes solían asistir a la oración del Fayr con el Mensajero de Al-láh (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) envueltas en sus mantos, y después de la oración, regresaban a sus hogares y nadie podía reconocerlas debido a la oscuridad”. [22]

Muslim registró que ‘Abdullah ibn ‘Umar (que Al-láh esté complacido con él y con su padre) narró: “Una noche estábamos esperando a que el Mensajero de Al-láh (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) ofreciera la oración del ‘Isha’, y él se nos acercó cuando había pasado un tercio de la noche o más...”, y relató el resto del hadiz, que incluye:“Si no fuera que eso impondría una carga a mis seguidores, normalmente los guiaría en la oración a esta hora”.Luego, le ordenó al almuecín que anunciara el iqamah y rezó. [23]

Al-Bujari narró que Abu Dharr al-Ghifari (que Al-láh esté complacido con él) narró: “Estábamos con el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) en un viaje, y el almuecín quería pronunciar el Adhan [primer llamado a la oración] para la oración del Dhuhr, pero el Profeta le dijo: ‘Espera a que esté más fresco’. Luego, quiso de nuevo pronunciar el Adhan, pero el Profeta le dijo de nuevo: ‘Espera a que esté más fresco’. Esto continuó hasta que vimos las sombras de los montículos”.En otra versión: “Hasta que las sombras de los montículos se hicieron iguales a sus tamaños”. [24]El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo entonces: “El calor severo proviene de la furia del fuego infernal. Entonces, si hace demasiado calor, retrasen la oración hasta que esté más fresco”. [25]

Estos Ahadiz [narraciones] indican que es Sunnah ofrecer la oración lo antes posible, excepto dos oraciones:

Primera: La oración del Dhuhr cuando está haciendo demasiado calor, en cuyo caso debe ser retrasada hasta que se extiendan las sombras.

Segunda: La oración del ‘Isha’, que debe ser retrasada hasta después de que pase un tercio de la noche, a menos que ello constituya una carga para los orantes. En ese caso, el Imam debe considerar su condición: si los ve reunidos, debe apresurarse a realizar la oración, de otro modo, puede retrasarla.

*

 Capítulo Tres: Alcanzar a realizar la oración (justo antes de que termine) y las consecuencias de ello.

Se alcanza a rezar una oración a tiempo si logra completar una rak‘ah de la misma antes de que termine su tiempo. Abu Hurairah (que Al-láh esté complacido con él) narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo:“Aquel que completa una rak‘ah de una oración, ha alcanzado esa oración”. [26] [Narrado por Al-Bujari y Muslim]

En otra versión: “Quien complete una rak‘ah de la oración del Fayr antes de que se levante el Sol ha cumplido con la oración del Fayr, y quien complete una rak‘ah de la oración del ‘Asr antes de que el sol se ponga, ha cumplido con la oración del ‘Asr” [27]. En otra versión narrada por Al-Bujari: “Si alguno de ustedes completa una postración de la oración del ‘Asr antes de que se oculte el Sol, que complete la oración, y si completa una postración de la oración del Fayr antes de que el Sol salga, que complete la oración”. [28]

Estas versiones literalmente afirman que si una persona alcanza a completar una rak‘ah, con sus dos prosternaciones, dentro del tiempo de la oración, entonces ha alcanzado el tiempo de la misma, y ello indica implícitamente que si realiza menos de una rak‘ah, entonces no ha alcanzado el tiempo.

Esto conlleva dos consecuencias:

Primera: Si una persona ofrece una oración completa, y al menos una rak‘ah de la misma la completó durante su tiempo, entonces toda la oración se considera realizada dentro de su tiempo (es decir, la realizó, no la compensó), pero ello no significa que pueda retrasar parte de la oración más allá de su tiempo,ya que se le exige que realice toda la oración dentro de su tiempo.Anas ibn Malik (que Al-láh esté complacido con él) narró: “escuché al Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) decir: ‘Esa es la oración del hipócrita, que se sienta mirando el Sol hasta cuando está entre los cuernos del demonio, y entonces se levanta y hace cuatro (rak‘ahs), sin recordar en ellos a Al-láh sino solo un poco’”. [29]

Segundo: Si una persona alcanza el tiempo de una rak‘ah durante el tiempo de una oración obligatoria se considera que debe realizar dicha oración, ya sea que esto haya ocurrido al comienzo de su tiempo o cerca de su final.

Ejemplo de que ocurra al comienzo de su tiempo: Si a una mujer le llega la menstruación después del atardecer por el tiempo de una rak‘ah o más, y no ha realizado la oración del Maghrib, queda debiendo dicha oración y debe realizarla cuando se purifique.

Ejemplo de que ocurra casi al final de su tiempo: Si una mujer se purifica de la menstruación antes de la salida del sol por el tiempo de una rak‘ah o más, la oración del Fayr se le hace obligatoria, y si se purifica antes del atardecer por tanto como el tiempo de una rak‘ah, entonces la oración del ‘Asr se le hace obligatoria.

Entonces, si le llega la menstruación después del atardecer por menos del tiempo de una rak‘ah o se purifica antes del amanecer por menos del tiempo de una rak‘ah, ni la oración del Maghrib en el primer caso, ni la oración del Fayr en el segundo caso, le son obligatorias, pues el tiempo que tiene para ponerse al día es inferior al necesario para hacer una rak‘ah.

*

 Capítulo Cuatro: La norma sobre combinar dos oraciones en el tiempo de una de ellas.

Hemos ilustrado en el capítulo dos la obligación de realizar cada oración en su tiempo señalado, y esta es la norma básica, pero si hay casos que requieren combinar dos oraciones, esto se hace permisible, o más bien, recomendado y amado por Al-láh Todopoderoso, ya que está de acuerdo con la norma islámica mencionada en las dos siguientes aleyas:“Dios desea facilitarles las cosas y no dificultárselas”. [Corán, 2:185]“Él los eligió y no les prescribió nada que no puedan cumplir”. [Corán, 22:78]Al-Bujari registró que Abu Hurairah (que Al-láh esté complacido con él) narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo: “La religión es fácil, y quien se sobrecargue en su religión no podrá continuar. Por lo tanto, no se vayan a los extremos, sino que traten de estar cerca de la perfección y recibir las albricias de que serán recompensados”. [30]Al-Bujari y Muslim narraron que Abu Musa (que Al-láh esté complacido con él) narró que, cuando el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) los envió a él y a Mu‘adh al Yemen, les dijo: “Facilíten las cosas a la gente, no se las dificulten. Albrícienlos y no los espanten, y trabajen en cooperación, no en desacuerdo”. [31]En otra versión recopilada por Muslim, Abu Musa (que Al-láh esté complacido con él) narró: “Cada vez que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) enviaba a alguno de sus compañeros en una misión, le decía: ‘Albricien a la gente y no la espantes, y facilítenles las cosas, no se las dificulten’”. [32]En otra versión recopilada por Al-Bujari y Muslim: Anas (que Al-láh esté complacido con él) narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) dijo: “Facilítenle las cosas a la gente, no se las dificulten, y albrícienlos, y no los espanten”.Otra versión dice: “Tranquilicen a la gente y no la hagan reacia”. [33]

Aclarado lo anterior, decimos que la Sunnah prevé la combinación de las oraciones del Dhuhr y del ‘Asr en el tiempo de cualquiera de las dos, y de las oraciones del Maghrib y del ‘isha’ en el tiempo de cualquiera de las dos. Esto puede ocurrir en diferentes situaciones:

Primera: Cuando se viaja, ya sea que se esté en movimiento o detenido en algún lugar. Anas ibn Malik (que Al-láh esté complacido con él) dijo: “El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) solía combinar el Maghrib y la oración del ‘isha cuando viajaba”. [34]Muslim narró que Anas ibn Malik (que Al-láh esté complacido con él) dijo: “Cada vez que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) quería combinar las dos oraciones mientras viajaba, retrasaba la oración del Dhuhr hasta la primera parte del tiempo de la oración del ‘Asr y luego combinaba las dos [rezaba las dos oraciones por separado pero en el tiempo de la segunda oración]. [35]Muslim también registró que Ibn ‘Abbas (que Al-láh esté complacido con él y su padre) dijo: “El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) combinó dos oraciones en un viaje que hizo durante la Batalla de Tabuk. Combinó las oraciones del Dhuhr y del ‘Asr juntas, y las del Maghrib y del ‘isha’ juntas”. [36]En otra narración recompilada por Muslim, Mu‘adh ibn Yabal (que Al-láh esté complacido con él) narró: “Salimos con el Mensajero de Al-láh (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) a la Batalla de Tabuk, y él realizaba las oraciones del Dhuhr y del ‘Asr juntas, y las del Maghrib y del ‘isha’ juntas”. [37]

Muslim narró que Anas ibn Malik (que Al-láh esté complacido con él) dijo: “Cada vez que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) quería combinar las dos oraciones mientras viajaba, retrasaba la oración del Dhuhr hasta la primera parte del tiempo de la oración del ‘Asr y luego combinaba las dos [rezaba las dos oraciones por separado pero en el tiempo de la segunda oración]. [35]

Muslim también registró que Ibn ‘Abbas (que Al-láh esté complacido con él y su padre) dijo: “El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) combinó dos oraciones en un viaje que hizo durante la Batalla de Tabuk. Combinó las oraciones del Dhuhr y del ‘Asr juntas, y las del Maghrib y del ‘isha’ juntas”. [36]

En otra narración recompilada por Muslim, Mu‘adh ibn Yabal (que Al-láh esté complacido con él) narró: “Salimos con el Mensajero de Al-láh (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) a la Batalla de Tabuk, y él realizaba las oraciones del Dhuhr y del ‘Asr juntas, y las del Maghrib y del ‘isha’ juntas”. [34][35]

En una narración recopilada por Al-Bujari, Abu Yuhaifah (que Al-láh esté complacido con él) narró que fue con el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) mientras este estaba en Al-Abtah en La Meca a mediodía (descansando en una tienda de campaña). Abu Yuhaifah dijo: “Bilal salió (de la tienda) y pronunció el Adhan para la oración, y entrando de nuevo, sacó el agua que quedó después de la ablución del Profeta. La gente se apresuró a tomar algo de agua. Bilal volvió a entrar y sacó el palo con punta de lanza del Profeta, y entonces el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) salió. Como si ahora mismo estuviera viendo la blancura de sus piernas. Bilal fijó el palo en el suelo y entonces el Profeta ofreció la oración del Dhuhr de dos rak‘ahs y luego la oración del ‘Asr de dos rak‘ahs”. [36]

La indicación aparente de estos Ahadiz [narraciones] es que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) solía combinar dos oraciones mientras se detenía en algún lugar durante sus viajes, ya fuera para demostrar la permisibilidad de hacer esto, o debido a alguna necesidad que conlleva a la combinación de dos oraciones.Esto es debido a que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) nunca combinó oraciones durante su Hayy [peregrinación] mientras estaba en Mina. Por consiguiente, decimos: Es mejor para un viajero que permanece en algún lugar no combinar las oraciones, aunque no hay nada malo si lo hace. Sin embargo, si es necesario combinar las oraciones, como cuando necesita descansar debido a la fatiga, o si le resulta difícil conseguir agua en el tiempo de cada oración, y situaciones similares, en esos casos le es mejor combinar las oraciones y usar la exención.En cuanto a un viajero en movimiento, es mejor para él combinar las oraciones del Dhuhr y del ‘Asr, y las oraciones del Maghrib y del ‘isha juntas, ya sea en el tiempo de la primera o de la segunda oración, lo que le resulte más fácil.En un hadiz recopilado por Al-Bujari y Muslim, Anas ibn Malik (que Al-láh esté complacido con él) dijo: “Cada vez que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) emprendía un viaje antes de que el Sol había pasado su cenit (es decir, antes de que comenzara el tiempo de la oración del Dhuhr), retrasaba la oración del Dhuhr hasta el tiempo de la oración del ‘Asr y luego desmontaba y combinaba las dos oraciones. Si el Sol había pasado su cenit antes de partir, ofrecía la oración del Dhuhr y luego cabalgaba”. [39]

Esto es debido a que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) nunca combinó oraciones durante su Hayy [peregrinación] mientras estaba en Mina. Por consiguiente, decimos: Es mejor para un viajero que permanece en algún lugar no combinar las oraciones, aunque no hay nada malo si lo hace. Sin embargo, si es necesario combinar las oraciones, como cuando necesita descansar debido a la fatiga, o si le resulta difícil conseguir agua en el tiempo de cada oración, y situaciones similares, en esos casos le es mejor combinar las oraciones y usar la exención.

En cuanto a un viajero en movimiento, es mejor para él combinar las oraciones del Dhuhr y del ‘Asr, y las oraciones del Maghrib y del ‘isha juntas, ya sea en el tiempo de la primera o de la segunda oración, lo que le resulte más fácil.

En un hadiz recopilado por Al-Bujari y Muslim, Anas ibn Malik (que Al-láh esté complacido con él) dijo: “Cada vez que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) emprendía un viaje antes de que el Sol había pasado su cenit (es decir, antes de que comenzara el tiempo de la oración del Dhuhr), retrasaba la oración del Dhuhr hasta el tiempo de la oración del ‘Asr y luego desmontaba y combinaba las dos oraciones. Si el Sol había pasado su cenit antes de partir, ofrecía la oración del Dhuhr y luego cabalgaba”. [37]

Al-Bujari mencionó en su libro Fath Al-Bari que Is-haq ibn Rahawaih narró este hadiz de Shababah. Dijo: “Cada vez que él viajaba y el Sol pasaba su cenit, ofrecía las oraciones del Dhuhr y del ‘Asr juntas, y luego continuaba.” También dijo: “Solo Is-haq lo narró de Shababah, y solo Ya‘far al-Firyabi lo narró de Is-haq”. Agregó: “Esto no le resta valor al hadiz, ya que ambos eran imam hafiz (los más confiables). [38]

Segundo: Cuando existe la necesidad de combinar las oraciones de tal manera que, si el orante no las combina, enfrentará dificultades, ya sea viajero o residente.En una narración recopilada por Muslim, que Ibn ‘Abbas (que Al-láh esté complacido con él) narró: “El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) combinó las oraciones del Dhuhr y del ‘Asr juntas, y las del Maghrib y del ‘isha juntas, en Medina, sin ningún temor al peligro ni a la lluvia”. Le preguntaron: “¿Por qué lo hizo?” Contestó: “A fin de no poner en apuros a sus seguidores”. [41]Muslim también narró que Mu‘adh ibn Yabal (que Al-láh esté complacido con él) dijo: “El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) combinó las oraciones del Dhuhr y del ‘Asr, y las oraciones del Maghrib y del ‘isha, durante la Batalla de Tabuk. Le preguntaron: “¿Por qué lo hizo?” Dijo: “No quería poner en apuros a sus seguidores”. [42]

En una narración recopilada por Muslim, que Ibn ‘Abbas (que Al-láh esté complacido con él) narró: “El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) combinó las oraciones del Dhuhr y del ‘Asr juntas, y las del Maghrib y del ‘isha juntas, en Medina, sin ningún temor al peligro ni a la lluvia”. Le preguntaron: “¿Por qué lo hizo?” Contestó: “A fin de no poner en apuros a sus seguidores”. [41]

Muslim también narró que Mu‘adh ibn Yabal (que Al-láh esté complacido con él) dijo: “El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) combinó las oraciones del Dhuhr y del ‘Asr, y las oraciones del Maghrib y del ‘isha, durante la Batalla de Tabuk. Le preguntaron: “¿Por qué lo hizo?” Dijo: “No quería poner en apuros a sus seguidores”. [39][40]

Estos dos Ahadiz indican que, siempre que surge la necesidad de combinar dos oraciones, y que abstenerse de combinarlas causa dificultades, se permite combinarlas en caso de un viajero o de un residente.

El sheij al-Islam Ibn Taimiiah (que Al-láh tenga misericordia de él) dijo:“Todos los ahadiz indican que él combinaba las oraciones para evitarles dificultades a sus seguidores. Por lo tanto, es permisible combinar oraciones si el no hacerlo causa dificultades que, de otra manera, Al-láh eliminaría de la ummah. Esto también apunta a la permisibilidad de combinar oraciones con mayor razón para una persona enferma, si su enfermedad le causa dificultades cuando ofrece las oraciones por separado. Combinar las oraciones también es permisible para una persona que encuentra dificultades para mantener su purificación en dos momentos, como una mujer que tiene un sangrado no menstrual prolongado y casos similares”. [43]

“Todos los ahadiz indican que él combinaba las oraciones para evitarles dificultades a sus seguidores. Por lo tanto, es permisible combinar oraciones si el no hacerlo causa dificultades que, de otra manera, Al-láh eliminaría de la ummah. Esto también apunta a la permisibilidad de combinar oraciones con mayor razón para una persona enferma, si su enfermedad le causa dificultades cuando ofrece las oraciones por separado. Combinar las oraciones también es permisible para una persona que encuentra dificultades para mantener su purificación en dos momentos, como una mujer que tiene un sangrado no menstrual prolongado y casos similares”. [41]

El sheij al-Islam Ibn Taimiiah también es citado en Al-Insaf por haber dicho que está permitido que una persona combine oraciones para unirse a la congregación, cuando de otro modo no podría acompañar si rezara a la hora señalada. [42]

Personalmente digo: Las pruebas de esto son evidentes en el hadiz reportado por Ibn ‘Abbas, que apunta a la permisibilidad de combinar las oraciones debido a la lluvia. El único propósito de esto es asistir a la oración en congregación, de lo contrario, todos podrían ofrecer la oración por separado en su momento sin sufrir las dificultades causadas por la lluvia.

Tercero: Combinar las oraciones en ‘Arafah y Muzhdalifah durante los días del Hayy (peregrinación).

En el curso de un hadiz recopilado por Muslim que describe el hayy del Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él), Yabir (que Al-láh esté complacido con él) narró: “... el Mensajero de Al-láh (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) viajó hasta llegar a ‘Arafah, donde encontró que había sido levantada una tienda para él en Namirah. Permaneció allí hasta que el Sol había pasado su cenit. Luego llamó a Al-Qaswa’ (su montura) para que la ensillaran. Cuando llegó al fondo del valle, se dirigió a la gente. Luego, Bilal pronunció el Adhan, luego pronunció el Iqamah y el Profeta rezó el Dhuhr, y luego pronunció el Iqamah y el Profeta rezó el ‘Asr, y no ofreció ninguna otra oración entre ambas”. [43]

En una narración recopilada por Al-Bujari y Muslim, Usamah ibn Zaid (que Al-láh esté complacido con él), que cabalgaba detrás del Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) desde ‘Arafah hacia Muzhdalifah, narró: “... y al acercarse al arroyo de una colina, desmontó y orinó, luego hizo la ablución rápidamente. Le dije: ‘¡Oración!’, a lo que dijo: ‘La oración te espera’. Entonces cabalgó de nuevo, y cuando llegó a Muzhdalifah, desmontó y realizó la ablución nuevamente. Luego fue pronunciado el Iqamah para la oración y él realizó la oración del Maghrib. Luego, cada persona hizo que su camello se arrodillara allí y entonces el Iqamah fue pronunciado para la oración del ‘Isha’ y él la realizó, y no ofreció ninguna oración entre ambas”. [44]

El hadiz reportado por Yabir y recopilado por Muslim afirma que el Profeta realizó las oraciones del Maghrib y del ‘Isha’ en Muzhdalifah con un adhan y dos iqamahs. [45]

Estos dos ahadiz indican que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) combinó las oraciones del Dhuhr y del ‘Asr en ‘Arafah en el tiempo del Dhuhr y combinó las oraciones del Maghrib y del ‘isha’ en Muzhdalifah en el tiempo del ‘isha’. Hemos citado estos dos ahadiz de forma separada porque los eruditos difieren sobre la razón de combinar las oraciones mencionadas en ellos. Algunos han dicho que fue debido al viaje, pero esto es debatible,dado que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) no combinó oraciones en Mina, ni antes de ‘Arafah ni cuando regresó. Otros eruditos han sostenido que fue debido a los rituales del hayy, lo que también es debatible, ya que si ese hubiera sido el caso, el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) habría combinado oraciones desde el momento en que asumió el ihram.También se ha afirmado que la razón fue servir el interés y la necesidad, lo que es una opinión más factible, porque combinó las oraciones en ‘Arafah debido al largo período pasado de pie y en súplica, y debido a que la gente estaba allí dispersa, razón por la cual les sería difícil reunirse para la oración, y si rezaban por separado, el beneficio de una gran congregación se habría perdido.

dado que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) no combinó oraciones en Mina, ni antes de ‘Arafah ni cuando regresó. Otros eruditos han sostenido que fue debido a los rituales del hayy, lo que también es debatible, ya que si ese hubiera sido el caso, el Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) habría combinado oraciones desde el momento en que asumió el ihram.

También se ha afirmado que la razón fue servir el interés y la necesidad, lo que es una opinión más factible, porque combinó las oraciones en ‘Arafah debido al largo período pasado de pie y en súplica, y debido a que la gente estaba allí dispersa, razón por la cual les sería difícil reunirse para la oración, y si rezaban por separado, el beneficio de una gran congregación se habría perdido.

En cuanto a Muzhdalifah, los peregrinos allí tienen mayor necesidad de combinar oraciones debido a que la gente sale de ‘Arafah después del atardecer, y si se les obligara a ofrecer allí la oración del Maghrib, la realizarían sin concentración, y si fueran a detenerse para realizarla en el camino, eso sería más difícil para ellos. De ahí la necesidad de retrasar la realización de la oración del Maghrib para combinarla con la oración del ‘isha’ en Muzhdalifah.

Este enfoque es bastante correcto y sirve perfectamente al interés, y preserva la concentración en la oración, así como toma en consideración la condición de la gente.

Glorificado sea Al-láh, el Sabio, el más Misericordioso. Le pedimos que nos otorgue misericordia y sabiduría. En verdad, es Él Quien la otorga.

Alabado sea Al-láh, Señor de los mundos, por Cuya gracia se completan las cosas buenas; y que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con nuestro Profeta Muhámmad, su familia, sus compañeros, y aquellos que lo siguen correctamente hasta el Día del Juicio.

Escrito por

Muhámmad ibn Sālih al-‘Uzaimin

15/3/1400 D.H.

*



[1] Narrado por Abu Dawud. Libro: La Sunnah. Capítulo: Sobre apegarse a la Sunnah. Número: 4604. Narrado por Al-Tirmidhi. Capítulos sobre el conocimiento, Capítulo: Lo que está prohibido decir sobre escuchar un hadiz del Profeta. Númnero: 2664. Narrado por Ibn Mayah en la introducción. Capítulo: Tener en alta estima el hadiz del Profeta y la advertencia severa para quienes se oponen a él. Número: 12. Narrado por Ahmad (4/130). Reportado por Al-Miqdam ibn Ma‘di Karib (que Al-láh esté complacido con él).

[2] Recopliado por Muslim. Libro de las mezquitas y los lugares de oración. Capítulo: Los tiempos de las cinco oraciones. Número: 612. Reportado por ‘Abdullah ibn ‘Amr (que Al-láh esté complacido con él y con su padre).

[3] Narrado por Al-Nasa’i. Libro de los tiempos [de la oración]. Capítulo: El último tiempo del Maghrib. Número: 523. Reportado por Abu Musa (que Al-láh esté complacido con él).

[5] Narrado por Al-Bujari. Libro de los tiempos de la oración. Capítulo: Quien alcance a hacer una rak‘ah de la oración del Fayr. Número: 579. Narrado por Muslim. Libro: Mezquitas y lugares de oración. Capítulo: Quien alcance a hacer una rak‘ah ha alcanzado a hacer esa oración. Número: 608. Reportado por Abu Hurairah (que Al-láh esté complacido con él).

[6] Narrado por Muslim. Libro de las tribulaciones y las señales de la Hora. Capítulo: Mención del Anticristo y su descripción, y lo que traerá con él. Número: 2937. Reportado por Al-Nawwas ibn Sam‘an (que Al-láh esté complacido con él).

[7] Narrado por Ahmad (2/169) y Al-Darimi en su Sunan, número 2763. Reportado por ‘Abdullah ibn ‘Amr (que Al-láh esté complacido con él y con su padre).

[9] Narrado por Muslim. Libro de las decisiones judiciales. Capítulo: Revocar fallos incorrectos y rechazar asuntos introducidos como innovaciones. Número: 1718. Reportado por Aisha (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con ella). Narrado también por Al-Bujari. Libro de las transacciones financieras. Capítulo: Najsh y aquellos que dicen: “Dicha transacción no está permitida”.

[10] Narrado por Al-Bujari. Libro de los tiempos de la oración. Capítulo: Aquel que olvida una oración debe rezar cuando lo recuerde... Número: 597. Narrado por Muslim. Libro de las mezquitas y los lugares de oración. Capítulo: Compensar las oraciones perdidas. Número: 684. Reportado por Anas (que Al-láh esté complacido con él).

[11] Narrado por Al-Bujari. Libro de los tiempos de la oración. Capítulo: Aquel que guía a las personas en la oración... Número: 596. Narrado por Muslim. Libro de las mezquitas y los lugares de oración. Capítulo: La evidencia citada por quienes idcen: “La oración del medio...” Número: 631. Reportado por Yabir (que Al-láh esté complacido con él).

[12] Narrado por Ahmad (49, 3/25).

[13] Narrado por Muslim. Libro de las mezquitas y los lugares de oración. Capítulo: Compensar las oraciones perdidas. Número: 681. Reportado por Abu Qatadah (que Al-láh esté complacido con él).

[14] Narrado por Al-Bujari. Libro de los tiempos de la oración. Capítulo: El tiempo de la oración del Dhuhr es cuando el Sol declina desde su cenit. Número: 541. Reportado por Abu Barzah (que Al-láh esté complacido con él).

[16] Narrado por Al-Bujari. Libro de los tiempos de la oración. Capítulo: El tiempo de la oración del ‘Asr. Número: 550. Narrado por Muslim. Libro de las mezquitas y los lugares de oración. Número: 621. Reportado por Anas (que Al-láh esté complacido con él).

[18] Narrado por Al-Bujari. Libro de los tiempos de la oración. Capítulo: El tiempo de la oración del Maghrib. Número: 561. Narrado por Muslim. Libro de las mezquitas y los lugares de oración. Capítulo: El tiempo de la oración del Maghrib. Número: 636. Reportado por Salamah ibn al-Akwa‘ (que Al-láh esté complacido con él).

[21] Narrado por Al-Bujari. Libro de los tiempos de la oración. Capítulo: El tiempo de la oración del Maghrib. Número: 560. Narrado por Muslim. Libro de las mezquitas y los lugares de oración. Capítulo: La conveniencia de ofrecer la oración del Fayr en su tiempo más temprano, y aclarar la cantidad de recitación en ella. Número: 646. Reportado por Yabir (que Al-láh esté complacido con él).

[22] Narrado por Al-Bujari. Libro del Adhan [llamado a la oración]. Capítulo: Mujeres yendo a las mezquitas en la noche y al alba. Número: 867. Narrado por Muslim. Libro de las mezquitas y los lugares de oración. Capítulo: La conveniencia de ofrecer la oración del Fayr en su tiempo más temprano, y aclarar la cantidad de recitación en ella. Número: 645. Reportado por ‘Aisha (que Al-láh esté complacido con ella).

[23] Narrado por Al-Bujari. Libro de los tiempos de la oración. Capítulo: Dormir antes de la oración del ‘Isha’ si se está vencido por el sueño. Número: 570. Narrado por Muslim. Libro de las mezquitas y los lugares de oración. Capítulo: El tiempo de la oración del ‘Isha’ y retrasar el ofrecerla. Número: 639. Esta redacción es la narración de Muslim como fue reportado por Ibn ‘Umar (que Al-láh esté complacido con él y con su padre).

[24] Narrado por Al-Bujari. Libro del Adhan. Capítulo: El Adhan y el Iqamah para los viajeros si son un grupo, y también en ‘Arafah y Muzhdalifah, y el anuncio del almuecín: “Oren en sus viviendas”, durante las noches frías o lluviosas. Número: 629. Reportado por Abu Dharr (que Al-láh esté complacido con él).

[26] Narrado por Al-Bujari. Libro de los tiempos de la oración. Capítulo: Aquel que completa una rak‘ah de una oración, ha alcanzado esa oración. Número: 580. Y narrado por Muslim. Libro de las mezquitas y los lugares de oración. Capítulo: Aquel que completa una rak‘ah de una oración, ha alcanzado esa oración. Número: 607. Reportado por Abu Hurairah (que Al-láh esté complacido con él).

[27] Narrado por Al-Bujari. Libro de los tiempos de la oración. Capítulo: Aquel que alcanza realizar a tiempo una rak‘ah de la oración del Fayr. Número: 579. Y narrado por Muslim. Libro de las mezquitas y los lugares de oración. Capítulo: Aquel que alcanza realizar a tiempo una rak‘ah de la oración del Fayr. Número: 608. Reportado por Abu Hurairah (que Al-láh esté complacido con él).

[29] Narrado por Muslim. Libro de las mezquitas y los lugares de oración. Capítulo: La virtud de ofrecer la oración del ‘Asr en su tiempo más temprano. Número: 622. Reportado por Anas (que Al-láh esté complacido con él).

[30] Recopilado por Al-Bujari. Libro de la fe. Capítulo: La religión es fácil. Número: 39. Reportado por Abu Hurairah (que Al-láh esté complacido con él).

[34] Recopilado por Al-Bujari. Libro sobre acortar las oraciones. Capítulo: Combinar las oraciones del Maghrib y del ‘isha’s mientras se está de viaje. Número: 1108.

[35]

[36] Recopilado por Al-Bujari. Libro de los méritos (del Profeta y sus compañeros). Capítulo: Descripción del Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él). Número: 3566. Recopilado por Muslim. Libro de la oración. Capítulo: La sutrah (pantalla) para un orante. Número: 503. Reportado por Abu Yuhaifah (que Al-láh esté complacido con él).

[37] Recopilado por Al-Bujari. Libro de acortar las oraciones. Capítulo: La sugerencia de retrasar la oración del Dhuhr hasta el ‘Asr cuando se sale de viaje. Número: 1111. Recopilado por Muslim. Libro de la oración de los viajeros. Capítulo: Permisibilidad de combinar dos oraciones cuando se está de viaje. Número: 704. Reportado por Anas (que Al-láh esté complacido con él).

[38] Fat-h al-Bari (2/583).

[39] Recopilado por Muslim. Libro de la oración de los viajeros. Capítulo: Que los no viajeros combinen dos oraciones. Número: 705. Reportado por Ibn Abbas (que Al-láh esté complacido con él y su padre).

[41] Maymu‘ al-Fatawa (24/84).

[42] Al-Insaf (5/98).

[43] Recoíado por Muslim. Libro del hayy. Capítulo: El hayy del Profeta. Número: 1218. Reportado por Yabir (que Al-láh esté complacido con él).

[44] Recopilado por Al-Bujari. Libro de la ablución. Capítulo: Realizar la ablución a fondo. Número: 139. Y narrado por Muslim. Libro del Hayy. Capítulo: Proceder desde ‘Arafah a Muzhdalifah y la conveniencia de ofrecer las oraciones del Maghrib y del ‘isha’ juntas en Muzhdalifah en esta noche. Número: 1280. Reportado por Usamah ibn Zayd (que Al-láh esté complacido con él).

[45] Se refiere al hadiz anterior al último citado.

Retroalimantación